Arte y Cultura
Guillermo Haro, el mexicano que descubrió más de 8 mil estrellas azules
MXCity
Filósofo y astrónomo; compañero hasta la muerte de Elena Poniatowska. Guillermo Haro, el hombre que descubrió más de 8 mil estrellas azules, hoy descansa en la rotonda de los personajes ilustres de México.

Guillermo Haro (1913-1988) estudió filosofía en la Universidad Autónoma de México y acabó siendo astrónomo. Como dos de las disciplinas más fundamentales en la búsqueda del entendimiento del ser humano, esto no debería sorprendernos. Se puede ejemplificar a Carl Sagan, célebre astrofísico y un diletante de la Filosofía, conocido, entre otras cosas, por transmitir proverbiales pensamientos sobre el asombro esencial de la existencia a través de charlas científicas.

Según los apuntes de su esposa Elena Poniatowska ?quien por cierto le dedicó un libro entero a su biografía?,  la pasión por el cielo se engendró en Haro desde muy pequeño, cuando creía que éste terminaba en la cúspide de las montañas que rodean el valle de México. Nos cuenta Poniatowska que en una riña entre Hugo B. Margáin y Guillermo Haro, se debatía una pluma que encontraron en la calle. Hugo se harta de pelear por ella y amarra a Guillermo a la pérgola que se encontraba en la azotea y ahí pasa la noche. A pesar de la acción, Haro no pudo tener una noche más fascinante, pues  fue en esa noche que contempló las estrellas sin poder dormir y decidió, finalmente, el rumbo de su destino.

En 1943, y por medio de Luis Enrique Erro, comienza su tarea estelar como asistente del Observatorio Astrofísico de Tonantzintla, en Puebla. En ese mismo año se mueve a Estados Unidos para continuar sus estudios de astronomía en el  Harvard College Observatory. Años más tarde le darían un puestos ejemplar en el Observatorio de Tacubaya de la Universidad Nacional Autónoma de México y se convirtió en el director del Observatorio de Tonantzintla.

¿Y qué hizo tan importante a un hombre como Haro?

Diría Alfonso Reyes que este hombre fue el “sacerdote del telescopio”. En aquél entonces, la astronomía y los temas del universo no eran relevantes para la sociedad mexicana. Aspecto que tenia frustrado a Haro, puesto que encontraba en la astronomía prehispánica, especialmente la maya, una ciencia esencial que podía darle la importancia debida a México a nivel internacional.

Entre sus extraordinarios aportes a la astronomía mexicana se encuentra el descubrimiento de estrellas fulgurantes en la región de Orión, de nebulosas planetarias y nebulosas asociadas con estrellas recién formadas, que hoy en día llevan el nombre de Objeto Herbig-Haro.

Pero el proyecto que sin duda le dio un lugar especial en la colectividad mexicana fue su listado de 8,746 estrellas azules, detectadas en dirección a las coordenadas galácticas polo norte galáctico en los años 60’s. Por este notable hallazgo, Elena lo llamaría idílicamente “el estrellero”.

guillermo haroHaro y Poniatowska

Haro fue parte de la hermética Sociedad Astronómica de México, conformada por un grupo de divulgación científica donde figuraban principalmente Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, José María Pino Suárez, José López Portillo, además de importantes siluetas de la cultura y la ciencia como Amado Nervo, Francisco Gabilondo Soler alias "Cri-Cri", Luis Enrique Erro y Justo Sierra. También creó el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) para apoyar a estudiantes en su recorrido profesional ?De hecho, este instituto hoy lidera los mejores avances de astronomía y física del país.

Haro murió en 1988, pero hoy se le recuerda fugazmente como el estrellero, el hombre que comenzó la sublevación de la astronomía mexicana bajo una premisa ciertamente antigua: el universo como catalizador del destino del ser.

También en MXCity: La fascinante recreación de las estrellas en la Ciudad de México

La Petatera, enorme patrimonio cultural mexicano protegido por la UNESCO
MXCity
La Petatera es la tradición de una arquitectura efímera que se construye en seis semanas y se quita en un solo día.

Foto destacada: Colima Quadratín

La Petatera es uno de los festejos culturales más grandes de Colima.

 

 

 

Este monumento arquitectónico y artístico de la nación es parte del inventario del patrimonio cultural inmaterial de México y permanece en pie durante las fiestas religiosas y paganas en honor a San Felipe de Jesús, preservando la tradicional corrida de toros.

Esta pieza se monta desde 1857, y son alrededor de 30 habitantes del pueblo de Colima que la levantan durante 6 semanas. Se trata de una gran estructura de 5000 m2 que incluye palcos y graderías, alcanzando una capacidad para más de 5000 personas.

 

 

Historia de la Petatera

 

 

 

Este tipo de edificación proviene del Tapextle que se hacía siglos atrás en las minas de sal de Cuyutlán, a 45 km de Villa de Álvarez. Para la recolección de sal, los indígenas, realizaban una construcción sin hierro alguno, de nudos y amarres, con madera, siendo este el origen arquitectónico de la Petatera. Ahora está estipulado por un reglamento de método constructivo.

Esta pieza cumplirá 165 años de antigüedad en 2022 y tiene espacio para más de 5.000 localidades y cada año los 70 tablados que componen la Petatera son unidos para alzarla. La Petatera es la única plaza de toros del mundo fabricada de petate, desmontable, con maderas, bambú, ixtle, maguey y otros componentes naturales.

 

 

 

Cada tabladero debe aportar 7 horcones, 9 latas, 56 escuadras, 7 estribos, 7 tablas, 2 tarimas y 16 polines, todo en madera de diversas especies, así como 36 petates, soga, ixtle, otate o bambú, clavos y alcayatas.

El revestimiento de la estructura se compone de un tapizado de petates, unas especies de alfombras tejidas de fibras de la "palma del petate", las que le dan el nombre al edificio. Al final de los festejos charros taurinos, y de otras disciplinas como la danza, se vuelve a descomponer y se entrega cada parte de la plaza a 67 familias de Villa de Álvarez, que los guardan hasta las próximas fiestas de la localidad.

 

@la_petatera_vdea

 

El patronato está formado por personas de la sociedad civil que cuidan la tradición  y existe un reglamento sobre cómo se va a construir, en qué momento y quiénes lo va a construir. Para ser una familia de tabladeros se exige un comportamiento cívico ejemplar, además de una responsabilidad con lo encomendado.

Crear este fenómeno de cohesión social y sustentabilidad ambiental, es una construcción de arte efímero reconocido como Patrimonio Cultural Mexicano y protegido por la Unesco. Hay personas que han heredado ser tabladero desde que la plaza se construía de dos pisos.

 

 

Anteriormente se sustituyó la fibra de maguey por plástico, también plástico por yute para las sogas, amarres, las latas por tuberías de hierro, pero desde hace 30 años se regresó a lo original: bambú e ixtle de maguey.

Cuando la Petatera está lista a principios de febrero, se hacen cabalgatas de jinetes y monturas son otro de los atractivos de estas fiestas, dos corridas de toros en un ruedo sin callejón, solo con burladeros, mayor que el de la Plaza México, la más grande del mundo.

 

 

 

Autoridades locales y familias participan de su custodia y construcción del sitio. Desiderio Contreras Tene "El Pajarito" fue el mayordomo de la construcción, jefe de obra responsable cada año de coordinar el esfuerzo comunal de erigir este edificio, originado como tributo a San Felipe de Jesús.

El Pajarito construyó el sitio desde los años 60, dirigió la obra desde 1993 como mayordomo, pero falleció en mayo del 2020. Se dice que cada año, El Pajarito clavaba su bastón en una mancha de aceite que dejaba como marcador cada año. Trazaba el círculo sobre el que se construirá la plaza y se realizan reverencias a los cuatro puntos cardinales.

 

 

 

La Petatera

Dónde: Villa de Álvarez, Colima.

Cuando: cada año en febrero

Cuánto: según evento

Web

China exhibe en hielo la portentosa pirámide de Kukulkán
MXCity
Recrean la fascinante pirámide de Kukulkán en el Festival Internacional de Nieve y Hielo de Harbin en China.

Foto destacada: China discovery

"Eterno retorno del Sol" es el nombre que se le dio a la réplica de la pirámide de Kukulkán en China.

 

. . .

 

El festival internacional de nieve y hielo de Harbin recrea la pirámide de Kukulcán convirtiéndose en la primera escultura de hielo con temática de país latinoamericano. Esto se debe a un regalo por el 50 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre china y México.

La escultura de Harbin es una réplica exacta de la pirámide de Kukulkán, con forma piramidal, nueve niveles o basamentos y cuatro fachadas principales, con escaleras cada una. La réplica fue nombrada Eterno retorno del Sol. La escultura fue hecha con una pieza de hielo de 440 metros cuadrados. Mide 9.5 metros de alto y 20.9 metros de ancho.

 

China discovery

 

 

¿De qué se trata el Festival Harbin?

 

La ciudad de Harbin es la capital de la provincia glacial de Heilongjiang, al noroeste de China, muy cerca de la frontera con Rusia y Siberia. A principios de cada año es la anfitriona del festival de esculturas de hielo, que se celebra desde 1963, pero se interrumpió durante la Revolución Cultural China y reapareció hasta 1985.

Es uno de los cuatro festivales más importantes de todo el mundo y dura sólo un mes, si el sol no las derrite antes. Cuenta con 3 parques temáticos: el "Sun Island International Snow Sculpture Art Expo"; el "Harbin Ice and Snow World" y el "Zhaolin Park Ice Lantern Fair". Las figuras a gran escala son elaboradas de hielo y plástico con luces de colores.

 

China discovery

 

Este festival Mundial es un gran evento anual que convoca a personas de todo el mundo desde 1985. La gala internacional en Harbin se lleva a cabo en 3 lugares principales para que todos pasen unas increíbles vacaciones de invierno. Este año se mostraron más de 2000 esculturas de hielo en Harbin Ice and Snow World en 600 000 metros cuadrados. En la Exposición Internacional de Arte de Esculturas de Nieve, se decoran más de 1500 faroles de hielo para la tradicional Feria de Faroles de Hielo en el Parque Zhaolin.

Este festival de hielo es el más de grande su tipo en todo el mundo, suele estar acompañado por una temática y esta vez fue Latinoamérica. México fue representado por el templo de Kukulkán, la estructura más famosa del sitio arqueológica de Chichen-Itzá, en Yucatán.

 

 

En este marco del 50 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y México, Jesús Seade, embajador de México ante la República Popular China, celebró la inclusión de nuestro país de un sitio que es reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad. La escultura le hace justicia a las principales características del templo maya. La pirámide "Restaura la apariencia y las características arquitectónicas de la pirámide de Kukulkán en profundidad, lo que permite a los visitantes sentir el misterio de cerca y los logros artísticos y arquitectónicos extremadamente altos de la civilización maya", se destacó en la página oficial del festival.

El embajador de México en China, Jesús Seade, celebró que, por primera vez, se incluya un tema latinoamericano en este festival y anunció el lanzamiento de los festejos del 50 aniversario de diplomacia entre ambas naciones. El templo de Kukulkán de Chichén Itzá, también es conocido como "El Castillo", nombre que le pusieron los españoles al encontrarle similitud con los edificios europeos fue construido en el siglo XII D.C., en la península de Yucatán.

 

 

En este templo se rindió culto a la entidad maya Kukulkán o serpiente emplumada, por lo que la estructura piramidal tiene motivos serpentinos en su decoración, así como simbolismos alusivos a los números más importantes usados en el calendario solar agrícola o Haab y la rueda calendárica.

Este templo tiene cuatro escalinatas con 91 escaleras cada una y que, en total, sumas 364 que, junto a la plataforma superior suman 365 unidades que representan el Haab. El segundo calendario llamado Tzolkin o sagrado, consta de 13 meses de 20 días cada uno, por lo que el año consta de 260 días. Si deseas visitar la pirámide Kukulkán aquí te dejamos los datos.

 

 

Pirámide de Kukulkán

Dónde: Chichén Itza, Tinum, Yucatán.

Cuando: lunes a domingo de 08:30 a 16:30

Cuánto: $237

Juan Carlos Abreu, el sentimiento oaxaqueño en una explosión de color
MXCity
Juan Carlos Abreu Lavariega es un gran artista oaxaqueño que ha despertado la curiosidad de propios y extraños.

Foto destacada: JCA

La obra de este artista oaxaqueño tiene mucha añoranza, color y experimentación.

 

. . .

 

Juan Carlos Abreu Lavariega es un artista que se perfila hacia el expresionismo, lo figurativo, lo empírico y experimental con una nostalgia por su propio pasado en un sitio lleno de animales.

Abreu dibuja desde pequeño y hoy en día ha sumado diversas exposiciones individuales y colectivas realizadas en diversos espacios de Oaxaca, Monterrey, Hidalgo, Estado de México, Ciudad de México y algunos puntos de Estados Unidos.

 

 

@j.c.abreu

 

Su arte es un reflejo de la vida provinciana, la pradera, la montaña y la milpa. Es otro pintor y diseñador gráfico de Oaxaca que se está abriendo camino en el mundo del arte con sus creaciones nostálgicas, colores y con un discurso que va de lo prehispánico a lo moderno, pasando por el dejo de misticismo romántico y pos moderno.

Este pintor trae de Oaxaca la sierra, el mar y de la cultura mixteca multidiversa para la creación de un arte colorido que trae a la mente la magia del país y las múltiples significaciones.

 

Oaxaca de mil colores

 

@j.c.abreu

 

Abreu forma parte del colectivo de artistas plásticos Oaxaca de Mil Colores, cuyo objetivo es buscar espacios o foros de difusión de artistas de esta entidad, para dar a conocer su trabajo a nivel nacional e internacional.

El artista oaxaqueño comenta que uno de los rasgos distintivos del colectivo es ser un espacio abierto, también, para artistas con discapacidad que requieren de apoyo para dar salida a su obra, además de trabajar con creadoras y creadores en diversas disciplinas como grabado, escultura y fotografía, aunque generalmente predomina la pintura.

 

@j.c.abreu

 

 

A través del colectivo ha colaborado con la galería virtual Piso Roma, en particular durante la contingencia sanitaria por COVID-19, esta situación les llevó a apoyar a diversos grupos, entre ellos al personal del sector salud.

"Con Piso Roma empezamos a desarrollar bastantes actividades y exposiciones virtuales en apoyo a médicos, niños con cáncer y de escasos recursos, así como a medios de comunicación independientes que también se vieron afectados por esta situación. La ayuda se daba a través de la venta de obra de las y los integrantes del colectivo".

Aquí te dejamos con un poco más de sus piezas.

 

@j.c.abreu

 

@j.c.abreu

 

@j.c.abreu

 

@j.c.abreu

 

@j.c.abreu

 

@j.c.abreu

 

@j.c.abreu

Café La Habana, testigo de la vida bohemia e intelectual de una ciudad
MXCity
Durante la segunda mitad del siglo XX, el Café La Habana fue refugio de figuras renombradas de la cultura institucional mexicana, así como de movimientos intelectuales que luchaban en contra de ella
cafe la habana


En el número 62 de la calle Morelos, esquina con Bucareli, se encuentra uno de los cafés con mayor tradición en la ciudad de México: el Café La Habana.

Muchas son las historias de los intelectuales, literatos, revolucionarios y personajes históricos que encontraron en el Café La Habana un espacio propicio para la charla y discusión; incluso, a la entrada del establecimiento se puede observar una placa de fondo negro y letras doradas que enumera los nombres de algunos de los personajes afamados que encontraron refugio en este establecimiento.

El nombre de Octavio Paz es el primero de la lista, lugar inequívoco que deja en claro la primacía del poeta en la cultura mexicana, misma que le valió el encono de un grupo de jóvenes que, encabezados por Roberto Bolaño y Mario Santiago Papasquiaro, formaron el movimiento poético de los infrarrealistas, bajo la consigna de luchar contra la cultura oficial mexicana; paradójicamente, los infrarrealistas hicieron del Café La Habana su punto de reunión durante la década de los 70.

cafe la habana

En la lista de hombres renombrados sigue el de Fidel Castro y Ernesto Che Guevara, de quienes se cuenta que en este café planearon la Revolución Cubana. Otros de los nombres son los del escritor Gabriel García Márquez y el del actor cómico Jesús Martínez "Palillo", reconocido pos sus sátiras políticas que en varias ocasiones derivaron en detenciones.

Desde su fundación en 1952, el Café La Habana ha sido testigo de la vida bohemia e intelectual de México, misma que hoy en día continúa creándose y recreándose entre sus paredes en tonos sepias, que cuentan historia al oído de aquellos que gustan de saborear uno de los mejores cafés de la ciudad.

Como un acto nostálgico quizás, el lugar no ha cambiado mucho desde que abrió en 1954. Los pardos tonos de la decoración hacen creer que uno se encuentra dentro de esas fotografías viejas y, en un momento que podría parecer escrito por Woody Allen, ver a todos los personajes que en su época frecuentaron el café. Roberto Bolaño en la mesa de enfrente, cubriéndose con el menú al ver que acaba de entrar Octavio Paz; intentar escuchar la conversación de la barra, donde Fidel Castro y el "Che" Guevara discuten el que parece ser el mayor de los secretos; o buscar los rastros de la familia Buendía y qué guarda este lugar que pudo haber inspirado a García Márquez.

Si te interesa planear una revolución, escribir la próxima gran novela latinoamericana o hacer el no menos loable descanso oficinista, mi recomendación es el café habana en taza, un espresso acompañado de una espumosa taza de leche condensada, o un cappuccino deconstruido, como le dirían hoy.

Para el amante del espresso está el café bombón, un espresso doble cortado, ligeramente espolvoreado con café molido. Es una bebida de sabor muy intenso que puede ser subestimada por un nombre tan dulzón. El grano es veracruzano, tostado y molido ahí mismo y está disponible por kilo para llevar.

En la sección de alimentos hay un menú ejecutivo o platos fuertes como pastas, tortas, o el queso fundido que recomiendo ampliamente. Los precios son proporcionales a la cantidad de historias y secretos que custodia el lugar pero, definitivamente, cada sorbo de su café vale la pena.

Café La Habana

Dónde: Av. Morelos 62, Juárez, Cuauhtémoc, 06600 Ciudad de México, CDMX

Teléfono: 55 5535 2620