Arte y Cultura
15 secretos que no sabías sobre el Centro Histórico de la Ciudad de México (Parte I)
MXCity
En MXCity nos gusta compartirte información de nuestra biblioteca, y esta vez te presentamos una selección de los datos más extraordinarios del Centro de tu ciudad.
Centro Histórico

La impresión de saberse en un México con muchos “Méxicos” solo se puede sentir en el Centro Histórico. Y con esto nos referimos a que, en el centro de nuestra ciudad, son más notables los sincretismos culturales que hacen de nuestra urbe un híbrido prodigioso. Te encuentras con ruinas sagradas de la gran Tenochtitlán, al mismo tiempo que converge la arquitectura barroca, herencia de los españoles; la afrancesada de la época porfirista y su art nouveau; entre algunas otras pinceladas de estilos como el neogótico, de la mano a los ritos chamánicos que se desdoblan entre sus calles. La tecnología y el arte contemporáneo también decoran el Centro Histórico: de vez en cuando puedes admirar las intervenciones de proyectos como Visual Art Week o FILUX adornando los monumentos más destacados de la ciudad. 

Con todo y sus 700 años de historia, nuestro Centro aguarda un montón de misterios que aún no son conocidos por todos sus habitantes. Secretos que se cuentan en voz baja, o que han permanecido escondidos en los anaqueles de sus archivos generales.  En MXCity nos gusta compartirte información de nuestra biblioteca, y esta vez te presentamos una selección de los datos más extraordinarios del centro de tu ciudad, contenidos en el libro Los Pequeños Secretos del Centro Histórico, de Elena Jiménez Castro Blaizac.

Se trata de una profunda investigación apegada a los hechos y avalada por especialistas de nuestra ciudad. Relatos sobre callejones secretos, piratas, condes, tesoros y personajes destacados en el acontecer nacional que inmortalizaron los muros y techos de este gran lugar. 

 

 1. El gran hallazgo de una cultura hermética

Coyolxauhqui

Los restos de Tenochtitlán permanecieron sepultados durante 500 años hasta que el 21 de febrero de 1978, un trabajador de la compañía de luz perforó el suelo con un taladro y se topó con una gran roca imposible de traspasar. La sorpresa fue que esa gran piedra circular era el símbolo de Coyolxauhqui, la diosa de la Luna. Ocho mil obreros trabajaron día y noche durante cuatro años para rescatar alrededor de 7 mil piezas prehispánicas, mismas que hoy se exhiben en el museo del Templo Mayor. Así fue como renació desde la tierra el gran imperio mexica.

 

2. El día que Santa Anna llenó las fuentes de la ciudad con sidra

alameda-fuente

Desde 1845 Estados Unidos había declarado la guerra a México y en un intervalo de varios años se suscitaron decenas de batallas, en una de tantas, y entre las pocas que México ganó, el político y militar Santa Anna llegó a la ciudad de México para celebrar. Esta fiesta fue inédita: cuentan las anécdotas sobre la ciudad, que el militar ordenó en 1846 llenar las conocidas fuentes caritas, situadas en las 4 esquinas de la parque Alameda Central de sidra. Algunas otras historias hablan de ponche, para que los habitantes tomaran hasta saciarse, hartarse, o desvanecerse, quizá.

 

3. Un corazón en el cofre de plata

Foto: Panoramio

Foto: Panoramio

En el año del 2005 se comenzó a restaurar el convento de Corpus Christi, parte de un proyecto que buscó (y busca aún) rescatar los perímetros del Centro Histórico. Fue entonces que se halló un pequeño cofre de plata que aguardaba una de las historias más románticas de la época colonial.

Se dice que el Virrey Baltazar de Zuniga y Guzmán, el creador de este convento, fue el primer soltero de la Nueva España. Sin embargo, hubo una vez en que se enamoró profundamente de una joven indígena muy bella que pertenecía al convento, una monja. Después de que ella lo rechazara, el virrey volvió a España a consumar su mandato y murió soltero en 1727. El virrey le juro amor a aquella chica y como prueba de ello mandó a que una vez muerto le enviaran a su amada su corazón en un cofre de plata. Y ahí se encontraron los restos de su amor, enclaustrados en el convento de Santa Isabel, hoy Corpus Christi.

 

 4. La leyenda del callejón de la Condesa

callejon condesa casa de los azulejos

A un costado de la Casa de los Azulejos se encuentra el callejón de la Condesa. Por este pasaje entraba y salía la Condesa del Valle de Orizaba, la dueña original de esta hermosa casa. Antes se le conocía como el Callejón de los Dolores, cuando según la leyenda, dos elegantes hombres en carruajes se encontraron  frente a frente  y ninguno quiso retroceder para dar el paso al otro. Así tardaron tres días sin moverse (con un orgullo desbordado) hasta que una virrey intervino y tuvieron que retirarse.

 

5. Los búhos de la Casa de los Azulejos

sanborns-de-los-azulejos

Los tres buzos que son el emblema de la tienda ubicada en esta casa, representan a Franks Sanborn y sus dos hijos, Jack y Francis. El búho también hacía referencia a que esta tienda era la única que permanecía abierta de noche. 

 

6. El correo en la época prehispánica

painanis

En el México prehispánico ya existía un  sistema de correos gracias a los iciuhcatitlanti,  o mensajeros, y los painani, corredores de gran resistencia y velocidad al servicio del emperador. 

 

7. El hombre que soportó el terremoto del 85 en la cima de la Torre Latino

porfirio callejas

Como sabrás, el terremoto del 19 de septiembre de 1985 fue letal para los habitantes de la CDMX; ese día a las 7:17:47 de la mañana el movimiento telúrico más fatal que ha vivido la ciudad sucedió durante dos largos minutos. El resultado fue el colapso de hasta 371 edificios modernos, más de 30 mil damnificados, daño de mediano a grave en el 80% de las construcciones, y una cifra, la del gobierno, de hasta 7 mil muertos (aunque registros posteriores hablan de 40 mil). Jiménez nos narra el ya famoso caso de Por?rio Callejas. Ese día, Porfirio Callejas, había subido a las 7 de la mañana hasta la antena de la Torre Latinoamericana para pintarla, minutos después resistió, gracias a que estaba sujetado a la antena, el peor terremoto de la ciudad. Por ello, Callejas pudo vivir una de las mayores catástrofes desde otro ángulo y quizá bajo un tipo de movimiento que nadie más sintiera.

 

8. John hawkins, el mago y pirata que escapó del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición

pirata hawkins

Durante el siglo XVI muchos barcos españoles salían de México rumbo a España, llevando enormes cantidades de oro, plata y valiosa mercancía. Los piratas acechaban las costas buscando quedarse on el botín. Las tripulaciones de piratas más famosas fueron las de el francés Pierre Sanfroy y el inglés John Hawkins, este último conocido por ser el único de ellos que, junto a unos cuantos de su tripulación capturados por la inquisición, escaparon de sus rejas. La historia del pirata Hawkins es una de las más alucinantes porque para matar a sus adversarios empleaba trucos de magia o fingía leerles el futuro acertando siempre en que morirían. 

En una de esas expediciones para robar los navíos españoles, los barcos de Hawkins se vieron severamente dañados por una tempestad que los obligó a desembarcar en los puertos de Campeche. La tripulación del virrey Martín Enríquez de Almanza los atacaron por la noche incendiando tres de sus barcos y trasladándoles al Tribunal del Santo Oficio. Acusados de herejía fueron encerrados en la cárcel perpetúa de la que Hawkins habría de escapar admirablemente, convirtiéndose en el único hombre en escapar de sus rejas.

 

9. Más de 100 gatos en el Palacio
Archivo mxcity-palacio nalcional mx

En los jardines del Palacio Nacional, desde hace mucho tiempo, se encuentran alrededor de 100 gatos que pasan el día tomando el sol y mirando a los visitantes. Son cuidados por el personal de mantenimiento y por más increíble que parezca, cada uno tiene nombre.

 

10. El niño cautivo

En la capilla de Nuestra Señora de la Antigua, se encuentra la imagen del “niño cautivo”. Siguiendo la leyenda, éste fue un regalo para la Catedral que traía a la ciudad el doctor Francisco Sandoval en el año 1622. En su viaje naval, los piratas lo raptaron y lo llevaron a África pidiendo una extensa suma de dinero. El rescate fue pagado pero el doctor Sandoval falleció. Su cuerpo fue enviado junto con la imagen del niño cautivo, que hoy conserva su vestimenta original y sostiene en sus manos unas esclavas en recuerdo de su cautiverio.

 

11. El origen de la porra de la UNAM

Cerca del Colegio de San Ildefonso existía un cine llamado “Goya”. Los viernes, los alumnos salían de la preparatoria corriendo para colarse al cine gritando. ¡Goya! ¡Goya!. Así nació la famosa porra de la Universidad Nacional Autónoma de México:  ¡Goya! ¡Goya! ¡Cachún Cachún, ra ra! ¡Cachún Cachún, ra ra! ¡Goya! ¡Universidad!

 

12. Frida Kahlo y la mula en San Ildefonso

frida k

En el Anfiteatro Simón Bolívar del Colegio de San Ildefonso, se encuentra el primer mural que pintó Diego Rivera. Estaba trabajando en ello justamente cuando conoció a Frida Kahlo que entonces estudiaba ahí. Se dice que Kahlo era una chica muy inquieta, y en una de sus visiones le ocurrió entrar al colegio montada en una mula. Por esta entrada novedosa estuvo a punto de ser apunto de ser expulsada.

 

13. Con la misma moneda

 cacao moneda

En épocas colombinas, algunos soldados pagaban la mercancía a los indígenas con monedas falsas, hechas de oro con cobre. A su vez -y como su moneda nativa era el cacao-, los indígenas rellenaban los granos con lodo engañando también a los soldados.

 

14. El Centro Mercantil, lugar para comprar lo más vanguardista de Europa

gran hotel

Guantes, sombreros, telas, perfumes, zapatos y hasta juguetes novedosos en Europa podían adquirirse en el lujoso Centro Mercantil, la primera tienda departamental de la ciudad. Esta con el tiempo se convirtió en el hermoso Gran Hotel de la Ciudad de México.

 

15. El balazo de Pancho Villa

la opera bar

Foto: guiadelcentrohistorico.mx

En el cruce que forman las calles 5 de Mayo y Filomeno Mata, se sitúa el bar La Ópera, establecido en 1875 para servir como un espacio de reunión para aquella población adinerada que, durante el porfiriato, construyó una ciudad que buscaba emular el refinamiento estético francés. Se cuenta que el mismísimo Pancho Villa entró a La Ópera junto con Emiliano Zapata, y que en plena juerga sacó su pistola y soltó un tiro que se incrustó en el techo de la cantina. El hoyo que dejó el disparo persiste ahí, y se ha convertido en uno de los mayores atractivos del lugar.

 

También en MXCity:

80 cosas que debes hacer en la Ciudad de México

5 imperdibles lugares del Centro Histórico (Video)

Nostalgia urbana: las mil aristas del México de Pedro Meyer (FOTOS)
MXCity
“La fotografía, igual que todo proceso artístico, se enriquece con la posibilidad de explorar.” -Pedro Meyer.

Un fotógrafo que ha planteado la estética fotográfica de toda una generación.

 

A Pedro Meyer se le conoce por muchas, imágenes, méritos y por un gran trabajo para hacer de la fotografía un arte. Fue el fundador y presidente del Consejo mexicano de fotografía y el organizador de los primeros tres Coloquios Latinoamericanos de Fotografía, además de ser reconocido en todo el mundo como un gran representante de la fotografía contemporánea.  

Además de su trabajo artístico y fotográfico, ha sido maestro en varias instituciones de prestigio así como curador, editor, fundador y director del portal web ZoneZero, el cual presenta el trabajo de más de mil fotógrafos de todo el mundo. También es el autor de los libros Tiempos de América, Espejo de espinas y Los cohetes duraron todo el día.

 

 

 

Su libro más reconocido es Verdades y Ficciones: Un Viaje de la fotografía documental a la digital, es cuál fue convertido a CD-ROM en 1995 por la editora Voyager, siendo uno de los pioneros en este tránsito digital. Seagull Press le publica en 2011, A Kind of Touching Beauty, una selección de fotografías de Estados Unidos obra de Pedro Meyer, las cuales acompañan una serie de ensayos del escritor y pensador francés Jean-Paul Sartre.

En 2008 quiso realizar la primera retrospectiva simultánea a nivel mundial. Constó de más de 60 exhibiciones en 17 países alrededor del mundo, cada una de ellas distinta de la otra, pues cada uno de los curadores eligió de entre un conjunto de 3000 imágenes,  (de un acervo de más de 450,000 imágenes y documentos), que devino en la creación del Archivo Pedro Meyer.

 

 

 

En el 2015 inicia actividades el FotoMuseo Cuatro Caminos, recinto cuyo objetivo es ser semillero de nuevas propuestas y reflexiones en el campo de la fotografía contemporánea. El espacio se constituirá como un centro expositivo y educativo.

Sin más, te dejamos la galería de uno de los fotógrafos más grandes y reconocidos del país.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre el cielo y la tierra, Buda y los mexicas. Germán Venegas en el Museo Tamayo
MXCity
Instalada en alrededor de 1,220 m2, esta muestra es la más exhaustiva que se ha realizado en un museo en México de la obra de Germán Venegas, con cerca de 350 piezas que abarcan su práctica.

 

Un Buda policromado de más de cinco metros de altura atraviesa verticalmente el Museo Tamayo, generando una línea visual entre dos de sus salas principales, como si se tratara de unir lo terrenal con lo espiritual. La forma es vacío y el vacío solo forma (2000-2002) es una pieza tallada en madera, que sirve como eje de la exposición Todo lo otro, del artista Germán Venegas. Por su parte, los tres grandes dípticos: Encuentro en el bosque (1996), Decapitación (1995) y Lección (1995), así como el políptico Dogmáticos (1996), abordan el paso a lo espiritual y divino por medio de la sabiduría, la meditación y el ascetismo.

 

 

Esta serie de óxidos, a su vez, introducen la serie en óleo Ascetas (2003-2004). Finalmente, en las series Tlatoanis (2018) y Monos (2006-2015), Venegas explora dos estados de conciencia: el ego exacerbado, con los reyes del imperio mexica, y la exaltación, a través de un mono que difícilmente logra un estado de quietud. Todo lo otro se estructura alrededor de una serie de dualidades: lo terrenal y lo religioso, lo humano y las deidades, y los pies del Buda y su mente.



 

Germán Venegas (La Magdalena Tlatlauquitepec, Puebla, 1959) estudió en La Esmeralda (Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado). Poco antes de su preparación formal como artista plástico, se desarrolló como artesano tallador. Fue reconocido como uno de los representantes más destacados de una generación de artistas que fue calificada como neomexicanista y que, durante la década de los ochenta, irrumpió con gran vigor en la escena de la cultura nacional.

 

Después de un amplio período dedicado a la escultura, Venegas regresó al quehacer pictórico. La búsqueda de un nuevo punto de partida lo condujo al universo filosófico-religioso del budismo, donde encontró un vínculo entre su existencia y su arte, enriqueciendo su obra con una nueva percepción de la vida y de la muerte, y representando en sus pinturas y dibujos deidades e iconos orientales y occidentales.

 

Su obra se ha expuesto en México y en el extranjero (Alemania, Australia, Brasil, Cuba, Ecuador, España, Estados Unidos, Guatemala, Italia, Francia y Japón), y forma parte de colecciones tan importantes como el Museo de Ponce en Puerto Rico, el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México, el Museo Metropolitano de Nueva York y el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo en Badajoz, España, entre otros.

 

 

 

 

“Todo lo otro” es una exposición compuesta por casi 350 piezas que incluyen dibujos, esculturas y pinturas. El eje que las guía es la dualidad entre lo humano y lo divino, lo terrenal y espiritual, reflejados en los dos sistemas de creencias que se mezclan, disputan y retroalimentan en su obra: el budismo y la antigua cosmogonía mexica.

 

Los símbolos mexicas responden a su participación en el neomexicanismo, una corriente pictórica que, después de ver caer la fachada nacionalista que pintaban los gobiernos antes del terremoto de 1985, comenzó a construir una identidad mexicana que buscaba narrarse con base en lo que imaginaba como sus cimientos más sólidos: las culturas indígenas, el pasado prehispánico y el arte popular.

 

 

 

La compilación es increíble, pero resuena con el espíritu de la época que ha habitado Germán Venegas. El poblano y ex alumno de La Esmeralda, encontró en el budismo un punto de anclaje para poder abordar la vida en su obra.

 

 

Esta exposición realiza una revisión de toda la obra de uno de los artistas mexicanos más importantes a nivel nacional e internacional, cuyo trabajo se caracteriza por la hibridación de tradiciones y mitologías. A través de la diversidad de técnicas y formatos, incluyendo su práctica como pintor, dibujante, escultor y tallador de madera, la muestra recorre la trayectoria de Venegas desde la influencia que el budismo ha tenido en su obra hasta sus estudios de la cultura mexica.

 

 

Todo lo otro. Germán Venegas

Dónde: Museo Tamayo

Dirección: Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec, Bosque de Chapultepec I Secc

Cuándo: 11 de diciembre al 31 de marzo

Web 

El Antiguo Palacio del Ayuntamiento y toda su belleza, ahora abierto a todo público
MXCity
El Antiguo Palacio del Ayuntamiento, se inauguró con una exposición fotográfica y ahora estará abierto a todo el público con visitas guiadas.

Un espacio lleno de historia abierto para todo el público.

 

 

La construcción del antiguo Palacio del Ayuntamiento fue ordenada por Hernán Cortés a inicios de la reconstrucción de la ciudad en 1522, y fue terminado entre 1527 y 1532. Los maestros de arquitectura Pedro de Arrieta y José Miguel Álvarez  dirigieron la obra que se ubica al sur del Zócalo capitalino en el Centro Histórico; que ahora forma parte del conjunto arquitectónico Patrimonio de la humanidad desde 1987.

De acuerdo con las Ordenanzas de Población de Carlos I, las Casas del Ayuntamiento o Casas del Cabildo, igual que las casas parroquiales o privadas de vecinos prominentes, fueron construidas con las piedras de los templos mexicas. En un momento estos lugares tuvieron funciones administrativas y de justicia en la ciudad. Esa arquitectura era necesaria como protección contra los indígenas, quienes tenían prohibido asentarse en la zona.

 

 

El primer edificio fue construido por las autoridades españolas entre 1526 y 1532, en seis solares dados por el cabildo en el costado sur de lo que fue el tecpan de Motecuhzoma Xocoyotzin. En su primer etapa era un lugar que tenía una gran sala de reuniones, y sitios para escribanos, contadores, un espacio para los oidores y una capilla.​En el resto de casas se estableció un granero, la cárcel pública, las carnicerías y los corrales para aves del propio Consejo.

Poco a poco fueron agregándose otras dependencias: una alhóndiga, casa de moneda, una fundición, la carnicería mayor y las casas que servían de residencia. Marqués de Cerralvo mandó a construir un edificio destinado a cuartel de caballería el 15 de enero de 1624. Con el tiempo este sitio acabó por convertirse en mercado para la venta de artículos diversos.

 

 

 

Para finales de 1692 durante el Motín de la Ciudad de México, el edificio fue parcialmente quemado por indígenas enfurecidos, que protestaron de dicha forma por la especulación en el precio del maíz. En este episodio, es memorable como Carlos de Sigüenza y Góngora quiso rescatar de las llamas el archivo histórico de la ciudad.​

A principios del siglo XVIII (1714) el palacio del Ayuntamiento fue reconstruido con el gusto de la época: de la primera austeridad con muros anchos y ventanas pequeñas, pasa al estilo barroco peninsular, con arcos y adornos, y después se le agrega el neoclásico. Por tal motivo, las Casas del Cabildo fueron reedificadas totalmente por instrucciones del virrey Fernando de Alencastre Noroña y Silva, duque de Linares, iniciando las obras en 1714 y concluyendo entre el año de 1722 (portales) y 1724 (el resto del edificio); siendo virrey el Marqués de Casafuerte.

 

 

 

Hacia 1821 fue suprimida la venta de carnes en el palacio, por lo que a partir de entonces se establecieron vendimias en el callejón de la Diputación, actual avenida 20 de Noviembre. Pero fue el gobierno de Porfirio Díaz que se distinguió por la construcción de grandes obras, entre ellas muy bellos edificios. Al Palacio Municipal se le agregó un nivel más y se reconstruyó totalmente.

A principios del siglo XX, García Preciat le da otra denominación a estos edificios: Aduana Marítima, Palacio Municipal, y cuerpo de guardia principal, transformando posteriormente en palacio de gobierno. A partir de 1929 se convierte al ex palacio municipal en sede del Departamento del Distrito Federal. En 1934 se le agrega el 4º. Piso. Al llegar al poder, el Gral. Lázaro Cárdenas emprendió la tarea de agregar un nivel más al edificio, que ya entonces se llamaba, del Departamento del Distrito Federal.

 

 

 

Para 1963 todo el edificio del antiguo palacio de gobierno que albergaba la aduana, el palacio municipal, el palacio de gobierno y las atarazanas. Pese a que solo quedan los cimientos y algunos muros del Ayuntamiento original, su arquitectura y belleza invita a observarlo, ya sea en su fachada exterior de estilo neoclásico y el águila imperial, ya sean sus arquerías o los escudos de la ciudad; sus balcones o sus torres que fueron elevándose conforme la edificación crecía.

En su interior se pueden apreciar en sus columnas los estilos dórico, jónico y corintio, o su hermoso Salón de Cabildos, escenario de eventos trascendentes y su biblioteca, que ofrece servicio de consulta sobre temas de nuestra ciudad.

 

 

Hoy en día, el Antiguo Palacio del Ayuntamiento es un museo y oficina de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México.​ Y en su interior alberga un rico patrimonio histórico como el Salón de Cabildos y el Centro de Documentación Francisco Gamoneda. A partir de diciembre del 2018 estará abierto a todo el público.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, entregó en forma simbólica al pueblo el patio del ala sur del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, donde inauguró una exposición fotográfica y después se retiró a sus oficinas en el lugar, desde donde comenzó a despachar.

 

 

La exposición consta de una serie de fotografías de gran dimensión sobre personalidades que fueron recibidas en el Salón de Cabildos. El secretario de Cultura de la Ciudad de México, Alfonso Suárez del Real, explicó el significado de las imágenes, algunas donde aparecen gobernantes capitalinos con personajes de la política nacional e internacional, como Álvaro Obregón, Fidel Castro, Salvador Allende, entre otros.

Asimismo, las fotografías de los astronautas que pisaron la luna y quienes recibieron las llaves de la capital, del escritor Carlos Monsiváis, y del presidente Andrés Manuel López Obrador cuando recibió el reconocimiento Ciudad de México. También hay una imagen de cuando el gobierno mexicano le cedió el Salón de Cabildos a las Cortes de la Segunda República Española y se eligió a su presidente en el exilio.

 

 

Esta ala sur será pública en una primera etapa en su patio y primer piso, se harán visitas guiadas en segmentos de 30 personas que podrán permanecer en recorridos de 15 minutos. Par febrero del 2019 se habilitará el segundo piso de esta ala sur para que todo este espacio esté abierto al público y se analizará abrir el tercero piso, donde se encuentra el Salón Oval para visitas públicas.

Asimismo, el nuevo museo contendrá la historia política desde la fundación de esta gran ciudad, hasta la actualidad. Y estará abierta la biblioteca donde los jefes de Gobierno se reunían con su gabinete o con invitados especiales.

 

Visita el Palacio del Ayuntamiento de la CDMX 

¿Dónde? la Plaza de la Constitución #2, Col. Centro. 06000, Centro Histórico

¿Cuándo? Lunes a viernes de 9:00 a 17:00 horas y sábados y domingos de 9:00 a 19:00 horas.

Entrada libre

Sitio Web

El Papalote Museo del Niño volará sobre Iztapalapa en 2019
Habitual Taller de Arquitectura
El Museo Papalote del Niño Iztapalapa permite aventurarse a nuevas oportunidades para mejorar la calidad de vida en la Ciudad de México.

 

El Museo Papalote del Niño dio de que hablar con la convocatoria abierta al Concurso Nacional de Arquitectura Museo Papalote del Niño / Iztapalapa. Con la apertura de este nuevo espacio, el Papalote contará ya con su cuarto museo en todo el país. Además de tener planes para hacer un museo completamente nuevo en Iztapalapa, el Papalote está por concluir obras en Monterrey y seguramente veremos terminada para principios de 2019 la extensa remodelación que se está llevando a cabo en el proyecto de la segunda sección del Bosque Chapultepec.

 

 

Los museos en general son el espacio ideal para tener acceso a una educación no formal, es decir una educación que no se imparte dentro de un aula de clases. Es muy probable que en un futuro no muy distante veamos que los museos realmente se convertirán en una red de aprendizaje alternativa, donde tanto niños como adultos podamos educarnos en un ambiente que se adapte al perfil de cada uno. Esto da pie a tener una educación variada y continua que da mayor facilidad a personas de explotar sus talentos y despertar su curiosidad sin importar edad, bagaje cultural o nivel socioeconómico.

Con tantas iniciativas en mano, el Papalote Museo del Niño tiene una excelente oportunidad de sumarse de forma efectiva a la educación de México. Sus nuevos centros empapados con su lema “Toco juego y aprendo” rompen paradigmas modernos en cuanto metodologías de formación educativa y al mismo tiempo sus edificios tienen el doble discurso de aproximar a las nuevas generaciones a la arquitectura contemporánea. Dado la complejidad conceptual de un museo que tiene condicionantes tan acotadas como las del nuevo espacio para Iztapalapa, era lógico que se haga una convocatoria abierta.

 

Imprimir

El concurso fue dividido en dos etapas, la primera etapa fue una convocatoria abierta bastante incluyente donde había mínimos requisitos para poder participar. La segunda etapa, la cual se está llevando a cabo en estos momentos, consiste en una competencia entre siete finalistas que fueron seleccionados de la primera etapa, y el resultado final se dará a conocer en noviembre. Esta es la lista de los siete seleccionados por el jurado:

 

1.- TAX Taller de Arquitectura. Alberto Kalach.

2.- DCPP

3.- Carlos Rodríguez Bernal

4.- Armando Birlain López, David Martínez Ramos y Ximena Pérez Tamariz

5.- Jorge Ambrosi / Gabriela Etchegaray

6.- CRAFT Arquitectos

7.- FR62 taller de arquitectura

 

 

No se puede negar que el nuevo proyecto para Iztapalapa tiene condicionantes muy especificas que harán de este nuevo espacio un lugar único en la ciudad. Para empezar el nuevo edifico se encontrará directamente vinculado con un Centro de Transferencia Modal (CETRAM) el cual también tendrá un centro comercial. El simple hecho de estar ubicado en lo que será un nodo de movimiento sumamente importante para la ciudad, hace que las propuestas seleccionadas revaloren el espacio público como punto esencial de inclusión y participación ciudadana.

 

 

La facilidad con la cual se podrá llegar al museo por medio de transporte público hará que veamos una mezcla interesante de visitantes que sean tanto de la delegación de Iztapalapa como de otras delegaciones e incluso de otros estados. Será una excelente oportunidad para conocer y dar a conocer diferentes perspectivas a nivel sociocultural.

Por otro lado, la búsqueda de contrarrestar las altas emisiones de CO2 y otros contaminaste asociados con el transporte motorizado, da lugar a que veamos en muchas de las propuestas un alto interés por aéreas verdes conservación de especies vegetales autóctonas y soluciones de sustentabilidad que son casi obligadas en cualquier proyecto del S. XXI.

 

Imprimir

Jorge Ambrosi / Gabriela Etchegaray

Podemos intuir por la selección de finalistas de este concurso que el Papalote Museo del Niño, está listo para dar un brinco y estar a la vanguardia. El Papalote pone como prioridad la integración del tejido social y del tejido urbano, la accesibilidad, el uso responsable y sostenible de recursos, sin descuidar que el juego y la diversión son piezas claves para lograr una pluralidad e inclusión al conocimiento.

 ImprimirTAX Taller de Arquitectura. Alberto Kalach.

 

Se prevé que el nuevo Papalote Iztapalapa esté listo en 2019. El predio fue donado por la alcaldía y contará además de con un complejo comercial.

A las afueras del Metro Constitución de la Línea 8 del Metro, se construye este nuevo museo, a la par, en Monterrey en el Parque Fundidora habrá una tercera sede el recinto que ha pasado de ser lúdico a orientativo. Cuando se anunció en 2015, que el Papalote en Iztapalapa sería en escala y medidas iguales a la sede del Bosque de Chapultepec, mucho se habló sobre el terreno, el despacho encargado y la inversión.

 

 

El diseño del museo plantea integrar la arquitectura a la plaza pública (que se construye también en el Cetram) sin división alguna, para aprovechar los espacios abiertos como foro para actividades gratuitas y escenario de presentaciones.