Vida Capital
El cine del Centro Histórico que evocaba un palacio chino
Mariana Gaxiola
El Cine Palacio Chino es un importante antecedente de lo que hoy conocemos como “cines premiers”.
cine palacio chino

Las lujosas decoraciones de este recinto hacían sentir a los asistentes en el Lejano Oriente.

 

Tras la llegada del cine a nuestro país, no tardaron en erigirse recintos que albergaran una grande pantalla y cientos de butacas. Durante las primeras décadas del siglo XX, en el corazón de la capital, se inauguraron decenas de cines, y es que pasear por los callejones del centro y entrar a ver una o dos películas era una actividad propia de la cotidianeidad capitalina de los años 30 y 40.

En aquella época, los cines de la urbe estaban divididos en tres sectores: los llamados “piojo”, los de segunda y los premiere. Los primeros eran los cines de barrio, lugares donde la entrada costaba 50 centavos. Cuentan varias crónicas que la calidad de estos espacios no eran la mejor, pues en ocasiones, la cinta se quemaba a mitad de la función, provocando el enojo de los asistentes.

Los cines de segunda eran los más concurridos entre los citadinos. La entrada oscilaba entre los dos y tres pesos, y además, había vendimia de dulces y otros alimentos populares de las funciones fílmicas.

cine palacio chino

Por último estaban los cines premiere, aquellos recintos de lujo cuya entrada tenía un costo de más de 20 pesos. Cabe mencionar, que estos cines destacaban por contar con carteleras dinámicas, ya que recibían películas nacionales y extranjeras cada semana. Uno de los más afamados dentro de esta categoría, sin duda, fue el Cine Palacio Chino, un edifico que, como su nombre lo indica, remitía a la cultura oriental.

El edificio que vio la llegada del cine en realidad fungía como la sede del Frontón Nacional en los años 30, y más tarde se convirtió en la Arena Nacional. Todavía hasta 1937, su interior fue testigo de los encuentros de lucha libre en la Ciudad de México. No obstante, un fortuito incendio inclinó a sus dueños a vender la propiedad.

Luis de la Mora y Alfredo Olagaray fueron los arquitectos que se encargaron de levantar el ostentoso e increíble Cine Palacio Chino. La sofisticación y los ornamentos protagonizaban cada muro que mantenía de pie la construcción, y es que todo elemento que constituía al cine era de primera calidad. Cabe mencionar, que en aquellas décadas, los cines contaban con una sola sala. Y en el Cine Palacio Chino, ésta tenía una capacidad para 4,000 personas, además de contar con suelo alfombrado y butacas acojinadas.

cine palacio chino

La pantalla que adornaba la enorme habitación era panorámica, por eso gustaba tanto entre los empedernidos del séptimo arte, pues pocos recintos cinematográficos de la ciudad contaban con tan finos detalles. Todo esto le otorgaba una identidad especial al cine, pues convertía una actividad común en toda una experiencia fascinante.

Otro aspecto que caracterizaba a este cine, cuya ubicación estaba entre Bucareli e Iturbide, eran sus fantásticos murales. Las obras pictóricas que estaban plasmadas por todo el recinto hablaban de los paisajes más hermosos de Oriente, lo cual hacía sentir a los visitantes como si se encontraran con un pedacito de China, aunque fuera solo por unas horas.

Con el paso del tiempo, el cine que alguna vez se desdoblaba sobre un terreno de 6,000 metros cuadrados, fue reduciéndose hasta la mitad. Naturalmente, la afluencia también disminuyó. Y pese a que hoy todavía es un cine, ya no existen las decoraciones y las luces que alguna vez caracterizaron a la emblemática marquesina de este fabuloso recinto oriental cinematográfico del Centro Histórico de la Ciudad de México.

cine palacio chino

Fuente: El Universal.

Razones para recorrer la Condesa en tranvía
Viviana Cohen
Leyendas, sorbos de mezcal y la historia de un barrio, todo para apoyar a los damnificados del sismo.
tranvia

Un viaje al pasado para construir un mejor futuro…

 

El 15 de enero de 1900 llegaron a México los tranvías eléctricos. En sus inicios, este sistema de transporte colectivo fue usado, sobre todo, por aquellas personas sin dinero que a finales del siglo XIX caminaban a todos lados. El primer tramo que recorrió este trolebús de antaño iba de Tacuba al Zócalo y del Zócalo al pueblo de San Ángel.

Durante la Revolución Mexicana, los conductores de Tranvías se sumaron a los disidentes del régimen. Su principal exigencia fue mejorar el transporte público. Quizá por eso, para 1927 ya habían 26 rutas en la capital mexicana. Cabe destacar que en aquella época estos trenecitos no sólo transportaban pasajeros, también servían como camiones de carga y como carrozas fúnebres.  tranvia

Los tranvías circularon en esta urbe por más de cuarenta años. Sin embargo, debido a la sobrepoblación y a la llegada de camiones, poco a poco fueron escaseando, hasta que en febrero de 1979 la Ciudad de México se quedó sin tranvías. De un día al otro, todos desaparecieron. Incluso se fue el “tranvía cero” uno que era usado para fines turísticos y recorría las avenidas históricas.tranvia

Y como todo en la vida el tiempo siguió su curso y pronto las nuevas generaciones olvidaron que alguna vez hubo trenes en vez de aparatosos vehículos. De hecho, paradójicamente este tipo de transporte no revivió hasta inicios el siglo XXI. Los tranvías turísticos regresaron para recorrer con lentitud las colonias más emblemáticas de la CDMX y para recordarle a los capitalinos su pasado, sus leyendas y sus calles mágicas.  tranvia

A propósito del afortunado retorno de las naves rojas, el próximo 14 de diciembre se organizará un recorrido especial, en tranvía, por los alrededores de la Condesa. Este viaje (por un de los lugares más interesantes de la urbe) estará acompañado por una cata de mezcal, botanas, leyendas y además todo lo que se recaude será donado a los cuantiosos damnificados que dejó el sismo.

Hay que recordar que la Condesa fue una de las zonas más afectadas por el terremoto del 19 de septiembre. Sin embargo, a pesar de todo lo que se perdió aquel fatídico día, los vecinos de este barrio se están levantando y es deber de todos los capitalinos apoyaros en esta difícil tarea. Es recomendable visitarla, volver a sus restaurantes, bares y ser parte de tours turísticos tan geniales como este.tranvia

Así que no hay pretexto para perderse este magnífico viaje al pasado con mezcal mano, leyendas en el aire y la Condesa en el fondo del paisaje.

Recorrido en tranvía por la Condesa

¿Cuándo? 14 de diciembre de 19 a 22:30

Dónde:  Foro Lindbergh,

Dirección: Av. Michoacán, Parque México.

Para mayor información entra aquí.

La historia de la calle de Donceles, una de las más antiguas de la ciudad
Mare Loustaunau
Se cree que el nombre de esta calle es una alusión a las familias acaudaladas que vivían ahí durante la Colonia.
donceles

La calle de Donceles se trazó en 1524.

 

La afamada calle de Donceles es una de las arterias que atraviesan la llamada parte norte del Centro Histórico de la capital. Va de poniente a oriente, es decir, que empieza a la altura de Eje Central y culmina en la calle de República de Argentina. Cabe mencionar, que a partir de este tramo continúa, pero con el nombre de Justo Sierra.

Este camino es, en realidad, uno de los más antiguos de la ciudad, pues se cree que data de 1524. Después de la Conquista, los españoles optaron por deshacerse de la distribución lacustre que reinaba Tenochtitlán para dar cabida a las calles de la Nueva España. El centro fue lo primero que acondicionaron, y como resultado de esta nueva infraestructura nació la calle de Donceles.

En aquella época, la avenida estaba compuesta por cuatro partes: Chavarría, de Montealegre, la Puerta Falsa de San Andrés y de Cordobanes. Este último topónimo hacía referencia a los artesanos de este oficio que durante el virreinato habitaron este tramo de la calle.

donceles

Lo cierto es que se desconoce cuándo y por qué bautizaron a la arteria como “Donceles”. Pero varios historiadores sugieren que en cuanto se inauguró, varios jóvenes nobles la eligieron para erigir ahí sus ostentosas residencias. Y es que durante la Colonia, en estas calles aledañas a lo que hoy es el Zócalo, se encontraban los hogares de las familias más acaudaladas de la metrópoli.

También existe otra versión, que asegura que por ahí solían pasear hombres bien parecidos y adinerados, con el objetivo de que las mujeres se asomaran por sus ventanas para verlos. Estos son, supuestamente, los donceles que inspiraron el nombre de la calle.

donceles

Si algo destaca de este camino es su arquitectura. A lo largo de Donceles se desdoblan edificaciones que evocan el estilo colonial, pues se aprecian conventos y palacios que fueron construidos en el siglo XVIII. Sin embargo, también hay ejemplos del barroco, el neoclásico y hasta el moderno que hablan de la diversidad artística que siempre ha caracterizado a esta urbe.

Entre las construcciones más populares están el Hospital del Divino Salvador, el Teatro Fru Fru, el Palacio de los Condes Heras y Soto, el Antiguo Colegio de Cristo, el Teatro de la Ciudad de México, la Antigua Cámara de Diputados, el Palacio del Marqués del Apartado y el Templo de la Enseñanza.

Actualmente, esta calle la frecuentan estudiantes y empedernidos de las letras, pues aquí se ubican varias librerías de viejo que ofrecen toda clase de literatura en ejemplares antiguos y usados. Así, Donceles se vuelve un destino imperdible para todo capitalino, un camino por el que se descubre la historia, la arquitectura y el arte de esta magnífica capital.

donceles

El cielo nos está llamando: la Noche de Estrellas en la UNAM
MXCity
Uno de los eventos astronómicos más bellos e importantes de nuestro país te invita a levantar la vista hacia el cielo, la Noche de Estrellas.
unam

¡No te pierdas la Noche de Estrellas en las islas de la UNAM!

 

Frecuentemente consideramos el mundo que nos rodea, el universo que es nuestro hogar, como algo ajeno a nosotros, como un espacio-sistema que está fuera de nosotros y del que no formamos parte. Pero el cielo nos llama con insistencia, tal vez porque lejos de ser un ente aparte de nosotros, algo que nos contiene es, de hecho, nosotros mismos: somos el universo encarnado y su sustancia nos compone, o como suele decirse “somos polvo de estrellas”.unam

A pesar de la sólo aparente desconexión del hombre con el espacio exterior, nuestra relación con el cielo y los astros que podemos avistar desde la Tierra sólo se ha estrechado con el desarrollo de la tecnología, que hoy más que nunca nos permite saber más y más sobre el cosmos y los cuerpos que lo habitan. Es en la hermosa intersección entre astronomía y tecnología que nace la Noche de Estrellas, uno de los eventos astronómicos más importantes de México y de América Latina, que desde el 2009 se celebra en un gran número de estados de nuestro país (más de 90 sedes), y en la capital tiene su sede principal en la preciosa explanada conocida como “las islas”, en la UNAM.UNAM

Este año, la Noche de Estrellas en las islas de la UNAM se realizará el próximo sábado 25 de noviembre y su tema principal girará en torno a la exploración espacial y, específicamente, al lanzamiento, hace 60 años en un 4 de octubre de 1957, del Sputnik 1, el primer satélite humano en surcar el espacio, un suceso que marcó el inicio de la gran aventura del hombre en el espacio, una que apenas comienza.

La Noche de Estrellas incluye la colocación de decenas de telescopios para observar el cielo nocturno (además de que es posible llevar el tuyo, si es que tienes uno), talleres de ciencia, eventos musicales y recreativos, además de conferencias relacionadas con el cosmos, los cuerpos que los habitan y sus fascinantes fenómenos. Su objetivo principal es acercar al público en general —niños, adultos y comunidad no necesariamente científica— a la belleza de la astronomía, una ciencia que ha fascinado al hombre desde tiempos inmemoriales. Por esta razón, no puedes perderte de esta inigualable noche, que se celebra en uno de los espacios más hermosos de la capital mexicana.unam

 

Noche de Estrellas 2017

Lugar: Las islas de la UNAM, atrás de la Torre de Rectoría. Insurgentes Sur # 3000, Ciudad Universitaria, Coyoacán.

Fecha: sábado 25 de noviembre de 2017, a partir de las 12:00 y hasta las 22 horas.

Página web // Facebook // Twitter

La calle de Corregidora y su hermoso pasado lacustre
Viviana Cohen
Un interesante recorrido por una de las arterias más antiguas y míticas de la CDMX.
corregidora

El arte de descubrir el Centro Histórico…

 

Aunque ahora no lo parezca, la calle Corregidora Josefa Ortiz de Domínguez, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, tiene un espléndido pasado lacustre. Según algunas crónicas del pasado fue construida sobre lo que (hasta finales del siglo XIX) fuera la Acequia Real. Uno de los siete canales de agua que recorrían esta urbe en el tiempo de la Conquista.

Durante el imperio mexica, esta acequia era alimentada por corrientes que provenían del antiguo lago de Xochimilco. Las aguas del río pasaban por Canal de la Viga y llegaban hasta lo que ahora es el Palacio del Ayuntamiento. Allí, los chinamperos prehispánicos dejaban sus cargas de flores.corregidora

Años más tarde, debido a los desechos del comercio, la arteria llegó a ser un lugar sucio y maloliente. Sin embargo, a finales del siglo XVIII el Virrey de Revillagigedo; Juan Vicente de Güemes Pacheco de Padilla decidió embovedarla: a partir de ese momento se le sobrepusieron una serie de lozas para que sus aguas pasaran por debajo.
corregidora

Imagen: Litografía de Casimiro Castro que muestra la Acequia Real

En aquella época (a un costado de la Acequia Real) se encontraba la Plaza del Volador y un mercado del mismo nombre, con el que el Virrey de Revillagigedo intentó tener el control del comercio en la capital. En ese mismo predio, años más tarde hubo un incendio que desapareció el Tianguis del Volador y dio pie a que se levantara el imponente edificio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el que según se ha calculado pesa cerca de 42,000 toneladas.corregidora

Desecada la Acequia Real a finales del siglo XIX, se conservó durante algunos años un monumento relativo a la misma que en el 2004 fue eliminado. En su lugar, sobre el empedrado se colocaron chapas de metal alusivas al pasado lacustre de esta calle.corregidora

En la actualidad, en las inmediaciones de la calle de Corregidora, puede verse un hermoso puente de piedra y el edificio de una antigua alhóndiga donde se almacenaban los granos que arribaban por la acequia. También se encuentra una de las cantinas más antiguas de México, La Peninsular, que fue inaugurada en 1872. La Peninsular ofrece una gran variedad de platillos mexicanos, entre los que destacan los Tacos de Cecina y el Mole de Olla.

Finalmente hay que destacar que en 1936, la antigua calle de la Acequia Real fue nombrada Corregidora Josefa Ortiz de Domínguez, en honor de esta heroína de la Independencia. Hoy en día en una arteria muy visitada y aunque su suelo parece firme debajo vive un río de otro tiempo. corregidora