Vida Capital
Alisten sus deseos: hoy se verá una impactante lluvia de estrellas en la CDMX
MXCity
Pasemos un año entre meteoros, Superlunas, eclipses y demás espectáculos astronómicos.
Lluvia de estrellas

Además, te damos una lista completa con los fenómenos astronómicos más importantes del 2017.

 

2017 traerá grandes momentos en el cielo. De hecho, es un año perfecto para todos aquellos que aman contemplar el universo, y gustan de alzar los ojos y preguntarse qué es lo que hay afuera de la Tierra. Esos pocos, que aún recuerdan la gran frase que alguna vez dijo Carl Sagan, “Si estamos solos, que desperdicio de espacio.

Para hacer un resumen astronómico de lo que se viene en los próximos doce meses podríamos empezar por decir que habrán: dos eclipses de luna, una Superluna, una decena a de lluvias de estrellas y un eclipse total de sol como no se había visto en siete décadas.

Este año, los capitalinos podrán admirar las lunas rojas más hermosas, porque se tiene contemplado que ocurran dos eclipses lunares, uno el 6 de agosto y otro el 11 de septiembre. Este fenómeno, que es muy común, se produce cuando la Tierra se interpone entre el Sol y nuestro Satélite, generando un espectáculo hermoso para los que tienen un telescopio.Estrellas

 

Además, en diciembre del 2017, aparecerá en la mitad del cielo de la CDMX una Superluna. Esto ocurrirá debido a que el satélite, en su fase llena, pasará muy cerca de la Tierra y se podrá ver en su máximo esplendor, si se mira bien hasta se podrán contemplar los detalles del pequeño conejo que vive atrapado ahí.Lluvia de estrellas

Por otro lado, se tiene contemplado que en 2017 hayan diez lluvias de estrellas. Esta fiesta astronómica consiste en  el paso de meteoros, y demás objetos cósmicos, que al entrar a nuestro planeta, se queman con la atmósfera terrestre. Todos los años hay por le menos 25 tormentas luminosas. Cada una toma su nombre de la constelación en la que se encuentra su radiante.

Para los amantes de este singular baile de luces, hay una buena noticia; esta noche el cielo presentará la lluvia de estrellas Cuadráticas, un evento que sólo se da los primeros días del año y que se caracteriza por el paso de 130 meteoros por hora y por ser muy visible en el cielo. Por eso hoy, se podrá admirar fácilmente este fenómeno desde cualquier ventana.

Si lo que se quiere es ver Lluvias de estrellas, otras oportunidades se presentarán el 22 de abril cuando las Líridas desfilen en el cielo, y el 4 de mayo fecha en la que los humanos serán testigo de Eta Acuáridas, una procesión de meteoros provenientes del cometa Halley.Lluvia de estrellas

Finalmente, el 21 de agosto se llevará a cabo, por primera vez en 70 años, un eclipse total de sol en el hemisferio norte de América. Los norteamericanos, específicamente aquellos que viven en los estados fronterizos de México y en Estados Unidos, podrán ser testigos de 180 segundos en los que la Luna cubrirá completamente la circunferencia del Sol. Un espectáculo que sólo se ve una vez en la vida.Lluvia de estrellas

Fuente: MVS Radio 

Con información de la BBC

La asombrosa tradición de ir al tianguis los domingos
MXCity
Algunas razones para comprar en el mercadito de la esquina
tianguis

Un recorrido por la historia de los tianguis en la Ciudad de México.

 

Los tianguis, esos espacios milenarios que todos los domingos ocupan las esquinas de la Ciudad de México y en donde se puede conseguir todo lo que está barato, lo que está bonito y lo que no hay en otros lugares, siguen siendo una opción estupenda para abastecer el hogar y enriquecer nuestra alma.

Entre los laberínticos y los efímeros caminos que se ponen temporalmente en distintas arterías chilangas hay de todo: flores, pescados, escobas, antigüedades raras, cosméticos, las frutas más coloridas que hay en el mundo, y ese bullicio que está en todos lados y que a veces deja sus canciones en el aire.tianguis

En nuestra urbe la tradición de los tianguis se remonta a la época prehispánica, entre otras cosas, porque Tenochtitlán al estar encima de un valle, requería la llegada de forasteros que vendieran materias primas, hechas en provincia, para proveer de distintas mercancías a la población.

Los comerciantes mexicas no requerían un lugar fijo para vender, y sólo una vez por semana, de hecho, su única necesidad era ubicarse en un lugar plano sobre el que ponían una especie de manta en el suelo y acomodaban sus productos para ofrecerlos a los mejores postores.  El primer tianguis que existió fue el de Tlatelolco, donde se practicaba el trueque y las personas intercambiaban cacao por vasijas, por sólo poner un ejemplo.tianguis

Así se quedaron las cosas hasta la llegada de Hernán Cortés que escribió en sus diarios: en esta ciudad hay muchas plazas donde hay continuo mercado… He visto arriba de 60 mil ánimas comprando y vendiendo como mucho orden.

La venida de los españoles, como era de esperarse, trajo sus propias reglas mercantiles. Pronto, llenaron los limpios puestos precolombinos de productos de Asía y Europa, y construyeron los primeros mercados formales de esta metrópoli: como el Payán, el de San Juan y hasta la Merced.tianguis

Sin embargo, la tradición de venta ambulante persistió y desde esa época, hasta ahora, casi todos los barrios tradicionales tienen un tianguis y aunque la competencia de los Súper Mercados es mucha, algunas personas en esta ciudad todavía prefieren ir a los mercados en ruedas por el trato cercano con los marchantes, la comida, y esa cercanía que ninguna modernidad puede emular.

tianguis

Otra razón por la que estas pintorescas plazas itinerantes aún persisten, es por la calidad y frescura de las frutas, verduras y demás alimentos que ahí se venden, productos 100% nacionales que se cosechan en las entrañas del campo mexicano y cuyo sabor es privilegiado en el mundo.

En estos momentos de incertidumbre, en los que no se sabe cuál es futuro de nuestras relaciones con otros países, comprar local en el mercadito de los domingos, es una manera estupenda de recuperar nuestras costumbres más ancestrales y de rescatar ese México generoso del que ahora necesitamos tanto.tianguis

tianguis

 

Sobre el solitario y desértico pasado de la Avenida Juárez
MXCity
Aunque suene difícil de creer, la Avenida Juárez solía ser una calle inexplorada, e incluso evitada por los capitalinos.
avenida juarez

Antes de ser una de las calles más importantes de la ciudad, la Avenida Juárez era un solitario pantano.

 

Es sabido que durante el siglo XVI el virrey Luis de Velasco mandó construir la Alameda Central, para ser específicos, en 1592. Se trataba del parque público más importante de la Nueva España, e inclusive se posicionó como el primero de toda América Latina.

Para que los capitalinos pudiesen disfrutar de aquel hermoso paseo, se inauguró una calle por la que los transeúntes pudieran arribar a éste. Sin embargo, y por razones que no se conocen ni comprenden, aquel nuevo camino era eludido por casi todos. A decir verdad, crónicas antiguas sugieren que únicamente los pobladores que vivían cerca del convento de San Francisco aprovechaban esta calle.

Lo hacían todos los viernes por la tarde, para celebrar el Vía Crucis. Lo cierto es, que la hoy avenida era más bien un camino lleno de lodo, que con las periódicas lluvias empeoraba cada vez más.

avenida juarez

Para el siglo XVIII, la ciudad comenzaba a proliferar, y no solo eso, sino que también avanzaba en materia infraestructural. Mientras tanto, aquella calle del Centro Histórico continuaba siendo evitada por los capitalinos, y fungía únicamente como un recorrido con fines religiosos.

Pero paradójicamente, esta calle se convirtió en el punto de reunión idóneo para los encuentros amorosos. Por las noches, el camino se tornaba sumamente solitario, y desde luego, oscuro. Por este motivo, los impúdicos lo elegían para las “torpezas”, un término novohispano que se utilizaba como sinónimo de “sexo”.

Entonces, la Alameda Central, los religiosos y hasta los profanos eran los únicos que estaban en la calle pantanosa.

avenida juarez

Pronto una plaga de mosquitos ahuyentó a los capitalinos de la Alameda. Las calles lodosas se conocían como Corpus Christi, Calvario y Patoni. Y sobre éstas, quedaban pocos edificios. Uno de ellos era una parroquia, que Guadalupe Victoria mandó demoler porque se había alejado demasiado de su inicial vocación. Aquella capilla, llamada el Calvario, ya nada más abría por las mañanas para ejecutar a los reos de una cárcel cercana.

El 15 de julio de 1867 el ejército liberal entró a la Ciudad de México por la calle que más tarde llevaría la nomenclatura de “Benemérito”. Benito Juárez fue celebrado por toda la ciudad con un gran banquete en el sitio donde Porfirio Díaz mandaría levantar el famoso Hemiciclo. Y a partir de aquel momento, el destino de la Avenida Juárez cambiaría por completo.

Hoy por hoy, es una de las calles más importantes y relevantes de la urbe. En sus costados se erigen afamadas construcciones y recintos museísticos, que día con día se vuelven testigos de la idiosincrasia que define la vida cotidiana de los citadinos.

avenida juarez

Fuente: Hector de Mauléon, La ciudad que nos inventa.

Las paradas vitales de un día cultural en San Ángel
Mare Loustaunau
Qué mejor que redescubrir el barrio mágico de San Ángel que con un maravilloso recorrido cultural.
san angel

Vivir San Ángel a través de su cultura resulta imprescindible.

 

Sin temor a equivocarnos, podemos decir que San Ángel es uno de los barrios más hermosos de toda la capital. Se trata de un lugar que data de la época prehispánica, de cuando los mexicas resolvieron que aquella zona llamada Tenanitla era la ideal para asentarse.

Cabe mencionar, que el toponimio náhuatl alude al suelo de lo que hoy conocemos como San Ángel: uno que se compone de pedregales, producto de la erupción volcánica del Xitle. Para la etapa virreinal, destacaban sus jardines y manantiales.

Actualmente, y a pesar de la urbanización que invadió varias áreas de la ciudad, San Ángel sigue conservando su ambiente tradicional, que sin duda, es permeado por toda la cultura que se asoma por sus callejones. Visitar este barrio se torna una travesía mucho más sugestiva si se hace desde la perspectiva cultural. Aquí las paradas imperdibles de un día cultural por San Ángel.

 

Hacienda Goicochea
san angel

Indudablemente se trata de una de las haciendas más bellas y mejor conservadas al sur de la ciudad. Su construcción data de finales del siglo XVII, por los carmelitas. Y aunque no pudo convertirse en monasterio como era su inicial vocación, sí fungió como residencia; era un lugar de descanso para los virreyes. Más tarde el predio es comprado por Ramón Goicochea, y durante principios del siglo XX se volvió una fábrica de pulque. Para la década de los 60, la hacienda se convirtió en el afamado restaurante San Ángel Inn.

Dirección: Diego Rivera 50, col. San Ángel Inn.

Teléfono: 5616 1402.

Página web

 

Museo de El Carmen
museo el carmen

Además de ser una de las edificaciones más antiguas del barrio, es un recinto que alberga una profusa e importante colección de arte novohispano. Hoy por hoy, este museo es conocido por exhibir momias de religiosos que habitaron el inmueble, pues solía ser un convento. Muebles, pinturas y esculturas podrás admirar dentro de las paredes de este increíble museo.

Dirección: Plaza del Carmen 4, col. San Ángel.

Teléfono: 5616  1504.

Página web

 

Centro Cultural San Ángel
san angel

A finales del siglo XIX, se fundó el Palacio Municipal de San Ángel, en lo que fueran los restos del Convento del Carmen. Resalta entre sus construcciones vecinas por ser un edificio clásico con decoraciones hermosas de herrería. En su interior, se encuentra un teatro y una sala dedicada a las artesanías. De igual manera, se organizan conciertos, proyecciones fílmicas, exposiciones pictóricas y presentaciones de libro.

Dirección: Av. Revolución s/n, col. San Ángel.

Teléfono: 5616 1254.

Página web

 

Jardín del Arte
san angel

El Mercado de San Jacinto, mejor conocido como el Jardín del Arte, es un mercado que se instala los sábados en un parque repleto de árboles, que fungen como sombra para todos los artistas que dan a conocer su obra. Desde obras plásticas hasta artesanías, aquí encontrarás las más hermosas piezas de arte local. También, en ocasiones se organizan actividades de carácter cultural.

Dirección: San Jacinto 11, col. San Ángel.

 

Casa del Obispo
san angel

Esta residencia data del siglo XVII, es un lugar que actualmente asume el rol de una plaza, pues sus adentros dan cabida a la difusión y comercialización de objetos como joyería y de diseño y moda. De igual forma, se exhiben piezas de arte nacional, lo cual coadyuva a impulsar la trayectoria de los creadores locales.

Dirección: Benito Juárez 1, col. San Ángel.

Teléfono: 5616 8839.

Facebook

 

Museo Casa El Risco
san angel

Es una estructura colonial que fue nombrado museo en la década de los 60. Fue una donación de Isidro Fabela y su esposa. Su exterior destaca por su hermosa simetría, pero es su interior el que verdaderamente embelesa a los empedernidos del arte. La exposición es una colección de Fabela, que consiste en documentales y fotografías de distintos hitos de la historia de México. También se exponen piezas pictóricas, pero uno de los mayores atractivos de la casa es la Fuente del Risco, un referente clave del arte barroco mexicano.

Dirección: San Jacinto 5, col. San Ángel.

Teléfono: 5550 9296.

Página web

Sobre los monumentos que han recorrido toda la ciudad
Mariana Gaxiola
La historia de los monumentos ambulantes más emblemáticos de la Ciudad de México.
monumentos

Acerca de los monumentos citadinos que han cambiado de sitio a lo largo de las décadas.

 

Cualquier metrópoli alrededor del mundo se define, en cierta manera, por su arquitectura. Y cuando hablamos de arquitectura, no solamente hacemos referencia a los rascacielos que se postran sobre las principales avenidas de una capital, sino a aquellas construcciones o monumentos que la adornan y le otorgan un nuevo valor artístico y cultural a la misma.

En el caso de la Ciudad de México, destacan esculturas y otras estructuras que se han creado con motivos patrios o meramente estéticos. Pero aunque hoy se mantengan incólumes sobre pedestales en sitios emblemáticos de la urbe, lo cierto es, que algunos no siempre han estado en el lugar donde hoy los asociamos.

Estos monumentos ambulantes han tenido que cambiar de destino, y esto, los ha hecho testigos de los avances urbanos de nuestra ecléctica ciudad. Aquí algunas de las estructuras que han deambulado por toda la capital:

 

El Caballito
monumentos

Aunque popularmente la conocemos como El Caballito, esta estatua es del Rey Carlos IV de España. Su creación, que corrió a cargo de Manuel Tolsá, data de 1802. Primero se colocó en la huerta del Colegio de San Gregorio, en la calle que hoy es San Ildefonso. Más tarde se movió a la Plaza Mayor, y para 1823 se trasladó al patio de la Pontificia y Nacional Universidad de México. Luego, a mediados del siglo XIX, se llevó a la primera glorieta del entonces Paseo de Bucareli, donde permaneció varias décadas. Finalmente, se resolvió colocar en la renovada Plaza Manuel Tolsá del centro en 1979, donde aún prevalece y pretende quedarse muchos años más.

 

Estatua George Washington
monumentos

Con motivo del centenario de la Independencia, la colonia estadounidense en México donó este monumento, que representa al primer presidente del país vecino. Primero, se puso en el cruce de las calles Londres y Dinamarca, en la colonia Juárez. En la década de los 70, se llevó a la segunda sección del Bosque de Chapultepec, y allí ha permanecido desde entonces.

 

Diana Cazadora
monumentos

El escultor Juan Olaguíbel y el arquitecto Vicente Mendiola fueron los encargados de este proyecto en 1942, tan propio de la estética del icónico Paseo de la Reforma. Primero, la fuente estuvo frente a la famosa Puerta de los Leones de Chapultepec, pero pronto fue sustituida por una réplica. La nueva Diana se trasladó a la calle Río Ródano y ahí estuvo hasta 1992, cuando en una ceremonia inolvidable se llevó hasta donde hoy se postra, en Reforma y Río Misisipi.

 

Monumento al Obrero
monumentos

Para los años 30, el escultor Ignacio Asúnsolo hizo un monumento dedicado al trabajo. Se trata de un hombre que sujeta un mazo, y que primeramente se mantuvo sobre la Avenida Juárez, en el corazón del Centro Histórico. Años más tarde, se reubicó en la colonia Morelos. Actualmente, se posiciona afuera del Congreso del Trabajo, justo frente a la Plaza 1 de Mayo.

 

Kiosko Moriscokiosko

Fue diseñado en el siglo XIX por el ingeniero José Ramón Ibarrola, para fungir como Pabellón de México en la Exposición Universal en Nueva Orleans. Después llegó a nuestro país, y se colocó en la Alameda Central. Ahí, fue sede de algunos sorteos de la Lotería Nacional. Sin embargo, en el marco de las celebraciones del centenario de la Independencia, mandó erigir en la alameda el Hemiciclo a Juárez. Por este motivo, el majestuoso kiosko se llevó a la colonia Santa María la Ribera, por petición de los colonos. Y ahí se sigue manteniendo orgulloso.