Bares y Antros
Conoce a 5 increíbles bartenders mexicanos y las recetas de sus especialidades
MXCity
Los bartenders son chefs en el arte de la mixología: un término más refinado para el estudio profundo del arte de mezclar bebidas.

La mezcla de bebidas en manos del chef de bar.

 

Los bartenders saben mejor que nadie cómo elaborar los mejores cócteles. Conocen los sabores de los distintos alcoholes y sus graduaciones, saben preparar distintas clases de cafés especiales y conocen todo tipo de pormenores del funcionamiento de una barra. Los bartenders son los amigos ideales de toda aquella persona que tenga un gusto exquisito por las buenas bebidas.

El barman domina los protocolos de comportamiento hace uso de modales refinados en el trato al cliente. En zonas turísticas pueden hablar más de un idioma, y dispone de varios libros de coctelería y equipamiento coctelero en su lugar de trabajo y  en cientos de lugares es una figura atractiva gracias al espectáculo que organiza, como en aquellas épicas películas Cóctel o El Bar Coyote.

World Class es el concurso internacional de coctelería que, anualmente, busca al mejor bartender de los 50 países participantes a través de diferentes etapas de eliminación. Durante la semifinal nacional realizada en Guadalajara, el concepto que se manejó, ideado por el chef colombiano Alejandro Cuéllar, quien a su vez formó parte del jurado, fue “Drinks at Home”, pues los ingredientes que los participantes podían utilizar fueron los que se encuentran en la mayoría de hogares.

23 semifinalistas tuvieron cinco minutos para seleccionar sus ingredientes y preparar un coctel en 20 minutos. Finalmente, el jurado, conformado también por Enrique de Colsa, master distiller; Fátima León, ganadora de World Class México 2017, y Ricardo Sandoval, ganador nacional 2014, seleccionó a los cinco finalistas aquí presentados junto con sus cocteles. Ellos competirán el 2 de junio en Ciudad de México y uno de ellos participará en la décima edición de World Class que se realizará en octubre en Berlín.

Aquí te traemos a los cinco finalistas contándonos sobre las inspiraciones de sus recetas, y cómo las desarrollaron.

 

 Francisco Calvo  de la CDMX, tiene 28 años y tres años de experiencia como bartender.

Coctel basado en el estudio de tecnología de los alimentos aplicada en nutrición humana, donde las grasas se separan de los líquidos. Una buena infusión con jarabe de leche, solución salina de Don Julio blanco con jamaica y un fat-wash de Don Julio 1942.

 

 Joksan Herrera  es de Quintana Roo, tiene 25 años y ocho años de bartender.

Coctel variación de un Gibson llamado ‘Where is my Gibson?’  Se trata de un fat-wash (técnica para saborizar destilados con materia grasa) con mantequilla, un poco de sal y azúcar, con un poco de néctar Pedro Jiménez y jerez palomino seco.

 

Josué Ramírez  es de Cancún, Quintana Roo, tiene 31 años y Seis años como bartender.

Coctel pensado en un tema dulce: como base tiene una parte alcohólica, amarga, agua y cítricos, pensado para que lo beba cualquiera. La inspiración le llegó de su hermana pequeña ya que se maravilla con nuevos sabores amargos y cítricos y le encanta lo dulce.

 

Haydee Barrón es de Mazatlán, Sinaloa, tiene 27 años y cuatro años de bartender.

Variación del coctel Brown Dervey, ya que no un trago corto y tiene un poco más de carga alcohólica. Bebida fresca que contiene soda con miel, toronja y una tintura, técnica que aprendimos con Cuéllar, con especias y flores.

 

Marco Aurelio Dorantes  es de la CDMX, tiene 27 años y nueve años de bartender.

Su coctel se llamó “La otra”: a base de Julio blanco, vino fortificado, yerbas mexicanas, flores y un poco de miel. Realizó un tintura con una infusión rápida de calor con Don Julio 1942, al que se le agregó cáscara de toronjas y algunas especias como clavo y anís, logrando un sabor concentrado para servir con todo en una copa corta.

El hotel boutique Domingo Santo ofrece jazz en su increíble terraza
MXCity
El Hotel Domingo Santo es el lugar perfecto para vivir la fusión exacta entre modernidad e historia.

Jazz en el Domingo Santo.

 

En el centro de la Ciudad de México la cultura vive en las calles. Un lugar inigualable es la Plaza de Santo domingo, que permanece inmutable entre las millones de personas que a diario transitan sus calles empedradas, los edificios de café-rojizo que rodean la plaza, los vestigios de los escribientes y la “Corregidora”, la estatua de Doña Josefa Ortiz de Domínguez, que se encuentra en medio de la plaza creada por del escultor italiano Enrique Alciati.

Dentro de la asombrosa arquitectura que evoca el barroco novohispano de la Plaza Santo Domingo, se encuentra el bellísimo hotel-terraza-café Domingo Santo. Este lugar es la opción perfecta para disfrutar del Centro Histórico, y de un inigualable concepto boutique, que te sorprenderá con su infinidad de detalles llenos de elegancia y majestuosidad.

 

 

El Hotel Domingo Santo representa el estilo y la forma inigualable de la distinción, pero además, cuenta con casi cinco siglos de historia haciendo de este hotel uno de los mayores representantes de los elementos tradicionales del centro de la ciudad, sus habitaciones tienen un toque de folklor, de modo que figuras Hernán Cortés, Moctezuma y la Corregidora dan personalidad a los cuartos, y la exclusividad de nueve habitaciones.

Además es un fascinante punto de encuentro de amigos y familia, donde puedes degustar de un buen café gourmet, o de la terraza un sábado por la noche. Este rooftop es el sitio ideal para disfrutar de una tarde de mixología creativa con ingredientes tradicionales del país. Además de copas de vino, un increíble Coffee Tonic o el Tennesee Breeze, son una selección excelente.

 

La comida del Santo Domingo merece un mundo y varios textos aparte. El menú es asombroso: escamoles, filete mahi mahi, salmón cítrico al horno, y el Ollamisu: postre estrella. Todo el restaurante está en las delicadas manos del chef Erick Acevedo Vidaurri, que con  tan  solo  26  años  se  ha  convertido  amante del  folclor  de  la cocina mexicana.

Es un especialista en  alta  dirección,  en técnicas  para  el  manejo  de  productos  100%  mexicanos,  y el Chef  Ejecutivo  que representa  la  alta cocina  mexicana  con  un  asombroso toque  fresco e innovador, pero sin olvidarse de las fuertes raíces  mexicanas que  lo  hacen  luchar  para  poner  el  nombre  de  nuestro  país  en  alto.

 

 

El Hotel Domingo Santo realizará su primer Festival Jazz, Soul & Music, con cinco invitados de súper lujo que tocarán en la hermosa terraza del hotel a las 20 hrs, para que te dejes conquistar por el encanto de este maravilloso inmueble:

Los Maderos de San Jazz

*09 de agosto

Entrada Libre

EJozz

*16 agosto

Entrada Libre

Kenny y los eléctricos

*24 agosto

$275

Sara Valenzuela & los Outsiders

*30 agosto

$1 000 cena maridaje 5 tiempos y chefs invitados.

Iraida Noriega

Invitada especial

 

Festival Jazz, Soul & Music en el Domingo Santo

¿Dónde? Calle República de Cuba 96, Centro, CDMX

¿Cuándo? Del 09 al 30 de agosto 20:00 hrs.

¿Cuánto? Mira bien el cartel porque hay para todo público.

Llama para hacer reservaciones 5130 3099

Web // Facebook // Twitter // Instagram

Omnia: 13 bebidas, 13 experiencias y 13 trastornos mentales en fotos
MXCity
Una exposición que hacer reflejar la mente de las personas, sus trastornos y miedos en un evento de coctelería inigualable.

Omnia: Retrato de trastornos.

 

Omnia significa todos en latín. Quizá ese sea el punto que el fotógrafo Edgar Kiehnle Montejano quiere dejar bien claro: todos padecemos algún tipo de transtorno mental en algún grado. Quizá no. Quizá sea sólo el reflejo de su lente. Otro proyecto de arte más, un evento más y una exposición más para su booking. Quizá no.

Hay quien dice que una imagen vale más que mil palabras. Yo prefiero que las imágenes nos saquen mil palabras. Que hablen por sí solas. Que se expresen con su propio tono y que cada quién deje su impresión a partir de las imágenes. Las imágenes de Edgar Kiehnle, dicen más que mil palabras.

Puedes ver más de estas imágenes y asistir a la exposición con maridaje en la sala Aguafuerte. Esta sala es un lugar genial para la muestra de arte contemporáneo de artistas nacionales y extranjeros, consagrados y emergentes de las más diversas disciplinas artísticas destinadas a un público cada vez más ávido de arte y cultura. Aguafuerte es un espacio para consolidar a artistas nacionales y extranjeros, el lugar perfecto para ver esta exposición con coctelería.

Edgar Kiehnle estudia los trastornos mentales y la conceptualización que gira en torno a su exposición. Explora trece fotografías que muestran una arista oculta, interesante y tema de estudio ancestral de la psique humana. Las fotos representan un desafío con lo racional y muestran el lado humano que existe mucho, pero que poco se exhibe: anorexia, depresión, insomnio y bipolaridad.

Para llevar a cabo esta exposición, Kienlhe curo cuidadosamente los afecciones mentales que más tienen las personas en el mundo. Así que la sesión fotográfica requirió de un experto en el tema mental, y la colaboración de doce modelos, tres de los cuales sufren algun trastorno. El recorrido se acompaña de música y un cóctel por cada imagen.

Exposición Fotografía en Galería Aguafuerte

Dónde: Aguafuerte Galería de Arte. Guanajuato #118, col. Roma Norte

Cuándo: 7 y 8 de septiembre de 2018 18:00 h.

Cuánto: $300 con reservación y maridaje

Facebook

aljuaeventos@gmail.com

Conoce la inesperada terraza de la Cineteca Nacional en Coyoacán
MXCity
Este recinto que resguarda nuestra Memoria Cinematográfica, a través de un amplio programa de preservación, ahora abre un nuevo espacio para la convivencia, la música y la recreación al interior de sus instalaciones.

Tardes de música, vino y cerveza en la nueva terraza de la Cineteca Nacional.

 

La Cineteca Nacional es una institución dedicada a preservar, catalogar, exhibir y difundir el cine en México. Esta institución depende de la Secretaría de Cultura y forma parte de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos (FIAF). Desde inicios del siglo XX, varias instituciones se han dedicado a preservar el patrimonio fílmico mexicano, con el fin de quitarle esa tarea que antaño fue exclusiva de coleccionistas.

 

Desde 1936 son varias las instituciones que se han dedicado a dicha tarea: la Filmoteca Nacional, el Departamento de Cinematografía, Laboratorio de Cinematografías; la Filmoteca de la UNAM, quien fuera pionera en el rescate, catalogación, búsqueda y restauración de filmes; la Cinemateca Mexicana del Instituto Nacional de Antropología e Historia de 1967 e inclusive la Sala Regis, que en la década de los cuarenta fue una de las primeras en preocuparse por el resguardo del cine artístico.

Al ver estos todos estos esfuerzos, la Secretaría de Gobernación creó la Ley de la Industria Cinematográfica y para 1952, el reglamento para salas la cuál establecía que los exhibidores donarían una copia de las películas proyectadas para ser resguardadas en la cineteca.

La primera sede de la Cineteca Nacional se inauguró en 1974, y sus instalaciones estaban en Calzada de Tlalpan y Río Churubusco. Contaba con tres salas, la más grande con capacidad para 590 espectadores, un área de bóvedas para la preservación de los acervos, y con la apertura de sus autoridades para la difusión de filmes con temáticas polémicas.​ En esta sede, nacieron eventos como la Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional,​ el Foro Internacional de la Cineteca​ y Cine Móvil, un proyecto de vehículos adaptados con proyectores y sonido para llevar películas a poblaciones fuera de la Ciudad de México sin salas de cine.

Estas instalaciones quedaron destruidas debido un incendio ocurrido en 1982, cuya causa nunca se aclaró del todo pero incluía más de tres teorías, algunas de las cuales incluían los manejos de la presidenta del comité de Radio, Televisión y Cinematografía, Margarita López Portillo, hermana del presidente.

 

Un esfuerzo gubernamental y social agrupado en el Patronato Pro-reconstrucción y Recuperación de la Cineteca hizo posible la construcción de una nueva sede en Xoco, que se inauguró a inicios de 1984. Diez años después se completaron las obras de las bóvedas que resguardan el nuevo acervo fílmico de la nación y de muchas entidades fílmicas del mundo.

En el 2011 se iniciaron las obras de remodelación del recinto de la Cineteca Nacional del Siglo XXI, integrando nuevos edificios para completar diez salas convencionales, una increíble sala al aire libre, nuevas bóvedas, un laboratorio de restauración digital, la ampliación del centro de documentación, una videoteca, un museo del cine, restaurantes, galería para exhibiciones, tiendas, librerías y oficinas administrativas​ para dar acceso a más de un millón de asistentes.

Ahora en el 2018, la cineteca inauguró su Terraza no para tener un snack antes o después de ver una peli, pasear con un helado, beber cervezas artesanales y ver a un grupo o una banda tocar. A pesar de que en este espacio ya se hacían eventos, como la Fiesta de la música o los cocteles de las exposiciones, ahora decidieron remodelarlo y nombrarlo oficialmente Terraza de la Cineteca. Un lugar al aire libre, techado y con piso, mesas y sillas de madera.

La Terraza de la Cineteca abre de jueves a domingo, la entrada es libre y ofrece diversas propuestas musicales, desde una banda de rock brasileña, hasta DJs y jazz. En la barra hay cervezas nacionales, artesanales y vino. La comida cuenta con precios bastante accesibles y es muy buena opción para empezar la fiesta antes de medianoche.

 

 Terraza de la Cineteca

¿Dónde? Avenida México Coyoacán 389, Xoco, CDMX.

¿Cuándo? Jueves a domingo de 17:00 a 23:00 hrs.

Entrada libre

Web // Facebook // Twitter // Instagram

Le Tachinomi Desu, un bar con una tradición japonesa única
MXCity
La tradición del Tachinomi exige un espacio sin adornos y cerca de zonas industriales, al que se acude después del trabajo. El estilo Tachinomi se ha popularizado y sofisticado en las grandes ciudades, que la diversidad de bares es impresionante.

De pie ante el sake y las delicias del chef.

 

Se les llama Tachinomi a las barras de pie japonesas donde uno está, literalmente, parado bebiendo. La tradición de los tachinomi era estar de pie, porque en aquellos lugares asistían los asalariados a tomar un trago rápido, acompañado de bocadillo o sándwich antes de llegar a casa; peo el estrés después de las labores, y la popularidad de estos lugares en casi todo el mundo, ha hecho que estos sitios encuentren una clientela más amplia.

Los Tachinomi son establecimientos pequeños, amigables y acogedores con los recién llegados. Una de las características más importante del Tachinomi, es que son fáciles de encontrar ya que suelen estar en lugares de tránsito para muchas personas. En estos sitios es común resguardarse en un espacio pequeño del bar, pedir  una cerveza y quizá leer el menú de pie. La falta de asientos hace que la mayoría de los huéspedes se detengan a tomar unos tragos y pedir un platilla rápido para  seguir su camino a casa.

El Tachinomi Desu sigue la costumbre del Tachinomi de la tradición japonesa, pero en el corazón de la CDMX. Es lugar donde caben alrededor de 18 personas con dos barras donde estás de pie, mientras el mesero te da pruebas de bebidas japonesas, como sake, whisky y vino natural. Eliges el tipo de bebida que prefieras, y si no eres alérgico a algún tipo de alimento o si no toleras alguna comida, el chef decidirá tus tres tiempos de comida marinada con tu bebida.

El Tachinomi Desu hace que sus asistentes estén abiertos a las opciones ya que el chef decide tu comida, a cambio de un servicio de atención personalizada. Este after work se especializa en sake, cervezas japonesas artesanales y vinos, además de su menú asiático, donde puedes apreciar la preparación de la comida si estás en frente de la barra. La barra más completa en México de whisky japonés, sake y vinos naturales, biodinámicos y naranjas, la tiene este bar diminuto y perfecto en la colonia Cuauhtémoc.

Norman Perez se encuentra detrás de la barra, y el chef Sergio Martínez, es el depositario de la confianza del menú: omakase onegaishimasu; algo así como, “Usted (chef) elija por mí el menú,  hágame el favor”. Este gesto tradicional, da autoridad al chef para preparar lo que él desee al precio que él mismo estipula. A cambio de la petición “omakase“, el cliente recibe alimentos de alta calidad, el pescado más fresco y la mejor presentación.

Los vinos que se ofrecen, siguiendo la tradición japonesa, son vinos un poco “raros” pero frescos que se prueban en la misma copa, porque ningún sabor se arruina o se contrapone con otro sabor.  El vino biodinámico es de lo más inusual, y es una mezcla entre plantas y hierbas. Por eso en el viñedo se plantan hierbas sanadoras como valeriana, ortiga, diente de león o manzanilla junto a la vid. Y se realiza una composta con cuernos de vaca.

Tienen también una buena dotación de vino naranja, especialidad de la casa y el primero de su tipo en México: Vena Cava con un sabor entre toronjas y tierra pero es seco y delicioso. Además de los sabores increíbles del vino y los platillos, se puede escuchar exquisito blues clásico y jazz: los únicos géneros en su playlist.

Le Tachinomi Desu es un lugar nocturno y permanecía cerrado por las mañanas, así que se decidió aprovechar para darle cabida a Enomoto Coffee un lugar que pertenece al grupo Edo Kobayashi, el fundador del grupo homónimo que desarrolló Rokai, un lugar cuyo concepto es el de café y sándwiches basados en el Kissaten –casas de té, café y sándwiches que existieron en la era Showa de Japón, un periodo de la historia japonesa correspondiente al reinado del emperador Shōwa que abarca desde el 25 de diciembre de 1926 al 7 de enero de 1989.

La idea del Grupo Edo Kobayashi es hacer contrapeso a la tropicalización extrema a la que estaban llegando los restaurantes japoneses en la ciudad y apostar por lugares especializados al que pertenece Le Tachinomi Desu le anteceden un izakaya (Rokai), un ramen (Rokai Ramen), un yakitori (Hiyoko) y un restaurante de sushi (Kyo).

Le Tachinomi Desu

¿Dónde? Río Pánuco 130, Col. Cuauhtémoc       

¿Cuándo? Lun. a sáb., de 19:00 a 02:00

¿Cuánto? $ 500 – $ 700

Web // Facebook // Instagram

Tel. 5207 0386