El matrimonio según la epístola de Melchor Ocampo
Bernardina de la Garza Arregui
Este documento, símbolo del sentir de las personas del siglo XIX, se leyó durante más de 150 años.
Melchor

Las pautas decimonónicas sobre la manera correcta de formar una familia.

 

Melchor Ocampo fue un destacado político mexicano que participó en la redacción de las Leyes de Reforma, las cuales se realizaron con la finalidad de que la iglesia se desligara de los asuntos concernientes al manejo del estado. Entre las atribuciones de las que fue despojada la iglesia están las referentes a la operación de: los registros civiles de nacimiento, defunción y matrimonio.

En este documento, se estableció que las bodas religiosas no tenían validez oficial, y que a partir de ese momento la unión de dos personas iba a ser un contrato civil con el estado. Antes de la Ley del Registro Civil no existían leyes sobre el matrimonio porque este se consideraba como un acto sujeto al derecho canónico y a la potestad de la iglesia.Melchor

 

La intervención del Estado mexicano en el matrimonio comenzó con la expedición de la Ley Orgánica del registro Civil del 27 de enero de 1856, seguida de la Ley del Matrimonio Civil del 23 de julio de 1859. Para llevar a cabo dicho contrato civil, bastaba con que los contrayentes se presentaran en el registro y que se les leyeran los artículos de la ley en materia, que incluían, de manera obligada, la célebre epístola donde se expresaba que el matrimonio civil era:

 

El único medio moral de fundar la familia, de conservar la especie y de suplir las imperfecciones del individuo, que no puede bastarse a sí mismo para llegar a la perfección del género humano. Que este no existe en la persona sola sino en la dualidad conyugal. Que los casados deben ser y serán sagrados el uno para el otro, aun más de lo que es cada uno para sí.

Que el hombre, cuyas dotes sexuales son principalmente el valor y la fuerza, debe dar y dará a la mujer protección, alimento y dirección, tratándola siempre como a la parte más delicada, sensible y fina de sí mismo, y con la magnanimidad y benevolencia generosa, que el fuerte debe al débil, esencialmente cuando este débil se entrega a él y cuando por la sociedad se le ha confiado.

Que la mujer, cuyas principales dotes sexuales son la abnegación, la belleza, la compasión, la perspicacia y la ternura, debe dar y dará al marido, obediencia, agrado, asistencia, consuelo y consejo, tratándolo siempre con la veneración que se debe a la persona que nos apoya y defiende, y con la delicadeza de quien no quiere exasperar la parte brusca, irritable y dura de sí mismo, el uno y el otro se deben y tendrán respeto, deferencia, fidelidad, confianza y ternura, y ambos procurarán que lo que el uno se esperaba del otro al unirse con él, no vaya a desmentirse con la unión. Que ambos deben prudenciar y atenuar sus faltas. Que nunca se dirán injurias, porque las injurias entre los casados deshonran al que las vierte y prueban su falta de tino o de cordura en la elección: ni mucho menos se maltratarán de obra, porque es villano y cobarde abusar de la fuerza.

Que ambos deben prepararse con el estudio y con la amistosa y mutua corrección de sus defectos, a la suprema magistratura de padres de familia, para que cuando lleguen a serlo, sus hijos encuentren en ellos buen ejemplo y una conducta digna de servirles de modelo. Que la doctrina que inspire a estos tiernos y amados lazos de su afecto, hará su suerte próspera o adversa; y la felicidad o desventura de los hijos será la recompensa o el castigo, la ventura o desdicha de los padres. Que la sociedad bendice, considera y alaba a los buenos padres por el gran bien que le hacen dándole buenos y cumplidos ciudadanos y, la misma, censura y desprecia debidamente a los que por abandono, por mal entendido cariño, o por su mal ejemplo corrompen el depósito sagrado que la naturaleza les confió, concediéndoles tales hijos. Melchor

Melchor Ocampo redactó esta carta que establecía las pautas de cómo debería ser la manera correcta de formar una familia; el desempeño del hombre y de la mujer en el mismo, y cuál era la función de ellos dentro de la sociedad. Fue escrita en una época donde a la mujer se le veía como un ser indefenso que estaba bajo la tutela de su esposo.

La Epístola dejaba clara la superioridad física, moral y económica del hombre, con respecto a la sumisión, debilidad y obediencia de las mujeres; lo cual se explica por el contexto de la época, donde la obligación del hombre era la de ser proveedor, representante público y legal de su familia, así como el que toma las decisiones en el sentido más amplio de la frase. Por otro lado, a la mujer le tocaba el arreglo de los asuntos domésticos, la crianza y educación de los hijos, tanto como la atención y esmero por agradar y aconsejar al marido.Melchor

Este documento respondía a la visión que se tenía en la época sobre cómo debería ser la unión entre dos personas y se escribió bajo el contexto y el momento particular que se vivía a mediados del siglo XIX, y así hay que entenderlo y leerlo. La Epístola marcó un parteaguas pues ayudó a que la gente de la época empezara a ver al gobierno como un organismo superior a la iglesia.

Ya teniendo muy claro su contenido, lo realmente curioso salta a la vista cuando nos ponemos a pensar por qué esta epístola se siguió leyendo de manera sistemática durante todos los casamientos civiles realizados durante más de 150 años, posteriores a su escritura.

Sin duda no podemos juzgar la epístola con ojos contemporáneos, de hecho, Don Melchor fue un liberal representativo de su época, y además resultaría anacrónico criticar cómo se veía el matrimonio y el papel de los cónyuges en los albores del siglo XIX, pero habiendo dicho esto, ¿qué tenía que hacer la epístola A finales del siglo XX? Al parecer cada vez más gente comenzaba a molestarse con este asunto.Melchor

Para fortuna de todos fue hasta el periodo suscitado entre 2006 y 2007 que se aprobaron puntos de acuerdo en las Cámaras de Diputados y Senadores para ordenar la supresión de la epístola durante la celebración del matrimonio civil.

La historia de La Concordia, el café más lujoso del siglo XIX
Mare Loustaunau
Pintores, artistas, políticos y empresarios frecuentaban este café del Centro Histórico a finales de 1800.
la concordia

Al Café de la Concordia llegaban personalidades empedernidas de la cultura francesa…

 

Los cafés siempre han fungido como puntos de encuentro, incluso para aquellos que los visitan en solitario. Llegar a uno de estos acogedores espacios significa hacer tiempo para pensar, charlar o hasta crear. Así ha sido en la Ciudad de México, al menos durante el siglo XIX, esa época cuya población estaba fragmentada en nacionalistas y colonizadores.

Recordemos que la urbe se enfrentaba a la Intervención Francesa, y con Maximiliano de Habsburgo al mando, era de esperarse que los establecimientos que se desdoblaban por el Centro Histórico asemejaran la elegancia y sofisticación de los cafés europeos.

El llamado “afrancesamiento” fue inevitable en aspectos arquitectónicos, sociales y gastronómicos. Sobre este último ámbito, Salvador Novo decía: “¿Quién pediría un guisado, si podía ordenar un gigot? ¿Pollo, si volaille? ¿Queso, si formage? Los franceses poseían el secreto de bautizar con nombres crípticos y desorientadores los muy variados platillos que listaban sus restaurantes”.

la concordia

Así, este estilo de vida llegó hasta las cocinas de los restaurantes y cafés que se ubicaban en el corazón de la capital. Sin duda el más famoso, concurrido y elegante era el Café de la Concordia. Pese a que no se tiene fecha exacta de su inauguración, se sabe que ya funcionaba para 1868, ya que se tiene registro de varios empresarios, escritores, políticos y religiosos que visitaban sus espacios con motivo de tertulias, conspiraciones, celebraciones o simples reuniones.

Varios cronistas de la época describen a este café como uno digno de Europa, por los detalles ostentosos que enmarcaban los muros del lugar. El menú y el servicio también estaban a la par de locales franceses, y es que cualquiera que ingresara por las puertas del Café de la Concordia se sentía como aristócrata.

Se erigía en la esquina de Plateros y San José el Real, hoy Madero e Isabel la Católica. Era una casona de tres pisos, propiedad de un hombre de apellido Omarini, que se levantaba apabullantemente frente al Templo de La Profesa.

la concordia

Uno de los asiduos al Café de la Concordia era el poeta Manuel Gutiérrez Nájera, quien solía encontrarse con el caricaturista Jose Villasana. De hecho, hay quienes dicen que en este lugar se inspiró para escribir su poema La duquesa Job, que comienza así: “En dulce charla de sobremesa, mientras devoro fresa tras fresa, y abajo ronca tu perro Bob, te haré el retrato de la duquesa que adora a veces al duque Job”.

Para principios del siglo XX, el café dejó de funcionar. El periódico de El Universal cuenta, que “en enero de 1906, el cronista Luis G. Urbina salió de las oficinas de El Mundo Ilustrado, y al pasar frente al templo La Profesa sufrió una pena callejera: descubrió que el Café de la Concordia había cerrado sus puertas”.

En 1908 la edificación que alguna vez recibió intelectuales fue demolido, para dar pie a la Compañía de Seguros Mexicanos. Actualmente, este lugar es sede de la tienda española de ropa, Zara. Y aunque su estilo no remite nada a lo que era el café, sí hay una placa conmemorativa que da fe del café más lujoso de la Ciudad de México en el siglo XIX.

la concordia

Imágenes: La Ciudad de México en el tiempo

El cine de oro y su enorme influencia en la moda en México
MXCity
El carisma de las estrellas del cine de oro, inspiró a cientos de diseñadores mexicanos a crear un universo propio.
oro

Sombreros, vestidos de gala y trajes de sastre…

 

En 1935 comenzó una época muy importante en la historia del cine mexicano. Una época en la que las películas hechas aquí eran de las mejores del mundo. Una época en la que los actores, directores y guionistas se confabulaban para hacer historias. Una época en la que Luis Buñuel, Silvia Pinal, Gabriel Figueroa, Pedro Infante y el Indio Fernández intentaban cambiar la historia del cine.

Un tiempo en la que los vestuaristas eran verdaderos artistas textiles. Durante muchos años, estos diseñadores de antaño se dieron a la tarea no sólo de vestir a los personajes de las cintas más emblemáticas, sino que también le crearon a las estrellas cinematográficas mexicanas un estilo propio tan genuino, que de pronto muchos actores mexicanos se convirtieron en verdaderos íconos de la moda.

oro

Durante dos décadas, la industria cinematográfica nacional se llenó de divas. Actrices cuya poderosa imagen era: fuerte, hermosa y moderna. Mujeres poderosas que impusieron (gracias a su personalidad y su talento) la pauta de la belleza a mediados del siglo XX. El cabello rizado, los labios rojos y la silueta exuberante debajo de un ostentoso vestido que dejaba mucho o poco a la imaginación.

oro

El carisma de estas estrellas, inspiró a cientos de diseñadores mexicanos a crear un universo propio. Entre los artistas más célebres y buscados de esa época destacan los nombres de:  Armando Valdés Pesa, Pedro Loredo, Ramón Valdiosera y Manuel Méndez. Estos expertos desafiaron lo establecido y se atrevieron a romper las reglas en lo que a moda se refiere.  

Fue gracias a estas manos invisibles que María Félix se volvió la mujer mexicana más famosa del mundo. De hecho, durante muchos años, cada vez que la actriz se paraba en una alfombra roja, llamaba la atención de miles de personas. En todos los periódicos se alababa su elegancia y su porte.

oro

Lo emblemáticos atuendos de María le dieron un importante lugar en la moda. Ella siempre sabia como sorprender al público y aprovecharse de su impresionante belleza, tanto así que distintas marcas de alta costura como Chanel, Balenciaga, Yves Saint Laurent, Cartier y Givenchy la utilizaron como fuente de musa.

En la actualidad muchos diseñadores siguen inspirándose en el cine de oro de México, para crear sus nuevas colecciones. Como ejemplo están:  Iván Ávalos, un diseñador que el pasado Mercedes Benz Fashion Week, presentó una pasarela basada en las películas mexicanas de antaño

Por otro lado, durante su desfile de Otoño/Invierno 2017, Ávalos creó un conjunto de prendas con colores contrastantes (como el blanco y negro) basadas en una silueta de reloj de arena que sacó literalmente de una canción de Pedro Infante.

oro

El cine de oro evolucionó a la sociedad de muchas maneras, tanto cultural como emocionalmente. Hoy en día muchos artistas siguen regresando a esa época ya que en ella se presentaron los personajes más memorables, la música más inspiradora, el talento más transparente y sin duda el México más soñador.

¿Quiénes han desfilado por la calle Francisco I. Madero?
MXCity
A lo largo de las décadas, diferentes hitos históricos le han otorgado una identidad a la calle Francisco I. Madero.
calle madero

Acerca de los personajes que han recorrido la calle más emblemática del Centro Histórico.

 

En el corazón de la Ciudad de México, se desdobla una de las arterias más icónicas de toda la capital: la calle Francisco I. Madero, popularmente conocida como solo “Madero”. Se trata de una de las vías más pisadas a lo largo de los siglos, y es que es un camino que posee muchísima historia. Si pudiera hablar, contaría las más insólitas anécdotas del pueblo mexicano.

Durante la Colonia se llamaba 1ra. Calle de San Francisco, y hacía referencia al convento que se erige hasta hoy a pocos pasos de la Torre Latinoamericana. También llegó a nombrarse La Profesa y Plateros. Fue hasta el 8 de diciembre de 1914 cuando Pancho Villa se subió a una escalera para clavar una placa de mármol en la esquina con Isabel la Católica para bautizar la nueva calle de Francisco I. Madero. Cabe mencionar, que fue la primera vez que esto no sucedía por decreto de algún virrey, presidente, cámara de diputados o ayuntamiento.

A partir de ese momento, Madero se transformó en la calle más entrañable de la urbe. Miles de millones de zapatos han dejado su huella a lo largo de este camino, que alberga edificaciones que evocan los diferentes tiempos que definen el semblante de un lugar como el centro. Pero sin duda son los hitos históricos los que han fraguado su identidad. Aquí los desfiles nacionalistas más relevantes de esta fantástica calle:

 

Consumación de la Guerra de Independencia

27 de septiembre de 1821calle madero

El Ejército Trigarante llegó a la ciudad por la garita del Paseo de Bucareli, y frente a lo que hoy es el Banco de México se puso un arco triunfal para recibir a los miles de soldados de Iturbide que ingresaron al Zócalo por Madero.

 

Fin del Imperio de Maximiliano

15 de julio de 1867calle madero

Después de la guerra contra el Imperio, Benito Juárez encabezó una caminata junto con su ejército por la calle. Este fue el festival más imponente que se había visto en la ciudad.

 

Francisco Madero llega a la capital

7 de junio de 1911calle madero

Después de la primera etapa de la Revolución Mexicana, Francisco I. Madero arribó a la capital por esta calle. José Vasconcelos cuenta que medio millón de habitantes asistió a este desfile, donde el revolucionario saludaba y sonreía sin parar. Al siguiente día, el pobre hombre tenía la cara y el brazo entumecidos. 

 

La Decena Trágica

9 de febrero de 1913calle madero

Tras abandonar el Castillo de Chapultepec, Madero se dispuso a ir al Palacio Nacional. Mientras sucedía la Decena Trágica, multitudes presenciaron cuando el político ingresó por Plateros. Lamentablemente, murió días después de este suceso.

 

Ejército del Noroeste

15 de agosto de 1914calle madero

Después de derrocar a Victoriano Huerta, el sonorense Álvaro Obregón entró a la Ciudad de México y recorrió desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo. Al llegar al centro, desfiló por Plateros.

 

La División del Norte y el Ejército del Sur

6 de diciembre de 1914calle madero

Emiliano Zapata y Francisco Villa llegaron a la ciudad para rebelarse contra Obregón y Carranza. Llegaron por Plateros e Isabel la Católica. Dos días después, Villa rebautizó la calle, amenazando con fusilamiento a quien se atreviera remover la placa que vestía la nueva calle de Francisco I. Madero. 

 

Fuente: Algarabía

La Casa de la Tía Toña, un escalofriante cuento de fantasmas
MXCity
Las historias de fantasmas, como el de la Tía Toña, son parte primordial de la cultura urbana de nuestra capital…
Toña

Leyenda urbana o historia real: el mito del fantasma de una vieja mujer y su enorme mansión en Chapultepec…

 

Existe una leyenda (desmentida en repetidas ocasiones) que cuenta la historia de una vieja mujer que habitaba una enorme casa en el Bosque de Chapultepec. Se dice que su espectro aún habita la enorme y abandonada propiedad que alguna vez fue su residencia. Independientemente de su veracidad, este mito urbano cuenta una terrorífica historia, que vale la pena escuchar…

Hace muchos años, se dice, vivió una mujer adinerada llamada Antonia en una gran casona en la tercera sección del Bosque de Chapultepec. Según algunas versiones, esta anciana (también conocida como Tía Toña) era viuda y se encontraba sola en este mundo. Un día, ella decidió compartir su casa y su fortuna con niños de la calle e invitó a un gran número a vivir con ella pensando que éstos le harían compañía en medio de su terrible soledad. Esto le ganó una gran reputación entre la gente de los alrededores, que pensaba que Toña era buena y muy generosa.

toña

Poco tiempo después de su llegada, los niños y niñas comenzaron a portarse cada vez peor y a robarle cosas a la vieja mujer que, poco a poco, perdió la paciencia. Un buen día, ella los encontró buscando dinero e intentando encontrar cosas de valor en su casa para robarla. Ella, desesperada, los golpeó hasta matarlos, para luego tirar sus cuerpos sin vida en la barranca que bordea la casa.

Desesperada, la Tía Toña no pudo con la culpa y se quitó la vida en su habitación. A partir de esto, nació la leyenda de esta mujer y su terrible historia. Mucha gente decidió explorar las cercanías de lo que, se cree, fue su casa, ubicada en la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec, cerca del Panteón de Dolores.

toña

Algunas de las personas que han estado ahí juran haber visto la silueta de una mujer asomada por las ventanas de la casa abandonada, también sostienen que un espíritu malévolo suele tirar cosas por la ventanas de la mansión. Otros más, los que han entrado a la mansión, dicen que el cadáver de la vieja mujer aún se encuentra en la residencia.

Como todas las leyendas, la de la Tía Toña tiene muchas variantes y ha sido desmentida por autoridades y gente que conoce el área donde, se dice, sucedieron estos acontecimientos; incluso, se dice que ésta es una historia sin fundamentos. Sin embargo, más allá de que ésta pueda ser una invención (como muchos de los cuentos de fantasmas que conocemos), la historia de la vieja mujer y su exaltado fantasma es una parte importante de la cultura de nuestra ciudad, de nuestra relación con los paranormal, una que siempre ha sido cercana a la muerte y sus más terroríficas manifestaciones… Toña