Comunidad
Innegables razones para pedalear la CDMX
Mariana Gaxiola
Optar por la bicicleta como principal medio de transporte en la ciudad trae más beneficios de los que crees.
bicicleta

Resulta especialmente vibrante descubrir la ciudad a bordo de una bicicleta.

 

Cuando hablamos de medios de transporte en la Ciudad de México, es un hecho flagrante que la bicicleta ha cobrado mejor y mayor protagonismo. Lo que solía ser una actividad practicada por pocos, es hoy una de las opciones más recurrentes tanto en los capitalinos como en los extranjeros que radican en la urbe.

Hace poco más del lustro, pedalear por la ciudad se ha convertido en algo habitual. Cada vez son más los adolescentes, jóvenes, adultos y hasta adultos mayores los que optan por montarse en una bicicleta y salir a recorrer la ciudad.

Si bien la inclusión de diversas ciclovías o carriles con prioridad han fungido como un importante factor en la integración de este medio de transporte alrededor de la CDMX, lo cierto es que la iniciativa de Ecobici, de igual manera, ha sido un relevante aliciente en este rubro de carácter urbano.

Pedalear una metrópolo como la Ciudad de México se torna una experiencia exultante, pues más allá de ser un simple medio de transporte, es una práctica divertida, reconfortante y desestresante. Nadie puede negar que los trayectos y el paisaje se vuelen mucho más interesantes a bordo de dos ruedas. Aquí algunos de los beneficios más convincentes para tomar la decisión de comenzar a moverse en bicicleta.

 

Ejercicio completo

Es sabido que subirse a una bicicleta no solamente fortalece los músculos de las piernas, sino que también ejercita el abdomen, los brazos y la espalda.

 

Genera endorfinas

La llamada “hormona de felicidad” se produce a bordo de una bici, lo cual es genial para sentirse alegre durante todo el día.

 

Menos contaminación

Al elegir andar en bicicleta, ayudas a reducir la contaminación en la ciudad. Si el trayecto que vas a realizar no es tan largo, opta por hacerlo en bicicleta.

 

Atención en los detalles

Poco se aprecia cuando estás sumido en el tráfico y el ajetreo habitual de las calles capitalinas. Al andar en bicicleta, percibes detalles de la naturaleza y la arquitectura que difícilmente detectarías dentro de un coche.

bicicleta

Salud mental

Está comprobado que la gente que se mueve en bicicleta presenta un mejor equilibrio entre su persona y el entorno sociocultural que la rodea.

 

Adiós al estrés

No hay duda que pedalear la ciudad es un remedio genial para olvidarse del estrés.

 

Reduce la ansiedad

También es importante mencionar, que por el ejercicio que se realiza y por la atención que se presta alrededor, andar en bicicleta reduce considerablemente la ansiedad.

 

Combate la depresión

Este punto está ligado al aspecto de las endorfinas. Montar una bicicleta es comúnmente aconsejado para las personas que sufren de depresión.

bicicleta

Estimula la creatividad

Por el panorama tan rico que yace alrededor del ciclista, la creatividad también se enriquece y alcanza nuevos espectros.

 

Accesibilidad

Lo cierto es que no todos los sitios de la CDMX son amigables para coches, descubrirlos a bordo de una bicicleta no será motivo de decepción.

 

Ayuda a la postura

La posición que se logra una vez que se comienza a pedalear, es la recomendable para problemas de espalda.

 

Menos riesgo de infarto

Al tratarse de un ejercicio completo, y al ser una práctica que reduce el colesterol y ayuda al ritmo cardíaco, las posibilidades de sufrir un infarto reducen significativamente.

 

Contribuye a la consciencia social

Entre más ciclistas se encarguen de permear la realidad social de la ciudad, más consciencia existirá entre los habitantes de la misma.

bicicleta

Niñopa, la historia de una interesante veneración en Xochimilco
Mariana Gaxiola
Curiosamente, el Niñopa no cuenta con un templo en Xochimilco. La custodia se va rotando entre los vecinos de la zona.
niñopa

Existe una lista de espera de más de 45 años para convertirse en el “mayordomo” del Niñopa en Xochimilco.

 

Alrededor de las delegaciones de esta ciudad, existen muchísimas tradiciones de carácter religioso. Durante el año, se organizan distintas festividades místicas para venerar a ciertos personajes, sobre todo, de la religión católica.

Una de los cultos más interesantes es el de Niñopa, se trata de una de las celebraciones más concurridas en la ciudad. La costumbre consiste en una procesión folclórica, donde se venera a la imagen del Niñopa, una escultura elaborada a base de madera que data del siglo XVI. Después de la Virgen de Guadalupe, este niño de Xochimilco es quizá uno de los personajes de la religión católica más venerados en la capital.

Según su origen etimológico, Niñopa quiere decir “Niño Padre”. Y lo más interesante de esta imagen, es que no cuenta con ningún templo en Xochimilco. La custodia es rotativa, y los vecinos de la zona fungen como “mayordomos” de dicho niño. Cabe aclarar, que hay una lista de espera de más de 45 años para convertirse en la familia que resguarda esta importantísima escultura.

niñopa

El origen de esta imagen data de la época virreinal, de cuando los evangelizadores utilizaban muñecos para explicar episodios como la Natividad de Jesucristo. No se sabe exactamente el por qué, pero el barrio de Xochimilco se convirtió en el pueblo encargado de cuidarlo. Y desde hace más de cuatro siglos, esta festividad se celebra cada 2 de febrero, en el marco del Día de la Candelaria.

Hacia el año 1969, uno de los sacerdotes de la parroquia de San Bernardino, pensó en llevarse al Niñopa. Sin embargo, la comunidad se mostró renuente, al grado de convocar a la Secretaría de Gobernación. A partir de este momento, el Niñopa se volvió oficialmente Patrimonio de Xochimilco. Inclusive se creó un comité de vigilancia en la delegación para cuidar siempre al niño.  

Cada año, se celebra el cambio de mayordomo en Xochimilco. Se trata de una procesión donde se nombra la nueva familia que custodiará y venerará al niño durante todo un año. Los nuevos mayordomos se eligen por medio de un proceso del comité.

niñopa

Las obligaciones del mayordomo son varias. De primera instancia, debe de contar con una propiedad en donde pueda guardar las más de 5000 prendas que tiene el niño. También cuenta con cunas, muebles, juguetes y joyas. De igual forma, durante un año, debe de reunir el dinero necesario para organizar la fiesta el 2 de febrero. En ésta, hay música, comida, baile, decoraciones, fuegos artificiales y demás.

Al tratarse de una escultura que data de hace más de 400 años, no se puede tocar, fotografiar o exponer demasiado al sol. Es por este motivo, que cada año, el Instituto Nacional de Antropología e Historia interviene en la procesión para llevar a cabo una restauración.

La celebración religiosa acaba cuando el niño arriba a su nuevo hogar. Pero después, la fiesta continúa en el barrio de Xochimilco. Es sin duda el festejo más importante del año para los habitantes del lugar. Vale la pena presenciar al menos una vez en la vida alguna de las tradiciones místicas que tanta identidad le traen a los diversos sitios de esta maravillosa ciudad.

niñopa

La CDMX te regala una planta a cambio de tu pino de navidad
MXCity
¿Aún no sabes qué hacer con tu árbol navideño? Llévalo a alguno de estos centros de acopio autorizados, podrás intercambiarlo por otro árbol en maceta.
arbol x arbol

Un árbol jamás puede ser basura. Incluso si lo has adquirido solo por temporada navideña. Los pinos blancos y los oyameles que usualmente se venden al público para fiestas decembrinas, todavía pueden tener un segundo uso. Y es el de convertirlos en composta y mulch para sembrar nuevos

Muchas personas tienen duda sobre si es buena idea o no usar un pino real como árbol navideño. Y la respuesta es que efectivamente lo es. Además de expedir un delicioso aroma que penetra en toda tu casa durante los días festivos, los pinos y oyameles usualmente utilizados para este fin, suelen venderse en las afueras de la Ciudad de México por productores certificados por CONAFOR. Estos productores –generalmente colectivos, aliados en empresas comunitarias forestales– siembran árboles todos los años para venderlos, y otro puñado más para reforestar las áreas boscosas donde haga falta. Se trata de personajes que viven, literalmente, del y para el bosque. Por lo que, además de hacer una compra sustentable, comprando uno de estos árboles haciendo un bien para las comunidades que subsisten de ello. 

Pero hay que cerciorarnos de que el productor realmente esté certificado. Y no olvidarnos de regresar el pino una vez haya concluido su fin en nuestros hogares.

Recientemente el gobierno de la CDMX dio a conocer los centros de acopio donde es posible llevar nuestro árbol navideño e intercambiarlo por plantas de ornato que podemos cuidar en nuestros hogares o abono orgánico. Se trata de la iniciativa  “Árbol por Árbol Tu Ciudad Reverdece”, un pequeño incentivo para alentar a la comunidad a reciclar sus pinos, y de esta manera contribuir a que se sigan sembrando más. Cabe resaltar que tu pino servirá para sembrar nuevos, o bien, para abonar los parques y  jardines de la capital.

Por el momento los centro de acopio a donde puedes acudir a las explanadas delegaciones, así como a centros de acopio ubicados en  Parque de los Venados, frente al monumento Francisco Villa, y Walmart de avenida Universidad. Tienes hasta el 30 de enero.

Más información sobre otros sitios de acopio en este link.

 

arbolxarbol

 

También en MXCity: ¿por qué en tu próxima navidad deberías optar por comprar un árbol de navidad natural?

La respuesta de un joven ingeniero al gasolinazo: un motor que funciona con agua
Jaen Madrid
Este estudiante mexicano propone una genial solución para frenar el asunto de la contaminación y, por qué no, el problema del gasolinazo.
run-your-car-on-water

Este novedoso motor de agua se logró a partir de la técnica de hidrólisis y, de llevarse al mercado, tendría un costo de 20, 000 pesos (cantidad bastante accesible si contamos el dinero que se ahorraría sin el uso de gasolina por año).

 

La situación de la contaminación en México es preocupante. Mientras diversos medios de comunicación se dedican a la difusión de aspectos menos relevantes, el país y en especial su capital, están sufriendo un oleaje de contaminantes trascendental. A esto se suma los alzados precios de la gasolina que irán en aumento en los próximos meses, y que no resuelven el problema de contaminación, sino todo lo contrario: agravan el problema de traslado que existe en la Ciudad de México, que ya de por sí se presenta como un caos ensordecedor. 

Muchos creen que el problema de contaminación podría resolverse con campañas creativas para alentar a los ciudadanos a usar más la bicicleta. Otros más, creemos que una buena infraestructura y un atinado diseño urbanista –por una ciudad más caminable–, son una vía para mitigar la contaminación. Pero más enfáticamente el fomento de consciencia cívica, que mucho nos hace falta tanto a automovilistas, como a ciclistas y peatones mexicanos. 

Pero, dejando de lado las necesidades urbanistas de nuestra querida capital, existen otras ideas que han sido logradas y materializadas por jóvenes mexicanos, y que hoy están atendiendo a las problemáticas de su país. Esto mediante la creación de soluciones para frenar el asunto de la contaminación y, por qué no, del problema del gasolinazo.

Es el caso de Ricardo Flores Rodríguez, de la Universidad del Valle de México y del área de Ingeniería Mecatrónica, que trabaja desde hace un tiempo en un motor que funciona a partir de agua. 

motor

Se trata de una invención que ya es conocida en otros países, sin embargo, el hecho de que México tenga su propio prototipo ayudaría en gran medida a la comercialización de éste, y sobre todo al empoderamiento de productos hechos en México. Según Ricardo en entrevista para distintos medios, el proyecto surgió precisamente del problema ambiental que aqueja a la Ciudad de México pero que ente otras cosas, podría dar solución a cuestiones como el Hoy No Circula, el uso desmedido de gasolina y el reciente incremento de los precios de la gasolina cada vez menos accesibles:

Estamos en una ciudad donde no se puede respirar aire limpio. Esto nos va a ayudar a que los autos dejen de consumir gasolina porque estamos quitando el sistema de combustible a quienes ya no pueden circular.

00139469-originalEl prototipo de Ricardo es una solución bastante viable. La contaminación ambiental e inclusive los repentinos cambios climáticos en las grandes urbes como la CDMX, son producidos principalmente por automóviles, esto es, por combustibles de origen fósil. Lo que  intentará este estudiante de ingeniería es  poner a disposición de cualquier centro comercial este motor, que además será muy sencillo de colocar en los coches.

Su novedoso “motor de hidrógeno”, se logró a partir de la técnica de hidrólisis y, de llevarse al mercado, tendría un costo de 20, 000 pesos (cantidad bastante accesible si contamos todo el dinero que ahorraríamos no usando gasolina):  “conseguimos simular el quemador de una estufa para demostrar que ya no se necesita ningún combustible fósil, solamente electricidad y agua para, por ejemplo, calentar tu comida en la estufa que sería prácticamente de pura agua y electricidad”.

Y como acertadamente refirió: en el futuro, el mundo deberá encontrar alternativas para reemplazar al petróleo, el gas y el carbón; es decir, los combustibles fósiles.

¿Cuántas lenguas se hablan actualmente en la CDMX?
Mare Loustaunau
Contrario a lo que muchos creen, las lenguas indígenas no están extintas en nuestro país. En todo México, se siguen hablando 350 lenguas prehispánicas.
lenguas

Según datos de la INEGI, en la Ciudad de México se hablan alrededor de 57 lenguas.

 

Si algo caracteriza no sólo a la Ciudad de México sino a todo el país, es el hecho flagrante de que le debe mucho de su identidad a sus antecedentes prehispánicos. Desde vestigios arquitectónicos y prácticas de urbanismo, hasta tradiciones culinarias y costumbres habituales, estos rastros encuentran su origen en la realidad cotidiana de nuestros antepasados.

Sin duda una de las prácticas más hermosas que aún perduran son las lenguas indígenas, que contrario a lo que muchos creen, todavía se emplean en diversas latitudes alrededor de la República.

Según datos de la Inegi, en todo México se siguen hablando 350 lenguas prehispánicas, que fungen como dialectos que parten de 70 idiomas de carácter precolombino. Y tan sólo en la Ciudad de México, se hablan alrededor de 57 lenguas por todas las delegaciones que constituyen la urbe.

lenguas

Lo cierto es, que aunque es el español la lengua considerada como “nacional” en México, existe una ley que también le otorga reconocimiento a todas aquellas agrupaciones lingüísticas indígenas. Desde hace más de una década, el artículo 4 de la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas declaró los dialectos prehispánicos como lenguas nacionales, por su carácter y valor histórico.

Hablar de las lenguas de nuestro pasado también es hablar de la llegada del español a nuestras tierras. Tras la Conquista, varios misioneros se mostraron interesados por aprender el idioma nativo, para así evangelizar con más facilidad a los indígenas.

Fue así como se elaboraron las primeras “normas” gramaticales y de vocabulario en lenguas como el náhuatl, otomí, mixteco, maya, purépecha, etc. Estos idiomas se empezaron a escribir en caracteres latinos. Lamentablemente, varias lenguas desaparecieron antes de que pudieran ser estudiadas y formalmente registradas.

lenguas

Aunque durante la época colonial era el español la lengua más usada en la Nueva España, seguían manteniéndose las lenguas indígenas y sus variantes lingüísticas. No fue hasta la Independencia de México que se optó por castellanizar a los pueblos indígenas, pues incluirlos en la nueva sociedad resultaba complicado.

Y pese a que desde inicios del siglo XX la única lengua didáctica fue el español, aún perduran varias comunidades alrededor del país que siguen hablando lenguas prehispánicas. Prueba de esto es la Ciudad de México, donde aproximadamente 100,000 capitalinos practican diferentes lenguas, desde niños de tres años hasta ancianos. 

33 mil hablan náhuatl, 13 mil mixteco, 12 mil otomí, 11 mil mazateco, 10 mil zapoteco, 8 mil mazahua, 5 mil totonaco, 3 mil mixe, 2 mil chinanteco, mil tlapaneco, mil maya, mil tzeltal y mil purépecha.

Esto habla del orgullo y la fiel tradición de las comunidades indígenas alrededor de la ciudad, que pese a la modernización de la metrópoli se han esmerado por mantener vivo su dialecto, pues es también una manera de mantener viva su idiosincrasia. Conviene conocer acerca de la diversidad racial de nuestro país, así como sus más relevantes prácticas, para acercarse un poco más al pasado que nos identifica y nos define como mexicanos.

lenguas