Kingo Nonaka, el samurai que curó a Francisco I. Madero en la revolución mexicana
Cristopher Garnica
Kingo Nonaka fue campesino, buzo, médico, combatiente en la Revolución mexicana, criminólogo, y documentalista de la vida cotidiana y cultural de la grandiosa ciudad de Tijuana.

Kingo Nonaka el samurai que combatió al mando del general Pancho Villa.

Kingo Nonaka nació en la Fukuoka en 1889. Como adolescente japonés fue campesino y buzo, hasta que? emigró a México a los 17 años, acompañado por un hermano mayor y un tío viviendo en una plantación de café en Chiapas.? Siguiendo las vías del tren, Nonaka viaja para encontrarse con el sueño americano, llegando a Ciudad Juárez donde fue adoptado por una mujer, Bibiana Cardón, quién lo mantuvo, le dio educación y lo bautizó con el nombre cristiano de José Genaro.

Gracias a la familia Cardón, Nonaka aprendió enfermería en un hospital cercano y adquirió una licencia para trabajar en el país. En marzo de 1911, Kingo tomó unas vacaciones en Casas Grandes, muy cerca de donde el líder revolucionario Francisco I. Madero pensaba un ataque contra el coronel Agustín Valdés, mismo que fue repelido el grado de que los revolucionarios tuvieron que segregarse al oeste y el sur. En dicha batalla Madero resultó herido en un brazo, y debido a la profesión y reputación de Nonaka fue llamado para curar la herida de Madero.

De este evento revolucionaria Kingo fue reclutado como enfermero en la sección de sanidad del grupo maderista. Desde 1913 hasta 1916 participó en el batallón de salud al lado del general Francisco Villa, época en la cual recorrió el norte del país luchando al lado del "Centauro del Norte," con quien compartió muchas anécdotas, que años después serían documentadas por su hijo, Genaro Nonaka en el libro "Kingo Nonaka, Andanzas Revolucionarias".

Nonaka participó en 14 operaciones de combate durante la Revolución: dos con las fuerzas de Francisco I. Madero y 12 con la División del Norte comandada por Pancho Villa. Logró el rango de Capitán en el Batallón de Sanidad de la División del Norte. Cuando conoció a Pancho Villa y participó en las batallas de Chihuahua, Ojinaga, San Pedro de las Colonias, Paredón, Torreón y Zacatecas, entre 1913 y 1914.

En 1915 el capitán Kingo Nonaka, deja la sección sanitaria de la División del Norte y regresa a Ciudad Juárez a trabajar en el Hospital Civil. Ahí conoció a la enfermera Petra García Ortega, con quien contraería matrimonio y procrearía cinco hijos: María, Uriel, Virginia, José y Genaro. En 1919 renuncia al hospital y para 1921 se traslada a Baja California, más tarde a en Mexicali y Ensenada, pero es en Tijuana en donde se quedó a vivir en compañía de su familia.

Ya finalizada la revolución en 1921, Kingo Nonaka se vuelve integrante del cuerpo de Policía de Tijuana. Toma su cámara Graflex y se dedica a la fotografía haciendo un papel impecable. Las autoridades de la Delegación de Gobierno de Tijuana lo contrataron para que tomara fotografías a los reos y presos que se localizaban en la cárcel pública, siendo así fundador del Departamento de Identificación de la Comandancia de Policía de Tijuana. Con el fin de mejorar su condición como policía y fotógrafo, estudió por correspondencia un diplomado en "Fotografía, Dactiloscopía, Criminología y Grafología", por el Institute of Applied Science, de Chicago, Illinois, Estado Unidos, del que se graduó en 1933.

No obstante fueron miles de imágenes con las Nonaka retrató la Tijuana de los 20´s y principios de los 40´s, donde se revela una ciudad lejos del turismo y enfocada en la vida cotidiana, los eventos culturales, cívicos y deportivos. Mostró los cambios que Tijuana experimentó al pasar de una ciudad pequeña a una gran ciudad. Por esta actividad Kingo es conocido como "El Casasola de Tijuana"; sus fotografías se han convertido en piezas fundamentales para entender la época de la Tijuana de ese tiempo y han dejado una huella imborrable en la historia de la ciudad. Nonaka tuvo un gran acervo fotográfico y donó más de 300 fotografías al Archivo Histórico y la Sociedad de Historia de Tijuana.

A raíz de tensiones durante la Segunda Guerra Mundial, Nonaka y otros mexicanos japoneses que vivían en el Noroeste de México fueron forzados a cambiarse a la Ciudad de México por órdenes del Presidente Lázaro Cárdenas del Río. Radicando en la capital, se une a Ignacio Chávez y a un grupo de ciudadanos, quienes fundan el Instituto Nacional de Cardiología. En 1967 el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz lo reconoce como veterano de la Revolución Mexicana y le otorga la condecoración al mérito revolucionario.

Después de una larga vida llena de aventura e increíbles anécdotas, fallece en la Ciudad de México el 8 de octubre de 1977 a la edad de 88 años. Fue sepultado en el Panteón Jardín, Ciudad de México.

¿En dónde se localizan los manantiales más grandes de México?
MXCity
La naturaleza de las aguas que se usan como potables en la República Mexicana provienen de estos manantiales.

Fotografía de portada: tipsparatuviaje.com

 

Los manantiales son nacimientos o brotes naturales de aguas subterráneas. Más precisamente, se trata de puntos o zonas de un terreno en los que una cantidad apreciable de agua fluye a la superficie de modo natural, procedente de un acuífero o depósito subterráneo.

Cuando el flujo natural de aguas subterráneas o provenientes de partes más profundas del interior del planeta (aguas fósiles), aparece en la superficie de los continentes, es cuando se forman los manantiales. 

Su origen puede ser atmosférico (caso del agua de lluvia que se filtra en la tierra y surge en otro lugar de menor altitud) o ígneo (por lo cual nacen manantiales de agua caliente y géiseres).

 

Los manantiales se pueden clasificar de acuerdo con 2 criterios según el tipo de surgimiento de las aguas.

 

1. Rocosos, o sea los que brotan entre rocas.

2. Vertientes, cuando el lugar de la salida original de las aguas queda obturado por rocas de desprendimiento que la obligan a brotar en la superficie por un conducto situado generalmente en la parte inferior de la ladera.

 

 

Los manantiales son las fuentes de agua natural de mejor calidad. Esto se debe al hecho de que el recurso, antes de surgir a la superficie terrestre, ha viajado por kilómetros de rocas, sedimentos y suelos que sirven como filtros naturales para remover de él todo tipo de contaminantes y, en muchos casos, lo han enriquecido con preciosos minerales y sustancias que los seres humanos necesitan.

“Los pueblos tienen historias tendientes a rendir homenaje a los manantiales, o a declararlos prodigios básicos de su cultura”.

En tiempos mas actuales, cabe señalar que la primer área natural protegida en México fue la zona boscosa conocida como el Desierto de los Leones, decretada así en 1876 por la importancia de sus manantiales en el abastecimiento de agua a la Ciudad de México.

 



México continental desbordan las cascadas, ríos y manantiales naturales, que encontramos concretamente en los Estados de Oaxaca, Puebla, Veracruz y Chiapas. 

Precisamente la región de Chiapas alberga una reserva especial de la biosfera famosa por sus valles y ríos; Agua Azul, Shumulja y Tulija.

 


En Tehuacán, Puebla existe el afamado manantial de aguas minerales que ha dado el nombre a la bebida ampliamente conocida en México.

En Oaxaca: Hierve el Agua es un sistema de cascadas petrificadas, formadas por carbonato de calcio. Las cascadas son de origen natural y se formaron hace miles de años por el escurrimiento de agua con alto contenido de minerales

 

En Veracruz son conocidos los manantiales de la región de los Tuxtlas y del norte. Son lugares paradisiacos que abastecen además a los habitantes del vital líquido.



Así que ahora sabes mucho más sobre los manantiales en México, pero a nosotros nos interesa saber: ¿Qué opinas sobre esto? A nosotros nos parece increíble la forma en que la naturaleza por si sola, abastece al mundo de sus necesidades; y es por esto mismo que debemos de hacer conciencia, cuidar de ella y protegerla para darle más vida de la que nosotros podremos apreciar.

¿Cuándo serán los próximos eclipses solares visibles en México?
MXCity
Dos eclipses solares oscurecerán a México próximamente. Se tratarán de eventos que no volverán a ocurrir hasta dentro de 375 años.

Los eclipses solares son los eventos astronómicos más extraños que se pueden observar. Aunque no siempre se corre con la suerte de estar en la geolocalización correcta para presenciar la oscuridad en pleno día. Por ello cuando los cálculos anuncian el paso de uno de estos extraordinarios eventos, los reflectores se posan sobre las actividades de observación. América del Norte, así como parte de Centro y Suramérica se preparan para recibir dos eclipses solares y aunque falta todavía para ello, los preparativos han comenzado ya.

 

 

¿Qué es un eclipse solar?

 

Sabemos que la Tierra se encuentra en constante movimiento alrededor del Sol y a su vez, la Luna danza alrededor de nuestro planeta. Durante esta danza cósmica sucede que los tres astros se alinean perfectamente ocasionando lo que conocemos como eclipses.

 

Depende de la posición de los tres orbes, lo que determine si se trata de un eclipse lunar o uno solar. Cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra es cuando se producen los eclipses solares. Y si la alineación es perfecta y además la Luna se encuentra a cierta distancia, cubrirá por completo los rayos solares ocasionando un eclipse total de Sol.

 

 

 

No todos los eclipses de Sol son totales. Existen aquellos anulares que se producen cuando la Luna se encuentra en su punto más alejado de la Tierra. Por lo tanto, el satélite natural no logra cubrir por completo la luz proveniente del Astro Mayor y en cambio, se puede observar un anillo de fuego. Un evento de este tipo ocurrirá en los próximos años sobre las tierras de la Gran América.

 
 

Eclipse solar anular de 2023

 

El próximo eclipse solar ocurrirá el 14 de octubre de 2023, cuando el satélite natural de la Tierra bloqueé los rayos solares. Aunque se encontrará en el apogeo, lo que significa que no alcanzará a cubrir por completo al Sol y que por lo tanto, producirá un eclipse solar anular. Según la NASA, tendrá una duración total de 5 minutos 17 segundos, durante los que se podrá observar el ocultamiento del Astro Mayor y hasta su punto más álgido que revelará la corona solar, el llamado anillo de fuego.

 

 

Será visible en la mayor parte de América, aunque tendrá una mejor visibilidad en Estados Unidos y la Península de Yucatán. Sin embargo, también será parcialmente visible en otras regiones del continente como la mayor parte de América Central, pasando por Colombia y extendiéndose hasta Brasil.

 

 
 

Eclipse total de Sol de 2024

 

Para admirar el próximo eclipse total de Sol habrá que esperar hasta el año 2024, la Luna se interponga entre el Sol y nuestro planeta. La negrura cubrirá gran parte de América, encontrando el día con la noche, con una duración total de 4 minutos y 28 segundos. Este eclipse será total, por lo que el Sol se ocultará por completo al igual que ocurrió el pasad0 4 de diciembre de 2021, salvo que sólo fue visible en la Antártida de forma total.

 

 

En esta ocasión el cosmos nos regala eclipses más cercanos a las regiones habitadas y en el caso específico del eclipse total de Sol de 2024, será completamente visible en los estados del norte de México. Torreón, Coahuila será la ciudad huésped oficial de este evento astronómico, aunque igualmente será visible en otros países.

 

 

¿Cuándo va a ser el próximo eclipse total de Sol?

 

Será el 8 de abril de 2024 y será el único eclipse total de Sol del siglo XXI, que podrá observarse en tres naciones distintas abarcando México, Estados Unidos y Canadá. De hecho, se trata del primer eclipse total de Sol que podrá presenciarse en territorio canadiense tras el eclipse de 1979.

x