Arte y Cultura
Teotihuacán fue construida como una réplica de la conciencia cósmica
Jaen Madrid
La ciudad de los dioses o donde los hombres se convierten en Dioses, es la viva representación simbiótica del Cielo y la Tierra, donde la serpiente aprende a volar.
Teotihuacan

No sé sabe con exactitud quién o quiénes fueron los creadores de esta magna construcción teocrática. Su estructura, única en el mundo, intenta similar el universo, y no sólo el que sabemos está allá afuera conteniendo nuestro planeta, también en particular nuestro universo interior. Más allá de definir a estos vestigios de una tribu desaparecida, como simples creencias politeístas sobre reyes que se transformaban en dioses, habremos de entender que las civilizaciones mesoamericanas no concebían al poder y el desarrollo como lo hacían los occidentales. Ello no porque nuestros antepasados fuesen una civilización más avanzada científicamente hablando, sino porque valoraban por encima de todas las cosas la evolución interior; la  de conciencia.

Teotihuacan, “ciudad de los dioses” o “lugar donde los hombres se convierten en Dioses”, fue la locución nahuatl que los mexicas le dieron a esta magna ciudad teocrática que ya se encontraba construida para cuando llegaron al territorio. Su origen es todavía objeto de investigación, aunque la Antropología nos advierte que se trata de una ciudad edificada por la tribu tolteca 2000 años antes de la llegada de los aztecas.

Teotihuacan

Las tribus del Anáhuac (como se hacía llamar a nuestro territorio por los ancestros hasta que en 1943 el alemán Paul Kirchhoff la nombró Mesoamérica) poseían inmanentes conocimientos principalmente en los rubros de las matemáticas, la astronomía y la psicología, sin que esto les obligase a olvidarse de la cuestión espiritual, de hecho todo lo contrario: los conocimientos del mundo material servían para esclarecer y purificar su mundo espiritual. El mito teotihuacano sobre los Soles de Anáhuac, nos dice que  los toltecas fueron una raza proveniente de la Atlante, una de las cuatro  que desaparecieron en eventos cataclísmicos en cada una de sus eras: los del Primer Sol, devorados por los tigres de la sabiduría, los del Segundo Sol, destrozados por fuertes vientos huracanados, los del Tercel Sol, extinguidos por una lluvia de fuego y los del Cuarto Sol, los Atlantes, por un gran diluvio. Siguiendo el mito, los hijos del Quinto Sol pereceríamos por el fuego y los terremotos.

TlahuizcalpantecuhtliTeotihuacan es una especie de quincunce, una distribución geométrica en la que cuatro piezas conforman un cuadrilátero y una quinta -en el centro y cruce de sus diagonales-, el resultado de la simbiosis de las cuatro. Este punto central se ha interpretado en muchas ocasiones como la unión del Cielo y la Tierra; o la de un hombre, su corazón, que de igual forma a través de los cuatro elementos (Sol de Fuego, Sol de Aire, Sol de Agua, Sol de Tierra) se elevaría en la era del quinto sol como un Tlahuizcalpantecuhtli (o superhombre nietzscheano); el “señor de la estrella del alba” o el planeta Venus, que por cierto en algunos códices tenía aspecto de esqueleto. Esta deidad tolteca fue adoptada también por los mexicas, quienes lo pintaron en su memoria colectiva como una serpiente emplumada.

templo-serpiente-emplumada

Era en esta ciudad donde los reyes, a través de la muerte, se transformaban en dioses. Los hallazgos recientes de las cámaras mortuorias debajo de estos vestigios han hecho pensar que también se había construido un inframundo, una extraordinaria ofrenda ubicada a 103 metros de la entrada del túnel del Templo de la Serpiente Emplumada. Esta metáfora del “más allá” concuerda con el mito prehispánico de la inmortalidad de los reyes, o de los preparados para ascender a Dioses: comenzando  por el lado Este (como se creía lo hacía el sol) y descendiendo al Oeste donde se encuentra el pasaje a dicho “inframundo” para ulteriormente ascender en la cúspide de la serpiente emplumada ?o la serpiente tragada por el águila, una fusión o integración de nuestra propia conciencia con el origen o Padre-Madre Interior. Al parecer, la construcción de Teotihuacán, y como lo advierte el arqueólogo Sergio Chávez Gómez, es una réplica de la manera como se concebía el cosmos en la antigüedad.

calzada de los muertos
Teotihuacán fue fundada en un territorio geográfico poco usual. Está situada a sólo 50 kilómetros de la Ciudad de México y 15 kilómetros de la costa del lago de Texcoco, muy lejana al sistema lacustre de las ciudades sureñas del Valle de México. Por sus parajes cruzaba un río, el San Juan, que viene de las costas del noroeste y culmina justo aquí.

Los Ríos

hallazgo-en-teotihuacan-inframundo

El agua siempre fue imprescindible para los antiguos, especialmente los ríos como caminos hacía lo inevitable. El reciente descubrimiento en Teotihuacan de un “río” de mercurio al final del túnel del inframundo, nos da para especular que se trata de una ofrenda mortuoria, una metáfora sobre un paraje acuoso ligado al proceso espiritual entre la muerte y el renacer. El mercurio, que en civilizaciones como la griega es representado con Dionisos, el dos veces nacido o la energía capaz de comunicar la vida y la muerte, se ha encontrado también junto a tumbas reales en pirámides como las de la zona maya.

La estructura de la ciudad de los dioses, o donde los hombres se convierten en dioses, es la viva representación simbiótica del Cielo y la Tierra, de lo celestial y lo terrenal, ambas figuras atravesadas por miccaotli, o la calzada de los muertos. Es el lugar donde la serpiente aprende a volar, donde se conjugan 5 de los soles que dan origen a universos distintos, a épocas que se mueven en el ciclo inmortal de la vida eterna. Decía Borges que “no hay cosa que no esté como perdida entre infatigables espejos. Nada puede ocurrir una sola vez, nada es preciosamente precario”, así Teotihuacan es el eco de nuestro pasado, una grandiosa metáfora de lo que debemos repetir a manera de universo interior.

Teotihuacan-mx

Nos dice Pablo Moctezuma Barragán, en la nota introductoria de su libro Moctezuma y el Anáhuac que, “en la historia oficial escrita durante la colonia, y que ha seguido difundiéndose como la verdadera, se describe a los habitantes del Anáhuac, en particular a los mexicas, como gente que se dedicaba principalmente a conseguir prisioneros para sacrificarlos, arrancándoles el corazón de un tajo para ofrecerlo a sus dioses.” Nos alude también a la forma errónea con la que hemos visto a nuestros ancestros en calidad de militaristas, que habían construido un imperio para someter a los pueblos vecinos.

El politólogo Moctezuma Barragán, quien es descendiente del mismo Moctezuma que enfrentó la conquista de los españoles, nos invita en este libro a desmitificar nuestra historia, a reflexionar profundamente y reescribirla, porque lo que hemos aprendido de la Historia de México es una versión para justificar, no solo la invasión y el orden colonial impuesto, también la ignorancia de los náufragos frente a una realidad muy distinta a la europea; aquella autómata, que de alguna manera se ha sabido mimetizar en cada realidad social del mundo y de la que nadie ha podido desprenderse. Barragán también afirma lo siguiente, pero yo lo he puesto a manera de pregunta:

¿Será el siglo XXI el que contemple a las nuevas generaciones de mexicanos que se conozcan a sí mismos, qué hallan recuperado sus raíces, y retomado los verdaderos valores y tradiciones que harán que México supere sus problemas?

 

Twitter de la autora: @surrealindeath

 

 

 

Axolotl dios del fuego: la hermosa escultura en hielo creada por mexicanos
MXCity
Mexicanos viajan a Minnesota para moldear la hermosa escultura de un ajolote, uno de los animalillos endémicos más tiernos de nuestro país.

Fotos: periodicmx

Axolotl, dios del fuego es el nombre que representó a los mexicanos en el Mundial de Escultura de Nieve.

 

 

Alguna vez te contamos sobre el escultor mexicano Abel Ramírez Aguilar, que ganó varios premios internacionales con sus espectaculares creaciones en hielo. Y este 2023, un grupo de magníficos escultores mexicanos participaron en el Campeonato Mundial de Esculturas de Nieve en Stillwater, Minnesota, donde destacaron al crear una imponente figura de un ajolote.

Este equipo es originario de Colima, y está conformado por el capitán Jorge Santa Ana Hernández e Israel Magaña Rodríguez y Javier Gutiérrez Fuentes. Viajaron a Minnesota para competir en el Mundial de Esculturas de Nieve, donde compitieron contra equipos de Estados Unidos, Turquía, Canadá, Argentina, Ecuador, Finlandia y Alemania.

Lo peculiar fue que crearon la escultura: ?Axolotl: Dios del Fuego?, haciendo honor a la leyenda azteca, donde el ajolote es la personificación del fios del fuego y el relámpago, Xolotl, quien se disfrazó como salamandra para evitar ser sacrificado.

Luego de los cuatro días de competencia, los mexicanos dieron vida a su pieza, que lució magníficamente detallada. Aunque no fue suficiente para entrar al podio, esta escultura ha sido un honor para miles de mexicanos que gozamos de su creación y encontramos en este arte una forma de rendir homenaje a uno de los animales únicos de nuestro país.

La competencia fue ganada por el equipo local House of Thune, el segundo puesto lo ganó el equipo Flozen de Florida, y el tercer puesto se lo llevó el equipo de Turquía. Por su parte, el equipo de Wisconsin, Sculptora Borealis, se llevó el premio del público.

Para los mexicanos, equipo colimense logró representar a la cultura mexicana con orgullo a nivel internacional, y eso los coloca en el primer puesto en nuestros corazones. Sin duda una muestra más de la increíble creatividad e ingenio que creó a este cariñoso anfibio endémico de México.

Los mexicanos presumieron su labor en redes sociales y nosotros ovacionamos el talento que lució en la competencia internacional. Los colimenses regresan a México con un reconocimiento y con la satisfacción de haber puesto en alto el nombre de nuestro país.

La artista mazatleca Guille Blancarte expondrá en el Museo de la Luna 
MXCity
La obra de esta mexicana será parte de una cápsula del tiempo fabricada con material indestructible para ir a a Luna y que podrás visitar desde la tierra.

La artista mazatleca Guille Blancarte enviará su obra "I Wonder" a la Luna, así como lo lees, será una de las 222 artistas invitadas que formará parte del primer museo de la luna, el Lunaprise Moon Museum.  

Blancarte fue una de las ganadoras del CryptoArt to Impact and Innovation en Bitsabel, que se llevó a cabo a finales del 2022 dentro de la Semana del Arte de Miami y que logran pasar a la historia con su arte en una misión al espacio exterior.  

"I Wonder representa la dualidad, los ciclos, principios y finales, amanecer y atardecer; preguntarse sobre el futuro del océano, todo lo que aún no se ha explotado y al mismo tiempo maravillarme con el sentimiento único que me provoca cada vez que tengo el privilegio de disfrutar de esta experiencia en la que algunas veces si tienes suerte, puedes llegar a ver el rayo verde", comentó la artista.  

 

 

La obra de Guille Blancarte es un homenaje a los atardeceres de Mazatlán, logrando que su ciudad natal traspase fronteras y que mejor manera que en el Museo en la Luna.  

"Es mi gota de agua para tratar de crear conciencia del profundo peligro que enfrentamos si no hacemos algo ya por restaurar el balance del océano, deseo que futuras generaciones puedan disfrutar del mar en todo su esplendor", agregó la artista.  

 

 

Sobre el Lunaprise Moon Museum 

Será el primer museo en la Luna. Se trata de una cápsula del tiempo fabricada con material indestructible con información de la humanidad que incluirá a artistas de todos los tiempos, ganadores del Grammy, discursos famosos, coleccionables de grandes estrellas deportivas, obras de arte, guiones cinematográficos, colecciones de NFT y más.  

Este museo se podrá visitar desde la Tierra, pero sólo a través del metaverso.  

La misión de este museo en la Luna es la primera desde 1972.  

Sobre el proyecto ecuestre poco conocido de Luis Barragán (FOTOS)
Mariana Gaxiola
Los Clubes es uno de los complejos arquitectónicos más representativos en la trayectoria de Barragán.


Al ser amante de los caballos, el arquitecto les dedicó un fantástico espacio arquitectónico.

. . .

El proyecto de Los Clubes es un espacio conformado por tres construcciones: la Casa Egerstrom, las Cuadras San Cristóbal y la Fuente de los Amantes. Se trata de un plan que fue desarrollado por

Luis Barragán en 1964 para los Folke Egerstrom, una familia dedicada al adiestramiento de caballos pura sangre.

Este complejo se erige sobre un predio de 7.5 acres, en Atizapán de Zaragoza, un suburbio aledaño a la Ciudad de México. Aunque en ocasiones inadvertida, es una de las obras más representativas de Barragán, pues es un ejemplo del simbolismo, geometría y abstracción que siempre están presentes en su arquitectura emocional. Pocos lo saben, pero el arquitecto era un entusiasta de los caballos, por este motivo decidió construirles un templo.

barragan

barragan

barragan

IMG_6597

Lo que más destaca de Los Clubes es la Fuente de los Amantes, una estructura que se definiría mejor como una pieza artística y sobre todo, funcional. Más allá de fungir como un ornamento exterior, la fuente es en realidad una pileta para los caballos. "La profundidad del estanque la calculé para que al pasar el caballo, le llegara el agua a la panza", decía Barragán.

La idea es que el tanto el sonido de la cascada, como la arquitectura geométrica, funjan como escenografía de una experiencia liberadora para el caballo: sumergirse en el agua.

Como a 80 metros de la fuente se construyó la

Cuadra San Cristóbal, el sitio destinado a las caballerizas. Aquí aparece de nuevo el agua, que juega con el tono de los muros para ofrecer un sitio confortable.

barragan

2eb0824e4e4072b70977d4488b8bc846

img_0420

c1e8b3be-641d-4fcc-8e08-f69fc8db94f6.0

Por último está la Casa Egerstrom, una de las mayores viviendas diseñadas por Barragán. El hogar busca encontrar una relación entre el espacio interior y exterior. Destaca el color blanco y las pequeñas ventanas. El jardín de la casa se conecta con la piscina mediante un porche, y al final se levanta un cuarto para los bañistas.

Es un hecho que

Luis Barragán era un experto en luz y color. Sus estructuras lograban un balance armonioso entre lo abstracto y lo geométrico. Este complejo ecuestre es un maravilloso ejemplo del talento de este arquitecto. Por un lado ejecuta un espacio funcional para los caballos, jinetes y habitantes, y por el otro, brinda un sitio hermoso dotado de tradición mexicana, colores y simbolísmos.

barragan

barragan

Cuadra San Cristobal

Dirección: Cda. Manantial Ote. 20, Mayorazgos de los Gigantes, 52957 Cd López Mateos, Méx.

Imágenes: Archdaily.

Imágenes de Inteligencia Artificial simulan a un México nunca conquistado
MXCity
¿Qué pasaría si la Gran Tenochtitlan nunca hubiera sido colonizada? Una inteligencia Artificial tiene una idea bastante ciberpunk.

Estas imágenes creadas por una Inteligencia Artificial, muestran un México bastante peculiar.

 

El "arte" generada por inteligencia artificial (IA) se ha debatido, padecido y gozado bastante en los últimos años. Ya que, a diferencia de un creador convencional, la IA puede generar y difundir el material de una manera mucho más veloz. Hoy en día existen muchas plataformas de IA que “crean” imágenes a través de un discurso dictado.

Este es el caso de esta IA que creó una serie de imágenes en un México, o más bien Tenochtitlán que nunca fue conquistada. El resultado es algo así como una especie de Wakanda-Tenochtitlan, donde la tecnología ciber punk se mezcla con la estética prehispánica. El resultado es bastante curioso, sobre todo porque se trata de la creación artificial.

El resultado fue compartido por un usuario de Tik Tok, que utilizó la tecnología para generar imágenes. Para algunas personas este trabajo es una banalización, para otros una obra de arte.

Como sea, pues es cierto que hay detrás todo un concepto artístico, aunque todavía existen muchas complicaciones con la IA, en la medida en que el diseño de sus personajes tiene algunas libertades creativas; por ejemplo, personajes con 8 dedos en una mano, animales con 5 pies, u otros detalles que finalmente son más complejos de crear, incluso para un artista humano.

Falta mucho para que una IA sustituya a un dibujante, pero sí es bastante impresionante la velocidad con la que se crean conceptos. No hay duda, que de estas nuevas tecnologías cambiarán la naturaleza de los procesos creativos, y esto apenas comienza, porque todavía falta ver resultados en cuanto a la creación musical, arquitectónica, las bellas artes y la ciencia.

Por ahora, la IA podría ser un aliado valioso para la creación, aunque se tome todavía como competencia. Lo que nunca se podrá sustituir es el desarrollo social, los artefactos humanos, la vida, la formación que hacen que pensemos y actuemos de modos determinados, que una máquina nunca podrá replicar. Ese es el valor de lo humano.

La creatividad parece algo misterioso, pero casi siempre es producto del esfuerzo diario. Como sea, te dejamos con estas increíbles imágenes para que juzgues por ti mismo, pero sobre todo para que las disfrutes a tu modo particular.

 

Este artista presenta una mirada curiosa de la vida cotidiana de la Gran Chilangolandia
MXCity
Humanimales es esta serie de animales de la cultura popular mexicana en situaciones cotidianas de la CDMX.

Fotos: @joaquincarre

Joaquin Carreño Alonso es el artista que recrea escenas mexicanas con una estética de cuentos infantiles de animales.

 

La Ciudad de México nunca descansa. A todas horas hay movimiento. Y entre todo el alboroto y complejidad de este monstruo de ciudad, estas ilustraciones son un recordatorio de que la vida de un chilango también está llena de momentos increíbles, mucho más cuando se trata de vernos como en los cuentos infantiles.

Así lo hace el artista visual Joaquín Carreño Alonso, que retrata de un modo bastante curioso, que retoma la estética y personajes de los cuentos infantiles y libros de texto y lo ubica en la vida cotidiana de la Ciudad.

Así es que podemos ver a un topo comiendo tacos en el Centro Histórico, a un mapache con una concha de vainilla en la orilla de la mesa de la cocina a un amigo marciano con caguama banquetera.  Joaquín viene de un linaje de artistas; su abuelo, Jorge Carreño fue caricaturista de la revista Siempre! Y su padre, Luis Carreño, quien también se dedicó a ilustrar el acontecer político y social en El Universal.

Así que desde pequeño veía a su papá dibujar, y decidió estudiar en la Academia de San Carlos y en Académie de la Grande Chaumière, en Francia. Su enfoque va hacia la ilustración y pintura con técnicas mixtas, ya sea óleo, lápiz acuarela o gouache. Su obra está en algunos espacios de la CDMX y San Miguel de Allende.

Estas ilustraciones son una serie llamada Humanimales, surgió cuando un día pintó ratita bebiendo una cerveza. "Al subirla a Instagram noté que a la gente le gustó", recuerda el artista. "A la gente le gusta los animales lindos haciendo cosas cotidianas y mexicanas con las que se identifica por las situaciones en las que se encuentran: comiendo tacos, fumando, comprando hielos en la tienda", expresa.

A partir de ese ejercicio, empezó a producir más escenas cotidianas y con referencias de la cultura mexicana. Se trata de oficios, objetos y de reproducciones de una ciudad que pasa inadvertida. Son pinturas que conectan bien con la gente porque forman parte de nuestra vida de a pie.

Aquí te dejamos con esta serie de pinturas en gouache, un pigmento a base de agua, parecido a la acuarela, pero más opaco, de Joaquín Carreño Alonso.

 

x