Y tú, ¿cómo experimentas la sexualidad en la ciudad de México?
Maria Jose CA
La vergüenza puede ser el único candado que inhibe la experiencia placentera y segura de la sexualidad.

Hablar de sexualidad nunca es labor sencilla, en especial cuando se va a escribir acerca de ese tema en la ciudad de México. Son dos elementos que, si no se tiene un poco de cuidado, pueden abordarse tramposamente. Finalmente, ¿qué hay en común entre estos dos?

Según los expertos, son dos construcciones sociales. Pueden analizarse desde premisas biologicistas, sociológicas, antropológicas, históricas y psicológicas. Se comprenden por consiguiente como dos factores evolutivos que influyen entre sí, dando vida a prácticas diarias según el contexto temporal y cultural (y no forzosamente saludables o placenteras). Las experimentamos con una fascinación que ejerce la virilidad sobre las personas, los fantasmas que alimenta y los valores que reinan en la libertad sexual. Sin embargo una llega a cuestionarse: ¿cómo es la tan aclamada experiencia sexual en una ciudad como la nuestra?

En una sociedad falocéntrica y católica como la mexicana, donde todavía rigen muchas costumbres antiguas sobre nuestras prácticas diarias, aún existen mitos y prejuicios que envician la salud sexual. Basta con revisar un poco la Biblia donde San Pablo explicaba en los Corintios (7,29) que la castidad se convertiría el camino directo a la purificación al limitar la vida sexual sólo al cuadro conyugal (y a veces, ¡ni con tu esposx tenías el permiso clerical!), condenar el aborto, despreciar la "pasión amorosa", desacreditar la bisexualidad, menospreciar y anestesiar el cuerpo humano tal y como es, entre otras prácticas. Inclusive, se especificó entre el siglo V y  el siglo XII una gran cantidad de pecados de piel con base en tres nociones principales: la que señala toda conducta sexual es ilegítima (aún dentro del matrimonio, la masturbación, las erecciones y eyaculaciones involuntarias), la de la concupiscencia y el lujo. La actualidad sexual parece no encontrarse tan lejos de aquella remota época donde evolucionó la asimilación del pecado original como el pecado de la piel (aun cuando el pecado original es un pecado del espíritu que tiene apetito del conocimiento). 

Por lo que, ¿cómo se puede vivir la sexualidad con esas prácticas tan antiguamente actuales?

Con vergüenza.

1509802_450324518456908_7809872454317925806_nSi no, ¿quién se atreve a expresar su sexualidad activa frente a sus familiares sin un ápice de vergüenza o remordimiento?, ¿quién no se ha sorprendido por la variedad de acrobacias, prácticas y juguetes sexuales que existen y simplemente se ignoraba?, ¿quién ha sido capaz de entrar a una sex shop o a una condonería sin percibirse así mismx como un pervertidx o degeneradx?, ¿quién no sobrevive a los micromachismos en la cama fingiendo orgasmos o cuestionándose cuán viril es?, ¿quién puede hablar abierta y conscientemente de las prácticas sexuales más saludables de sus experiencias?, ¿quién no ha sido víctima de críticas por ejercer sus derechos sexuales?

La educación sexual en México es un tema delicado, cuyos enfoques principales son los métodos anticonceptivos como planificación de vida, la violencia en la pareja y las infecciones de transmisión sexual. Los temas más allá de estos ejes educativos desaparecen en el limbo de la prueba y ensayo de las experiencias personales, hasta que caen en nuestras manos las pastillas del día siguiente, embarazos no deseados, ITS, una relación de pareja con base en la manipulación o el abuso, trastornos sexuales como dispareunia, vaginismo, eyaculación precoz o disfunción eréctil.

Esta distorsión que procura adaptarse a las expectativas sociales conllevan a una constante donde se plantea una vida casta y socialmente aceptada y, al mismo tiempo, la búsqueda de placer y de conocimiento erótico a través de prácticas sexuales de riesgo. Por ejemplo, en los últimos meses una parte de la adolescencia en la ciudad de México ha conocido un juego peculiar: un grupo de chicos (incluyendo los mejores de la clase) se sientan en una hilera para esperar a penetrar a una chica (quien acepta a cambio de que le compren un lunch) según el cambio de música. El perdedor será el primero que se venga. En esta práctica queda fuera, por supuesto, el conocimiento de los padres, de los educadores, de las buenas calificaciones y sobre todo el uso de algún condón.

 10340064_1577086062577597_3250218135948672463_n

Sin llegar a extremos, esta doble vida puede coexistir en pequeñas dosis. Basta con echar un vistazo a nuestras prácticas más comunes para comprender las experiencias relacionadas con la sexualidad: ¿No han sentido la mirada juzgadora de sus padres al encontrarse condones en su recámara (en especial si son mujeres solteras)? ¿No se han exigido ser deseables a través de la predominancia de ciertas áreas corporales para atraer las miradas de otras personas? ¿No han tenido que ocultar hasta el fondo de los cajones de ropa algún juguete sexual, como un vibrador o una bala? ¿No han tenido que mentir que están en algún lado menos en el hotel donde pasarán gran parte del tiempo?

Esta situación sólo ha provocado toda una serie de eventos que sólo incrementan la tasa de embarazos no deseados, abortos, infecciones de transmisión sexual, trastornos, disforias y síndromes sexuales, etcétera. Y la supuesta información disponible cuenta con base en la experiencia de amigxs cercanxs, internet y pornografía, los cuales están bañados de premisas enfocadas en penes, vaginas, senos, penes-vaginas, penes-anos, vaginas-vaginas, boca-vagina, boca-pene, boca-ano, dedos-vagina, dedos-pene, dedos-anos. ¿Por qué se debe experimentar la sexualidad como algo tan burdo, cuando se trata de una explosión de sensaciones a lo largo de todo el cuerpo y alma?

10999814_904095069621544_6118976359402580939_n

La sexualidad en la ciudad de México cuenta con alternativas accesibles para informarse adecuadamente sobre "si se rompió el condón, cuál es la mejor posición o en la que ?más se siente?, si él lo tiene del tamaño del meñique o a ella le huele a pescado", cuáles son las opciones para tener sexo seguro y protegido en parejas heterosexuales y homosexuales; las verdaderas prácticas seguras de comunidades como BDSM (Bondage, Dominance, Sumision/Sadomasochism), swingers, entre otros; la manera más saludable de explorar el erotismo, la equidad de género, los vínculos afectivos y la reproductividad; el modo de reconciliar mente, espíritu y cuerpo a través de la sexualidad; entre otras más. Basta con buscar los libros, artículos serios, cursos, talleres teóricos-vivenciales, la autoexploración en la imaginación, terapias y pláticas informativas adecuadas que permitan liberarnos de esta doble vida sexcial.

¿Dónde?

El armario abierto

(Web)

Agustin Melgar N° 25 Colonia Condesa. C.P. 06140.

Teléfono: (55) 52.86.08.95

Condonería Diversex

(Facebook)

Regina Nº 72, Colonia Centro, 06090 Mexico

diversexcondoneria@hotmail.com

AMSSAC

Tezoquipa 26
Col. La Joya, Del. Tlalpan,
C. P. 14000, México, D. F.

MEXFAM

Ponciano Arriaga 28
Cuauhtémoc, Tabacalera, Ciudad de México, D.F.
01 55 5535 0194

ÚSALO

Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología, A.C.

Agustín Melgar No. 25
Col. Condesa
C.P. 06140 México D.F

5286 0895

 

La vergüenza puede ser el único candado que inhibe la experiencia placentera y segura de la sexualidad. Por consiguiente, en caso que quieras hacer valer tus derechos sexuales, es una obligación el informarse adecuadamente de las prácticas que influyen, sin darnos cuenta, en la percepción tanto de uno como de ese otro. Y si todavía no te convences, al menos hazlo para pasártela bien en el proceso de reconocer a tu ciudad sexual y a ti mismx. 

 

María José C.A.

Psicóloga y educadora sexual

Twitter de la autora: @deixismj

México es el país con más especies de serpientes venenosas en el mundo
MXCity
México es el país con más especies de serpientes venenosas en el mundo y con una gran diversidad de especies.  

Foto destacada: Pixabay

Las serpientes son animales fascinantes con muchos simbolísmos que forman parte integral del ecosistema.

 

. . .

 

En Colombia, Indonesia y la India habitan muchas especies de serpientes venenosas y el caso de la India, con la víbora de Russell la que causa la mayoría de las mordeduras humanas.

Australia es el hogar de la serpiente terrestre más venenosa del mundo, el taipán y tiene más de 60 especies de serpientes venenosas. Los australianos se encuentran con serpientes cuando caminan por la calle, con más frecuencia que la mayoría de los países del mundo. Brasil tiene una isla que las personas tienen prohibido visitar debido a la enorme cantidad de serpientes en la isla.

 

 

¿Eres tú, Quetzalcóatl?

 

 

Pero México es la nación con más serpientes venenosas del mundo. Hay más de 80 especies de serpientes de cascabel, víboras y serpientes de coral. Además de las serpientes, nuestro país también tiene arañas, ciempiés y lagartos venenosos.

México alberga más de 400 especies de serpientes, de las cuales 216 son endémicas, lo que representa un número importante considerando que 3 mil 921 son las especies que se conocen en todo el mundo.

 

 

Esta cifra coloca a México como el primer país en riqueza de serpientes venenosas, 73 son especies viperidaes, 46 de cascabel y 17 de elapidaes. México también es el primer lugar a nivel mundial en especies de serpientes, lo que representa una gran responsabilidad en cuanto a su conservación, porque cumplen con funciones en el ecosistema como  depredadores  y controladores de plaga de roedores, además de ser alimento para otros organismos.

A pesar de que hay tantas serpientes, en México no se lleva un registro claro sobre las mordeduras de las serpientes, aunque sí se ha calculado que los humanos sacrifican miles de serpientes al año para diferentes propósitos.

 

¿Cuál es la serpientes más venenosa de México?

 

 

La serpiente más venenosa de México es la Pelamis Platura, conocida popularmente como serpiente marina. Aunque es una de las menos conocidas por la mayoría de la población, su veneno contiene una gran cantidad de toxinas de alto impacto por lo que es eurotóxica, miotóxica y hemolítica.

Habitan en los litorales del Océano Pacífico Mexicano, aunque son abundantes, estos ejemplares no son agresivos y el índice de mordeduras suele ser muy bajo y con poca probabilidad de mordedura. Las serpientes marinas suelen tener colores oscuros con claros, anillos o formas circulares en la piel y tienen una longitud de 120 a 150 centímetros.

 

 

Del mismo modo, de las cerca de 360 especies existentes en nuestro país se pueden localizar más de 70 tipos. Los mexicanos tenemos una gran responsabilidad para la protección y preservación, pues una amplia variedad de serpientes venenosas son únicas de nuestro territorio.

La necesidad de ampliar las investigaciones sobre serpientes en México han permitido el desarrollo de estas especies, y de lo que debe priorizarse para su protección.

 

 

Las impresiones negativas de las serpientes han provocado que los humanos busquen erradicarlas cuando perciben su presencia, pero esto es innecesario en la mayoría de las ocasiones. Basta con alejarse del animal para reducir los riesgos del avistamiento, porque al ver disminuida la amenaza la serpiente no tendría motivos para realizar un ataque.

En caso de encontrarse con alguna serpiente, lo mejor es comunicarse a Protección Civil, ya que el personal cuenta con la capacitación para extraer a la serpiente viva, sin riesgos y reintegrarla al área natural, o bien hacerla llegar a las áreas científicas pertinentes.

5 de los lugares favoritos para comer chilaquiles en la CDMX
MXCity
Los chilaquiles ofrecen una experiencia gastronómica sencilla y deliciosa, ideal para el goce de todo chilango.

Foto destacada: Guerrero tortillas

Los chilaquiles son tan populares entre los chilangos que bien podrían tener su propio monumento en Reforma.

 

. . .

 

Los chilaquiles, en realidad, son un platillo sin complejidad pero de gran sabor; básicamente son tortillas remojadas en la salsa que se elija, una proteína o no, crema, queso y cebolla o no.

La palabra Chilaquila proviene del náhuatl chilaquilli, que significa ?metido en salsa de chile?, eso dice la Real Academia Española, aunque en realidad se debería citar un diccionario náhuatl. Como sea, no se sabe el origen exacto de este platillo, pero sí sabemos que hoy en día es un básico para combatir la resaca y seguir padeciendo la vida.

Aquí te dejamos con los 5 lugares favoritos para comer chilaquiles en CDMX.

 

 

Los Panchos

 

Muchos años de historia son los que han respaldado a Los Panchos reinventarse ?nombre homenaje al trío musical- pero son sus chilaquiles de carnitas lo que ha hecho a este sitio glorioso. Bañados de salsa verde o roja, con carne surtida o maciza, los chilaquiles de Los Panchos se han convertido en uno de los favoritos de la Ciudad de México. El auténtico levantamuertos.

Dónde: Tolstoi 9, colonia Anzures, en la Miguel Hidalgo.

Cuando: lunes a domingo de 09:00 a 22:00

Consumo promedio: $300

 

 

La Esquina del Chilaquil

 

La Esquina del Chilaquil es uno de los atractivos populares de la Condesa. Pero bien refleja el gusto de los chilangos, es un puesto callejero en una de las zonas más prestigiosas de la ciudad. Es un establecimiento en plena banqueta que ha logrado enamorar el paladar de todos, que esperan en la fila a veces hasta 1 hora solo par comer chilaquiles. Puedes acudir y pedir tu torta verde o roja, con milanesa o cochinita y va acompañada de frijoles, crema y queso.

Dónde: Esquina de Alfonso Reyes y Tamaulipas, Condesa.

Cuando: lunes a domingo de 8:00am a 2:00pm

Cuánto: $100

 

 

Los Chilakos

 

Los Chilakos es la franquicia de chilaquiles en la CDMX. Hicieron de este platillo algo peculiar, y ofrecen la promesa de entregar chilaquiles preparados al momento y con la más alta calidad. Tiene paquetes para 1 hasta 10 personas, puedes prepararlos completamente a tu gusto; es decir, pedirlas sin proteína, con huevo, pollo, milanesa o carne. Además cuenta con 5 tipos diferentes de totopos, 3 tipos de quesos, 10 diferentes verduras y 9 salsas diferentes. Además, los Chilakos cuentan con dos sabores de chilaquiles dulces, y pueden ser de Nutella o cajeta.

Dónde: 5 sucursales. Chamizal, Interlomas, Santa Fe, Roma y Arcos Bosques.

Cuando: lunes a viernes de 08:00 a 22:00 y sábado y domingo 24 horas al día

Consumo promedio: $150

 

 

Chilakillers

 

Los chilakillers se destacan porque le pusieron punch al platillo, no solo ofrecen pollo sino que se sirven con arrachera, cecina, cochinita pibil, huevo estrellado y hasta nopales para acompañar tus chilaquiles. Además, cuenta con una extensa variedad de salsas, desde las originales verde y roja, hasta una deliciosa salsa de aguacate por si te animas a experimentar.

Dónde: Revolución 23, colonia Tacubaya.

Cuando: lunes a domingo de 9:00am a 5:00pm

Consumo promedio: $180

 

 

Peltre Lonchería

 

En peltre ofrecen cosas bonitas y deliciosas, pero los chilaquiles son la especialidad: mucha crema, queso y si quieres, carne o huevo a elegir. Es una porción que se ganó el corazón de los capitalinos por el precio, y lo bonito del lugar. Aquí los sirven crujientes y calientitos con 2×1 los viernes a través de su aplicación.

Dónde: Av. Francisco I. Madero 86, Roma Norte, Cuauhtémoc

Cuando: lunes a domingo de 08:00 a 23:00

Consumo promedio: $190

x