Arte y Cultura
Huitzilopochtli y la Navidad: la historia de un festejo
Bernardina de la Garza Arregui
El relato de cómo los días de Huiztilopochtli se convirtieron en los días de Jesús.
Huitzilopochtli

Los mexicas celebraban el nacimiento de Huitzilopochtli en las mismas fechas que occidente  festeja el nacimiento de Jesús.

. . .

La navidad o natividad (nacimiento) es sin duda una de las fiestas más importantes y populares en todo el mundo. Como comúnmente se sabe esta fiesta comenzó a realizarse para celebrar el nacimiento de Jesús, que en realidad no nació en esa fecha, si no que esta fue escogida por Constantino I el Grande, ya que ese mismo día de diciembre se celebraba el Festival del nacimiento del dios Sol Invictus. La intención de juntar el natalicio de Jesús y el del dios del Sol, era facilitar la conversión de los paganos al cristianismo, religión que se haría oficial en ese siglo (IV d.n.e.).huitzilopochtli

A partir de aquí esta celebración fue poco a poco cobrando fuerza hasta convertirse en el fenómeno masivo que es hoy en día.

En México particularmente, el festejo de la navidad comenzó asociado a uno de los dioses principales de una civilizavión bélica . Los misioneros aprovecharon que los mexicas (aztecas) celebraban el nacimiento de Huitzilopochtli, dios de la guerra o niño Sol, por los mismos días que en el viejo mundo conmemoraba el nacimiento de Jesús. Con esta fusuón de las tradiciones la tarea de evangelizar resultó más fácil.

Huitzilopochtli era de las deidades primordiales para los mexicas y el primer día de las fiestas dedicadas a él, llamadas Panquetzaliztli, se realizaba una ceremonia para homenajear su nacimiento el 21 de diciembre. Los aztecas hacían fiestas en todas las casas y se obsequiaba a los invitados comida y unas estatuillas hechas de maíz azul. Casualmente el 24 de diciembre era el día en que el sol resurgía después del solsticio de invierno que era el 21, y para verlo renacer se celebraba con rituales y danzas.Huitzilopochtli

Los historiadores señalan que la primera navidad de la que se tiene registro fue celebrada en 1526; Fray Pedro de Gante, un misionero franciscano, le escribió al rey Carlos V sobre la celebración que realizaron los españoles con los indígenas.

Es entonces que a partir del contacto de los españoles con el Nuevo Mundo, comienza a celebrarse la natividad, que cargada de oraciones, villancicos y un gran espíritu religioso logró poco a poco reemplazar la importante celebración al dios Huichilobos, como lo llamaban los españoles, que se encargaron fervientemente de transformar su reputación en algo diabólico.Huitzilopochtli

Cada 24 de diciembre en los atrios de las iglesias se comienzan a hacer representaciones vivas, procesiones, se rezaba el rosario y al día siguiente desde muy temprano se realizaban oficios en las iglesias. Los mexicas estaban acostumbrados a celebrar en estas fechas, entonces cuando los misioneros les dicen que esta celebración es para el hijo del sol, el hijo de Dios, resulta relativamente sencillo intercambiar una cosa por la otra.

Es así que los días de Huiztilopochtli se vuelven los días de Jesús y durante la época colonial al igual que en la época prehispánica, la navidad se torna una celebración de la comunidad entera, donde lo primordial es la cuestión adoratoria.

A partir de 1587 comenzaron a celebrarse las posadas cuando los monjes aprovecharon una vez más la celebración de Huitzilopochtli para organizar una representación cada día de los nueve anteriores a la Navidad donde mostraban a los indios personajes vestidos a la usanza romana, imperio que vio nacer a Cristo. En poco tiempo estas representaciones fueron adoptadas por los pueblos recién evangelizados y las posadas pasaron a ser tradición del festejo navideño.

Huitzilopochtli

La celebración creció y evolucionó con el tiempo. Ya en el siglo XIX, durante el breve reinado de Maximiliano de Habsburgo (1864-1867), se introdujo el hábito de decorar el árbol. Esta tradición tendría una interrupción después de su fusilamiento ya que todas las costumbres establecidas por él serían desprestigiadas; pero en 1878 Miguel Negrete, rival de Porfirio Díaz, adornó un enorme árbol de forma tan espectacular que se ganó los elogios de todos los ciudadanos y hasta de la prensa.

La gran cultura de Chupícuaro en Guanajuato ha sido muy poco estudiada
MXCity
El territorio arqueológica de la antigua cultura Chupícuaro es potencialmente una de las zonas más extensas e importantes del país.

La zona arqueológica de Chupícuaro ha sido poco explorada pero se piensa que es de suma importancia.

 

. . .

 

Chupícuaro deriva del purépecha chupicua, planta del género Ipomoea, que se usa para teñir de azul, siendo el término ro, lugar, esto es, que se puede traducir como “lugar azul”.

La cultura Chupícuaro se estableció al sur de Guanajuato, entre los años 650 a. C. Sus antiguos pobladores fueron extraordinarios alfareros y elaboraron singulares vasijas que utilizaban en sus actividades cotidianas y rituales. Muchas piezas se han encontrado como parte del  mobiliario funerario como ofrendas o parte del ajuar personal del muerto.

 

 

Chupícuaro se destacó por su libertad de expresión, creatividad y la poca estandarización de sus artesanos. Algunas de las piezas más importantes de esta cultura, fueron encontradas en trabajos arqueológicos llevados a cabo entre 1945 y 1946 con motivo de la construcción de la Presa Solís en los límites entre Michoacán y Guanajuato.

La presa inundó 22 poblaciones modernas ubicadas en el valle, entre ellas el pueblo viejo de Chupícuaro, y al mismo tiempo cubrió con sus aguas los restos arqueológicos de los antiguos pobladores prehispánicos.

 

Importancia de la Cultura Chupícuaro

 

 

Se establecieron en una aldea conformada por chozas sobre plataformas revestidas de piedra y con pisos de lodo. Cultivaban maíz, fríjol, calabaza y por la existencia de metates y molcajetes de piedra se sabe que molían el maíz, que sembraron chile y tomates silvestres; además de cazar, pescar y recolectar de productos silvestres.

Aunque es poco conocida, esta zona arqueológica es potencialmente una de las más extensas e importantes del país; existen más de una decena de pirámides construidas en un basamento oval, solo una ha sido parcialmente explorada, se encontraron diversos objetos de cerámica, pedernales y figurillas.

 

 

Buena parte de las estructuras se encuentran sin explorar, pero se piensa que existen, tumbas, altares y otros restos dispersos en una extensión estimada de 500 m². Aunque en general, es una zona arqueológica abandonada.

Existen teorías de que los primeros habitantes de Guanajuato pertenecieron a esta cultura. La cultura Chupícuaro se desarrolló en Guanajuato, Michoacán, Guerrero, Estado de México, Hidalgo, Colima, Nayarit, Querétaro y Zacatecas. Se estima que Chupícuaro facilitó la expansión hacia el norte, de elementos mesoamericanos (Raíces culturales del Occidente de México y tal vez del Noroeste, comparable con la Cultura Olmeca en el resto de Mesoamérica.

 

 

En 1985, en la primera Reunión sobre Sociedades Prehispánicas, se planteó con respecto a la Cultura Chupícuaro, que los grupos que manufacturaban la cerámica con tradición Chupícuaro, debían considerarse como parte de las sociedades estratificadas mesoamericanas, con una estructura política y territorial definida y no como sociedades aldeanas aisladas, carentes de arquitectura y centros ceremoniales.

 

 

Los habitantes de Chupícuaro practicaron un culto a los muertos caracterizado por sepulcros donde se colocaron cráneos trofeo, puntas de obsidiana, metates y manos de metate, figurillas, orejeras, ornamentos de concha, collares y cuentas, herramientas de hueso e instrumentos musicales, los cuales fueron localizados durante las excavaciones alrededor de 1950.

Los numerosos entierros y sus ofrendas permiten conocer el modo de vida de los antiguos habitantes de Chupícuaro, y ojalá que un día haya oportunidad de conocer más a estos habitantes y explorar mucho más en esta zona.

 

Foto destacada INAH TV

Sobre la carta de Victor Hugo a Puebla y al presidente Benito Juárez
MXCity
Aquí los fragmentos más emotivos que el poeta romántico Victor Hugo le escribe a Juárez pidiendo la vida de Maximiliano.

Estas palabras resaltan el ferviente amor que Victor Hugo le tuvo a México.

 

. . .

 

Victor Hugo fue El poeta, novelista y dramaturgo romántico de la Francia del siglo XIX.  Los miserables, El jorobado de Notre-Dame, Las Contemplaciones son sus obras más conocidas; pero su carrera literaria que abarcó más de sesenta años, escribiendo sátiras, epopeyas, poemas filosóficos, epigramas, novelas, historia, ensayos críticos, discursos políticos, oraciones fúnebres, diarios, dramas en verso y prosa y cartas, muchas cartas.

También produjo más de 4.000 dibujos, hizo campaña por causas sociales como la abolición de la pena capital, aunque después se convirtió en un Republicano sirviendo en política como diputado y senador. En Puebla, donde el ejército mexicano derrotó al ejército francés el 5 de mayo de 1862, hay una placa en el centro cultural, con las palabras de Victor Hugo:

 

 

Habitantes de Puebla

 

 

Wikipedia

 

La cátedra extraordinario Benito Juárez de la UNAM, también publicó una carta que Victor Hugo, le envió al presidente de origen indígena, mejor conocido como el Benemérito de las Américas, y aquí te dejamos la reproducción de sus líneas más efusivas.

 

Presidente de la República Mexicana:

 

Juárez, vosotros habéis igualado a John Brown. La América actual tiene dos héroes, John Brown y vosotros. John Brown, por quien ha muerto la esclavitud; vosotros por quien ha vencido la libertad. México se ha salvado por un principio y por un hombre. El principio es la República; el hombre sois vosotros. Por otra parte, el fin de todos los atentados monárquicos termina por abortar. Toda usurpación comienza por Puebla y termina en Querétaro.

 

 

Europa, en 1863, se arrojó sobre América. Dos monarquías atacaron vuestra democracia: la una con un príncipe, la otra con un ejército, el más aguerrido de los ejércitos de Europa, que tenía por punto de apoyo una flota tan poderosa en el mar como en tierra; que tenía el respaldo de todas las finanzas de Francia, recibiendo reemplazos sin cesar; bien comandado; victorioso en África, en Crimea, en Italia, en China, valientemente orgulloso de su bandera; que poseía en abundancia caballos, artillería, abasto, municiones formidables. Del otro lado, Juárez?

 

 

Ni dinero, ni pan, ni pólvora, ni cañones. Los matorrales por ciudades. Aquí la usurpación llamándose legitimidad; allá el derecho, llamándosele bandido. La usurpación con el casco en la cabeza y la espada imperial en la mano, saludada por los obispos, precedida delante de ella y arrastrando tras ella, todas las legiones de la fuerza. El derecho solo y desnudo. Vosotros, el derecho, habéis aceptado el combate.

 

 

La batalla de uno, contra todos, ha durado cinco años. Falto de hombres, habéis tomado cualquier cosa por proyectil. El terrible clima os ha socorrido; habéis tenido por auxiliar a vuestro sol. Habéis tenido por defensores los pantanos infranqueables, los torrentes llenos de caimanes, las marismas plenas de fiebre, las vegetaciones tupidas, el vómito negro de las tierras calientes, los desiertos salados, los grandes arenales sin agua y sin hierbas, donde los caballos mueren de sed y hambre; la grande y severa meseta del Anáhuac que, como la de Castilla se defiende por su desnudez; las barrancas siempre conmovidas por los temblores de los volcanes, desde el Colima hasta el Nevado de Toluca.

 

 

?Y un día, después de cinco años de humo, de polvo y de ceguera, la nube se ha disipado y entonces se han visto dos imperios caídos por tierra. No más monarquía, no más ejércitos; nada más que la enormidad de la usurpación en ruina y sobre este horroroso derrumbamiento, un hombre de pie, Juárez, y al lado de este hombre, la libertad. Habéis hecho todo esto, Juárez, y es grande; pero lo que os resta por hacer es más grande todavía.

 

 

Escuchad, ciudadano Presidente de la República Mexicana. Acabáis de abatir las monarquías con la democracia. Les habéis demostrado su poder, ahora mostrad su belleza. Después del rayo, mostrad la aurora. Al cesarismo que masacra, oponed la República que deja vivir. A las monarquías que usurpan y exterminan, oponed al pueblo que reina y se modera. A los bárbaros, mostrad la civilización. A los déspotas mostrad los principios. Humillad a los reyes frente al pueblo, deslumbrándolos. Vencedlos, sobre todo, por la piedad.

 

 

¡Oh, venerable imparcialidad de la verdad! ¡Qué bello es el derecho sin discernimiento, ocupado sólo en ser el derecho! Precisamente delante de los que han merecido legalmente la muerte es donde se debe abjurar de las vías de hecho. La grandiosa destrucción del cadalso debe hacerse delante de los culpables.

?Jamás se os ha presentado una ocasión más relevante. ¿Osarían golpear a Berezowski en presencia de Maximiliano sano y salvo? Uno ha querido matar a un rey; el otro ha querido matar a una Nación. Juárez, haced que la civilización de este paso inmenso. Juárez, abolid sobre toda la tierra la pena de muerte.

 

 

?.Esta será, Juárez, vuestra segunda victoria. La primera, vencer la usurpación, es grandiosa. La segunda, perdonar al usurpador, será sublime.

?Sobre todos los códigos monárquicos de donde manan las gotas de sangre, abrid la ley de la luz y, en medio de la más santa página del libro supremo, que se vea el dedo de la República señalando esta orden de Dios: Tú ya no matarás. Estas cuatro palabras son el deber. Vosotros cumpliréis con ese deber.

 

 

El usurpador será salvado y el libertador, ay, no pudo serlo. Hace ocho años, el 2 de diciembre de 1859, sin más derecho que el que tiene cualquier hombre, he tomado la palabra en nombre de la democracia y he pedido a los Estados Unidos la vida de John Brown. No la obtuve. Hoy pido a México la vida de Maximiliano. ¿La tendré? Sí y quizás a esta hora esté ya concedida. Maximiliano deberá la vida a Juárez. Y el castigo, preguntarán. El castigo, helo aquí: Maximiliano vivirá "por la gracia de la República.

 

Foto destacada Wikipedia

Sak Tz’i, el reino maya descubierto por ¿una charla en los tacos?
MXCity
Sak tz'i es un sitio arqueológico que se destacó por su teatro antiguo y por ser descubierto en una charla taquera.

Sak Tz’i fue producto de una charla entre un arqueólogo y un taquero.

 

. . .

 

Sak tz’i es el nombre tzetzal que significa “Perro Blanco”, nombre por el que se le conoce gracias a la comunidad tzeltal, aunque en castellano se llama Plan de Ayutla; que a su vez es un candidato para el sitio antiguo de la antigua Ak’e , que significa “Tortuga”.

Esto se trata de teorías, porque hasta ahora no se han encontrado pruebas concluyentes sobre la identidad del sitio. Excepto, que estas ruinas se destacan por tener los primeros restos urbanos en la región del Alto Usumacinta y un teatro antiguo único para uso de la élite.

 

 

Otras investigaciones han destacado que el antiguo Sak Tz’i ‘estuvo en guerra con Yaxchilán , Bonampak-Lacanha, Tonina y Piedras Negras; que un señor de Sak Tz’i fue llamado “Jugador de pelota”, un título que se destaca debido a que es el sitio del juego de pelota más grande de la región.

El ahora Plan de Ayala también comparte características arquitectónicas con Tonina, señor supremo de Bonampak, como el diseño del juego de pelota, altares en forma de columna y adornos de techo en unas estructuras.

 

 

Historia de un descubrimiento maya

 

Aunque este sitio es de suma importancia para toda la zona maya, lo que ha sido bastante curioso es el descubrimiento de la zona, en junio de 2014, se dice, gracias a un vendedor de carnitas.

No sabría decir si esta historia es cierta, confiable, o más bien es producto de una leyenda, pero puede leerse completa aquí. Se dice que un vendedor de tacos de carnitas conocía y hablaba con Whittaker Schroder, estudiante de arqueología la Universidad de Pensilvania.

 

 

El taquero le dice al joven que (después de darle dos tacos de maciza, sin salsa, quizá) que su amigo criador, Jacinto Gómez, encontró una tableta con inscripciones en el patio de la casa. Es 2014 el investigador se da cuenta que es el mapa de la capital desaparecida de uno de los reinos de la civilización maya.

Este encuentro condujo al descubrimiento de Sak Tz’l, la estela tenía jeroglíficos con información sobre ritos, batallas, danzas y ahora es investigado a profundidad, y se ha encontrado cerámica de pasta fina de la última fase de construcción.

 

 

Otra historia, tiene que ver con los hallazgos e investigaciones de Bonampak, que finalmente llevaron a descubrir esta otra zona. Se dice que el lugar es conocido por los lacandones desde hace algún tiempo. Que fue el arqueólogo Peter Schmidt quien fue guiado por lacandones al Plan de Ayutla.

 

 

Schmit publicó un primer informe del sitio en 1975, pero fue ignorado por los arqueólogos; hasta que Alejandro Tovalin del proyecto Bonampak hizo una nueva visita en 1994. En 2001, la comunidad local comenzó a limpiar la jungla alrededor del sitio con la esperanza de hacerlo atractivo para los turistas solicitando la visita de arqueólogos.

Esto llevó a otra visita y a excavaciones formales que comenzaron en 2003 bajo la dirección de Luis Alberto Martos López. Tovalín solo había informado sobre la Acrópolis Norte, pero en 2004 Martos se dio cuenta de que era solo una de tres. Los trabajos de restauración comenzaron en 2008 y se han centrado en la Acrópolis Norte y el Juego de Pelota, con el objetivo de abrir el sitio al público en 2012.

 

 

Hoy en día, hay recorridos guiados por locales, se programan a las 9:00 am para llegar al sitio a las 10:30 am. Una vez en el sitio se dan 2 hrs para recorrer las ruinas, tomar fotos y conocer esta misteriosa ciudad perdida entre la selva lacandona. El regreso a la reserva de Bonampak se programa para las 13:30 hrs.

 

 

Zona arqueológica de Sak Tz?i

 Dónde: municipio de Ocosingo, Chiapas, cerca de la frontera con Guatemala, a 35 km al noroeste de Bonampak.

Cuando: viernes a domingo de 09:00 a 14:00 hrs.

Cuánto: de 1 a 2 personas: $700 pesos. De 3 personas en adelante $300 pesos por persona

Foto destacada

 

 

 

 

 

Isabel Moctezuma: la increíble historia de la última princesa azteca
MXCity
Isabel Moctezuma sobrevivió a la conquista iniciando la nobleza novohispana e impulsando la evangelización en México.

Isabel Moctezuma fue sobreviviente del linaje de Moctezuma II.

 

. . .

 

Fue testigo de los últimos días del gran imperio azteca, vio caer a su padre, a su familia y a todo lo que conocía, ella sobrevivió a los días oscuros de la invasión hispana en los que hasta su nombre cambió, ella fue Isabel Moctezuma.

La última princesa azteca originalmente se llamaba Ixcaxóchitl Tecuichpo, el primero de sus nombres significa "flor blanca" y el segundo "hija del señor", nombre que recibiría por ser nacida de Moctezuma II, su madre fue Tayhualcan, princesa de Tlacopan (Tacuba).

 

mexteki

 

No se sabe con precisión, pero parece que nació en los primeros 10 años del 1500, Tecuichpo fue la hija predilecta del emperador, por su rango casada con un noble mexica que pasó a mejor vida antes de la conquista dando inició a una larga lista de matrimonios.

Después de la revuelta de la Noche Triste, Tecuichpo escapó con los mexicas sobrevivientes para ser casada con el hermano de su padre, su tío Cuitláhuac, para asegurar la continuidad de su linaje.

La viruela dejaría viuda a la princesa por segunda ocasión.

 

bbc

 

Cuauhtémoc, el señor de Tlatelolco (que por cierto era su primo al ser hijo de Cuitláhuac) fue el siguiente emperador que contrajo nupcias con la única heredera de Moctezuma II. Pero este esposo de Tecuichpo también calló en las manos de los conquistadores.

Se dice que por petición del mismo Moctezuma II, Hernán Cortés se encargó del futuro de Tecuichpo al quedar viuda por tercera vez, lo primero fue bautizarla por la fe católica y cambiarle su nombre.

 

historia.nationalgeographic

 

Bautizo de Isabel Moctezuma

 

Desde su bautizo la princesa se llamó doña Isabel Moctezuma, Isabel por la reina católica (Isabel I de Castilla), Moctezuma para reconocer su legado real indígena y doña para introducirla a la nobleza española.

Por herencia de su madre, Isabel recibió señorío de Tlacopan que tuvo que compartir con su esposo Alonso de Grado, quien perdería la vida en su trabajo por las misiones, encomendado por el mismo Cortés.

 

 

Antes de volverla a casar, Cortés tuvo una relación forzada con Isabel de la cual nació Leonor Cortés, antes de que la niña naciera la princesa contrajo nupcias con Pedro Gallego de Andrade con quien tuvo un hijo, Juan Andrade Moctezuma.

Pocos años después doña Isabel volvió a enviudar. Para 1532 Isabel se casó con Juan Cano Saavedra, al parecer esta vez por voluntad. Con Cano tuvo 5 hijos, Juan, Pedro, Gonzalo, Isabel y Catalina.

 

 

De sus 7 hijos nunca apreció mucho a Leonor, concebida por el hombre que le había quitado casi todo en su vida. En su testamento, la hija de Cortés no fue mencionada, pero al igual que sus hermanos, gozó de un buen lugar en la alta sociedad.

Por su linaje, su buen matrimonio con Cano y su fiel práctica católica, Isabel tuvo buen lugar entre los españoles, pero también entre los indígenas quienes la reconocían como señora de Tlacopan, se dice que incluso se le propuso el señorío de México, pero lo rechazó.

 

 

La princesa heredera de Moctezuma apoyó por medio de los agustinos la conversión de los indígenas, incluso hacia rezar a sus muchos criados, todos indígenas liberados por orden de su testamento.

Doña Isabel Moctezuma falleció en julio de 1550, rica, muy influyente y habiendo colaborado generosamente a la construcción de la Ciudad de México, de su convento e iglesia que después sería la Biblioteca Nacional.

Foto destacada: lasillarota

x