Los Mercados: Micromundos surrealistas de tradición y cultura
MXCity
Breve itinerario de los mercados más surrealistas de la ciudad. Qué puedes encontrar, qué puedes comer y de donde provienen algunos de ellos

La realidad mexicana, al igual que los sueños, se manifiesta involuntariamente como una mezcla de sucesos desordenados entre sus calles, algunas veces inexplicables, que de manera perfecta se sincretizan en obras colectivas maravillosas a las que llamamos barrios. Nuestros mercados son un ejemplo impecable de ello, pues es dentro de estos laberintos de folclor, caos y ruido visual donde hallamos la historia sobre el nacimiento y edificación de la ciudad de México: sociedad de comerciantes por excelencia.

Es bien sabido que la historia de nuestra evolución económica comenzó con el trueque, una actividad  que hasta nuestro tiempo sigue prevaleciendo, aunque en menor grado, en algunos lugares de la ciudad. Y es que cuando miramos al comercio como se miraba en la época prehispánica anterior a la cultura azteca (un mero intercambio de necesidades básicas para convivir en armonía), éste se despoja un poco de los anhelos materiales y se transforma en un pretexto de mera convivencia y aportación mutua. Tomando en cuenta que el trueque, el intercambio mutuo, es la esencia de nuestros mercados tradicionales, podemos entender por qué difícilmente visitamos algunos de estos micromundos surrealistas sin llevarnos la seductora experiencia de sus aromas peculiares entremezclados, de sus eufonías extrañas que oscilan entre un coloquial “qué va a llevar” y los cuchillos de un carnicero afilándose entre sí, o las múltiples texturas y pigmentos de verduras, frutos y artesanías que rocían de psicodelia pura nuestra mirada. Entrar a un mercado de cualquier barrio de la capital resulta una experiencia enriquecedor para los sentidos.

Los mercados más importantes y su origen

mercados

Algunos de los mercados más emblemáticos de la ciudad de hoy en día tienen su origen desde tiempos prehispánicos, como por ejemplo el Mercado de San Juan, que anteriormente se encontraba en Tlatelolco pues en este sitio era más fácil la movilización de mercaderes que llegaban en canoas a la bahía de “La Lagunilla”. No fue sino hasta el siglo XIX que se posó en el terreno actual entre entre las calles de Eje Central, López, y Arcos de Belén en Salto del Agua, gracias a que el comercio de aves acuáticas como los patos se disparó en toda la ciudad y dicha área resultaba más céntrica para adquirirlos. Hoy en día el Mercado de San Juan posee un impresionante inventario de alimentos exóticos, desde carne de león, víbora, cocodrilo, bisonte ciervo, jabalí y armadillo hasta numerosas especies de insectos que componen la comida prehispánica, como los gusanos de maguey o las hormigas chicatana. Aquí también se puede encontrar deliciosas piezas de quesos y jamones gourmet, que de hecho, muchos de los restaurantes de renombre en la ciudad han confesado comprar sus ingredientes frescos en este mercado.

La-merced

El Mercado de La Merced data a 1853 y hasta el momento es considerado el más grande de Latinoamérica. Comenzó como un espacio distribuidor mayorista donde llegaban las mercancías por la vía fluvial, sin embargo, las grandes sequías de la zona comenzaron a engendrar un espacio insalubre y debido a ello el “mercado mayorista” se traslado a la Central de Abastos en Iztapalapa. A pesar de ello el mercado en la Merced siguió su metamorfosis y hoy en día se pueden adquirir alimentos, dulces típicos de todas las regiones de México, artículos para el hogar y hasta productos para actividades místicas como la brujería y la santería a precios razonables. La Merced es uno de los ejemplos más notables de parajes surrealistas en la capital, ya que hoy se complementa con los diversos puestos de tianguis que fluyen en todos sus alrededores. Así mismo ha dado lugar a estrafalarias leyendas como la de una rata gigante de 50 kilos que deambula por los pasillos del mercado.

Mercado de Sonora

De la mano de este mercado fue edificado también el Mercado La Lagunilla, en 1893 Aquí se pueden adquirir quesos fermentados y de olor intenso; carnes de cabrito de leche, lechón, conejo o carnero; sabores prehispánicos, como el armadillo, tepezcuintle, cocodrilo, escamoles, chapulines, gusanos de maguey o jabalí y algunas aves que van más allá del cotidiano pollo o pavo: perdiz, pato, ganso o pichón.

Captura de pantalla 2015-06-01 a las 4.15.16El Mercado de Jamaica es otro importante espacio que también data su existencia a los tiempos de Tenochtitlán. El mercado de aquel entonces se encontraba posado sobre chinampas (quizás sea por ello que su fuerte siempre han sido ls flores y vegetales) pero no fue sino hasta 1957 que se le nombró como tal, reconociéndosele por sus alucinantes pasillos multicolor que simulan una pequeña primavera. Así mismo es importante denotar el mercado de Xochimilco, famoso también por la variedad selvática de sus especies. En otros rubros, encontramos el mercado de la Nueva Viga que se especializa en pescados y mariscos, el de Sonora, donde se consiguen animales vivos, hierbas medicinales, plantas exóticas y productos de brujería como los sapos, los polvos de odio, las trenzas de ajos y las semillas de ojo de venado. Finalmente destaca el de Tepito, el mercado callejero más grande del mundo. En este último se puede adquirir desde un clavo hasta un mueble antiguo, ropa, alfombras, aparatos electrónicos y muchas otras cosas inimaginables.

Mercados extraños que desaparecieron en la conquista

Los mercados prehispánicos fueron un fontanal de surrealismo vivo, pues además de los mencionados existían también mercados especializados en ciertos “productos”, como el de sal en el barrio de Atenantitlan, el de perros para comer en Acolman y el de esclavos en Azcapotzalco y en Iztocan.

mercado sonora

Elementos surrealistas que figuran en nuestros mercados

Infinidad de insignias con o sin origen alguno se encuentran esparcidas por cada uno de los mercados de la ciudad y son precisamente estos elementos quienes conforman su identidad onírica por excelencia:

* Altares y deidades (ya sea de la Virgen de Guadalupe, la Santa Muerte o San Judas Tadeo)

* Las pilas de guacales siempre vacíos

* Las cabezas de cerdo en el mostrador de las carnicerías

* El sonido del pasear de los “diablitos” y los murmullos de las personas

* Los carteles de 2 kilos $15 siempre en tonos fosforescentes

* La señora que calcula el peso exacto con sus manos (o a veces se pasa por una fruta)

 

Otros mercados que debes visitar

merced

* Mercado Martinez de la Torre en la colonia Guerrero

* Mercado de San Pedro de los Pinos

* Mercado Abelardo L. Rodríguez en el centro

* Mercado del Carmen en San Ángel

* Mercado de Coyoacán

* Mercado de Portales

* Tianguis Tradicional de la Roma (no confundir con el nuevo Mercado Roma)

* Tianguis de Música Taxqueña

* Tianguis de la Lagunilla

* Tianguis del Chopo

 

Recomendaciones para comer

Mercado de San Juan

*En Mercado de San Juan pregunta por:

Local Hermanos Medina (pescadería y mariscos), La Jersey (tapas y baguettes españolas), La Holandesa (pan, pasteles y quesos)

* En Mercado San Pedo de Los Pinos: Mariscos Altamar

* En Mercado de Portales: Los cochinitos (carnitas)

* En Martinez de la Torre: Lola la trailera (tacos)

Noctambulante, un evento de ensueño para todos los amantes del cine de horror
MXCity
Un proyecto que lleva el cine de horror a distintos lugares de la Ciudad de México, Noctambulante.

¿Eres amante del cine de horror y fantasía? ¿Te imaginas pasar una noche en un campamento donde se proyectan estremecedoras películas de horror hasta el amanecer? Si la respuesta es sí, Noctambulante es el evento perfecto para ti, pues se trata de un campamento donde se proyectan películas de horror durante toda la noche.

Noctambulante

Creado por Pánico de masas, Noctambulante es un cineclub nómada que viaja por la Ciudad de México exhibiendo cine de horror y fantasía. La edición anterior se realizó en el Ajusco, y esta edición, titulada La Noche de las Pesadillas, será en la Chinampa de La Llorona, en Xochimilco. Para esta experiencia inigualable, se recomienda llevar una casa de campaña, un sleeping bag o cobijas, y hasta un colchón inflable. El boleto al evento incluye el transporte de ida y vuelta a la chinampa.

El ciclo, que tendrá lugar en la chinampa de la Llorona, estará enfocado en ritos paganos, brujería, vudú, pactos diabólicos y folk horror.

Películas se proyectarán en Noctambulante

Entre las cintas que formarán este ciclo cinematográfico están Litan, de Jean-Pierre Mocky; The Wickerman, de Robin Hardy; Suspiria, de Luca Guadagnino; y Dagon, de Stuart Gordon, entre otras.

¿Cuándo y dónde?

El campamento se llevará a cabo el sábado 18 de junio, en la chinampa de la Llorona, en la zona de Cuemanco en la alcaldía Xochimilco. Para llegar a la chinampa deberás tomar una trajinera en el embarcadero del Parque Ecoturístico Michmani. Las salidas serán desde las 16:00 horas hasta la medianoche.

Noctambulante Noctambulante

Las proyecciones iniciarán a las 20:00 horas y terminarán hasta las 07:00 de la mañana, por lo que se recomienda llegar temprano para embarcarte y no perderte ningún detalle de este evento. De igual forma, al ser un maratón nocturno, es importante asistir con una bolsa de dormir o una casa de campaña, además de ropa cómoda para pasar la noche. Y no te preocupes, habrá seguridad dentro y fuera del evento.

PELI2

Noctambuante es un evento extraño y, por lo mismo, profundamente especial que celebra un género del cine que fascina e hipnotiza y que además permite a su público conocer la noche en distintos lugares de la Ciudad de México.

Noctambulante

Dónde: Chinampa de la Llorona, en el embarcadero del parque eco turístico Michmani

Dirección: Anillo Periférico 7695, Parque Ecológico de Xochimilco, 16038 CDMX, Cuemanco.

Cuándo: sábado 18 de junio, 20:00

Página web.

México es el país con más especies de serpientes venenosas en el mundo
MXCity
México es el país con más especies de serpientes venenosas en el mundo y con una gran diversidad de especies.  

Foto destacada: Pixabay

Las serpientes son animales fascinantes con muchos simbolísmos que forman parte integral del ecosistema.

 

. . .

 

En Colombia, Indonesia y la India habitan muchas especies de serpientes venenosas y el caso de la India, con la víbora de Russell la que causa la mayoría de las mordeduras humanas.

Australia es el hogar de la serpiente terrestre más venenosa del mundo, el taipán y tiene más de 60 especies de serpientes venenosas. Los australianos se encuentran con serpientes cuando caminan por la calle, con más frecuencia que la mayoría de los países del mundo. Brasil tiene una isla que las personas tienen prohibido visitar debido a la enorme cantidad de serpientes en la isla.

 

 

¿Eres tú, Quetzalcóatl?

 

 

Pero México es la nación con más serpientes venenosas del mundo. Hay más de 80 especies de serpientes de cascabel, víboras y serpientes de coral. Además de las serpientes, nuestro país también tiene arañas, ciempiés y lagartos venenosos.

México alberga más de 400 especies de serpientes, de las cuales 216 son endémicas, lo que representa un número importante considerando que 3 mil 921 son las especies que se conocen en todo el mundo.

 

 

Esta cifra coloca a México como el primer país en riqueza de serpientes venenosas, 73 son especies viperidaes, 46 de cascabel y 17 de elapidaes. México también es el primer lugar a nivel mundial en especies de serpientes, lo que representa una gran responsabilidad en cuanto a su conservación, porque cumplen con funciones en el ecosistema como  depredadores  y controladores de plaga de roedores, además de ser alimento para otros organismos.

A pesar de que hay tantas serpientes, en México no se lleva un registro claro sobre las mordeduras de las serpientes, aunque sí se ha calculado que los humanos sacrifican miles de serpientes al año para diferentes propósitos.

 

¿Cuál es la serpientes más venenosa de México?

 

 

La serpiente más venenosa de México es la Pelamis Platura, conocida popularmente como serpiente marina. Aunque es una de las menos conocidas por la mayoría de la población, su veneno contiene una gran cantidad de toxinas de alto impacto por lo que es eurotóxica, miotóxica y hemolítica.

Habitan en los litorales del Océano Pacífico Mexicano, aunque son abundantes, estos ejemplares no son agresivos y el índice de mordeduras suele ser muy bajo y con poca probabilidad de mordedura. Las serpientes marinas suelen tener colores oscuros con claros, anillos o formas circulares en la piel y tienen una longitud de 120 a 150 centímetros.

 

 

Del mismo modo, de las cerca de 360 especies existentes en nuestro país se pueden localizar más de 70 tipos. Los mexicanos tenemos una gran responsabilidad para la protección y preservación, pues una amplia variedad de serpientes venenosas son únicas de nuestro territorio.

La necesidad de ampliar las investigaciones sobre serpientes en México han permitido el desarrollo de estas especies, y de lo que debe priorizarse para su protección.

 

 

Las impresiones negativas de las serpientes han provocado que los humanos busquen erradicarlas cuando perciben su presencia, pero esto es innecesario en la mayoría de las ocasiones. Basta con alejarse del animal para reducir los riesgos del avistamiento, porque al ver disminuida la amenaza la serpiente no tendría motivos para realizar un ataque.

En caso de encontrarse con alguna serpiente, lo mejor es comunicarse a Protección Civil, ya que el personal cuenta con la capacitación para extraer a la serpiente viva, sin riesgos y reintegrarla al área natural, o bien hacerla llegar a las áreas científicas pertinentes.

x