Parques agro-urbanos: combustible que hará funcionar la arquitectura
MXCity
La iniciativa danesa busca utilizar la energía que la agricultura genera para hacer funcionar edificios.
agricultura

El objetivo es usar la energía agrícola para echar a andar edificios.

 

Al considerar el contexto actual que atravesamos, resulta pertinente concebir a la arquitectura como una expresión artística que busca trascender en materia de urbanismo. Cada vez son más las iniciativas que pretenden incluir en sus proyectos ideas urbanas, que aunado al aspecto estético, logre mejorar la calidad de vida de los habitantes.

Día con día, alrededor del mundo, emprendedores se dan a la tarea de innovar con sus proyectos. Últimamente, hemos oído hablar bastante de las granjas urbanas, y cómo éstas podrían ser desde preescolares hasta purificadoras de aire.

Destaca una idea en especial en Dinamarca. Se trata de una iniciativa que busca diseñar un espacio agrícola, para que los desechos de éste puedan después ser utilizados para generar energía que eche a andar el buen funcionamiento de los edificios.

agricultura

Se llama Agro Food Park, y se encuentra a las afueras de Aarhus, Dinamarca. Los expertos aseguran que este proyecto visionario es el futuro de los alimentos. En lugar de desecharlos, serán usados para generar energía, a través de un sistema completamente nuevo.

El objetivo es ir construyendo edificios alrededor de este espacio lleno de agricultura, y a la par, usar el estiércol, el biogás y otros desechos naturales para coadyuvar al empoderamiento de las construcciones. La meta principal, desde luego, es crear un complejo que eventualmente pueda sostenerse de pura energía renovable.

agricultura

Es importante mencionar, que la agricultura se ha convertido parte de la noción urbanista. Y cuando hablamos de arquitectura, es de suma relevancia considerar estos aspectos para crear un proyecto sostenible.

Lo mejor de esta iniciativa es que no es propia de Dinamarca, lo cierto es que podría ser replicada en cualquier parte del mundo. Pensemos en la Ciudad de México, y comencemos a concebir la construcción de granjas urbanas en sus afueras. Además de que sería una excelente opción de auto sustentabilidad agrícola, en un futuro, podría convertirse en una fuente de energía vital para la arquitectura que adorna la capital.

agricultura

Fuente: Fastcoexist.

La ruta inequívoca de los mejores nigiris en la ciudad
Mare Loustaunau
Un recorrido preciso por los restaurantes japoneses alrededor de la ciudad que ofrecen los mejores nigiris.
nigiris

Te decimos cuáles son los restaurantes citadinos con los mejores y más auténticos nigiris.

 

La cocina japonesa es quizás una de las más sencillas y al mismo tiempo sublimemente deliciosas alrededor del globo. Por fortuna, en esta ecléctica ciudad existen, literalmente, toda clase de restaurantes. Y los japoneses son de los que valen la pena destacar.

Entre los platillos más emblemáticos del arte culinario japonés están los nigiris. No deben confundirse con los sushis, ciertamente no con los rollos tropicalizados que abundan en las distintas franquicias japonesas que predominan en México. Los nigiris son bocados verdaderamente celestiales, y lo cierto es que no todos los lugares japoneses en la capital los ofrecen.

Solamente aquellos establecimientos auténticos, que pueden presumir de contar con una carta tradicional japonesa, tienen este fantástico platillo. Es muy sencillo, se elabora moldeando el arroz a mano en forma cilíndrica, de manera que no se rompa o caiga cuando uno lo toma para llevárselo a la boca. Se cubre con una porción delgada y fresca de algún tipo de pescado o marisco. Solo resta ponerle un poco de ponzu y listo. Aquí los lugares que tienen los mejores nigiris de la ciudad:

 

Zoku
zoku

Este restaurante llegó hace algunos meses a la colonia Roma para cambiar la concepción de lo que los mexicanos conocemos como cocina japonesa. El chef, Hiroshi, pretende curar en una carta puros platillos propios y dignos del país del sol naciente. Los nigiris son la mejor opción. Hay desde salmón y lobina hasta tuétano y carne wagyu.

Dirección: Durango 359, col. Roma.

Teléfono: 5211 9855.

Facebook

 

Rokai
nigiris

Uno de los más populares restaurantes cuando de barras japonesas se trata. El menú de este establecimiento es itinerante, ya que encuentra su inspiración en la pesca que arriba todos los días a su cocina. Se trata de un lugar pequeño, donde lo ideal es sentarse en la barra y ordenar distintos nigiris para probar un poco de todo. El de atún es realmente excepcional.

Dirección: Río Ebro 87, col. Cuauhtémoc.

Teléfono: 7159 5808.

Facebook

 

Nagaoka
La imagen puede contener: sushi y comida

Lo bueno de este restaurante es que se trata de un negocio familiar. De apellido Nagaoka, esta familia decidió poner un lugar donde se ofrecieran platillos japoneses, en un ambiente cómodo, relajado y sobre todo, casero. Desde 1985 se ha vuelto uno de los favoritos de la capital. Y es que pedir su tabla de nigiris especiales es lo mejor. Se trata de una combinación de nueve pescados y mariscos importados.

Dirección: Arkansas 38, col. Nápoles.

Teléfono: 5543 9530.

Página web

 

Taro
nigiris

La inauguración de este rincón culinario japonés data de 1980. Y desde entonces, el menú busca difundir la cultura tradicional de este país, a través de una gastronomía de calidad. Aquí cuidan mucho la materia prima, pues realmente es esta la que le da la esencia a la comida japonesa. Los nigiris combinados son muy deliciosos, atrévete a mezclar tus mariscos preferidos sobre estas láminas de arroz.

Dirección: Av. Universidad 1861, Copilco Universidad.

Teléfono: 5561 4083.

Página web

 

Kura
nigiris

En el corazón de la colonia Roma, encontramos Izakaya Kura, un lugarcito japonés de reciente apertura. Desde que ingresas al lugar sabes que cualquier platillo que ordenes será espectacular y de sabores auténticos, pues el personal de restaurante de saluda con gritos japoneses.  Además de las bebidas milenarias, vale la pena probar los nigiris de camarón grande, traído desde Baja California.

Dirección: Colima 378, col. Roma.

Teléfono: 5511 8665.

Facebook

Palacio de Iturbide: una joya arquitectónica del barroco novohispano
Mariana Gaxiola
Pese a los muchos personajes que residieron por años el inmueble, este palacio es conocido por el único año que Iturbide lo habitó.
palacio de iturbide

El Palacio de Iturbide data de 1779, y destaca por los relieves mitológicos que yacen en su fachada principal.

 

Sobre la calle más concurrida del corazón de la ciudad, Francisco I. Madero, se erige un hermoso edificio, un verdadero emblema del estilo que se conoce como barroco novohispano. Se trata del Palacio de Iturbide, un inmueble que hoy alberga un acervo artístico del Fomento Cultural Banamex.

Conviene hablar de los antecedentes de esta construcción, pues son los detalles históricos los que le otorgan una identidad tan especial. Cabe mencionar, que el espacio donde se ubica el palacio solía pertenecer a Gonzalo Juárez de Córdoba en el siglo XVI. Más tarde, este contador les vendió el terreno a las religiosas de Santa Brígida, quienes más tarde hicieron lo mismo con los condes de San Mateo de Valparaíso.

El conde mandó demoler la construcción que se encontraba en este lugar, para levantar un ostentoso palacio como regalo de bodas para su única hija, Mariana Berrio de la Campa y Cos, y su esposo Pedro de Moncada y Branciforte.

palacio de iturbide

Imagen: Daniel Alcalá. 

Sin duda fue una de las obras arquitectónicas más impresionantes del siglo XVIII, pues corrió a cargo del talentoso y visionario arquitecto Francisco Guerrero y Torres. El artista llevó a cabo su trabajo desde 1779 hasta 1785, ya que el edificio estaba plagado de lujo y sofisticación. Por esto se dice que el palacio es una auténtica obra maestra de barroco novohispano.

A decir verdad, el inmueble es más bien una interpretación mexicana del barroco español, pues existe una armoniosa y fantástica yuxtaposición entre elementos decorativos de carácter indígena y unos cuantos más que aluden a diversas figuras mitológicas.

Desde luego la fachada es lo que más destaca de la casona: cuenta con lindos balcones y escudos nobiliarios. La edificación está constituida por tres pisos, el primero es el más alto y plausible. Es importante mencionar que el patio principal aún conserva varios ornamentos, como las gárgolas, los detalles de la escalera y una cúpula.

palacio de iturbide

Después de que la hija del conde habitara el lugar, el predio fue heredado por Juan Nepomuceno Moncada y Berrio, tercer marqués de Jaral. Pero para 1821, la casa fungió como la primera residencia del primer emperador del México Independiente, Agustín de Iturbide. Y desde que se asomó por el balcón para ser proclamado, y pese a que solamente estuvo en esa casa un año, el pueblo mexicano reconoce este palacio como el de Iturbide.

En 1822, el lugar se convirtió en la sede del Colegio de Minería, después funcionó como la administración de la Lotería de la Academia de San Carlos, luego fue un cuartel de estadounidenses y para mitad del siglo XIX adoptó el rol turístico, transformándose en un lujoso hotel.

Ya en el siglo XX, en 1964, el predio fue adquirido por el Banco Nacional de México. Se llevó a cabo una importante restauración, para en 1972 convertirse en la sede del Fomento Cultural Banamex, un recinto comprometido a difundir arte popular mexicano, desde la época virreinal hasta nuestros días. Geniales obras de Rivera, Orozco y Kahlo yacen dentro de los rincones de este edificio, una joya arquitectónica que funge como recordatorio del barroco mexicano.

palacio de iturbide

Torre Manacar: transformación inmobiliaria al sur de la ciudad
Habitual Taller de Arquitectura
Diseñada por el renombrado arquitecto mexicano Teodoro González de León, Torre Manacar logra generar una imagen de arquitectura contemporánea.
torre manacar

Donde solía erigirse el afamado Cine Manacar, se levantará una pirámide cubierta de cristal.

 

En las principales avenidas de la Ciudad de México, el espacio destinado a oficinas siempre ha sido protagónico. Sin embargo vale la pena recalcar el crecimiento en metros cuadrados que se ha generado en Avenida Insurgentes Sur recientemente.   

A partir de ciertas condiciones urbanas como lo es su fácil accesibilidad, esta calle cuenta con un potencial de 261 mil metros cuadrados de construcción, siendo superada solamente por la zona de Polanco con 294 mil. A partir de este potencial, la avenida ha promovido la construcción de diferentes edificios de oficinas y/o de usos mixtos. Gracias a este tipo de incentivos es como nace la idea de crear una nueva torre en una de las esquinas de Insurgentes Sur y Río Mixcoac. Torre Manacar es el proyecto que se está llevando a cabo en donde antiguamente se encontraba el edificio del “Cine Manacar”, uno de los cines más importantes de las últimas décadas.

Inaugurada en 1965, la antigua Torre Manacar contaba con usos de oficinas, restaurante y cine. Fue a partir del cine con lo que el inmueble alcanzó un alto nivel de fama logrando ser uno de los cines más importantes del sur de la ciudad. El antiguo complejo diseñado por los arquitectos Enrique Carral, Víctor Ballardo y Héctor Meza, contaba con un estilo moderno y funcionalista, implementando materiales como el concreto y el cristal.  

torre manacar

En el terremoto de 1985 la estructura del edificio sufrió varios estragos, generando el deterioro del mismo con el paso de los años. En 1995 fue cuando CINEMEX adoptó las instalaciones del cine, siendo uno de los primeros complejos de esta empresa. En 2010 se iniciaron los trabajos de remodelación del inmueble, sin embargo en febrero del 2013 se tomó la decisión de demolerlo.

A finales del mismo año fue cuando la desarrolladora Pulso Inmobiliario inició con los trabajos de construcción para la nueva Torre Manacar. Diseñada por el renombrado arquitecto mexicano Teodoro González de León (Ciudad de México, México, Mayo 29 de 1916 – Ciudad de México, México, Septiembre 16 de 2016), Torre Manacar logra generar una imagen de arquitectura contemporánea. A partir de un umbral formado por dos prismas inclinados es como la torre adquiere una expresión formal clara. En conjunto, se puede apreciar una pirámide truncada de 29 niveles cubierta de cristal la cual se asemeja a la Torre Virreyes, ubicada en la zona de Lomas de Chapultepec, también proyecto del arquitecto Teodoro González de León.

El proyecto para Torre Manacar incluye un programa arquitectónico mixto, el cual consta de 12 niveles de estacionamiento subterráneo, 5 niveles de centro comercial, 1 nivel de entretenimiento (cine), 1 nivel para gimnasio y 22 niveles de oficinas.  La torre alcanzará una altura máxima de 140m y tendrá 173,706m2 de construcción de los cuales 85,730m2 serán útiles (rentables). Una de las premisas de diseño fue la sustentabilidad, así como la eficiencia energética, siguiendo todos los lineamientos para obtener una certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design). El diseño estructural estuvo a cargo de la renombrada oficina internacional Arup. La estructura genera una planta libre, que está sostenida a partir de un núcleo central y de un sistema de marcos estructurales en el perímetro del edificio.

torre manacar

El lobby principal de Torre Manacar tendrá una altura libre de 30m, que disminuirá sobre un plano inclinado. A este mismo espacio se le integrará una plaza pública que contará con un espejo de agua que refleje los elementos verticales que sostendrán la fachada, generando un gesto muy parecido al que se aprecia en el MUAC (Museo Universitario de Arte Contemporáneo) en Ciudad Universitaria, también proyectado por Teodoro González de León. A partir de una idea del arquitecto, se instalará un mural que previamente se encontraba en la antigua Torre Manacar, el cual es una magna obra del muralismo mexicano realizada por el artista Carlos Mérida (Quetzaltenango, Guatemala, 2 de Diciembre de 1891 – Ciudad de México, México, 21 de Diciembre de 1984).

torre manacar

La terminación de obra para Torre Manacar se tiene pensada para mediados del 2017. Este proyecto sin duda tendrá un impacto en el sur de la ciudad potencializando la zona en conjunto con el proyecto para la nueva Glorieta de Insurgentes la cual también se encontrará en la intersección de esta avenida con Río Mixcoac. Torre Manacar es un claro ejemplo de la tendencia en el presente y hacia el futuro del desarrollo inmobiliario en la Ciudad de México. El arquitecto Teodoro González de León falleció el 16 de septiembre del 2016 en la Ciudad de México, siendo Torre Manacar su último proyecto de arquitectura.

torre manacar

Imágenes: Pulso Inmobiliario

10 de las efigies más exóticas de la CDMX
Redacción
Las obras de escultores y arquitectos que plasmaron sus sueños, temores y fantasías, creando conceptos sólidos, extraños y extravagantes pero no menos universales, se pueden contemplar en cualquier punto de la CDMX.
esculturas exóticas cdmx

Edificaciones, también, que poseen valor histórico, arqueológico y artístico.

Desde su aparición, el hombre ha construido, imaginado y erigido obras para recordar. El monumento mismo –por su vocablo en latín monumentum, o “recuerdo”– es un ejemplo claro y ciertamente de los más hermosos y representativos de cada sociedad. 

Hoy en día, prácticamente cualquier obra escultórica encontrada en la vía pública puede tener el carácter de monumento, o significar actos históricos de importancia para ciertos núcleos. Edificaciones, también, que poseen valor histórico, arqueológico y artístico. Se destacan las arquitectónicas que están enclavadas en un núcleo urbano o aisladas en un medio rural, convirtiéndose en símbolos del lugar; y las estatuas, como obras escultóricas son elementos constantes en muchas culturas y sociedades, evocando principalmente dioses, personajes y conceptos. La Ciudad de México se ha caracterizado precisamente al ser una metrópoli que ubica cientos de estas obras escultóricas, hasta en sus más pequeños detalles.

Por ejemplo: grandes obras esculpidas en piedra, y erigidas hace miles de años, como es el caso de las pirámides, o inclusive de ciertas piedras talladas de forma bellísima, como la que honraba a Coatlicue, diosa de la Luna. Posterior, las iglesias cristianas con motivos barrocos hermosos; la arquitectura afrancesada que invadió la ciudad alguna tiempo ha dejado hermosas c casonas que hoy podrían considerarse monumento a la época, y cómo olvidar todas estas estatuas y columnas levantadas por toda la ciudad con motivos patriotas. Las esculturas y monumentos son testigos inertes del paso de la historia, dotando de identidad el paisaje y el espacio que ocupan. 

Con el correr del tiempo, esta expresión se ha abierto hacia modelos con ideas cada vez más abstractas. En la CDMX se pueden ubicar muchas, pero quizá las más notables son aquellas precisamente exóticas, surreales, y con un notable sincretismo que a todas luces nos invitan a reflexionar sobre ellas. 

Las obras de escultores y arquitectos que plasmaron sus sueños, temores y fantasías creando conceptos sólidos, extraños, exóticos y hasta cierto punto metafóricos, pero no menos universales, se pueden contemplar en cualquier punto de la CDMX, aquí te mostramos algunas de ellas:

 

El Nahual del Mono

Foto: Picssr

Foto: Picssr

Obra de la artista Leonora Carrington de nacionalidad inglesa, nacionalizada mexicana, fallecida en el 2011. Con influencia surrealista maneja perspectivas humanas con elementos fantásticos, extraña y mitológica escultura la podemos admirar en paseo de la reforma; de cuerpo humanoide sentado con un insecto gigante alado postrado en las manos, una  atípica figura de gran belleza.

 

Ocho Conejo o “el chapulín”

Del autor Federico Silva. Esta pieza ejemplifica el trabajo por el que este mexicano se hizo famoso. Y es que Silva se integró al mundo de la escultura utilizando en sus obras principios cinéticos, por lo que la mayoría de sus obras son geométricas y a su vez abstractas. El Ocho Conejo, o como también le llaman: El Chapulín, fuer erigido con piedra volcánica en los años 80’s, como parte del sendero escultórico de la UNAM.

 

Sacrificios humanos, las representaciones de las deidades 

El Instituto Mexicano del Seguro Social acoge fascinantes piezas escultóricas, en piedra y bronce, cautivadores murales multicolor y grandes vitrales, todas ellas únicas en el mundo. En el Centro Medico Nacional Siglo XXI, encontramos tallada en piedra esta bello monumento.

 

Capilla del pocito

capilla del pocito

Ubicado en la falda oriente del popular cerro del Tepeyac, dentro del complejo de la basílica de Guadalupe, fue construido en los años de 1977 a 1791. Diseñado por el arquitecto Francisco Guerrero y Torres. Edificado sobre un pozo de agua, de estilo barroco, cuenta la leyenda que sus aguas eran milagrosas.

 

Cocodrilo

cocodrilo carrington

Ubicada sobre Avenida Paseo de la Reforma, frente a conocido centro comercial, esta pieza surrealista evoca formas obscuras del reptil en forma de barca. Sobre él seis esculturas de reptiles con forma humana observan majestuosamente el bullicio citadinos. La obra es de Leonora Carrington.

 

La Muerte Presente 

Escultura realizada también por el multifacético escultor Federico Silva, en el año de 1988. Se trata de una pieza abstracta, construida a base de concreto armado. La escultura puedes encontrara en el MUAC.

 

Banca Escultura “Ya no hay lugar”

ya no hay lugsar carrington

La podemos encontrar a espaldas de la catedral, en la calle de Guatemala, es una banca con dorsos esculpidos de personajes fantasmales con capuchas, obra también de Carrington.

 

El Animal del Pedregal

Por encargo del arquitecto Luis barragán, el famoso Animal del Pedregal, del escultor Mathias Goeritz,  es una de las primeras obras del autor, y la encuentras en la entrada del fraccionamiento Jardines del Pedregal. Es una figura amorfa de un animal rastrero, el cual no tiene distinción de especie.

 

Museo del Anahuacalli (Casa de la Energía)

Museo Anahuacalli

Monumento artístico situado en el pueblo de San Pablo Tepetlapa en Coyoacán. Es museo poco común, construido con en estilo neo-indigenista. Aparte de contar con salas de exhibición de las culturas azteca y teotihuacana, el hermoso museo de Diego Rivera ofrece su sala aún más enigmática, “la casa de la energía”, construida con piedra volcánica de la misma zona y en forma de teocali.

 

Xochipilli

Foto: wikimexico.com

Ídolo prehispánico esculpido en piedra basáltica de autor desconocido. Fue encontrado en las faldas del volcán Popocatépetl, representa al dios de la música y a la deidad en estado de éxtasis, vestido con un pectoral sobre un brasero con plantas psicotrópicas que eran consideradas sagradas. Se le puede admirar en el Museo Nacional de Antropología e Historia.

 

También en MXCity: 7 monumento extraños y desconocidos en la CDMX