Gastronomía
Para comer de noche, de día o de madrugada: lugares 24h en MXCity
MXCity
Tacos, churros o sopa de cebolla: el menú para noctámbulos, trasnochadores y mañaneros es amplio en la ciudad de México

La ciudad nunca duerme. Eso es lo que dicta la consigna y, por experiencia, sabemos que es bien cierto. El DF, como toda gran metrópoli que se respete, es insomne, y a todas horas y en muchos lugares siempre hay luz, gente, movimiento, música, voces que hablan y a veces gritan, miradas que se cruzan, noctámbulos que ven despuntar el día.

Seguramente tú también has vivido esto. Una situación que puede sonar poética pero también tiene un lado muy terrenal: la comida. De pronto son las 3, 4 de la mañana e inevitablemente se tiene hambre. Porque así es el cuerpo. Y porque probablemente en el destino de los tacos estaba escrito que uno de los mejores momentos para saborearlos es la madrugada.

A continuación compartimos algunos lugares que no cierran nunca: disponibles las 24 horas para trasnochadores que sin darse cuenta se convierten en eso. Por cierto, si sabes de alguno que no esté incluido en la lista, haz patria y compártelo en los comentarios, para que lo agreguemos.

 

El Popular

Un clásico del Centro Histórico. Nada espectacular pero, al mismo tiempo, lo único que se necesita. Café, pan dulce, enchiladas, molletes, chilaquiles, sopas, carne asada y algo más que eso compone un menú de precios modestos. Un posible inconveniente: sólo puedes pagar en efectivo. ¿Cómo sortearlo? Cerca hay cajeros de casi todos los bancos.

Café El Popular
5 de Mayo 50 y 52 (entre Isabel la Católica y Palma), col. Centro

 

La Pagoda

Un café-restaurante parecido a El Popular pero con mejor pan dulce y un menú un poco más variado.

Café La Pagoda
5 de Mayo 10 (entre Eje Central y Bolívar), col. Centro

 

 

El Moro

Unos churros con chocolate caen bien en casi cualquier momento, y qué mejor si son de El Moro, la churrería por antonomasia del Centro Histórico. Si todavía no es tan noche, puede ser que alcances abierta la tortería del lugar y completes con una de pierna con mole o de pastor.

El Moro
Eje Central Lázaro Cárdenas 42 (entre República de Uruguay y Venustiano Carranza), col. Centro

 

Los Chupas

¿Quién que ande en el sur de fiesta no ha cerrado la noche con unos tacos de Los Chupas? Y aunque ahora no son más el puesto callejero debajo del Circuito Interior, conservan eso que hace falta para asentar un poco el ánimo fiestero. Los de suadero y bistec son buenos, pero nada como los auténticos chupas.

Super Tacos Chupacabras
Av. México y Circuito Interior s/n, Local 1, Coyoacán

 

La Casa de Toño

Esta cadena de restaurantes ha ganado fama y un buen número de comensales en los últimos años. Su menú está hecho casi exclusivamente de antojitos mexicanos (tostadas, flautas, gorditas, etc.) y su fuerte es el pozole, todo a precios moderados. Solo tiene 3 sucursales 24 horas: Narvarte, Zona Rosa y Echegaray. Por cierto, ya aceptan tarjetas.

La Casa de Toño (Narvarte)
Av. Cuauhtémoc 439 (casi esquina con Viaducto Miguel Alemán), col. Piedad Narvarte

 

 

La Casa de Toño (Zona Rosa)
Londres 144 (entre Florencia y Amberes), col. Juárez

 

La Casa de Toño (Echegaray)
Hacienda de Salitrillo 22, col. Bosques de Echegaray

 

 

Au pied de couchon

El clásico de la cocina francesa en el DF. Una buena sopa de cebolla, carne tártara, ostiones y sin duda una de las mejores cavas de la ciudad, en un lugar que nunca cierra.

Au pied de couchon
Campos Elíseos 218 (entre Elliot y Arquímedes), col. Polanco Reforma

 

Bice Bistro

Pizzas, pastas caseras, carne y pescado a la parrilla, carpaccios. El sueño de muchos: un lugar de comida italiana abierto las 24 horas.

Bice Bistro
Mariano Escobedo 700 (entre Víctor Hugo y Emmanuel Kant, en el 3er piso del Hotel Camino Real), col. Nueva Anzures

 

Imagen principal: Courtney Tight / Flickr

Un banquete de delicias mexicanas en el Festival del Tamal y el Atole de las Adelitas
MXCity
Por si la Feria no te satisface, aquí está el Festival del Tamal y el Atole de las Adelitas Empresarias, que seguro sacia tu exigente apetito.

¡Más oportunidades para atiborrarte de exquisitos manjares mexicanos! Las Adelitas Empresarias organizarán el increíble Festival del Tamal y el Atole.

 

Las Adelitas Empresarias son una firma mexicana conformada por mujeres, comprometidas con la difusión y fomento de todo lo mexicano. Desde Tlaxcala, su singular marca de emprendimiento promueve proyectos diversos para mostrar al mundo lo más hermoso de nuestro país. En esta ocasión, las tradiciones y costumbres de México se verán representadas en la edición 17 de su Festival del Tamal y el Atole.

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

 

Como todos sabemos, los tamales son parte imprescindible de la gastronomía mexicana. Están presentes en todos lados: desde fiestas familiares, 15 años y comidas de trabajo hasta el Día de La Candelaria. Todos conocemos a la doña de la esquina que, apostada con su senda olla de tamales y su champurrado, hace de nuestras mañanas el comienzo perfecto de nuestro día.

Las Adelitas Empresarias están muy conscientes de esto y, por lo tanto, dedicarán dos días completos para celebrar este exquisito manjar. Además, la degustación de un tamal no está completa sin un buen vaso de atole. A principios de febrero, podrás probar más de 70 variedades de tamales y otro tanto en atoles y champurrados.

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

 

De hecho, en México existen más de 500 variedades de tamal; sin embargo, los más conocidos son solo 11. Cada estado tiene su advocación propia, y las Adelitas harán el esfuerzo de traer casi una centena a nuestras manos. Podrás darte vuelo con los conocidísimos tamales verdes, rojos de dulce y oaxaqueños, pero quedarás impresionado ante las otras decenas de opciones.

Desde tamales zacahuil, corunda y canarios hasta tamales nejos y de chipilín, saldrás del festival rodando y con varias carretillas para llevarte a casa. En cuanto a los atoles, los encontrarás de todos los sabores imaginables: guayaba, maracuyá, cajeta, lechera, arroz, champurrado, almendra, nuez y muchos más. Además, podrás adquirir textiles y artesanías de varios estados de la República, en trato directo con los artesanos.

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

Por si esto fuera poco, habrá concursos, presentaciones musicales y conferencias. A continuación, desglosamos el programa de los dos días:

 

Sábado 1 de febrero                                                                                            

11:00 – Espectáculo musical                                                                                           

12:30 – Concurso “El catador de tamales”                                                                   

14:00 – Espectáculo de baile regional                                                                           

15:30 – Conferencia magistral: los tamales y la gastronomía prehispánica.        

17:00 – Espectáculo musical       

 

 Domingo 2 de febrero

11:00 – Espectáculo musical

12:30 – Espectáculo musical

14:00 – Concurso “El catador de atoles”

15:30 – Concurso de tamales

17:30 – Espectáculo musical

 

Procura llevar tus propias bolsas y recipientes, ya que no se usará ningún tipo de plástico ni de materiales desechables. ¡El Festival del Tamal y el Atole de las Adelitas Empresarias te espera!

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

 

adelitas-empresarias
Imagen de: adelitas-empresarias.com

 

Dónde: Huerto Roma Verde; Jalapa 234, Roma Sur.

Cuándo: sábado 1 y domingo 2 de febrero, de 10:00 a 19:00 horas.

Cuánto: entrada libre.

 

Aquí el otro magno evento tamalero en la CDMX: la Feria del Tamal en Coyoacán.

*Imagen destacada de: El lugar de Beatriz

Un paraíso de tamales, atole y champurrado en la Feria del Tamal 2020
MXCity
No te puedes perder de la asombrosa Feria del Tamal 2020. Ven a disfrutar de este exquisito manjar en el Museo Nacional de las Culturas Populares.

En México no nos tomamos el día de la candelaria a la ligera y la Feria del Tamal es prueba de ello; ven a conocerlo.

 

Uno de los platillos más representativos de México es el tamal. El tamal es considerado un platillo de gran valor, no solo por su sabor sin igual, sino también por ser un legado gastronómico de nuestros ancestros.

 

Imagen de: Instant Pot Recipes

 

 Se dice que en la época prehispánica los indígenas ofrecían tamales a sus dioses como muestra de benevolencia. Y, por si no lo sabías, la palabra tamal proviene del náhuatl tamalli y significa envuelto.

 

Imagen de: El Sol del Bajío

 

Este exquisito platillo forma parte de nuestras tradiciones gastronómicas. Además, es un elemento importante en fechas especiales. No puede faltar en los bautizos, las reuniones familiares, las comuniones y cumpleaños. Pero, sobre todo, es la comida típica del día de La Candelaria. El 2 de febrero es, por excelencia, el día de la tamaliza, así que, si fuiste uno de los afortunados en sacar al niño en la rosca de reyes, la Feria del Tamal es una buena opción para conseguir los tamales.

 

Imagen de: Letra Roja

 

La Feria del Tamal se ha convertido en una tradición que hoy día se realiza cada año. En su edición 28, el Museo Nacional de las Culturas Populares nos ofrece la oportunidad de vivir una increíble experiencia gustativa. Con más de 50 estantes, puedes darte el lujo de probar de este platillo es sus múltiples versiones, tanto nacionales como internacionales. Por si fuera poco, podrás acompañarla de un delicioso atole, champurrado o arroz con leche. Así que ve preparando tu estómago y disfruta de la Feria del Tamal 2020.

 

Imagen de: Independiente de Hidalgo

 

Dónde: Museo Nacional de Culturas; Av. Miguel Hidalgo 289, Del Carmen.

Horario: 28 de enero – 2 de febrero del 2020, a partir de las 10:00 hrs.

Costo: entrada gratuita.

 

Aquí te dejamos otra maravilla gastronómica mexicana: la flor de calabaza.  

*Imagen destacada de: El siglo de Torreón

La flor de calabaza es una maravilla gastronómica mexicana
MXCity
México es el país que más recetas emplea utilizando la flor de calabaza en tamales, tortitas, quesadillas, sopas y más.

La flor de calabaza tiene un precioso color amarillo y una gran historia gastronómica.

 

Casi todas las calabazas que se consumen en todo el mundo, fueron cosechadas con especies domesticadas de México; y la gran mayoría pertenece  al género Cucurbita. Esta planta es la primera que se cultiva en Mesoamérica, cuya fecha más antigua es de hace unos 10 000 años.

La calabaza, además, es parte fundamental de la dieta de los mexicanos, y una planta de la que se aprovecha no sólo el fruto sino sus flores y sus tallos, y que a partir de la conquista española se dispersó por el mundo, siendo hoy en día, un producto de gran consumo mundial y del que se aprovechan varias de sus partes.

 

 

La Cucurbita cuenta con la evidencia más antigua de calabazas domesticadas corresponde, encontrada en la cueva de Guilá Naquitz, en Oaxaca. Se trata de semillas para las que se obtuvieron fechas de entre 8 300 y 10 000 años antes del presente (es decir de entre 6000 y 8000 a.C.).

También fueron encontradas en las cuevas Romero y Valenzuela, en Tamaulipas, se localizaron también semillas de Cucurbita pepo correspondientes a 2000 a.C. Pero son de Tehuacán, Puebla, de la región de donde proviene buena parte de la información sobre la domesticación de plantas en Mesoamérica, se localizaron restos correspondientes a 5200 a.C. El hecho de que el resto de las especies de calabaza fueran domesticadas en épocas posteriores indica que la Cucurbita pepo era la más apta para las condiciones ambientales de Mesoamérica.

 

 

 

Las plantas de la calabaza tienen flores masculinas y femeninas, y el fruto, la calabaza, procede de éstas. Las flores son brillantes y coloridas, y tienen vida extremadamente corta, las flores de algunas especies se abren tan sólo por un día. El color de las calabazas viene de los abundantes pigmentos anaranjados que hay en las flores de la planta. Pero las características de las calabazas y su adaptación al cultivo, hacen que se puedan encontrar en cualquier época del año haya flores y tallos en los mercados del México central.

En la calabaza de Castilla se han contado entre 174 y 222 flores por planta. Las calabazas tienen dos épocas en que las flores pueden ser aprovechadas: la primera ocurre entre finales de mayo y principios de junio, y la segunda va de finales de agosto a principios de octubre. Los campesinos que la tienen en cultivares pequeños, casi siempre junto a otros cultivos más comerciales, aprovechan los frutos inmaduros y sus flores consumiéndolas domésticamente o comercializándolas en los mercados regionales.

 

 

 

Las flores de la calabaza no tienen aroma y sus pétalos, lo mismo que el resto de la flor, se cuecen muy fácilmente. Para potencializar su ligero y agradable sabor se combinan con epazote y sal. Desde tiempos prehispánicos, las flores y tallos tiernos son importantes en la gastronomía de México y hay platillos muy tradicionales hechos con ellas –como la sopa de guías de Oaxaca y las quesadillas que se comen en muchos lugares del Centro de México– y cremas u otros platillos creados por cheffs debido a que la cocina mexicana está siendo revalorada en estos tiempos.

Las flores de calabaza son grandes y bonitas con una coloración de pétalos amarillos a blancos. Esta flor se caracteriza por ser saludable y tener abundante agua y poca grasa. Son ricas en calcio y fósforo, esto hace que estén recomendadas en etapas de crecimiento y en personas que padezcan de osteoporosis; además de que poseen potasio, hierro y magnesio.

 

 

 

Estas flores están disponibles en verano e invierno; pero las más utilizadas para uso culinario son las de la calabacita cuyo suave delicado y dulzón combina muy bien con el de diversos preparados. Esto hace que también se puedan consumir crudas en ensaladas como cocinadas, en sopas o fritas después de pasarlas por una pasta como la de los buñuelos.

También son habituales en la gastronomía Italiana como relleno de ravioles y croquetas;  pero en México se emplean en tamales, tortitas, quesadillas, sopas y México es el país con más recetas culinarias en las que intervienen estas flores.

 

 

Lo ideal es tener un huerto propio y prohibirse usar funguicidas, insecticidas, herbicidas y acaricidas de uso habitual en el jardín en plantas que van a ser consumidas crudas o cocidas; antes de usarlas se deben lavar muy bien con agua fresca y con cuidado para evitar estropear sus pétalos.

Al ser flores delicadas no se pueden conservar más de 24 horas en el refrigerador, lo ideal es adquirir sólo las que vayamos a consumir.

Foto destacada San Luis Sazo Blog

Fotos Cocina Delirante

Ticuchi, el restaurante de iluminación tenue en Polanco del chef Enrique Olvera
MXCity
Ticuchi es el restaurante del Chef Enrique Olvera, quien realza el sabor y la tradición de los producto en un menú principalmente vegetariano.

Tichuchi significa murciélago en zapoteco.

 

Ticuchi es el restaurante de Enrique Olvera en la Ciudad de México, el chef titulado con honores por The Culinary Institute of America, quien ha recibido infinidad de premios nacionales como de reconocimiento mundial. En el 2000 Olvera el Pujol que con 15 años de existencia es uno de los referentes más importantes de la cocina mexicana contemporánea.

En 2015, Pujol ocupó el puesto número 16 dentro de los 50 Mejores Restaurantes del mundo. Cinco años más tarde, inauguró el Taller Enrique Olvera, centro de investigación y difusión gastronómica, y el Enrique Olvera Catering, servicio de banquetes a domicilio. Su más reciente proyecto fue la apertura en 2014 del restaurante de cocina mexicana Cosme en Nueva York.

 

 

 

Pero hoy en día, ubicado en la esquina de Petrarca y Horacio, donde durante más de diez años vivió Pujol, se abrió Ticuchi que significa murciélago en zapoteco y que también hace referencia al nombre de un agave silvestre oaxaqueño que produce un mezcal de grado ceremonial llamado ticunchi (a veces también denominado ticuchi).

Ticuchi abrió en el mismo lugar que vio nacer a Pujol y su portada es un ventanal abierto con un comal enorme al centro rodeado por los cocineros en acción. Cena dentro de la cueva del murciélago, entre plantas, paredes negras y una muy tenue iluminación.

 

 

En el interior convergen la música guapachosa y un domo simulando un cenote. Se trata de cocina no tradicional, pero muy sincera con los sabores, con un menú con 90% de platillos a base de vegetales y maíz, con una sola proteína. Además hay guacamole fusionado con habas, toques de wasabi y chips de malanga (raíz del taro).

La oda oaxaqueña comienza con el chintextle, una pastosa salsa a base de chile pasilla con chapulines, es gustosamente ácida bajo un cautivante tono ahumado. El tamal de tomate se derrita en la boca mientras se incorporan el untuoso queso de cabra con el fresco quesillo y aromas de albahaca.

 

 

 

La estrella del lugar son los tacos veganos, con piña al pastor: tortillas nixtamalizadas cuyo interior son trozos de piña asada y marinada con axiote, condimento cuyas propiedades apimentadas y anuezadas resultan en un juego de especias y lo agridulce de la piña.

También hay barbacoa con hongos salteados, topeada con chicharrón de hongos en un giro témpura y acompañada de salsa verde. De postres hay churros de maíz rellenos de camote; nicuatole, que es maíz criollo cocido en agua, azúcar y canela, de consistencia similar a una natilla y huitlacoche con maíz; una gelatinosa y gratamente dulce combinación de xoconostle, tuna y sábila con queso ocosingo.

 

 

El menú está muy enfocado en opciones vegetarianas, por lo que hay opiniones encontradas, sobre todo cuando hay tamal de jitomate, flautas de berenjena, ceviche de coco. Pero sin duda es un lugar ideal para cenas casuales de adultos o cita romántica.

 

 

 

 

Ticuchi

Dónde: Petrarca 254, Polanco

Cuándo: lunes a sábado desde 17:30  hasta 24:30

Cuánto: $450

Foto destacada Magzter

Fotos Open table