Arte y Cultura
Parménides García Saldaña, un psiconauta citadino en onda
MXCity
La figura rebelde del beatnik mexicano fue esclarecida en los años 60 por José Agustín y Parmenides García Saldaña, este último agregándole un factor decisivo a la historia de la libertad mexicana: La música.

Hay mucha especulación alrededor de la figura de Parménides Garcia Saldaña, rebelde de la contracultura mexicana llamada "literatura de onda" en los años 60. Parménides era un anarquista ascético iluminado por el incendio social y las supersticiones en demasía de un país que para entonces se encontraba en  una especie de criogenización de la  libertad de expresión.

Un personaje como cualquier otro en la literatura americana de los beatniks, salvo que su atmósfera resultó aún más decadente a la de aquellos. Para muchos sus textos experimentales resultaban ser un estanque de ideas contrarias a las buenas costumbres de la ciudad, términos de la juventud mal hablados en las calles que destruía los esquemas literarios conocidos al menos en México. Un tipo con los tornillos flojos por su obsesiva ingesta de alcohol y drogas, quizás.

Poco de todo esto aunado a una ciudad que estaba justo en medio del salto a la "modernidad" de la globalización, fue precisamente el detonante que lo llevo al abismo de su locura.

Like A Rolling Stone

En la sintonía de novedosos sonidos que literalmente estaban volando las mentes de la juventud mexicana precoz (blues y rock n? roll, principalmente), miles de migrantes de provincia comenzaron a asentarse en la capital del "sueño moderno", una nueva realidad a la que terminaron por sumarse, arrastrados por las condiciones de necesidad en las que se veían obligados a formar parte de algo, lo que fuese.

No había un líder literario para los jóvenes, nadie se levantaba y asumía la responsabilidad de gritar una verdad con versos sublimes, como pasaba entonces con los beatniks en Norteamérica (aunque muy poco se sabía de ellos en la urbe mexicana). Y con el efecto imán que parecía tener la capital llegaría entonces el vocero de tal generación: Parménides, desde Orizaba, Veracruz.

The Rolling Stones (específicamente entre los años 1965 y 1967) fueron la premisa central para comprender al escritor; verbigracia, se pueden visualizar epígrafes con los títulos de canciones de la banda en la obra: El Rey Criollo. La influencia de la música "psicodélica" -específicamente de esta banda-, reina el trasfondo del escenario en su obra autobiográfica Pasto Verde, algunas veces como puntos clave de referencia que nos sirven como pequeños análisis importantes en el entendimiento de su carácter cuando escribió esta novela. En la Ruta de la Onda, uno de sus ensayos-manifiestos sobre la contracultura mexicana nos habla de un evento decisivo que dictó los ideales de la década de los 60, coronando por supuesto, a la banda emblema, The Rolling Stones como vórtice cataclísmico y desbordante de ideas. Parménides fue de los primeros periodistas musicales en México, e incluso se le acuña el termino hoyo funky, lugar donde se escuchaba rock y refugio de los inadaptados con tendencias psicodélicas.

Claro está que su especie de "literatura alternativa" que ofrecía a los jóvenes de la época llamaba la atención por su sentido radical, grotesco y para algunos, hasta vulgar, aunque totalmente auténtico. Era la época justa para decirlo, la época idónea para escribirlo e inmortalizarlo.

Parmenides-Jaen MddGarcía Saldaña creció en la colonia Narvarte en un núcleo familiar con una visión coercitiva sobre cómo debía llevar su vida, puesto que gozaba de una posición económica solvente de la que debía responsabilizarse algún día. Estudió Economía y no pasó mucho tiempo para que su inquietud real abrasiva le desprendiera de ese mundo cúbico “amolda mentes” que empezaba a asfixiarlo y al mismo tiempo a despertarlo para buscar destinos alternativos; el lenguaje poético de la expresión, su verdadera vocación, las letras. Fue así que viajo a Louisiana para estudiar Letras Inglesas, hecho que terminaría por influir crucialmente en el curso de su vida y de la de todo un movimiento literario en su país.

Al llegar a Norteamérica se deslumbró totalmente de aquella cultura -sobre todo de la liberación Young que iba en ascenso-, y en especial, por un nivel de conciencia que retrataba a la libertad de pensamiento en su estado más puro: The Beat Generation. En su ensayo, Elegía por Jack Kerouac, Parménides nos escribe: No suponía de lo que trataba. Leía entonces literatura norteamericana, pero fresa: Hemingway, Faulkner, Salinger, Fitzgerald. No sabía de la existencia de la Beat Generation. Compré On the Road, editada en español por la editorial Losada. En parte, me identifiqué con el modo de vida de la novela y yo había querido vivir.

Bill Jack

Claramente demostró que estaba preparado para conducirse hacia al desapego del nido familiar y sumergirse en  su propia percepción de la filosofía del mundo real, con todo lo que esto conllevaría. La decadencia, el caos, el éxtasis; el conocimiento, la ira, la intoxicación.

En su regreso a la Ciudad de México se instaló en el la colonia Narvarte en casa, su "agujero" como lo hacía llamar, en donde formalmente y a nivel profesional, escribió incesantemente para dar a luz en 1968 a Pasto Verde, una novela por muchos desaprobada debido a su lenguaje de índole iconoclasta que abordaba tan naturalmente los tres clásicos axiomas de la vida de un subversivo moderno: Sexo, drogas y por supuesto rock n? roll. Esto, inesperadamente, sería un parte aguas en la nueva literatura Mexicana, la cual hasta esos días había tenido connotaciones más clásicas y no irrumpían ningún planteamiento moral.

Con tal vehemencia siguió relatando el cambio generacional que se gestaba en todo el mundo, y a nivel local involucraba la marginación y decadencia social que en particular México vivía con respecto a la vida estudiantil. Con Elena Poniatowska tendría una relevante amistad, también con José Agustín y Gustavo Sainz quienes formarían su corriente de La Onda, a pesar de que nunca aceptaron formalmente dicho movimiento.

Rolling stones

Al paso de la creciente ola de música e inmerso en una profunda adicción comenzó a desarrollar un pensamiento psicotrópico que le iría detonando un patrón de conducta fuera de sí conforme los años golpeaban su cabeza. Fue entonces que engendró El Rey Criollo, que además de su contexto musical ya mencionado, expone puntualmente y de manera casi milimétrica, el léxico mexicano, los modos y modas de la juventud underground, la que empezaba a sumergirse en la evolución material de la globalización con cierta mimetización a la cultura Americana, aquella que ofrecía libertinaje y no libertad, y a su vez una liberación aún más importante: la de prejuicios.

La locura al servicio de la autenticidad

La autenticidad es quizás la semántica clave que debemos comprender de Garcia Saldaña. Algunos analíticos de sus obras afirman que su autenticidad surgió a raíz de dos aspectos principales: su abierta reverencia por los artistas negros del blues y el hecho de que lograron -como los Dadaístas cuarenta años antes-, fusionar realidad y arte al punto que fuese prácticamente indistinguible uno del otro.

Sin embargo, su inestabilidad y su comportamiento lo llevaron a tener episodios violentos, a empezar su propia decadencia. En voz de su hermano quien cuenta que Parménides había perdido el control, hechos violentos lo llevaron a pisar la prisión y aun así, siguió escribiendo notas en periódicos así como un poemario llamado Mediodía y su ensayo La Ruta de La Onda, donde avistaba más claramente no encontrar lugar en esta sociedad, optando por perder la lucidez y brincar hacia la locura.

Literalmente loco, Parménides fue internado en clínicas de rehabilitación mental dejando en claro que no sólo había renunciado a la fama intelectual e incluso al dinero, sino también al brillo de su propia genialidad, a la lucidez y hasta la propia vida.

En septiembre de 1982 su cuerpo fue encontrado sin vida en la azotea de su departamento en Polanco. Su muerte la acuñan a un "pasón", otras versiones aseguran que fue pulmonía (aunque claro está que en una sociedad que practicaba la pretensión, asegurar que el muerto joven de la familia había terminado su vida por causas naturales como la enfermedad, era mucho más fácil para la tranquilidad de las élites).

Nunca se supo cómo murió, la resonancia al respecto fue poca y sólo un par de notas en el periódico para el que trabajó avistaron el asunto. Así vivió y así murió, misántropo y solitario, alejado del "pensamiento de molde". Quizás ahora esté fumando pasto verde junto con Jack Kerouac o bebiendo un buen trago con Bukowski, recitando poemas  con Ginsberg, escuchando rock con Brian Jones: quizás siga perdido en la rebeldía del infierno de los creadores o en el paraíso de los iluminados. Parménides García Saldaña fue un espíritu musical atrapado en el cuerpo de un escritor que inmanentemente tocaba los acordes del espíritu de las letras, del realismo y la crónica contextual; nació para morir como un chavo de onda.

10 datos que quizá no conocías sobre el imponente Templo Mayor
MXCity
10 datos curiosos sobre la historia, significado y características del Templo Mayo: el máximo recinto de Tenochtitlan.

Foto destacada: INAH

El Templo Mayor fue el último suspiro para las culturas de Mesoamérica, hasta la llegada de los españoles.

 

. . .

 

El Templo Mayor era conocido como Hu?yi Te?calli y estaba dedicado al dios de la guerra Huitzilopochtli, y al dios de la lluvia y la agricultura Tláloc. Como muchos templos en Mesoamérica, el Templo Mayor pasó por siete fases de construcción, la primera en 1325, mientras que su versión final fue destruida y saqueada en su mayor parte en 1521 por los españoles.

La gran capital mexica fue el último gran suspiro para Mesoamérica antes de la llegada de los españoles. Pero a pesar de su historia relativamente corta, es difícil exagerar su impacto en México y la identidad mexicana. Aquí te dejamos algunos datos sorprendentes de este gran destino arqueológico.

 

 

Edificio religioso de Tenochtitlan

 

 

Cuando hablamos del Recinto Sagrado del Templo Mayor nos referimos al edificio principal y al complejo arquitectónico al cual pertenecía, junto con otras 77 estructuras como el Calmécac (escuela para la élite), la Casa de las Águilas y el Templo de Ehécatl.

Es el edificio religioso más importante de Tenochtitlan. Medía 45 metros de altura, casi como el Coliseo romano. En la cima había dos capillas: una para Huitzilopochtli, dios del sol, y otra para Tláloc, dios de la lluvia. Cada una tenía una escalinata. De las 78 estructuras, se han identificado arqueológicamente 36.

 

 

Huey Tzompantli

 

 

En trabajos arqueológicos de 2015 se descubrió una estructura de cráneos humanos que aparecía en las descripciones de conquistadores y frailes españoles. De acuerdo a las declaraciones del arqueólogo Matos Moctezuma, el tzompantli tenía un simbolismo que mostraba el poderío mexica, "Ahí iban a parar los cráneos de decapitados en diferentes ceremonias, incluso había víctimas mexicas".

 

 

Dualidad

 

 

El Templo Mayor está representado por dos grandes conceptos en la cultura mexica: la guerra (Huitzilopochtli) y la producción agrícola (relacionada con Tláloc). El investigador y arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma dijo que los otros edificios del Recinto Sagrado estaban alineados con la dualidad de la estructura principal: el ?eje de  la vida? y el ?eje de la muerte?.

 

 

Pasadizo oculto

 

 

El Proyecto del Templo Mayor constantemente está uniendo las piezas de los hallazgos que se realizan cada año, como fue el hallazgo de un estrecho túnel de 45 cm de ancho parte del muro sur del edificio Cuauhxicalco y conduce a la plataforma circular de este. Lo sorprendente es que en el centro de dicha área se abren dos cámaras laterales que probablemente guarden restos de importantes gobernantes mexicas.

 

 

Recorrido de Cortés

 

 

En las crónicas de la conquista, se relatan los encuentros que tuvieron los españoles y el recibimiento que los gobernantes prehispánicos. Previo a la caída de Tenochtitlán el 13 de agosto de 1521, Moctezuma Xocoyotzin invitó a Cortés a recorrer el conjunto de edificios que constituía el Templo Mayor. En su recorrido diplomático, Cortés presenció el esplendor máximo de las construcciones, los frescos que decoraban los muros y, además, presenció una justa de juego de pelota.

En los últimos años, los hallazgos realizados en el Templo mayor han develado la riqueza y ahínco con el que los mexicas enterraban a sus gobernantes. Por ejemplo, en un conteo que suma 200 ofrendas se encontraron 12 águilas reales, siete lobos, siete pumas y dos halcones. Además de especies de vestigios provenientes de especies del océano Pacífico, como corales, conchas madreperla, estrellas de mar, peces globo y caracolas.

 

 

Como una cebolla

 

 

Para los mexicas, el Templo Mayor era el centro del universo. Por eso, cada vez que deseaban agrandarlo construían sobre el edificio anterior sin derrumbarlo. De esta manera, se han identificado 7 etapas constructivas; por supuesto, las partes internas son las que están mejor conservadas, explica el arqueólogo Leonardo López en un documental del INAH. Esta es la razón por la que se dice que es "como una cebolla, debido a sus varias capas.   

 

 

Coyolxauhqui

 

 

Este monolito fue hallado en 1978, con el que inició el proyecto de investigación que continúa hasta la actualidad. Mide más de 3 metros de diámetro y pesa casi 8 toneladas. Fue hallado por trabajadores de Luz y Fuerza muy cerca del Zócalo de Ciudad de México, marcando la arqueología en México y sirvió de guía  para hallar el Templo Mayor, centro de la vida religiosa en la antigua Tenochtitlan.

En la piedra, la deidad lunar aparece desmembrada, luego de que su hermano, Huitzilopochtli, la decapitara y arrojara desde un cerro pues, según el mito, ella intentó matar a su madre, la diosa Coatlicue.

 

 

Colosal Tlaltecuhtli

 

 

En 2006 se halló la escultura mexica más grande hasta ahora. Mide 4.17 metros  x 3.62 metros  y pesa 12 toneladas. Representa a la diosa  de la tierra, vista como "devoradora de cadáveres". Simboliza el ciclo de la vida y la muerte y la "renovación mediante el sacrificio", de acuerdo con  la doctora Diana Magaloni Kerpel. Asimismo, en el recinto del Templo Mayor se han localizado más de 400 especies de fauna exótica, entre ellas hay jaguares, lobos, cocodrilos y águilas, además de peces y moluscos.

 

 

Ofrenda 17

 

 

En este lugar hay una colección llamada Ofrenda 17 que contiene objetos que probablemente fueron obtenidos como botín de guerras y cráneos de decapitados en rituales de consagración.  El recinto explica que a través del sacrificio humano se ofrendaba la sangre y la vida misma, considerado lo más preciado, para que de la muerte surgiera la vida. Se empleaban diversos objetos como el cuchillo de pedernal, la piedra de sacrificios y el cuauhxicalli (recipiente para ofrendar corazones).

También existía el autosacrificio, que consistía en perforarse partes del cuerpo con navajas de obsidiana, puntas de maguey o punzones de hueso. Pero solamente los sacerdotes, guerreros, gobernantes y estudiantes del Calmécac tenían acceso permanente al Recinto Sagrado.

 

 

Museo del Templo Mayor

 

 

En 1987 se abrió al público la colección que abarca 10 mil objetos en su mayoría provenientes de la zona arqueológica. De todas las piezas hay 3 que no debes dejar de admirar en el museo de la zona arqueológica del Templo Mayor. La escultura del dios de la muerte, Mictlantecuhtli, la escultura de tamaño natural de un Guerrero Águila, que se conserva con restos de estuco y la escultura que pudo haber servido como recipiente para ofrendas; representa un águila real: Águila Cuauhxicalli. Este museo recibe, en promedio, 650 mil visitantes al año; 80% son nacionales y el resto extranjeros.

 

 

Templo Mayor

Dónde: Seminario 8, Centro Histórico de la Cdad. de México, Centro, Cuauhtémoc, 06060 Ciudad de México, CDMX

Cuando: martes a domingo de 09:00 a 17:00

Cuánto: $80

10 mujeres de la Época de Oro del cine mexicano que reinvindicaron la feminidad
Alan Roque
Las mujeres de la Época de Oro del cine mexicano no sólo enamoraron en la pantalla grande, también forjaron una identidad femenina en el imaginario social de México.
epoca de oro del cine mexicano


Imagen principal: Elle.mx

La Época de Oro del cine mexicano fue uno de los pilares en la identidad del país.

. . .

Es decir, una ola artística que se encargó de promover tanto las costumbres como ideales de esta mexicanidad, cargada de multiculturalismo y una adicción al melodrama. En especial desde finales de los años de los 30 hasta finales de los 50.

De acuerdo con su libro La época de Oro del cine mexicano: la colonización de un imaginario social, Juan Pablo Silva Escobar explica que esta ola artística "contribuyó a la elaboración de un imaginario social que ha inscrito en la conciencia colectiva aquello que se concibe como lo típicamente mexicano".

En el caso de las heroínas, por un lado, debían poseer características típicas como el amor, la religión, buena moral e inclusive la belleza. Por otro, el de las antiheroínas, solían ser rebeldes, testarudas, fuertes y hasta irreverentes. ¿Cuántas veces no vimos a las divas de esta Época de Oro del cine mexicano interpretar papeles con alguna de estas particularidades, y que fungieron los ideales de nuestras abuelas, madres o personas de la actualidad?

Quizá por esta razón, necesitamos recapitular aquellas mujeres de la Época de Oro del cine mexicano que impactaron en el imaginario social de la feminidad mexicana:

María Félix

epoca del cine de oro mexicano maria felix

Es la quintaesencia del cine de oro mexicano. Ella se convirtió en un símbolo y mito del cine, conociéndose internacionalmente como "La Doña" o "María Bonita". Participó en numerosas películas junto con Jorge Negrete, Pedro Infante, entre otros. Estuvo casada con el músico Agustín Lara, quien le compuso "María Bonita".

Dolores del Río

epoca del cine de oro mexicano

Trabajo junto con Marlene Dietrich, Joan Crawford, Katharine Hepburn y Pedro Arméndariz. Fue amiga íntima de Diego Rivera y Frida Kahlo, así como la máxima estrella del cine mexicano y de Hollywood. De hecho, mientras que su rostro fue considerado como uno de los más perfectos, sus interpretaciones la llevó a ser catalogada como una de las mejores actrices en la historia del cine en México.

Katy Jurado

epoca del cine de oro mexicano katy jurado

Aunque nació en la ciudad de México, Katy Jurado comenzó a trabajar como actriz en Hollywood. Eventualmente regresó a su ciudad natal y continuó con su carrera. Fue en México que protagonizó, junto con Pedro Infante, la película de Nosotros los pobres, la cual la llevó a la fama. Recibió una nominación al Óscar como Mejor actriz de reparto por su trabajo en Broken Lance.

Elsa Aguirre

epoca de oro de cine mexicano elsa aguirre

Es una de las principales divas de la Época de oro del cine mexicano, junto con Silvia Pinal y Sara Montiel, que han sobrevivido al paso del tiempo. Su carrera fue una de las más productivas a lado de Pedro Infante y Jorge Negrete.

Evangelina Elizondo

epoca del cine de oro mexicano evangelina elizondo

La carrera actoral de Evangelina Elizondo fue variada. Comenzó estudiando teología en la Universidad la Salle, montó luego 64 exposiciones colectivas y 15 individuales en espacios como Centro Cultural Borges en Buenos Aires y el Salón de la Plástica Mexicana, y dobló la voz en español de Cenicienta de la película de Walt Disney.

Sara Montiel

epoca del cine de oro mexicano sara montiel

Es un ícono de culto. Sus éxitos en cine y música eclipsaron su belleza. Oriunda de España, decidió hacer fortuna en América en 1950. Un año después se naturalizó como mexicana, y se fue a trabajar a Hollywood. Sus trabajos superaron las ventas mundiales de Elvis Presley y Frank Sinatra.

Silvia Pinal

epoca del cine de oro mexicano silvia pinal

Es catalogada como “Primera actriz", teniendo presencia en cine, televisión y teatro. Inició su carrera profesional en 1949 y recibió el Premio Ariel, en 1953, 1957 y 1958. Entre los papeles más importantes de su carrera se encuentra en la película Viridiana de Luis Buñuel.

Marga López

epoca del cine de oro mexicano marga lopez

Argentina nacionalizada mexicana, comenzó su carrera cinematográfica en un papel de mesera en El hijo desobediente. Actuó en Nazarín de Luis Buñuel, y en las telenovelas Aventuras en el tiempo y Bajo la misma piel. Su actuación obtuvo reconocimiento a nivel internacional.

Ninón Sevilla

epoca del cine de oro mexicano ninon seviilla

Su legado actoral y dancístico cuenta alrededor de 20 películas del Cine de oro mexicano, en la ola del Cine de rumberas. Algunos ejemplos son Pecadora, Aventurera y Mulata.

Miroslava

epoca del cine de oro mexicano miroslava

Esta actriz de origen checo ?y naturalizada mexicana? comenzó su carrera de actuación en Latinoamérica como resultado de su peregrinaje causado por la Segunda Guerra Mundial. Su primera película fue Bodas trágicas; y su éxito logró posicionarla junto con Cantinflas en A volar joven.

x