Arte y Cultura
Las bibliotecas están siendo amenazadas por internet, salvémoslas utilizando sus bellos recintos
Jaen Madrid
Una breve reflexión sobre por qué es mejor leer un libro en biblioteca que en gadget y un recorrido por los mejores archivos de la capital

Siempre me ha gustado leer el prólogo de los libros al final de la lectura esencial. Esto porque independientemente de si la redacción es neutral o no, en este apartado el prologuista alude comentarios majestuosos sobre el autor bajo un juicio estético propio, y esto de cierta manera le da estructura a nuestras primeras impresiones antes de comenzar a indagar la lectura. Es algo parecido a lo que pasa hoy en día cuando leemos reseñas literarias en blogs antes de acudir a la obra: cierta influencia o estado de premeditación se genera en la opinión. Tal vez por practicidad o mera curiosidad ansiosa sea bueno utilizar internet para estos casos, sin embargo, resulta una acción meramente estéril cuando ya no se es capaz de dar el segundo paso, como buscar la lectura en bibliotecas, librerías o si quiera pdf.

finnegans wake

¿Cuántos libros fingiste leer el año pasado? ¿Cuántos no terminaste o en cuáles te quedaste, incluso, en el prólogo? Hay un vórtice de evasivas que impiden tomar un libro y mucho de culpa existe en la costumbre de no fabricarnos, precisamente, esa costumbre de darle un tiempo a la lectura como rito primordial en la vida diaria. Y es uno de los grandes puntos a favor que obtienes sólo cuando visitas una biblioteca:

La costumbre hedonista de dar un paseo por los laberintos de anaqueles que huelen a misterio, en busca de quimeras metafísicas que alimenten no solo a la mente, también al espíritu. Pasear por sus jardines templados o descansar la mente del incendio social entre sus sillones silenciosos. Experiencias como estas no son precisamente las que se engendran cuando lees dentro del mundo virtual, sobre todo porque con un gadget en mano, los agentes de distracción aumentan exponencialmente. No hay duda que a las innovaciones tecnológicas les debemos mucho; el problema viene cuando no somos capaces de controlar la revolución tecnológica y ella nos controla a nosotros.
archivo mxcity BVPor todo ello y más aún, por conservar nuestros bellos recintos públicos que albergan el conocimiento de nuestra nación y poco más, es necesario saber que México posee alrededor de 400 bibliotecas que podemos visitar tan sólo en el Distrito Federal, de las cuales aproximadamente 8 son algunas de las más importantes del país. Ya sea por su vasto material o sencillamente por su arquitectura poco usual, las bibliotecas públicas de la ciudad son un espacio de abstracción que puedes utilizar para fortalecer el hábito de la lectura.

La Biblioteca Nacional de México, verbigracia, es una excelente opción para hacerlo. Su colección de libros data a 1 millón 250 mil volúmenes, el máximo acervo bibliográfico del país. Fundado en 1867 por el entonces presidente Benito Juárez, este imponente espacio ha permanecido vigente tras 80 años de respaldo de la Universidad Nacional Autónoma de México y se ha encargado de preservar y organizar material de la memoria del país, que por sus ejemplares limitados requiere de cuidados exclusivos.

Existe también la Biblioteca de México José Vasconcelos y la Biblioteca Vasconcelos, que son  lugares distintos. La primera está ubicada en la Ciudadela y fue dirigida desde 1946 por el mismo Vasconcelos hasta su muerte. Actualmente cuenta con cinco bibliotecas personales con acervos especializados, una sala especial para personas con discapacidad visual y una hemeroteca.

La segunda es nada menos que la fascinante creación del arquitecto coetáneo Alberto Kalach, una especie de recinto sci-fi construido en medio de un jardín surrealista en Buenavista. Pareciera que esta biblioteca alberga más ejemplares de flora que de libros (60 mil especies, para ser exactos); sin embargo, fue inaugurada hace apenas 9 años, así que aún podemos esperar que se encuentre a la altura de la Ciudadela en un par de décadas.

Biblioteca Central UNAM

Sin duda no podemos olvidar visitar la Biblioteca Central de la Universidad Nacional Autónoma de México, postrada precisamente en las instalaciones de la máxima casa de estudios (CU). Además de ser una linda experiencia recorrer los campos de las facultades, este recinto alberga un acervo de 428 mil volúmenes en la colección general y 70 mil volúmenes en la colección histórica. Y es de esperarse encontrarte con máximas joyas filosóficas y otras fundamentales de la literatura. La arquitectura igualmente es bella y su nacimiento data a 1950.

Pero no sólo la UNAM posee un grandioso catalogo; la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero de la Universidad Iberoamericana es también contemplada como una de las más vastas. Posee un acervo de cerca de 700 mil volúmenes, de los cuales 70 mil de ellos son libros antiguos y raros y otros 39 mil, fondos documentales. Estas cifras la posan en la escuela privada como la mejor biblioteca del país, y por si fuera esto poco, la institución cuenta con convenios de préstamo interbibliotecario con universidades nacionales y extranjeras, lo cual permite la consulta en línea de libros de diferentes partes del mundo. Cabe destacar que los recintos de estas universidades abren sus puertas para cualquier persona que no necesariamente esté inscrita en sus respectivas academias.

Un par de bibliotecas más se pueden destacar en el DF: el Archivo General de la Nación: Palacio de Lecumberri, inaugurado por Porfirio Díaz en 1900, o la reciente Biblioteca infantil y juvenil de Mixcoac (BS), ubicada en una antigua casa remodelada y adaptada como un centro de cultura. No está de más  resaltar que todas han tenido que “modernizarse” frente a la invasión tecnológica, por lo que al menos los servicios de consulta en línea y las salas multimedia parecen estar a la vanguardia.

Archivo mx biblioteca en mexicoTomando en cuenta la cantidad de gadgets que ahora existen para la búsqueda de información en la web, comenzar a abandonar las bibliotecas era cuestión de tiempo. Sin embargo, hay un vicio peligroso aún más profundo que el de culpar a la tecnología por ello, y es el de tomar la información virtual con superficialidad. En internet estilamos, más bien, agarrar pellizcos de ideas sin conocer los fundamentos y volverlas una experiencia propia —He aquí la importancia de no olvidarnos de estos sublimes lugares que estimulan la imaginación.

Sin darnos cuenta, hemos dejado de acudir a la biblioteca por el mero vicio banal de conocer en cantidad y no en calidad y cuidado, eso podría considerarse una enfermedad (una de esas innumerables que ha provocado internet).

Arquitectura en templos: 10 iglesias del Centro Histórico
María González de León
Diez de los más hermosos templos que aún vibran en el corazón de CDMX.

Además de la apabullante Catedral Metropolitana, el Centro Histórico de la Ciudad de México está plagado de iglesias de menor tamaño, igualmente bellas y majestuosas, que cuentan historias sobre el pasado de nuestra hermosa capital: más de 40 templos de diferentes estilos arquitectónicos, fundados por distintas órdenes religiosas y construidos (o reconstruidos) en diversas épocas. Estos espacios, que aún alimentan la esencia espiritual de la ciudad, implican un recorrido lleno de mística para locales y visitantes por igual.

A continuación, diez de las iglesias que llenan de espiritualidad y mísitica al Centro Histórico de nuestra ciudad:

Iglesia de Santo Domingo

iglesias centro historico

En la esquina de las calles Belisario Domínguez y República de Brasil.

Ubicada en la Plaza 23 de mayo y enfrente de la Plaza de Santo Domingo, este emblemático templo fue construido al estilo barroco en el siglo XVIII para ser la sede de la Orden de Santo Domingo. Alberga la tumba de Pedro de Moctezuma, uno de los hijos del emperador Moctezuma II.

Iglesia de San Bernardo

iglesias centro historico

En la esquina de Avenida 20 de noviembre y Venustiano Carranza.

Parte de un convento construido en 1636 por la Orden Cisterciense. Su hermosa fachada está cubierta de tezontle rojo y roca volcánica y decorada al estilo barroco. El altar interior, realizado años después, es de estilo neoclásico.

Templo de la Profesa o San José del Real

templos

En la esquina de Madero e Isabel la Católica.

Una hermosísima y pequeña iglesia barroca construida por la Orden Jesuita. Su nombre oficial es Oratorio de San Felipe Neri, pero originalmente su nombre fue Templo de San José del Real. El primer templo original, reconstruido en varias ocasiones, fue realizado en 1610.

Iglesia de la Santa Veracruz

templos

Avenida Hidalgo, frente a la Alameda Central.

El templo fue realizado por la Archicofradía de la Cruz, una hermandad religiosa fundada por Hernán Cortés; se trata de una de las instituciones religiosas más antiguas de nuestra ciudad. Fue construida originalmente en 1568, pero con el paso del tiempo se ha reconstruido varias veces. Lo que queda el día de hoy tiene un hermoso estilo churrigueresco.

Capilla de las Ánimas

templos

Calle República de Guatemala.

Un hermosísimo y pequeño templo al estilo barroco, fue construido en el siglo XVIII y forma parte del complejo que integra la Catedral Metropolitana. En alguna época fue utilizado como osario de la catedral, como bodega y como taller de restauración. Alberga al Señor de los Milagros, uno de los símbolos religiosos más importantes de la comunidad peruana en México.

Iglesia de Nuestra Señora de Loreto

templos

Plaza de Nuestra Señora de Loreto, San Ildefonso # 80.

En alguna época parte del colegio jesuita de San Pedro y San Pablo, esta iglesia es mayormente de estilo barroco, aunque tiene varios elementos de estilo neoclásico. Fue construida entre 1806 y 1819, y en su fachada es posible ver un relieve de la Virgen siendo llevada de Nazaret a Loreto. Una de sus particularidades más encantadoras es su notoria inclinación, debido a que fue construida con dos piedras de diferente peso.

Iglesia y antiguo Convento de San Francisco

templos

Calle Madero # 7, a un costado de la Torre Latinoamericana.

Uno de los conventos más importantes y bellos del Virreinato, sede de la orden franciscana, este complejo albergó alguna vez un hospital, el convento, un cementerio y una escuela de artes y oficios. El primer edificio del complejo fue realizado en 1525 (es uno de los más antiguos de la ciudad), y la construcción actual fue realizada en 1716, con un estilo arquitectónico notoriamente churrigueresco.

Antigua Iglesia de San Agustín

templos

República del Salvador # 76.

Una deliciosa combinación de estilos arquitectónicos —desde el dórico, hasta el renacentista—, este complejo fue quizá uno de los más majestuosos de su época, tanto por su extensión como por su belleza. La construcción original comenzó en el año 1541 y terminó en 1587, pero fue destruido por un gran incendio y reconstruido en 1677. En el siglo XIX se instaló ahí la actual Biblioteca Nacional.

Templo y Convento de Regina Coeli

templos

Calle Regina #3, esquina con Bolívar.

Regina Coeli significa en latín “reina de los cielos”, es decir, la Virgen María. Esta parroquia es lo que nos queda de lo que fue, en el siglo XVI, un gran convento. Hecho con tezontle y cantera, este majestuoso edificio fue construido al estilo barroco, pero sus interiores se caracterizan por altares y decoración churrigueresca.

Iglesia de San Juan de Dios

templos

Avenida Hidalgo #49, junto al Museo Franz Meyer.

Construida a mediados del siglo XVIII, fue hecha para la Orden los Hermanos Juaninos. Su peculiar arquitectura la hace ser rara entre las construcciones de su clase: es una de las pocas iglesias en el Centro Histórico hecha con planta de cruz latina y adornada con una hermosísima fachada en forma de concha o tímpano. Hoy es uno de los lugares de culto más importantes para San Antonio de Padua, un santo frecuentemente alabado por mujeres jóvenes en busca de un esposo.

Quetzalcoatlus, ¿Qué tan grande era la majestuosa ave prehistórica?
MXCity
Los dinosaurios eran criaturas impresionantes y a veces aterradoras; muestra de ello es el Quetzalcoatlus, una criatura voladora de tamaño descomunal.

Uno de los animales voladores más grandes de todos los tiempos le debe su nombre a uno de los dioses más poderosos del panteón mexica: se trata del imponente pterosaurio Quetzalcoatlus.

 

El misterioso y magnífico mundo de los dinosaurios nos emocionó a muchos de nosotros cuando éramos pequeños, y nos sigue emocionando ahora. Y es que la existencia de estas criaturas ha causado fascinación entre biólogos y paleontólogos, ya que parecen salidas de una leyenda o un mito. Sus bestiales tamaños y rasgos fantásticos han trascendido en muchas manifestaciones culturales del ser humano. Todo hace sentido cuando nos encontramos con un espécimen como el Quetzalcoatlus.

 

quetzalcoatlus

 

quetzalcoatlus

Imagen de: Wikimedia Commons

 

Este animal pertenece al género de los pterosaurios pterodactiloideos del Cretácico Superior, y habitó la región que ahora se conoce como América del Norte. Hoy en día, después de muchas excavaciones, análisis y reconstrucciones, se sabe que fue una de las criaturas voladoras más grandes de todos los tiempos. Tenía un cuello extremadamente largo, al igual que su pico, el cual era un arma de mortal filo. Se estima que su envergadura alcanzaba hasta los 11 metros.

Los primeros fósiles del Quetzalcoatlus aparecieron en Texas, pero se necesitó de decenas de exploraciones y descubrimientos más para poder realizar una reconstrucción adecuada de su ingente esqueleto. En cuanto a su alimentación, las teorías más aceptadas sugieren que se alimentaban de pequeños vertebrados en tierra firme, como las cigüeñas. Cabe destacar que, aunque volaban, cuando se posaban en el suelo andaban como cuadrúpedos, gracias a sus grandes extremidades.

 

 

quetzalcoatlus

Imagen de: Pinterest

 

Una criatura tan imponente como este pterosaurio tenía que obtener un nombre a su medida. Por ello, los científicos se decantaron por una de las deidades más poderosas y espectaculares de las distintas mitologías del mundo: Quetzalcóatl. La gran mole del Quetzalcoatlus hace honor a la serpiente emplumada. Hallazgos como este hacen que nos preguntemos constantemente sobre los procesos evolutivos de la Tierra y de los seres vivos que habitan sobre ella: es un campo de estudio apasionante y que nunca se agota, soprendiéndonos a cada paso con nuevas e insospechadas maravillas.

 

 

Aquí más material para los amantes de los dinosaurios: el documental del Museo Papalote.

*Imagen destacada de: National Geographic

 

Bellas Artes conmemorará a Modigliani con obras de su París y sus contemporáneos
MXCity
Bellas Artes presenta de manera virtual a Amedeo Modigliani para conmemorar los 100 años de su muerte.

El postimpresionismo francés fue uno de los movimientos vanguardistas más importantes de inicios del siglo XX; Bellas Artes lo recuerda con uno de sus principales expositores, Modigliani.

 

El Museo del Palacio de Bellas Artes, al ser uno de los centros culturales más importantes del país, siempre procura traer las mejores exposiciones a sus recintos. Honrando esta tradición, en unas semanas llevará a cabo la conmemoración del centenario luctuoso de uno de los pintores más importantes del siglo XX.

Debido a la pandemia por la covid-19, los museos en México siguen manteniendo sus puertas cerradas, pero esto no significa que la cultura no pueda ser experimentada desde casa.

Para esto, la Secretaría de Cultura de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) lanzaron un micrositio para que los usuarios disfruten de la exposición digital El París de Modigliani y sus contemporáneos, organizada, como su nombre indica, en torno a Amedeo Modigliani, un artista plástico fundamental en la evolución del arte figurativo europeo.

modigliani

Imagen de: Wikimedia Commons

Modigliani y la aventura de Montparnasse recuerda la turbulenta estancia del pintor italiano en París. Noches de fiesta, excesos, romances y una producción artística frenética marcaron el paso de Modigliani por la capital francesa. La infancia de Amedeo fue complicada: nació en la Toscana, y sus primeros años estuvieron marcados por la pobreza y la enfermedad. Sufrió de fiebre tifoidea y tuberculosis; esta última fue también la causa de su muerte.

Sin embargo, encontró su camino en la pintura. A los 14 años, comenzó a asistir a clases con Guglielmo Micheli, uno de los representantes del movimiento florentino. Pasó por la Scuola libera di Nudo en Florencia y entró al Instituto de las Artes de Venecia. Finalmente, en 1906, llegó a París, la capital de las vanguardias y lugar de confluencia de jóvenes artistas en ciernes de toda Europa.

modigliani

Imagen de: Wikimedia Commons

Conoció a grandes artistas como Picasso, Brâncuși, Diego Rivera y Gillaume Apolinaire, entre otros. El ambiente bohemio y desenfrenado de París lo sumergió en una vida de excesos, pero también sacó a la superficie su espíritu creativo y sin ataduras. Sus cuadros, dominados por los retratos y por los desnudos, adquirieron una fama estratosférica, sobre todo después de su muerte. Hoy en día, se le conoce como uno de los principales expositores del postmodernismo, y uno de los pintores vanguardistas por antonomasia.

modigliani

Imagen de: Wikimedia Commons

Su precaria salud siempre lo acompañó y, finalmente, contrajo una meningitis tuberculosa en enero de 1920. Murió a los 35 años, ya con un importante acervo pictórico a sus espaldas, pero también con la tristeza de ver a una persona tan talentosa y atrevida morir tan joven. Así que mantente atento para cuando se anuncien las fechas de la exposición en Bellas Artes. Contempla obras nunca antes expuestas en México, y conoce al gran Amedeo Modigliani más de cerca.

modigliani

La exposición puede disfrutarse de manera gratuita desde cualquier dispositivo con conexión a Internet.

El micrositio cuenta con tres secciones principales: ExposiciónPublicaciones y Conoce más. Gracias a los videos de la productora y distribuidora francesa Gaumont, los visitantes podrán conocer imágenes y fotografías destacadas, así como textos especializados que los acercarán a la época en la que vivió Modigliani.

En la sección Exposición podrán encontrar videos sobre la vida cotidiana de los barrios parisinos de principios del siglo XX y sobre la Primera Guerra Mundial. Además, ahí están reunidos datos importantes sobre la vida de los artistas contemporáneos a Modigliani, su inspiración y su estilo. A lo largo de este recorrido, destaca la figura de Jonas Netter, coleccionista y mecenas que fue apoyo fundamental para muchos de los artistas incluidos en esta exposición.

Toda la información sobre la exposición y sus actividades complementarias se puede consultar en la página del Museo del Palacio de Bellas Artes, así como en sus redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.

A pesar de que esta exposición está disponible de manera digital, estamos a la espera del comunicado de las autoridades mexicanas para la reapertura de museos y recintos culturales. Una vez que esté permitido abrir las puertas de los museos, esta exposición será la primera en estar disponible para los visitantes.

Aquí el micrositio de la exposición El París de Modigliani y sus contemporáneos

*Imagen destacada de: Wikimedia Commons

La Capilla de Jimmy Ray, un alucinante espacio de colorido arte sacro
MXCity
La delirante residencia suburbana de un artista en San Miguel de Allende parece un sueño arquitectónico febril.

La Capilla de la Galería Jimmy Ray fue fundada en 2012 como un vehículo para presentar el trabajo de Anado McLauchlin junto con artistas selectos con los que Anado se ha unido a nivel visual y, a menudo, emocional.

La Galería está ubicada a 5 kilómetros de San Miguel de Allende en el complejo Casa de Las Ranas en el pequeño pueblo de La Ceieneguita. Esta es una galería amigable para artistas dedicada al “camino menos transitado”. Sus dueños son sin lugar a dudas, dos de los personajes icono de San Miguel. 

 

 

 

Por todas partes podrán ver estructuras-esculturas hechas a base de objetos reciclados, botellas de cristal, pedazos de talavera, etc. que han sido integrados para formar un espacio que es una galería del folclor mexicano visto bajo la óptica de un extranjero…

 

 

 

Anado McLauchlin construyó este oasis creativo, uno de los muchos inmigrantes que encontró su vocación artística en San Miguel de Allende. Llamó al complejo por su padre, James Raymond “Jimmy Ray” McLauchlin.

 

 

El complejo de la capilla incluye La Casa de las Ranas (La casa de las ranas), la casa privada de McLauchlin y su esposo Richard, así como una galería y jardines llenos de obras de arte y suministros. El arte de McLauchlin es en su mayoría medios mixtos, ya que el artista utiliza un enfoque de objetos encontrados para la arquitectura y la escultura.

 

 

 

Los edificios de la casa y las galerías están cubiertos de mosaicos de colores brillantes, la mayoría de los cuales incorporan piezas de espejo. Esta técnica también se extiende a las esculturas de gran formato y enmarcadas.

 

 

 

Anado adoptó su nombre actual después de viajar a la India (significa “silencio” en sánscrito), y su arte utiliza elementos de las culturas de ese país además de los de México y los Estados Unidos. Como tal, puedes encontrar imágenes religiosas hindúes junto a figuras de plástico luchador e imágenes de vaqueros en sus obras.

 

 

 

 

La Capilla de Jimmy Ray

Dirección: Temazcal 3, La Cieneguita, Gto. San Miguel de Allende.

Teléfono: 415 155 8044