Copal, el aroma del Día de Muertos
Viviana Cohen
Desde hace miles de años los indígenas han perseguido el aroma de un árbol para encontrarse con sus dioses.

El copal, un incienso para purificar el alma y hacer visibles los vientos

. . .

Las ofrendas del Día de Muertos tienen muchas virtudes. Son una metáfora del fin y del principio de la vida. Una manera de enfrentar el olvido y hacer que las personas se hagan inmortales. Pero además, son (secretamente) un homenaje a los sentidos.

Están hechas para los muertos vean los colores del papel picado y contemplen la tenue luz de las velas. Para que prueben el mole y recuerden el poder inconmensurable de la comida soberbia. Para que los difuntos oigan en una vieja grabadora aquella canción que en la vida despertaba sus emociones. Que sientan la capa tersa de los caminos de cempaxúchitl y  para que huelan los perfumados destellos del copal.

copal

El copal es un árbol con resina vegetal que se obtiene de un árbol de tronco brillante. Forma parte de la familia de las Burceras; una especie vegetal que crece, sobre todo en México. Aquí viven el 80% de los ejemplares que hay en el mundo. Aquí se pueden encontrar al menos 120 especies distintas de este arbusto. Por lo anterior muchos expertos sugieren que este tipo de árbol es endémico de nuestro país.

Los copales crecen en las regiones áridas de Oaxaca y Chiapas.  Son tan importantes para la población que tienen un apodo distinto según la región en la que estén. En algunos pueblos son vírgenes, en otros blancos y en unos municipios son negros.

copal

El método de extracción de este tipo de resina consiste en hacer una serie de cortes en forma de "V" en la corteza del árbol hasta que salga un líquido denso. Luego que se recolecta este elixir mágico, se pone en un recipiente de barro y posteriormente se quema y se espera a que sus perfumes (llenos de campo y tierra) deambulen en las fosas nasales.

copal

Desde hace miles de años las civilizaciones más antiguas han empleado este olor para acompañar ceremonias ancestrales. Los mexicas, por ejemplo, pensaban que el copal traía abundancia y era perfecto para limpiar los espíritus nocivos que estaban de un espacio. Según ellos este aroma los conectaba con el infinito y los ayudaba a emprender un viaje introspectivo necesario para conectarse con sus deidades.

copal

Cabe destacar que este incienso no sólo era usado para hacer rituales de limpieza. También se ponía en las cuantiosas ofrendas que se hacían. El copal era ofrecido por los indígenas a sus dioses. Lo ponían en los altares para que purificara el aire y tal vez le mostrara el camino de regreso a casa a los muertos.

Actualmente el copal es una de las mejores cosas de México. Su olor todavía despierta sensaciones en el que lo huele. Su humo pausado y ordenado aún seduce las pupilas de los mexicanos. Se sigue poniendo en las ofrendas más tradicionales y tal vez, de tanto en tanto guía a algunas almas a casa.

copal
Matthew Stirling fue el arqueólogo que descubrió más de quince cabezas olmecas
MXCity
Matthew Stirling es el estudioso que descubrió las cabezas colosales olmecas, y quien ayudó a darle un giro inusitado a la historia.

Matthew Stirling, el gran arqueólogo de la cultura Olmeca.

 

. . .

 

En 1862 un campesino de la hacienda de Hueyapan, cerca de Tres Zapotes, descubrió un objeto enterrado de grandes dimensiones mientras trabajaba en su milpa, era aficionado a la arqueología y era seguido que encontrara "antigüedades mexicanas", por la zona.

Esto fue informado al veracruzano José María Melgaren, quien escribió, en el Semanario Ilustrado, el hallazgo de una escultura colosal en la zona de los Tuxtlas. Días después acudió al sitio y excavó el objeto hallando una cabeza colosal esculpida en piedra.

 

Archivo del Instituto Smithsoniano

 

Aunque los hallazgos de objetos de culturas pre-hispánicas no eran cosa nueva en esos territorios, las características de la escultura sí que lo eran. El grosor de los labios, la anchura de la nariz y el tipo de estética no era conocido, como tampoco fue fácil fechar la reliquia.

A pesar de los viajes de varios arqueólogos reconocidos a Yucatán, los estudios de la civilización maya, y el intento de Porfirio Díaz, por construir una identidad nacional basada en los mayas, los mexicas y los teotihuacanos; los objetos y esculturas encontradas en el Golfo mexicano no encajaban en los cánones establecidos y se les clasificaba como "mayas tempranos".

 

Archivo del Instituto Smithsoniano

 

Fue el antropólogo Matthew W. Stirling, que en 1938 comenzó una expedición a México, ya que sospechó de los objetos descubiertos eran más antiguos que lo que se había pensado hasta el momento. Stirling fue varias veces a Tres Zapotes en un periodo de dieciséis años en los que lograría desenterrar once cabezas más.

Una de sus expediciones recibió financiamiento de la National Geographic, y en tres días encontró cinco cabezas. En 1940, Matthew y su esposa Marion dieron con una estela, y al traducir las inscripciones talladas en ella, pudieron descifrar un año: 291 a.C.

Para este momento, las culturas mesoamericanas más tempranas solían fecharse entre el año 200 y 600 d.C, por lo que una fecha como 291 a.C, medio milenio antes, resultaba desconcertante, improbable, y algo inusitado en toda América Latina.

 

Archivo del Instituto Smithsoniano

 

Marion y Matthew Stirling estuvieron estudiando, excavando y publicando artículos de divulgación de sus descubrimientos. Pero sería hasta 1942 cuando, en un congreso de la Sociedad Mexicana de Antropología, Alfonso Caso y Miguel Covarrubias propusieron un nuevo término: "cultura madre" que permitiera no sólo diferenciar a los Olmecas de todas las otras culturas del territorio mesoamericano, sino también designarla como el origen del resto de las manifestaciones culturales precolombinas en México.

Stirling, que también se encontraba formando parte de la conferencia, estuvo de acuerdo con el término.

 

Archivo del Instituto Smithsoniano

 

A lo largo de sus excavaciones, el estadounidense había estado indagando los rasgos y materiales, las figurillas, máscaras, relieves y demás objetos que desenterraba en Tres Zapotes, además de los vestigios hallados en La Venta, San Lorenzo Tenochtitlan, Cerro de las Mesas e Izapa, mismos que poseían características propias que denotaban una cultura no sólo original, sino incluso anterior a los mayas. Sin embargo, algo que no había podido hallarse era el nombre con el que los miembros de esta cultura se habían denominado a sí mismos.

El término ?olmeca?, que significa ciudadano de Olman (tierra de hule) o habitante de la región del hule, es un nahuatlismo que era empleado por los mexicas entre los siglos XIV y XVI para designar a las personas que habitaban en los territorios de los actuales estados de Veracruz y Tabasco, y hace referencia a que eran ellos quienes producían el hule que llegaba y se usaba en Mexico-Tenochtitlan.

 

Archivo del Instituto Smithsoniano

 

El término olmeca había sido adoptado en general para indicar una procedencia geográfica, pero el nombre original con el que los habitantes de esas tierras se habían identificado más mil quinientos años antes de que los mexicas acuñaron el olmeca, sigue siendo un misterio. Para evitar confusiones, se propuso incluso denominar a los creadores de las cabezas colosales como cultura de La Venta, pero el intento no prosperó y hasta la fecha siguen siendo conocidos como Olmecas.

Años después, con la invención de la técnica del carbono-14, se pudo comprobar científicamente que los hallazgos olmecas precedían en antigüedad a los mayas, y así se abrió el conocido período pre-clásico mesoamericano (5000 ? 200 a.C). Matthew Stirling fallecería en el 23 de enero de 1975.

 

Pueblos Originarios

 

Si bien su trabajo marcó el desarrollo de la antropología moderna estadounidense, en particular en lo que se refiere a sus relaciones con América Latina, y publicó prolíficamente sobre los olmecas, es especialmente recordado por haber descubierto once de las 17 cabezas colosales que hoy se conocen, y que con su mirada fija y clara personalidad, siguen fascinando e intrigando a todos los que se paran frente a ellas.

 

 

Información Travesías

Foto destacada Archivo del Instituto Smithsoniano

Axol, el videojuego 100% mexicano que desea rescatar al ajolote
MXCity
Axol es un videojuego que busca concientizar sobre la preservación del ajolote, una de las especies endémicas de México en peligro de extinción.

Axol, es un videojuego que busca transmitir la cultura mexicana.

 

. . .

 

Un grupo de jóvenes de Puerto Vallarta, Jalisco, están desarrollando un videojuego que lleva por nombre Axol, en honor al ajolote que tiene la súper habilidad para reparar su médula espinal cuando ésta sufre una lesión y lograr que funcione como si no hubiera sufrido daños.

Sobre todo, este videojuego busca concientizar sobre la preservación del ajolote, una de las especies endémicas de México y actualmente en peligro de extinción.

 

 

La misión principal del juego es es rescatar a su propia especie de las malvadas garras de la tilapia, un verdadero depredador del axolotl, después de haber sido “corrompidas por la contaminación”.

Axol es un videojuego creado por Ra6tZ Studio – integrado por 12 jóvenes y liderado por Narcizo Alejo quien comenzó a desarrollar el producto a partir de un proyecto escolar, que demandaba crear un título que pudiera lanzarse al mercado.

 

 

Los jóvenes, estudiantes de ingeniería de videojuegos del Centro Universitario de la Costa, compartieron la idea a través de las redes sociales buscando apoyo económico para desarrollar el proyecto y, tras volverse viral, lanzaron una campaña en Kickstarter para recaudar fondos, objetivo que lograron.

 

¿De qué se trata Axol?

 

 

El juego está protagonizado por Axi, un axolotl que lidera al resto de su especie con su carisma y dedicación. Sin embargo, un día los depredadores del lago donde vive, así como los dioses prehispánicos, son corrompidos por la contaminación y deciden secuestrar a todos los axolotl, esparciéndolos por los distintos estados de la República Mexicana.

Axi tendrá que viajar por las 32 entidades de la República para liberar a los dioses prehispánicos de su corrupción y traer a sus amigos de regreso a casa.

 

 

El desarrollo de Axol cuenta con el apoyo del Museo del Ajolote y los integrantes de Ra6tZ han expresado en múltiples entrevistas que si el videojuego tiene éxito, lo harán donar parte de las ganancias a la conservación de la especie.

El ajolote, emblemático de los humedales de Xochimilco, ha tenido un importante descenso de población desde finales de la década de 1970, en parte debido a la contaminación ya que es un animal muy sensible. Para 2014 había solo 36 ajolotes por kilómetro cuadrado, según un censo realizado por el Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

 

A Narciso Alejo se le ocurrió desarrollar esta idea para un proyecto escolar, así que creó un videojuego exclusivamente con temática referente a México. Con la finalidad de rescatar parte de la fauna, la historia y, por supuesto, los paisajes del país.

Con todo esto aterrizado, Narciso se unió a Studio Ra6tZ para que le apoyaran con el desarrollo que ya va más allá de un proyecto escolar y que se hará realidad tentativamente en el 2023.

 

 

Axol

Dónde: disponible para PS4

Cuánto: si deseas el beta da clic aquí

Foto destacada ra6tz Studio

Nido de Aguiluchos. una de las cimas más impresionantes del mundo se encuentra en Nuevo Léon
MXCity
El Nido de los Aguiluchos es un ruta apasionante a lo largo de la sierra que te dejará sin aliento y una dosis increíble de adrenalina.

En Nido de Aguiluchos experimentas la emoción al máximo.

 

. . .

 

El Nido de los Aguiluchos es una de las cimas más espectaculares del Nuevo León. Es una aventura en sí misma, y un recorrido por senderos fascinantes además de una escalada sencilla que te iniciará en nuevos rumbos de aventura.

Lo interesante del recorrido no es llegar a los 1,250 metros de altura que tiene este sitio, sino preparar todo para un descenso  de 3 rappeles de aproximadamente 32 a 35 metros cada uno.

 

 

 

Por supuesto, tienes que tener lista tu cámara, porque la cúspide te regalará una panorama hermosísimo, desde donde podrás contemplar tomar increíbles fotos,  y ver las cordilleras que conforman la huasteca y por otro la ciudad de Monterrey.

Además, puedes tener vistas hacia Santa Catarina y hacia el cañón de la Huasteca, siendo un recorrido impresionante y dándote la sensación de vértigo cuando llegas a “La Ventana”.

 

 

El recorrido empieza en un tramo de la autopista Monterrey-Saltillo para lo que es necesario llegar en carro, iniciar por el parque de la Huasteca. Después hay que caminar un poco, y llegar a un túnel que pasa por debajo de la autopista y cruzarlo.

Al salir del túnel recorrer una vereda podrás comenzar a ver el nido. Pero esto solo es el comienzo, porque hay una parte más agreste del recorrido, además es fácil de seguir.

 

 

Hay que tener bastante preparación y seguir a los expertos, porque es fácil ser demasiado atrevido y cometer una equivocación en el recorrido donde hay mucha piedra suelta, y sitios resbaladizos.

Seguir la ruta hacia el nido, que es bastante intuitiva, es lo mejor que puedes hacer, además de que está marcada con flechas de pintura sobre la piedra.

 

 

Después de un rato llegarás a “La Ventana”, un espacio entre la pared de roca desde el cual hay una repisa y se puede ver ya hacia la Huasteca. La vista desde allí es impresionante y entonces el camino se vuelve mucho menos extenuante pero más técnico.

Aquí es donde se practica la escalada deportiva. Es muy importante que a partir de este punto el grupo vaya bien concentrado porque sí tiene puntos expuestos en los cuales una caída tendría consecuencias fatales.

 

 

No es necesario una gran experiencia para hacer la escalada, pero sí existen puntos en donde hay cables de acero que sirven de pasamanos en pasos que están muy expuestos. Procura que cada quien lleve su propia línea de vida.

El Nido de los Aguiluchos es un destino de aventura rodeado por paisaje semidesértico y enormes paredes de hasta 500 metros de altura. Sin importar por dónde decidas bajar, tienes que ir muy concentrado.

 

 

Saca tu comida, disfruta la sombra, toma muchas fotos, y comieza el descenso. Son cerca de 35mts pero con una cuerda de 61mts se puede llegar a un punto desde el cual es fácil destrepar los últimos metros. Este rapel es vertical y con vistas muy impresionantes.

 

 

Los menores de edad solo pueden ir acompañados de un adulto o carta de autorización firmada por el tutor. Hay que tener confianza en las alturas y buena condición física, además de que se recomienda no haber tenido operaciones recientes en rodillas, tobillos o espalda.

 

 

Nido de Aguiluchos

Dónde: Autopista Saltillo Monterrey, Fracc. Cañon Huasteco, 66369 Santa Catarina, N.L.

Cuando: lunes a sábado de 09:00 a 18:00

Cuánto: tour desde $900

Foto destacada Nuevo León Extraordinario

Drones iluminarán con poemas las noches en la Ciudad de México
MXCity
"Escrituras en el cielo", el espectáculo luminoso que prepara la Casa del Lago donde reconocidos poetas tomarán como lienzo el cielo de la Ciudad de México

La Casa del Lago llevará la poesía de la mano del arte visual para utilizar el cielo de la Ciudad de México como lienzo, un show de drones iluminará las nubes con prosa de reconocidos poetas para atrapar a los chilangos en una experiencia fuera de lo común.

El espectáculo “Escrituras en el cielo” que organiza la Casa del Lago, se presentará durante cuatro sábados consecutivos para tomar el celo nocturno y convertirlo en una experiencia literaria visualmente diferente.

 

 

 

"Esta experiencia hace un llamado a leer con el cuerpo entero, en formatos alternativos y a la vez rinde homenaje a proyectos artísticos y literarios que décadas atrás abrieron paso en estos terrenos. Así lo hizo en 1982 el poeta chileno Raúl Zurita, quien presentó quince versos de su poema La vida nueva en el cielo de la ciudad de Nueva York usando rastros de humo generado por avionetas", indicaron.

 

 

Escrituras en el Cielo inicia el próximo sábado 17 de abril a las 8 de la noche con una obra de la poetisa Maricela Guerrero llamado "Axkan kema/Así mero", mismo que recuerda a diversos activistas que han dedicado su vida al cuidado de bosques, montañas, ríos y lagos y que permanecen en lucha frente a posturas extractivistas.

Dicho texto se elevará desde el Centro Deportivo Cuauhtémoc y será visible en las colonias aledañas: Buenavista, Santa María la Ribera y Guerrero en la alcaldía Cuauhtémoc.

 

 

La segunda proyección se llevará a cabo el viernes 23 de abril a las 20 horas, donde la escritora y traductora tzotzil Ruperta Bautista presenta un texto escrito al estilo Ox ox.

Esta obra evoca ideas de fugacidad de la vida y de ancestralidad conectiva. El texto de Bautista se elevará desde la Preparatoria No. 6 de la UNAM y podrá verse en la zona sur de la ciudad, principalmente en los alrededores de Ciudad Universitaria.

 

 

El viernes 30 de abril, en el cielo nocturno de la segunda sección del Bosque de Chapultepec y sus colonias aledañas como Daniel Garza al Poniente, Ampliación Daniel Garza, Observatorio y América, se podrán observar los versos del poeta chileno Raúl Zurita.

 

 


La última fecha, el sábado 8 de mayo corresponderá al trabajo de Luis Felipe Fabre, autor que ha jugado con las construcciones literarias que el sistema de drones condiciona para presentar un texto breve que, de manera lúdica, alude la noción de fugacidad en el espacio estelar.

Su texto se elevará desde el CCH Vallejo y podrá verse en las colonias Churubusco Tepeyac, Valle del Tepeyac, San Bartolo Atepehuacan, Lindavista y en la Zona de hospitales Magdalena de las Salinas.

 

 

 

Escrituras en el Cielo

Cuándo: Sábados: 17, 23, 30 de abril y 8 de mayo

Dónde: Diferentes puntos de la ciudad

Web

x