arquitectos
MXCity

Mercado Jamaiquita, el lugar ideal para comprar flores en la Central d Abastos
MXCity
El mercado Jamaiquita cuenta con accesorios para florería y jardinería, así como una gran variedad de flores a precios accesibles.

Este mercado cuenta con todo para la jardinería cerca de la central de abasto.

 

El mercado conocido como “Jamaiquita”, está ubicado la esquina de Rojo Gómez y el Eje Cinco Sur, en el inmenso barrio de Iztapalapa. Este mercado existe desde que diversos locatarios fueron reubicados a causa de los daños sufridos en el mercado Jamaica, a raíz del sismo de 1985 y desde entonces han permanecido en dicho lugar. En este sitio se pueden encontrar arreglos florales, aunque también existen locales de comida y regalos.

 

 

Los locatario de Jamaiquica han sobrevivido 35 años en un con  más 30 mil metros cuadrados, en una ubicación cercana a la Central de Abastos. Pero fue en enero del 2014, que iniciará la construcción del nuevo Mercado de Jamaiquita que será único en su tipo  construido en terrenos del Fideicomiso que facilitaría su desarrollo, mejorando la competitividad y respetando los derechos de los 450 comerciantes.

Fueron entregadas credenciales a los comerciantes del Mercado de Jamaiquita que se registraron y que les dará derecho a tener asegurado su lugar en el proyecto del Nuevo Jamaiquita. Los locatarios mostraron buena disposición para aceptar la construcción del nuevo mercado, donde se respetaron los tiempos de romerías, ya que tanto la de muertos como la decembrina y de reyes, representan para los comerciantes ingresos económicos importantes, derivado del incremento en sus ventas.

 

 

Se arrastraron a corralones vehículos abandonados y desmontaron puestos metálicos instalados de manera irregular. Con maquinaria pesada retiraron varias toneladas de basura. Quitaron instalaciones hechizas de donde se obtenía energía eléctrica del alambrado público, misma que era cobrada por un líder de estos comerciantes.

Hoy en día, el mercado de Jamaiquita en Iztapalapa es una excelente opción para comprar flores en la ciudad. Los locatarios decidieron bautizarlo así porque la mayoría de ellos trabajaban en los mercados de Jamaica y la Merced, pero se mudaron ahí después del terremoto del 85.  Aquí te dejamos con esta gelaría de fotos del mercado Jamaiquita.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mercado Jamaiquita

Dónde: Av. Canal de Río Churubusco s/n, Esq. Canal de Apatlaco, Col. Central de Abastos, Iztapalapa.

Cuándo: lunes a domingo de 09:00 a 18:00

Entrada libre

Fotos Foursquare

Imagen principal Mexico News Daily

Arte tequitqui, la fusión del arte mesoamericano con el arte europeo
MXCity
El término tequitqui significa "tributario", y se rata de la influencia iconográfica y técnica europea fusionada con la técnica e iconografía indígena.

El arte tequitqui creó nuevas y únicas formas de expresión de los indígenas luego de la conquista.

 

 

Tequitqui o arte tequitqui es un término que se refiere a las manifestaciones artísticas realizadas por indígenas del área mesoamericana luego de la Conquista de México. La idea fue propuesta por José Moreno Villa en su texto Lo mexicano en las artes de 1949. En dicho texto, Moreno Villa, dice:

“Es el producto mestizo que aparece en América al interpretar los indígenas las imágenes de una religión importada (…) está sujeto a la superstición indígena. Es una extraña mezcla de estilos pertenecientes a tres épocas: románica, gótica y renacimiento. Es anacrónico, parece haber nacido fuera de tiempo, debido a que el indio adoctrinado por los frailes o los maestros venidos de Europa, recibía como modelos estampas, dibujos, marfiles, ricas telas bordadas, breviarios, cruces, y mil objetos menores. No todos ellos obedecían a un mismo estilo y a una misma época”

 

 

Como en la cultura prehispánica todo giraba alrededor de su religión, esto se reflejaba en su arte lleno de símbolos religiosos. Las culturas prehispánicas tenían sus propias tradiciones, y en común expresaban tradiciones por medio del arte y dar tributo a sus dioses. Esto cambio a la llegada de los españoles, cuyo modo de vivir de los indios llego a su fin con la evangelización de las “tierras bárbaras”  provocando que los indios sufrieran la destrucción de todas sus creencias y tradiciones.

Este proceso duró muchos años que con el tiempo dio paso al arte tequitqui: mezcla del arte indígena con el arte cristiano, donde es visible el proceso de transculturación entre lo indígena y lo español.

 

 

 

Las características del arte tequitqui son visibles en los elementos indígenas, y la enseñanza de los frailes quienes se ocupaban de la evangelización de los indígenas, y les brindaron nuevos materiales  para crear arte. En lugar de que las tradiciones indígenas se olvidaran, fueron mezclándose con las tradiciones cristianas para formar un hibridismo religioso.

Las manifestaciones del arte tequitqui se pueden observar  principalmente en las portadas de los templos cristianos, cruces atriales y murales en los claustros y capillas abiertas de los conventos.

 

 

 

En la arquitectura tequitqui se encuentran templos, monasterios y conventos, así como en los atrios con sus espacios abiertos y rodeados por muros que servían de amplia nave a las capillas abiertas que eran para  evangelizar a los indígenas. También se incluían capillas posas, que estaban colocadas en las esquinas de los cuadrángulos atriales y en centro del atrio se colocaba una cruz atrial.

Los conventos desde los primeros que se fundaron existieron como centros de irradiación religiosa, en donde se ensenaba la doctrina cristiana, al igual que la  escritura alfabética, la gramática, el castellano, etc. Pero a la vez en los conventos se aceptó la presencia de la cultura indígena, también el arte de hacer libros y mapas al modo indígena.

 

 

 

Los Frailes  gustaban de la pintura mural que se había desarrollado desde el siglo XIII, como decoración de los muros y ábsides de los templos prehispánicos. Los tlacuilos (dibujantes indígenas) utilizaron su trabajo para entrenar aprendices, según la tradición tanto europea como mesoamericana.  El Templo  y Exconvento de San Juan Bautista Coixtlahuaca es un gran ejemplo de este arte.

Esta obra monumental se encuentra en San Juan Bautista a 113 km. al Norte de la Ciudad de Oaxaca. Coixtlahuaca fue un centro comercial muy importante en la Mixteca. Se supone que el mercado que se realizaba en Coixtlahuaca tenía una gran influencia regional en toda la Mixteca. Por esta razón, cuando llegaron los españoles, empezaron a construir un templo y exconvento dominico que terminaron en 1576.

 

 

En el arco superior de la capilla abierta se aprecia labrada una “cadena de serpientes”. Se  puede ver  que las dos culturas todavía “no se conocían” a profundidad, por lo que los indígenas pudieron dejar algunos testimonios discretos y secretos de su visión cosmogónica y religiosa.

La suma del talento artístico de los mesoamericanos con los materiales e ideas de las culturas europeas, dieron dieran paso a que su usaran códigos estéticos y simbólicos en los remates y otros detalles de las obras ordenadas por el nuevo gobierno.  Investigadores en historia, arqueología y antropología han dedicado mucha tinta y horas estudio para comprender y dilucidar los códigos y mensajes contenidos en las construcciones que mandaron levantar las distintas misiones encargadas de la conversión social, religiosa y cosmogónica en Nueva España.

 

 

El arte tequitqui propició que muchas de las grandes construcciones de cantera labrada o tezontle contuvieran elementos de ambas culturas y adquirieran de este modo una personalidad única que en ninguna otra región del planeta es posible encontrar.

De hecho, los detalles inspirados en el arte prehispánico incluidos en construcciones art déco de la Ciudad de México, en las obras neocoloniales de principios del siglo XX o en las grandes construcciones funcionalistas que, como el Museo de Antropología de la Ciudad de México, incorporan estos elementos estéticos.

Centro Cultural Helénico, un referente para la exhibición del teatro mexicano
MXCity
El Instituto Cultural Helénico está muy cerca de cumplir 30 años y seguir siendo un referente para el teatro y la cultura en la CDMX.

A casi 30 años del Centro Cultural Helénico, te traemos esta retrospectiva.

 

 

El Centro Cultural Helénico es uno de los espacios culturales más reconocidos por el público afecto a las artes escénicas. El conjunto ubicado en la que fuera la residencia del coleccionista mexicano Nicolás González Jáuregui, en el número 1500 de la avenida Revolución, al sur de la ciudad de México.

Este complejo está integrado por el Teatro Helénico, diseñado por el arquitecto Eduardo Luna Traill, con capacidad para 436 espectadores; el Foro La Gruta, espacio experimental donde se han dado a conocer decenas de nuevos dramaturgos, directores y actores nacionales; y una capilla española de estilo gótico, que fuera transportada piedra por piedra desde Ávila, España que conserva en su interior pinturas de Tintoretto y Murillo así como gobelinos y vitrales de la época.

 

 

Con la intención de preservar y ampliar la actividad cultural teatral de estos recintos, desde 1990 el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes celebró un convenio de colaboración con el Instituto Cultural Helénico que cumplirá 30 años el 15 de marzo de 2020.

En el Centro Cultural Helénico se desarrolla un festival cultural permanente y abre sus puertas de lunes a domingo durante 49 semanas al año. Más de medio centenar de obras, conciertos y diversas actividades se presentan cada año, por lo que se estima que las producciones del Centro Cultural Helénico representan cerca del 10% de toda la actividad teatral del área metropolitana.

 

 

 

Son casi tres décadas en que el centro cultural, en asociación con artistas e instituciones culturales, ha adquirido un fuerte prestigio nacional e internacional y se ha convertido en un espacio distinguido de convergencia de corrientes escénicas de múltiples latitudes, con lo que ha contribuido de manera esencial a impulsar la renovación, expansión y el fortalecimiento del teatro mexicano.

La Capilla Gótica y el Claustro Románico forman parte del Centro Cultural Helénico en la ciudad de México. La capilla gótica del siglo XIV labrados en Ávila, España, y un marco de puerta barroco del siglo XVII proveniente de Guanajuato; que fue rescatado y traído a México por el coleccionista Nicolás González Jáuregui y reconstruido en el sur de la Ciudad de México por Luis Ortiz Macedo en 1954.

 

 

 

El interior de la Capilla Gótica y el claustro románico, fueron adquiridos por el magnate y coleccionista William Randolph Hearst, uno de los más poderosos empresarios en Estados Unidos por tener 28 periódicos nacionales. Hearst, cuya vida inspiró la creación de la famosa cinta fílmica Ciudadano Kane, de Orson Welles, compró la capilla junto con su claustro románico en los años 20.

Durante la Gran Depresión de 1929, Hearst tuvo problemas financieros obligándolo a no poder retirar las cajas, las cuales ni siquiera habían sido abiertas. En 1954, el coleccionista mexicano Nicolás González Jáuregui compró las piezas del edificio y se lo llevó a México para reconstruirlo. El encargado de la reconstrucción fue el arquitecto, Luis Ortiz Macedo, quien es reconocido por sus obras de restauración, las más famosas: la del Palacio de Bellas Artes y la de la Rotonda de las Personas Ilustres.

 

 

 

Jáuregui agregó elementos como vitrales provenientes de Francia y España, estatuas de piedra originarias de Francia, gobelinos flamencos y obras de Murillo y Giovanni Bellini. En 1975, el edificio pasó a manos del gobierno de la Ciudad de México por los problemas financieros que tuvo Jáuregui entonces. En 1979, el gobierno federal donó el complejo al Instituto Cultural Helénico, fundado desde 1973 por el obispo ortodoxo griego Pablo de Ballester.

Hoy en día este Centro Cultural difunde la cultura mediante cursos, talleres, maestrías, diplomados, ciclos de conferencias, así como conciertos y obras teatrales. Su patrimonio arquitectónico y artístico ha condicionado y facultado en gran medida el cumplimiento de sus objetivos. Hoy es día, sin duda es un referente del teatro en México, y se ha convertido en un lugar único, donde la historia, el arte y la cultura encuentran un afortunado espacio para confluir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Centro Cultural Helénico

Dónde: Avenida Revolución 1500, esquina con Manuel M. Ponce, Col. Guadalupe Inn, Álvaro Obregón.

Cuándo: lunes a jueves, 12:00 – 20:30 hrs. De acuerdo al evento. sábado, 12:00 – 20:30 hrs. De acuerdo al evento domingo, 11:00 – 20:00 hrs.

Cuánto: según evento. 30% Estudiantes, maestros e INAPAM

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram

Fotos Centro Cultural Helénico

Terraza Fortuna: bistró, mixología y alto diseño en este original lugar de Polanco
MXCity
Terraza Fortuna es un lugar que hace única su mezcla de mixología y cocina, en una preciosa terraza en el centro de Polanco.

La Terraza Fortuna es uno de los sitios más deslumbrantes de Polanco.

 

En la mitología romana Fortuna fue la diosa de la suerte, siempre asociada con la bonanza y fertilidad. También es considerada la protectora de los ahorros, las inversiones y la riqueza. Su figura es todo un símbolo de fe, serenidad y amor divino.

En la mitología griega se la conoce como Tyche o Tiké, y fue considerada diosa del destino que dirigía la suerte de los lugares, las personas y las comunidades. Según la versión histórica era una oceánide (hija de Océano y Tetis) o descendiente de Hermes y Afrodita.

 

 

 

En la CDMX, la Fortuna es una terraza y se encuentra en una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México. Brinda una experiencia culinaria única en un ambiente singular y relajado. Estar en Terraza Fortuna nos remite a un día de verano en el centro de alguna capital europea, dónde las reuniones familiares y los encuentros esporádicos con amigos, se hacen tan únicos como sus visitantes.

Esta preciosa Terraza es un nuevo espacio que surge de la necesidad de brindar un lugar con propuesta culinaria, de mixología, musical y de diseño, en un lugar relajado. Donde tengas una experiencia para sentirte afortunado de estar, justo como la Diosa Fortuna.

 

 

 

El concepto Bistro tropicalizado de Terraza Fortuna, cuenta con los mejores ingredientes locales. Creado por el Chef Jorge Mujica quien a través de sus platillos para compartir, ayuda a crear este ambiente relajado, sin dejar a un lado el sabor y originalidad de cada uno de ellos.

La barra de la Terraza se encuentra a cargo de Daniel Hernandez, embajador de Monkey Shoulder y Joksan Herrera, quienes logran darle un toque sexy y divertido al lugar a través de sus tragos tropicales.

 

 

 

La idea del menú se inspira en un concepto Bistro Francés, fresco y cambiante, pero tropicalizado a lo mejor de los ingredientes locales, chiles, especias, etc. Cuidamos toda la selección de nuestros productos, siempre frescos, como nuestras almejas, ostiones y langostas que compramos en Ensenada.

Lo mágico de este lugar es la temática que adopta cada día de la semana, siempre hay un dj invitado que armoniza el lugar con Beats de acuerdo al tema. Los jueves son de “Suda Cocoa” con Beats y tragos tropicales, los viernes son de “Frotagge” donde podrás desde música latina hasta reggaetón.

 

 

 

Los sábados son de “Quiero Heat” donde encontrarás música disco y funk, hasta llegar a los “Recovery Sunday” dónde se abren las puertas a las 12 del día para recuperarte con una barra de ostiones y almejas traídas de ensenada, clamatos y cervezas. ¡No dejes de visitar el bar trendy del verano!

 

 

Terraza Fortuna

Dónde: Alejandro Dumas 71, Polanco, Polanco IV Secc, CDMX.

Cuándo: Lunes a miércoles de 13:00 a 12:00, Jueves a sábado de 13:00 a 1:00 y domingos de 13:00 a 21:00

 Cuánto: $490

Facebook