Arte y Cultura
Los 10 comienzos de novela mexicana más asombrosos de la literatura
Viviana Cohen
10 inicios, 10 autores, 10 novelas y un merecido homenaje a literatura en México.

"Si este fuera un mundo perfecto, no escribiríamos novelas"

. . .

A pesar de las cuantiosas páginas que conforman una novela, para muchos expertos literarios el párrafo con en el que un relato se inaugura es una de las partes más importantes de una narración. La frase inicial es la bienvenida a un universo paralelo hecho de letras. La frase inicial es para muchos la diferencia entre leer o no leer el libro.

De todas las novelas que forman parte del frondoso árbol literario de México, sólo algunas tienen la posibilidad de trascender el tiempo, de volverse inmortales y reciclarse en el futuro. Y aunque parezca increíble esto tiene que ver en gran medida con el arranque de las historias. ¿De qué manera se puede cautivar al lector desde la primera página? ¿Cómo se hace para que un personaje sea entrañable desde el enunciado inicial? ¿Qué nos revela de un autor con el arranque de su novela?

Las respuestas a estas interrogantes están dispersas en las obras cumbres de la literatura en México. Basta leer ese anuncio clasificado ?en segunda personas- de Aura, esa disertación del pasado con la que empiezan las Batallas del desierto o comprender aquel último deseo de una madre moribunda a su hijo en la genial Pedro Páramo.

Dicho lo anterior, vale la pena ahondar en las profundidades de nuestras letras y en honor a esa exploración ?que todos nos debemos- sería correcto rendirle un homenaje a los autores mexicanos que han cambiado el curso de la historia y que han dejado para la posteridad los mejores principios. ç

¿Nos acompañan en este viaje literario?

El complot mongol

Rafael Bernal

novelas

“A las seis de la tarde se levantó de la cama y se puso los zapatos y la corbata. En el baño se echó agua en la cara y se peinó el cabello corto y negro. No tenía por qué rasurarse; nunca había tenido mucha barba y una rasu- rada le duraba tres días. Se puso una poca de agua de colonia Yardley, volvió al cuarto y del buró sacó la cuarenta y cinco. Revisó que tuviera el cargador en su sitio y un cartucho en la recámara.”

Pedro Páramo 

Juan Rulfo

novela

“Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera. Le apreté sus manos en señal de que lo haría; pues ella estaba por morirse y yo en plan de prometerlo todo. «No dejes de ir a visitarlo ?me recomendó?. Se llama de otro modo y de este otro. Estoy segura de que le dará gusto conocerte». Entonces no pude hacer otra cosa sino decirle que así lo haría, y de tanto decírselo se lo seguí diciendo aun después que a mis manos les costó trabajo zafarse de sus manos muertas.”

Farabeuf 

Salvador  Elizondo

novela

Hoy es un día especial, una hora especial, un instante, aunque sea sólo eso, en que espero ver colmado mi deseo. Debes prepararte con toda conciencia, no sin cierta humildad, a pasar por esa prueba, por esta ceremonia capital. No turbes ya las cosas que nos rodean. Todo es sólo un instante. Mantén tu mirada fija en ese signo que has ideado. Yo hago lo posible por ayudarte. Es preciso que estés dispuesta, que aceptes este sacrificio con todas sus consecuencias; no debes dudar un solo momento de mis buenas intenciones. Quiero, en cierta forma, revelarte un misterio inaccesible; quiero dilucidar, para que tú lo sientas con toda su inexplicable verdad, el misterio que te mantiene inmóvil ante mí.

Vida conyugal

Sergio Pitol

“Fue una suerte tener la casa escriturada a su nombre. Le quedaba un lugar donde refugiarse. El licenciado Paredes le sugirió deshacerse de ella y con el dinero que obtuviese, comprar un departamento que otro cliente había puesto 
a la venta en la colonia Nápoles.

-Quedará usted a medio camino entre Coyoacán y Polanco, justo a la mitad de 
hasta ahora ha vivido -comentó el abogado. ¡Como si quedar a mitad pudiese aligerar la angustia y el pánico que se habían apoderado de de ella.”

Las batallas del desierto

José Emilio Pacheco

novela

“Me acuerdo, no me acuerdo: ¿qué año era aquél?; Ya había supermercados pero no televisión, radio tan sólo: Las aventuras de Carlos Lacroix, Tarzán, El Llanero Solitario, La Legión de los Madrugadores, Los Niños Catedráticos, Leyendas de las calles de México, Panseco, El Doctor I.Q., La Doctora Corazón desde su Clínica de Almas. Paco Malgesto narraba las corridas de toros, Carlos Albert era el cronista de futbol, el Mago Septién trasmitía el beisbol. Circulaban los primeros coches producidos después de la guerra: Packard, Cadillac, Buick, Chrysler, Mercury, Hudson, Pontiac, Dodge, Plymouth, De Soto. Íbamos a ver películas de Errol Flynn y Tyrone Power, a matinés con una de episodios completa: La invasión de Mongo era mi predilecta. Estaban de moda Sin ti, La rondalla, La burrita, La múcura, Amorcito Corazón. Volvía a sonar en todas partes un antiguo bolero puertorriqueño: Por alto esté el cielo en el mundo, por hondo que sea el mar profundo, no habrá una barrera en el mundo que mi amor profundo no rompa por ti.”

Aura 

Calos Fuentes

novelas

“LEES ESE ANUNCIO: UNA OFERTA DE ESA NATURALEZA no se hace todos los días. Lees y relees el aviso. Parece dirigido a ti, a nadie más. Distraído, dejas que la ceniza del cigarro caiga dentro de la taza de te que has estado bebiendo en este cafetín sucio y barato. tu releerás. Se solicita historiador joven. Ordenado. Escrupuloso. Conocedor de la lengua francesa. Conocimiento perfecto, coloquial. Capaz de desempeñar labores de secretario. Juventud, conocimiento del francés, preferible si ha vivido en Francia algún tiempo. Tres mil pesos mensuales, comida y recamara cómoda, asoleada, apropiada estudio. Solo falta tu nombre.”

La sombra del caudillo

Martín Luis Guzmán

novelas

“El Cudillac del general Ignacio Aguirre cruzó los rieles de la calzada de Chapultepec y vino a parar, haciendo rá- pido esguince, a corta distancia del apeadero de “Insur- gentes”.

Saltó de su sitio, para abrir la portezuela, el ayudante del chofer. Se moüeron con el cristal, en reflejos pavona- dos, trozos del luminoso paisaje urbano en las primeras de casas, árboles de la avenida, azul de cielo cubierto a trechos por cúmulos blancos y grandes…

Y así transcurrieron varios minutos.

En el interior del coche seguían conversando, con la animación característica de los jóvenes políticos de México, el general Ignacio Aguirre, ministro de la Guerra, y su ami- go inseparable, insubstituible, íntimo: el diputado Axkaná.”

El testigo

Juan Villoro

novelas

“Le gustó que le tocara el cuarto 33. A ese hotel no había llegado la pretensión de que el cuarto 33 fuera el 303. Además, Ramón López Velarde había muerto a los 33 años y él necesitaba coincidencias. Cualquier dato supersticioso que lo acercara al poeta lo haría sentirse más capacitado. Sabía lo normal acerca de Ramón, lo cual equivalía a nada. Todo mundo sabía todo de él.

En cambio, su propio nombre, escrito en la tarjeta de registro del hotel, le produjo repentina extrañeza: «Julio Valdivieso», leyó en silencio, como si tuviera que cerciorarse de que regresaba en representación de sí mismo.”

Balun Canan

Rosario Castellanos

novelas

“?… Y ENTONCES, coléricos, nos desposeyeron, nos arrebataron lo que habíamos atesorado: la palabra, que es el arca de la memoria. Desde aquellos días arden y se consumen con el leño en la hoguera. Sube el humo en el viento y se deshace. Queda la ceniza sin rostro. Para que puedas venir tú y el que es menor que tú y les baste un soplo, solamente un soplo…

?No me cuentes ese cuento, nana.”

Porque  parece mentira la verdad nunca se sabe

Daniel Sada

novelas

"Llegaron los cadáveres a las tres de la tarde. En una camioneta los trajeron ?en masa, al descubierto? y todos balaceados como era de esperarse. Bajo el solazo cruel miradas sorprendidas, pues no era para menos ver así nada más paseando por el pueblo tanta carne apilada, ¿de personas locales? Eso estaba por verse.”

La fascinante relación e historia de Marilyn Monroe con México
MXCity
Marilyn Monroe quiso mucho a México, a los tacos al pastor, ir compras, tuvo amigos y un romance con un mexicano, además de su procedencia.

La legendaria actriz que encontró paz en tierras mexicanas.

 

. . .

 

Al Hollywood de la famosísima Marilyn Monroe no le simpatizaban muchos los latinos, así que la actriz (como muchos otros famosos de la época) mantuvo ocultos los lazos que tuvo con México desde el día en que nació.

Después de las grandes sequías de 1890 en Estados Unidos, Otis Elmer Monroe y Della Mae Hogan, migraron a Porfirio Díaz hoy Piedras Negras, Coahuila, buscando nuevas oportunidades tuvieron hijas mexicanas, la mayor fue Gladys Pearl, la madre de la futura super estrella.

 

 

Norma Jeane Mortenson creció con su madre y abuelos el tiempo suficiente para aprender español, el cual dejaría de hablar por estar lejos de su familia y ajustarse a la industria que le exigía cambiar tanto su aspecto como su nombre para poder ascender.

Marilyn sonaba mucho más sofisticado que Norma así que pronto olvidó aquel nombre que le dio origen, pero no el llamado que le hacia la tierra, se sabe que viajaba mucho a México sobre todo cuando en Estados Unidos se aplicó una muy estricta ley seca.

 

 

Baja California y Chihuahua fueron las ciudades que más disfruto Monroe, siendo Ciudad Juárez la mas privilegiada pues ahí se reunían muchos famosos a pasarla bien, Frank Sinatra, Dean Martin y Jim Mossison, reuniones en las que fingía no entender lo que decían sus anfitriones mexicanos.

Y aunque lo ocultaba, Marilyn tenía aprecio y gusto por México, incluso en los últimos meses de su vida, en el año 1962, vino mucho por estos lares. En febrero visitó a Luis Buñuel en el set de “El ángel exterminador”, donde conoció a Silvia Pinal.

 

 

Marilyn Monroe y su amor por México

 

Gustosa, Marilyn asistió al coctel que organizó en su honor Emilio "El Indio" Fernández, compró muebles en Taxco, visitó Acapulco y las pirámides de Teotihuacán, dio aquella famosa conferencia de prensa en el Hotel Continental donde se le tomó una foto debajo del vestido.

En aquella ocasión se le preguntó si podría enamorarse de un actor mexicano, a lo que ella contestó por primera vez en español “¿Y por qué actor? ¡Con un mexicano basta!” Y así lo hizo. José Bolaños, productor y escritor fue el afortunado.

 

 

Y aunque Bolaños acompañó a Marilyn a los Golden Globe en marzo, el romance terminaría tan rápido como inició, no así su amor por México donde compró un suéter tejido en Chinconcuac y con el que fue fotografiada en las playas de Malibú.

Siendo aquella la última sesión fotográfica de la actriz, ese suéter adquirió un gran valor. De un precio irrisible para ella ($130 pesos), pasó a los 160 mil dólares en una subasta de la casa Christie?s.

 

Foto destacada: El Universo

Zimapán, el único lugar del mundo dónde se puede encontrar vanadio
MXCity
El vanadio es un elemento de origen hispano-mexicano, pero con el nombre de una diosa escandinava.

La historia del vanadio es peculiar, intensa y muy significativa para Hidalgo.

 

. . .

 

Zimapán proviene del origen náhuatl, que significa cimatl, “cimate” y pan, “en o sobre” y se puede traducir como “Sobre el cimate o entre el cimate”. El cimate es una raíz que sirve para fermentar el pulque, famosísimo en Hidalgo.

Pero también es el único lugar en el mundo donde es posible encontrar el vanadio, el elemento número 23 de la tabla periódica, que fue descubierto en 1801 por Andrés Manuel del Río en la Mina La Purísima, reconocido a nivel internacional en 1831; se utiliza en aleaciones metálicas como el ferrovanadio.

 

 

 

La vanadinita es un mineral raro que debe su nombre a su alto contenido en vanadio. Se descubrió en un yacimiento de plomo y fue Humboldt el que trajo las primeras muestras del mineral a Europa, para repetir los análisis que se habían realizado.

Fue en una mina de Zimapán donde un mineral llamó la atención de los trabajadores porque reaccionaba con diferentes ácidos y se producían distintos colores. Pero Manuel del Río sabía que se trataba de un nuevo elemento al que llamó, en una primera instancia, pancromio o todos los colores.

 

 

Al observar que los compuestos cambiaban a rojo, lo llamó eritronio; después de analizar muestras del material en París, se informó que sólo contenía cromo. En 1830, el sueco Nils Gabriel Sefström lo redescubrió. Desconocía la historia de Del Río y nombró al elemento vanadio, en honor de la diosa escandinava del amor y la belleza, Vanadis.

Aunque no tuvo el crédito del descubrimiento en un principio, el alemán Friedrich Wöhler confirmó que se trataba del mismo elemento que ya había encontrado el científico hispano-mexicano: el eritronio. Así es como aparece el nombre de nuestra nación, expuso el universitario.

 

 

 

A finales del siglo XVIII la minería de la plata en el México sufría el ocaso como consecuencia del agotamiento de los filones argentíferos. Para remediarlo, el rey Carlos III creó el Real Seminario de Minería en Ciudad de México. El geólogo Andrés Manuel del Río Fernández, fue contratado para que se hiciese cargo de la cátedra de Mineralogía.

Su obra Elementos de Orictognosia o del conocimiento de los fósiles, publicada en 1795, fue el primer libro de mineralogía escrito en América. Aprovechó su mistad con el alemán Alexander von Humboldt, al que había conocido en la Escuela de Minas de Freiberg (Alemania), le entregó una caja con muestras del mineral para repetir los análisis en Europa.

 

 

El vanadio y Humboldt

 

Humboldt pasó las muestras al químico francés Hippolyte Victor Collet-Descotils, quien dijo que el nuevo elemento descubierto no era tal tan "nuevo", ya que según él, se trataba de un mineral ya conocido formado por cromo y no por vanadio. Humboldt optó por creer al colega francés en vez de a del Río.

Treinta años después, el mineral llegó al químico sueco Nils Gabriel Sefström y lo hizo público en un artículo. Y lo demás ya es historia. En 1846 el representante español en Washington se había ofrecido a remitir al museo minerales y libros que no existiesen aquí.

 

 

En su libro Elementos de Orictognosia? Andrés del Río afima: "llamé eritronio a mi nuevo metal (…) pero el uso, que es tirano de todas las lenguas, ha querido que se llame vanadio, por no sé qué divinidad escandinava; más derecho tenía seguramente otra mexicana, que en sus tierras se halló treinta años antes".

El rojo del vanadio es igual de peculiar, precioso e intenso que las dunas rojas de Pacula.  

 

 

 

Es un mineral muy pesado y frágil, cuyo color varía del rojo rubí al pardo, y que suele cristalizar en prismas hexagonales con caras lisas y bordes afilados. Algunos minerales de este tipo se han encontrado ejemplares de Santa Marta (Badajoz), Linares (Jaén), Arizona (EE.UU.), México, Marruecos y Túnez.

La minería en Zimapan sigue siendo rentable, con grandes plantas de procesamiento y gran capacidad para sacar y albergar miles de toneladas por mes de zinc, plomo y cobre. Pero nada como el vanadio.

 

 

Vanadio de Zimapán

Dónde: Municipio de Zimapán, dirección Tula.

Cuando: todo el año

Entrada libre

Foto destacada: Cotización de Metales

La historia oculta de Maximiliano de Habsburgo y el imposible imperio francés
MXCity
En la vida de Maximiliano y de cómo llegó a México, se nota que fue desdeñado y quién fuera llamado el Justo de Armas.

El lema "Equidad en la justicia" le costó todo al gran Maximiliano de Habsburgo.

 

. . .

 

Después de la fallida intervención, un grupo de conservadores mexicanos ofreció la corona imperial de México al archiduque austriaco Fernando Maximiliano de Habsburgo, que aceptó el 3 de octubre de 1863 confiado del apoyo de la corona francesa, del mismo Napoleón III.

La Independencia había dejado algunos pendientes en el tintero nacional que fueron escritos en batallas, el republicanismo de Juárez y un conservadurismo que había empujado al presidente zapoteco al norte del país para establecer una monarquía constitucional.

 

 

Nacido como hijo segundo el 6 de julio de 1832, Maximiliano había crecido bajo la sombra de su hermano Francisco José, soberano del poderoso imperio austrohúngaro, hasta que Napoleón III en sus intentos de tomar México le ofreció el lugar que siempre había deseado.

Maximiliano fue el hijo favorito de Sofía de Baviera, se dice que por ser fruto de la relación que la archiduquesa tuvo con el hijo de Napoleón Bonaparte, pero no lo era así para el resto de la corona que le consideraba despilfarrador por su amor al arte, las ciencias y el mar.

 

 

El archiduque se casó con Carlota de Bélgica, cuya dote le permitió pagar algunas deudas y asegurar su sucesión. La pareja contrajo nupcias en abril de 1864 para dos meses después arribar a la tierra donde establecerían la paz y los valores europeos, México.

En aquellos días México no contaba con las finanzas para establecer un imperio a la altura esperada así que Maximiliano dependía de la benevolencia de la corona francesa, por otro lado, sólo contaba con los conservadores y una parte de ejército

 

 

Apoyado por Carlota, el recién llegado emperador bajo el lema "Equidad en la justicia", reformó las leyes agrarias, redujo la jornada laboral a diez horas, anuló la deuda de peones y jornaleros y prohibió los castigos corporales. Los conservadores se arrepintieron casi de inmediato.

Además de promover la tolerancia a los cultos, la publicación de las leyes en náhuatl y la devolución de las tierras a los pueblos originarios, Maximiliano impulsó la construcción del ferrocarril Veracruz ? CDMX y claro la ¡Calzada de los Emperadores!, hoy Reforma.

 

 

Ni así el austrohúngaro se ganó la simpatía de sus súbditos, y habiendo perdido a conservadores y a la iglesia católica, sus días estaban contados. Sobre todo, después de que el presidente estadounidense Andrew Johnson, le hiciera frente a Napoleón III, quien retiró sus tropas.

El mismo Johnson reconoció a la Junta Insurreccional de Benito Juárez como el único gobierno legal de México, reuniendo tropas en la frontera y planeando la intervención militar. Ante el desafortunado panorama, Maximiliano empacó para salir a Trieste en 1866.

 

 

Retenido por la dignidad, Carlota partió sola a Francia y luego a Roma donde recibiría negativas y mostraría por primera vez algunos síntomas de su mala salud mental. Detenido en Querétaro con los generales Miramón y Mejía, fue condenado con ellos a perder la vida.

El 19 de junio de 1867 en el cerro de las Campanas, fueron ejecutado el segundo intento de imperialismo mexicano o eso dijo Juárez quien publicó un escueto edicto que decía que "el Archiduque Fernando Maximiliano José de Austria había sido hecho justo por las armas".

 

 

La historia revela siempre la verdad

 

Los años y los apasionados por la historia y la verdad, han revelado que el archiduque no cerró sus ojos en estas tierras. Se sabría años después que en El Salvador vivía un hombre muy culto y elegante llamado Justo de Armas.

Don Justo, conocido por la alta sociedad salvadoreña nunca habló de su pasado y aseguraba ser el único superviviente de un gran naufragio, desde 1870 fue asesor de todos los presidentes de El Salvador, se encargó del protocolo de la cancillería y organizaba los banquetes diplomáticos.

 

 

Ferdinand Maximilian Joseph María von Habsburg-Lothringen, Maximiliano I de México, a.k.a Justo de Armas, falleció en 1936 a la edad de 104 años por haberle sido perdonada la vida por Benito Juárez, su hermano en la masonería.

Aquí puedes leer una emotiva carta que el poeta y dramaturgo Victor Hugo le escribió a Juárez pidiendo que no fuera cortada la cabeza de Maximiliano.

 

 

Foto destacada: Wikipedia

Mazamitla, la ciudad que vio nacer la inspiración y colores de Luis Barragán
MXCity
La belleza, el folklore, su tierra roja y las montañas que enmarcan el lago cercano, Mazamitla es el sitio que inspiró a Luis Barragán.

Mazamitla es un espectáculo visual lleno de folklor e inspiración.

 

. . .

 

Luis Barragán nació en Guadalajara, Jalisco, y solía pasar sus vacaciones, además de largos ratos de ocio, en la hacienda de Corrales, ubicada en las inmediaciones de Mazamitla.

El barrio de Santa Mónica de su ciudad natal, también fue una de sus inspiraciones arquitectónicas, pero nada como Mazamitla, el sitio que inspiró a uno de los arquitectos mexicanos más importantes del siglo XX.

 

 

Mazamitla se arraigó en el espíritu de Barragán, por las experiencias infantiles de esas estancias en el campo. Este sitio, tiene un entorno rural mexicano, una naturaleza serrana y belleza inigualable, que se reflejaría en la creación artística del jalisciense.

Su interés por la arquitectura, según afirmaba él mismo, había nacido fundamentalmente de la influencia del arquitecto Agustín Basave, otro jalisciense quien fue uno de sus maestros y estudió en Estados Unidos y cursos profesionales de arquitectura en Harvard, Cambridge, Massachusetts, y en el Instituto de Drexel, Philadelphia, Pensilvania.

Aquí puedes descubrir más secretos sobre Luis Barragán.

 

 

Mazamitla, la inspiración del gran Barragán

 

Mazamitla, por su parte, está a unos cuantos kilómetros de la Laguna de Chapala. Es un sitio lluvioso en el verano, con calles adoquinadas y casas con tejas color ladrillo, como si la ciudad fuera un fantasma de la naturaleza que lo rodea todo en cualquier estación del año.

Este sitio esta bordeado de cerros, bosques con pinos, madroños y mezquites, siendo espacios que rememoran el corredor de la Casa Gilardi o la entrada de la Casa Luis Barragán; además, los amaneceres y atardeceres de Mazamitla son de un tono amarillo, rosa y morado, bastante similar a la escala de colores que también utiliza el pinto Chucho Reyes.

 

 

Mazamitla como atractivo turístico

 

En Mazamitla hay varios sitios para el turismo, como las cabañas escondidas que sirven para el descanso de los senderistas que recorren las cascadas aledañas. Y al ser un sitio de montaña, sigue siendo un lugar para vacacionar el familia.

En un artículode AdMagazine, se afirma que en un discurso de aceptación del Pritzker, Luis Barragán habló de la importancia del entorno rural mexicano en la construcción de su lenguaje arquitectónico y la vida rural que desde su perspectiva, inspira contemplación y tranquilidad:

 

 

Mazamitla tiene una vista panorámica desde la Sierra del Tigre, un espectáculo hermoso y sorprendente; incluso desde sus elevaciones más altas, como el Cerro El Chacal y el Cerro del Tigre, es posible tener un panorama envidiable.

Este pueblo, ofre edificios coloniales y la Parroquia de San Cristóbal, además de  ciclismo de montaña, el senderismo, la cabalgata, vehículos 4 × 4 y el parapente; además de recorrer el sitio que inspiró a este gran arquitecto que fue Luis Barragán.

 

 

"En mi trabajo subyacen los recuerdos del rancho de mi padre donde pasé años de niñez y adolescencia, y en mi obra siempre alienta intento de transponer al mundo contemporáneo la magia de esas lejanas añoranzas tan colmadas de nostalgia".

Así que suponer a Mazamitla como el lugar de inspiración, es bastante sensato. Además, Barragán ha dicho varias veces que la tierra roja de Mazamitla es una de sus inspiraciones al momento de elegir los colores de sus proyectos.

 

 

 

Mazamitla

Dónde: Sur de Jalisco

Cuando: todo el año

Entrada libre

Foto destacada: Virtual Adventurer

x