Arte y Cultura
El folclor en la moda: principales prendas de la vestimenta tradicional mexicana 
Viviana Cohen
Las vestimentas indígenas son la suma de siglos de historia que explican nuestra identidad nacional.

La moda para explicar nuestra esencia…

 

La ropa  es uno de los rasgos culturales que forman la identidad de una sociedad. Las prendas en las que personas pasan sus vidas reflejan características importantes de sus creencias, ideales estéticos y su relación con el entorno.

En México, por ejemplo,  hay una cantidad gigante de vestimentas típicas. Esto se debe, entre otras cosas, a que desde épocas antiguas los primeros habitantes de nuestro país (dependiendo la región de la que fueran) se dedicaron a transformar sus recursos naturales en cosas hermosas. Nuestros pueblos originarios usaron para cubrirse del clima: el color, los símbolos, sus creencias y los pormenores de su cosmogonía. 

vestimenta

Cada cultura desarrolló su propia indumentaria. Los mayas usaban un calzón llamado “Pati” y llevaban el pecho descubierto. Las mujeres mexicas diseñaron una falda larga que conocían como: cueitl y por su parte, las zapotecos se ponían un huipil rústico. 

Dicho esto,  es muy alentador afirmar que a pesar  de todos los cambios que han habido a lo largo de los siglos, en la actualidad se conservan las tradiciones textiles de los primeros días. Los artistas indígenas todavía mantienen vivas algunas técnicas hechas con fibras naturales y emplean en sus creaciones colores intensos de origen: vegetal, mineral y animal.A pesar de que muchos piensan que el  fenómeno de moda es relativamente nuevo, en nuestro país la historia prueba lo contrario, ya que México tiene siglos de experiencia en confeccionar y coser telas.

En honor a la riqueza textil que hay en este lugar del mundo, aquí les dejamos una lista que incluye las prendas mexicanas más esenciales. Esa ropa que ha acompañado a nuestras comunidades desde tiempos remotos.

 

Huipil 

Prenda que distingue a las mujeres…

vestimenta

Esta prenda la portan las mujeres comúnmente en la península de Yucatán. El huipil nos puede revelar a partir de sus bordados: de qué comunidad procede una persona, su estado civil y el nivel socioeconómico al que pertenece. La emblemática pieza está conformada por una tela rectangular doblada a la mitad con un agujero en el centro para la cabeza.

Es tan importante que en algunas regiones cuando una mujer fallece se le pone el mismo huipil que portó en su boda.

 

Fajas

Accesorios que cuentas historias…

vestimenta

Las fajas tienen la misma función de un cinturón y son las encargadas de sostener faldas, pantalones o cualquier prenda inferior. Para hacer estos cintos prehispánicos se necesita un trabajo artesanal complejo por la cantidad de detalle que hay en los bordados de cada pieza. En algunas comunidades estos accesorios se adornan con: animales, comidas y eventos importantes de las vidas de sus dueños. 

 

Quechquémitl

En náhuatl significa punta de cuello…

vestimenta

El quechquémitl es una prenda que se relaciona con las fiestas y ocaciones especiales. Esta pieza textil es parecida a un poncho y es tejida a base de algodón de lana. Hay que destacar que, dependiendo la localidad de la que provenga, el artesano empleará: colores,  diseños gráficos y  estampados distintos. 

 

Rebozo

Prenda derivada del mestizaje…

vestimenta

 Según algunos historiadores el surgimiento de esta prenda se remonta a la llegada del catolicismo, ya que para entrar a los templos las mujeres se tenían que cubrir el cuerpo. Aunque lo anterior esto no está comprobado, lo que sí es una certeza es que el rebozo se ha convertido en un símbolo de identidad mexicana; esto se debe a que desde aquellas épocas hasta ahora, las mujeres siguen adorando la lana. 

El rebozo tiene distintas funciones: algunas lo usan para protegerse del clima, otras para cubrir sus cabezas y unas cuantas  para cargar a sus bebes en la espalda.  Por otro lado, las técnicas de confección de este ajuar tradicional pueden llegar a ser muy complicadas; una de las mas famosas es llamada telar de cintura; para hacerla los modistos pueden tardar hasta tres semanas en confeccionar un pedazo de tela de 2 metros por  40cm. 

Eréndira Morales, la joven arpista mexicana que brillará en el Carnegie Hall
MXCity
La constancia, disciplina y talento de Eréndira Yaretzi Morales, llevará a la arpista mexicana a tocar en el Golden Classical Music Awards 2020.

La joven arpista Eréndira Morales es un orgullo del barrio de Nezahualcóyotl.

 

El Concurso y Festival Nacional e Internacional de Arpa en México, es un evento celebrados cada tres años en la Ciudad de México, donde jóvenes talentos de diferentes edades y nacionalidades están llamados a participar en la ejecución de un repertorio con demandas técnicas e interpretativas, frente a un jurado de figuras prominentes en el campo internacional del arpa.

En el marco de la competencia, se reúnen a arpistas y músicos con reconocidos caminos de todo el mundo; ofreciendo apuestas interesantes: conciertos, conferencias, clases magistrales y estrenos de obras escritas.

 

Fotografía: Milton Martínez / Secretaría de Cultura de la Ciudad de México

 

Los eventos siempre se desarrollaron con entrada gratuita, permitiendo a niños, jóvenes y adultos mayores, permitiendo un acercamiento a las diferentes arpas e interpretación. Este evento, trae una gran sorpresa: Eréndira Yaretzi Morales Flores. Ella es originaria del Nezahuálcoyotl  Estado de México y con apenas 13 años de edad, superó a concursantes de países como: Polonia, Canadá, China, Reino Unido, Estados Unidos, España, Australia, Rumania, Hong Kong, Italia, Taiwán y Malasia.

Eréndira lleva más de la mitad de su vida dedicada a estudiar música en la Escuela de Iniciación a la Música y la Danza (EIMD) del Centro Cultural Ollin Yoliztli, donde además de tocar el arpa también estudia danza. Una grabación de una pieza de Maurice Ravel, el famoso compositor de “Bolero”,  fue la que la hizo acreedora del galardón;  dicha grabación fue enviada a Nueva York para su calificación por parte de un jurado internacional, quienes deliberaron que Eréndira Yaretzi fue la mejor de su categoría.

 

 

Como parte del premio, la joven arpista se presentará en el Concierto de Premiación de Ganadores en el Weil Recital Hall del renombrado Carnegie Hall de Nueva York, su participación contará con un solo de arpa y se llevará a cabo el 9 y 10 de marzo. Se trata del Golden Classical Music Awards, una competencia internacional de música en las especialidades de cuerdas, piano, viento y voz, cuyo objetivo es encontrar artistas de destacada personalidad y ofrecer premios que puedan ayudar a lanzar carreras internacionales.

Eréndira tiene la sonrisa amplia y tímida. Tiene 13 años y cada día, junto a su madre, viaja cerca de 30 km para llegar a sus clases en la Escuela de Iniciación a la Música y la Danza del Centro Cultural Ollin Yoliztli (CCOY). Tanta disciplina, la llevará al renombrado Carnegie Hall de Nueva York.

 

 

 

Además, ella es una alumna de excelencia, en sexto año de primaria participó en la Olimpiada del Conocimiento y obtuvo el primer lugar de su escuela en Ciudad Nezahualcóyotl. Pero, recuerda que sus compañeros la molestaban porque su gusto por el arpa y por la música clásica la convertían en alguien “diferente”.

Además, le gusta estudiar, hacer dibujos de dinosaurios, intentos de poesía, leer, escuchar a Prokoev y a Mendelssohn. La joven arpista mexicana toma clases de arpa bajo la guía y orientación del maestro Baltazar Juárez.

 

 

Su gusto por la música clásica empezó gracias a su madre que le ponía a compositores como Mozart y Bach, y también la llevaba a fandangos. Además, muchos de sus amigos tocan música tradicional. De ahí, que ella haya querido estudiar música. Cuando tenía seis años, la mamá la llevó a la escuela de música y decidió estudiar el arpa tradicional porque escuchó a otra niña tocarla y le gustó el sonido.

Baltazar Juárez, su profesor y uno de los mayores impulsores del arpa en nuestro país, fue arpista principal de la Orquesta Sinfónica Nacional. Baltazar ha sido maestro en la Facultad de Música de la UNAM, en la Escuela Vida y Movimiento y en la Escuela Orquesta Carlos Chávez, además de ser fundador y director del Concurso y Festival Internacional de Arpa en México.

 

 

Bajo su tutela, ha propiciado que la pequeña participe en recitales, también con la Filarmónica de la Ciudad de México y en concursos nacionales e internacionales. Ha ido a Croacia, donde se enfrentó a niñas con un gran nivel que llevaban estudiando más de seis años, mientras que Eréndira sólo llevaba dos años. El arpa con que estudia pesa unos 40 kilos, su costo puede ser de 23 mil a 35 mil dólares

Sin duda una talentosa mexicana que debemos celebrar, y seguir su carrera. Si quieres más información sobre su participación en el evento, sigue el enlace.

 Foto destacada El Gráfico.

Artistas intervendrán esculturas en homenaje a Sor Juana Inés de la Cruz
MXCity
A 325 años de la muerte de Sor Juana Inés de la Cruz, se hará una ruta cultural desde San Miguel Nepantla hasta la CDMX.

Arte inspirado en Sor Juana Inés con un recorrido cultural e histórico.

 

Nepantla de Sor Juana Inés de la Cruz, es una población mexicana ubicada en Tepetlixpa en el Estado de México. En esta población es importante, ya que ahí fue donde nació la célebre poetisa Sor Juana Inés de la Cruz, una de las figuras más relevantes de la literatura española de corte Barroco.

A mediados del siglo XVI, San Miguel Nepantla era una hacienda propiedad de los padres dominicos de la Ciudad de México; y en el año de 1639, el entonces Virrey de la Nueva España, Lope Díez de Aux de Armendáriz, Marqués de Cadereyta, concedió a los indígenas de Nepantla ser una media república de indios, que en 1808 fue constituida como república completa.

 

 

En este pueblo nación Sor Juana Inés de la Cruz, el 12 de noviembre de1648 (más posible) o 1651 según diversas fuentes, con el nombre de Juana Inés de Asuaje y Ramírez, según su apellido escrito en documentos del siglo XVII. De la casa donde nació Sor Juana se preservan parte de las paredes de la cocina, resguardadas en el Centro Cultural Sor Juana Inés de la Cruz.

Este  museo fue inaugurado en 1995 en donde se preservan dichos restos así como otros objetos y pinturas de la época colonial. En este lugar, se está preparando la ruta Nepantla-CDMX por Sor Juana, donde artistas de comunidades desde Nepantla hasta CDMX intervendrán esculturas en homenaje a Sor Juana Inés de la Cruz a 325 años de su muerte.

 

 

 

 

A 325 años de la muerte de Sor Juana Inés de la Cruz, una ruta cultural desde San Miguel Nepantla, lugar de su nacimiento, hasta la Ciudad de México, trazará los pasos de la poeta. La iniciativa, realizada en conjunto entre la Universidad del Claustro de Sor Juana, donde reposan los restos atribuidos a la escritora, y la Secretaría de Cultura del Estado de México, tendrá como base una exposición distribuida en los distintos sitios que pisó la religiosa.

Una serie de esculturas realizadas en fibra de vidrio por el artista Antonio López, de aproximadamente dos metros cada una y en blanco, serán intervenidos por los artistas de cada comunidad.

 

 

 

“Queremos realizar una especie de corredor con estas figuras de Sor Juana, un corredor cultural que vaya desde Nepantla, por Amecameca, toda la zona del Estado de México, tal vez Palacio Nacional, el Convento de las Carmelitas donde Sor Juana estuvo un par de meses y nosotros”, explicó en conferencia Carmen Beatriz López Portillo, rectora de la Universidad.

En abril, mes en el que falleció Sor Juana, se realizará una serie de conferencias y un coloquio también organizado por ambas instituciones. Ese mismo mes serán develadas las esculturas. “La idea es que, en este material en blanco, los distintos artistas o corporativos, comunidades, puedan intervenirla inspirados en la vida y en la obra de Sor Juana y, de esta manera, permitir el diálogo entre Sor Juana y qué nos dice hoy Sor Juana”, abundó la rectora.

 

 

 

El 17 de abril, día del aniversario luctuoso, el Coro Virreinal Rita Guerrero de la Universidad, ofrecerá un concierto con música de la época. Délicieux de Poder Coral, el disco Fuego que me abrasa, que gira en torno a la vida y obra de Sor Juana, con música novohispana y nuevas composiciones de Juan Andrés Vergara.

Asimismo, como parte de las conmemoraciones, se trabaja sobre un nuevo libro con textos de Sor Juana, bajo la dirección de la académica Sara Poot Herrera, con comentarios de especialistas, para divulgar los textos más emblemáticos de la poeta a bajo costo.

 

 

La Presea Sor Juana 2021 será anunciada este noviembre en Nepantla y, en línea con las políticas de género implementadas por la Universidad, será para una activista o colectivo en favor de los derechos de las mujeres.

Información Reforma

Los latidos de Rafael Lozano-Hemmer descubren nuestros corazones tecnológicos
MXCity
En Latidos, la tecnología y la humanidad se conectan a través de luces, paisajes sonoros y la propia vida en reflejos tecnológicos.

Latidos es una exposición tecnológica que nos invita a mirarnos a nosotros mismos.

 

Arte Abierto es un espacio que impulsa caminos que acerquen al público al arte contemporáneo de una forma abierta y estimulante. Junto a artistas e instituciones se activa la cultura en México, con nuevas formas que involucren a la audiencia a través de la interacción y su participación con el arte.

Este espacio toma como punto de partida las condiciones físicas de los complejos arquitectónicos que pertenecen a Grupo Sordo Madaleno. Es un espacio de experimentación continua que activa procesos colectivos para hacer conexiones y cruces transversales entre el arte y la cultura contemporánea.

 

 

Será en ese lugar, que el dos veces artista residente en el Banff Centre for the Arts en Canadá, Rafael Lozano Hemmer, físico-químico de formación, sobresale por los novedosos medios con los que realiza su trabajo: escultura cinética y robótica, conexiones de internet, sensores, etc.

Sus creaciones interactivas se han mostrado en tres docenas de países, en foros como Art Basel, el Laboratorio Arte Alameda, Musée des Beaux Arts y las bienales de Sídney, Shanghái, Estambul y La Habana.

 

 

 

En un mundo en el que la tecnología nos hace más individualistas y la mayoría del tiempo nos impide realmente conectarnos con los demás, llega una exposición nos invita a sentir los latidos de los demás con cuatro únicas piezas que usan sensores hápticos, lectura de huellas y la medición de frecuencia cardiaca lo que resulta en una sintonía sin igual entre los asistentes a la muestra.

En Latidos, signos vitales del público se toman y se registren como secuencias repetitivas que son parte de las piezas y se visualizan como luces intermitentes, paisajes sonoros panorámicos, ondas en tanques, retroalimentación háptica y huellas digitales animadas.

 

 

 

La exposición parte de la obra biométrica de Rafael Lozano, y se trata de cuatro piezas que utilizan sensores de frecuencia cardiaca para impulsar respuestas cinéticas y audiovisuales. Corazonadas Remotas, consta de dos estaciones idénticas interconectadas a través de Internet.  Cuando una persona coloca sus manos en una estación, automáticamente el otro individuo que se encuentra en la otra estación siente su pulso.

Esta pieza se expuso como parte de la instalación Sintonizador Fronterizo,  que buscaba unir dos ciudadanos hermanas: El Paso, Texas con Ciudad Juárez en Chihuahua para demostrar que los lazos son posibles a través del uso de la tecnología y el arte.

 

 

 

Tanque de Corazonadas, es quizá la más interactiva de las piezas ya que requiere el conjunto de experiencias de varias personas, quienes deben tocar sus manos los sensores que activan un estanque de agua que transmite la frecuencia cardíaca, estos se acompañan con el sonido de los latidos de otros dos participantes.

Por último está su pieza más famosa: Almacén de Corazonadas en la cual 100 focos parpadean al compás del latido del corazón de los visitantes, que se capta a través de sensores que activan la luz. Dicha pieza que ha estado varias veces en nuestro país, pero aun captura la atención del público por la fuerza poética y la interacción con la memoria colectiva que produce.

 

 

Latidos de Rafael Lozano-Hemmer

Dónde: Espacio Arte Abierto Artz Pedregal

Dirección: Periférico Sur 3720, Jardines del Pedregal, Álvaro Obregón, CDMX

Cuándo: hasta 16 de agosto de 2020. De martes a domingo de 11:00 a 18:00

Cuánto: $25 Venta de boletos en la entrada del lugar.

Foto destacada Revista Código

Abre la esperada Casa-Estudio García Márquez en el pintoresco barrio de San Ángel
MXCity
Nace la Casa-Estudio García Márquez, en el mismo lugar donde el escritor dedicó meses de su vida para escribir Cien años de soledad.

La Casa-Estudio García Márquez estará dedicada al impulso de los escritores.

 

Aunque Gabriel García Márquez nació en Aracataca, Colombía, en 1927; la Ciudad de México fue para el escritor “otra patria distinta”, su segundo hogar en donde encontró una fuente de inspiración.

México fue el segundo hogar para este gran escritor. Vivió en la CDMX, algunos acontecimientos que lo ayudaron a  consolidarse como escritor. En 1961 llegó a la estación de Buenavista, con esposa e hijos. García Márquez dijo que llegó el 2 de julio, el mismo día que su escritor favorito, Ernest Hemingway, se suicidó. Se dice que la fecha la inventó, como algunos de sus cuentos, que en realidad a México llegó una semana después.

 

 

Su intereses por el cine lo llevaron a dedicarse a escribir guiones de cine, tuvo algunos logros en la pantalla grande, como: El gallo de oro, un cuento de Juan Rulfo, en el que además trabajó con el escritor mexicano Carlos Fuentes.

Pero su vida en la Ciudad, la pasó en de San Ángel. En una pequeña casa de la ciudad, donde escribió Cien años de soledad, una historia que tuvo en su mente por más de 17 años y que tardó en desarrollar sietes meses. Uno de sus lugares favoritos era el restaurante Bellinghausen, en la colonia Juárez, en donde pasó largas tardes leyendo o platicando con amigos.

 

 

 

En 1982, en su casa de la Ciudad de México, fue notificado de su otorgamiento al Premio Nobel de Literatura. El premio fue aplaudido por muchos escritores. Juan Rulfo dijo: “Por primera vez después de muchos años se ha dado un premio de literatura justo”. Después del Nobel, García Márquez recordó su llegada a la Ciudad de México: “Y cuánto hemos cambiado juntos, la ciudad y nosotros, desde que llegamos sin nombre y sin un clavo en el bolsillo, el 2 de julio de 1961, a la polvorienta estación del ferrocarril central.”

Sus últimos años los vivió en su casa de San Ángel, en donde recibía a varios invitados que llegaban a escuchar sus largas platicas; al cumplir sus 83 años, salió de su casa con un ramo de flores amarillas, sus favoritas, para que le cantarán las tradicionales mañanitas, en las que hoy seguro suenan con flores amarillas bailando.

 

 

 

Esta casa, hoy será la Casa-Estudio García Márquez en San Ángel. Donada a la Fundación para las Letras Mexicanas, estará dedicada a fomentar la creación. Se cuenta que, entre 1965 y 1967, Gabriel García Márquez dedicó 18 meses a la escritura de Cien años de soledad. Estaba entregado a ello, por lo cual los recursos empezaban a faltar y debían tres meses de renta.

El propietario del inmueble, Luis Coudurier, recibió de Mercedes Barcha la promesa de que cubrirían el adeudo al terminar la novela. Cuando se le ofreció firmar algún documento legal que garantizara la promesa del pago, don Luis Coudurier respondió: “Con su palabra me basta”.

 

 

 

Así se inició una historia conocida por algunos de los vecinos de la casa, ubicada en la actual alcaldía Álvaro Obregón, al sur de Ciudad de México: una casa de dos plantas que fue donada por la hija de don Luis, Laura Coudurier, a la Fundación para las Letras Mexicanas (FLM).

Esta casa, ahora estará dedicada a la formación de escritores. Geney Beltrán, será el coordinador de la Casa-Estudio García Márquez. La casa está en un proceso de rehabilitación para el desarrollo del programa literario que comenzará en la segunda quincena de abril.

 

 

Son tres habitaciones en la planta alta, en las dos más pequeñas dormían Rodrigo y Gonzalo, y la principal era de Gabriel y Mercedes. En la planta baja se encuentra el estudio en el cual se encerraba todos los días a escribir la novela. La sala principal, que será acondicionada como una sala de conferencias, y consta de una cocina, un recibidor y una pequeña biblioteca, que es donde vamos a establecer los controles de la sala virtual.

El objetivo de la Fundación para las Letras Mexicanas, al recibir en donación el inmueble, será convertirlo en un espacio de impulso a la creación, así como un lugar de encuentro para la reflexión y el diálogo actualizado sobre temas relevantes de la literatura universal.  Este proyecto comenzará la segunda quincena de abril,

 

 

Casa-Estudio García Márquez

Dónde: De la Loma 19, Lomas de San Ángel Inn.

Cuándo: por definir

Cuánto: por definir