Dar propina en el DF: La guía definitiva
MXCity
¿Tienes que dar propina al taxi que te llevó a tu hotel? ¿Cuánto espera un mesero de un restaurante más o menos lujoso? ¿Tienes que dejar propina en los tacos o al peluquero que te arregló el cabello? Resuelve tus dudas con esta guía
propina

¿Existe tal cosa como la propina “correcta”? Si, en términos generales, se trata de una cantidad monetaria adicional al costo de un servicio pero en cierto modo discrecional, subjetiva, que tasa la calidad de ese servicio en función de la satisfacción del cliente (pero también de su, digamos, generosidad), ¿entonces cómo puede eso coincidir con una propina adecuada?

Quizá, en este caso como en tantos otros, uno de los pocos criterios válidos sea el de la experiencia y la observación. Cuando se vive en la ciudad de México —es decir, cuando un día común implica comer en un restaurante, pagar por una “boleada”, tomar un taxi e incluso echarse unos tacos—, es inevitable desarrollar cierto sentido de la intuición con respecto a la propina que debe dejarse a la persona de quien recibimos un servicio.

A continuación enlistamos algunas de las situaciones más comunes en el DF en las que es mejor que dejes propina, acompañándolas de la cantidad o el porcentaje esperado y una breve explicación de este. Después de todo, no quieres recibir al final un gesto que te denuncie como un tacaño, ¿o sí?

 

RESTAURANTES

comensal

Un refrán asegura: “Según el sapo, la pedrada”. ¿Qué queremos decir con esto? Que en varios casos la cantidad de propina que tengas que dejar en un lugar depende de la calidad de ese lugar. La regla dicta que el mínimo es 10% del total de tu consumo (esto es, si consumiste 400 pesos, la propina mínima es de 40 pesos), pero esto puede aumentar si te encuentras en un restaurante de caché. En el mismo ejemplo de los 400 pesos, podrías cerrar la propina a los 50 pesos. Algo parecido a lo que sucede cuando tu consumo es de menos de 100 pesos: la propina mínima esperada son 10 pesos, aunque sólo hayas entrado por un refresco y un plato de sopa que te costaron 60 pesos. Hay quienes aseguran que si durante tu comida bebiste alcohol, entonces el porcentaje mínimo para la propina es de 15%.

 

HOTELES/AEROPUERTOS/TERMINALES DE AUTOBUSES/TAXIS

Para el personal de servicios que se encuentra en lugares como hoteles, aeropuertos o terminales de autobuses no existe una cantidad de propina fija y casi siempre está sujeta al criterio y bolsillo de la persona que recibe dicho servicio. Sin embargo, el promedio de una buena propia ronda los 50 pesos, quizá menos, quizá más, depende de qué tanto y qué tan bien te hayan ayudado. Si, por ejemplo, llevaron tus tres o cuatro maletas al coche del amigo que fue a recogerte, quizá con 30 o 40 pesos sea suficiente. Si tu hotel es muy lujoso quizá un billete de 50 sea bien recibido y, además, predisponga al personal para atenderte bien durante tu estancia. Para las personas que diariamente realizan la limpieza de tu habitación puedes calcular la propina final sobre una base de 20 pesos al día.

Si abordas un taxi, puedes pagar únicamente la tarifa de tu trayecto o cerrarla al múltiplo de 5 más cercano. Lo decimos de manera complicada, pero es sencillo: si el taxímetro marcó 57 pesos por tu viaje, puedes decirle al chofer: “Déjelo en 60”; si fueron 23, decirle “Que sean 25”. Por lo demás, prepárate para que esto suceda incluso si no lo quieres: es muy probable que so pretexto de “no traer cambio”, el taxista te “quede a deber” esos 2 o 3 pesos que faltan para la cantidad cerrada.

 

BARES/CANTINAS

Un poco como en los restaurantes, la propina acá es mínimo de 10%, pero quizá bajo los efectos del alcohol, si te la pasaste muy bien y si el servicio fue amigable y eficiente, estés tentado a dejar un poco más. No te detengas. En muchos casos la gente que te atiende —del mesero al garrotero de la cocina— gana sólo el salario mínimo y compensa dicho sueldo con las propinas que dejan los clientes.

 

PUESTOS CALLEJEROS

mercado100

Al encontrarte en el DF, con toda seguridad comerás en algún puesto sobre la calle. Un taco, una gordita, una quesadilla. Ahí también puedes dejar propina. Puedes, si quieres, dejar una moneda de 5 o 10 pesos en el bote o cochinito que está ahí cerca de la parrilla donde preparan los alimentos. O puedes dársela directamente a quien te sirvió tu comida. La ventaja del recipiente es que una moneda de 5 pesos suena casi igual que una de 10 al caer en el interior.

 

CAFÉS

creperie

Como en el caso anterior, si hay un bote de propinas cerca de la caja y si sólo fuiste por un americano chico, puedes echar una o dos monedas y la gente del café quedará agradecida (o casi). Si fuiste al lugar, te sentaste, pediste un café y una rebanada de pastel y, además, tu amiga/amigo/ligue/detalle consumió más o menos lo mismo, mejor sigue la regla de 10%.

OTROS SERVICIOS

Si existiera un torneo en el que compitieran las ciudades del mundo en donde se distribuyen más propinas, la ciudad de México llegaría a las finales y quizá hasta saldría triunfadora. Como toda gran urbe, en el DF son muchas las personas que viven de prestar un servicio, algunos incluso increíbles como hacer fila en vez de otra persona en una oficina burocrática. La persona que te “echa aguas” cuando te estacionas, el bolero que le da grasa a tus zapatos, el peluquero, la guía que te condujo por un museo o una zona arqueológica, el músico que quizá hizo más agradable el trayecto en el transporte público, casi todos y todas esperan una propia: ese gesto de correspondencia y quizá incluso de gratitud por haber recibido un buen trato. No dudes en otorgarla; como dicen ciertos merolicos de la ciudad, esa moneda que brindas no te hace más pobre ni mucho menos vuelve rico a quien la recibe.

Imagen superior: Nicolás Pereira / flickr

Das Oktober Fest 2019, vive la fiesta más popular de Alemania en Campo Marte
MXCity
Una de las fiestas más grandes del mundo llegará a la Ciudad de México. La nueva edición de Das Oktober Fest tendrá actividades familiares, gastronomía y mucha cerveza alemana.

Asiste a Oktober Fest 2019 el próximo 19 de Octubre en Campo Militar Marte.

 

Si desconocías Das Oktober Fest, necesitas enterarte que se trata del festival europeo más esperado del año, ya que posee juegos mecánicos, carpas, música, y lo favorito de muchos, miles de litros de cerveza que recibirán a todos los asistentes que deseen sentirse en un verdadero Oktoberfest alemán. 

Este evento tendrá todos los elementos representativos de una verdadera feria, ya que se llevará a cabo dentro de la explanada Campo Marte. Te empaparás de la cultura alemana y formarás parte de una tradición que  persiste desde hace generaciones, la cual se remota al siglo XIX, cuando  el Príncipe Luis de Baviera se casó con la Princesa Teresa de Sajonia-Hildburghausen, e invitaron a todos los pueblos cercanos a celebrar su matrimonio. Este hecho político generó tanta algarabía, que decidieron repetirlo año tras año, iniciando la tradición del Oktoberfest. 

 

 

 

La extraordinaria noticia es que no será necesario gastar en viajes al extranjero para gozar de esta celebración, ya que Das Oktoberfest es el homenaje que se realiza en México y durante este día podrás rodearte de cebada, maltalúpulo, al igual que exquisita comida como pretzels, embutidos, carnes y el popular strudel de manzana. 

 

 

Además de juegos mecánicos, también encontrarás inflables (para lo más pequeños) y espectáculos musicales a cargo de grupos tradicionales y DJ’s. Los tarros de cervezas lloverán y prometen ser el centro de atención, ya que podrás explorar entre las distintas texturas y sabores de la tradicional oktoberfestbier artesanal. 

 

 

Podrás llegar desde las 11 de la mañana e ir explorando cada rincón del festival para después sumergirte en la gigantesca fiesta. Todos están invitados sin importar la edad, sin embargo el acceso para los menores de edad cesará a las 6 pm. Intégrate a esta celebración que mezcla la cultura mexicana con la alemana, brinda con tus amigos y pasa una tarde inolvidable. 

 

 

 

Das Oktoberfest MX 2019

Dónde: Campo Militar Marte. Bosque de Chapultepec I sección, Polanco.

Cuándo: Sábado 19 de octubre, 11:00 am. 

Precio:$250 adultos y $150 menores a 17 años.

Compra tus boletos en Boletia

 

Fesival de Frente: El encuentro de música, moda y arte para los capitalinos
MXCity
Llegará a Foro Santa Fe una nueva edición del Festival de Frente, un espacio que combinará música y pasarelas con lo mejor de la moda en nuestro país.

El próximo 12 de octubre encontrarás las mejores propuestas para la temporada otoño-invierno que se aproxima, gracias a la convergencia de múltiples diseñadores y artistas  musicales. Festival de Frente brindará un espectáculo que complacerá a todos los que tienen una fijación por el mundo de la moda, así que si consideras que necesitas un nuevo look, no dejes pasar la oportunidad de conocer a decenas de diseñadores y rodearte de una fiesta con las mejores personalidades de nuestro país. 

Esta iniciativa proviene de Compra Moda Nacional, la primera tienda online con los mejores diseñadores de México y estará patrocinada por la marca Levi’s. En este espacio se han llevado a cabo conciertos y pasarelas, los cuales suceden dos veces al año y representan un evento único en nuestra ciudad. 

 

 

 

En ediciones pasadas se presentó el  DJ alemán Satin Jackets, al igual que artistas como  Jorge Ayala Paris y Alejandra Quesada. Este año la oferta musical traerá a los DJs Classixx, a la banda neoyorkina Scort, Agrupación Cariño, Flor Capistran, Miss Mara, Esa Mi Pau y a más talentos que faltan por anunciar. Las propuestas de moda serán presentadas durante los próximos días, así que te recomendamos estar pendiente de la actualización en redes sociales. 

 

 

Lo llamativo de Festival de Frente, además de la música, serán las pasarelas, ya que en ellas podrás actualizarte y contemplar los últimos gritos de la moda. ¡Descubre los elementos más chic de la ropa! Este evento será abierto al público y tendrá distintas fiestas, coctelería y música electrónica para bailar y disfrutar durante toda la noche. Deléitate con el arte, luce tu mejor outfit y disfruta con tus seres queridos una de las mejores noches del año. Los boletos se encuentran en segunda etapa. 

 

 

Festival De Frente

Dónde: Foro Santa Fe. Avenida Sta Fe 200, Zedec Sta Fe. 

Cuándo: Sábado 12 de octubre, 2:00 pm. 

Precio: $799. Adquiere tus boletos en Boletia

 

Datos interesantes sobre el ángel de la independencia
MXCity
La Victoria Alada sostiene una corona de laurel y una cadena rota de tres eslabones sobre un pedestal escalonado, como el símbolo de la independencia de México.

Ángel de la Independencia.

 

Para conmemorar la independencia mexicana, se pensó construir un monumento similar al que se había construido años antes al rey español Carlos III, durante el virreinato. Se convocaron varios concursos entre 1821 y 1843, que nunca fructificaron por todos los cambios de gobierno que hubo en este periodo.​

Fue en 1843 en el periodo del presidente Antonio López de Santa Anna, que con el apoyo de la Academia de San Carlos, se convocó a un concurso para seleccionar el proyecto que recordara nuestra Independencia, a un monumento basado en una columna honoraria con una altura mínima de 42 m, rematada por una estatua de la victoria, a cuyo pie esté una base o pedestal adornada por estatuas y bajorrelieves, todo rodeado por una reja y otros monumentos menores que adornaran la plaza, todo recubierto de mármol, con estatuas y adornos de bronce.

 

 

Al concurso se presentaron participantes nacionales y extranjeros, ganando el proyecto el arquitecto francés Enrique Griffon, quien fue seleccionado por los jueces de la Academia de San Carlos. Sin embargo, el presidente consideró que el proyecto de Lorenzo de la Hidalga estaba más ad hoc a su gusto, y Santa Ana lo nombró ganador aunque hubiera quedado en segundo lugar. El premio de 300 pesos se entregó al francés Griffon pero se iniciaron los trabajos para construir el proyecto de Lorenzo de la Hidalga.

Hoy en día, el Ángel es uno de los monumentos más famosos y hermosos de nuestra capital; además de ser el lugar donde nos reunimos para festejar, protestar, celebrar a la selección o simplemente tomar fotos y vivir un poco. Es por eso que te dejamos estos otros datos interesantes sobre esta chulada de estatua.

 

Cofre con el Acta de Independencia

 

 

El general Porfirio Díaz colocó la primera piedra del ángel y puso un cofre dorado que contiene la primera Acta de Independencia y una serie de monedas de cuño corriente de la época.

 

Ángel de inspiración humana

 

 

Según la leyenda urbana, las hijas del arquitecto Rivas fueron modelos de este precioso Ángel dorado. Pero en realidad se ha documentado que el escultor Alciati tomó los modelos de yeso en Italia, para hacer el vaciado en bronce en Florencia.

 

Restos de los héroes de la Independencia

 

 

La columna es un mausoleo donde se encuentran los restos de 14 héroes de la Independencia. Entre ellos Miguel Hidalgo, Vicente Guerrero e Ignacio Allende. En 1923 se realizaron los trabajos en el interior del pedestal para la construcción de tres nichos que albergan las urnas con los restos de los diferentes héroes de la independencia.  Algunos otros restos se trasladaron desde la Catedral Metropolitana y de otros puntos del país en 1925.

 

Victoria Alada

 

 

Aunque es conocida como “El Ángel”, esta escultura se llama “La victoria alada” y representa a la diosa Niké de Samotracia: símbolo del triunfo entre los antiguos griegos. Esta escultura se asemeja a las de Berlín y Londres; es de bronce con recubrimiento de oro y mide 6.7 metros de altura y pesa 7 toneladas.  En una mano sostiene la corona de laurel símbolo de la victoria y en la otra una cadena con eslabones rotos;  lo que representa el fin de la esclavitud del dominio español.

 

Hermano del Teatro Juárez

 

 

El arquitecto Antonio Rivas Mercado retomó la idea para inspirarse en algunas famosas columnas del mundo como la de Trajano en Roma y la Alejandro en San Petesburgo. Finalmente su construcción estuvo a cargo de la dirección del proyecto, luego de trabajar en el Teatro Juárez de la Ciudad de Guanajuato.  Al proyecto se sumaron el escultor italiano Enrique Alciati; encargado de la realización de las esculturas y bajorrelieves, y el ingeniero Roberto Gayol quien se encargó  de la obra civil.

 

El terremoto de 1957

 

 

En 1957 la Victoria Alada cayó y se destrozó debido al terremoto que azotó a la Ciudad de México el 28 de julio. Al reconstruirla se le cambió el rostro y actualmente la cabeza de la antigua escultura se encuentra expuesta en la entrada del Archivo Histórico de la Ciudad de México.

Cuauhtémoc: el último tlatoani mexica y combatiente de Hernán Cortés
MXCity
Cuauhtémoc  fue el último tlatoani mexica quien tomó el mando de su pueblo en medio de la guerra definitiva con los españoles.

Cuauhtémoc, el tlatoani que defendió México-Tenochtitlan de los españoles.

 

 

 Cuauhtémoc, en náhuatl “el águila que descendió” fue conocido por los conquistadores españoles como Guatemuz, y el último tlatoani mexica de México-Tenochtitlan. Asumió el poder en 1520, un año antes de la toma de Tenochtitlan por Hernán Cortés y sus tropas.

Cuahtémoc fue hijo de Ahuizotl, primo de Moctezuma Xocoyotzin y Tecuichpo, cuando asumió el poder los conquistadores ya habían sido expulsados de Tenochtitlan, pero la ciudad estaba devastada por el hambre, la viruela, y la falta de agua potable.

 

 

A la llegada de los españoles a Tenochtitlan, Cuauhtémoc era un joven guerrero que había recibido, alrededor de 1515 d.C., el cargo de tlacatécatl en la ciudad de Tlatelolco. Contaba con los méritos suficientes para tal nombramiento: era de origen tenochca, pertenecía al linaje gobernante y se había destacado en el campo de batalla, todo ello junto con su relación por vía materna con la nobleza local.

El joven príncipe asistió al calmecac, el centro de instrucción de todos los nobles, y al cumplir los 15 años completó su educación en el telpochcali, la escuela obligatoria en la que todos los varones aztecas recibían la formación militar. Pronto destacó como combatiente, y tras alcanzar el grado de tlacatécatl lideró los ejércitos de Moctezuma en diversas campañas, lo que le valió el mando militar de Tlatelolco, la ciudad gemela de Tenochtitlán.

 

 

 

Tras la matanza cometida por Pedro de Alvarado en el Templo Mayor, el 20 de mayo de 1520, Cuauhtémoc se sumó a la rebelión contra los invasores. El 30 de junio, en la conocida escena en la que Moctezuma salió a una azotea de su palacio para intentar calmar los ánimos de sus compatriotas, Cuauhtémoc lo imprecó con violencia: “¿Qué es lo que dice ese bellaco de Moctezuma, mujer de los españoles, que tal se puede llamar, pues con ánimo mujeril se entregó a ellos de puro miedo y asegurándose nos ha puesto todos en este trabajo? No le queremos obedecer, porque ya no es nuestro rey, y como a vil hombre le hemos de dar el castigo y pago”.

Una fuente afirma incluso que de su mano partió una de las piedras que mataron al emperador. El príncipe participó en primera línea en la expulsión de los españoles de Tenochtitlán, durante la llamada Noche Triste. Cuauhtémoc, el último tlatoani se preparó para defender su capital de la contraofensiva de Cortés, que comandaba un ejército formado por 900 españoles y 150.000 aliados. Ordenó hacer más profundas las acequias, izar los puentes que unían la ciudad a tierra firme y hacer acopio de armas y víveres para llenar los silos de Tenochtitlán.

 

 

 

Se reunió con tarascos y tlaxcaltecas, sus eternos enemigos, para apelar a la unidad indígena frente al extranjero y ofreció a sus tributarios importantes ventajas fiscales a cambio de su lealtad. Cuando Cortés se aproximó a la ciudad, Cuauhtémoc rechazó todas las ofertas de rendición e incluso hizo ejecutar a dos hijos de Moctezuma partidarios de la negociación. A pesar de todos los preparativos llevados a cabo por Cuauhtémoc, nada impidió que los españoles pusieran sitio a Tenochtitlán y la bloquearan gracias a los bergantines que construyeron para navegar por la laguna que rodeaba la ciudad.

Esto obligó a Cuauhtémoc y los suyos a retirarse a Tlatelolco, donde “de hambre y sed morirían, porque no tenían que beber sino agua salada de la laguna”. En poco tiempo, la situación se volvió desesperada y así lo comunicó Cuauhtémoc a sus generales, pero éstos resolvieron seguir con la guerra. El tlatoani les advirtió que “en adelante ninguno osase demandarle paces o lo mataría”.

 

 

 

A finales de julio de 1521, los templos ardían, los cadáveres llenaban las calles y los indígenas que combatían junto a Cortés hacían estragos entre los odiados mexicas. Cuauhtémoc seguía decidido a no rendirse, hasta que el 13 de agosto, cuando los españoles y sus aliados dieron el asalto final a Tlatelolco, trató de escapar en una canoa junto con su familia y algunos altos dignatarios para proseguir la lucha en otro lugar.

Sin embargo, los españoles divisaron a lo lejos la canoa en la que huía el emperador y le cortaron el paso con un bergantín, ante lo cual Cuauhtémoc, “viendo que era mucha la fuerza de los enemigos, que le amenazaban con sus ballestas y escopetas, se rindió”. Cuauhtémoc fue llevado a presencia de Cortés, que había asistido a la batalla final, el tlatoani exclamó ante el conquistador: “¡Ah capitán! Ya yo he hecho todo mi poder para defender mi reino y librarlo de vuestras manos, y pues no ha sido mi fortuna favorable, quitadme la vida, que será muy justo, y con esto acabaréis el reino mexicano”.

 

 

 

Los conquistadores tenían la vista puesta en el oro, y particularmente en el tesoro que habían dejado en Tenochtitlán tras su huida durante la Noche Triste. Cortés se reunió de nuevo con Cuauhtémoc para preguntarle dónde estaba el oro, y decidió someterlo a tortura para arrancarle una confesión. Lo ataron a un poste y metieron sus pies, tal vez también sus manos, en aceite hirviendo. Al ver que su primo, el señor del Estado aliado de Tacuba, le suplicaba con la mirada que confesara, Cuauhtémoc “lo miró con ira y le preguntó si estaba él en algún deleite o baño”. Finalmente explicó que, poco antes de la caída de la ciudad, los dioses le habían revelado que el fin de Tenochtitlán era inevitable, tras lo que ordenó arrojar todo el oro a un pozo en la laguna. Los buceadores españoles, sin embargo, no encontraron allí nada de valor.

En octubre de 1524, Cortés salió de Tenochtitlán en dirección a Honduras para reprimir la rebelión de otro conquistador, Cristóbal de Olid. Se llevó consigo al tlatoani y sus principales a fin de evitar una insurrección en México. El 28 de febrero de 1525, Cortés ordenó que interrogaran por separado a Cuauhtémoc y al señor de Tacuba y “sin haber más probanzas los mandó ahorcar. Y fue esta muerte que les dieron muy injustamente dada, y pareció mal a todos”, sentenció el cronista