Uno de los inmuebles más bellos del Paseo de la Reforma, la Casa Scherer
MXCity
En su época la Casa Scherer, fue una de las obras arquitectónicas más asombrosas del Paseo de la Reforma...
Scherer

La casa Scherer era la residencia de un magnate alemán en el siglo XIX…

 

Las casas antiguas son testigos que, entre sus muros y habitaciones guardan secretos e historias de las ciudades y sus antiguos habitantes, más aún las que ya no existen y que sobreviven sólo en la memoria, como fantasmas del pasado que nos susurran leyendas invisibles.

Hugo Scherer, un millonario alemán dedicado a la minería, vino a México en 1869, para dedicarse a la industria manufacturera, la producción agrícola y, principalmente, el desarrollo ferrocarrilero de México. Además de ser el Cónsul de Persia en México, el señor Scherer formaba parte del consejo administrativo de las compañías Minera Santa María de la Paz y Minas de Fierro del Pacífico; además era el director de la Mexican Mining and Industrial Company, empresa que canalizaba inversiones inglesas en México, y fungió como miembro fundador del consejo directivo del Banco Nacional de México. Scherer

Cuando llegó a nuestro país, el alemán construyó una impresionante y lujosa mansión para él y su esposa, Clara Scherer Pino, una edificación que alguna vez adornó una de las avenidas más emblemáticas de la capital, el Paseo de la Reforma.

Entre 1897 y 1901, Don Hugo Scherer adquirió tres enormes predios, que sumaban 4,000 metros cuadrados, con frente norte al Paseo de la Reforma y al sur a la calle Salazar, hoy Atenas, en la colonia Juárez. El terreno se ubicaba justo frente a la Glorieta de Colón. Scherer

 Scherer

En 1906, la familia Scherer comenzó la construcción de su lujosa casa bajo la dirección del entonces reconocido ingeniero Salvador Echagaray; los interiores corrieron a cargo del propio Echagaray, y de Manuel Cortina. La casa fue cercada por una lujosa reja ornamental, adornada con frondosos jardines, y tenía amplias vistas a las calles que la rodeaban. El acceso principal de los carruajes se encontraba en la esquina de Reforma y Versalles. Uno de los más bellos elementos de la gran mansión eran sus techos de estilo francés adornados con peculiares ventanas.

Expertos historiadores creen que, por dentro, la casa de los Scherer debió ser sorprendentemente lujosa, con salones y decoraciones al más puro estilo afrancesado: una mansión que frecuentemente recibía a los más importantes personajes de su época, incluido el presidente Porfirio Díaz. Scherer

recibidor

Lamentablemente Don Hugo Scherer sólo pudo disfrutar su mansión durante tres años, pues murió en 1909 durante un viaje que hizo a Alemania. La casa fue habitada entonces por la familia y sus amigos, y en 1913, fue víctima de los enfrentamientos causados por la Decena Trágica, cuando un proyectil golpeó el ala norte de la construcción. Finalmente, la que alguna vez fue una lujosa mansión fue incautada por el gobierno de Venustiano Carranza, para luego volverse la escuela English School for Boys y luego la Academia Hispano Mexicana, durante la década de los cuarenta. Scherer

casa2

En 1947, la casa de la familia Scherer fue derruida y el terreno usado durante años como estacionamiento, hasta que en 1970 se construyó ahí el edificio Fiesta Palace, luego Fiesta Americana. En el 2015, se anunció el proyecto “Conjunto torres Reforma Colón”, que aún no se realiza, pero se vislumbra como un gigantesco complejo que habitará lo que alguna vez fue la mansión de una de las familias más poderosas del Porfiriato.

El fantasma de la residencia de los Scherer existe rodeada de leyendas y de los espectros de sus antiguos habitantes. Esta casa, como muchas otras que han dejado de existir, aún sobrevive de alguna manera, para recordarnos la larga y compleja historia de nuestra ciudad. Scherer

Fuente: Grandes casas de México.

Remedios Varo, tan imperceptible como invisible (VIDEO)
Viviana Cohen
Un documental español que revela el universo de una de las pintoras más legendarias del mundo.
713446

Te damos las llaves secretas al mundo de la surrealista…

 

En un universo que solo habitan los genios poco convencionales, existió una artista que manipuló a su antojo lo mundano y lo fantástico. Una pintora que era también matemática, astrónoma, bruja, entusiasta del psicoanálisis y surrealista de corazón cuyo nombre fue casi tan interesante como su propia vida:  María de los Remedios Varo.

Esta grandiosa mujer nació en una pequeña ciudad catalana llamada Anglès, un pueblo que parece sacado de cuento de brujas del siglo XIX que le ayudó a cultivar su mundo interno. De niña deambulaba entre sus calles estrechas y sus palacios medievales y mientras la vida pasaba construía involuntariamente su poética.  varo

Desde pequeña demostró tener un talento innato para la pintura. Esa característica la hizo una rebelde y le permitió entrar de joven a la Academia de Bellas Artes de San Fernando que estaba en Madrid. Ahí conoció a los grandes surrealistas españoles (Dalí, Lorca y Buñuel) que además de encantarla con su talento, le enseñaron métodos para plasmar sus fantasías oníricas en un óleo. Fue así como de pronto, llegaron al mundo sus naves fantásticas, sus máquinas de coser, sus relojes que no marcaban el tiempo y demás personajes etéreos con  sombras pronunciadas.varo

Desafortunadamente, antes de que la humanidad conociera su poderoso pincel la historia del siglo XX se interpuso en su camino y sus ideas de izquierda la hicieron autoexiliarse en París primero y más tarde en 1941 tomar un barco a México, país que la refugió y la encumbró el resto de su vida.

Aquí creó gran parte de su obra. Aquí desarrolló un mundo interno único, que estaba alimentado por los destellos científicos del siglo XX, y por la búsqueda laberíntica de una espiritualidad que calmara sus inquietudes fantasiosas. Aquí se convirtió en leyenda.Varo

A propósito de su acontecida existencia, hace unos años la Televisión Española sacó un documental llamado, Remedios Varo: Tan imprescindible…como invisible. Una obra cinematográfica que transita con testimonios y arte la vida de esta artista que, a pesar de su talento, es tan poco conocida en el país que la vio nacer. “Me avergüenza reconocerlo, pero hace seis años yo no sabía quién era Remedio Varo” confiesa el director ibérico.

Durante una hora este mediometraje muestra con nostalgia y admiración el camino que recorrió Varo. Desde la casa en la que nació, la intrincada relación con su familia, su matrimonio y sus años en los que ellos llaman “la ciudad más surrealista del mundo.

Porque las imágenes hablan más que mil palabras, aquí les dejamos esta joya televisiva, esperamos que la disfruten.

En Cedrón, la comida es una obra de arte que colecciona sabores y paisajes
Viviana Cohen
Este delicioso espacio tiene el poder de resignificar la experiencia culinaria de sus comensales.
cedron

La mejor comida del mediterráneo en el corazón de la Condesa…

 

El cedrón es una planta aromática originaria de Sudamérica que desde hace siglos ha sido usada para aliviar malestares y para darle un sabor particular a la comida. Cedrón es también el nombre de una asombrosa propuesta gastronómica que recientemente abrió sus puertas en la Ciudad de México que poco a poco ha conquistado a los capitalinos.

Y es que Cedrón es algo más que un buen restaurante en el que cada detalle, hasta la forma en la que están dobladas las servilletas, está cuidado. Es la oportunidad de experimentar con el paladar una gama de sabores sincréticos que unen en un mismo bocado: los coloridos vegetales mexicanos, las mejores recetas del mediterráneo y la rigurosidad y la técnica francesa.cedron

Ubicado en el corazón de la colonia Condesa, este fantástico espacio tiene el poder de resignificar la experiencia culinaria de sus comensales. Esto se debe en principio a su estupenda decoración art deco que recuerda a uno de los tantos cafés de París; pisos blanco y negro, sillas cómodas, una cocina abierta que exhibe como si fuera un museo: verduras de granja anaranjadas, púrpuras y rojas.Cedron

Luego, cuando uno de los atentos meseros lleva la carta es fácil dilucidar que uno ha ido a comer a un lugar especial. Recetas extrañas que combinan de una manera magistral proteínas, verduras y carbohidratos. Recetas que prometen algo más que una rica degustación, prometen arte.

En tanto se prepara la comida aparece en la mesa pan hecho en casa, un coqueto ceviche de pulpo que despierta el hambre y toda el agua aromatizada que se pueda tomar. Entonces, llegan los platillos y en ese instante todo mejora. En ellos las verduras tienen una historia que contarnos, y cada ingrediente que está en plato se vuelve parte de una pintura expresionista perfecta que se desordena con el tenedor y hechiza el paladar.cedron

3

Este es uno de los pocos sitios en el que todo es recomendable. Sin embargo, vale la pena probar la Ensalada Cedrón, una majestuosa combinación de queso cabra, betabel y camote rostizado que es perfecta para los que buscan comer algo tan fresco como sustancioso.

Por otro lado, una de las especialidades de la casa es el Lechón Confitado. Imaginen, carne suave perfumada con tomillo y orégano, servida con manzanas salteadas y puré de cebolla.cedron

La aventura puede terminar con un delicioso Crème Brûlée de Mamey, un plato que junta de una manera asombrosa la rica fruta mexicana con el emblemático postre francés, y si uno quiere que se puede acompañar con un exquisito té de Cedrón que no sólo ayuda a la digestión, deja buen aliento.

Finalmente es importante destacar que el creador de Cedrón es el connotado chef Alejando Fuentes, un artista gastronómico que aprendió sus poderes en los mares del mediterráneo y que trabajó en el famoso hotel Ritz de París.  Que mejor manera de despedir esta breve reseña que con sus palabras: “ La gastronomía es una forma de contar historias, yo cocino para contar las mías.”cedron

Cedrón

Dirección: Mazatlán 24, Condesa

Web

Facebook

Dar vida a un alux en Vértigo Galería
MXCity
Una instalación que celebra a una criatura mitológica maya, Dar vida a un alux, llega a la Galería Vértigo a finales de julio.
alux

Se inaugura la instalación Dar vida a un alux de Martín Ferreyra…

 

La figura maya de alux y la mitología que la rodea son la inspiración de la instalación Dar vida a un alux del artista argentino Martín Ferreyra, en exhibición que estará abierta al público en la Galería Vértigo a partir del próximo 26 de julio.alux

Los aluxes, equivalentes a los duendes o los elfos de las mitologías europeas, son criaturas del imaginario maya que se dedican a robar niños, ganado, asustar personas y hacer toda clase de travesuras. Estos pequeños seres, cuya altura llega sólo a las rodillas de una persona normal (habitantes de cenotes, selvas y grutas) inspiraron la instalación Dar vida a un alux, que a partir de una serie de entrevistas que Ferreyra realizó en la Península de Yucatán, nos acerca a esta figura que también ha jugado el papel de guardián de las cosechas y protector de la tierra.alux

selva

Martín Ferreyra, psicólogo de formación y artista autodidacta, nació en Córdoba, Argentina, y ha trabajado ampliamente con materiales como la pintura y la cerámica. Interesado en las criaturas mitológicas, los rituales y las tradiciones ancestrales, realizó la serie de piezas Totem Bowls, que al igual que la pieza que exhibirá en Vértigo Galería, nos habla de su profundo interés por los rituales y tradiciones que no deben ser olvidadas y deben ser celebradas.alux

Como su nombre lo indica, el proyecto de Martín Ferreyra literalmente da vida a una de las figuras más enigmáticas del imaginario maya y, al mismo tiempo, celebra las tradiciones de una de las culturas prehispánicas más importantes y admirables de nuestro país.alux

Dar vida a un alux

Lugar: Vértigo Galería. Colima # 26, colonia Roma, Cuauhtémoc.

Fechas: inaugura el 26 de julio a las 19:30 horas.

Página web.

Facebook.

Instagram.

¿Cuáles son las diferencias entre los aztecas y los mexicas?
Mariana Gaxiola
Un breve repaso por la historia de los aztecas y los mexicas, y cómo fue que estas dos culturas llegaron a ser tan distintas.
mexicas

Sobre los aspectos históricos, geográficos y conductuales que caracterizan a estas dos civilizaciones.

 

Es común escuchar los términos “aztecas” y “mexicas” y pensar, sin cuestionar, que se tratan de sinónimos; palabras que aluden a la civilización que habitó lo que fuera Tenochtitlán. Sin embargo, estas dos culturas son completamente distintas, ya que la historia indica que se sitúan en diferente tiempo y espacio, y además, contaban con aspectos conductuales totalmente opuestos.

Se puede constatar que los aztecas anteceden a los mexicas. Como su nombre lo sugiere, esta comunidad era oriunda de Aztlán, un topónimo que quiere decir “el lugar de las garzas”. Cabe mencionar, que varios textos de frailes (como Historia de fray Diego Durán) aseguran que Aztlán también era hogar de otras tribus nahuatlacas. Por su parte, el cronista Cristóbal del Castillo narra que los gobernantes de este paraje maltrataban mucho a los aztecas.

Los pobladores de Aztlán se encontraban muy afligidos, motivo que movió a uno de los sacerdotes de la tribu a suplicar al dios protector Tezcatlipoca liberar a su pueblo. El nombre de este sacerdote era Huítzitl, y es recordado porque logró que el dios, conocido actualmente como Huitzilopochtli, escuchara su petición. La deidad le ordenó al pueblo “abandonar para siempre a sus antiguos dominadores los aztecas”.

mexicas

Fue con este suceso que los seguidores del sacerdote cambiaron de nombre. El Códice Aubin parafrasea las palabras que Huitzilopochtli utilizó: “Y allá enseguida les cambió su nombre a los aztecas. Les dijo: ‘ahora ya no será vuestro nombre el de aztecas, vosotros seréis mexicas’, y allí les embijó las orejas. Así que tomaron los mexicas su nombre. Y allá les dio la flecha y el arco y la redecilla. Lo que volaba, bien lo flechaban los mexicas”.

El incipiente gentilicio fungió como un símbolo liberador. Y es que la travesía que el pueblo mexica emprendió para encontrar la Tierra Prometida duró casi un siglo. En 1325, al toparse con un aguila que devoraba sobre un nopal una serpiente, se fundaría Tenochtitlán.

Ésta fue construida en medio del Lago de Texcoco. Los mexicas hicieron nacer desde cero una ciudad. Y es que su pericia para trazar una urbe, dotarla de canales e implementar un sistema hidráulico y de agricultura habla de la madurez ordenada, inteligente e infraestructural que consiguieron hasta que dejaron de ser aztecas.

mexicas

El término “mexicas” prevaleció, en parte, gracias a los conquistadores españoles. Hernán Cortés, en las cartas que enviaba al rey mencionaba siempre “los mexicas”, “los de México” o “los mexicanos”. Es hasta 1810 cuando el gentilicio se disipa y da cabida, de nuevo y erróneamente, a “aztecas”.

Apareció en francés la obra del explorador Alejandro de Humboldt llamada Vistas de las Cordilleras y Monumentos de los Pueblos Indígenas de América. En dicho texto, la palabra “azteca” abunda entre sus líneas. La preferencia de Humboldt fue replicada por otros autores europeos, y así regresamos al término “azteca”.

Es importante aclarar que referirse a los mexicanos como aztecas, además de incorrecto, es desconcertante, pues es reconocer a la comunidad bélica y opresora de Aztlán como nuestros antepasados. Y lo cierto es que fue el grupo que se separó el que fundó Tenochtitlán. Conviene aprender sobre nuestra propia historia, conocer lo que nos precede para así acercarnos un poco más a la identidad del mexicano: producto de un mestizaje que adquirió lo valiente, astuto y hábil del mexica.  

mexicas

Fuente: Los Aztecas. Disquisiciones sobre un gentilicio. Miguel León Portilla.