Arte y Cultura
Los árboles cósmicos de los aztecas
Jaen Madrid
Los árboles sagrados de los aztecas eran los conductores del eco del cosmos, aquel que se hacía resonar a través de sus troncos huecos y hasta llegar al mundo.
Los arboles cosmicos de los aztecas-

Entre la mitología mexica es fácil encontrar símbolos sustanciales como lo es el árbol. Recordando a Herman Hesse –un destacado observador de árboles–, son estos seres de origen telúrico los mejores ejemplos de lo que es la fuerza. Porque en indefinidas ocasiones le muestran al hombre su fortaleza, a pesar de que su vida pareciera una eternidad. El árbol revela su lozanía y su confianza a quien se atreve a descubrir que también es él una especie de santuario silencioso. 

No sorprende que para los mexicas, la figura del árbol haya existido como un símbolo sagrado. Incluso cósmico. Se puede leer metafóricamente en su Mito de los trece cielos, donde nos revelan cómo está compuesto el universo de este, el Quinto Sol, que básicamente son trece cielos, nueve inframundos, y un plano terrenal. 

mito azteca arboles cosmicosTanto los cielos como los inframundos conforman la región vertical del universo, mientras que la tierra, en forma horizontal, se desdobla en 4 puntos cardinales. En estos cuatro rincones del mundo podemos observar, siguiendo su cosmovisión, la presencia de cuatro árboles sagrados que significan un Dios. 

Al Este se encuentra el dios de la lluvia, Tlaloc, quien también se distingue por ser el dios de la fertilidad, la vida. En el Este también tuvo su origen el Sol.

El Oeste figura como Chalchiuhtlicue, la diosa de los lagos y las corrientes de agua. Se dice que durante su reinado, en el Cuarto Sol, el cielo era de agua, que ella hizo caerlo a manera de diluvio y entonces los hombres se convirtieron en peces. Es la dualidad de Tláloc y en algunas ocasiones representa el agua de los cenotes, aquellas cuevas sagradas que encierran la vida, por tratarse de conductos acuosos hacía el inframundo (también el origen). El Oeste es el extremo donde el Sol se oculta, mismo donde se guarda también la energía.

El Norte era custodiado por Mictlantecuhtli, dios de la muerte, de las sombras, del inframundo. 

En el Sur regía Xochipilli, el príncipe de las flores, símbolo de la voluta, aquella que representa la poesía y el canto (según se dice, las flores y el canto son las esencias más elevadas que coexisten en la tierra para penetrar en los ámbitos de la verdad).

En el centro figura Tonatiuh, dios del Sol.

Cada uno de los planos geográficos que constituían a los puntos cardinales se representaban con un árbol y un color. Los árboles eran los conductores del eco del cosmos. Fungían como pilares sostenedores (la fuerza); cada uno era un dios. El eco del cosmos se hacía resonar a través de sus huecos troncos y hasta llegar al mundo. Según fuera la acción del hombre era la rigidez con que resonaba aquella reverberación en el mundo. Ya fuera si el hombre había orado y ofrendado a los dioses con lo más preciado (la sangre) o había errado, haciéndose acreedor de los terribles azotes de los elementos. 

mitologia-azteca-arbol-de-la-vida

En muchas ocasiones estos arboles coloridos fueron pintados con aves en sus ramas y sus raíces se extendidas por tierra o agua (a veces encima de un monstruo de agua del inframundo).

Los árboles sagrados de los mexicas también eran árboles cósmicos. Se conectaban con el universo. Conectaban al mundo con aquél, en una bella apología que predica el ciclo de la vida, una era más del Sol. Y bajo esta metáfora se sitúa también el árbol, el máximo ejemplo del ciclo de la vida eterna, quien podrá morir suficientes veces pero siempre renacerá con la primavera.

 

Twitter de la autora: @surrealindeath

Archivo Diseño y Arquitectura, uno de los espacios artísticos más fascinantes de la Ciudad de México
MXCity
Un extraño y fascinante espacio que celebra el diseño y el arte en la Ciudad de México, ARCHIVO Diseño y Arquitectura.
Arquitectura

Bienvenidos a ARCHIVO Diseño y Arquitectura…

 

El diseño mexicano tiene una larga e interesante historia, pero existen pocos lugares dedicados a él en su totalidad. Fundado en el 2012 por Fernando Romero y Soumaya Slim, Archivo Diseño y Arquitectura es un singular espacio dedicado a coleccionar, exhibir y repensar el diseño en muchas de sus más emocionantes expresiones. Se trata de un espacio pionero, parecido a ninguno otro, que se ha convertido en un referente en el universo del diseño y la arquitectura en nuestra capital.

Archivo-Museo-Diseño

Arquitectura

2

Archivo Diseño y Arquitectura integra dos colecciones distintas. Por un lado, una enorme serie de 1,500 objetos de diseño, mexicanos y extranjeros; además, ARCHIVO Diseño y Arquitectura también exhibe la impresionante biblioteca personal del reconocido arquitecto modernista Enrique del Moral. Finalmente, esta institución organiza un nutrido calendario de actividades y exhibiciones en torno al arte y el diseño.

18835627_1163230537156427_3232623072207918101_n

Arquitectura

Arquitectura

ARCHIVO Diseño y Arquitectura se encuentra en una construcción modernista hecha en 1951 por el arquitecto Aturo Chávez Paz en Tacubaya (justo a un lado de la casa -estudio de Luis Barragán), un creador que nunca terminó sus estudios de arquitectura y que se dedicó a la ilustración, trabajando cerca de artistas abstractos avanti-garde como Mathias Goeritz y Henry Moore.

Desde su inauguración, ARCHIVO Diseño y Arquitectura ha presentado unas 12 exhibiciones de diseño, además de talleres, pláticas y otras interesantes actividades —como Pabellón Archivo, una competencia internacional para construir un pabellón de verano. Este concurso recibió alrededor de 400 aplicaciones de diseñadores y arquitectos de todo el mundo.

12376387_805360212943463_2309890592651043046_n

15355712_1031659810313501_3260503455798189761_n

Arquitectura

Actualmente, este espacio exhibe la muestra México Ciudad Diseño, que hace una profunda reflexión en torno al diseño, su presente, pasado y futuro en la Ciudad de México, una muestra y un lugar que nadie interesado en el diseño mexicano debe perderse.

 

ARCHIVO Diseño y Arquitectura

Lugar: General Francisco Ramírez # 4, colonia Ampliación Granada, Miguel Hidalgo.

Horarios: martes a viernes de 10:00 a 18:00, sábado 10:00 a 14:00 horas.

Teléfono: 55 26141063

Contacto: info@archivonline.org

Página web // Facebook // Twitter // Instagram

Las estatuas surrealistas de Salvador Dalí llegaron al Centro Histórico
Viviana Cohen
Este fin de año, 19 de esculturas del genio español se apoderarán de los pies de la Torre Latinoamericana.
dali

A veces revolucionario, a veces estrafalario, siempre genial…

 

¿Quién fue Salvador Dalí? Un loco, un visionario, un maniaco, un interlocutor de las travesías oníricas, un entusiasta de las luces y las sombras. Para algunos, sus obras desafiaron la historia del arte. Para otros, el personaje que creó (el de él mimo) le ganó al artista. Lo que nadie en la faz de la tierra puede negar es que Dalí fue, es y será, único e irrepetible. 

dali

Quizá para comprender las profundidades de este genio, nacido en las entrañas de España, habría que escuchar las palabras que dejó en algunas de sus tantas entrevistas, porque sus memorias están llenas de mentiras. Según él, fue el pintor más famoso de la tierra. Según él, vino a este mundo a salvar el arte moderno y por eso le encantaba llamarse Salvador.  

Dali

Pero más allá de interpretaciones, lo único que realmente puede decirnos quién era Dalí es la obra que dejó. 1500 pinturas plagadas de formas y colores que parecen una crónica de su inconsciente. Un repertorio importante de esculturas que hizo en los años 70. Efigies que en su momento pudieron materializar sus fantasías, sus personajes raros, la manera extraña en la que Salvador veía y entendía el tiempo.

Dali

Hace unos años, una parte importante de las estatuas surrealistas que Salvador creara entre 1975 a 1984 fue adoptada, para el deleite de los capitalinos, por la Fundación Carlos Slim y el Museo Soumaya. Y a propósito de esta adquisición, se organizó la fascinante exposición itinerante Dalí. 

dali

Una muestra al aire libre integrada por 19 piezas de bronce. Esculturas de todos tamaños que reflejan las obsesiones, sueños y fobias que el genio catalán tuvo durante su vida. Relojes derretidos, ambiguas siluetas femeninas, seres voladores y caballos desenfrenados, son sólo una parte de la fauna onírica que tiene Dalí.

poesia

A principios de año, Dalí se presentó en Paseo de la Reforma y fue tanto el éxito entre los capitalinos, que en unos días esta misma exhibición se presentará en las calles del Centro Histórico, específicamente en el atrio del Templo de San Francisco, al lado de la Torre Latinoamericana.  

Los creadores de esta magnífica muestra callejera, pretenden no sólo cosechar la apreciación del arte entre todo tiempo de gente, sino dar a conocer en México la obra de uno de los creadores más interesantes que ha tenido la humanidad.

dali

Asimismo, para fomentar la discusión y el debate entre las personas que asistan a Dalí, se ha creado el hashtag #DalíEs y se han organizado varias visitas táctiles para que las personas que tengan una discapacidad también puedan atestiguar el maravilloso legado del enorme Salvador Dalí.

Eventos como estos permiten que el arte vaya ahí a donde más se necesita (donde nunca debió de hacer salido): a las calles.

Dalí

¿Dónde? Atrio de San Francisco.

Dirección: Madero 7, Centro Histórico.

¿Cuándo? Del 16 de diciembre hasta febrero de 2018.

*Entrada libre

El artista mexicano Gabriel Dawe y sus improbables arcoíris
MXCity
Una artista que trabaja los textiles y a través de ellos habla de una parte muy específica de la mexicanidad, Gabriel Dawe.
maxresdefault

Gabriel Dawe (Ciudad de México, 1973).

 

Su voz habla a través del espectro de la luz, de la luz rota, de los colores que integran el arcoíris, todos ellos encarnados en textiles y finos hilos que crean extrañas cuevas habitadas por una buena dosis de psicodelia. Así, el artista mexicano Gabriel Dawe, hoy radicado en Dallas, crea instalaciones que hacen reflexiones necesarias sobre la conexión entre la moda y la arquitectura, hablándonos también sobre la necesidad que tiene el ser humano de tener un refugio.

Gabriel Dawe

Gabriel Dawe

Dawe (diseñador gráfico de carrera) recuerda cómo lo marcó el hecho de que, cuando era niño, su abuela nunca le permitió aprender sus técnicas de tejido  con gancho por ser hombre, y esta vivencia habría de influenciar su trabajo definitivamente. Así, el trabajo de este artista se centra en la exploración de algunos textiles, examinando a través de sus características las distintas construcciones que existen en México en torno al género, la identidad y las nociones de masculinidad, haciendo un llamado a repensar nuestros papeles genéricos y criticar el machismo que aún existe, con mucha fuerza, en nuestro país.

Gabriel Dawe

4

Su serie de instalaciones Plexus —nombrada así por la red de venas y nervios que transitan nuestro cuerpo formando complejas conexiones—, quizá la más famosa hecha por él, integra una serie de instalaciones de gran formato hechas con hilos que exploran los colores de los distintos espectros que tiene la luz, específicamente creadas para el lugar que van a habitar. Los restos de la pieza, una vez que ésta es desmontada, son llamadas por él “reliquias” y exhibidas como tal.

Gabriel Dawe

reliquia2

El trabajo de Gabriel Dawe ha viajado por el mundo y ha sido exhibido en museos, galerías y otros espacios en países como Estados Unidos, Canadá, Holanda, Bélgica, Dinamarca y el Reino Unido. El artista también trabaja en otros medios, como el papel y la escultura, además de la escritura, con algunos ensayos que explican su trabajo y su muy específica búsqueda a través de él.

Gabriel Dawe

6

El artista explica que la admiración por el cielo y sus colores es una herencia de sus padres, pero que fueron los cielos de Texas lo que  lo inspiró para hacer sus esculturas de hilo, redes de tejido que hablan con fuerza, a través de los colores, sobre el cielo y su poesía.

Gabriel Dawe

AW2_1397-9999x700

Fantásticas obras para comprender a Francisco Toledo
Mariana Gaxiola
Un recorrido por los gráficos, pinturas y esculturas que definen el estilo del gran Francisco Toledo.
francisco toledo

Un repaso por las obras más espectaculares de este artista oaxaqueño…

 

Francisco Benjamín López Toledo nació el 17 de julio de 1940 en Juchitán, Oaxaca. Es un artista mexicano que también es reconocido por su labor como activista y filántropo, pues ha dedicado sus días a promover y conservar el patrimonio artístico de México, además de apoyar causas relacionadas con el cuidado del medio ambiente.

Lo cierto es que de los artistas mexicanos que están vivos, Francisco Toledo es uno de los más importantes. Su trabajo ha sido reconocido internacionalmente, por abarcar técnicas como el grabado, el dibujo, el óleo y la escultura.

Sus piezas son inconfundibles, todas cuentan con un sello diferenciador que habla del estilo tan único del artista. Por lo general revelan su pasión por la naturaleza, especialmente por los animales. Si algo destaca de esta fijación de Toledo, es que opta por plasmar animales que de primera instancia no son sinónimos de belleza. Tal es el caso de sus murciélagos, sapos e insectos, que vistos con sus colores y texturas presentan un nuevo significado.

También juega con la fantasía y la realidad, sobre todo a la hora de esculpir, pues crea figuras antropomórficas que hacen pensar en bestiarios. Muchas veces, sus piezas fungen como metáforas y alegorías, como aquellas máscaras, papalotes y joyas que de vez en cuando se aventura a producir. Francisco Toledo es sin duda un maravilloso artista plástico mexicano, y vale la pena dar un paseo por su obra para entender su técnica, intereses y talento. Aquí algunos fantásticos grabados, óleos y esculturas:

 

Conejos

1975francisco toledo

Gatos

1975francisco toledo

Tamazul

1982

francisco toledo

El de la lengua pegajosa

1988francisco toledo

Grillos

1990francisco toledo

Lady caracol llega tarde al palacio

1991francisco toledo

Autorretrato saludando

1992francisco toledo

Los conejos van a la guerra

1993francisco toledo

Pez mica

2001

francisco toledo

Langosta

2004francisco toledo