muro
MXCity

muro

Hacienda Peña Pobre, un lugar en Tlalpan donde es posible presenciar el pasado
MXCity
Hacienda Peña Pobre: un hotel hermoso en el Bosque de Tlalpan que fue una fábrica de papel hace 300 años.

La Hacienda Peña Pobre es uno de los hoteles más exclusivos de la CDMX.

 

En medio del Bosque de Tlalpan hay un hotel boutique que antes era una fábrica de papel del hijo de Hernán Cortés. Se trata de Hacienda Peña Pobre, un hotel que alguna vez fuera fábrica de papel pero que hoy en día forma parte de la colección de Small Luxury Hotels of the World en la Ciudad de México.

Si observas con detenimiento el hotel encontrarás elementos de su arquitectura original y objetos que dan cuenta de la fábrica de papel que alguna vez albergaron sus techos y muros.

 

 

 

En este hotel el pasado se comunica con el presente y el arte se va diluyendo en diversas sensibilidades que mudan de década a década; muchos textos y testimonios escritos se borran, queman u olvidan, y el entorno se modifica según las necesidades de cada época, incluso del propio clima. La arquitectura conserva su funcionalidad y los propietarios no han cambiado el diseño original.

Hacienda Peña Pobre resguarda entre sus muros importantes testimonios y andanzas de sus primeros habitantes. Hernán Cortés tuvo un hijo con La Malinche que fue bautizado como Martín Cortés y reconocido por el marqués, pero trayendo consigo esa mezcla de sangre que representaba impureza para aquella época.

 

 

 

Martín Cortés, a pesar de su estigmatizado origen, se desenvolvió rápidamente en la sociedad del Virreinato de la Nueva España, adquiriendo propiedades en distintos puntos de la ciudad, incluyendo una hacienda en un lugar del sur conocido ahora como el Bosque de Tlalpan.  Dicha Hacienda funcionó como una fábrica de papel gracias el empleo de molinos papeleros, industria fundamental en el terreno de la evangelización ya que de ahí surgían los libros y documentos de divulgación para las comunidades indígenas.

La fortaleza de la industria papelera llevaría a la Hacienda a laborar durante varios siglos bajo el nombre de Fábricas de Papel Loreto y Peña Pobre hasta 1985. El cierre de la fábrica se presentó como una posible debacle para esta emblemática construcción, como muchas otras que comparten esta misma historia pero caen en el abandono hasta derrumbarse y convertirse en sólo polvo de lo que fueron.

 

 

 

Para evitar esta situación una empresa hotelera compró la antigua Hacienda y se dio a la tarea de renovarla hasta convertirla en un lujoso hotel, conservando sus elementos originales gracias a la labor del despacho Rafael Sama Arquitectos. Después de una renovación, vigilada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), hoy en día se trata de un espacio cultural protegido por esta organización, la Hacienda se convirtió, en 2010, en hotel  que mantiene la complicada simpleza de una estructura con cientos de años de historia.

Hoy en día se trata de un lujoso y relajante lugar que mezcla el carácter histórico de su sede con la modernidad y confort que ofrecen sus 18 habitaciones, instalaciones y servicios en general; donde los elementos de diseño contemporáneo se conjugan a la perfección con los tradicionales, alcanzando un balance único y ofreciendo un nivel de hospitalidad inusitado en la Ciudad de México.

 

 

 

Destaca por su atmósfera, la cual se complementa con la tranquilidad e intimidad que ofrecen los cuartos, teniendo un áreas exteriores e interiores siempre con paz, alejadas de la convulsa realidad de la capital mexicana. Cada intervención, supervisada por el INAH, se realizó bajo estrictas condiciones con el objetivo de preservar el valor cultural de la edificación.

Hacienda Peña Pobre abrió sus puertas en el 2010. Te dejamos estas fotografías para que veas a hermosura de este hotel de lujo en el bosque de Tlalpan.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hacienda Peña Pobre

Dónde: Camino Santa Teresa 480-2, El Bosque Tlalpan

Cuándo: 24 x 7

Cuánto: desde $1900

Sitio web // Facebook

 

Hoteles embrujados en México para los amantes de las leyendas y mitos urbanos
MXCity
Estos hoteles están llenos de historias misteriosas y leyendas terroríficas que harán de tu estadía una travesía al mundo de lo paranormal.

Vive una experiencia de terror en estos hoteles embrujados en México.

 

Un poco de información sobre la historia de estos recintos nos hará que ver todos tiene algo en común: espíritus chocarreros acechan en estos lugares destinados a ofrecer al huésped un lugar de descanso, tranquilidad y confort. Estos edificios albergan encuentros de terror, historias y alucinantes tragedias dignas de reinvestigar para los amantes del turismo de terror.

Aquí unos cuantos lugares que te harán sentir en una película de terror.

 

Hotel Mesón de Jobito

 

 

El mesón fue construido en 1700 para albergar huéspedes en un lugar increíble. En la habitación 107, la más solicitada, la que le perteneció a Don Jobito, un hombre que cuidaba el lugar y de quien hay incluso una escultura de cantera rosa en su honor, cuentan que sienten cosas extrañas, que alguien los observa o persigue. Otros creen ver a alguien detrás de ellos al estar frente al espejo, aún sin conocer las leyendas. También se escuchan ruidos de niños saltando, caballos o movimiento de objetos. La hora con más manifestaciones, afirman, es a las 4 de la mañana. Pero con del tiempo se difundió la leyenda que relata diferentes sucesos paranormales ocurridos en la habitación 107.

Dónde: Jardín Juárez 143, Zacatecas

 

Hotel California

 

 

El grupo The Eagles puso en el mapa este acogedor lugar ubicado en Baja California, pero aquí hay una tétrica leyenda: algunos huéspedes tuvieron contacto con una bella mujer que los invitaba al bar, les servía unos tragos y luego se despedía. Al día siguiente, cuando preguntaban por “Mercedes”, descubrían su inexistencia….

Dónde: Benito Juárez e/Morelos y Márquez de León, Todos Santos, B.C.S.

 

Hotel Posada San Francisco

 

 

Que se le haya nombrado Patrimonio de la Humanidad podría darte una pista sobre la “edad” de esta edificación. Se cuenta que en sus pasillos escucharás gritos desesperados a media noche. En una de las 6 suites, la más solicitada por huéspedes sensibles a eventos sobrenaturales,  se asegura que se llevan a cabo hechos escalofriantes. Si te aventuras con la finalidad de obtener las imágenes que den testimonio de estos hechos, tendrás que ser paciente…  o tal vez no.

Dónde: Plaza de la Constitución 17, Tlaxcala

 

Castillo de Santa Cecilia

 


 

Dicen que es un tormento ya que la pesadez se posa sobre tus hombros, la sensación de ser observados no se marcha jamás y, cuando llega la noche el frio en las habitaciones, se anuncia que no se encuentran solos. El olor del pasado es imposible de ignorar y al correr las cortinas para abrir las ventas. Es un foco rojo de actividades paranormales, en donde se cuentan historias de puertas que se abren y se cierran solas, regaderas prendiéndose y ventanas con cruces o sombras tras ellas. Si quieres espantarte en serio éste puede ser tu lugar predilecto.

Dónde: Camino a La Valenciana S/n, Km 1, San Javier Guana, Guanajuato

 

Peña de Lobos

 

 

Peña de Lobos es una reserva natural protegida en el municipio de Jilotzingo, ubicado a solo una hora de la CDMX. Este lugar es perfecto para conectar con la naturaleza pero que no te engañe su tranquila apariencia, durante años se ha dicho que la reserva está habitada por fantasmas, brujas, hadas, nahuales y otros seres fuera de este mundo. Si te sientes temerario, seguro querrás asistir a una de las expediciones nocturnas que ofrecen en el sitio.

Dónde: Carretera Naucalpan-Ixtlahuacan Km. 52.5, Jilotzingo, Edo. Méx.

 

Hotel La Posada del Sol

 

 

En este hermoso hotel, se dice, que el dueño se colgó en el patio y nunca pudo inaugurarse el inmueble. El hotel es un misterio por fuera y por dentro, no es una construcción cualquiera y sus jardines, fuentes, un auditorio y habitaciones se ha prestado para que la gente practique brujería.

 

Hotel San Diego

 

 

Este es uno de los hoteles embrujados en México donde la gente asegura que no sales sin haber experimentado al menos una sensación macabra. Durante la noche es probable que escuches ruidos inexplicables en habitaciones desocupadas. Los huéspedes aseguran que a cierta hora de la madrugada se puede observar el espíritu de dos monjes que caminan por las calles y se adentran al patio trasero del hotel.

Dónde: Jardín Unión 1, Col. Centro, Guanajuato

 

Hotel Wyndham

 

 

Este hotel fue edificado en una antigua casona restaurada de principios del siglo XX, el lugar perfecto para las leyendas y apariciones. Se cuenta que durante las noches hace su aparición un anciano que ronda por la propiedad en busca de algo. El personal del lugar cree que es el espíritu de un señor que fue enterrado en un jardín cerca del hotel. Si no le temes a los fantasmas esta es tu oportunidad.

Dónde: Av. Colon y Calle 6, Mérida, Yucatán

Estas son las 5 heladerías más antiguas y tradicionales de la CDMX
MXCity
Con recetas caseras y técnicas tradicionales, estas heladerías son más sitios que han dado a probar helados a varias generaciones.

Las historias de estas heladerías son igual de frías como el mejor helado de chocolate.

 

El helado es el postre ideal para las épocas de calor ya que tienen el punto de congelación exacto para formar cristales de hielo y refrescarnos. Esa espuma suave es una de las cosas más deliciosas creadas por los humanos.

Ya sea que le llames “helado” , “natillas congeladas “, ” sorbete ” o ” gelato ” estos sitios tienen mucha historia y una larga tradición vendiendo este producto que hace felices a chicos y grandes por igual. Ya sea que te guste en plato, con una cuchara o cono comestible, estos cinco lugares tendrás un helado tradicional y delicioso.

 

La especial de París

 

 

Así en 1921 fabricó un carrito de madera con ruedas de baleros y puso a la venta sus dos primeros sabores: helado de vainilla y nieve de limón. Así comenzó a recorrer la zona de lo que ahora es la colonia San Rafael y para 1929, se instaló en un puesto de madera en la calle de París. Con más de 50 sabores a elegir, entre los que se encuentran los clásicos de vainilla y chocolate, así como sus helados flotantes.

Dónde: Insurgentes Centro #117, colonia San Rafae

Cuándo: lunes a domingo de 12:30 a 20:30

Facebook

 

La bella Italia

 

 

Desde 1922 encontramos nieves acompañadas de fruta, yogurt, crema dulce o chocolate, servidos en generosas copas o dentro de la fruta misma como es en el caso del mamey, coco y naranja entre otras. Este es un lugar excepcional con un ambiente familiar que es perfecto para cualquier día de la semana con la familia, amigos o con tu pareja. La rocola y los helados en todas sus variedades son de lo mejor que puedes encontrar en la ciudad sin ninguna duda, además de pasteles y el café deliciosos.

Dónde: Orizaba 110 casi esquina con Av. Álvaro Obregón, Roma

Cuándo: lunes a sábado de 10:30 a 21:00

Facebook

 

Chiandoni

 

 

Pietro Chiandoni fue un italiano que llegó a México a los 14 años y se dedicó al boxeo y a la lucha libre. Era aficionado al deporte y lo conocían como “El Señor de las Nieves” por su oficio. Fue el fundador de “La bella Italia” y desde 1957 se estableció en la colonia Nápoles, a pesar de que la marca fue registrada desde 1939. La familia Chianoni es experta en mantecados desde su natal italia, que ha mantenido en secreto su receta especial para fabricar los helados, una especie de crema batida mística que los hace terriblemente deliciosos. Una vez que pruebas el helado de vainilla, elote, zapote, pistache, guanábana o cajeta, muy probablemente quieras seguir comiendo más.

Dónde: Pensilvanya 255, Nápoles.

Cuándo: lunes a domingo de 11:00 a 21:00

Facebook

 

Helados Roxy

 

 

Una nevería dentro de un cine en Guadalajara fue el experimento que precedió a la sucursal de la colonia Condesa en la ciudad de México. Cuando el cine donde se ubicaba cerró se mudaron a la ciudad de México, comenzó la aventura en la esquina de Mazatlán y Fernando Montes de Oca. La inspiración para este negocio surgió de don Carlos Gallardo, quien siempre recordaba una nieve de limón blanca (no verde) que comía de niño en Jalisco. La nevería Roxy abrió su primera sucursal en 1946 en la colonia Condesa. Al principio solo funcionaba como fuente de sodas y don Carlos despachaba a los clientes, mientras que doña María Luisa Rubio, su esposa, era quien preparaba las nieves, los helados y las mermeladas. En las paredes de esta primera heladería aún cuelga el retrato de los fundadores y recortes de periódicos.

Dónde: Fernando Montes de Oca 89 esq. Mazatlán, Condesa.

Cuándo: lunes a domingo de 12:30 a 20:30

Sitio web

 

La Michoacana

 

 

Aunque La Michoacana es un helado que todos conocemos, con muchas franquicias y repartido en muchas partes; los orígenes de la tradición son algo inciertos. Una versión dice que en los años 60, un fabricante de helados de Tocumbo, en Michoacán, trabajó un tiempo en EEUU y después volvió a casa. Él usó sus ahorros para abrir una empresa de helados y paletas. Otra versión dice que, en 1932 (o 1942), Agustín Andrade e Ignacio Alcazar, ambos naturales de Tocumbo, se fueron a vivir a Ciudad de México, donde trabajaron en una paletería y, luego, abrieron su propia tienda. Después, llevaron el negocio a Michoacán, siendo imitados por otros empresarios. Como sea, Tocumbo, Michoacán, es la cuna de esta franquicia que con sus colores característicos -rosa y blanco- podemos ver en varias colonias de la ciudad de México. Desde 1990 Alejandro Andrade puso en regla la marca oficial para poder vender las franquicias.

Dónde: diversas sedes

Cuándo: lunes a domingo de 11:30 a 20:30

Sitio web

Club Petanca Roma, un lugar con parrilla, bebida y un deporte muy peculiar
MXCity
 Petanca Roma es un lugar para reunirse que combina deporte, comida deliciosa, botanas y bebidas al gusto de todos.

Petanca, bebida, y comida a la parrilla te esperan en el Petanca Roma.

 

Petanca es un deporte con más de cien años de antigüedad. Sus orígenes se remontan al sur de Francia, aunque en México es muy popular en la región de las Baja Californias. En resumen, el juego consiste en acercar lo más posible un grupo de esferas metálicas a una mucho más pequeña, que previamente fue lanzada al azar a lo largo de la línea de juego. El jugador o equipo que tenga más esferas de manera ininterrumpida cercana a la esfera pequeña, suma puntos. El primero en llegar a los 13 puntos gana el juego.

El deporte en su forma actual surgió en 1907 en La Ciotat, Provenza, en el sur de Francia, aunque los antiguos romanos ya jugaban una versión primitiva con bolas de piedra, que fue llevada a Provenza por soldados y marineros romanos. Su nombre procede de la expresión “pè(s) tancats” (“pies juntos”) en lengua provenzal. Hoy en día, existen varias federaciones que regulan las competiciones oficiales de este deporte.

 

 

 

Hasta hace poco, la Ciudad de México ya cuenta con un espacio para este deporte, y Petanca Roma se está convirtiendo en el lugar que reúne a los jugadores alrededor de un juego y de la comida. Petanca es el primer restaurante-bar de la CDMX que se especializa en el deporte francés.

Petanca ofrece una propuesta gastronómica parrillera, con un ambiente increíble y se encuentra a un costado de Campobaja. Petanca tiene un asador asombroso que sin dudas se vuelve el protagónico del lugar. La barra es peculiar y cuenta con bebidas de todo tipo.

 

 

 

En el comedor hay mesas de picnic que remarcar el estilo del lugar. El chef Alejandro Zárate, responsable de las delicias de Campobaja, está a la cabeza de la cocina en un concepto donde tendrás la calidad de degustar lo que desees con la más alta frescura.

Si lo deseas puedes jugar Petanca y lanzar bolas de acero sobre un terreno liso de grava que se encuentra en el mismo restaurante. Algo así como estar en un billar pero con Petanca. Puedes encontrarte a muchas aficionados y jugadores así como un creciente número de aficionados en la CDMX.

 

 

 

Si no sabes cómo jugar Petanca no te preocupes, las personas de servicio te llevarán con un instructor  y aprenderás muy rápido. El restaurante está diseñado para que comas y aproveches para retar a tus amigos en una partida de petanca. Hay un espacio para que aprendas, y otro que puedes rentar por hora. La comida, como hemos mencionado, en realidad está ad hoc con la temática del establecimiento sencillo y sin grandes pretenciones donde la parrilla es rey.

Si no sabes cómo jugar Petanca no te preocupes, las personas de servicio te llevarán con un instructor  y aprenderás muy rápido. El restaurante está diseñado para que comas y aproveches para retar a tus amigos en una partida de petanca. Hay un espacio para que aprendas, y otro que puedes rentar por hora. La comida, como hemos mencionado, en realidad está ad hoc con la temática del establecimiento sencillo y sin grandes pretenciones donde la parrilla es rey.

La ensalada está increíble ya que tiene vegetales frescos y la vinagreta a base de aceite de olivo y un toque de mostaza es fascinante. Puedes pedir chips de camote, o una tabla de quesos mexicanos y los platos fuertes están las salchichas con pan,  y todo lo que vaya en una parrilla. Los vegetales asados y el dip como el de habanero o el de betabel y cacahuate son formidables.No te vayas sin probar los tuétanos.

 

 

 

 

Para tomar tienes que pedir vino californiano,  que se sirve en tap, algo que podrás encontrar en este lugar y se sirve por medio de un sistema similar al de la cerveza de barril. Por supuesto hay cerveza artesanal, mezcales, vodka, pero el mezcal se sirve directo de unos envases de vidrio alucinantes que hay en la barra.

Si quieres algo nuevo, pide pastis, bebida una tradicional que suele acompañar a la petanca, pero en este lugar hay una versión congelada que no encontrarás en otro sitio. Lo puedes acompañar con un corte de carne o solo pedir unas salchichas de cerdo  con pan, para picar e incluso papas fritas, chicharrón y embutidos.

Es un sitio para descubrir algo nuevo y dejarte llevar por el juego, la bebida y la deliciosa comida del lugar. En el futuro la cancha se podrá reservar, y se dará inicio a torneos. Un lugar que se convertirá en imperdible para visitar.

 

 

 

 

Petanca Roma

Dónde: Colima 124 -E, Roma.

Cuándo: Martes a viernes, 16 a 23 hrs; sábado y domingo, 11 a 23.

Cuánto: $450

Instagram

Fotos de Coolhunter México