Comunidad
La Casa Xochiqueztal, el hogar donde la vejez y la experiencia de la prostitución se reconcilian
Maria Jose CA
¿Qué sucede con las prostitutas de la ciudad de México cuando su cuerpo sufre las transformación de la tercera edad?

Prostituta, zorra, puta, perra, mujerzuela, callejera; palabras que llenan la boca de incomodidad, tosquedad y hasta vulgaridad. Las utilizamos en honor a las “servidoras sociales”, como un sinónimo de algún insulto a las mujeres que empoderan a su cuerpo y sexo. 

En nuestra ciudad las vemos en las bulliciosas calles de Nuevo León, Buena Vista, Sullivan y La Merced, entre otras. Casi todas cuentan con historias similares: el abuso sexual en repetidas ocasiones (y en la mayoría, por algún familiar), drogadicción, problemas económicos y, eventualmente, la vejez. 

Con este estilo de vida, el día al día de algunas de estas mujeres se define como: “Mientras que el cuerpo aguante y me sigan pelando, para qué desperdicio ¿verdad? De todos modos, el cuerpo se lo van a comer los gusanos; mejor que se lo coman los cristianos”1. Así, ellas deciden continuar seduciendo a través del “caliche”, a pesar de que vivieron abusos sexuales por parte de familiares o esposos, y viven “estando sin estar”2, actuando de la única manera en la cual consideran que no serán lastimadas; que inconscientemente se congelan y se someten ante algún factor estresante, defendiéndose con mordidas y uñas; que viven dificultades por los cambios físicos, hormonales y psicológicos derivados de la vejez; que el mundo en el que han vivido alrededor de 60 años, empieza a convulsionar hasta estallar eventualmente en mil pedazos; que la clientela empieza a disminuir conforme sus cuerpos envejecen; que pierden cierta autonomía e independencia, sintiéndose inútiles, estorbosas e aisladas del único estilo de vida que conocen.

Vivir del amor en la tercera edad no es fácil. Y hasta ese momento, ellas se dan cuenta de que es un deber y una necesidad dedicar una seria atención a sí mismas. Por esta razón nació, en 2006, la Casa Xochiquetzal, un hogar para las trabajadoras sexuales de la tercera edad. Carmen Núñez, antigua amante del “caliche”, se dedicó a buscar apoyo de figuras públicas como Marta Lamas, Elena Poniatowska, Jesusa Rodríguez, para solucionar la problemática de las condiciones precarias en las que viven las mujeres de esta profesión. Y después de instaurar un nuevo sistema gubernamental que proporcionara una vida digna a estas mujeres, el Gobierno del Distrito Federal autorizó el préstamo de un inmueble en el Centro Histórico para habilitarlo como albergue de atención integral. 

Su nombre, Xochiquetzal, rinde honor a la diosa azteca de la actividad erótica y de las relaciones sexuales ilícitas, asociándose con las prostitutas cuya finalidad no era la procreación (N. Quezada). De ese modo la casa da hogar a estas mujeres, a quienes se les ofrecen cuidados médicos y psicológicos, apoyo económico y alimenticio. Ellas se apropian de este inmueble para mantenerlo, dentro de sus capacidades, como si fuera su propio hogar: preparando sus alimentos, realizando la limpieza, disfrutando de la libertad de pasear o laborar en su especialidad, etcétera. 

Gracias a su fortaleza tanto física como psíquica, las habitantes de la casa Xochiquetzal se convirtieron en resilientes, quienes no sólo fueron las protagonistas de un momento efímero sino también de increíbles obras de arte. Como el estudio fenomenológico Las amorosas más bravas, cuyas autoras, Celia Gómez Ramos y Bénédicte Desrus, trataron de convertirlas en una sonrisa de empoderamiento a través de la cámara y la literatura. Y aunque “la mayoría [de las habitantes] le dice que no al amor”, como dijo Celia Gómez en alguna ocasión, tanto la casa como el libro son una panacea al dolor para cautivarlas a vivir con alegría, tristeza, dolor, creatividad, sensualidad, seguridad física, apoyo grupal, resiliencia y mayor comprensión de sus vivencias. Además, las autoras no sólo decidieron hacer un llamado de atención en relación con esta situación precaria de las sexoservidoras, sino también realizar una aportación económica con un porcentaje de la venta de cada libro. 

Las mujeres de la casa Xochiquetzal continúan cargando el estigma de la locura moral desde 1910, aquella enfermedad mental característica de las mujeres que no se conforman con los modelos de domesticidad femenina. Y es en ese arquetipo que ellas, prostitutas e indecentes, son el lado oscuro de la sociedad y la vejez, que merece una importante toma de conciencia y atención. Sin embargo estas son, de algún modo, pruebas de la resiliencia de cada ser humano a lo largo de 70 años; de su increíble capacidad de apagar la luz y sonreír en la oscuridad; de echar de menos los abrazos, aceptando que nada es para siempre; de decir adiós para adquirir una mejor comprensión de la vida. 

Informes para donaciones y voluntariados.

Twitter de la autora: @deixismj

1  Gómez Ramos C. y Desrus B., Las amorosas más bravas (2014).

2 Cuando un niño o una niña está expuesto recurrentemente a situaciones de abuso, su única reacción de adaptación o defensa ante el estímulo de peligro es la disociación. Es decir, dado que no tienen fuerza física ni psíquica para defenderse, tratan de dominar o tolerar el estrés del peligro. Aprenden a separar los elementos dolorosos (como el miedo), negándolos de la conciencia a través de la sumisión ante la situación o, incluso, la seducción, para evitar un daño más fuerte. “Su cuerpo no puede enfrentar al agresor ni tampoco puede huir de la amenaza; así que la única opción es estar sin estar” (Castillo I., 2014).

La CDMX es territorio agrícola que cultiva maíz, amaranto, nopal y maguey
MXCity
Los frutos de la sociedad civil en la agricultura urbana, han tenido un fuerte impacto en la cantidad de cultivos y cosechas que existen en toda la CDMX.

La agricultura urbana está haciendo verde nuestra ciudad.

 

La agricultura urbana o periurbana, es decir, la agricultura cultivada en el entorno inmediato de las ciudades, muy a menudo en terrenos previstos para el crecimiento de la ciudad o la dotación de equipamientos o infraestructuras, es cada vez más común en nuestro mundo moderno. Pero hay algo que quizá desconocías de esta práctica, y es que la CDMX la lleva a cabo en más de la mitad de su territorio.

 

 

 

Así es, para la periurbana se pueden usar terrenos privados, públicos o residenciales tanto como pequeños espacios que pueden ser balcones, paredes, techos de edificios, calles públicas o márgenes y antiguos lugares. En muchas ocasiones la agricultura se practica en terrenos ocupados y de propiedades públicas.

La agricultura urbana contribuye a la soberanía alimentaria y ayuda a proporcionar de alimentos seguros incrementando la cantidad disponibles para los habitantes de ciudades, y proveyendo de verduras y frutas frescas para los consumidores urbanos.

 

 

El cultivo y la cosecha a pequeña escala suelen promover el ahorro de energía, la producción local de alimentos, y además de ser actividades sostenibles ayudan en mucho a la comunidad. Pero como toda práctica, requiere de un tipo de gestión ordenada que va más allá de lo agronómico o incluso lo social, debido a su carácter urbanístico.

En la actualidad La Habana es la reina de las ciudades “verdes” en América Latina, con más de 90.000 residentes que practican la producción de alimentos, ya sea cultivando huertos caseros o trabajando en los huertos y las granjas pecuarias comerciales de la ciudad. Y aunque la Ciudad de México conforma una de las aglomeraciones urbanas más grandes del mundo que se concibe como una gran superficie de concreto y asfalto, la mayor parte de la agricultura puede calificarse como periurbana e incluso suburbana y su producción urbana de alimentos aumenta a pasos agigantados.

 

 

Como ejemplo, se suele mencionar el Huerto Romita, un espacio comunitario situado en el corazón de la ciudad para la producción de hortalizas orgánicas. Pero este espacio es solo uno de los más activos de las diversas iniciativas públicas y privadas. De hecho en toda la CDMX existen importantes extensiones de terreno dedicadas a la agricultura, a la ganadería, al ecoturismo, así como terrenos de suelo forestal.

La población activa ocupada en actividades agropecuarias en la CDMX asciende a unas 16 000 personas, en 11 543 unidades de producción familiar. Unas 22 800 ha de tierra se dedican a la producción de cultivos, principalmente en Tlalpan, Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco donde se produce maíz, frutales, hortalizas y animales para el autoconsumo familiar y la venta local, con una producción a mayor escala de nopal (chumbera), amaranto, hortalizas, hierbas y plantas ornamentales para los mercados urbanos y regionales.

 

 

Tan solo el nopal se cultiva en 4,300 ha, más del 90 % de la superficie de cultivos perennes de Milpa Alta; además del maíz y la avena forrajera, así como diferentes hortalizas, plantas ornamentales y frutas como la manzana y el durazno. A esto hay que sumarle la población ganadera estimada en unas 6,650 cabezas de ganado bovino, 30,000 cerdos, 10,000 ovinos y 220 000 aves de corral, y también se obtienen productos como leche, miel y carne.

La calidad de los productos, en algunas ocasiones, suele ser mejor al sustituir químicos como fertilizantes y pesticidas por otros de origen natural. Y al estar cerca de instituciones  académicas de renombre, tiene mayores oportunidades de implementar innovaciones para los cultivos, mejorar las condiciones de producción actual, controlar plagas con elementos biológicos, sustituir abonos orgánicos de origen animal por compostas, lombricompostas y erradicar los productos agroquímicos de los cultivos.

 

 

Desde hace unos años, la Secretaría de Medio Ambiente estableció un sistema de certificación orgánica de México, conocido como Sello Verde, que ha determinado las normas que rigen la práctica de la agricultura ecológica en el Suelo de Conservación.

Asimismo, se ha intentado aumentar la capacidad de captación del agua de lluvia, el tratamiento de aguas residuales con fines de riego agrícola y la rehabilitación de canales, chinampas y parcelas en la zona lacustre, ya que son necesarias para que los agricultores cultiven y cosechen con la calidad requerida.

 

 

También es necesario fomentar la idea de agricultores organizados en cooperativas o en microempresas locales, implementar estrategias para mejorar los suministros de semillas y así bajar los costos y la importación de semillas, ayudando a proteger la agrobiodiversidad y la seguridad alimentaria del país.

Finalmente, los agricultores jóvenes necesitan un acceso seguro a la tierra cultivable de las zonas suburbanas y periurbanas, ya que los precios del suelo se han disparado porque el valor de la tierra se fija según su capacidad de urbanización en lugar de su fertilidad agrícola.

 

 

Pero con todo y los problemas, la agricultura urbana ha pasado a ocupar un lugar destacado en la agenda política del gobierno, de instituciones como SEDEREC, iniciativas de las ONG, organizaciones vecinales y colectivos juveniles.

En esto, la sociedad civil ha tenido una enorme participación en la promoción de la agricultura urbana, estableciendo huertos, azoteas verdes, sembrando árboles en las zonas urbanas e impulsado diversos proyectos de producción hortícola y de plantas medicinales en los que se utilizan envases plásticos reciclados, captación de agua pluvial y abono orgánico.

Detalles de la coalición para la Transformación Urbana en México
MXCity
La iniciativa busca incidir en la creación de políticas públicas que guíen el desarrollo ordenado de las ciudades mexicanas.

Más de 10 instituciones se han unido para trabajar en materia urbana.

 

La forma en que están creciendo las ciudades mexicanas incrementa la desigualdad y las condiciones de pobreza, además segrega a los sectores de menores ingresos a zonas sin equipamientos, mal servidas, alejadas de las fuentes de trabajo. Las ciudades generan más del 75 % del PIB (producto interno bruto), pero 36 millones de mexicanos viven en condición de pobreza en las zonas urbanas.

Hoy nuestras ciudades crecen en promedio cuatro veces más en las zonas periféricas; en materia de movilidad las familias con menores ingresos gastan el 11% de sus ingresos en transporte, mientras las familias con mayores recursos tan sólo gastan el 0.8%.

 

 

Como este crecimiento es irregular existe la necesidad de buscar alternativas a los desafíos económicos, sociales y climáticos urbanos, por medio del análisis y el impulso de políticas públicas que ayuden a crear ciudades para todos. Asimismo, es necesario buscar un intercambio de ideas sobre el desarrollo urbano sostenible y hacer frente a estos retos.

Con el fin de subsanar estas preocupaciones, más de 10 instituciones dedicadas a las políticas públicas y urbanistas, se han unido con el objetivo de identificar, evaluar y proponer instrumentos de política pública que permitan un sano desarrollo de las ciudades. Entre las organizaciones asociadas destacan WRI (World Resources Institute) México, ONU (organización de ls naciones Unidas) Hábitat, C40, Cepal, la Facultad de Arquitectura de la UNAM, así como Gobiernos Locales por la Sustentabilidad.

 

 

En conjunto lanzaron la Coalición para la Transformación Urbana, donde se ha destacó que este gran esfuerzo que emprenden diversas instituciones cuenta con el respaldo de la Embajada Británica, y tiene como premisa contribuir con información acerca de las ciudades.

La intención de esta Coalición, es pues, poner al alcance de los interesados el conocimiento para construir mejores ciudades. Buscar sinergias entre el trabajo de cada quien para ofrecer mayor conocimiento, abrir el debate y aportar ideas que alimenten las políticas públicas en la materia de desarrollo urbano.

 

 

 

Entre los temas que se destacan por su prioridad están el desarrollo de instrumentos en las siguientes materias:

Vivienda: son necesarios esquemas de desarrollo y financiamiento para viviendas asequibles en zonas urbanas centrales, con provisión de equipamientos urbanos.

Gestión de Suelo: se necesitan instrumentos y programas que promuevan la regeneración urbana.

Sistema de Planeación Urbana y Coordinación Metropolitana: hay necesidad de esquemas de coordinación y gobernanza urbana.

Movilidad y Transporte: Fortalecimiento de programas para el desarrollo de sistemas integrados de transporte.

Transformación Urbana: esta iniciativa tendrá apoyo complementario de instituciones internacionales, entre las que se destacan la London School of Economics: Cities (LSE Cities), Leeds University, Stockholm Environment Institute, Urban Land Institute, y la Organización Económica para la Cooperación y el Desarrollo (OECD), entre otras.

 

 

La Coalición para la Transformación Urbana en México (CTU MX) es una iniciativa que ayudará a hacer frente a los retos urbanos que afronta nuestro país y crear un ambiente más sustentable, seguro e inclusivo, para privilegiar el bienestar social, económico, y ambiental.

La Coalición desea establecer un trabajo conjunto que beneficie el cumplimiento de los objetivos de desarrollo del País, así como de las diversas agendas internacionales con las que México se ha comprometido, con el fin de trabajar para logar un cambio enorme en la vida de los mexicanos.

 

 

El programa fue lanzado en la Ciudad de México con comentarios de Ani Dasgupta, Co-Director Global de la Coalición para las Transiciones Urbanas, y Gabriela Rodríguez Herrera, Directora de Política de Clima y Energía de la Embajada Británica en México, junto con socios clave de México.

Dichos organismos ofrecieron su capacidad técnica para la toma de decisiones en cada una de las líneas de acción, para modificar el modelo de desarrollo de las metrópolis, ya que hoy en día está palpable la oportunidad para un crecimiento económico sostenible y el combate a la pobreza.

 

 

Si deseas conocer más sobre el proyecto puedes ingresar al sitio Sitio web.

Conoce el programa Pilares: Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saber
MXCity
Espacios donde la comunidad tiene acceso a la educación, capacitación y desarrollo en los barrios que padecen mayor marginación y violencia.

El punto de apoyo para los jóvenes de la CDMX.

 

Pilar es una palabra proveniente del Latín pila, es un elemento alargado, normalmente vertical, destinado a recibir cargas. En arquitectura un pilar es un elemento estructural que funciona para sostener muros u otro elemento de la edificación.

Con esta idea los Pilares ahora serán un programa: Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (PILARES), para jóvenes en CDMX. Se le llama PILARES porque serán las bases para construir una mejor sociedad a partir de convertirse en puntos de desarrollo y libertad principalmente para los jóvenes.

 

 

 

Estos recintos se establecerán en zonas que no tienen acceso a derechos, con la finalidad de cumplir el objetivo de la próxima administración. El Programa Pilares será coordinado con 16 alcaldías y con diversas instancias o instituciones de educación pública y privadas, cuyo coordinador será el maestro Samuel Salinas.

Aseveró que no se puede permitir que los jóvenes de la ciudad no tengan acceso a derechos. Con este proyecto se buscará a los jóvenes que por alguna razón dejaron la escuela y se acercaron a prácticas delictivas porque no tuvieron otras opciones. Lo que se desea con el programa, es que regresen a las escuelas y promover la economía social a través de la enseñanza de distintos saberes; así como la formación de cooperativas y pequeñas empresas para generar economías en estas zonas.

 

 

 

Para esta tarea se están preparando promotores que sean constructores de paz y acceso al menos a una orientación cívica y social.

Se invertirán 2,000 millones de pesos en 300 Pilares, con los que se pretende acercar la educación, deporte y cultura a 700,000 personas en las 16 alcaldías de la ciudad. El objetivo es que en 2019 haya por lo menos 200 Pilares, 25 de ellos en los primeros 100 días de su administración.

 

 

 

Se invertirán 500 millones de pesos para construir o acondicionar espacios para estos centros; 220 millones en becas para promotores educativos y de la economía social, 120 millones para promotores y talleristas de cultura y alrededor de 60 millones de pesos para promotores deportivos.

Estas son las alcaldías y el número de Pilares que tendrá cada:

 

Alcaldías

Álvaro Obregón 25 

Azcapotzalco 15      

Benito Juárez            3        

Coyoacán 15

Cuajimalpa 7

 

 

Cuauhtémoc 15       

Gustavo A. Madero 45        

Iztacalco 9    

Iztapalapa 66

Magdalena Contreras 9

Miguel Hidalgo 6

Milpa Alta 11

Tláhuac 18

Tlalpan 24

Venustiano Carranza 12

Xochimilco 20

 

¿Qué actividades ofertarán los Pilares?

Este programa tendrá como base las 300 ciberescuelas, y se invertirá en la construcción o acondicionamiento de espacios que ya existen para que den cabida a estos centros de educación, cultura y deporte.

 

 

Ciberescuelas

Actividades físicas, deportivas y recreativas

Capacitación para la instalación y manejo de sistemas de captación de agua de lluvia, huertos urbanos, calentadores solares, etc.

Talleres de emprendimiento y capacitación en diversos oficios

Disciplinas artísticas, funciones de danza, teatro, conciertos y exposiciones

Cultura de paz, con ayuda de psicólogos y trabajadores sociales capacitados para identificar, mediar conflictos, prevenir y erradicar las violencias

 Video insertado

 

¿Cómo ser tallerista o promotor en los Pilares?

La convocatoria para ocupar estos cargos está abierta en y puedes ver los detalles aquí y los requisitos generales son los siguientes:

 

 

Ser mayor de edad

Ser residente de la Ciudad de México

Comprobante de estudios o de dominio de oficio

No ser beneficiario de otro apoyo económico de la misma naturaleza

No ser trabajador del gobierno de la Ciudad de México

Disponibilidad de horario

Experiencia e interés en trabajo comunitario

Capacidad empática con jóvenes y mujeres

Conocer o tener vínculos con alguna de las colonias, barrios o pueblos donde se establecerán los 200 Pilares durante 2019

Si deseas más detalles consulta el sitio Web

¿Buscas un regalo original? Regala una planta en peligro de extinción
Alan Roque
Gracias a la UNAM, hoy podemos adoptar una hermosa planta silvestre de las 185 mil que se encuentran esperando en su Jardín Botánico.

Si quieres obsequiar algo fuera de lo común y sobre todo con vida, una planta en peligro de extinción es el regalo perfecto.

 

Suena extraño enunciar que una planta en peligro de extinción podría ser adquirida por cualquier persona, pero lo cierto es que se trata de un proyecto de la UNAM, vía el Centro de Adopción de Plantas Mexicanas en Peligro de Extinción, para buscarle casa a estas hermosas plantas. 

Este peculiar Proyecto ofrece más de 60 cactáceas y crasuláceas, las cuales fueron cultivadas desde semillas en el Jardín botánico del Instituto de Biología de la universidad. Si esta navidad estás interesado en regalar algo peculiar, alguna de estas plantas es tu opción. en el IBUNAM encontrarás especies como conchitas, mammillarias y echeverias, mismas que se encuentran esperando en nueve invernaderos junto a 185 mil plantas destinadas a esta causa.

 

 

Los tipos de plantas que se conservan en este jardín son pequeñas, caben perfectamente en departamentos con poco espacio, no estorban y su manutención no requiere tratos especiales. Tampoco necesitan demasiada agua ya que son de medio ambiente seco, y encontrarás tanto de sol como de sombra.

 

 

Para la obtención de estas especies solo se pide una cuota de recuperación y el compromiso de que cuidarás bien de ellas para seguir contribuyendo a la diversidad biológica mexicana. Al adquirirla te proporcionaran un certificado de “padre adoptivo”, con el que se te registra y se hace un seguimiento vía electrónica para cerciorarse de que les está dando el cuidado adecuado. En el IBUNAM cuentan con una clínica especializada para atender a aquellas que presenten algún tipo de deterioro, en dado caso de que necesitaras auxilio con su cuidado, así como un taller educativo e informativo de la especie que adoptes.

 

 

Hoy, y a unos cuantos días de presentarse en México una de las iniciativas ecológicas más prometedoras de la historia, conviene recalcarnos porqué es tan importante incluir en nuestros hábitos cotidianos la protección del mediambiente, inclusive en los objetos que obsequiamos. Así que, si te interesa contribuir al cuidado de tus ecosistemas, a la par de esta navidad, no dudes en considerar la adopción de una planta.

 

 

Centro de Adopción de Plantas Mexicanas en Peligro de Extinción / IBUNAM

Dirección: Cd. Universitaria, 04510 Ciudad de México

Web

Tel. 55 5622 9067

*Abierto al público para adopción hasta el 16 de diciembre.