Poster 15· ciclo cine aleman
MXCity

La 1era edición de la Feria de Agricultura Urbana se llevará a cabo en Tláhuac
MXCity
La Feria de Agricultura Urbana contará con diversos productos a precios justos, originalidad y productos con responsabilidad social, ambiental y cultural.

La Feria de Agricultura Urbana contará con independientes, colectivos y cooperativas.

 

La agricultura urbana o periurbana, es decir la agricultura cultivada en el entorno inmediato de las ciudades, a menudo en terrenos calificados o previstos para el crecimiento de la ciudad o la dotación de equipamientos o infraestructuras, es la práctica de la agricultura con cultivos dentro de la ciudad.

En muchas ciudades es posible ver espacios como balcones, paredes, techos de edificios, calles públicas o márgenes llenos de plantas. La agricultura urbana contribuye a la soberanía alimentaria y a proporción de alimentos seguros ya que  incrementa la cantidad de alimentos disponibles para los habitantes de ciudades, y en segundo lugar provee verduras y frutas frescas para los consumidores urbanos.

 

 

 

Otro beneficio de este tipo de agricultura, es el de promover el ahorro de energía, la producción local de alimentos, la agricultura urbana y periurbana son actividades de sostenibilidad. La CDMX, desde hace un tiempo, se ha dedicado a la gestión agronómica o inclusión social de los agricultores urbanos.

Con esto se ha conseguido un incremento de producción de alimentos en áreas urbanas, y con ello que las economías locales se hagan más fuertes al crear puestos de trabajo, siendo también una forma de incrementar la participación comunitaria en la gestión de los recursos propios para reducir la pobreza.​ De hecho, muchos proyectos de agricultura urbana están comenzando a abrir un nuevo mercado laboral en áreas que han sido afectadas negativamente por subcontratación de trabajos.

 

 

 

Además es un hecho que la agricultura urbana ofrece un mejor sabor de sus productos locales, ya que ofrece alimentos orgánicos, a diferencia de la producción industrial. La agricultura urbana apoya una producción más sustentable de alimentos que intenta hacer decaer el uso de pesticidas peligrosos. Los agricultores urbanos y locales también eliminan la necesidad de conservantes, ya que sus productos no tienen que viajar largas distancias.

Es por eso que la CDMX ha creado su Feria de Agricultura Urbana, y de hecho, está generando experiencias innovadoras en el consumo de bienes y servicios artísticos y culturales. Esta feria contará con la participación de más de 90 proyectos que tienen como características: precios justos, originalidad y productos con responsabilidad social, ambiental y cultural.

 

 

 

Esta feria verde se llevará a cabo en la alcaldía de Tláhuac, una región de la CDMX que ha resistido al crecimiento desmedido de nuestra ciudad. Tláhuac ya no es rural como lo fue décadas atrás, pero cuenta con una zona lacustre, chinampera y varios humedales. En su jardín central, donde los lagos de Chalco y Xochimilco encontraban una cuenca común, será la primera edición de la Feria de Agricultura Urbana.

Participarán más de 90 artesanos, productores independientes, colectivos, cooperativas y proyectos de economía social. La idea es que las personas vayan a comer allí, a comprar productos de comercio justo, a tomar algún taller, pasear en trajinera y pasar el día en el bello Tláhuac.

 

 

 

Tláhuac es el escenario ideal para realizar un evento verde, entre su flora y fauna endémica como el ajolote, el teporingo y los ahuejotes. La feria estará el fin de semana y sus organizadores van a dar pláticas informativas sobre ecotecnología y otros cuidados especializados. Todo el día habrá obras de teatro, paseos en trajinera y música en vivo además de talleres gratuitos de hidroponia, permacultura y huertos urbanos. Hay mucha más información sobre las actividades en su Facebook.

 

 

 

Feria de Agricultura Urbana

Dónde: Jardín y Andador “Hidalgo”, Centro de Tláhuac

Cuándo: 27 y 28 de abril de 11:00 a 20:00 hrs.

Entrada gratuita

Facebook

Casa Ortega, los solemnes jardines de Luis Barragán (FOTOS)
MXCity
En el desierto de lo real de la Ciudad de México, se encuentra la Casa Ortega con un precioso jardín diseñado por el arquitecto Luis Barragán.

Casa Ortega y sus preciosos espacios verdes en el barrio de Tacubaya.

 

En un área con más de tres mil metros cuadrados en el barrio de Tacubaya, Luis Barragán proyecta la que será su primera vivienda, conocida como Casa Ortega. La mayor parte de este proyecto y del terreno diseño inicial, se trata de un suntuoso jardín, aunque se basa en los principios de su casa estudio.

En 1940, Barragán compró un terreno de 4,000 m2 en Tacubaya, mismo que dividió en 4 partes. En tres de estos lotes diseñó un jardín con terrazas debido al desnivel del terreno y porque en él se encontraban minas y túneles subterráneos. El lote restante fue dividido en dos para la construcción de la Casa Ortega y más tarde la Casa Estudio de Luis Barragán.

 

 

 

Se trata de una construcción sobria y austera hacia el exterior que proyecta toda su riqueza en el interior, prevaleciendo la idea de intimidad, serenidad, y la magnificencia de unos jardines sensuales ocultos al exterior. La casa sólo se abre al jardín, y permanece como un refugio de sosiego en medio del bullicio de la capital.

Esta casa se encuentra inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Cuenta con 2 mil 500 metros cuadrados vestidos de misterio y formó parte de la primera casa habitación de Barragán en 1940, cuando llegó de Jalisco a esta ciudad. Al construir, en 1947 su segunda casa ya mundialmente reconocida, vendió aquella al señor Ortega, quien no tuvo hijos y la heredó a sus sobrinos, dueños actuales del sitio.

 

 

 

Los documentos fotográficos y descripciones hechas por Barragán, constan de una primera versión del con extensiones de césped, un claro más grande frente al salón y, en general, con un carácter más domesticado. Pero más tarde, Luis Barragán decide que el jardín tenga un crecimiento con mayor libertad, opulento y semisalvaje, donde se evocan los huertos ancestrales y la vegetación ha tomado vida propia.

No solo se trata de una construcción monocromática, bañada con un sinnúmero de verdes, salvo por el blanco o el naranja que añaden las oraciones de jazmines y clivias. Se trata de un precioso jardín a la mitad del desierto de lo real de la Ciudad de México. Sobre el verde del jardín, sobra decir que nunca sería utilizado en la paleta de Barragán para cubrir sus muros.

 

 

 

El jardín de la Casa Ortega posee una perspectiva densa y profunda. La arquitectura es orgánica, con unas ventanas en el comedor y el desayunador. En la recámara principal hay una corrección que ha llevado la ventana desde el piso hasta media altura, quedando visibles desde el jardín las hojas de vidrio bloqueadas.

Lo más interesante del jardín, es que conforme se recorre se van descubriendo esculturas entre la vegetación. Pequeños detalles que sorprenden a quien visita los jardines por primera vez. Hoy en día, la Casa Ortega está habitada y debido a eso es muy difícil recorrer el interior de la residencia. Si te interesa visitar los jardines de la Casa Ortega puedes pedir informes en la Casa Estudio Luis Barragán.

No obstante, aquí te dejamos con esta galería de fotos de la Casa Ortega.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ubicación: Calle General Francisco Ramírez No. 20, Ampliación Daniel Garza, a un lado de la Casa-Museo Barragán.

La poesía geométrica de los monumentos de Mathias Goeritz en la ciudad
MXCity
Desde lienzos bidimensionales a cuadros sobre tabla se revela el carácter experimental y lúdico de la producción de Mathias Goeritz.

Desde el corredor escultórico de Ruta de la Amistad, cónsul modernista de la olimpiada cultural, pocas veces se ha adornado el paisaje urbano de una forma tan singular que reinterprete profundamente a la ciudad, como lo hizo la arquitectura emocional de Mathias Goeritz en la ciudad. Representante de esa íntima forma de arte escultórico que va desde un diminuto laberinto de papel a una serpiente gigantesca que escarba la tierra.

 

 

 

La guerra había manifestado lo frágil que podía ser el arte ante ese tipo de atrocidades; a pesar de ello Mathias Goeritz, continuó impulsando de la modernidad a través de la escultura, utilizando figuras geométricas para expresar la hechura del arte abstracto. Lo nos dejó una selva de piramidales, esféricas, y cuadrangulares muestras de contundente geometría, donde la utopía racional converge con el neoprimitivismo.

 

Torres de satelite

 

El contacto con la cultura mexicana y española, su estancia al Norte de África y su trayecto por Europa convergen en un esteticismo que reinventa los espacios, obras y objetos; causa y dinamiza las funciones sociales del diseño debido a que apelan a la máxima emoción.

 

Serpeinte Museo El eco

 

 

Su proyecto meta-artístico que deviene de la guerra fría (La serpiente de El Eco, 1953) donde una figura primigenia y conceptual muestra un trabajo técnico y de proporciones que transita a lo largo de su obra. Va de dibujos y bocetos analíticos, profundos.

 

 

La naturaleza de las mismas –dibujos, bocetos, maquetas, fotografías, esculturas y cuadros sobre tabla– revela el carácter experimental, analítico e incluso lúdico de la producción de Goeritz, la cual queda vertebrada por la persistencia de un tema y motivo.

 

rarya roja

 

ESCULTURAS,TRAZOS,MANIFIESTOS

 

 

Los arquitectos Luis Barragán y Mathias Goeritz y el pintor Jesús Reyes Ferreira (Mario Pani, coordinador general del trazo), realizaron la obra emblemática de las Torres de Satélite, inaugurada en marzo de 1958, como emblema de la nueva Ciudad Satélite, comparte la historiadora Ida Rodríguez Prampolini, viuda de Goeritz.

 

Torres, Goeritz

 

Durante más de una década los créditos siempre fueron para de Ciudad Satélite; Barragán, arquitecto paisajista, y Goeritz, diseñador y creador de las torres, asevera Rodríguez Prampolini.

 

 

Entre las actividades de la Olimpiada Cultural, Goeritz —en su calidad de director de la Ruta de la Amistad— convocó a un simposio internacional sobre escultura urbana. Prosigue Ida Rodríguez, “me llama Luis, quien era mi compadre, y me invita a cenar. ‘Pero me voy a Cuernavaca ahorita (allí vivía e impartía clases en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM)’, le dije: ‘No importa, te mando en el coche con el chofer, pero ven.

Llego a casa de Luis y me dice: ‘mañana voy a repartir estos volantes, éste es en español, éste en francés y éste en inglés’. Eran unos tambaches así. “¿De qué se trata?, pregunté. ‘Pues léelo.’ Me da el de español, donde dice que Mathias era un farsante, que se había apoderado de las Torres cuando éstas habían sido un diseño suyo. Le digo, ‘pero Luis, estás loco. ¿Cómo puedes decir esto? Tú no estabas en México cuando Mathias diseñó las Torres’.”

El fraccionamiento de Ciudad Satélite era un proyecto del ex presidente Miguel Alemán Valdés y el banquero Luis Aguilar. Maqueta a marchas forzadas En cierto momento, al estar Barragán ausente de la ciudad de México, su secretaria comunicó a Goeritz que en cinco días Alemán y Aguilar irían a casa de Barragán a ver las ideas artísticas y paisajísticas de Satélite y le pidió que la maqueta de la entrada a la futura ciudad, específicamente encargada a Goeritz, debería estar terminada, escribió Rodríguez Prampolini en 1983. Para hacer la maqueta, “Goeritz podía contar con los ayudantes de Barragán.

 

20150602_Goeritz_0089

 

20150528_Goeritz_0004

 

Durante una agitada semana vivimos literalmente en casa de Barragán, Mathias y Mariana Gast –su primera esposa, quien después murió–, dos ayudantes y yo, que era como la hija de ambos, recortando torrecitas en cartulina y cartón según las instrucciones de Goeritz”. Rodríguez Prampolini indica que Mathias siempre ha sido un hombre de verticalidad. Goeritz se obsesionó por las torres mientras que Luis Barragan deseaba una enorme fuente. Previo a ello Goeritz había montado una exposición en Nueva York, con torres.

Al construirse El Eco, en 1953, que tiene la primera gran torre, lanzó su segundo manifiesto sobre la arquitectura emocional.

 


 

Estos proyectos lo influyeron para que en 1959, después de la muerte de su esposa Mariani Gast, comenzara la serie de obras bidimensionales conocidas como Mensajes dorados, obra monocromática que incluye a la hoja de oro como material espiritual. Goeritz definió a su proceso de producción artística como una oración plástica, dicha serie culmina con la exposición del mismo nombre en la Galería Carstairs de Nueva York en 1962.

 

Lienzo rojo

 

Los Mensajes dorados fueron los precursores de su colaboración con Luis Barragán en el proyecto del altar de la Capilla de las Capuchinas en la Ciudad de México en 1963. En 1964 realizó la escultura de la Estrella de David, las torres y los vitrales de la sinagoga Maguen David, y en 1967 la celosía del Hotel Camino Real, en la Ciudad de México.

 

Celosia Goeritz

 

Un año después con motivo de los Juegos Olímpicos de 1968, Mathias Goeritz promovió la creación de un circuito escultórico urbano conocido como La ruta de la amistad en el anillo periférico de la Ciudad de México, proyecto que incluyó el trabajo de más de una decena de escultores extranjeros que representaron a varios países. De 1978 a 1980 realizó una pieza colectiva en el Espacio escultórico en colaboración con los artistas Helen Escobedo, Manuel Felguérez, Hersúa, Sebastián y Federico Silva, dentro de uno de los terrenos de Ciudad Universitaria.

En este periodo realizó también el Laberinto de Jerusalén en Israel, mientras que en 1988 construyó la torre de la Fundación Miguel Alemán de la Ciudad de México. Para 1990 se terminó su obra Monograma AMT en Jerusalén, después de su fallecimiento el 4 de agosto del mismo año.

 

Ruta de la Amistad

 

El Espacio Escultórico es una obra colectiva de Helen Escobedo, Manuel Felguérez,Matías Goeritz, Hersúa, Sebastián y Federico Silva, quienes suscribieron el Manifiesto del Espacio Escultórico. El texto pone de manifiesto el sentido colectivo de esta obra al señala que quienes en ella participaron intentaron “poner en práctica principios olvidados por cientos de años: buscar hacer del arte un acontecimiento para todos y para siempre, superando, al menos en esta experiencia, el voluntarismo individualista y caduco”.

 

 

Twitter del autor: @SamZarazua

 

También en MxCity: RECORDANDO LAS DELEITOSAS ESCULTURAS DE LA RUTA DE LA AMISTAD (FOTOS)

3000 bailarines moverán a la CDMX en El Festival México, Ciudad que Baila
MXCity
El Festival México, Ciudad que Baila te invita a tomar las calles, escenarios y bailar en las 46 sedes de las 16 alcaldías de la Ciudad de México.

El Festival México, Ciudad que Baila tomará las calles y escenarios de la CDMX.

 

Los primeros en reconocer la danza como un arte fueron los griegos que le dedicaron en su mitología una de sus musas. Su práctica estaba ligada al culto del dios Dioniso y, junto con la poesía y la música, era elemento indispensable de la tragedia griega, donde la catarsis ponía al individuo en relación con los dioses, aunque también entre los griegos cumplía la danza una función de comunicación y cohesión social.

La danza es uno de los artes en movimiento más sublimes. Con la danza es posible ver cómo el cuerpo se exprese ciñéndose de la música como una forma de interacción social. Este arte nos deja movernos en el espacio y liberar al cuerpo al ritmo de diversos compases donde se reflejan nuestros sentimientos individuales, o de símbolos de la cultura y la sociedad.

 

 

La danza es una forma de comunicación, ya que se usa el lenguaje no verbal entre los seres humanos, donde los bailarines expresan sentimientos y emociones a través de sus movimientos y gestos. Dentro de la danza existe la coreografía, que se puede ejecutar y en algunos casos más estructurados, en algunos otros casos con mayor libertad.

La danza y el baile se desarrollado en diversos grados a través del tiempo, y a evolucionado tanto como la música: vals, tango, disco, salsa, electrónica y hip-hop; pero también la danza barroca, la música clásica y ballet clásico, se han desarrollado con sus propias características que algunas veces incluyen el breakdance y el krumping.

 

 

Si deseas ver estas evoluciones en el baile y la danza, lo mismo en el teatro, musicales, conciertos, performances, eventos y presentaciones artísticas, te recomendamos el festival del cuerpo el movimiento, México Ciudad que Baila, cuyo propósito es conmemorar el Día Internacional de la Danza en la Ciudad de México. La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo y el secretario de Cultura, José Alfonso Suárez del Real hicieron el evento en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento.

México, Ciudad que Baila reúne las más diversas expresiones de danza, ejecutadas por ciudadanos, grupos independientes y compañías profesionales. Además de obras infantiles, clases masivas, bailongos, intervenciones callejeras, carnavales y una exposición fotográfica integran este Festival que invita a tomar las calles, los escenarios y celebrar la danza en 46 sedes de las 16 alcaldías de la Ciudad de México”, dijo Suárez del Real.

 

 

El festival tendrá diversas intervenciones callejeras en las 16 delegaciones donde participaran Los theUltramar y la Compañía Foco al aire participarán. En el Teatro de la Ciudad habrá bailarines de flamenco, coreógrafos de reconocida trayectoria nacional e internacional, representantes de música afromexicana, así como colectivos de hip-hop y breakdown.

El 30 de abril se realiza Danza para niñas y niños con 12 obras en: Teatro del Centro Cultural Fausto Vega, Teatro Morelos del IMSS, Teatro Santa Fe, Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, Centro Cultural Magdalena Contreras, Centro Cultural Jaime Sabines y Plaza Ángel Salas del Centro Cultural del Bosque.

 

 

La Danza de los Faros se presentará los días 2, 3, 4 y 5 de mayo con la participación de las compañías: México en Movimiento, Khamsa Dance Project, Finisterra, Paula Villaurrutia, Danza Visual, Interflamenca, Lagú Danza, Mandinga Mar. En los Faros de Aragón, Oriente, Indios Verdes, Milpa Alta y Tláhuac.

El 3 de mayo a las 20:30 horas, también en el teatro de la ciudad, se presentará Por la calleja, un grupo de Flamenco y Baylamo’ danza raíz afro se presentará el 9 de mayo a las 20:30 horas y El breakdown, Hip Hop estará el 10 de mayo, 20:30 horas.

 

 

Habrá un increíble Circuito de Obras de Autor los días 6, 7, 8 y 9 de Mayo con Piezas de danza contemporánea en las sedes: Plaza Ángel Salas del Centro Cultural del Bosque, Foro Un Teatro, Karpa de Mente, Los Talleres de Coyoacán, Foro La caja (Ex esmeralda), La Cantera, Teatro Sergio Magaña, Los Talleres de Coyoacán, Teatro Benito Juárez y Foro A poco No.

Se realizará el Baile en el Bosque y Danza en el CCH del 29 de abril al 5 de Mayo con Programación de danza en los planteles del Colegio de Ciencias y Humanidades, en los bosques de Aragón y Chapultepec así como en los zoológicos de San Juan de Aragón y Coyoacán. Los 38 elencos programados fueron seleccionados de los más de 250 proyectos recibidos por la primera convocatoria pública México, Ciudad que Baila.

 

 

Para cerrar con broche de oro se llevará a cabo en el Monumento a la Revolución el Sábado 11 de mayo, a partir de las 13:00 horas Fandango, Danzonera, música y baile tradicional colombiano, música y bailes africanos, Goliat y Sonido la Changa. Domingo 12 de mayo, a partir de las 14:00 h Funciones de las Escuelas del INBA y de las compañías Danza Capital y Nacional de Danza Folklórica Nieves Paniagua.

El Festival del Cuerpo en Movimiento, México, Ciudad que Baila que reunirá en teatros y plazas públicas diversas expresiones de danza, ejecutadas por ciudadanos, grupos independientes y compañías profesionales se realizará del 29 de abril al 12 de mayo en 46 sedes de las 16 alcaldías.

 

 

 

Festival México, Ciudad que Baila

Dónde: diversas sedes.

Cuándo: del 29 de abril al 12 de Mayo

Entrada libre

Sitio web // Facebook // Twitter