El Capri, el legendario centro nocturno visitado por figuras como Marilyn Monroe
Ana Paula de la Torre Díaz
El Capri, ubicado en el mítico Hotel Regis, fue escenario de artistas tan admirados como Edith Piaf.
el capri hotel regis ciudad de mexico

El Centro Nocturno más afamado de la historia de México quizá es El Capri, al interior del entrañable Hotel Regis.

. . .

Si hubiese un hotel que enarboló la vida nocturna de la Ciudad de México durante todo el siglo XX, ese fue el Hotel Regis. Inaugurado en 1914, a los pocos años de haber sido abierto tuvo que ampliarse por la popularidad que estaba ganando, incluso en todo el mundo.

Visitar la Ciudad de México era también hacer una parada obligatoria en el Hotel Regis. A este    llegaron a hospedarse figuras como Anthony Quinn, Marilyn Monroe, Frank Sinatra, Richard Nixon, Gary Cooper, Jorge Negrete, Pedro Infante o María Felix.

Cuando el hotel llevaba décadas de popularidad, albergando sus famosos baños de vapor, un cine, e incluso una pista de hielo, en 1948 se inauguró su legendario centro nocturno El Capri.

 el capri hotel regis ciudad de mexico

Con un ambiente más calmado, su farmacia cafetería El Regis se convirtió en un centro de confluencia de intelectuales, periodistas, farándula, aunque en el ámbito de nocturno El Capri figuró como “El Centro” de reunión durante décadas.

Y quizá lo anterior sea lo más sorprendente del Capri, ya que no fue un lugar de moda; más allá de esta persistió por más de 40 años como el mejor lugar de la noche.

Sus estrellas

Se dice que la gran primera estrella que se presentó en El Capri fue Agustín Lara, y su última gran estrella, una noche antes de su fulminación por el terremoto de 1985, fue la vedette Mara Maru.

En El Capri se presentaron celebridades como Pedro Vargas, Carmen Amaya, Los Panchos, José Alfredo Jiménez, Lola Flores, Bobby Capó, Edith Piaf, Andy Russell. Se convirtió en una especie de cabaret fino, donde sus vedettes fueron estrellas, en un verdadero juego de erotismo como arte, aún en una sociedad conservadora como la mexicana del siglo XX.

el-capri-hotel-regis-ciudad-de-mexico-maria-felix-celebridades

Su término

El Capri funcionó con éxito desde su inicio hasta la fatídica madrugada del temblor del 85; un día antes Mara Maru se había presentado. Y en una afamada entrevista a José Luis Martínez, la vedette confieza: "La primera estrella del Capri fue Agustín Lara y la última yo".

Lo cierto es que pocos lugares pueden presumir de nunca haber muerto realmente, una fuerza externa lo desapareció, literalmente, para terminar de convertirlo en una leyenda.

Monte Tláloc, el templo más alto del mundo y un adoratorio al dios de la lluvia
MXCity
La zona arqueológica del Monte Tláloc fue un adoratorio al dios de la lluvia y un lugar con una vista increíble.

Foto destacada: Hablemos de Volcanes

El Monte Tláloc tiene un fenómeno visual impresionante que se da en el mes de febrero.

 

. . .

 

Monte Tláloc es un sitio al que se le ha dado poca difusión, pero que resalta nuestro país pluricultural y maravilloso. Se encuentra en el Estado de México, y forma parte del Parque Nacional Iztaccíhuatl Popocatépetl. Este es el templo más alto del mundo está en México. Está a una hora de la Ciudad de México: el Monte Tláloc, un adoratorio al dios de la lluvia a 4,120 metros sobre el nivel del mar.

Este monte, además del Telapón y los Potreros, forma parte de una cadena montañosa que asciende hasta los 4,060 metros sobre el nivel del mar, siendo un área para el senderismo y los paseos familiares, en la Sierra Nevada.

 

 

Uno de los rituales celebrados aquí, uno de los más importantes, es el Huey tozoztli o la peregrinación que hacía el tlatoani mexica hasta la cumbre del Monte Tláloc, donde se creía que moraba el dios de la lluvia. En la época prehispánica, este peregrinaje lo hacían tlatoanis de Texcoco, Culhuacán, Xochimilco y Tlacopan.

En la cima del Monte Tláloc se encontraba un templo del que ahora solo hay vestigios, dedicado al dios de la lluvia. Aquí se han encontrado figurillas de Tláloc y de sus Tlaloques (ayudantes) que cumplían la función de derramar el agua sobre la tierra y hacer temblar el cielo con sus rayos.

 

 

Las figuras de los Tlaloques representaban cada una de las montañas que pueden ver en este sitio, desde este monte. En los rituales de veneración se seguía un protocolo donde Moctezuma, Tlatoani mexica, estaba encargado de iniciar la veneración colocando un tocado especial sobre la cabeza del dios.

El resto de los gobernantes se acercaban, por orden de importancia y jerarquía, para ataviar el resto de la figura con collares, brazaletes, y ofrendas de alimentos. Enseguida se llevaban a cabo sacrificios de niños. Pasaban la noche en la montaña y seguían la ruta de peregrinación junto a los sacerdotes del Templo Mayor.

 

 

Efectos visuales del Monte Tláloc

 

Pero más allá de los detalles históricos, el Monte Tláloc tienen una vista privilegia desde donde se observa un efecto visual impresionante en conjunto con otros volcanes: el Pico de Orizaba, La Malinche y Sierra Negra. El amanecer del 9 y 10 de febrero, el sol se levanta sobre la cúspide de La Malinche y al día siguiente lo hace sobre el Pico de Orizaba.

Se trata de un fenómeno óptico que parece convertir a las tres montañas en una sola; como si se tratara de una montaña fantasmal. Este acontecimiento ha sido estudiado desde el punto de vista de la Arqueoastronomía, ya que el movimiento del sol coincidía con los nemontemi o días vacíos, según el calendario maya.

 

 

Asimismo, la zona arqueológica del Monte Tláloc es una de las de mayor altura en el mundo, incluso por encima de Machu Picchu. Los arqueólogos han encontrado restos momificados de niños sacrificados y otros objetos, ya que el recinto estaba bajo resguardo de guerreros  mexica de élite.

Al día de hoy, habitantes de la zona continúan subiendo al monte para dejar ofrendas, pedir buenas cosechas y que el volcán no despierte.  Las ofrendas van desde monedas hasta comida e imágenes religiosas cristianas.

 

 

Monte Tláloc

Dónde: volcán inactivo entre los municipios de Ixtapaluca y Texcoco, en el Estado de México.

Cuando: fenómeno de febrero. Se recomienda visitar la zona acompañado de guías expertos en la zona.

Entrada libre

Foto destacada: Leisure & Lux

Tlalchichi, los legendarios perritos prehispánicos herencia de Colima
MXCity
Las figuras prehispánicas con más presencia en los museos del mundo son los colimotes, y después, quizá, los tlalchichis de colima.

Foto destacada: Museo Amparo

Los perritos de Colima son conocidos como Tlalachichi y son preciosos.

 

. . .

 

Saliendo de Colima hacia Comala hay una gran escultura de unos perritos que parecieran estar bailando, sin que muchos lo sepan este par de canes no sólo están bailando y no son xoloitzcuintles como se suele creer, los tlalchichi representan una antigua tradición.

Los perritos gorditos conocidos como colimotes, en realidad se llaman tlalchichi que significa "perro de tierra" y ese mismo nombre es el de su raza, una muy antigua que desafortunadamente desapareció y de la cual sabemos por hallazgos arqueológicos.

 

 

 La raza tlalchichi

 

Los antiguos habitantes de Colima les dieron ese nombre por sus patas cortas y su gran barriga, que en efecto hacían parecer que estaban pegados al piso, sí, los tlalchichis eran como xoloitzcuintles encogidos, pero se trata de otra raza.

También de pelo escaso, los tlalchichi eran perros prehispánicos, fieles compañeros que se utilizaban para sacrificios, y se cree, también llegaban a consumirse. La raza se conoció en Colima y algunas partes de Jalisco.

 

 

Tlalchichi, el perro prehispánico

 

Los colimotes eran animales de compañía tanto en la vida como en la muerte, por eso se han encontrado muchas figuras de cerámica en las tumbas de tiro, que eran pequeñas habitaciones bajo la tierra, muy características de esta región.

En los cuartos mortuorios se colocaba al fallecido junto con piezas representativas de la vida de las personas, en casi todas las encontradas se han hallado pequeñas figuras de perritos regordetes, tlalchichis, quienes guiaban al camino al más allá.

 

 

Los tlalchichis podían sustituir a las personas en los sacrificios (por ejemplo, si no había prisioneros de guerra) razón por la que algunas figuras de estos perritos aparecen con máscaras de personas, como engañando a la muerte.

En la "Historia general de las cosas de la Nueva España" Fray Bernardino de Sahagún cuenta que los tlalchichis tenían buena carne para comer, incluso mejor que la de los xoloitzcuintles, característica que desafortunadamente no les dio buena fama.

 

 

Como sabemos, una de las finalidades de la colonización fue eliminar toda creencia y costumbre que se considerara inadecuada, razón por la que en el siglo XVII se prohibió la presencia de los perros en las calles de las crecientes poblaciones de la Nueva España.

La orden de envenenar a los perros callejeros terminó con toda la raza tlalchichi, pero no con su presencia en nuestra historia. Actualmente en nuestro país existen 251 figuras repartidas en los museos de 22 estados, 80 en Estados Unidos y 25 en países de Europa.

 

 

Los tlalchihis son la artesanía más famosa de Colima, aún más los perritos bailarines de la glorieta que lleva a Comala, que son una reproducción de una pequeña figura que representa a un perro viejo susurrando conocimientos al perro más joven mientras danzan la vida.

 

Un recorrido por la suculenta gastronomía purépecha
MXCity
¿Vas a viajar a Michoacán o sus alrededores? Toma nota de esta breve pero concisa guía de gastronomía purépecha que no debes perderte.

Foto destacada: El Universal

Dos ingredientes esenciales de la gastronomía purépecha que lo hacen todo.

 

. . .

 

Es increíble como con dos ingredientes básicos, maíz y frijol, se pueden elaborar cientos de platillos deliciosos que le han dado lugar tan importante a la gastronomía mexicana, como la purépecha que además de estos usa otros ingredientes locales que la hacen única.

Los básicos de maíz como los tamales y platillos más elaborados forman parte de la larga lista culinaria que representa la cultura purépecha. Si viajas a cualquiera de sus poblaciones no dudes en probar todo lo que te ofrezcan. Estos son los más famosos.

 

 

 

Pescado blanco

 

 

En las poblaciones aledañas a Pátzcuaro se prepara el "Pescado blanco" especie endémica que ha estado en peligro de extinción por la fuerte demanda de los pobladores y el turismo. Este pescado es muy rico y fino, se puede preparar de muchas maneras.

Pruébalo al mojo de ajo o capeado, si quieres subir de nivel búscalo en caldo michi, que es una sopa de pescado con maíz. Otra preparación con pescado son las truchas en escabeche, sazonadas con tomillo, cebolla y clavos de olor.

 

 

Tamales purépechas

 

 

Estos son los clásicos hechos de maíz, blanco, azul o morado. Las corundas y uchepos son tamalitos parecidos, las primeras (que vienen del purépecha khurhúnda) son tamalitos triangulares llevan queso, crema y rajas.

Los uchepos son tamales de maíz, pero dulces, con un café son el desayuno perfecto. No olvidemos los nacatamales que se hacen con chile rojo con cerdo o pollo, y los tlacatamales, que se hacen de nixtamalizado con ceniza de leña y van rellenos de xandúcata (mole rojo).

 

 

Caldos, sopas y moles purépechas

 

 

Los caldos, sopas y hasta los moles entran en una sola descripción porque básicamente son mezclas de chiles y especias acompañadas de alguna proteína, la diferencia radica en que unos son más espesos que otros, eso sí, casi todos llevan verduras.

La sopa tarasca lleva pollo y una base jitomate con chile, pozole batido lleva a los granos a un hervor que casi los deshace dándole un sabor potente al caldo, el tradicional churipu con sus kurhundas es un caldo de res, picoso a base de tinguara.

 

 

El caldo de charal estilo Pátzcuaro y la sopa huitzimangan son dos clásicos, pero el que no te puedes perder por nada del mundo es el miguichi, que es un caldo a base de leche que lleva queso Cotija, alguna variedad de chile.

Por último y no menos importantes todos los moles que se hacen con chiles, tomate o jitomate y cilantro o hierbabuena y se espesan con masa de maíz, éstos visten a quelites, hongos, col de árbol y a veces, carne.

 

 

Guisados y dulces tradicionales purépechas  

 

 

La lista sigue con el aporreadillo es uno de los platillos tradicionales purépechas, se trata de tiras de carne seca guisadas en una salsa de jitomates rojos. También está la morisqueta, que es arroz blanco con frijoles fritos y salsa guisada con queso o carne.

Como puedes leer tienes que ir con mucha hambre, porque además existe una extensa oferta de comida que, mezclada con la tradicional, dio como resultados grandes delicias del virreinato, como las carnitas de Quiroga.

 

Coscomatepec de Bravo, el lado B del imponente Pico de Orizaba
MXCity
En el Pueblo Mágico de Coscomatepec de Bravo encontrarás  artesanías, gastronomía, un clima esplendido y otra vista del Pico de Orizaba.

Foto destacada: Alamy y Archdaily

Coscomatepec de Bravo es un precioso Pueblo Mágico que reboza singular alegría.

 

. . .

 

Coscomatepec de Bravo, es el sitio que necesitas, aunque hasta ahora te enteres de su existencia. Se encuentra en el glorioso Veracruz, y tiene un pasado histórico singular y una vasta riqueza natural y gastronómica.

Este pueblo mágico tiene una historia que se remonta a tiempos prehispánicos pues el territorio fue ocupado por indígenas totonacos originarios de Puebla: los cucutochcas. Tras la llegada de los conquistadores españoles, en 1597, fue designada como cabecera, desarrollándose rápidamente la ganadería y el comercio. En 1813, la localidad vivió un importante episodio durante la Guerra de Independencia; el General Nicolás Bravo y 600 Insurgentes lograron romper el sitio de 33 días que sufría el pueblo, saliendo sigilosamente con destino a San Antonio Huatusco y dejando dislocado al ejército realista.

Coscomatepec – proviene del vocablo náhuatl Cuezcomatepec que se compone de las palabras: cuezcoma, plural de cuezcomatl, que se traduce como troje (lugar o espacio para guardar semillas o frutos); de tepetl , que significa cerro y de C, que quiere decir en; lo que en conjunto se lee como "en el Cerro de las Trojes" o "Cerro de la Troje.

Se encuentra a más de 1.500 metros sobre el nivel del mar, posee un clima templado-húmedo-regular y una temperatura media de 19 °C; predomina el bosque frío.

Por supuesto, es una gran opción para hacer turismo de aventura. Y lo mejor, es que desde 2015, Coscomatepec fue reconocido como Pueblo Mágico. Pero aquí decimos qué puedes hacer es este lugar.

 

 

El pasado histórico de Coscomatepec

 

Del náhuatl, Kueskomatl, vasija para semillas cubiertas con una jícara; Tépetl, cerró: “En el cerro de los trojes”, haciendo alusión a que en este lugar estaban los graneros de Moctezuma para caso de emergencia.

Coscomatepec fue una población totonaca, que en el siglo VIII destacó como un centro productor de tabaco y de armerías. San Juan Coscomatepec obtuvo la categoría de ciudad en obtuvo 1903, y fue nombrada en memoria de la heroica defensa del general insurgente Nicolás Bravo, en 1813.

 

 

 

Como Coscomatepec se localiza en la zona centro montañosa de Veracruz, a una altura de mil 520 metros sobre el nivel del mar, suele llover deliciosamente. Está a poco más de 2 horas para llegar al Pueblo Mágico, y desde Ciudad de México el traslado toma unas 4 horas.

Su temperatura media es de 19 °C y como se encuentra en el bosque puedes ver tiene pinos, ocotes, encinos y cedros.  ¿Qué hay de la fauna? Habitan mamíferos como gato monteses, mapaches, tejones, armadillos, zorros, conejos y tuzas; además de varias especies de aves; halcones, gavilanes, codornices, búhos y urracas.

 

 

 

Entre los monumentos históricos que puedes visitar en Coscomatepec, se encuentran La Capilla de San Diego y la Iglesia de San Juan Bautista que se cree que data del siglo XVI; el edificio del Palacio Municipal, que se encuentra rodeado de jardines; el monumento al General Brigadier Nicolás Bravo, y el monumento de los juegos Olímpicos del 68.

El Museo Municipal, el cual tiene una exposición permanente y prehispánica la cual muestra los orígenes históricos del pueblo.

 

 

 

Hay una gran ruta de ciclismo o diversos sitios para acampar y practicar senderismo en sus locaciones montañosas. El ascenso al Citlaltépetl o Pico de Orizaba, es de los recorridos más fascinantes.

Se trata de un recorrido de 7 horas que incluye transporte, senderismo, práctica de tiro y un tour por todos los lugares icónicos en busca de llegar a la cima del volcán. Pero siempre se recomienda que hagas el viaje con un guía autorizado.

 

 

Además, como todo Pueblo Mágico, puedes comprar diversas artesanías ya que el Pueblo está dedicado a la elaboración y venta de sillas de montar, carteras, cinturones y bolsas de piel y cuero.

Hay gran variedad de platillos típicos y de moles, pipían, tamales, tlatonile (un mole veracruzano) y barbacoa blanca, y muchas variedades de pan. La gastronomía se respira en todo el pueblo, así que la puedes gozar aún más con música local con instrumentos de viento típicos de la zona.

 

 

Coscomatepec

Dónde: a dos horas de Veracruz

Cuando: todo el año

Entrada libre

x