Arte y Cultura
4 puntos de CDMX emblemáticos en la biografía poética de Octavio Paz
MXCity
La mejor forma de recordar a Octavio Paz es revisitando algunos de sus mejores poemas que confluyen en la Ciudad de México.

El 31 de marzo fue una fecha importante en el calendario de la poesía mexicana, pues se celebró el nacimiento de quien sin duda fue uno de los poetas decisivos de nuestra tradición: Octavio Paz.

Usualmente se dice que el mejor homenaje a un autor es leerlo, y qué mejor ocasión que el día de su cumpleaños. En el caso de los escritores y otros artistas, sucede que creamos un vínculo de cercanía, a veces incluso de complicidad y compañerismo, aun si nunca los conocimos. En un texto famoso sobre bibliotecas, Carl Sagan describió así este fenómeno entrañable:

La escritura es quizás el mayor de los inventos humanos, un invento que une personas, ciudadanos de épocas distantes, que nunca se conocieron entre sí. Los libros rompen las ataduras del tiempo, y demuestran que el hombre puede hacer cosas mágicas.

5564-1-19_13_56

En MXCity quisimos celebrar a Paz desde un acercamiento particular: a partir de 4 lugares de la Ciudad de México que son especialmente importantes en su biografía poética. Quizá una buena manera de acompañarlo en su su cumpleaños sería acudir a uno de estos sitios y leer algo suyo –y así mantenerlo vivo, como un fuego que no se apaga.

 

Mixcoac

“Mixcoac estaba vivo, con una vida que ya no existe en las grandes ciudades”, de esa manera describe Paz el barrio donde creció y pasó una buena parte de su juventud. En Pasado en claro, su gran poema de rememoración, dibujó así esa primera época de su vida:

Casa grande,
encallada en un tiempo
azolvado. La plaza, los árboles enormes
donde anidaba el sol, la iglesia enana
-su torre les llegaba a las rodillas
pero su doble lengua de metal
a los difuntos despertaba.
Bajo la arcada, en garbas militares,
las cañas, lanzas verdes,
carabinas de azúcar;
en el portal, el tendejón magenta:
frescor de agua en penumbra,
ancestrales petates, luz trenzada,
y sobre el zinc del mostrador,
diminutos planetas desprendidos
del árbol meridiano,
los tejocotes y las mandarinas,
amarillos montones de dulzura.
Giran los años en la plaza,
rueda de Santa Catalina,
y no se mueven.

 

San Ildefonso

Una de las etapas poco tocadas de Paz es su militancia juvenil en movimientos de izquierda, particularmente estudiantiles. De ello quedó constancia en su Nocturno de San Ildefonso, que toma como motivo la antigua sede de la Escuela Nacional Preparatoria:

Calles vacías, luces tuertas.
                                                En una esquina,
el espectro de un perro.
                                        Busca, en la basura,
un hueso fantasma.
                                  Gallera alborotada:
patio de vecindad y su mitote.
                                                  México, hacia 1931.
Gorriones callejeros,
                                  una bandada de niños
con los periódicos que no vendieron
                                                            hace un nido.
Los faroles inventan,
                                   en la soledumbre,
charcos irreales de luz amarillenta.
                                                          Apariciones,
el tiempo se abre:
                               un taconeo lúgubre, lascivo:
bajo un cielo de hollín
                                     la llamarada de una falda.
C’est la mort –ou la morte…
                                               El viento indiferente
arranca en las paredes anuncios lacerados.

A esta hora
                    los muros rojos de San Ildefonso
son negros y respiran:
                                      sol hecho tiempo,
tiempo hecho piedra,
                                    piedra hecha cuerpo.
Estas calles fueron canales.
                                               Al sol,
las casas eran plata:
                                   ciudad de cal y canto,
luna caída en el lago.

 

Tlatelolco

1968 es un año capital para la condición pública de Octavio Paz. Luego de pasar varios años en el Servicio Exterior Mexicano, laborando en embajadas y consulados tan distintos como el de San Francisco, Japón y Francia, fue nombrado embajador en India, sin embargo, a raíz de la matanza de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas, presentó su renuncia, como protesta a la acción tomada por el régimen de Gustavo Díaz Ordaz.

MÉXICO: OLIMPIADA DE 1968

La limpidez
(quizá valga la pena
escribirlo sobre la limpieza
de esta hoja)
no es límpida:
es una rabia
(amarilla y negra
acumulación de bilis en español)
extendida sobre la página.
¿Por qué?
La vergüenza es ira
vuelta contra uno mismo:
si
una nación entera se avergüenza
es león que se agazapa
para saltar.

(Los empleados
municipales lavan la sangre
en la Plaza de los Sacrificios)

Mira ahora,
manchada
antes de haber dicho algo
que valga la pena,
la limpidez.

 

Coyoacán

Los últimos años de su vida Paz lo pasó en la Casa de Alvarado, en Coyoacán, luego de que un incendio consumiera su departamento ubicado en el número 109 de la calle Río Guadalquivir, en la colonia Cuauhtémoc. Este accidente, ocurrido en la Navidad de 1996, sumió a Paz en una depresión de la cual ya no pudo recuperarse, en buena medida porque con el fuego se fueron varios libros y documentos que le eran muy queridos. Ante tal circunstancia, la Presidencia de la República, encabezada por Ernesto Zedillo, habilitó dicho inmueble coyoacanense como su residencia y sede de la fundación homónima. Actualmente este edificio alberga la Fonoteca Nacional.

ÁRBOL ADENTRO

Creció en mi frente un árbol, 
Creció hacia dentro. 
Sus raíces son venas, 
nervios sus ramas, 
sus confusos follajes pensamientos. 
Tus miradas lo encienden 
y tus frutos de sombras 
son naranjas de sangre, 
son granadas de lumbre. 
                                    Amanece 
en la noche del cuerpo. 
Allá adentro, en mi frente, 
el árbol habla. 
                                    Acércate, ¿lo oyes?

 

octavio_paz_metro_mixcoac-movil

BONUS: Parque Hundido

Y el desconocido apareció, a la misma hora que las dos veces anteriores, y se puso a pasear. Y entonces yo ya no quise dilatar más el asunto y lo abordé y le pregunté quién era y él dijo soy Ulises Lima, poeta real visceralista, el penúltimo poeta real visceralista que queda en México, tal cual, y la verdad, qué quieren que les diga, su nombre no me sonaba de nada, aunque la noche anterior, por orden de don Octavio, había estado consultando índices de más de diez antologías de poesía reciente y no tan reciente, entre ellas la famosa antología de Zarco en donde están censados más de quinientos poetas jóvenes. Pero su nombre no me sonaba para nada. Y entonces le dije: ¿sabe usted quién es el señor que está sentado allí? Y él dijo: sí, lo sé. Y yo le dije (debía asegurarme): ¿quién? Y él dijo: es Octavio Paz. Y yo le dije: ¿quiere venir a sentarse con él un ratito? Y él se encogió de hombros o hizo un gesto parecido que interpreté como afirmación y ambos nos encaminamos al banco desde donde don Octavio seguía interesadísimo todos nuestros movimientos. Al llegar junto a él me pareció que no estaría de más hacer una presentación formal, así que dije: don Octavio Paz, el poeta real visceralista Ulises Lima. Y entonces don Octavio, al tiempo que invitaba al tal Lima a tomar asiento, dijo: real visceralista, real visceralista (como si el nombre le sonara de algo), ¿no fue ése el grupo poético de Cesárea Tinajero? Y el tal Lima se sentó junto a don Octavio y suspiró o hizo un ruido raro con los pulmones y dijo sí, así se llamaba el grupo de Cesárea Tinajero. Durante un minuto o algo así estuvieron callados, mirándose. Un minuto bastante insoportable, si he de ser sincera. A lo lejos, bajo unos arbustos, vi aparecer a dos vagabundos. Creo que me puse un poco nerviosa y eso me hizo tener la mala ocurrencia de preguntarle a don Octavio qué grupo era ése y si él los había conocido. Lo mismo hubiera podido hacer un comentario sobre el tiempo. Y entonces don Octavio me miró con esos ojos tan bonitos que tiene y me dijo Clarita, para cuando los real visceralistas yo apenas tenía diez años, esto ocurrió allá por 1924, ¿no?, dijo dirigiéndose al tal Lima. Y éste dijo sí, más o menos, por los años veinte, pero lo dijo con tanta tristeza en la voz, con tanta… emoción, o sentimiento, que yo pensé que nunca más iba a escuchar una voz más triste. Creo que hasta me mareé. Los ojos de don Octavio y la voz del desconocido y la mañana y el Parque Hundido, un lugar tan vulgar, ¿verdad?, tan deteriorado, me hirieron, no sé de qué manera, en lo más hondo. Así que los dejé que conversaran tranquilos y me alejé unos cuantos metros, hasta el banco más próximo, con la excusa de que debía estudiar la agenda del día, y de paso me llevé la lista que había hecho con los nombres de las últimas generaciones de poetas mexicanos y la repasé del primero hasta el último, no estaba en ninguna parte Ulises Lima, puedo asegurarlo.

Este episodio es imaginario, de Los detectives salvajes, pero de algún modo también retrata y evoca a Paz.

Edificio Celanese, el edifico que desafía las leyes de la física en Avenida Revolución
MXCity
Caracterizado por una singular estructura suspendida, Celanese Mexicana, proyecto del arquitecto mexicano Ricardo Legorreta, hace un manifiesto a la arquitectura moderna en México.

En este edificio, ubicado al sur de la Ciudad de México, su creador dejó muy claro que para hacer buena arquitectura hay tres conceptos que deben entenderse como un todo: Estructura, forma y función. Partiendo de esta triada, el arquitecto que diseñó esta obra del brutalismo mexicano.

El brutalismo se caracteriza por el gran uso de concreto. Mas, en esencia, es que los elementos constructivos sean evidentes en la fachada. Por tal motivo, el edificio de Celanese, aparte de ser del estilo internacional, también es brutalista, una arquitectura humana que cumple una función social, la de hacer edificios para que las personas vivan mejor. Buscar una arquitectura que no pase de moda y que tenga valores mexicanos.

 

 

El edificio Celanese Mexicana, construido en 1968 por Ricardo Legorreta, cumplió en 2018 su cincuenta aniversario. Se trata de una construcción que se alzó siete años después de la Avenida Revolución sobre la cual se encuentra, una vialidad que conecta desde Benjamín Franklin hasta el Estadio Olímpico Universitario. Ha pasado medio siglo y, desde entonces, el indudable peso del tiempo ha modificado su entorno, sin embargo, la monumentalidad del edificio permanece y constituye su paisaje inmediato. Un edificio que, en palabras de Octavio Paz, es ‘una piedra hecha de tiempo’.

La singularidad del Edificio Celanese –proyecto sumamente innovador en la época en la que fue construido– es además de su elegante y moderno lenguaje formal su inteligente solución estructural, que fue determinante para la distribución de espacios y funcionamiento del interior.

 

 

El programa arquitectónico del edificio se desarrolló alrededor de un núcleo o poste central de concreto armado, del cual se desprenden una serie de armaduras y tensores de acero que literalmente quedan suspendidos hacia los extremos. Esta solución estructural, le permitió al arquitecto Legorreta crear una serie de entrepisos que permitieron un mejor aprovechamiento de los flujos de oficinas. 

 

 

Se muestra un diseño continuo en el interior pues el espacio queda libre y sin muros intermedios, siendo un opositor de la planta convencional. En la torre de oficinas se halla la sensibilidad técnica aprendida con Jose Villagrán, así como en su interior se muestra claramente un sentido funcionalista al implementar grandes entradas de luz, grandes claros y gran amplitud al espacio.

 

 

El Edificio Celanese además de ser un referente en la carrera del Arquitecto Ricardo Legorreta Vilchis, es también un importante hito al sur de la Ciudad de México, tanto por su calidad constructiva como por sus cualidades plásticas. En las fachadas, el estilo Legorreta empieza a desarrollarse, predomina el vano sobre el macizo. Sin embargo, la celosía de acero se muestra como un gesto de contemporaneidad al contexto. Su calidad constructiva y plástica, así como su solución estructural, hicieron que se volviera un referente urbano.

5 edificios de arquitectura religiosa que puedes ver en Coyoacán
MXCity
En medio de nuestro entorno urbano, todavía podemos conocer sobre arquitectura religiosa, esos recintos creados para albergar la presencia divina.

En estos 5 edificios de Coyoacán todavía se siente el aura del misticismo.

 

La arquitectura religiosa es el reflejo de diversos estilos y tendencias de otras construcciones, pero también de ideas y formas de vida. Hay que recordar que los monasterios estaban diseñados para que los monjes estuvieran separados por las noches, para dedicarse por entero a su divinidad, pero que las aulas, comedores y jardines podían pasar tiempo juntos.

Con el ascenso de las religiones monoteístas, los edificios religiosos se fueron convirtiendo en mayor medida en centros de oración y meditación. Entrar en un edificio religioso es una metáfora de entrar en una relación espiritual, es un espacio de reunión para lograr una atmósfera de intimidad y de participación en la oración.

Aquí te dejamos cinco de las más hermosas piezas arquitectónicas dedicadas al culto, que puedes encontrar en el hermoso barrio de Coyoacán.

 

Iglesia de San Juan Bautista

Plaza Centenario 8, Villa Coyoacán, CDMX.

 

 

La Iglesia de San Juan Bautista en Coyoacán, es un templo de culto católico y emblema de la propia localidad y símbolo de la belleza del barroco novohispano. Apenas ocho años después de consumada la conquista, Hernán Cortés decidió otorgar un terreno a un grupo de frailes Franciscanos que estaba formado de piso de cemento, fachada de cantera roja, muros de piedra volcánica labrada e incluso un adoratorio decorado con chapa de oro. Sobre este adoratorio, los monjes edificaron en 30 años (1522-1552) el Convento, el templo y la huerta de San Juan Bautista, en lo que abarcaba una superficie de casi 20 000 m2 de lo que actualmente es el parque de Coyoacán.

 

La Conchita

Fernández Leal 62, La Concepción, 04020 Ciudad de México, CDMX

 

 

La Capilla de la Purísima Concepción, conocida como iglesia de “La Conchita”, te ofrece la posibilidad de disfrutar una tarde tranquila en un rincón más de la delegación Coyoacán. Cuando el conquistador español, Hernán Cortés, llegó a Coyoacán mandó construir la Iglesia de “la Conchita” sobre lo que era un centro ceremonial prehispánico y donde se celebró la primera misa en la región. Recientemente –con las obras de rescate y mantenimiento al edificio- el Instituto Nacional de Antropología e Historia confirmó que había sido un altar tolteca.

 

Capilla de Nuestra Sr. Soledad del Altillo

Av. Universidad 1700, Santa Catarina, Coyoacán.

 

 

Esta capilla fue diseñada por el arquitecto Enrique de la Mora y Palomar, alumno de Félix Candela. A esta capilla de Nuestra Señora de la Soledad se le conoce como “El Altillo” ya que en 1951 doña Elena Piña Aguayo dueña de la Hacienda de San José del Altillo donó el casco y partes de los terrenos de la hacienda a la Congregación de los Misioneros del Espíritu Santo, acto loable pues se preservó para la posteridad este valioso lugar. Es un espacio atractivo desde el punto de vista arquitectónico y espiritual, pues en la cripta, se encuentra sepultada la Venerable Sierva de Dios Concepción Cabrera de Armida, inspiradora de las Obras de la Cruz.

 

Capilla de San Antonio Panzacola

Av. Universidad y Francisco Sosa Colonia Puente de Panzacola, Coyoacán.

 

 

La Iglesia de Panzacola o de  San Antonio de Padua data del siglo XVII y se dice que fue mandada construir por el conquistador Pedro de Alvarado, aunque también se cuenta que una familia acaudalada la erigió como pago de una manda a San Antonio. La iglesia ha sido por muchos años la  puerta de entrada al Centro de Coyoacán, ya que está sobre la calle de Francisco Sosa , que era la carretera que unía al pueblo de San Ángel con el de Coyoacán. Junto a la iglesia se encuentra el puente que atraviesa el río Magdalena, paisaje que inspiró a varios autores a representar este lugar desde distintas perspectivas en sus pinturas. En muchas de estas obras se puede observar cómo a principios del siglo XX la zona todavía contaba con mucho campo en sus alrededores.

 

Iglesia Santa Catarina

Plaza Santa Catarina, Churubusco, Coyoacán.

 

 

La iglesia Santa Catarina fue construida en el siglo XVII, fue una capilla abierta donde se evangelizaron a los indígenas de la región. Hoy en día mantiene una fachada al estilo barroco, y en 1932 fue declarada monumento nacional. Desde el siglo XVIII, todos los 29 de Abril se celebra a la patrona del barrio, la santa dominica Catalina de Siena. Los habitantes de la zona lo celebran con misas, banda musical, chinelos, juegos mecánicos, venta de antojitos mexicanos y fuegos artificiales.

Chimalli, el tesoro de Moctezuma llega al Castillo de Chapultepec
MXCity
El Chimalli fue un arma efectiva que, pese a los materiales frágiles con que se construyó, y ahora se encuentra en el Castillo de Chapultepec.

La muestra que el legendario Castillo de Chapultepec alberga, “Chimalli, tesoro de Moctezuma”, abarca la historia de una de las reliquias prehispánicas más valiosas, el Chimalli, escudo perteneciente a una serie de cuatro piezas similares y diseñado con cientos de varillas de bambú mexicano y más de 26,000 plumas.

 

 

“Chimalli. Tesoro de Moctezuma en Chapultepec” es mucho más que una exposición abierta en el icónico Castillo bordeado por ese bosque, es la biografía de una pieza excepcional, de un escudo prehispánico de singular belleza y valor histórico; es uno de cuatro que existen en el mundo.

De acuerdo con las curadoras Laura Filloy y María Olvido Moreno Guzmán, en el campo de batalla el chimalli (escudo circular) fue una poderosa arma defensiva de los guerreros mexicas.

La pieza que ahora se exhibe cruzó dos veces el Atlántico: salió de México en el siglo XVI en el umbral de la Conquista y regresó en el XIX.

 

 

 

En torno a esa pieza, el discurso curatorial reúne más de 300 objetos entre piezas de arte plumario y arqueológicas, óleos, armas, taxidermia, litografías y documentos procedentes de diversas instituciones y museos.

En el siglo XVI salió de México junto con otros objetos que mostraban las riquezas de América y hoy luce aquí su grandeza. Tras viajar por varios lugares de Europa arribó a la corte de los Habsburgo en Viena y en el siglo XIX, en un gesto noble, Maximiliano quiso dar a México un ejemplo de las armas de su antiguo emperador Moctezuma II y el escudo regresó a este país. En sus versiones de lujo, el chimalli fue insignia de valor en ceremonias y rituales.

 

 

 

También se manufacturaron versiones especiales para los gobernantes, sacerdotes, para ataviar a las deidades y distinguir a los mejores combatientes y jefes de grupos guerreros. La magnífica pieza que se exhibe se elaboró con piel de ocelote, plumas y oro en los talleres especializados de la Gran Tenochtitlán.

Ahí se confeccionaban ornamentos y distintivos. Antes de 1524 el llamado Cuexyo Chimalli llegó a Europa. Se ignora la ruta que siguió, el puerto al que arribó y el nombre de su nuevo propietario. Hasta el siglo XIX se volvió a conocer su paradero en Viena, en las colecciones particulares de la Casa de Habsburgo.

 

 

Llaman la atención sus componentes orgánicos que con el tiempo los convirtieron en unos de los objetos históricos más frágiles, de los destinados a la guerra ninguno se conservó. De los de lujo, decorados con finas láminas de oro, plumas de aves de colores, piedras semipreciosas, perlas y cascabeles, sobreviven cuatro.

En 1865, durante el Segundo Imperio, Maximiliano emprendió acciones para transformar y enriquecer las colecciones del Museo Nacional de México. Acudió a su familia para trasladar a México documentos y objetos que estaban en repositorios de la corte austriaca. Entre ellos estaba el escudo, que regresó a este territorio en enero de 1866.

Desde 1944, el Cuexyo Chimalli es un tesoro nacional. Ahora es la pieza central de la muestra temporal Chimalli. Tesoro de Moctezuma en Chapultepec, explicaron las dos especialistas.

 

 

 

 

A partir de este miércoles y hasta mayo el público podrá conocer esa pieza excepcional elaborada con pieles de ocelote, venado y conejo, bambú mexicano, oro, fibras de agave, algodón, perlas, una variedad de piedras semipreciosas y plumas de loros, quetzales y patos. También tiene elementos de otros animales que no ha sido posible identificar.

Si bien, el Chimalli y los cuadros ya mencionados son el centro de la muestra, se exhiben 300 piezas más: animales disecados, documentos y armas utilizadas en la época, entre otras. También se proyectan siete videos que profundizan en la historia del escudo.

 

 

Chimalli, tesoro de Moctezuma en Chapultepec

Dónde: Museo Nacional de Historia

Dirección: Primera Sección del Bosque de Chapultepec s/n, Col. San Miguel Chapultepec

Cuándo: martes a domingo, 9:00 a 17:00; hasta el 2 de junio 

Cuánto: entrada general, $75; el domingo – entrada es libre

Llega FICUNAM, el festival internacional de cine de autor más genial de la CDMX
MXCity
La FICUNAM ofrece una programación arriesgada donde muestra las nuevas tendencias del cine contemporáneo en el mundo.

FICUNAM celebra  a creadores, críticos, cinéfilos y universitarios.

 

La primera edición del Festival Internacional de Cine UNAM se realizó del 24 de febrero al 3 de marzo de 2011. Consiguió alrededor de 14 mil espectadores mientras que 60 mil asistentes acudieron a alguna actividad en sus distintas sedes, repartidas por toda la ciudad.

En la segunda edición del festival aumentaron las sedes y contó con el apoyo de la coordinación de difusión cultural UNAM, la Filmoteca UNAM y el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE). Pero desde esas fechas la programación ha sido exquisita además de sus múltiples actividades.

 

 

 

El equipo de programación del festival, está conformado por personas de diferente nacionalidad y trayectoria con experiencia tanto en crítica especializada y en curaduría de festivales, como en el campo de la producción y de la distribución. Y este  Festival caracteriza por promover películas tanto de jóvenes directores como de personalidades consagradas cuya exhibición es de difícil acceso en México. Casi el 95% de los trabajos presentados en su primera edición no contaban con distribución en México.

Pero sobre todo el FICUNAM, es una celebración que convoca a creadores, críticos, cinéfilos y universitarios, a explorar sus diferentes dimensiones; es un punto de encuentro para su exhibición y discusión en su espectro más amplio. Este festival dedicado al cine de autor ofrece una programación arriesgada, con interés manifiesto en la experimentación del lenguaje cinematográfico, las nuevas tendencias del cine contemporáneo en el mundo, así como el rescate del cine de difícil acceso y su diálogo con otras artes.

 

 

La novena edición del FICUNAM traerá más de 50 películas y como cada año, se convertirá en un evento imperdible para los citadinos, bajo la codirección del cineasta Michel Lipkes y la gestora Abril Alzaga. La retrospectiva y el homenaje de este año está dedicada a tres cineastas que presentan la política como discurso, el realismo social y el cineasta consciente;a saber, Pere Portabella, Alan Clarke y Ulricj Köhler, con películas como Pont de Varsòvia (1989), Christine (1987) e In My Room (2018).

La sección Atlas estará dedicada al panoráma internacional del cine de autor y presentará cintas de países asiáticos como Long day’s journeys into night (Bi Gan, 2018), Hotel by the river (Hong Sang-soo, 2018) y Burning (Lee Chang-dong, 2018). También la conforman otros films como La flor (Llinas, 2018) y Monrovia, Indiana (Wiseman, 2018). Como cada año, uno de los eventos más destacados será La Cátedra Ingmar Bergman en Cine y Teatro. Además habrá actividades en el Foro de la crítica permanente y clases magistrales.

 

 

El festival tendrá varias sedes: Centro Cultural Universitario, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo, el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos y las Islas de Ciudad Universitaria, donde las funciones serán gratis pero debes llegar con tiempo para recoger tu boleto en taquilla. Como sedes alternas participarán La Casa del Cine, Cine Tonalá, la Cineteca Nacional, Cinematógrafo del Chopo, Casa del Lago y el conjunto Cinepólis, en las que tendrán costo.

Como alternativa a las funciones presenciales, este año el festival ha sumado dos sedes virtuales, Festival Scope y Cinépolis Klic. Y por primera vez en FICUNAM se presenta Catapulta, una nueva plataforma para proyectos de todo el mundo que se encuentran en las fases previas al corte final, es decir, antes de que la película se dé por terminada. En esta primera edición, se seleccionaron 7 películas provenientes de América, Europa y Asia. Bajo el lema Posibilidades Infinitas, se proyectarán un total de 139 películas de más de 40 países, una selección de lo más destacado del cine contemporáneo mundial.

 

 

Serán 12 trabajos los que compitan por el Puma de Plata a Mejor Director y a Mejor Película en la Competencia Internacional, 11 en Competencia Mexicana y otros 11 en Aciertos. Encuento Internacional de Escuelas de Cine.

 

Las cintas que forman parte de la competencia internacional son:

 

A Land Imagined, de Yeo Siew Hua (Singapur-Francia-Países Bajos)

Amalia, de Omar Rodríguez-López (Estados Unidos)

Familia sumergida, de María Alché (Argentina-Brasil-Alemania-Noruega)

Love Me Not, de Lluís Miñarro (México-España)

M, de Yolande Zauberman (Francia)

Manta Ray, de Phuttiphong Aroonpheng (Tailandia-Francia-China)

Present Perfect, de Shengze Zhu (Estados Unidos-Hong Kong)

Ray & Liz, de Richard Billingham (Reino Unido)

Soles negros, de Julien Elie (Canadá)

Tarde para morir joven, de Dominga Sotomayor (Chile-Brasil-Argentina-Países Bajos-Qatar)

The Load, de Ognjen Glavonić (Serbia-Francia-Croacia-Irán-Qatar)

The River, de Emir Baigazin (Kazajistán-Polonia-Noruega)

 

 

Los títulos que conforman la competencia Ahora México son:

Alex Winter, de César Demian (México)

Antes del olvido, de Iria Gómez Concheiro (México-Colombia)

Los atardeceres rojos, de Emilio Aguilar Pradal (México)

Caballerango, de Juan Pablo González (México-Estados Unidos)

Fausto, de Andrea Bussmann (México-Canadá)

Luciérnagas, de Bani Khoshnoudi (México-Grecia-República Dominicana

El lugar de las tres cascadas, de Mauricio Novelo (México)

Niña sola, de Javier Ávila (México)

El ombligo de Guie’dani,de Xavi Sala (México)

Príncipe de paz, de Clemente Castor Reyes (México)

Titixe, de Tania Hernández Velasco (México)

 

 

Además de las funciones, el FICUNAM ofrecerá diversas actividades como conferencias y clases magistrales, el Foro de la Crítica Permanente y el Seminario el Público del Futuro, todas ellas de Entrada Libre.

Además de presentaciones de libros, talleres, mesas de reflexión y charlas entre público y cineastas, también habrá actividades como Retrospectivas, un repaso a la cinematografía de cineastas poco conocidos en el ámbito cinematográfico mundial, y Clásicos restaurados, selección de películas cuya restauración y rescate son imprescindibles para sustentar la memoria cinematográfica y preservar la historia mundial.

 

 

FICUNAM 2019

Dónde: Diversas sedes de la UNAM. Detalles aquí.

Cuándo: Del 28 de febrero al 10 de marzo de 2018

Cuánto: Entrada libre. Cupo limitado.

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram