Sobre la historia y evolución de Balderas
Mare Loustaunau
El trazo de Balderas se le atribuye a un presbítero, que en el siglo XIX optó por crear un nuevo camino por el centro de la ciudad.
balderas

Durante el siglo XIX, Balderas constituía una de las mejores arterias citadinas.

 

Los años que siguieron a la Guerra de Reforma fueron testigos de un cambio relevante en la infraestructura de la capital. Del siglo XIX, Balderas fue una de las más recientes e importantes. Su trazo se le atribuye a un presbítero llamado Andrés Davis, quien heredó de su familia el convento de San Diego.

El sacerdote decidió segmentar la parte trasera de la edificación, para posteriormente dar cabida a una nueva calle. El trazo pronto se convirtió en un auténtico camino, una avenida que vio la llegada de residencias y comercios.

Para aquella época, el topónimo de la calle era Rinconada de San Diego. Y justo cuando el siglo XX iba a entrar, el Ayuntamiento optó por alargar el recorrido hasta lo que hoy conocemos como la Ciudadela.

balderas

Durante los primeros años del nuevo milenio, Balderas comenzó a llenarse con parroquias, instituciones, centros culturales, mercados, bodegas y otros edificios.

En 1913, los que apoyaban a Félix Díaz tomaron la Ciudadela, y por varios días estuvieron lanzando cargas de artillería con destino al Palacio Nacional, como protesta en contra de Francisco I. Madero. Así, Balderas quedó en medio de una batalla de fuego. La calle que alguna vez había sido admirada por muchos, había quedado en ruinas.

Por fortuna, la construcción de nuevos edificios le volvió a otorgar un valor entrañable a Balderas. En 1926, Plutarco Elías Calles inauguró la Comisión Nacional de Irrigación. Dos décadas más tarde, abrió el afamado restaurante Tampico, creador del famosísimo filete a la tampiqueña. Para mitad del siglo XX, el Real Cinema abrió sus puertas, lo cual hizo de Balderas una calle concurrida entre los capitalinos.

balderas

De igual manera, la calle fue testigo del incipiente turismo. Varios hoteles se empezaron a erigir sobre sus costados. Balderas, sin duda, se había posicionado como una de las arterias más importantes y conocidas de la urbe. Bares, librerías, cafés, tiendas de moda, tabaquerías y oficinas abundaban por la calle.

Lamentablemente, con el terremoto del ´85, la avenida volvió a decaer. No obstante, poco a poco ha logrado levantarse. Sin duda, la llegada del Metrobús fue un hito para Balderas, pues se trató de un avance y una aportación necesaria en aquel largo camino.

En cuanto al nombre, es un homenaje a Lucas Balderas, un general que murió en la Batalla del Molino del Rey, durante la Intervención estadounidense. Hoy remembramos con añoranza esta calle con la imagen de un cañón. Aunque no data de hace muchos siglos, Balderas es una de las calles con más historia de toda la Ciudad de México.

balderas

Con información de: Hector de Mauleón, La ciudad que nos inventa.

Imágenes: La Ciudad de México en el tiempo. 

Aztech Sat, el primer nanosatélite mexicano que se lanzará al espacio
Viviana Cohen
60 estudiantes mexicanos trabajan arduamente con la Nasa para que este nanosatélite conquiste el espacio en el 2019.
Nanosatelite

Un cacho de nuestro país estará deambulando por el universo…

 

Si se piensa en la maquinaria que se usa para viajar al espacio es normal imaginar cosas grandes. Cohetes enormes que pesan toneladas y que son capaces de cruzar la atmósfera y llegar más allá de los límites de la tierra. Sin embargo, actualmente los científicos quieren conquistar lo pequeño.

Nanosatelite

De un tiempo para acá, la llamada nanotecnología se ha convertido en una solución estupenda para conocer los inadvertidos rincones del universo. Hasta ahora, los dispositivos chicos han sido de gran ayuda para entender, por ejemplo, cómo funcionan las estrellas supernovas.

Cabe destacar que si bien se trata de instrumentos pequeños, construir estos aparatos minúsculos ha demostrado ser un verdadero reto. Dicho lo anterior, es una magnífica noticia anunciar que México ya tiene su primer nanosatélite y es tan chico que cualquiera lo puede sostener entre sus manos.Nanosatelite

Se llama Aztech Sat como alusión clara a la cultura azteca.  Fue creado hace un tiempo en la Universidad Autónoma del Estado de Puebla por ocho equipos de trabajo integrados por:  60 estudiantes, un par de ellos de bachillerato y por un grupo nutrido de especialistas que han auxiliado pedagógicamente a los jóvenes científicos en su aventura.

El Aztech Sat es un cubo que mide 10X10 cuyo objetivo principal consiste en mandar información a la constelación Globstar (conformada por 24 satélites) para mejorar el tránsito de datos hacia la Tierra. Se tiene contemplado que esta pequeña navecita mexica logre darle una vuelta completa al planeta azul en tan sólo 90 minutos, y que dure al menos seis meses girando en la órbita.Nanosatelite

Aunque el proyecto lleva varios años desarrollándose, hace poco, gracias a la gestión del astronauta mexicano José Hernández, el nanosatélite mexicano llamó la atención de la Nasa que gustosamente se subió al barco y proporcionó asesorías, sino que conminó a los participantes a apurarse con el proceso de construcción para que en el 2019 el Aztech Sat despegue de la Estación Espacial Internacional.Nanosatelite

Noticias agradables como esta nos permiten percatarnos de todo el talento que hay en México. Un país con paisajes, gastronomía y gente brillante que a veces sólo necesita oportunidades para destacar en el mundo.  

Una caminata por la antigua y fascinante calle Artículo 123
Viviana Cohen
Un recorrido por una arteria en la que todavía se escuchan los ecos de otro tiempo.
articulo

El arte de conocer el Centro Histórico y saber sus secretos…

 

La calle Artículo 123, adquirió ese topónimo en honor a esa parte de la constitución que consagra los derechos de los trabajadores. Antes se llamaba Providencia y en su momento de gloria era parte del Paseo Bucareli, uno de las más hermosos de la Ciudad de México.Articulo

Desafortunadamente, como muchas cosas de la capital mexicana con los años fue quedando en el olvido. En 1985 esta arteria fue una de la más afectadas por el terremoto. Los pisos se partieron, los edificios se cayeron y una calle tan importante para la vida de la ciudad de pronto se volvió peligrosa.

A pesar de la destrucción que generó el temblor, actualmente si uno la camina notará que Artículo 123 está llena de inmuebles de otro tiempo. Un ejemplo de lo anterior se encuentra en el número 134, ahí hay un edificio abandonado que conserva una arquitectura neogótica de finales del siglo XVIII y que fue construido por la comunidad británica para que sirviera de templo protestante. Esa fue la primera iglesia de otro culto distinto al católico que hubo en esta metrópoli.Articulo

Unos pasos más adelante, se puede apreciar la parte trasera de muchos de los grandes periódicos que hay en la capital mexicana. Esto se debe entre otras cosas al auge que tuvo la primera exclusiva del Universal, que en 1917 tuvo la osadía de difundir los artículos de La Constitución recién salidos del horno.

Causó tanto recuelo esta publicación que en cada esquina del Centro Histórico fijaron el suplemento en las paredes para que la gente se enterara de las leyes que iban a regir la vida nacional. Desde ese entonces Artículo 123 se llenó de papeleros, de negocios de imprenta, casas de periodistas y una serie de cantinas donde los especialistas en la información desahogaban sus penas.articulo

Pero además de ser el patio trasero del Excélsior o del Novedades, este lugar es la casa del Palacio Chino. Un edificio rojo precioso que, aunque ahora es un cine, en los años 30 fue La Arena Nacional, un espacio en el que se celebraban peleas de box y combates de lucha libre. De hecho, fue en ese inmueble donde se inauguró la moda de las máscaras que continúa hasta hoy.

Para finalizar el recorrido, vale la pena detenerse en la YWCA (Asociación Cristiana de Mujeres Jóvenes), un club social que surgió en el porfiriato como una necesidad de traer a México un espacio para practicar deportes en una época en la que actividad física era poco difundida y las personas no tenían lugares para hacer ejercicio. Este centro fue inaugurado por el mismo Porfirio Díaz un día de 1909. Todavía hay en el una placa conmemorativa en la fachada.articulo

Artículo 123 es una de esas calles viejas y silenciosas que vale la pena recorrer a pie. Un lugar por el que siempre pasamos y que por la cotidianidad de pronto se vuelve menos interesante de lo que realmente es.

Arcade Fire confirma su regreso a México
MXCity
Los conciertos de Arcade Fire en México serán parte de su gira Infinite Content Tour.
arcade

¡La banda canadiense Arcade Fire vuelve a la Ciudad de México este año!

 

La banda originaria de Montreal, Canadá, Arcade Fire anunció recientemente su regreso a escenarios mexicanos a finales del 2017: se presentará el próximo 29 de noviembre en el Auditorio Nacional y el 2 de diciembre en la Arena VFG, en la ciudad de Guadalajara.

La última vez que Arcade Fire vino a México fue en el 2014 al Festival Vive Latino, y ahora regresa a presentar su álbum Everything Now, motivo de su gira titulada Infinite Content Tour, que promete nuevos hits que, junto a sus ya clásicos temas, nos harán bailar sin fin.

Liderada por Win Butler, esta banda ha estado presente en la escena del rock indie desde el 2001, saltando al estrellato en 2004 con su exitoso álbum Funeral. Desde entonces han grabado cuatro álbumes más Neon Bible (2007), The Suburbs (2010), Reflektor (2013) y el más reciente, Everything Now.

Este concierto es una excelente noticia para todos los fans de Arcade Fire y del rock indie en general. La preventa de boletos se realizará los días 28 y 29 de agosto para los usuarios de tarjetas Citi Banamex, y las estradas estarán en venta general a partir del 30 de agosto a través de Ticketmaster.arced

 

Arcade Fire

Lugar: Auditorio Nacional. Paseo de la Reforma # 50, colonia Bosque de Chapultepec Primera Sección Miguel Hidalgo.

Fecha: 29 de noviembre de 2017, a las 19:40 horas.

El día que un iztacalquense le salvó la vida a Benito Juárez
Mare Loustaunau
El carbonero Blas Caporal, oriundo de Iztacalco, surcó el Canal de la Viga con Benito Juárez escondido en su trajinera.
iztacalco

Cuando Félix Zuloaga mandó aprehender a Juárez, un hombre lo escondió en su trajinera para salvarlo.

 

Hacia 1857, en un poblado llamado Santa Anita Zacatlalmanco Huéhuetl, perteneciente al entonces pueblo de Iztacalco, vivía un señor de nombre Blas Caporal. Este hombre era conocido por todos los vecinos que habitaban el paraje, pues además de cultivar sus chinampas, se dedicaba a vender carbón en su trajinera por toda la Ciudad de México.

Durante esta época, México atravesaba la lucha entre liberales y conservadores. En buena parte, este confortamiento fue suscitado por el afamado Plan de Tacubaya, un pronunciamiento de los conservadores que le daba al entonces presidente, Ignacio Comonfort, soberanía absoluta. Este alzamiento, representado por el general Félix María Zuloaga, pretendía abolir la Constitución de 1857.

Sin embargo, tras el autogolpe de estado de Ignacio Comonfort a principios de 1858, Benito Juárez se convirtió en Presidente de la República por primera vez, pues al ser Presidente de la Suprema Corte de Justicia, por Ministerio de Ley, debía quedarse a cargo del país, ya que era el Vicepresidente de México.

iztacalco

Pero Félix María Zuloaga fue declarado también presidente por los conservadores. Por este motivo, Juárez llevó lo que se conoce como un gobierno itinerante, al ser perseguido por el ejército federal que apoyaba a Zuloaga.

Los esbirros del conservador buscaban por toda la ciudad a Juárez, pues contaban con órdenes de aprehenderlo. La madrugada del 22 de enero de 1858, Don Benito Juárez estaba escondido en un comercio del Callejón de la Pulquería (hoy calle de la Soledad) junto con Francisco Zarco, José María de la Fragua y José M.C. de Velasco. El lugar era propiedad de un hombre llamado Tranquilino Vázquez, quien le advirtió a Juárez que los conservadores ya se encontraban cerca. No obstante, había una posibilidad de escapar, pues pronto llegaría Blas Caporal a surtirle carbón.

En cuanto el iztacalquense arribó a la tienda le informaron de la situación, y sigiloso descargó los costales de carbón. Mientras esto sucedía, Juárez y sus acompañantes ingresaron a la trajinera del señor Blas y se acostaron. Caporal los cubrió rápidamente con los costales vacíos y surcó las aguas.

iztacalco

Más adelante, le ordenaron a Blas que parara su trajinera. Y es que había órdenes en los canales de revisar todo paso, porque se sabía que Juárez estaba escondido por la zona. Por suerte, los responsables de este cometido reconocieron de inmediato a Blas, el carbonero, y lo dejaron pasar sin problemas.

Como éste conocía a la perfección los canales de la ciudad, supo cuáles transitar y cuáles evitar, para que nadie descubriera su peculiar carga. Navegó por los caminos menos transcurridos, hasta llegar al Canal de la Viga. De ahí llevó su canoa al pueblo de Culhuacán, donde el fray Juan Osorno esperaba a Juárez y a los demás hombres para esconderlos en su convento.

Fue así como el carbonero, que todos conocían y en quien todos confiaban, y que posteriormente se convirtió en presidente municipal de Iztacalco, logró salvarle la vida a Benito Juárez, el Benemérito de las Américas que todo mexicano recuerda con orgullo al escuchar la frase “Entre los individuos, como en las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

iztacalco

Fuente: Francisco Cázares Alvarado.