Comunidad
Un fabuloso decálogo para ser mejores ciudadanos en 2018
Viviana Cohen
Algunas propuestas cívicas para que el próximo año esta ciudad se convierta en lo que todos queremos
ciudadanos

“Seamos parte del cambio que queremos ver en el mundo”

 

La pregunta es: ¿qué es un ciudadano? Según algunos expertos es algo más que vivir en una urbe. Ser ciudadano es la posibilidad de participar activamente en una democracia. Es sentirse parte de una comunidad y vivir  inmersos en un Estado de Derecho que se gobernado por leyes.

De alguna manera u otra, todos somos ciudadanos, sin embargo, no todos somos buenos ciudadanos y aunque no lo parezca (y sólo haya una palabra de diferencia), el abismo que hay entre estos dos conceptos es enorme. Después de todo ser un buen ciudadano conlleva muchas responsabilidades.

Los buenos ciudadanos van más allá de sus intereses inmediatos. Son los que están conscientes de sus derechos y obligaciones. Son los que participan activamente en su comunidad para mejorar la vida de sus conciudadanos. Son los que quieren transformar para bien el lugar en el viven. Son los que se informan, analizan y opinan acerca de su entorno.

Sin duda, la CDMX necesita que haya mejores ciudadanos. En honor a eso y a que en los próximos días empezará un nuevo año, hemos creado una lista de propósitos para que todos los que vivimos aquí nos convirtamos en agentes de cambio y en el 2018 esta megalópolis se convierta en un lugar en el que reine: el respeto, la igualdad y la solidaridad entre sus habitantes.  

 

No perder la solidaridad que nació 2017

Mantengamos la fraternidad del 19 de septiembre, 365 días del año…

ciudadano

Tras el sismo del 19 de septiembre los capitalinos nos volcamos a la calle a ayudar desinteresadamente a todo aquel que lo necesitara. Algunos fueron a recoger escombros, otros organizaron centros de acopio. Los que tenían moto llevaban cajas de un lugar a otro. Los que tenían ropa de sobra la donaban a los albergues. Los que sabían contar un cuento alegraban a los niños.

Pues bien, la propuesta es conservar ese espíritu fraterno todo 2018. Hay que ayudar al otro cotidianamente, ser amables, sonreír, dar con frecuencia lo que ya no usemos, donar sangre, acercarnos a nuestros vecinos y dar la mano cuando alguien lo necesite.  Dejar atrás el egoísmo es el síntoma de una sociedad sana.

 

Respetar los espacios públicos

Todos cuidemos lo que es de todos…

ciudadanos

Los espacios públicos son aquellos lugares en los que cualquier persona puede circular libremente. Mantenerlos limpios y en buen estado es responsabilidad tanto del gobierno local como de los ciudadanos.

Esto quiere decir que preservar la belleza y la integridad física de: los parques, las plazas, las bibliotecas, los árboles y las plantas le toca a todo aquel que disfruta de estos sitios.

 

Usar menos el coche

Menos contaminación y menos estrés…

ciudadanos

Aunque en una ciudad tan grande como esta a veces es imposible dejar en casa el auto, hay que intentar (en la medida de lo posible) usarlo sólo cuando sea muy necesario. Las ventajas de prescindir de este medio de transporte son muchas. Cambiar el carro por la bicicleta o los pies ayuda a: tener una vida más saludable, a disminuir el estrés, a ahorrar dinero y sobre todo contribuye a mejorar el enorme problema de contaminación que hay en la CDMX.

 

Respetar a los peatones y ser buenos peatones

El arte de respetar los semáforos…

ciudadanos

En esta ciudad de alguna u otra forma todos somos peatones. Esto significa que cada individuo que vive aquí es parte del sistema de tránsito de la capital y es su responsabilidad cívica interactuar de una manera segura en la vía pública.

Cuando esté en rojo los automovilistas no deben pasarse por ningún motivo el semáforo. También deben respetar las líneas peatonales, no hay pretexto. Asimismo, los transeúntes deben cruzar las avenidas sin hablar por celular, sin distraerse y con orden. 

 

No tirar basura en la calle

Por educación y por respeto…

ciudadanos

Tirar basura en la calle es no sólo un acto de mala educación, es una enorme falta de respeto al medio ambiente y a la convivencia. Dicho lo anterior, un buen ciudadano sabe que si no hay un bote cerca tiene que guardar sus desperdicios y tirarlos hasta que encuentre uno.

Hay que recordar que, en la época de lluvias muchas partes de la ciudad se inundan porque las coladeras están llenas de basura, de colillas de cigarro sobre todo. Si no queremos que la CDMX se rebase cada verano y no queremos que en las esquinas haya focos de infección, debemos no sólo no arrojar basura, debemos vigilar que los otros no lo hagan.

 

Leer más

Abrir un libro para ser buenos ciudadanos…

ciudadanos

Aunque parece una decisión personal, en realidad incentivar la lectura es una manera estupenda de formar mejores ciudadanos.  Abrir un libro es la posibilidad de combatir frontalmente a la ignorancia y a sus terribles consecuencias. Le da a los individuos herramientas para gestionar mejor la información de su entorno.

Ir a alguna de las cuantiosas bibliotecas públicas hay en la capital y leer lo que sea tiene muchos beneficios: aumenta el nivel de concentración, mejora la ortografía y la redacción y desarrolla las capacidades cognitivas.

 

No hacer lo que no queremos que nos hagan

Una norma fundamental…

ciudadanos

Esta es una regla de oro necesaria para la buena convivencia. Después de todo, si queremos vivir en una urbe en la que prevalezca el orden y el respeto hay que ser conscientes de nuestros límites personales y ejércelos no sólo con nosotros mismos sino con el prójimo.

Esto quiere decir que si no nos gusta el ruido; no hay que hacer fiestas que despierten a los vecinos. Si no nos gusta que los otros conduzcan violentamente; no hay que manejar erráticamente. Si no nos gusta que se nos metan en la fila; no hay que buscar pasar primero.  Esta norma parece simple y aun así a muchos les cuesta trabajo seguirla.

 

Consumir local

Vamos a los mercados de la esquina…

ciudadanos

En una ciudad moderna como la nuestra, ocasionalmente es más fácil ir a un supermercado para abastecer la despensa. Sin embargo, hay que recordar que vivimos en un país en el que abundan las delicias regionales de alta calidad y bajo costo.

Las ventajas de cambiar las cadenas por mercados o tianguis son cuantiosas. Comprar productos locales ayuda a la economía, es más sano (ya que son alimentos frescos) y permite que las ganancias no se queden en un monopolio, sino que vayan ahí donde más se necesitan.

 

Levantar la voz y exigir derechos

La justicia es un derecho irevocable…

ciudadanos

Aunque el cambio está en un mismo, un buen ciudadano debe mantenerse bien informado acerca de sus libertades individuales. Asimismo, debe estar atento a que las autoridades y los gobiernos respeten cabalmente los Derechos Humanos. Es decir, cada mexicano tiene la obligación moral de vigilar que aquellas leyes que promueven la libertad, la igualdad, la vida y la dignidad se cumplan como lo dicta la Constitución.

En caso de ser víctima de injusticias o atestiguar faltas en los otros, el ciudadano tiene la responsabilidad cívica de manifestar su descontento de la forma que le parezca adecuada.

 

Infórmate y participa en las elecciones con información

Lo más importante que podrás hacer como ciudadano es votar…

ciudadanos

Como ya todos los sabemos, el próximo año habrán elecciones. El 1 de julio los ciudadanos mexicanos tendremos que elegir más 3,400 cargo de representación. Aunque a muchos les parezca inútil, es necesario que todos seamos parte de este proceso electoral. Después de todo, las decisiones que tomemos ese día de verano definirán el futuro los próximos seis años de nuestra existencia. Es importante que además de sacar la INE e ir a votar, en la medida de lo posible los ciudadanos nos ofrezcamos como voluntarios para vigilar que el proceso democrático se lleve a cabo con todas las de la ley.

Para participar como se debe,  es muy importante que antes de emitir cualquier voto nos informemos de quiénes se están postulando para los cargos públicos. Más allá del partido o de la ideología, hay que cuestionarnos las siguientes interrogantes: ¿Qué proyecto de país queremos? ¿quiénes pretender representarnos en el Congreso? o ¿qué alcaldes se encargarán de nuestra delegación?  y ¿cuáles son las propuestas de los candidatos a diputado local?

Foto principal: Sin Embargo

 

Plogging México, el movimiento eco-amigable de recoger basura mientras corres
MXCity
El plogging está reconocido por la ONU como tendencia deportiva y ecológica, y tiene su representación en la Ciudad de México.

Una de las modas de exportación global más loables que hemos visto últimamente es el plogging, una actividad que consiste en salir a correr y recoger basura al mismo tiempo. La palabra combina del término sueco “plocka upp”, “recoger” o “levantar”, y el término usado para correr como actividad recreativa, “jogging”.

El plogging primero se popularizó en Suecia, país que ha exportado varias trends sociales en los últimos años, y combina la doble descarga endorfínica de correr (hacer ejercicio) y ayudar al medioambiente: un doble sentirse bien.

En el último año, países como Canadá y Estados Unidos empezaron a ver cómo se formaban grupos de entusiastas que fomentaban esta actividad compartiendo imágenes en redes sociales y organizando sesiones masivas de plogging. Esto ha llevado a que el plogging se expanda a numerosos países. Y aunque quizá muchas personas sólo lo hagan para obtener likes en redes sociales, al menos es una actividad en general positiva, si bien lo más recomendable es hacerlo en zonas donde realmente la basura es un problema y no es algo que las ciudades tienen resuelto. Hacer plogging en bosques y áreas naturales puede ser especialmente benéfico.

 

 

Correr.gir, es el movimiento inspirado en el plogging, creado por Dessire Nallas y sus amigas, para ayudar a nuestro país a tener un medio ambiente más sano, re-usar los desperdicios y, lo más importante, crear conciencia entre la gente de que necesitamos cuidar el planeta.

Corre.gir también busca unir a la sociedad con el fin benéfico de ayudar a cambiar los hábitos, la manera en la que consumimos. Primero, al reducir y después al re-usar y reciclar. La primera reunión de Corre.gir fue en 2018, en en el Día Mundial de la Tierra, aunque próximamente se reunirán en diferentes puntos de la CDMX para correr, recoger basura y llevar ese mensaje a la comunidad runner.

 

 

Otras iniciativas ambientales para hacer un plogging en la CDMX han sido exitosas ya que han unido esfuerzos y la convocatoria o invitación a las personas es mayor. Un ejemplo es Plogging Mx, cuya intención es NO generar más basura de la que recogen, además evitan generar más residuos y sobre todo plásticos. Una bolsa tarda más de 700 años en degradarse, aunque sea oxodegradable y el látex de los guantes no es degradable.

El plogging está reconocido por la ONU como tendencia deportiva y ecológica. Cada año se arrojan más de 8 millones de toneladas al mar. Es la razón, por la que tenemos que disminuir y evitar el uso de plásticos. 

 

 

Corre.gir

Instagram

Plogging mx

Instagram / Facebook

El plan de la Alcaldía de la Bicicleta para aumentar 40 km de ciclovías
MXCity
Este plan para la CDMX tiene como meta una ciudad saludable que contribuya a acelerar la movilidad de la ciudad a través del uso continuo de la bicicleta.

Con un presupuesto millonario y un gran plan tendremos más ciclovías en la CDMX.

 

Sin duda alguna esta ciudad de México necesita mucha infraestructura en términos de movilidad. El tráfico de los automóviles hace cada día más complejo llegar a nuestro destino, el transporte público está llenísimo, además de ser ineficiente la mayoría de las veces. Además la ciudad necesita cambiar sus hábitos de movilidad y contribuir a tener opciones seguras de transporte, y sobre todo más limpias y amables con nuestro medio ambiente.

Teniendo esto en mente, se han creado vías para ciclistas en las principales metrópolis de la República Mexicana, un proyecto que comenzó a desarrollarse hacia el año 2002​ en la Ciudad de México y que ha ido replicándose de ciudad en ciudad en todo el país. Pero hay que decirlo, esto no ha sido suficiente y necesitamos más opciones para movernos por nuestra ciudad.

 

 

 

En la CDMX se han construido cuatro circuitos de ciclopistas. El más antigüo corre sobre el derecho de vía de la calle Ferrocarril México–Cuernavaca y va desde el cruce con la Avenida Ejército Nacional en Polanco hasta el Poblado Fierro del Toro en los límites del Distrito Federal con el Estado de Morelos; con una distancia total de 59 kilómetros.

El segundo circuito se inauguró en las instalaciones del Bosque de Chapultepec y recorre las tres secciones de este parque nacional. Y un tercer circuito corre desde el Bosque de Chapultepec hasta el Zócalo de la Ciudad de México por la avenida Paseo de la Reforma. Además en la delegación Azcapotzalco, al norte de la ciudad, se construyó la cuarta ciclovía en una antigua vía de ferrocarrill (Ferrocarriles nacionales) que fue rediseñada como ciclovía de 4.5 km.

 

 

 

Este 2018 se instaló la Alcaldía de la Bicicleta de la CDMX (ABCDMX) que presentó un equipo de trabajo, encabezado por la alcaldesa Areli Carreón, que impulsará actividades, proyectos y procesos de participación pública para impulsar el uso de la bicicleta como un modo de transporte urbano seguro, saludable y sustentable, donde se impulsará que políticos, empresarios y académicos articulen los diálogos, consensos, procesos y proyectos necesarios para contribuir a lograr duplicar el número de viajes cotidianos que se realizan en bici, reducir a la mitad las fatalidades de ciclistas en hechos de tránsito y duplicar el número de kilómetros de ciclovías e infraestructura para el ciclismo urbano para el año 2019 en la Ciudad de México.

Estas metas son parte de un esfuerzo internacional que nace de la Red Global de Alcaldes de la Bicicleta, impulsada por la organización holandesa CycleSpace, para construir y fortalecer el intercambio de experiencias, conocimientos y fortalezas entre distintas urbes para lograr que la mitad de todos los viajes urbanos en el mundo puedan hacerse en bicicleta para el año 2030.

 

 

 

Estas organizaciones participantes y aliadas de este esfuerzo global, buscan reducir las emisiones contaminantes provenientes del transporte, responsables de un 22% de los gases de efecto invernadero causantes del cambio climático, a fin de reducir los riesgos que la humanidad enfrenta ante este fenómeno global. Entre sus iniciativas y actividades cívicas está la de el avance de la bicicleta como modo de transporte urbano y herramienta para mejorar la salud, la seguridad pública, la inclusión y la convivencia urbana en la Ciudad de México.

En este tenor la Secretaría de Movilidad de la CDMX, compartió las metas para este año que incluyen más de 40 km de ciclovías que contará con un presupuesto histórico. Con esto se empezará a conectar la red y cuatro nuevos bici estacionamientos, además de un presupuesto de 280 millones de pesos son algunos de los planes de la Semovi para la bicicleta en 2019. Con esto se espera que como metas para el 2024, se dupliquen los viajes en bicicleta hasta el 3 por ciento, ampliar a 30 por ciento el número de mujeres ciclistas en las calles (ahora hay solo 16 por ciento de mujeres) y duplicar la inversión en infraestructura, equipamiento y cultura.

 

 

 

Ese dinero irá destinado a crear cuatro nuevos biciestacionamientos masivos y semi masivos en Tláhuac, Martín Carrera, El Rosario y Buenavista, los cuales tendrán un programa integral de usuarios, para que los usen sin tener que registrarse en cada uno. Crear el rescate del Apoyo Vial Radar, grupo de oficiales de tránsito en motocicleta que estaba subutilizado y abandonado, y hoy son la fuerza vital para ayudar a liberar las ciclovías. También se habló de la creación del agrupamiento de “poli ciclistas”, creado por iniciativa de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y que se han capacitado en la biciescuela de la CDMX.

Se anunció el Programa de intersecciones seguras que atenderá con semáforos,. En las zonas donde ya existe infraestructura ciclista se realizarán conexiones entre las ciclovías, para poder, por primera vez, generar una red que conecte a los distintos puntos de la capital del país. Se pretende renovar el programa Ecobici que ya es el más grande de Latinoamérica con 480 estaciones, 6 mil 500 bicicletas y más de 300 mil usuarios, que supera a sistemas de ciudades como Santiago, Rosario, Buenos Aires, Medellín, Sao Paulo y Guadalajara.

 

 

Para mayor información puedes visitar:

Bicicletas CDMX // Alcaldía de la Bicicleta // Bicitekas

Una seductora galería de preciosos y aromáticos nardos mexicanos
MXCity
El Nardo es tan perfumado que en algún momento fue una flor prohibida para las mujeres ya que su aroma embriagaba y anulaba la voluntad de los varones.

Los Nardos es un aporte de la flora mexicana para el mundo.

 

La flor Nardo tiene un increíble aroma. Su presencia es tan refinada que no deja indiferente a nadie y su flor es cautivadora. Sobre todo México y en algunas otras regiones de Guatemala, El Salvador y Belice, así como el occidente de Honduras, Nicaragua y Costa Rica, se han aportado al mundo múltiples especies, procedentes de sus diversos tipos de vegetación, en especial plantas comestibles y con usos medicinales y ornamentales.

Muchos nardos han sido llevadas a otras regiones del mundo, donde se han manipulado y diversificado dando origen a una gran profusión de cultivares, ahora disponibles para la industria hortícola y agrícola mundial, de gran importancia económica.

 

 

 

El nardo u omixóchitl (Polianthes tuberosa) es una especie de flor aromática que actualmente se asocia en México con los olores de las iglesias o con los velorios. La duración de su flor una vez cortada y su aroma la han convertido en una de las flores más usadas en floricultura.

Esta planta también ha sido adoptada en otros países para la elaboración de guirnaldas y collares; por ejemplo, en Hawaii se usan collares elaborados con estas flores son considerados muy especiales por su fuerte aroma que para algunos usuarios llega a ser demasiado intenso y embriagador.

 

 

El origen de los nardos está en México y está compuesta por 20 especies. Se trata de una flor cultivada desde la época prehispánica que recibía los nombres en náhuatl de amole y omixochitl y, en maya, el de tixzula. El primero se puede traducir como jabón y el segundo como olor de hueso, debido a la forma y al color de sus ores.

El amole era una planta muy preciada y utilizada con distintos fines. Uno de ellos era como sustituto de jabón gracias a sus propiedades anti bacterianasLos nardos fueron importados en 1594 a Europa. El responsable fue el médico español y fundador del primer jardín botánico de Sevilla: Simón de Tovar. Más tarde, Holanda se hizo con el monopolio de su cultivo. Luego, dicha flor fue llevada a países como Italia y Francia. En este último, se cultivó principalmente en El Valle Del Río Siagne, lugar cercano a Cannes y Grasse.

 

 

En Francia se cosechaban cerca de 75 toneladas por año. Esto con el fin de procesarlas en distintas perfumerías y con el paso del tiempo, la exquisitez del aroma de esta planta conquistó Marruecos, la India y otras partes del mundo. A pesar de su notable popularidad, el nardo fue catalogado como una planta peligrosa para las muchachas. Y es que su aroma es tan intenso y embriagador que en exceso, podría resultar incluso como un narcótico, y se pensaba que los jóvenes podían perder el dominio de sí mismas e incurrieran en actividades que mancharan su “honra”.

Si te apetece plantar Nardos, es muy fácil y estamos en el momento idóneo para hacerlo, en primavera. Para ello es conveniente que sitúes la planta en una zona en la que reciba mucha luz solar directa durante unas 6 u 8 horas diarias. Vas a necesitar que el suelo sea rico en materia orgánica y que cuente con un buen drenaje para evitar que se produzcan encharcamientos de agua que perjudicarían a la planta.

 

 

A la hora de plantar los bulbos deja un espacio de 15 a 20 cm entre unos y otros. El riego adecuado es moderado durante todo el año pero en los meses de verano y durante el período de la floración, será necesario que sea más abundante. Para que la planta te deleite con muchas y bonitas flores, y que éstas sean de calidad, renueva el bulbo todos los años

Te dejamos con esta galería de nardos ya que estamos cerca del inicio de la primavera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre los restos de mamut que fueron hallados en un basurero de Tultepec
Cristopher Garnica
Tultepec, la “capital de la pirotecnia”, se convirtió en tierra de mamuts con el hallazgo de varias osamentas en la ribera del extinto lago de Xaltocan.

Puedes ver al Mamut de Tultepec en la Casa de Cultura del municipio mexiquense.

 

En un glorioso 22 de diciembre del año 2015, en la calle La Saucera, barrio de San Antonio Xahuento, municipio de Tultepec, Estado de México, fueron localizados los restos de un mamut mientras la administración municipal se encontraba realizando obras de introducción de una red de drenaje, por lo que la máquina retroexcavadora sacó a la superficie algunos fragmentos de hueso.

Dicho hallazgo fue comunicado por algunos vecinos, a la Historiadora Juana Antonieta Zúñiga Urbán, cronista de dicho municipio. La cronista de Tultepec, comentó que entre los años 60 y 80 del siglo XX, corrían rumores que bajo el suelo de la localidad se encontraban “huesos de gigantes”, sin embargo, nunca se realizaron reportes de manera formal.

 

 

 

A la luz de este espectacular encuentro, el Arqueólogo Luis Córdoba Barradas realizó una primera visita al sitio, y corroboró que se trataba de huesos de mamut. Debido a las fiestas decembrinas de aquel inhóspito 2015, los restos fueron cubiertos y desde comienzos del 2016 se comenzó la excavación y recuperación de la osamenta del mamut.

Tultepec forma parte de los más de 20 sitios ubicados en la CDMX, área metropolitana y Estado de México,  donde se han ubicado restos de estos animales del Pleistoceno. De “El mamut de Tultepec” se recuperaron más de 200 huesos, que corresponden al 85 por ciento del total de la osamenta; lo que ahora permite admirar la osamenta de mamut reconstruida y tener un aproximado de las dimensiones que tuvo el animal de 3.80 metros de altura y 6 metros de largo.

 

 

Luego de que trabajadores realizaran excavaciones para un basurero, se encontraron con un nuevo hallazgo de restos de mamuts en el municipio de Tultepec, en el Estado de México. Arqueólogos del INAH confirmaron el hallazgo de grandes huesos de mastodontes en lo que podría ser un cementerio de animales prehistóricos con una antigüedad de unos 14 mil años, de acuerdo con información de El Financiero.

Los restos fueron encontrados en una profundidad de entre 4 a 6 metros en un predio de 300 metros cuadrados, ubicado en la zona limítrofe con el municipio de Melchor Ocampo, en una zona que hace miles de años era parte de los lagos de Zumpango y Xaltocan.

Se prevé que una vez que concluyan los trabajos, las piezas serán sometidas a técnicas de conservación y serán exhibidas al público en el Museo de Tultepec, ubicado en la Casa de Cultura Víctor Urbán Velasco, en donde ya se exhibe una estructura ósea del mastodonte.

 

 

La limpieza, consolidación, reconstrucción y restitución de faltantes de los huesos, así como la reintegración de cada uno de los huesos, empleando pigmentos naturales, para las réplicas en poliuretano espumado y carbonato de calcio de las defensas, una rótula, un fémur y un húmero, se hicieron con sumo cuidado. Después de esto, se dio paso a la instalación de los huesos que conforman esta osamenta, sobre una estructura de acero inoxidable. Así revive la historia de este mamut que permaneció sepultado a lo largo de 14 mil años, hasta que trabajos para la introducción de un drenaje dieron con sus restos bajo un camino de terracería.

El investigador de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH, arqueólogo Luis Córdoba Barradas, detalló que el mamut presenta tres fracturas que sufrió en vida: una en la parte baja de la rama mandibular derecha, otra en el extremo derecho de la pelvis, y una más en la frente. En esas lesiones se observa un proceso de regeneración, quizás fueron producto de alguna pelea con otros machos que conformaban las manadas de distintas especies de animales.

 

 

 

Pero este 2019 fueron encontrados otros restos óseos de mega-fauna de varios mamuts, en un área de 300 metros cuadrados y a una profundidad de cuatro y seis metros, cuando trabajadores realizaban excavaciones para ampliar el relleno sanitario municipal.  Este descubrimiento podría ser un cementerio de

animales prehistóricos con una antigüedad de unos 14 mil años. El nuevo hallazgo se ubica en un predio de unos 300 metros cuadrados ubicado en la zona limítrofe con el municipio de Melchor Ocampo, en una zona que hace miles de años era parte de los lagos de Zumpango y Xaltocan.

 

 

 

Aún no se sabe con precisión el número de animales que puedan haber fallecido en el sitio, pero el mamut de Tultepec es uno los ejemplares más completos localizados en la Cuenca de México, con 410 kilogramos de peso, que se encuentra para su exhibición en el Museo de la Casa de Cultura “Víctor Urbán Velasco“, localizado en el barrio San Rafael del ayuntamiento mexiquense. Durante los trabajos del montaje museográfico, el pintor de Tultepec Agustín Cervantes Márquez, realizó un mural en el que se representó una vista reconstructiva de cómo pudo verse el antiguo lago de Xaltocan, en cuya margen suroeste murió el mamut de Xahuento.

En la inauguración de la Sala “El mamut de Tultepec. Una mirada al pasado”, Susana Lam, subdirectora de Salvamento Arqueológico (DSA) del INAH expresó que “El mamut de Tultepec” se ha convertido ya en emblema de orgullo y arraigo para la gente de este lugar y reconoció el trabajo efectuado por el arqueólogo Luis Córdoba Barradas en el registro de otros ejemplares de mamut en la Cuenca de México.

 

 

 

 

Visita el Mamut de Tultepec

Dónde: Museo de la Casa de Cultura “Víctor Urbán Velasco” (Calle Morelos s/n, barrio San Rafael, Tultepec, Estado de México)

Cuándo: martes a viernes de 9:00 a 18:00 horas; y sábado y domingo de 10:00 a 15:00 horas.

Entrada libre

Sitio web // Facebook