Vida Capital
10 razones por las que el clima de la CDMX enamora a los foráneos
Jaen Madrid
De entre las sorpresas que ostenta el carácter de la Ciudad de México, el clima es una de las más misteriosas y más bellas.
10-razones-por-las-que-el-clima-de-la-cdmx-enamora-a-los-foraneos

De entre las sorpresas que ostenta el carácter de la Ciudad de México, el clima es una de las más misteriosas y bellas. 

 

Según datos del INEGI, el 87% del territorio mexicano goza de un clima templado. La temperatura anual aproximada en la Ciudad de México supera solo un poco los 16°C. Esto quiere decir que los capitalinos nos movemos todos los días entre uno de los más exquisitos climas del mundo. 

Si bien es cierto, el clima puede llegar a emparentarse con las emociones de un territorio. Cuesta creerlo pero en la antigüedad –en épocas prehispánicas– los hombres y mujeres mexicanos así lo creían. Cada elemento o energía natural contribuía a los temperamentos climáticos, y una y otra vez los mexicanos debían hacer uso de las ceremonias y las ofrendas para dar gracias y mantener el equilibrio atmosférico de su tierra. 

Por eso es que se ha escuchado decir que en México se le danza y canta a cierto dios para que llueva.

Nuestra zona urbana dialoga con variados temperamentos climáticos exquisitos –según se dice, desde el templado hasta el frío húmedo y tundra alpina–. No obstante, el cambio climático y los repentinos episodios de alta contaminación en la ciudad han permitido que, algunas veces, el clima exprese bipolaridades irreales.

Pero fuera de ello lo cierto es que el clima sigue siendo excelente, sigue sorprendiéndonos en cada instante que volteamos y miramos los cielos; por ejemplo, cuando se disfruta de la lluvia luego de un día soleado, o cuando se mira un bonito atardecer con luz de otoño.

En breve algunas buenas razones por las que nuestro clima es disfrutado tanto por mexicanos como por foráneos visitantes:

  1. Salvo algunas excepciones, en la Ciudad de México la primavera (abril a junio) es calurosa; el verano (junio a septiembre) es cálido y lluvioso; el otoño (octubre a diciembre) es fresco y con poca lluvia y el invierno (diciembre a marzo) es frío pero con muchos días soleados.
  2. En la ciudad pueden ocurrir fenómenos meteorológicos extremos, que dejan impresionado a cualquier habitante o forastero de la capital. Tales son los episodios de las tormentas y granizadas, que pueden caer prácticamente cualquier día del año.
  3. En la capital suelen verse sutiles vientos así como cada cierto tiempo pequeños tornados.
  4. Antes de 1920 se podía disfrutar de una nevada ocasional.
  5. Los numerosos bosques que existen en el territorio capitalino contienen un especial y extraordinario clima húmedo que a cualquiera deleita.
  6. Vale recordarlo: el Sol nunca falta.
  7. A diferencia de otros países, difícilmente se da una tormenta ininterrumpida.
  8. El clima varía según la altura: existe un clima templado en la zona urbana, un tanto más seco en las zonas bajas y poco más frío en lo alto de las sierras que le rodean.
  9. Es una ciudad de lluvias pero a pesar de ello, la mayor cantidad de ellas solo se registran durante las tardes.
  10. El clima de la Ciudad de México es misterioso. Por tanto, nunca faltará un día especial (o extraño) en que tengamos todos los tipos de clima en 24 horas.

 

/ Twitter de la autora: @surrealindeath

El homenaje escrito que The Guardian le hizo a la Ciudad de México
Viviana Cohen
La guía experta hecha por un inglés que te permitirá entender lo poderosa que es esta urbe ante los ojos del mundo.
guardian

Uno de los periódicos más importantes del mundo le dedicó un bello artículo a la CDMX…

 

De tanto en tanto una publicación con prestigio internacional le dedica un artículo a la Ciudad de México. Tal es el caso de The Guardian un periódico inglés, conocido en todo el mundo, que hace unos meses sacó en sus páginas principales una guía fabulosa en la que se enumeran la historia, las maravillas y los contrastes que hay en esta urbe.

Este poderoso texto fue escrito por Nicholas Gilman, un escritor neoyorkino experto en comida deliciosa, que al llegar a nuestro país quedó fascinado con todas las cosas que vio, encontró y probó cuando se instaló en la capital mexicana.guardian

El texto que escribió se titula: Ciudad de México: qué ver. Inicia con una breve introducción que recalca la historia de esta metrópoli. Según el periodista hace medio siglo la Ciudad de México era conocida como el París del nuevo mundo. Esto se debe principalmente, a la clara influencia francesa que hay en algunas avenidas y colonias y por la enrome oferta artística que hay en cada esquina.  

Más adelante, el autor adula el paisaje que nos rodea. Sus palabras se detienen específicamente en el cielo azul y en las montañas nevadas que ocasionalmente aparecen en el horizonte y ofrecen a los ojos un espectáculo pocas veces visto.guardian

Otra de las cosas que fascinó a Nicholas fue el espíritu de cambio y supervivencia que flota en el aire. A pesar de la sobrepoblación, y de haber sufrido un fuerte terremoto en 1985 que quebrantó los ánimos y los edificios, la ciudad logró reinvertirse y convertirse en lo que es ahora, uno de los destinos más interesantes del mundo.

Hoy la marea continúa cambiando de rumbo, y gracias al esfuerzo de todos se han ido renovando lugares tan importantes cómo: el Centro Histórico, la Condesa y la Colonia Roma, por sólo mencionar algunos. Además, poco a poco la CMX se ha convertido en un destino gastronómico importantísimo que constantemente es visitado por toda clase de expertos en sabores.guardian

Además de las increíbles flores verbales que nos dedicó, el articulista incluyó en su texto una guía completa con lugares, restaurantes y bares para que los que vengan del extranjero puedan conocer la esencia de la Ciudad de México.

En dicha lista Nicholas recomendó visitar: Xochimilco, el Museo Dolores Olmedo y la Lucha Libre. También exhortó a sus lectores a explorar la Ciudadela y la Lagunilla. A tomarse un trago en una cantina del centro, perderse entre las diversas opciones gastronómicas de Polanco y a comer tacos en Coyoacán.guardian

Artículos como este nos ayudan a ver lo que a veces la cotidianidad no nos permite, nos enseñan la silenciosa belleza que vive en este lugar del mundo, una urbe con montañas al final del horizonte y los mejores sabores del planeta.  

Fuente: The Guardian

¿Cómo lucen los paisajes de México desde las alturas?
Mare Loustaunau
Hay que mirar a México desde una perspectiva distinta, para que salgan al encuentro los detalles de su suelo y su mar.
mexico

Una mirada aérea para conocer los cuerpos de agua, las colinas y los colores que yacen alrededor de todo el país.

 

No es ningún secreto que México es un país extraordinario, y es que cualquier individuo que lo habite, reconoce que alrededor de sus parajes se desdoblan paisajes hermosos. Lo mejor es que cada estado cuenta con espacios fascinantes, que van desde las icónicas pirámides y los tenebrosos bosques, hasta las cristalinas playas y las tropicales selvas.

Esto, sin duda, se alcanza apreciar de primera instancia, es decir, al ras del suelo, frente a frente con las dádivas de la naturaleza. Pero también conviene alejarse de estos sitios para poder admirarlos desde otra perspectiva. Esto fue justo lo que hizo el periodista Alan Taylor para la plataforma The Atlantic. “Human Landscapes of Mexico” es una recopilación de imágenes capturadas desde un recorrido por Google Earth, la aplicación que nos permite, literalmente, ver todo el mundo.

El escritor se enamoró de México, y cómo no iba a hacerlo, si se trata de un país rico, hermoso y vibrante. Aquí algunas fotos que narran la importancia de los paisajes que constituyen nuestro querido país:

 

Mexcaltitlán

Nayaritmexico

Cerro Prieto

Baja Californiamexico

Río Lacantún

Chiapas
mexico

Bahía de Magdalena

Baja California Sur
mexico

El Naranjit

Tabascomexico

Cancún

Quintana Roomexico

Ensenada

Baja Californiamexico

Jalapa del Marqués

Oaxacamexico

Zamora

Michoacánmexico

Tlahuelilpan

Hidalgomexico

El Triunfo

Chiapasmexico

Costa caribeña

Quintana Roo
mexico

Campo menonita

Chihuahuamexico

Valle de Santiago

Guanajuatomexico

San Miguel de Cozumel

Quintana Roomexico

Michoacán de Ocampo

Baja Californiamexico

Imágenes: Alan Taylor para The Atlantic.

El que hubo un eclipse total en la Ciudad de México
Viviana Cohen
Un martes los capitalinos interrumpieron su rutina para ver como la noche aparecía en la mitad del día.
sol

La historia de una jornada que no se repetirá en mucho tiempo…

 

Durante sus cinco siglos de historia la CDMX ha atravesado toda clase de eventos extraños que han reunido a los habitantes en una sola causa. Entierros de celebridades famosas, asesinatos de personajes históricos, ostentosos desfiles para celebrar nuestras fiestas patrias, ayuda a los damnificados del terremoto, y hace 25 años los capitalinos se unieron para contemplar el cielo.

El 11 de julio de 1991, la Ciudad de México vivió uno de los momentos astronómicos más importantes de su historia. Ese día de verano poco antes de las 14 horas un eclipse solar, el más largo del siglo XX, irrumpió en la urbe durante seis minutos y 54 segundos, generando una sombra pronunciada que fue observada por millones de personas alrededor del mundo.  sol

Por su parte, para poder atestiguar el fenómeno los chilangos suspendieron sus actividades y subieron a las azoteas para ver cómo el disco lunar cubría el Sol. De un instante a otro llegó la noche, bajó la temperatura, los perros ladraron y los pájaros volaros desconcertados a los árboles.sol

Los que no pudieron o no quisieron verlo directamente, presenciaron el eclipse desde la pantalla de su televisión donde la programación habitual había sido interrumpida y estaba dedicada a la transmisión absoluta del cielo. Aquella jornada, Jacobo Zabludovsky y Talina Fernández comentaron durante horas los pormenores de lo que pasaba en el firmamento, y contaron juntos los segundos que faltaban para que el eclipse entrara a su fase total. 

En tanto, los comerciales oficiales, hechos en el gobierno de Salinas de Gortari, advertían una y otra vez de los riesgos que tenía ver el fenómeno sin la protección adecuada. En aquella época el slogan más conocido y repetido por todos los comentaristas y conductores de radio y tele era: “te puedes quedar ciego.”

Para prevenir que eso pasara, los capitalinos vieron el eclipse atrás de unas tiras de 15 centímetros hechas con filtros de papel metálico, que parecían parte de la indumentaria de una película futurista de los años ochenta. Estos aditamentos se podían conseguir gratis en las clínicas, en los bancos y hasta en las bolsas de papas. Los más creativos hacían sus filtros en casa.  sol

Las advertencias constantes en los medios de comunicación generaraon un cierto pánico en la población. Empezaron a correr por las calles todo tipo de rumores mal infundados que hiperbolizaban las consecuencias del eclipse. Incluso había quieres sostenían que el evento podía hacer daño a las embarazadas y que para contrarrestar sus efectos había que ponerse en la cintura un prendedor de metal.

Por otro lado, para los que creían en la existencia de extraterrestres ese 11 de julio fue muy importante. Según lo reportó el especialista en sucesos paranormales Jaime Maussan, tras el festín astronómico muchas personas vislumbraron a un OVNI (objeto volador no identificado) cruzar el horizonte. Según el comentarista esa figura misteriosa era la prueba clara de los alienígenas al fin habían llegado a la tierra. A la fecha no hay prueba de ello.sol

Lo que sí se supo con certeza, es que ese evento fue único y casi irrepetible. Quizá por eso, cuando de repente apareció la noche en la mitad del día las personas gritaron de felicidad, sabían que estaban ante algo que sólo se repite una vez en la vida.sol

Si te interesó el tema recomendamos ver también esto

 

Algunas leyendas nocturnas del Centro Histórico (Parte II)
Viviana Cohen
El arte de perseguir el pasado en los callejones de la Ciudad de México.
centro

Nada más inquietante que caminar por las calles solitarias cerca del Zócalo…

 

Si uno tuviera la oportunidad de contemplar el Centro Histórico desde el aire, notaría que sus calles forman una cuadrícula casi perfecta que sólo se rompe por República de Perú, una arteria legendaria que se delimitó de acuerdo a la forma caprichosa de una acequia que corría ahí en el Imperio Mexica.centro

Y es precisamente en esta calle en la que en 1650 se originó una leyenda de terror que todavía sigue resonando en el presente. Cuentan que en el número 100 de Perú, vivieron en pecado un clérigo y una mujer muchos años. Una mañana el cura descubrió que su mujer había amanecido con herraduras clavadas en los pies y en las manos. Nadie supo por qué o quién lo hizo, pero había charcos de sangre en el piso y el religioso se hincó para pedirle misericordia a dios.centro

Para continuar este tenebroso recorrido es recomendable internarse en Leandro Valle. En el siglo XIX esta arteria fue la protagonista de un hallazgo terrorífico cuando en una de las tantas remodelaciones que sufrió el Centro Histórico se encontraron 13 momias en perfecto estado de conservación.

Los rostros de dichas momias estaban llenos de terror, tenían la boca abierta y los ojos deshechos. La expresión era tal, que para los que las descubrieron fue fácil leer el tormento de las últimas horas de estos 13 hombres . Los historiadores consideraron que la atrocidad en su semblante de debía a que fueron torturados durante la época de la inquisición.centro

Si uno continúa la caminata por Leandro Valle, pronto llegará a la emblemática Plaza de Santo Domingo. Ahí en una esquina, se encuentra la aterradora Escuela de Medicina, un edificio que en otra época fue la sede del implacable Tribunal de la Santa Inquisición, y que vio morir dentro de sus muros a miles de personas.

En ese inmueble ocurrió uno de los mitos más antiguos de la capital, el de la Mulata de Córdova. Este relato, cuenta la historia de una mujer profundamente hermosa que según los capitalinos del siglo XV tenía poderes oscuros y hacía trabajos de brujería. Decían que su casa olía a azufre y era común ver desde la ventana indicios de fuego verde.centro

Como a todas las hechiceras de la Colonia, una madrugada la Santa Inquisición pasó por ella. La encerraron en una celda a que esperara junto a otros su muerte. A la mañana siguiente, cuando un guardia la fue a buscar para llevarla a su fusilamiento la encontró elegantemente vestida. En la pared había dibujado un barco en el que aparentemente se iba a fugar. De repente, el custodio se distrajo y misteriosamente a mulata desapareció, nunca se volvió a saber de ella.

Estas son sólo algunas de las tantas historias turbulentas que viven en las calles principales del centro, no se sabe si ocurrieron, pero hay que tener en cuenta que:  cuando el río suena es que agua lleva. Esperamos se hayan inquietado, y ya estén planeando una vista nocturna a el lugar más fascinante de nuestra ciudad.centro

Foto: Saul López

Si te interesó el tema,  también te recomendamos que leas este artículo