Arte y Cultura
Cihuacóatl, la deidad que era mitad mujer y mitad serpiente
Bernardina de la Garza Arregui
Además de profeta, se dice que dio origen a la leyenda de la Llorona.
Cihuacoatl

La historia de una diosa, que era sumamente importante para los mexicas.

 

Cihuacóatl era una divinidad mexica, mitad mujer mitad serpiente. Era diosa de la tierra, de la fertilidad y los partos. Aunque de manera difusa está directamente asociada con la muerte. Su templo, Tlillan, representa las propiedades del inframundo y del vientre materno.

Esta diosa era también muy conocida por ser la de patrona de las mujeres que mueren al dar a luz, ya que ella fue la primera mujer en tener un hijo y por esto era considerada protectora de los partos y en especial de las mujeres perecidas por ello. Con sus poderes, ayudaba y guiaba a los médicos, a los sangradores, a las parteras y a los cirujanos.

Patrick Johansson asegura en su artículo Tlahtoani y Cihuacóatl: lo diestro solar y lo siniestro lunar en el alto mando mexica, que “en términos onomásticos esta diosa es tan inasible como su realidad religiosa. Además de Cihuacóatl, es Quilaztli, Coatlicue, Coyolxauhqui, Malinalxóchitl, Huitzilincuatec y Yaocihuatl, según los contextos míticos y rituales”. Como Quilaztli fue la que molió los huesos que Quetzalcóatl trajo del inframundo permitiendo así la creación de la humanidad.

Se dice también que esta versátil deidad, fue madre de Mixcóatl, al que supuestamente abandonó en una encrucijada de caminos. Cuenta la leyenda, que de tanto en tanto Cihuacóatl regresa frecuentemente para llorar a su hijo perdido, pero en el lugar sólo halla un cuchillo de sacrificios.Cihuacoatl

A raíz de estos relatos es de donde muchos investigadores concuerdan que puede tener su origen la famosa leyenda de la Llorona. Después de la llegada de los españoles la historia de Cihuacóatl se fue transformando poco a poco. Durante la época colonial, comenzó a hablarse de una mujer que vagaba por las calles después del toque de queda, llorando y gritando por sus hijos.Cihuacoatl

Por otro lado, en el libro la Visión de los vencidos, de Miguel León Portilla, donde se recogen los presagios que los mexicas recibieron de sus dioses antes de la llegada de los españoles, se dice que la diosa Cihuacóatl 10 años antes de la llegada de los españoles había previsto la desgracia que le caería al pueblo mexica; por lo que empezó a hacer sus apariciones en el antiguo lago de Texcoco donde lloraba y gritaba desconsoladamente por la tragedia venidera. “Hombres extraños vendrán por el oriente y sojuzgarán a tu pueblo y a ti mismo; y nuestros dioses serán humillados por otros dioses más poderosos.”Cihuacoatl

 

De cómo DigitalLee está llevando las bibliotecas de México a nuestras casas
MXCity
DigitaLee: una plataforma diseñada para impulsar el arte de la literatura y llamar la atención de nuevos lectores.
digitalee

Si los mexicanos no van a las bibliotecas, las bibliotecas van a donde estén los mexicanos…

 

La lectura es una actividad necesaria para la formación de los niños y adultos. Lamentablemente en nuestro país este hábito no está del todo arraigado, y según datos del INEGI los mexicanos leen 3.8 libros al año, una cifra preocupante si se compara a México con otros países.

¿Pero cómo fomentar la lectura en una época en el que abundan las distracciones tecnológicas? Un momento en el que los jóvenes y los adultos prefieren prender sus dispositivos que abrir un libro. Un instante en la historia en el que las personas están invadidas de imágenes, de información de redes sociales y de noticias irrelevantes.

A propósito de esta problemática, la Dirección General de Bibliotecas de la Secretaría de Cultura puso manos a la obra e implementó una nueva plataforma cuyo objetivo es impulsar el arte de la lectura y promover entre los mexicanos la industria editorial en Iberoamérica.digitalee

La iniciativa se llama DigitalLee, es una aplicación totalmente gratuita que está disponible a nivel nacional. Cuenta con un catálogo extenso de más de 4 mil libros, entre los que se pueden encontrar todos los géneros:  clásicos de la literatura universal, obras para niños, novelas de autores mexicanos reconocidos y demás títulos ilustrativos que nos harán amar la lectura.digitalee

El objetivo de ésta interesante propuesta es la creación de un espacio virtual en dónde las barreras de la distancia, dinero y tiempo no existan. Una biblioteca digital perfecta, que le permita a sus usuarios sacar libros a cualquier hora y desde cualquier lugar donde haya conexión a internet.  

Para ser parte de DigitalLee sólo hay que registrarse en línea, escoger los títulos que se quieran rentar, reservarlos y finalmente descargarlos en el dispositivo de preferencia. Los libros se prestan durante 21 días, y si el usuario así lo quiere puede leer dos simultáneamente.digitales

Por otro lado, cabe destacar que los sistemas operativos en los que la aplicación está disponible son IOS y Android además de que los libros se pueden descargar en cualquier tipo de aparato inteligente.

DigitalLee es una alternativa digital maravillosa, que está al alcance de todos y que se puede acomodar a cualquier modo de vida. Esta herramienta le permite a las personas aprender una infinidad de conocimientos, viajar sin moverse de casa, ser parte de una historia que no es la suya y educar a sus hijos de una mejor manera, en compañía de libros y letras.digitales

 

Si quieres ser parte de esta aventura te recomendamos entres aquí

El día que la Cineteca Nacional se incendió
MXCity
El informe oficial dictó que hubo tres víctimas, sin embargo, la cifra exacta no se sabe.
cineteca

El lugar ardió más de 10 horas y se perdieron cerca de 6 mil películas.

 

En 1974 se fundó, junto a los estudios Churubusco, la Cineteca Nacional. En aquel tiempo contaba con dos salas de proyección, un área que recibía exhibiciones y un almacén que resguardaba la mayor cantidad de rollos del patrimonio fílmico de México. Esto se debía al Plan de Reestructuración de la Industria Cinematográfica que buscaba dignificar el séptimo arte en el país.

No obstante, el 24 de marzo de 1982, mientras se proyectaba la película La tierra de la gran promesa (Andrzej Wajda, 1974), una flama atravesó la pantalla y llenó de humo la sala Fernando de Fuentes. Al momento en que los espectadores salían en estampida, pisoteando a algunos que se quedaban en el suelo, el fuego alcanzó la bóveda en donde se encontraban los filmes y provocó una serie de explosiones que terminaron por consumir el edificio, haciendo que los bomberos combatieran las llamas por más de diez horas.

cineteca

La causa del incendio no se sabe a ciencia cierta. Son varias las hipótesis que hay, desde un cortocircuito en el proyector de video, pasando por el estallido de una estufa de un Wings que se encontraba pegado al recinto, hasta llegar a la que es la que fue tomada como la versión oficial: la explosión del lote de las cintas de nitrato de celulosa (material altamente inflamable) que se encontraban en un cuarto donde no había aire acondicionado que pudiera regular su inestabilidad.

cineteca

Hubo una pérdida total del inmueble y de 6 mil negativos, 2 mil guiones y 9 mil libros. Dentro de lo que se sabe, se extraviaron negativos de Juan Orol, dibujos de Serguéi Eisenstein y Diego Rivera, un programa original de Un perro andaluz de Luis Buñuel y el material fílmico de la Guerra Cristera que pertenecía a Plutarco Elías Calles.

Las pérdidas humanas –según la prensa de aquel tiempo– llegaban hasta 20, sin embargo, el número que se manejó en el reporte oficial fue de tres: Venustiano González, jefe de bomberos; Taide Gómez, trabajadora de la Cineteca y José Mercedes Castillo, uno de los espectadores.

Casi dos años después, se erigieron los nuevos edificios de la nueva Cineteca Nacional en el barrio de Xoco, y aunque esto significó un nuevo lugar para la apreciación de distintas películas, no hay que olvidar aquel pasado en donde hubo una pérdida importante para todo el pueblo mexicano.

cineteca

Autor: Alejandro Nájera.

Uno de los inmuebles más bellos del Paseo de la Reforma, la Casa Scherer
MXCity
En su época la Casa Scherer, fue una de las obras arquitectónicas más asombrosas del Paseo de la Reforma...
Scherer

La casa Scherer era la residencia de un magnate alemán en el siglo XIX…

 

Las casas antiguas son testigos que, entre sus muros y habitaciones guardan secretos e historias de las ciudades y sus antiguos habitantes, más aún las que ya no existen y que sobreviven sólo en la memoria, como fantasmas del pasado que nos susurran leyendas invisibles.

Hugo Scherer, un millonario alemán dedicado a la minería, vino a México en 1869, para dedicarse a la industria manufacturera, la producción agrícola y, principalmente, el desarrollo ferrocarrilero de México. Además de ser el Cónsul de Persia en México, el señor Scherer formaba parte del consejo administrativo de las compañías Minera Santa María de la Paz y Minas de Fierro del Pacífico; además era el director de la Mexican Mining and Industrial Company, empresa que canalizaba inversiones inglesas en México, y fungió como miembro fundador del consejo directivo del Banco Nacional de México. Scherer

Cuando llegó a nuestro país, el alemán construyó una impresionante y lujosa mansión para él y su esposa, Clara Scherer Pino, una edificación que alguna vez adornó una de las avenidas más emblemáticas de la capital, el Paseo de la Reforma.

Entre 1897 y 1901, Don Hugo Scherer adquirió tres enormes predios, que sumaban 4,000 metros cuadrados, con frente norte al Paseo de la Reforma y al sur a la calle Salazar, hoy Atenas, en la colonia Juárez. El terreno se ubicaba justo frente a la Glorieta de Colón. Scherer

 Scherer

En 1906, la familia Scherer comenzó la construcción de su lujosa casa bajo la dirección del entonces reconocido ingeniero Salvador Echagaray; los interiores corrieron a cargo del propio Echagaray, y de Manuel Cortina. La casa fue cercada por una lujosa reja ornamental, adornada con frondosos jardines, y tenía amplias vistas a las calles que la rodeaban. El acceso principal de los carruajes se encontraba en la esquina de Reforma y Versalles. Uno de los más bellos elementos de la gran mansión eran sus techos de estilo francés adornados con peculiares ventanas.

Expertos historiadores creen que, por dentro, la casa de los Scherer debió ser sorprendentemente lujosa, con salones y decoraciones al más puro estilo afrancesado: una mansión que frecuentemente recibía a los más importantes personajes de su época, incluido el presidente Porfirio Díaz. Scherer

recibidor

Lamentablemente Don Hugo Scherer sólo pudo disfrutar su mansión durante tres años, pues murió en 1909 durante un viaje que hizo a Alemania. La casa fue habitada entonces por la familia y sus amigos, y en 1913, fue víctima de los enfrentamientos causados por la Decena Trágica, cuando un proyectil golpeó el ala norte de la construcción. Finalmente, la que alguna vez fue una lujosa mansión fue incautada por el gobierno de Venustiano Carranza, para luego volverse la escuela English School for Boys y luego la Academia Hispano Mexicana, durante la década de los cuarenta. Scherer

casa2

En 1947, la casa de la familia Scherer fue derruida y el terreno usado durante años como estacionamiento, hasta que en 1970 se construyó ahí el edificio Fiesta Palace, luego Fiesta Americana. En el 2015, se anunció el proyecto “Conjunto torres Reforma Colón”, que aún no se realiza, pero se vislumbra como un gigantesco complejo que habitará lo que alguna vez fue la mansión de una de las familias más poderosas del Porfiriato.

El fantasma de la residencia de los Scherer existe rodeada de leyendas y de los espectros de sus antiguos habitantes. Esta casa, como muchas otras que han dejado de existir, aún sobrevive de alguna manera, para recordarnos la larga y compleja historia de nuestra ciudad. Scherer

Fuente: Grandes casas de México.

Las hermosas fotografías de Leo Matiz, el muralista de la lente
Mare Loustaunau
Para celebrar el inicio del Año Dual México-Colombia, se inaugura esta fantástica exposición en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.
leo matiz

Durante su estancia en México, Leo Matiz fotografió a Frida Kahlo, José Clemente Orozco, María Félix y Agustín Lara.

 

La Ciudad de México de los años 40 fue la urbe afortunada de ver la llegada de uno de los fotógrafos colombianos más afamados de la historia. Leo Matiz arribó a nuestro país y desde que lo pisó se declaró enamorado de su luz, sus colores, su música, su comida y sobre todo, del movimiento cultural que se desdoblaba en las diferentes ramas y disciplinas artísticas.

De 1941 a 1947, el fotógrafo conoció a José Clemente Orozco, amistad que bautizó su alias: “el muralista de la lente”. Por esto, en colaboración con la Fundación Leo Matiz, en el marco del Año Dual México-Colombia y para celebrar el centenario del nacimiento del renombrado fotógrafo, se ha inaugurado una nueva muestra en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

La exposición aborda el significativo impacto que Leo Matiz suscitó en la fotografía latinoamericana. El recorrido fotográfico, que permanecerá hasta el 17 de septiembre, está compuesto por 81 fotografías, que develan no solo las relaciones y el intercambio que Matiz sostuvo con los artífices de su tiempo, sino también el estilo que comenzó a desarrollar durante su residencia en México.

leo matiz

leo matiz

leo matiz

leo matiz

La mirada de Leo expone también la mirada de nuestro país, una realidad que es definida por la simple pero rica cotidianeidad del mexicano. La exhibición también habla sobre la noción de sociedad, la violencia, la paz y la convivencia.

Lo cierto es que el colombiano experimentó un momento clave en la historia del desarrollo cultural en México, pues en aquella época se posicionaba como un importante y relevante centro artístico e intelectual ante los ojos del mundo. Cabe mencionar que tras su llegada, fue acogido por varios muralistas, quienes le brindaron una nueva perspectiva alrededor del concepto del retrato mexicano.

A través de Leo Matiz, el muralista de la lente, el público podrá acercarse a la obra de uno de los fotógrafos latinoamericanos más talentosos del siglo XX, que mediante su mirada, su carisma y la calidad de su trabajo permeó y revolucionó el fotoperiodismo de su época.

leo matiz

leo matiz

leo matiz

leo matiz

Leo Matiz, el muralista de la lente

Dirección: Justo Sierra 16, col. Centro.

Fecha: Hasta el 17 de septiembre.

Teléfono: 3602 0035.

Página web