Arte y Cultura
La Castañeda: Donde aún navega la demencia
José Luis Bobadilla
Antes del hospital de psiquiatría y de las Torres, estuvo en ese lugar una hacienda dedicada al pulque llamada igualmente La Castañeda.
la castañeda

Descubre el pasado demente que tuvo La Castañeda.

 

Crecí en el norte de la Ciudad de México, cerca del Cerro del Chiquihuite. A doscientos metros de mi casa pasaban las vías del tren. El traqueteo de los trenes de carga fueron un fragmento inolvidable del soundtrack de mi adolescencia. Del otro extremo de la calle, a más o menos los mismos doscientos metros, estaban los restos de un acueducto del siglo XVI y a su lado casi inamovibles, las aguas negras del Río de los Remedios. Mi papá nos contaba a mis hermanos y a mí que de niño iban de paseo a nadar en ese río que en otro tiempo llevaba aguas transparentes.

 Desde ese rincón del norte movernos hacia al sur de la ciudad era prácticamente una aventura. Al tomar el Periférico desde la Manzana de Roma hasta la Unidad Independencia dónde visitábamos a una tía, una hermana de mi mamá, el recorrido era lento y gris. Sin embargo, recuerdo que mi curiosidad se animaba al pasar el Viaducto y ver desde el asiento de atrás del coche, la iglesia de piedra que es ahora el Museo de Cartografía. No entendía cómo eso había quedado atrapado ahí, a mitad de una vía como Periférico. Entonces todo me parecía más interesante. Frente a las Torres de Mixcoac, pensaba en cómo era posible un conjunto de edificios así, tan altos y ordenados con sus ladrillos rojos y amarillos. Muchos años después terminé viviendo ahí, como suele suceder, por casualidad.

la castañeda

 La primera vez que estuve en las Torres fue visitando a Hugo Gola, un poeta argentino exiliado en México  que luego de ser mi maestro en la universidad, pasó a ser uno de mis mejores amigos. Con Hugo me formé y lo que soy se lo debo a él en gran medida. Con él salíamos a caminar y a veces cruzábamos el Periférico desde las Torres de Mixcoac hasta Avenida Revolución. Esa zona tiene aún los trazos de lo que en otro tiempo era un pueblo. Son calles pequeñas y callejones que responden más a un uso peatonal que vehicular. Veíamos los álamos hoja blanca que abundan por ahí con deleite y confieso que hasta muy tarde empecé a fijarme en el nombre de las calles. De pronto una de ellas, frente a las Torres, era La Castañeda. Ese nombre resonó en mí de modo especial y de pronto me di cuenta que justo sobre las Torres había estado el famoso manicomio de La Castañeda.

Antes del hospital de psiquiatría y de las Torres, estuvo en ese lugar una hacienda dedicada al pulque llamada igualmente La Castañeda. El terreno era extenso y abarcaba lo que es hoy también los multifamiliares de Lomas de Plateros, la Unidad Familiar Plateros, proyectada por el destacado arquitecto Mario Pani. La hacienda pertenecía a Torres Adalid, quien fuera reconocido al darle su nombre a una de las calles de la actual Colonia del Valle. La hacienda pulquería tenía una buena área de recreación que era visitada los fines de semana para asistir a bailes y fiestas pagando 25 centavos.

la castañeda

 Torres Adalid era amigo de Porfirio Díaz, quien visitaba la hacienda en paseos dominicales y algunas veces inaugurando proyectos distintos dentro de la hacienda. Pero en algún momento con la idea de crear un hospital psiquiátrico, Porfirio Díaz solicita a su amigo esos apacibles terrenos. Con la asesoría de Eduardo Liceaga, precursor de la psiquiatría en nuestro país, construye el hospital y organiza las actividades. El manicomio recibió a lo largo de su existencia sesenta mil pacientes. Inició sus actividades en 1910 y fue demolido en 1968 cuando se erigieron las Torres de Mixcoac.

 El manicomio de la Castañeda nunca tuvo buena fama. Era un lugar de brutales experimentaciones (existen distintos archivos fotográficos que muestran parte de todo eso) y aunque cumplió también con la función de  ser un centro de enseñanza médica al participar en clínicas dentro de sus distintos pabellones, resultó ser una pesadilla. Antes de su demolición, la fachada del edificio principal, basada en el manicomio Charenton de Francia, fue llevada piedra por piedra a Amecameca en donde se levantó nuevamente en una propiedad de Los Legionarios de Cristo.

la castañeda

Los 21 edificios de La Castañeda hoy son una sucursal de Walmart, un centro deportivo, escuelas de nivel básico, la Escuela Nacional Preparatoria número 8 y las unidades de Plateros y las Torres de Mixcoac, proyecto de Abraham Zabludovsky y Teodoro González de León, quienes solicitaron para las plazas las esculturas de Mathias Goeritz y Jorge Du Bon y donde Hugo Gola escribiera en Filtraciones, uno de sus libros, un poema en donde ajustadamente dice: "sobre las hebras / del sol // de este lado / sobre las torres  / de ahora / navega la demencia". Todo esto aún, en nuestra ciudad.

la castañeda
Museos y actividades culturales para recorrer en el AIFA
MXCity
En el AIFA hay tres museos únicos en el país, así como algunas actividades culturales que se diseñaron con el Aeropuerto.

Foto destacada: Cuarto Oscuro

El Museo Internacional Felipe Ángeles creó museos y actividades para que la espera sea cultural.

 

. . .

 

Desde que se inauguró el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) el 21 de marzo, la controversia no se ha hecho esperar, aunque ya desde hace mucho este sitio ha sido controversial. Pero más allá de los detractores y defensores de la construcción del AIFA, este lugar se pensé para tener acceso gratuito a algunas actividades culturales.

Así es, además de ser una terminal aérea, cuenta con tres museos al interior de sus instalaciones: el Museo de Ferrocarriles Mexicanos y el Tren Histórico Cultural, además del Museo del Mamut y del Museo de Aviación Militar; Aunque muchos han dicho que la gran joya es el Museo del Mamut ya que exhibe más de 400 mil huesos, entre los que destacan dos cuerpos de mamut casi completos; huesos de 100 camellos, 40 caballos americanos y otras especies.

Pero aquí te decimos qué museos y actividades culturales puedes conocer en el AIFA.

 

 

Museo Paleontológico de Santa Lucía Quinamétzin

(Museo del Mamut)

Este museo, también centro de investigación, es el centro neurálgico del estudio de la paleontología en México a nivel nacional e internacional.  Es el resultado de la colaboración entre la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Cultura, y el INAH, y cuenta con seis salas de exposición permanente, una sala para muestras temporales, un jardín temático, salas de interacción digital y de proyecciones en 4K, áreas para talleres infantiles y servicios como cafetería, juegos infantiles y tienda de recuerdos.

Asimismo, el museo es un relato de la historia geológica de la Cuenca de México, con ejemplares de una de las especies pleistocénicas con mayor presencia en el territorio que hoy ocupa México: el mamut colombino. El recinto exhibe los trabajos de salvamento realizados en el AIFA, los cuales suman 40 mil huesos de mamut, camello y caballo, ubicados entre el año 30 mil y 11 mil 700 a.C.

Es uno  de los lugares más peculiares del AIFA, ya que surgió gracias a los hallazgos paleontológicos durante la construcción del aeropuerto. El museo mide cerca de 7 mil 328 metros cuadrados, de los cuales sólo 4 mil 166 son de construcción. Se tiene planeado que resguarde más de 9 mil huesos pertenecientes a más de 200 ejemplares de mamut y de otras especies.

 

 

Museo de Aviación Militar

Este recinto albergará 50 aviones de la Fuerza Aérea Mexicana y se encuentra construido en un hangar. Cuenta con 12 salas de exhibición permanente, cuatro salas itinerantes, una torre de control didáctica y 24 galerías.  Aquí podrás ver el primer avión presidencial, el cual perteneció al presidente Venustiano Carranza; el primer avión que voló con Aeroméxico y una aeronave utilizada en la Segunda Guerra Mundial.

También se encuentra una librería del Fondo de Cultura Económica y Educal, que en una extensión de 95 metros cuadrados tendrá capacidad para 16 mil ejemplares. Además, cuenta con espacio para revistas y otros productos culturales.

 

 

Museo de vagones históricos de Ferrocarriles Mexicanos y el Tren Histórico Cultural

El tercer museo en el AIFA está dedicado a los trenes y ferrocalis. En sus instalaciones se tiene planeado un espacio con sala de juntas, una cafetería y un centro de lectura en tres vagones en los que antiguamente se trasladaban las tropas mexicanas.  Aquí podrás ver el Vagón Francisco I. Madero, Vagón Jalisco y Vagón Adolfo Ruiz Cortines.

 

 

 

Museos del AIFA

Dónde: Carr. Federal Pachuca – Mexico 42, 5km, 55640 Zumpango de Ocampo, Méx.

Cuando: martes a domingo (sin horario establecido aún)

Entrada libre

Arqueólogos descubren reliquias de mujer noble maya en Palenque
MXCity
Se cree que este hallazgo de una mujer de la élite maya en la Zona Arqueológica de Palenque, posiblemente tiene relación con la Reina Roja.

Foto destacada: INAH

Arqueólogos descubren restos de mujer noble maya durante la excavación para la construcción de baños.

 

. . .

 

El Instituto Nacional de Antropología e Historia de México en Chiapas, reportó el hallazgo notable en la Zona Arqueológica de Palenque, en lo que alguna vez fue territorio maya. Durante los trabajos de rescate que se estaban realizando, en lo que sería la nueva área de baños de la zona, los arqueólogos descubrieron una tumba a una profundidad de 1,80 metros que contenía los restos óseos de una mujer que fue enterrada allí en algún momento de la era prehispánica.

Palenque, antiguamente conocido como Lakamha en lengua maya, fue el centro del Imperio Maya, por lo que los arqueólogos tienen certeza de que los restos pertenecieron a una mujer maya que vivió antes de finales del siglo VIII d.C., ya que todas las ruinas y reliquias encontradas en Palenque datan del siglo III a.C. hasta esa época.

 

 

También se habló de esa certeza, debido a que fue enterrada en una tumba con ofrendas funerarias hechas de piedra y obsidiana, propias de una élite gobernante. El arqueólogo Arnoldo González Cruz, quien ha estado involucrado en excavaciones en el sitio desde la década de 1990, descubrieron los artefactos en el lugar, perdidos hace mucho tiempo.

El entierro descubierto es una tumba conocida como cista, que es un recipiente resistente hecho de bloques de piedra cuidadosamente tallados. El estilo arquitectónico de la tumba era común en los entierros de élite.

 

 

Se trata de una mujer de la élite, debido a que el esqueleto estaba recostado, una de las posiciones más comunes para los muertos en Palenque, así como la orientación del cráneo hacia el norte. La calidad y naturaleza del ajuar funerario, la presencia de incrustaciones de piedra de jade en algunos de los dientes de la mujer, solo se habría puesto a disposición de personas de alto estatus con los medios para pagar servicios médicos y dentales superiores.

Los arqueólogos también encontraron, alrededor de la tumba, piezas de cerámica y herramientas de piedra de varios tipos. Pero todavía no están seguros de la conexión entre los artículos y la tumba. Esta es la segunda vez que un equipo arqueológico que trabaja bajo la supervisión de Arnoldo González Cruz descubre la tumba de una mujer noble maya en Palenque.

 

La Reina Roja

 

 

En 1994, González Cruz y sus asociados abrieron una tumba sellada que se había encontrado dos décadas antes dentro de un santuario de pirámide escalonada maya conocido como Templo XIII. Dentro de la cámara amurallada encontraron un sarcófago de piedra que contenía los restos óseos de una mujer rica que estaba cubierta de joyas como jade, perlas, conchas y agujas de hueso esparcidos por todo su cuerpo.

El esqueleto de la mujer y todo lo que se enterró con él estaba todo cubierto de un polvo rojo de cinabrio, y por esta razón fue etiquetada como la Reina Roja. Los procedimientos de datación mostraron que la mujer había vivido entre los años 600 y 700 d.C. Si bien su cámara funeraria no contenía ninguna inscripción con su nombre, Gonzales Cruz finalmente concluyó que era Tz’ak-bu Ajaw, la esposa del legendario rey maya Pakal. Coincidentemente, la tumba de Pakal se construyó justo al lado del Templo XIII, donde la Reina Roja fue enterrada durante el mismo período de tiempo.

 

 

El entierro recién descubierto no fue tan extravagante como el de la Reina Roja. Pero está claro que las dos mujeres pertenecían a la misma clase dominante, y cada una recibió un entierro de élite en reconocimiento de su importancia dentro de la sociedad maya en su conjunto.

Palenque no es uno de los sitios mayas más grandes, pero es uno de los más atractivos. Contiene algunas de las arquitecturas, esculturas y bajorrelieves más agradables que se encuentran en cualquier lugar del territorio maya. Los arqueólogos conocen a Palenque como un sitio donde se han revelado múltiples secretos mayas, y la búsqueda de nuevas revelaciones es lo que hace que los mismos equipos arqueológicos regresen año tras año.

 

 

Palenque

Dónde: Carretera a Palenque- Zona Arqueológica Km. 8, Palenque, Chis.

Cuando: lunes a domingo de 08:00 a 16:30

Cuánto: $80

x