candidatos
MXCity

candidatos

Kingo Nonaka, el samurai que curó a Francisco I. Madero en la revolución mexicana
MXCity
Kingo Nonaka fue campesino, buzo, médico, combatiente en la Revolución mexicana, criminólogo, y documentalista de la vida cotidiana y cultural de la grandiosa ciudad de Tijuana.

Kingo Nonaka el samurai que combatió al mando del general Pancho Villa.

Kingo Nonaka nació en la Fukuoka en 1889. Como adolescente japonés fue campesino y buzo, hasta que​ emigró a México a los 17 años, acompañado por un hermano mayor y un tío viviendo en una plantación de café en Chiapas.​ Siguiendo las vías del tren, Nonaka viaja para encontrarse con el sueño americano, llegando a Ciudad Juárez donde fue adoptado por una mujer, Bibiana Cardón, quién lo mantuvo, le dio educación y lo bautizó con el nombre cristiano de José Genaro.

Gracias a la familia Cardón, Nonaka aprendió enfermería en un hospital cercano y adquirió una licencia para trabajar en el país. En marzo de 1911, Kingo tomó unas vacaciones en Casas Grandes, muy cerca de donde el líder revolucionario Francisco I. Madero pensaba un ataque contra el coronel Agustín Valdés, mismo que fue repelido el grado de que los revolucionarios tuvieron que segregarse al oeste y el sur. En dicha batalla Madero resultó herido en un brazo, y debido a la profesión y reputación de Nonaka fue llamado para curar la herida de Madero.

De este evento revolucionaria Kingo fue reclutado como enfermero en la sección de sanidad del grupo maderista. Desde 1913 hasta 1916 participó en el batallón de salud al lado del general Francisco Villa, época en la cual recorrió el norte del país luchando al lado del “Centauro del Norte,” con quien compartió muchas anécdotas, que años después serían documentadas por su hijo, Genaro Nonaka en el libro “Kingo Nonaka, Andanzas Revolucionarias”.

Nonaka participó en 14 operaciones de combate durante la Revolución: dos con las fuerzas de Francisco I. Madero y 12 con la División del Norte comandada por Pancho Villa. Logró el rango de Capitán en el Batallón de Sanidad de la División del Norte. Cuando conoció a Pancho Villa y participó en las batallas de Chihuahua, Ojinaga, San Pedro de las Colonias, Paredón, Torreón y Zacatecas, entre 1913 y 1914.

En 1915 el capitán Kingo Nonaka, deja la sección sanitaria de la División del Norte y regresa a Ciudad Juárez a trabajar en el Hospital Civil. Ahí conoció a la enfermera Petra García Ortega, con quien contraería matrimonio y procrearía cinco hijos: María, Uriel, Virginia, José y Genaro. En 1919 renuncia al hospital y para 1921 se traslada a Baja California, más tarde a en Mexicali y Ensenada, pero es en Tijuana en donde se quedó a vivir en compañía de su familia.

Ya finalizada la revolución en 1921, Kingo Nonaka se vuelve integrante del cuerpo de Policía de Tijuana. Toma su cámara Graflex y se dedica a la fotografía haciendo un papel impecable. Las autoridades de la Delegación de Gobierno de Tijuana lo contrataron para que tomara fotografías a los reos y presos que se localizaban en la cárcel pública, siendo así fundador del Departamento de Identificación de la Comandancia de Policía de Tijuana. Con el fin de mejorar su condición como policía y fotógrafo, estudió por correspondencia un diplomado en “Fotografía, Dactiloscopía, Criminología y Grafología”, por el Institute of Applied Science, de Chicago, Illinois, Estado Unidos, del que se graduó en 1933.

No obstante fueron miles de imágenes con las Nonaka retrató la Tijuana de los 20´s y principios de los 40´s, donde se revela una ciudad lejos del turismo y enfocada en la vida cotidiana, los eventos culturales, cívicos y deportivos. Mostró los cambios que Tijuana experimentó al pasar de una ciudad pequeña a una gran ciudad. Por esta actividad Kingo es conocido como “El Casasola de Tijuana”; sus fotografías se han convertido en piezas fundamentales para entender la época de la Tijuana de ese tiempo y han dejado una huella imborrable en la historia de la ciudad. Nonaka tuvo un gran acervo fotográfico y donó más de 300 fotografías al Archivo Histórico y la Sociedad de Historia de Tijuana.

A raíz de tensiones durante la Segunda Guerra Mundial, Nonaka y otros mexicanos japoneses que vivían en el Noroeste de México fueron forzados a cambiarse a la Ciudad de México por órdenes del Presidente Lázaro Cárdenas del Río. Radicando en la capital, se une a Ignacio Chávez y a un grupo de ciudadanos, quienes fundan el Instituto Nacional de Cardiología. En 1967 el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz lo reconoce como veterano de la Revolución Mexicana y le otorga la condecoración al mérito revolucionario.

Después de una larga vida llena de aventura e increíbles anécdotas, fallece en la Ciudad de México el 8 de octubre de 1977 a la edad de 88 años. Fue sepultado en el Panteón Jardín, Ciudad de México.

Razones para no perderte La Guelaguetza en Iztapalapa
Viviana Cohen
Este fin de semana los capitalinos podremos atestiguar una de las tradiciones más antiguas y fascinantes del sur de México.
guelaguetza

Iztapalapa se llenará de comidas, danzas y artesanías…

 

Decir que Oaxaca es un sitio bonito, no es hacerle justicia a la enorme riqueza cultural, arquitectónica, gastronómica y natural que tiene este lugar ubicado al sur de la República Mexicana. Y es que este estado lo tiene todo: playas delirantes, pirámides inmensas, un montón de especies endémicas, muchos tipos de mole y por supuesto uno de los eventos más importantes del país.  

Hablamos de La Guelaguetza; un acontecimiento que es para los mexicanos. Una fiesta popular hecha para que los 540 municipios que componen Oaxaca le presenten al mundo su legado cultural a través de danzas folklóricas, de degustaciones gastronómicas, de música típica y de coloridos desfiles textiles.

La Guelaguetza

Desde hace cientos años, esta festividad se ha transmitido exitosamente de generación en generación. Quizá por eso el evento es una de las expresiones culturales más arraigadas e importantes que hay en esta nación. Quizá por eso, La Guelaguetza es para muchos pueblos a un ritual religioso hecho para despertar el interés de las fabulosas deidades indígenas.

El origen de este fenómeno cultural se remonta al lejano pasado prehispánico de la región. Según los expertos, el entrañable recital de danza se empezó a practicar para rendirle honores a Centéotl o dios del maíz; uno de los más importantes en la cosmología indígena. Después, con la llegada de los españoles, el baile continuó sólo que ahora era para adorar a la Virgen del Carmen.

La Guelaguetza

Y aunque todos los años La Guelaguetza se celebra las primeras semanas de julio en la capital oaxaqueña, en 2018 la fiesta se adelantó unos meses y momentáneamente cambió de sede. Ahora estará, por tiempo limitado y para el placer de todos los capitalinos, en la Macro Plaza Cuitláhuac, ahí en el corazón de la Delegación de Iztapalapa.

Este maravilloso festival se llevará a cabo hasta el 27 de mayo, y le dará la oportunidad a los visitantes de comprar ropa y artesanía en alguno de los 50 puestitos oaxaqueños instalados para la ocasión. Pero además de objetos, los visitantes podrán disfrutar toda clase de delicias de la región: queso, tlayudas, pan de yema, mezcal y hasta una nieve para apaciguar el calor.

La Guelaguetza

Por otro lado, se han organizado una serie de actividades culturales gratuitas. El domingo, por ejemplo, se presentarán algunas de las danzas típicas más importantes del sur de México. También habrán: conciertos, desfiles de moda y muchos pies moviéndose al ritmo de nuestra historia.

La Guelaguetza

La Guelaguetza

¿Dónde? Macro Plaza Cuitláhuac

Dirección: Macroplaza Cuitláhuac S/N, Iztapalapa.

¿Cuándo? hasta el 27 de mayo

Una mágica colección de GIFs surrealistas de Leonora Carrington
Viviana Cohen
14 asombrosas postales para ver en movimiento la obra de la pintora inglesa más querida de México.
Leonora

“Yo no inventé el mundo que pinto, él me inventó a mí” Leonora Carrington

 

No todos somos iguales, algunos cuantos nacen con poderes extraordinarios. Dones inadvertidos que se hilvanan con los años, y que pueden transformar la forma en la que las personas perciben el mundo. Esos seres que, sin saber por qué, trastocan lo ordinario y lo convierten extraordinario

Tal es el caso de Leonora Carrington y todas las vidas que tuvo. Leonora, la niña aristócrata que nació al norte de Inglaterra que nunca encajó. Leonora, la joven surrealista que se enamoró de Max Ernst y terminó en un psiquiátrico escapando de sí misma. Leonora, la extranjera que un día del siglo XX llegó con sus maletas a la CDMX y nunca se volvió a ir porque aquí pudo expresar sus fantasías sin que nadie le pusiera un límite.

La vida se pasó más rápido que un chasquido de dedos, pero Carrington logró lo que pocos; ser una artista completa. Una escultora, escritora y pintora que dejó para la eternidad una colección de creaturas míticas que se refugian en sus lienzos: aves, cerdos, caballos, vacas, patos, gansos, mandriles y humanos alargados tan ligeros que pueden flotar entre los aires y que fueron parte de los primeros años de su vida.

leonora

Leonora tuvo la facultad de expresar con sus propias manos el universo onírico que aparecía frente a ella siempre que cerraba los ojos. Su imaginación siempre estuvo desenfrenada. Volaba con la intensidad de un águila que no se detuvo jamás a oler las margaritas. No se paró ni siquiera en 2011 cuando la muerte se llevó el cuerpo rebelde de Carrington.

Afortunadamente, su fallecimiento fue solo físico, porque el espíritu surrealista Leonora Carrington es simplemente inmortal. Deambula en las calles de la CMDX, es la obsesión de los que saben de arte, es el homenaje que está presentando el Museo de Arte Moderno y es el protagonista de un grupo de GIF hechos por la iniciativa Maizz Visual.

Se trata de 14 animaciones digitales que, a través de un trabajo muy minucioso, dan una vida inédita a algunos de los dibujos más emblemáticos de la obra de Carrington. Estos cuadros tienden un magnífico puente entre la forma en la apreciamos el arte y la tecnología.

leonora

Hay que destacar que estas postales con movimiento fueron parte del homenaje nacional que se le rindió a Leonora a propósito del primer centenario de su nacimiento en el 2017. Sin embargo, el proyecto comenzó a gestarse desde el 2013 y cada tanto se agregan más GIF para el placer de los entusiastas del arte.

Y como una imagen habla más de mil palabras aquí les presentamos esta magnífica colección de las obras de arte que hizo un ser humano que claramente tenía súper poderes.leonora

Gardela, la mejor comida italoargentina de la CDMX
Viviana Cohen
En Gardela cada bocado le permite a los capitalinos viajar a lugares inimaginables.
granela

Gardela, comida para entusiasmar al alma…

 

En una megalópolis con tantas ofertas gastronómicas como la Ciudad de México, de tanto en tanto se agradecen aquellas opciones que tienen el don de resignificar la experiencia de sentarse frente a un plato. Esos lugares en los que cada detalle está cuidado y en los que cada bocado es más bien una aventura inédita.

Tal es el caso de Gardela, una propuesta culinaria ubicada en el corazón de la colonia Roma que desde hace casi un año está revolucionando la manera en la que los capitalinos saboreamos las delicias más emblemáticas de Argentina e Italia; la carne, la pizza, las pastas y los vinos.

Para narrar todo lo que es este espacio, habría que empezar por el nombre. Según cuentan los dueños, Gardela nació como un homenaje a Carlos Gardel uno de los compositores y cantantes más legendarios del país más al sur de Latinoamérica. El singular topónimo define muy bien el espíritu apasionado que vive en cada rincón del restaurante.

Tendríamos que continuar con la decoración cálida y sencilla. Pisos de cemento pulido, mesas de madera, acabados en hierro, candelabros, entre modernos y antiguo,s que decoran el techo, cocina abierta, y sillas con mensajes alusivos al buen provecho de los comensales.

comida

Después viene la mejor parte de todo, la comida. Una suculenta colección de manjares italoargentinos que alagan el gusto más exigente. Aquí cada plato está preparado con ingredientes de primera calidad que vienen de México y de otros lugares del mundo, como por ejemplo los cortes de carne que se importan de Estados Unidos y son tan exquisitos que están exhibidos en un refrigerador abierto, como un museo.

comida

Sin duda cada platillo del menú es delicioso, pero quizá es recomendable empezar esta experiencia con un fresco carpaccio de res; un clásico del mediterráneo que le ofrece al paladar un magistral mezcla de: aceitunas, chile serrano, alcaparras, caña de flete y queso grana.  

comida

Por otro lado, aunque Gardela ha adquirido fama por sus magníficos cortes; es altamente aconsejable probar las pizzas o las pastas caseras que hay en la carta. Sobre todo: los sorrentinos rosas; seis benditas piezas rellenas de mozzarella y jamón fresco, y los poéticos ravioles de espinaca cocinados con aceite de trufa blanca, mantequilla francesa y la mejor ricota de la Ciudad de México.

comida

comida

No obstante de la enorme cantidad de delicias italianas que tiene Gardela, si se llega con antojo de algo más sustancioso no hay que dejar de probar el rib eye añejado con mantequilla de trufa. Se trata de un plato único, que por su sabor desafía todo lo que conocemos y sabemos de la carne.

comida

Finalmente, esta aventura gastronómica puede culminar con alguno de los postres de este restaurante. Con un flan de la casa, un soufflé de dulce de leche o incluso un rogel cordobés. Las opciones dulces son tan increíbles como las saladas.

En resumen, en Gardela la comida trasciende su propia condición y tiene el poder de convertirse en una obra de arte que no sólo se instala en el sentido del gusto sino que, como una buena melodía de tango, se queda en el corazón por siempre.

Gardela

¿Dónde? Av. Álvaro Obregón 31, Roma Norte. 

Facebook /Instagram /web

Teléfono:  55 75918812