Vida Capital
Algunas inquietantes leyendas del Callejón del Diablo
Viviana Cohen
Hay quienes aseguran que por las noches se aparece ahí una criatura horrible.
diablo

En el corazón de Mixcoac hay una calle angosta que da escalofríos…

Todos sabemos que la Ciudad de México es una de las más grandes del mundo. Basta con conocer algunas de todas las largas avenidas que cruzan para entender su amplitud. Basta con contemplar las montañas que nos rodean y ver la gran cantidad de casitas desperdigadas que están en todos lados.

Sin embargo, a pesar de toda esta grandeza, la capital mexicana conserva algunas pequeñas y emblemáticas calles. Arterias que se han quedado intactas en la inmensidad y que todavía guardan en su interior, no sólo la arquitectura de otros tiempos, también un conjunto de leyendas e historias escabrosas.diablo

Este es el caso del famoso Callejón del Diablo, una callecita muy angosta que se ubica en el corazón de la importante Colonia Mixcoac, cuya rara estética, llena de paredes inmensas pintadas de naranja, podría ser el escenario perfecto para filmar una de esas películas de miedo que a veces se hacen en la Ciudad de México.

Y es que este lugar ha sido siempre terrorífico. Según lo indican algunas crónicas viejas, el desconcertante nombre de la calle proviene de las habladurías de la gente del barrio que en otra época aseguraban haber visto en este estrecho callejón al mismísimo Lucifer deambular por sus rincones, sin embargo, esta es sólo una versión de las tantas que hay.diablo

Lo que sí es cierto es que debido a su forma irregular, y a que en el pasado el Callejón del Diablo estaba retacado de árboles frondosos que generaban sombras dudosas, en otros siglos este rincón de la capital mexicana debió de ser horrible, sobre todo de noche, tanto que se rumora que pocas personas se atrevían a cruzarlo después de que se iba el sol.

Entre los valientes que lo llegaron a atravesar había un borracho que una noche, distraído por su estado, decidió tomar al Callejón del Diablo como atajo. Después de dar los primeros pasos adentro, el ebrio vio a unos metros a un personaje recargado en un helecho, y aunque en un principio la figura parecía una persona normal, un misterioso destello de luz que cayó sobre la arteria y de pronto develó el terrorífico semblante de la criatura. Al contemplar la imagen  el ebrio intentó correr, pero sus pies se quedaron pegados al piso hasta que la terrorífica visión se desvaneció.diablo

Cuenta la leyenda que tras su atormentada experiencia, el borracho contó la historia a quien pudo y un día su anécdota llegó a los oídos de dos pescadores incrédulos que inmediatamente fueron al lugar con antorchas para demostrarle al hombre que los fantasmas no existían. Sin embargo, tal como se los había enunciado el borracho, a la media noche surgió de entre la luz del fuego, una figura horrorosa, que según los lancheros tenía con cuernos y cola y se reía maléficamente. 

Además de estos misteriosos encuentros paranormales, un día del siglo XX apareció en el callejón el cuerpo de un usurero llamado Julio. Este hombre había pasado su vida persiguiendo personas para cobrarles deudas y de acuerdo a los rumores de los vecinos de Mixcoac su muerte se debió a un altercado que tuvo con el mismo diablo que lo estaba castigando por su horrible comportamiento.

Creamos o no en fantasmas, estas leyendas nos permiten entender que en esta extraña y hermosa ciudad del mundo, cada barrio,  cada calle, cada casa tiene una historia asombrosa que contarnos. Sólo tenemos que caminar más seguido y por qué no escuchar lo que nos cuentan los espacios y  el tiempo.diablo

¿Quiénes han desfilado por la calle Francisco I. Madero?
MXCity
A lo largo de las décadas, diferentes hitos históricos le han otorgado una identidad a la calle Francisco I. Madero.
calle madero

Acerca de los personajes que han recorrido la calle más emblemática del Centro Histórico.

 

En el corazón de la Ciudad de México, se desdobla una de las arterias más icónicas de toda la capital: la calle Francisco I. Madero, popularmente conocida como solo “Madero”. Se trata de una de las vías más pisadas a lo largo de los siglos, y es que es un camino que posee muchísima historia. Si pudiera hablar, contaría las más insólitas anécdotas del pueblo mexicano.

Durante la Colonia se llamaba 1ra. Calle de San Francisco, y hacía referencia al convento que se erige hasta hoy a pocos pasos de la Torre Latinoamericana. También llegó a nombrarse La Profesa y Plateros. Fue hasta el 8 de diciembre de 1914 cuando Pancho Villa se subió a una escalera para clavar una placa de mármol en la esquina con Isabel la Católica para bautizar la nueva calle de Francisco I. Madero. Cabe mencionar, que fue la primera vez que esto no sucedía por decreto de algún virrey, presidente, cámara de diputados o ayuntamiento.

A partir de ese momento, Madero se transformó en la calle más entrañable de la urbe. Miles de millones de zapatos han dejado su huella a lo largo de este camino, que alberga edificaciones que evocan los diferentes tiempos que definen el semblante de un lugar como el centro. Pero sin duda son los hitos históricos los que han fraguado su identidad. Aquí los desfiles nacionalistas más relevantes de esta fantástica calle:

 

Consumación de la Guerra de Independencia

27 de septiembre de 1821calle madero

El Ejército Trigarante llegó a la ciudad por la garita del Paseo de Bucareli, y frente a lo que hoy es el Banco de México se puso un arco triunfal para recibir a los miles de soldados de Iturbide que ingresaron al Zócalo por Madero.

 

Fin del Imperio de Maximiliano

15 de julio de 1867calle madero

Después de la guerra contra el Imperio, Benito Juárez encabezó una caminata junto con su ejército por la calle. Este fue el festival más imponente que se había visto en la ciudad.

 

Francisco Madero llega a la capital

7 de junio de 1911calle madero

Después de la primera etapa de la Revolución Mexicana, Francisco I. Madero arribó a la capital por esta calle. José Vasconcelos cuenta que medio millón de habitantes asistió a este desfile, donde el revolucionario saludaba y sonreía sin parar. Al siguiente día, el pobre hombre tenía la cara y el brazo entumecidos. 

 

La Decena Trágica

9 de febrero de 1913calle madero

Tras abandonar el Castillo de Chapultepec, Madero se dispuso a ir al Palacio Nacional. Mientras sucedía la Decena Trágica, multitudes presenciaron cuando el político ingresó por Plateros. Lamentablemente, murió días después de este suceso.

 

Ejército del Noroeste

15 de agosto de 1914calle madero

Después de derrocar a Victoriano Huerta, el sonorense Álvaro Obregón entró a la Ciudad de México y recorrió desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo. Al llegar al centro, desfiló por Plateros.

 

La División del Norte y el Ejército del Sur

6 de diciembre de 1914calle madero

Emiliano Zapata y Francisco Villa llegaron a la ciudad para rebelarse contra Obregón y Carranza. Llegaron por Plateros e Isabel la Católica. Dos días después, Villa rebautizó la calle, amenazando con fusilamiento a quien se atreviera remover la placa que vestía la nueva calle de Francisco I. Madero. 

 

Fuente: Algarabía

La Casa de la Tía Toña, un escalofriante cuento de fantasmas
MXCity
Las historias de fantasmas, como el de la Tía Toña, son parte primordial de la cultura urbana de nuestra capital…
Toña

Leyenda urbana o historia real: el mito del fantasma de una vieja mujer y su enorme mansión en Chapultepec…

 

Existe una leyenda (desmentida en repetidas ocasiones) que cuenta la historia de una vieja mujer que habitaba una enorme casa en el Bosque de Chapultepec. Se dice que su espectro aún habita la enorme y abandonada propiedad que alguna vez fue su residencia. Independientemente de su veracidad, este mito urbano cuenta una terrorífica historia, que vale la pena escuchar…

Hace muchos años, se dice, vivió una mujer adinerada llamada Antonia en una gran casona en la tercera sección del Bosque de Chapultepec. Según algunas versiones, esta anciana (también conocida como Tía Toña) era viuda y se encontraba sola en este mundo. Un día, ella decidió compartir su casa y su fortuna con niños de la calle e invitó a un gran número a vivir con ella pensando que éstos le harían compañía en medio de su terrible soledad. Esto le ganó una gran reputación entre la gente de los alrededores, que pensaba que Toña era buena y muy generosa.

toña

Poco tiempo después de su llegada, los niños y niñas comenzaron a portarse cada vez peor y a robarle cosas a la vieja mujer que, poco a poco, perdió la paciencia. Un buen día, ella los encontró buscando dinero e intentando encontrar cosas de valor en su casa para robarla. Ella, desesperada, los golpeó hasta matarlos, para luego tirar sus cuerpos sin vida en la barranca que bordea la casa.

Desesperada, la Tía Toña no pudo con la culpa y se quitó la vida en su habitación. A partir de esto, nació la leyenda de esta mujer y su terrible historia. Mucha gente decidió explorar las cercanías de lo que, se cree, fue su casa, ubicada en la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec, cerca del Panteón de Dolores.

toña

Algunas de las personas que han estado ahí juran haber visto la silueta de una mujer asomada por las ventanas de la casa abandonada, también sostienen que un espíritu malévolo suele tirar cosas por la ventanas de la mansión. Otros más, los que han entrado a la mansión, dicen que el cadáver de la vieja mujer aún se encuentra en la residencia.

Como todas las leyendas, la de la Tía Toña tiene muchas variantes y ha sido desmentida por autoridades y gente que conoce el área donde, se dice, sucedieron estos acontecimientos; incluso, se dice que ésta es una historia sin fundamentos. Sin embargo, más allá de que ésta pueda ser una invención (como muchos de los cuentos de fantasmas que conocemos), la historia de la vieja mujer y su exaltado fantasma es una parte importante de la cultura de nuestra ciudad, de nuestra relación con los paranormal, una que siempre ha sido cercana a la muerte y sus más terroríficas manifestaciones… Toña

Los sitios que todo arquitecto debe visitar en la CDMX
Mare Loustaunau
Estas son las paradas imprescindibles que cualquier arquitecto que pise la Ciudad de México debe conocer.
6a21530ce33443d871818fcb3f59843e

Un recorrido por 22 joyas arquitectónicas imperdibles alrededor de la capital.

 

La arquitectura se puede definir como el arte esencial de apreciar fenómenos sociales, culturales y tecnológicos, que mediante la intervención inteligente del espacio, obligan a una ciudad a evolucionar sus ideas. La arquitectura se mueve con la humanidad, es por esto que cada estilo es también una alusión al contexto histórico que una sociedad atraviesa.

Se trata de una clase de espejo, que refleja el pensamiento colectivo y que al mismo tiempo, provoca toda clase de emociones en las personas que admiran o habitan sus increíbles diseños.

La arquitectura ha trascendido la noción estética, y se desenvuelve en pos de la funcionalidad. Hay algunos artífices cuyos estilos radican en lo “emocional”, lo “ecléctico” o lo “orgánico”. Y es ahí donde radica la belleza de este arte: en su diversidad.

La Ciudad de México es un sitio como ningún otro en el mundo. Aquí se erigen, literalmente, toda clase de edificaciones. La urbe funge como lienzo para todas las épocas, pues al mismo tiempo que se develan vestigios prehispánicos en las calles del Centro Histórico, también se alcanzan a asomar residencias de carácter colonial. Por su parte, los edificios del porfiriato embelesan a todo transeúnte, y la arquitectura contemporánea asombra a cualquiera que se diga amante de esta disciplina.

Todo esto resulta especialmente sugestivo para los arquitectos, aquellas personas que estudian, estudiaron o ejercen esta actividad por su amor al diseño. Es por esto que la CDMX se vuelve un paraíso para ellos, ya que es la capital artística de nuestro país. Aquí las 22 paradas que no pueden faltar en el recorrido de los arquitectos:

 

Ciudad Universitaria: Mario Pani / Enrique del Moral / Juan O’Gorman

Insurgentes Sur 3000, Coyoacán.arquitectos

Casa Luis Barragán: Luis Barragán

General Francisco Ramírez 12, col. Ampliación Daniel Garza.arquitectos

Torre Latinoamericana: Augusto H. Álvarez

Eje Central Lázaro Cárdenas 2, col. Centro.arquitectos

Museo de Antropología: Pedro Ramírez Vázquez / Rafael Mijares / Jorge Campuzano

Paseo de la Reforma y Gandhi s/n, Chapultepec.arquitectos

Palacio de Bellas Artes: Adamo Boari

Av. Juarez s/n, Centro Histórico.arquitectos

Torre 41 y Reforma 27: Alberto Kalach

Av. Constituyentes 41, col. San Miguel Chapultepec.arquitectos

Paseo de la Reforma 27, colonia Tabacalera

12

Monumento a la Revolución: Carlos Obregón Santacilia

Plaza de la República s/n, col. Tabacalera.arquitectos

Torre Insignia: Mario Pani

Ricardo Flores Magón s/n, col. Tlatelolco.arquitectos

Biblioteca Vasconcelos: Alberto Kalach

Eje 1 Norte Mosqueta s/n, col. Buenavista.arquitectos

Museo Tamayo: Teodoro González de León

Paseo de la Reforma 51, Chapultepec.arquitectos

Museo Jumex: David Chipperfield Architects

Miguel de Cervantes Saavedra 303, col. Granada.arquitectos

Cineteca Nacional: Rojkind Arquitectos

Av. México Coyoacán 389, col. Xoco.arquitectos

Centro Cultural Elena Garro: Fernanda Canales

Fernández Leal 43, col. La Concepción.arquitectos

Torres de Satélite: Mathias Goeritz / Luis Barragán

Periférico y Paseo de la Primavera, Satélite.arquitectos

Torre Bancomer: Legorreta

Paseo de la Reforma y Lieja, col. Juárez.arquitectos

Museo Anahuacalli: Diego Rivera

San Pablo Tepeltapa s/n, Coyoacán.arquitectos

Taller de Arquitectura Bosques: Agustín Hernández Navarro

Bosques de las Lomas.arquitectos

Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo: Juan O’Gorman

Diego Rivera s/n, col. San Ángel Inn.arquitectos

Casa Giraldi: Luis Barragán

General Antonio León 82, col. San Miguel Chapulteepc.arquitectos

Museo Soumaya: Fernando Romero Enterprise

Miguel de Cervantes Saavedra 303, col. Granada.arquitectos

Heroico Colegio Militar: Agustín Hernández Navarro

México- Cuernavaca km. 22, col. San Pedro Mártir.arquitectos

Polyforum Siqueiros: David Alfaro Siqueiros

Insurgentes Sur 701, col. Nápoles.arquitectos

Un recorrido por el arte urbano de la Ciudad de México
MXCity
La revista neoyorquina Brooklyn Street Art recorrió nuestra capital en busca del arte urbano más interesante e innovador. Esto es lo que encontraron...
urbano

Un atisbo del arte urbano en la Ciudad de México…

 

El arte urbano —en su carácter rebelde, underground y, hasta cierto punto, ilegal— nos descubre una faceta de las ciudades que no siempre se ve en un primer momento. Se trata de expresiones altamente experimentales (si no en su formato, en sus temáticas y mensajes) pero, sobre todo, auténticas. Así, es posible decir que uno no puede conocer una ciudad de verdad, sin acercarse a sus expresiones artísticas más marginales, esas que existen “por debajo” de lo que se conocer como “arte” (con todas las justas objeciones que un argumento como este podría tener).urbano

Brooklyn Street Art (BSA) es un proyecto que rastrea el espíritu creativo que habita las calles de las ciudades, las galerías y los estudios de Nueva York, y en ocasiones, de otras ciudades del mundo. Recientemente, el equipo de este singular colectivo (en colaboración con el Urban Nation Museum of Urban Contemporary Art) visitó las calles de la Ciudad de México para documentar algunos ejemplos del arte urbano hecho en nuestra capital y acercarse a sus más destacados creadores.urbano

2

Durante su visita a la Ciudad de México, BSA atestiguó, de una forma íntima y sensible, al arte urbano de conocidos grafiteros mexicanos que han plasmado su increíble trabajo en la Ciudad de México —algunos de ellos son Arty & Chickle, Blu, Curiot, D*Face, El Mac, Érica Ilcane, Escif, Herakut, Interesni Kazki, Retna, ROA, Saner y Sego, por nombrar a algunos de estos creadores.

urbano

5

Las imágenes seleccionadas por los curadores del proyecto neoyorquino incluyen toda clase de graffitis, imágenes que (en sus muy distintos estilos) exhiben, a partir de su psicodelia, su surrealismo y sus vibrantes colores, algunos de los símbolos y formas que definen el arte mexicano en la actualidad. La visita e investigación de BSA en nuestra ciudad no puede sino recordarnos la fuerza y magnética personalidad que tiene la Ciudad de México, una que llama la atención de gente de todo el mundo y que nos pone en la mira de creadores y promotores culturales constantemente.urbano

7

8

 

Imágenes: Jaime Rojo.