Dar propina en el DF: La guía definitiva
MXCity
¿Tienes que dar propina al taxi que te llevó a tu hotel? ¿Cuánto espera un mesero de un restaurante más o menos lujoso? ¿Tienes que dejar propina en los tacos o al peluquero que te arregló el cabello? Resuelve tus dudas con esta guía
propina

¿Existe tal cosa como la propina “correcta”? Si, en términos generales, se trata de una cantidad monetaria adicional al costo de un servicio pero en cierto modo discrecional, subjetiva, que tasa la calidad de ese servicio en función de la satisfacción del cliente (pero también de su, digamos, generosidad), ¿entonces cómo puede eso coincidir con una propina adecuada?

Quizá, en este caso como en tantos otros, uno de los pocos criterios válidos sea el de la experiencia y la observación. Cuando se vive en la ciudad de México —es decir, cuando un día común implica comer en un restaurante, pagar por una “boleada”, tomar un taxi e incluso echarse unos tacos—, es inevitable desarrollar cierto sentido de la intuición con respecto a la propina que debe dejarse a la persona de quien recibimos un servicio.

A continuación enlistamos algunas de las situaciones más comunes en el DF en las que es mejor que dejes propina, acompañándolas de la cantidad o el porcentaje esperado y una breve explicación de este. Después de todo, no quieres recibir al final un gesto que te denuncie como un tacaño, ¿o sí?

 

RESTAURANTES

comensal

Un refrán asegura: “Según el sapo, la pedrada”. ¿Qué queremos decir con esto? Que en varios casos la cantidad de propina que tengas que dejar en un lugar depende de la calidad de ese lugar. La regla dicta que el mínimo es 10% del total de tu consumo (esto es, si consumiste 400 pesos, la propina mínima es de 40 pesos), pero esto puede aumentar si te encuentras en un restaurante de caché. En el mismo ejemplo de los 400 pesos, podrías cerrar la propina a los 50 pesos. Algo parecido a lo que sucede cuando tu consumo es de menos de 100 pesos: la propina mínima esperada son 10 pesos, aunque sólo hayas entrado por un refresco y un plato de sopa que te costaron 60 pesos. Hay quienes aseguran que si durante tu comida bebiste alcohol, entonces el porcentaje mínimo para la propina es de 15%.

 

HOTELES/AEROPUERTOS/TERMINALES DE AUTOBUSES/TAXIS

Para el personal de servicios que se encuentra en lugares como hoteles, aeropuertos o terminales de autobuses no existe una cantidad de propina fija y casi siempre está sujeta al criterio y bolsillo de la persona que recibe dicho servicio. Sin embargo, el promedio de una buena propia ronda los 50 pesos, quizá menos, quizá más, depende de qué tanto y qué tan bien te hayan ayudado. Si, por ejemplo, llevaron tus tres o cuatro maletas al coche del amigo que fue a recogerte, quizá con 30 o 40 pesos sea suficiente. Si tu hotel es muy lujoso quizá un billete de 50 sea bien recibido y, además, predisponga al personal para atenderte bien durante tu estancia. Para las personas que diariamente realizan la limpieza de tu habitación puedes calcular la propina final sobre una base de 20 pesos al día.

Si abordas un taxi, puedes pagar únicamente la tarifa de tu trayecto o cerrarla al múltiplo de 5 más cercano. Lo decimos de manera complicada, pero es sencillo: si el taxímetro marcó 57 pesos por tu viaje, puedes decirle al chofer: “Déjelo en 60”; si fueron 23, decirle “Que sean 25”. Por lo demás, prepárate para que esto suceda incluso si no lo quieres: es muy probable que so pretexto de “no traer cambio”, el taxista te “quede a deber” esos 2 o 3 pesos que faltan para la cantidad cerrada.

 

BARES/CANTINAS

Un poco como en los restaurantes, la propina acá es mínimo de 10%, pero quizá bajo los efectos del alcohol, si te la pasaste muy bien y si el servicio fue amigable y eficiente, estés tentado a dejar un poco más. No te detengas. En muchos casos la gente que te atiende —del mesero al garrotero de la cocina— gana sólo el salario mínimo y compensa dicho sueldo con las propinas que dejan los clientes.

 

PUESTOS CALLEJEROS

mercado100

Al encontrarte en el DF, con toda seguridad comerás en algún puesto sobre la calle. Un taco, una gordita, una quesadilla. Ahí también puedes dejar propina. Puedes, si quieres, dejar una moneda de 5 o 10 pesos en el bote o cochinito que está ahí cerca de la parrilla donde preparan los alimentos. O puedes dársela directamente a quien te sirvió tu comida. La ventaja del recipiente es que una moneda de 5 pesos suena casi igual que una de 10 al caer en el interior.

 

CAFÉS

creperie

Como en el caso anterior, si hay un bote de propinas cerca de la caja y si sólo fuiste por un americano chico, puedes echar una o dos monedas y la gente del café quedará agradecida (o casi). Si fuiste al lugar, te sentaste, pediste un café y una rebanada de pastel y, además, tu amiga/amigo/ligue/detalle consumió más o menos lo mismo, mejor sigue la regla de 10%.

OTROS SERVICIOS

Si existiera un torneo en el que compitieran las ciudades del mundo en donde se distribuyen más propinas, la ciudad de México llegaría a las finales y quizá hasta saldría triunfadora. Como toda gran urbe, en el DF son muchas las personas que viven de prestar un servicio, algunos incluso increíbles como hacer fila en vez de otra persona en una oficina burocrática. La persona que te “echa aguas” cuando te estacionas, el bolero que le da grasa a tus zapatos, el peluquero, la guía que te condujo por un museo o una zona arqueológica, el músico que quizá hizo más agradable el trayecto en el transporte público, casi todos y todas esperan una propia: ese gesto de correspondencia y quizá incluso de gratitud por haber recibido un buen trato. No dudes en otorgarla; como dicen ciertos merolicos de la ciudad, esa moneda que brindas no te hace más pobre ni mucho menos vuelve rico a quien la recibe.

Imagen superior: Nicolás Pereira / flickr

Propuestas de rescate de la sublime área del Panteón Francés
MXCity
Mira esta galería de propuestas de intervención arquitectónica que se hicieron para el Panteón Francés y sus alrededores.

Propuestas de remodelación de la ciudad.

 

Es importante valorar los viejos edificios, los cementerios y antigüedades de la CDMX. No cabe duda de ello. Es un hecho que hay que hacerlo y con ello crear más espacios verdes para combatir la contaminación creciente, en una crecimiento ciudad que se ha comido edificios antiguos, cementerios y antigüedades, y con ello, se pierde la memoria e historia de nuestra gran ciudad.

 

 

 

 

 

Los arquitectos y amantes de la arquitectura saben bien que resguardan espacios tan disimiles, como un cementerio, equivale a resguardar monumentos funerarios que reflejan ejemplos de estilos arquitectónicos del pasado. Tomemos por ejemplo, el panteón Francés: resguarda esculturas y capillas firmadas por autores como Antonio Rivas Mercado, Octavio Adolfo Ponzanelli y César Navari; así como estilos que van del neogótico y neoclásico, al neorrománico, art nouveau y art déco.

Este vista al pasado, aparentemente sepultado, nos incita a descubrir viejos documentos históricos, a repensar nuestra historia y pasado, en fin, darle una nueva visión urbana a nuestra ciudad.

 

 

Esta es la visión de estas propuestas que pretenden rescatar la zona del Centro-Médico-Panteón Francés-Parque Delta, con un concurso de Arquitectura Intervención Urbana, donde se reta a los participantes a (re)diseñar una rambla para mejorar la movilidad y el espacio público en el área del Panteón Francés de la CDMX.

El objetivo del concurso consistía en proponer una solución estética a las bardas norte, sur y poniente del Panteón Francés, ubicado en la alcaldía Cuauhtémoc de la CDMX. Fueron 3 propuestas las que recibieron los máximos reconocimientos de este concurso fue abierto a todos los estudiantes, pasantes y titulados a las áreas vinculadas a la arquitectura, diseño, urbanismo, arquitectura del paisaje y carreras afines.

 

 

Además se propuso crear una propuesta de intervención urbana diseñando una rambla que una al hospital Centro Médico Nacional Siglo XXI y la estación del Metro del mismo nombre, así como la banqueta poniente del Panteón Francés, hasta el Centro comercial Parque Delta.

Aparte los participantes debían proponer una solución estética a las bardas norte, sur y poniente del Panteón Francés, e integrar 10 locales comerciales, para generar una vista atractiva. Los diseños también debían de incorporar el equipamiento para la recuperación del espacio urbano, como bancas, acceso a bicicletas y arbolado.

 

 

Los proyectos integran también la iluminación y ventilación natural del edificio, terrazas, áreas comunes en la planta baja, como cafetería, centro de lavado, gimnasio y un estacionamiento para bicicletas. El acceso al edificio es independiente al panteón. El segundo edificio se divide en dos sectores: uno, para servicios funerarios, donde haya cuatro velatorios, cafetería, estancia para los familiares y espacio para depositar cenizas. El segundo sector consiste en una capilla.

La convocatoria recibió más de 200 proyectos, con participaciones nacionales y extranjeras, que proponían generar un espacio de tránsito peatonal de calidad, con un diseño arquitectónico adecuado para fortalecer el lenguaje contemporáneo, moderno e histórico de la zona.

 

 

El premio de primer lugar se lo llevó Víctor Cruz López, que recibió 60,000 pesos y un reconocimiento de la Escuela Digital. El segundo lugar se otorgó al equipo conformado por Alberto Cruz Carbajal, Carlos Reyes Ayala, Dulce Amparo Juárez González y Víctor García Ramírez; y el tercer lugar lo obtuvo la colaboración entre Norma Verónica Mendoza Ávila, Israel Hernández Pérez, Francisco Xavier Quezada Figueroa y Eduardo Botello García.

Te dejamos con la galería de intervenciones arquitectónicas de este concurso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Parque La Marquesa: historia, curiosidades y sorpresivas atracciones
MXCity
La Marquesa tiene hermosos parajes, un fauna y flora diversa, además de platillos típicos y una gran variedad de actividades para realizar en familia.

El Valle del Conejo es uno de los visitados de la Marquesa.

 

Todos lo conocemos como “La Marquesa” pero su nombre oficial es el Parque Nacional Insurgente Miguel Hidalgo y Costilla. Se encuentra en la alcaldía de Cuajimalpa de Morelos dentro de la CDMX, y los municipios de Ocoyoacac , Huixquilucan y Lerma en el estado de México. Su nombre oficial se debe a la Batalla del Monte de las Cruces, donde las fuerzas de Hidalgo derrotaron a las del oficial de la Nueva España Torcuato Trujillo.

El nombre popular, “La Marquesa”, se debe a que el Marquesado del Valle de Oaxaca, título nobiliario que se le dio al conquistador español Hernán Cortés el 27 de julio de 1529 por la autoridad Real española; le otorgó un permiso a su esposa, Juana de Zúñiga, para desarrollar una hacienda en dicha zona, que se le conoció como el terreno de “La Marquesa”.

 

 

 

En la década de 1850 se instaló la primera fábrica de vidrio soplado de la América Latina que le llegó a producir envases de vidrio a la cervecería de Toluca y a la refresquera Sidral Mundet. En esos mismo años, se construyó el obelisco conmemorativo de la Batalla del Monte de las Cruces en base al diseño de Manuel Tolsá.

Durante la revolución hubo destacamentos y cuarteles en los pueblos de Los Chirinos, Río Hondito, Atlapulco, La Marquesa y Las Cruces, donde desaparecieron la hacienda de La Marquesa. Es hasta el año de 1936 que el presidente Lázaro Cárdenas creó un decreto firmando que se cuidarían las 1,760 hectáreas, casi todas (1,602) pertenecientes al estado de México. Hoy en día, este parque sirve como refugio y lugar de esparcimiento de fin de semana de los habitantes de las ciudades de Toluca y la de México.

 

 

 

Al encontrarse en la sierra que comparte frontera con el Parque nacional Desierto de los Leones, se cuenta con varios atractivos naturales: un bosque de coníferas de gran altura, por lo cual crecen gran cantidad de plantas todo el año, con una gran presencia de fauna natural aunque recelosa ante la presencia humana.

En este paraje se encuentra la Estación Piscícola “El Zarco”, cuyo edificio data de la época colonial, lo que formó parte de la hacienda de La Marquesa, el cual sirve como escuela para la educación de jóvenes y público interesado en la cría de truchas, la cual es criada en la estación para luego ser vendida a varios restaurantes locales.

 

 

 

En la Marquesa  hay una construcción de gusto exquisito conformado por cabañas de tipo austriaco. Es un lugar que parece encantado ya que se encuentra en medio de una zona boscosa, rodeado por pinos oyameles, flores, aves y embellecido por un río y sus cascadas: La Escondida Restaurante Bar.. El restaurante cuenta con una carta de comida exquisita y en la parte de abajo esta el bar para que con una copa de vino disfrutes la música que es acompañaba por el piano y una vocalista. Podrás hacer cualquier evento que gustes, desde una boda hasta un cumpleaños, ya que cuentan con 6 salones con capacidad de 30 personas a 500 personas.

Las especialidades de este restaurante bar son el lechón, cabrito, trucha, cecina, chamorro y conejo, que pueden ser acompañados con clericot de la casa

Ubicación: Kilómetro 38.5 carretera México-Toluca, Ocoyoacac.

¿Cuándo? Lunes a Domingo Servicio a la Carta: 12:00 a 19:00 hrs. Sábados y Domingos Desayuno Buffet: 9:00 a 13:00 hrs.

 

 

 

Otras actividades paralelas están las de restaurantes especializados en antojitos mexicanos, truchas a la plancha o a la parrilla, sopas de hongo, medula. Claro que la mayoría de las familias va por la comida típica del lugar: quesadillas, conejo y los famosos chorizos de Toluca, rojo y verde. En algunos lugares con venta de pulque y especialidades como gusano de maguey. Pero puedes hacer los siguiente en el parque:

 

 

 

-Monta a caballo con paseos por el parque;

-Rentar una cuatrimoto para el recorrido en circuitos cerrados, controlados y seguros;

-Dar paseos en bicicleta de montaña

-Practica de senderismo y montañismo básico

-Actividades de campismo durante el día o la noche.​

-Picnis, parrilladas y comidas de campo

 

 

 

En las 1,760 hectáreas se extienden varios valles: Valle del Silencio, Valle de las Monjas, Valle de la Amistad, Valle del Conejo y Valle de Salazar. Casi todos los valles cuentan con riachuelos que nacen en peñas, a las cuales se puede llegar y disfrutar de aguas claras y frías. También hay algunos nacimientos de agua que inician a dar forma a la cuenca del Lerma, la cual dota de agua en forma natural al Lago de Chapala en el estado de Jalisco y de forma artificial por el Sistema Cutzamala a la ciudad de México.

Este parque encierra gran multitud de parajes y miradores naturales, como las grandes crestas y picachones de diversas formas, farallones de varios colores, unos rojizos, otros amarillentos, rosados, etc. Además en todo el parque es posible ver tlacuaches, zorras grises, conejos, ardillas, lagartijas y hasta víboras de cascabel, así como diversas aves.

 

 

 

 

 

 

Parque nacional Insurgente Miguel Hidalgo y Costilla

“La Marquesa”

Dirección: Parque La Marquesa, Parques Nacionales, 50100 Toluca de Lerdo, Méx.

Cuándo: Lunes a domingo de 07:00 – 19:00 hrs

Facebook

Damasco 63, proyecto escénico de la UNAM en la Santa María la Rivera
MXCity
Damasco 63 es un recorrido por una historia peculiar que surge en un pequeño taller de zapatos, y que puedes tomar gratis en la Santa María la Rivera.

Un proyecto artístico que recorre la historia del zapato en la ciudad.

 

“Una casa viene al mundo, no cuando la acaban de edificar, sino cuando empiezan a habitarla. Una casa vive únicamente de hombres, como una tumba. Todos han partido de la casa, en realidad, pero todos se han quedado en verdad. Y no es el recuerdo de ellos lo que queda, sino ellos mismos.

Y no es tampoco que ellos queden en la casa, sino que continúan por la casa. Las funciones y los actos se van de la casa en tren o en avión o a caballo, a pie o arrastrándose. Lo que continúa en la casa es el órgano, el agente en gerundio y en círculo.

Los pasos se han ido, los besos, los perdones, los crímenes. Lo que continúa en la casa es el pie, los labios, los ojos, el corazón. Las negaciones y las afirmaciones, el bien y el mal, se han dispersado. Lo que continúa en la casa, es el sujeto del acto.”

 

 

 

Con estas palabras de César Vallejo, la UNAM ofrece un proyecto escénico que se llevará a cabo en calles y espacios de Santa María la Ribera. Este increíble proyecto consiste en realizar recorridos narrados relacionados con la historia de los talleres de zapateros que existieron durante los años cincuenta en la Ciudad de México, donde la producción de objetos se realizaba de manera artesanal, familiar y casi personal.

La pieza documenta un taller de zapatos ubicado en la calle Damasco 63, en la colonia Romero Rubio, acerca del cual también se abordan los vínculos entre personas y objetos. Éste fue el hogar de una familia que trabajó en la fabricación de calzado y la talabartería durante 40 años.

 

 

 

Esta pieza explora la idea de la casa familiar de la infancia, particularmente en situación de derrumbe. El espacio, su historia, sus habitantes –y en especial los objetos recuperados– son las piezas que se articulan en este mecanismo escénico, creando una memoria un tanto distorsionada del pasado con resonancias en el presente.

Damasco 63 invita al visitante a la privacidad de una casa, a observar algunas peculiaridades de la familia que la habitó y, principalmente, da cuenta de la profunda huella que las personas dejan en los objetos, de la fragilidad humana impresa en un pedazo de cuero.

 

 

 

El espectador hará un recorrido articulado a partir de objetos recuperados de la casa, y que dan cuenta de un universo suspendido en los escombros, como en un territorio de conflicto. También se aproximará a la delicada línea que une el espacio y sus habitantes, la intimidad de una casa, su deterioro, su derrumbe y su hipotética reconstrucción.

En esta iniciativa de La Liga Teatro Elástico, se tejen relaciones entre documentos del archivo familiar, como diapositivas y fotos de los años cincuenta, sesenta y setenta que descubre una pasión en común: el ciclismo y el equipo Pedal y Fibra, fundado en 1928, del cual formaron parte todos los varones, y alguna mujer audaz de la familia Serafín, familia de zapateros, durante tres generaciones.

 

 

 

Este es un proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, y una idea original y dirección de Jacqueline Serafín, con la dirección adjunta de Edson Martínez y en el elenco están, Claudia Landavazo; Jacqueline Serafín; y Edson Martínez. El zapato como hilo conductor del recorrido descubre un montaje, al que solo 15 asistentes afortunados por función pueden sumarse te encontrarás con historias muy personales. 

 

 

Recorrido Damasco 63

¿Dónde? punto de encuentro, el kiosco de Santa María la Ribera

¿Cuándo? sábados 15, 19 y 26 de diciembre enero de 2019; Domingos 9 y 16 de diciembre; 20 y 27 de enero de 2019, 18:00 hrs

Entrada libre 

Cupo limitado a 15 personas por recorrido

Sitio Web // Facebook // Twitter // Instagram

Restaurantes que ofrecen deliciosas tapas españolas en la ciudad
MXCity
Sin las tapas no se entendería la historia culinaria española, la evolución de un bocado sencillo y delicioso hasta la sofisticación que le agrega la alta cocina.

Lugares para saborear tapas en la CDMX.

 

En España se le llaman Tapas a los aperitivos que se sirven en los bares o restaurantes después de ordenar las bebidas, que no necesariamente llevan alcohol. El “Tapeo” o el “ir de Tapas” es este consumo habitual “de bar en bar” que se practica ​en muchas regiones de España, donde salen a cenar o a comer los fines de semana a base de tapeo, que en la jerga mexicana es algo así como “andar picando la comida”.

Como sea, las tapas forman parte de la identidad española y se ofrecen en banquetes de recepción a los más altos dignatarios, pero también en bares comunes, en algunos restaurantes se le comienza a llamar cocina en miniatura, a en el gourmet se emplean como entradas.

 

 

Las Tapas clásicas tienen una rebanada de pan como base, y hoy en día son aperitivos básicos con diversas recetas. La CMDX cuenta con algunos restaurantes que ofrecen auténticas tapas frescas y de la mejor calidad. Aquí te dejamos los mejores.

 

Casa Tíos

Av. Paseo de las Palmas 530, Lomas de Chapultepec

 

 

Casa Tíos cuenta con gran menú y en unos platillos exquisitos. Utiliza los ingredientes más tradicionales de España y hoy en día se ha convertido en uno de los lugares más populares para disfrutar de la gastronomía española. Dada su variedad puedes probar desde chipirones en su tinta hasta una orden de tapas surtidas que incluye tostaditas de sashimi de atún, croquetas de jamón serrano, patatas bravas, pincho de gambas, pincho caprese, montadito mallorquín y montadito de jamón serrano.

Tel. 5202 9466

Sitio Web

 

La Taberna del Chanclas

Aguascalientes 206, Hipódromo Condesa

 

 

La Taberna está dirigida por el chef Jean Claude Roches Herrerías. El ambiente es casero y agradable donde destacan las tapas y compartir una tarde con amigos o ir a comer con la familia. Cada uno de los platillos está preparado para ofrecerte el mejor sabor. No te pierdas las gambas andaluzas acompañadas de salsa tártara,

Tel. 5264 3997

Sitio Web

 

Torre de Castilla

Esopo 31, Los Morales Sección Alameda

 

 

Torre de Castilla se ha consolidado en como uno de los restaurantes destacados del Grupo Castellano, conocido por ofrecer la tradición española en sus restaurantes. El espacio de la torre es excepcional e inigualable por su gastronomía. Cuando lo visites no dejes de probar las pescadillas de marlín ahumado.

Tel. 5281 0906

Sitio Web

 

La Barra de Fran

Av. Emilio Castelar 185, Polanco

 

 

La Barra de Fran está ambientada como taberna española, pero con los tonos contemporáneos que le ofrece una pequeña esquina en Polanco. Los platillos se preparan con recetas de toda la vida en un ambiente fresco y casero, y esta taberna se ha convertido en una de las más cotizados de la ciudad. Los huevos rotos con jamón ibérico acompañados de un tinto de verano.

Tel. 5280 6650

Sitio Web

 

El Puntal del Norte

Cerrada Palomas 22, Lomas de Chapultepec

 

 

El chef Pablo San Román se encarga de reinterpretar los platillos tradicionales españoles e integrar ingredientes locales en el menú. Así consigue mezclar la esencia española con la mexicana e incrementar la variedad de sabores. Además su extensa carta de vinos es perfecta para acompañar con alguno sus distintas versiones de tapas, así como otros platillos más elaborados. Prueba el volcán de pulpo al pastor, no tenemos duda de que regresarás por otro.

Tel. 5202 3489

Sitio Web

 

Jaleo

Emilio Castelar 121, Polanco

 

 

Este es un espacio pequeño pero el sabor de su comida es inmenso. Jaleo fue creado por el chef Pedro Martín, e incluye una variedad de más de 80 tapas y pinchos que permiten saborear una auténtica merienda española. Tanto sus ibéricos y embutidos como sus chipirones en su tinta y sus papas bravas, hacen a este lugar único. No te pierdas las gambas al ajo con judiones; acompáñalas con algún vino tinto o con una deliciosa cañita.

Tel. 5281 8970

Sitio web