del-toro-1
MXCity

La CDMX quiere convertirse en el mayor tianguis de turismo cultural del mundo
MXCity
Los detalles del “tianguis turístico” que busca que los visitantes se lleven experiencias en las calles y barrios de la CDMX.

El Turismo en el barrio en la CDMX, busca tener acceso a los barrios de la ciudad.

 

El turismo en todo México registró un ingreso de 21 millones de dólares en 2017, año en que se registró un récord de visitantes al país. El turismo está entre las tres principales fuentes de ingresos del país, junto a las remesas de connacionacionales que viven en el exterior y los montos que se cosechan de la inversión extranjera directa.

Pero el turismo no sólo consiste en visitar museos, galerías o la arquitectura clásica de una ciudad, el turismo también se trata de habitar las calles y vivir los barrios. Con esta idea se espera transformar el oriente de la CDMX en un espacio atractivo para visitantes nacionales y extranjeros, de la mano de la cultura, es uno de los principales retos del próximo secretario de Turismo capitalino Carlos Mackinlay.

 

 

Es por esta razón que el gobierno de la Ciudad dio a conocer su intención de ampliar el centro turístico, concentrado en el cuadro de la ciudad, a Iztapalapa e Iztacalco. Ante el empobrecimiento económico sostenido de los habitantes de la capital del país, el gobierno encabezado por Claudia Sheinbaum ha decidido apostar por el turismo de barrio para fomentar la reconversión de los vecinos a esta actividad económica.

Este programa es ambicioso y aspira a revitalizar la zona del oriente de la ciudad, a través de transformaciones en varios hitos urbanos y hacer que los habitantes de estas demarcaciones puedan abrir las puertas de su casa y hospedar a los turistas, lo cual ayudaría  a disminuir la delincuencia.

 

 

 

Se buscará la creación de micro y pequeñas empresas hoteleras y de comida con el uso de suelo y se pueda desarrollar de mejor manera el crecimiento turístico en toda la CDMX. Adiciona a ello, se reunió con los alcaldes de Iztacalco, Armando Quintero y Carla Brugada de Iztapalapa a quienes señaló que otro de los propósitos es convertir a ambos territorios en polos turísticos y buscar que para el 2020 o 2022, lograr que la Ciudad de México sea la sede del tianguis turístico de la República Mexicana.

Iztacalco es la alcaldía más pequeña en cuanto a territorio de la CDMX y continúa con el rescate de una de las Ermitas históricas de la ciudad y parques públicas, pues estas, fueron tomadas hace un tiempo por indigentes. Pero con el rescate de los espacios públicos, se busca contrarrestar las pérdidas de productividad que ha tenido el pueblo mexicano en los últimos años, y con esto se espera el crecimiento económico y turístico de la Ciudad de México.

 

 

 

Aunque en Iztapalapa no hay un atractivo tangible, existe una multitud de experiencias relacionadas con cine, clubes de lectura, gastronomía, talleres de arte, todas susceptibles de ser atractivos turísticos sin romper su originalidad ni estructura. Es la alcaldía más densamente poblada de la ciudad, una zona habitada desde la época precolombina que años ha experimentado un fuerte incremento en la criminalidad e inseguridad de muchos de sus barrios.

En esta alcaldía se encuentra la Central de Abastos que vive su traqueteo constante de cargas y descargas en su papel de distribuidora de los alimentos que se consumen en buena parte de la ciudad, podría transformarse en un centro para congresos. El mercado de la Nueva Viga, que hoy se especializa en la distribución de mariscos y productos del mar, puede ser un nuevo corredor gastronómico. El antiguo Convento de Culhuacán será uno de los puntos del recorrido turístico religioso, que continuará hacia el Cerro de la Estrella, donde cada Semana Santa se celebra la Pasión de Cristo.

 

 

 

Para llevar a cabo este plan, las secretarías de Cultura local y federal empatarán estrategias y trabajar de manera conjunta para desarrollar programas con base en las experiencias de cada una. A esto se le suma un plan de trabajo con Alfonso Suárez del Real, titular secretario de Cultura capitalino para la creación de experiencias conjuntas, promoción y capacidad de actuación en las demarcaciones.

Todo ello tiene como fin abarcar todos los atractivos turísticos culturales de la ciudad, la diversidad de atractivos relacionados a la cultura y con algo en lo que a veces no pensamos los que vivimos en la urbe: la calidez de los habitantes en la recepción del turista. Asimismo se espera que los turistas cuenten con otra variedad de precios de bienes y servicios, para albergar a personas con ingresos altos, medianos o austeros y a todos se les recibe con calidez.

 

 

 

El programa Turismo en tu casa consiste en adecuar alojamientos turísticos en viviendas particulares y brindar comida y/o servicio de taxi, e incluso de visitas guiadas u otros servicios turísticos que pueden ofrecerse en hogares de las delegaciones Iztapalapa, Venustiano Carranza e Iztacalco, donde no existe mucha oferta de hospedaje.

De este modo, un turista podrá visitar los sitios tradicionales del cuadro de la ciudad, y al mismo tiempo tener  la experiencia de ver cómo se vive la ciudad en las colonias, desayunar en una casa, conocer los márgenes de la ciudad y cenar en el barrio. Ello, se piensa, fortalecerá el sentido de pertenencia a una comunidad y el orgullo.

Brutalismo en la Ciudad de México, 10 formidables edificios
MXCity
Estos edificios brutalistas son cuerpos que invaden bosques y zonas urbanas integrándose bien al terreno que los rodea y creando diversas atmósferas en la ciudad.

El Brutalismo arquitectónico es uno de los sellos distintivos de nuestra Ciudad.

 

La arquitectura brutalista no puede pasar desapercibida, ya que es difícil esconder gigantes de concreto u otros materiales que dan la impresión de estar detenidas en la idea de un futuro distópico imaginado en el pasado. Cada uno de los elementos que los conforman están hechos con materia en su forma más pura, no es casualidad que la palabra brutalismo venga del término en francés béton brut que literalmente significa “concreto crudo”.

El brutalismo es, en efecto, una estética donde nada quiere ser más de lo que es, y nada lo es. El concreto es concreto, el ladrillo es ladrillo, la piedra es la piedra, y hay una belleza honesta en eso. Hoy en día, la discusión sobre los valores estéticos de la arquitectura brutalista está de nuevo sobre la mesa. 

 

 

Este estilo es derivado del movimiento moderno que tuvo su auge en México entre los 60 y los 80, cuyo rasgo característico es el acabado “en bruto” de los materiales de la obra. Algunos reconocidos arquitectos, como Teodoro González León, Orso Núñez Ruiz-Velasco, Pedro Ramírez Vázquez y Abraham Zabludovsky, fueron promotores de esa arquitectura institucional.

La Ciudad de México es un escaparate de edificios brutalistas, que tuvieron poco éxito entre la población, pero que hoy en día son una afortunada sorpresa urbana que le pone pausa a lo cotidiano y te da un momento para ver hacia arriba y pensar que en esta ciudad basta tener los ojos abiertos para maravillarte. A continuación una lista de los edificios brutalistas más hermosos de la capital:

 

El Auditorio Nacional

Av. Paseo de la Reforma 50, Miguel Hidalgo.

 

 

Su construcción se concluyó en 1953 y en 1989 fue cerrado al público para su remodelación integral, hecha por los arquitectos Abraham Zabludovsky y Teodoro González de León.  El edificio fue ampliado en su capacidad, se le revistió su fachada tratada con martelina (sello de las obras de ambos arquitectos), se mejoraron instalaciones en general y fue provisto de mejoras acústicas​ y equipo escénico. Al finalizar la remodelación, quedó como un recinto de excelencia internacional, tanto para los artistas como para el público.

 

Centro Cultural Universitario

Insurgentes Sur 3000, Col. Universidad Nacional Autónoma de México, Coyoacán.

 

 

Enclavado en la reserva ecológica del pedregal de Santo Domingo, al sur de Ciudad Universitaria, se encuentra este conjunto arquitectónico diseñado por Orso Núñez Ruiz-Velasco y Arcadio Artis Espriu. Está integrada por varias salas, una Biblioteca y Hemeroteca y el Centro de Estudios sobre la Universidad. Núñez decidió utilizar el concreto en sus elementos estructurales y en las superficies de fachada, explorando la plasticidad de los edificios, además de propiciar variaciones tonales en fachadas, columnas y pisos a través de los agregados, como la huella que imprime la cimbra en el concreto y el efecto de la luz solar sobre los volúmenes.

 

El Colegio de México

Carr. Picacho-Ajusco 20, Fuentes del Pedregal.

 

 

Este edificio es fiel representante de la arquitectura brutalista mexicana de los años setenta, que ha sido sede de uno de los centros de educación de posgrado de mayor tradición en México. Se trata de una topografía sumamente irregular por tratarse de las faldas del cerro del Ajusco -cubiertas miles de años atrás por la lava del Xitle– y con esta premisa, los arquitectos buscaron la forma de adaptarse al terreno.

 

Embajada de Japón en México

Paseo de la Reforma 243, Torre Mapfre, Piso 9, Cuauhtémoc.

 

 

En este proyecto participaron dos maestros importantes del estilo moderno internacional, el arquitecto japonés, ganador del premio Pritzker, Kenzo Tange y el célebre arquitecto mexicano, Pedro Ramírez Vázquez. Esta colaboración también contó con la presencia del mexicano Rosen Morrison y logró mostrar la dignidad de la cultura oriental en el occidente. La Embajada de Japón en México fue construida en 1976, es una muestra de la concepción de proyectos conjuntos que lograron reunir a dos culturas tan diferentes y al mismo tiempo tan representativas de la arquitectura moderna.

 

Museo Universitario de Arte Contemporáneo

Insurgentes 3000, C.U., 04510 Ciudad de México.

 

 

El terreno donde se construyó el museo era un estacionamiento, de modo que el proyecto arquitectónico a cargo del arquitecto mexicano Teodoro González de León, en colaboración con un equipo interdisciplinario, cuyo edificio suma un total de 13,947 metros cuadrados de construcción en dos niveles, de los cuales 3,300 constituyen los espacios de exhibición.1 Éste fue reubicado al sótano, debajo de una nueva plaza principal que sirve como vestíbulo para todo el Centro Cultural. En esta plaza se reubicó La Espiga, escultura de Rufino Tamayo.

 

Museo Rufino Tamayo

Av. Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec, Bosque de Chapultepec I Secc.

 

 

El diseño comenzó en 1972  y la construcción hasta 1979, dando como resultado un edificio que hizo merecedores al Premio Nacional de Ciencias y Artes, en el rubro “Bellas Artes”, a los arquitectos mexicanos Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky. Considerado como uno de los pocos ejemplos en México de arquitectura contemporánea destinada desde su proyecto original a la labor museística, el edificio se incorpora armónicamente al entorno gracias a su forma piramidal, lo que remite a la herencia arquitectónica prehispánica.

 

Casa Taller de Agustín Hernández

Bosque de Acacias 61, Bosque de las Lomas.

 

 

El taller y hogar de Agustín Hernández fue diseñado por él mismo el año 1975, en una zona boscosa del lugar escondido entre los árboles. Como si flotara sobre este barranco de 40 metros de altura, aparece esta inusual y monumental composición, que juega con la geometría y la gravedad, conformándose como una de las obras más importantes de este renombrado arquitecto mexicano; el lugar y la escultura donde el arquitecto vive, trabaja, observa y descansa.

 

Palma 555

Paseo de Las Palmas 555, Lomas de Chapultepec, Miguel Hidalgo.

 

 

Palmas 555 es un edificio que resalta en el paisaje urbano de la Ciudad de México por su especial volumetría y diseño innovador. Este edificio de uso corporativo fue diseñado y construido por Juan Sordo Madaleno junto con José Adolfo Wiechers y el José Ignacio de Abiega como Arquitectos Asociados en 1975.

 

Palacio de Justicia Federal

Niños Heroes 132, Doctores, Cuauhtémoc.

 

 

El Palacio de la Justicia es una magnífica fábrica creada por Juan Sordo Madaleno y José Adolfo Wiechers con la calidad emblemática y expresa material y conceptualmente el ágora ciudadana. La columnata o peristilio rectangular evoca quizás los espacios públicos de la polis, subrayando el lugar superior de la sede de los juzgadores. Rectilínea y poderosa alude a los pórticos marmóreos de la Hélade.

 

Torre Arcos Bosques Corporativo (Torre ‘El pantalón’)

Paseo de los Tamarindos No. 400 A, Bosques de las Lomas, Cuajimalpa.

 

 

Este edificio fue obra de González de León con José Francisco Serrano y Carlos Tejeda. Cuando concluyó su construcción, era el cuarto edificio más alto de la Ciudad de México y por su forma se convirtió en un icono de Bosques de las Lomas. Forma parte de la innovación arquitectónica que vivió esa parte de la Ciudad de México, a partir de que, el 28 de agosto de 1980, el gobierno local autorizó la construcción de edificios de más de 161 metros de altura en la sección XVII de Bosques de las Lomas.

Parrilla Paraíso, un jardín con los sabores de Latinoamérica al sur de la ciudad
MXCity
Este restaurante tiene mesas al aire libre, un jardín hermoso y deliciosa comida uruguaya y mexicana en Santa Úrsula Xitla.

Parrilla Paraíso, es un encantadora terraza al sur de la ciudad.

 

Parrilla Paraíso tiene un menú clásico de parrilla uruguaya pero aumentado, por Edgar Delgado, chef de la parrilla, y Rodrigo Puchet, administrador del restaurante. Sirven chorizo bombón, morcilla o  asado de tira, pero acompañado de comida para todos los gustos; además de muchas opciones de ensaladas, como la ensalada con caché y pulpo en adobo.

Este restaurante surge con la idea de que en la ciudad hacen falta jardines, así que abrieron este hermoso lugar para todo mundo, incluyendo a tus mascotas que puedes correr libres por el patio. Parrilla Paraíso está en Santa Úrsula y tiene mucho de verdad, es un jardín amplio con mesas dispuestas a los lados por si alguien quiere tomar el sol mientras come o bebe un cóctel con sus amigos.

 

 

 

Hay que probar los pescados cocinados al carbón ya que producen una costra con un suave sabor a humo que es exquisito. La totoaba, un pez de criadero que es muy especial, pero que en vida silvestre está peligro de extinción así que es difícil conseguirlo en otros lugares.  No te preocupes por el ruido de avenida Insurgentes, este lugar transforma su entorno en medio de flores y luces, ideal para visitarse de noche con los amigos o la pareja y pedir una cerveza artesanal.

En este restaurante se tiene un gran respeto hacia la composición natural de los ingredientes, por eso la parrilla es especial, pero no se trata solo de carne asada al carbón. También hay una rica selección de verduras de todo tipo pizzas, ensaladas o pesca del día. Y los panaderos producen todo el pan que se consume en el restaurante, así como  la mayonesa, catsup y el chimichurri que también son caseros.

 

 

 

 

Este jardín tiene un ambiente familiar, y cuenta con un menú infantil con cecina a la plancha, pasta a la mantequilla y pechuga de pollo. También hay un lugar especial en el restaurante para todas las personas que deseen comer a un lado de su mascota puedan hacerlo sin ningún problema.

La carta de cervezas te hará encontrar desde las más comunes hasta las más inusuales, el fuerte son las artesanales originarias de la Ciudad de México; por ejemplo la monstruo de agua que ofrece cervezas híbridas: una denotación que se les da porque la fermentación se hace a través de una combinación de frutas, cereales, mieles y plantas. El mapa cervecero que te indica de dónde provino tu bebida.

 

 

 

 

Este restaurante mezcla lo rústico con lo natural y fresco, el fondant de dulce de tapioca será tu mejor manera de cerrar la comida. Resulta una combinación de grandes texturas con el helado contrarrestado a lo azucaroso del dulce de leche.

También hay vinos de México, Argentina y Uruguay, además de etiquetas de cerveza artesanal 100%, y cocteles coquetos nombrados como algunos de los lugares tropicales más bellos el país: Zipolite (vino blanco, y piña asada al carbón), Tulum (vino blanco, cardamomo y toronja), Las Coloradas (vino rosado y frutos rojos), Marieta (cebada malteada, lúpulo, cedrón y vino tinto) y Guayabitos (vino blanco, durazno y tónica).

 

 

 

 

Parrilla Paraíso

Dónde: Santa Úrsula 34, Santa Úrsula Xitla, Tlalpan.

Cuándo: Lun-miér de 13:30 a 23:00; jue-sáb de 13:30 a 00:00; dom de 13:30 a 20:00

Cuándo: $200-$500

Facebook // Instagram

Laberintos de México, la preciosa Hacienda Santa María la Regla (FOTOS)
MXCity
Hacienda Santa María la Regla, la más portentosa de las haciendas productoras de plata a mediados del siglo XVIII, una de las construcciones que impulsaron la creación de la población de Huasca de Ocampo.

¿Cómo transcurría la vida en una hacienda de beneficio del siglo XVIII? La hacienda Santa María la Regla ha sido testigo de miles de historias.

 

La hacienda de Santa María Regla; esta edificación del siglo XVIII que fuera la residencia del conde de Regla, Pedro Romero de Terreros. Se localiza en Santa María Regla, 4 km al noreste de la localidad de Huasca de Ocampo en el municipio homónimo, dentro del estado de Hidalgo en México.

Una impresionante construcción con túneles, bóvedas, puentes, calabozos, molinos, hornos e inimaginables rincones en ruinas, que nos acercan un poco a la vida que pudieron haber llevado aquellos que lo construyeron, trabajaron e incluso, murieron en este espacio.

Construida en el nacimiento de una gran barranca, es considerada una de las construcciones más impresionantes realizadas por el hombre durante el siglo XVIII, escoltada por los Prismas Basálticos, una de las 13 maravillas naturales de México, a sólo 1 kilómetro de distancia.

 

 

 

 

En el siglo XVIII, la visión de Pedro Romero de Terreros, hizo resurgir el mineral de Real del Monte, al encontrar nuevas y ricas vetas que dieron a Pachuca un auge extraordinario.2​

Al parecer fue la primera hacienda de beneficio de plata que existió en la región y también funcionó como destilería de aguardiente.

 

 

 

 

 

La población de Huasca de Ocampo fue fundada entre los años 1760 y 1780 por Pedro Romero de Terreros, nombrado Conde de Regla por la corona española, que construyó las haciendas de San Miguel Regla, San Francisco Javier, San Antonio Regla y Santa María Regla, donde se beneficiaba el oro y la plata; nace como distrito el 16 de enero de 1869 y como municipio en 1870.

Los alrededores de la zona de la Regla era uno de los parajes mineros más importantes del siglo XIX. El barón alemán Alexander von Humboldt, que visitó la zona quedó impresionado por los Prismas basálticos de Santa María Regla y las dibujó a lápiz en 1803, dibujos que se muestran en el Museo Británico en Londres.4​

Los pintores Johann Moritz Rugendas y François Mathurin Adalbetr, estuvieron en México entre 1831 y 1834 pintando los prismas basálticos en 1832 y distintos lugares del estado de Hidalgo.

 

 

 

 

 

 

En 1855, Eugenio Landesio fue contratado por la Academia de San Carlos de las Nobles Artes para dar el taller de paisajismo en la institución. Permaneció 22 años en México y viajó a diferentes partes del país. En una exposición para la academia exhibió su óleo Patio de la Hacienda de Regla. La obra era parte del conjunto de diez paisajes que pintó para Nicanor Béistigui, acaudalado comerciante y socio de la Compañía Real del Monte.

Su fundación se remite al año de 1760, cuando uno de los hombres más ricos de su época, Pedro Romero de Terreros, también conocido como el Conde de Regla (fundador del Monte de Piedad), ordenó la construcción de cuatro haciendas: San Miguel Regla, San Antonio Regla, Santa María Regla y la extinta Francisco Javier, las cuales formaron un sistema, que en tiempos del virreinato produjeron la cantidad más impresionante de plata en el mundo, basado en gran medida en la explotación de sus trabajadores.

 

 

 

 

 

La hacienda se dedicó a fundir oro y plata proveniente de las minas de Real del Monte, aún después de que los ingleses se apropiaran de ella y emprendieran una transformación radical en el proceso de fundición, con la modernización de los hornos en el año de 1854.

Para visitarla te recomendamos tomar el tiempo suficiente para descubrir los secretos de cada rincón, como lo son las mazmorras en donde se encerraba a los enfermos de viruela y sarampión para esperar su destino final.

Sus impresionantes túneles secretos, que según las versiones de los guías, servían para la transportación de plata y oro.

Su tenebroso puente, protagonista de su mayor leyenda; aquella que cuenta la trágica historia de la hija menor de Terreros, quien se dice, cayó enamorada del capataz de la hacienda, siendo del total desagradó de su padre, quien decidió decapitarla y mandar descuartizar al capataz por tal desacato. Hay quien asegura que sus presencias siguen rondando la majestuosa construcción.

 

 

 

 

 

La propiedad ha servido de set de diversas películas cómo la Máscara del zorro y Conan el Bárbaro, así como la serie El hotel de los secretos y múltiples videos musicales.

La hacienda conserva gran parte de sus patios. La hacienda fue transformada en un hotel rústico de estilo colonial con 51 habitaciones, y cuenta con: capilla, jardín con capacidad hasta para 600 personas, presa artificial, salones de eventos y ofrece sus espacios para todo tipo eventos.

 

 

 

 

 

Hacienda Santa María La Regla

Dirección: Hacienda Santa Maria Regla s/n, Huasca de Ocampo, Hidalgo

Alrededores: *Hacienda Santa María Regla está en el Pueblo Mágico de Huasca de Ocampo. *Esta propiedad está a unos 38 km de Pachuca. *A 22 km de Mineral del Monte. *A pocos metros de los Prismas Basálticos. *A 6 km del Museo de los Duendes. *A 4 km del Bosque de las Truchas. *A 4 km de la Presa San Antonio Regla. *A 115 minutos del aeropuerto de la Ciudad de México.

Horarios: Lunes a sábado 9 am a 9 pm

Teléfono: (55) 5938 4869

Informes: informes@haciendasantamariaregla.com

Web