Las palmeras en la Ciudad de México, la promesa de un paraíso tropical californiano
MXCity
Las palmeras de la Ciudad de México llevan un ritmo de vida citadino, no requieren un cuidado especial, sus raíces no son agresivas con banquetas, sus plantas embellecen el entorno, se adaptan al clima lluvioso igual que al calor y hasta se propaga sola.

Palmeras que emularon en la ciudad el estilo de Beverly Hills de los años 30.

Las palmeras de la CDMX embellecen nuestras avenidas y calles desde hace décadas. En la ciudad fueron plantadas con una extraña finalidad: recrear el entorno tropical y lujoso que se vivía en Beverly Hills.

Quizá esta sea uno de los datos que se cuenten poco durante el sexenio del presidente Miguel Alemán, que gobernó de 1946 a 1952. Esta administración creó Ciudad Universitaria y llevó a cabo diversos planes para la industrialización de México; aumentó la red de carreteras, vías férreas y obras públicas; se mejoraron los sistemas de riego y creció el reparto agrario, se diversificaron las industrias automotrices, de motores y electrodomésticos y cadenas hoteleras e impulsó el turismo y sobre todo el puerto de Mazatlán.

En una de sus giras por Tijuana, Miguel Alemán se siguió hasta llegar a Los Ángeles, California donde vio una hilera de palmeras sobre las principales avenidas de la ciudad, que lo dejaron maravillado. A su regreso a la ciudad mandó plantar palmeras en CDMX, y el regente Fernando Casas Alemán transportar y sembrar un grupo de palmeras en algunas avenidas, calles y camellones, de un modo bastante similar a las que estaban plantadas en Los Ángeles.

Las palmeras se plantaron en diversos puntos de la ciudad, Lindavista, Narvarte, Florencia y Paseo de las Palmas en Chapultepec, cuenta el arquitecto Eduardo Rincón Gallardo, miembro de número de la Asociación Mexicana de Urbanistas. A.C. Con esto se buscaba que las palmeras en la CDMX marcaran un estilo arquitectónico.

Este tipo de casas de los años 20, construidas en Los Ángeles California, se erigieron cuando un par de arquitectos austriacos decidieron crear un estilo propio, imitando el paisaje español.

Alrededor de los camellones con majestuosas palmeras, también es posible encontrar casas tipo colonial californiano, casi iguales a las casas que hay en el corazón de Beverly Hills. Muchas de estas edificaciones estuvieron a cargo de Teodoro Gildred, alrededor de los años 30. Sus diseños aún se pueden apreciar en colonias como Estrella, Guadalupe Insurgentes, Lindavista, Narvarte y Del Valle, por mencionar algunas.

Las palmeras pueden medir hasta 20 metros y necesitan de un clima caluroso para que crezcan mejor; No obstante, las palmeras de la ciudad se han adaptado al clima que templado, y que no hay reducción de la temperatura por debajo de cero. Las palmeras en los camellones pertenecen a la especie phoenix canariensis chabaud, y se encuentran en partes del sur de los Estados Unidos, como Texas y California; aunque también hay palmeras similares en Argentina y Uruguay.

En promedio, una palmera llega a vivir 80 años, no requieren cuidados especiales y sus raíces no son agresivas con banquetas ni tuberías, y de vez en cuando es necesario podar sus ramas secas. Son plantas muy adecuadas para la ciudad, no tapan vistas ni edificaciones, embellecen el entorno y no necesita grandes cuidados; además las palmeras de la Ciudad de México están bien adaptadas al clima, a la lluvia y al calor, y de hecho se propaga sola.

Para ejemplo basta pensar en la palma que hay en la glorieta de reforma. Que cuando Porfirio Díaz mandó a hacer un camino que fuera del castillo de Chapultepec al Zócalo, y fueran colocadas glorietas donde harían monumentos, como el caballito que está en el MUNAL, y en la glorieta que quedó vacía simplemente plantaron una palma que ha sobrevivido varias generaciones.

La glorieta de la palma es la única glorieta de todo el Paseo de la Reforma que se mantiene justo como fue concebida, incluso estaba ahí antes de que fuera levantada la columna de la independencia; la emblemática glorieta estaría cumpliendo 100 años dentro de muy poco, además de que el gobierno de la ciudad tiene un equipo que la mantiene limpia y cuidada.

Plaza Moctezuma, el hermoso cuartel general de Zapata en Cuernavaca
MXCity
En este espacio zapatista, la arquitectura es el territorio que construye historias e identidades culturales.

La historia y arquitectura de la Plaza Moctezuma sigue vive hasta nuestros días.

 

. . .

 

La arquitectura de este sitio es increíble por varias razones. La principal, porque es la expresión artística de un trabajo realizado en tabique y ladrillo prensado aparente, la segunda por la vida de sus arcos, columnas y muros; y a la tercera razón de peso, porque sus barandales, pretiles, cornisas son maravillosos en cada una de sus detalles.

Pero para conocer más de este sitio, es necesario matizar su calidez histórica en cada uno de sus rincones y estructuras. El antiguo Hotel Moctezuma fue construido en el año de 1903 con el famoso ladrillo rojo, hueco, cocido y prensado, elaborados en la fábrica de El Buen Retiro, por órdenes de Don Ramón Oliveros, quien se asoció con la familia Hanson para fundar este maravilloso hotel.

 

 

 

Después de las luchas revolucionarias en la ciudad cambió su nombre a Hotel Asturias y en la década de los ochentas se le llamó Hotel Peñalba. Hoy en día conserva su primer nombre: Moctezuma, y su espacio es utilizado como plaza comercial, cafetería y oficinas.

Su fachada principal tiene solarios o miradores, elementos que jerarquizan la parte alta de la fachada. Los solarios eran estancias en las que se podía disfrutarse de una vista panorámica hacia los volcanes.

 

 

Este elemento es muy característico en la vivienda de la ciudad de Cuernavaca de la primera mitad del siglo XX, grandes casonas de fin de semana fueron construidas en la ciudad y que hoy en día por fortuna muchos ejemplos de estos continúan embelleciendo nuestra ciudad.

El segundo nivel se localiza una escalera finamente construida con el mismo material, y los corredores trazan un cuadrado enmarcado por arcos de medio punto que forman parte del diseño interior del edificio.

 

 

Este tipo de arquitectura civil se asemeja a la forma en que se construían los claustros de los conventos o la casa grande de una hacienda en Morelos. Tiene una forma cuadrada o rectangular con un patio abierto en el centro, y alrededor de éste las habitaciones. Aquí, las habitaciones, la administración, el patio, la escalinata, son amplios.

Varias edificaciones como el Castillito de la Iglesia de San José en el Chapitel del Calvario, el actual Museo de fotografía, la Casa del Velador, Casa de la Rinconada e incluso el antiguo Mercado de Tlalpan de la CDMX fue construido con este material de la Fábrica El Buen Retiro.

 

 

En este mismo lugar, se estableció el cuartel del General Emiliano Zapat, Jefe de las fuerzas armadas revolucionarias. De hecho, gran parte de la decoración está enfocada en el General Emiliano Zapata, con el fin de recrear una atmósfera revolucionaria, que nos transporta a más de cien años atrás.

Además, como uno de sus sitios preferidos, Zapata lo elige para fotografiarse acompañado de sus familiares más cercanos  que lo acompañan en esta lucha, con amigos y colaboradores; así como con su estado mayor revolucionario. Específicamente con su hermano Eufemio Zapata y su esposa Josefa Espejo, entre otros jefes revolucionarios.

 

 

En el primer piso había 17 habitaciones y la planta alta tenía otras 17, en total eran 34 habitaciones. Las habitaciones del hotel se comunicaban a través de un pasillo, el cual ha sido reconocido y ha dado la vuelta al mundo, por la fotografía que se tomó el general Emiliano Zapata Salazar.

 

 

Hoy en día, la Plaza Moctezuma alberga y converge diferentes expresiones artísticas desde la gastronomía, orfebrería hasta la expresión musical  de varios artistas. La foto que fue tomada en este sitio, se utiliza para hacer rompecabezas, camisetas, banderas, billetes, libros de texto y ha inspirado pinturas, esculturas y más. Se dice que esta foto es la foto más reproducida de un ciudadano mexicano en el mundo.

 

 

Plaza Moctezuma

Dónde: Matamoros 20, Cuernavaca Centro.

Cuando: martes a domingo, de 10:00 a 17:00

Entrada libre

Foto destacada La Unión de Morelos

Bacalar es la puerta de acceso a la laguna de los 7 colores
MXCity
La mejor manera de llegar a la Laguna de los 7 colores es comenzar el recorrido en este paraíso del mundo maya.

Todo mundo quiere ir a Cancún, solo hasta que conocen Chetumal.

 

. . . 

 

Esta ciudad es el paso a Belice, a Tikal, en Guatemala, y a las numerosas ruinas de Río Bec, un destino de gran oferta gastronómica donde tienes que probar las empanadas de queso de bola o mariscos -hechas a base de masa y chaya-, las jaibas especiales de Huay Pix, tamalitos de coco y el pescado al pil pil elaborado con un gravy hecho a base de miel y ajo.

El Boulevard Bahía es el más largo de toda la Península de Yucatán, ahí encontrarás varios monumentos y un Corredor Escultórico en donde es posible admirar obras de artistas plásticos de diferentes partes del mundo. Y por supuesto, sólo desde Chetumal se llega más rápido a Bacalar.

 

 

 

La ilusión de un inmenso espejo turquesa se rompe cuando te acercas y descubres que se trata de una inmensa laguna de siete colores que corresponden al mismo número de cenotes distribuidos a lo largo de la laguna de Bacalar.

Dependiendo de la hora del día, los rayos del sol van iluminando las entradas de las cavernas subterráneas y las profundidades de cada laguna en las que puedes practicar kayak, esnórquel o buceo, con la finalidad de explorar este laberinto acuático.

 

 

Aunque queda cerca de Chetumal, también puedes alojarte en uno de los hoteles que se construyeron sobre la orilla de la laguna cuyo nombre proviene del maya bakhalal que significa "cerca o rodeado de carrizos", fundada alrededor del año 415 de nuestra era.

Esta laguna es parte de un sistema lagunar de aproximadamente 55 kilómetros de largo que se comunica con la bahía de Chetumal por medio del Río Hondo y el estero de Chaac, a través de ella se accede a las cavernas subacuáticas del Cenote Azul y de interesantes zonas arqueológicas mayas cubiertas por la selva.

 

 

 

Si te gusta ver curiosidades naturales, no dejes de visitar los estromatolitos, que puedes apreciar de cerca en el Cenote Cocalitos -una de las lagunas-, si te gusta bucear el Cenote Esmeralda es el indicado, para los intrépidos está el Cenote Negro de 90 metros de profundidad, la más oscura de las lagunas.

Bacalar también es su cultura, en el pequeño pueblo se encuentra una Casa de Cultura – casona del siglo XIX-, el Museo de la Piratería -donde verás los vestigios de 11 cañones-, el Fuerte de San Felipe -que antiguamente, protegía a la comunidad maya de invasiones piratas- y el Templo de San Joaquín – que data del siglo XVIII-.

 

 

Si te gusta la verbena este también es tu lugar, en febrero se celebra un Carnaval con vistosos trajes y música de la región, en agosto es la Fiesta Patronal de San Joaquín, con eventos religiosos, carreras de lanchas y motos acuáticas en la hermosa laguna.

 

 

 

Bacalar

Dónde: Chetumal, Quintana Roo.

Cuando: 365 días al año

Cuánto: hospedajes desde $600

Foto destacada: Sin Postal

Hacienda San Gabriel de las Palmas, el esplendor en una edificación de 1529
MXCity
Por su tierra fértil y clima perfecto, Amacuzac ha sido un territorio lleno de tradiciones e historias, y esta hacienda lo guarda todo.

Hacienda San Gabriel es un destino precioso cerca de la CDMX, Cuernavaca y Taxco.

 

. . .

 

Amacuzac proviene de amakozak, que significa algo así como en el río de amarillos amates, lugar en el que fue construida una suntuosa hacienda en 1529 por órdenes de Hernán Cortés para la orden franciscana que llegaría a evangelizar la zona.

Utilizando la técnica española basada en bóvedas de medio cañón y muros semicirculares, la edificación recibió a Fray Martín de Valencia, provisional entonces de San Gabriel en España, quien para 1558, junto con los misioneros franciscanos, abandonaría el monasterio.

 

 

 

Durante la colonia, Amacuzac formaba parte del Marquesado del Valle de Oaxaca, pero al convertirse en una de las fincas azucareras de más poder en sus días, adquirió independencia del marquesado, convirtiéndose en de la Hacienda de San Gabriel.

Fue desde esta hacienda que fueron formulados grandes acontecimientos históricos, Agustín de Iturbide inició las pláticas con el General Vicente Guerrero para formular el Plan de Iguala y Nicolás Bravo tuvo cautivos a 300 prisioneros españoles.

 

 

 

La plantación funcionó como tal hasta 1850 cuando el poblado casi desaparece por la epidemia de Matlalzáhuac y el cólera morbo.

Casi para cerrar el siglo XIX, ya se habían congregado alrededor de la hacienda, familias de Teacalco y Contlalco, quienes construyeron una chalana que servía para pasar las mercancías provenientes de Acapulco. Después de muchos años tratando de delimitar los estados de Morelos y Guerrero, en 1922 el presidente Álvaro Obregón, designó al municipio de Amacuzac como morelense.

 

 

 

El atractivo de la hacienda siempre ha estado vigente, por eso, Plutarco Elías Calles, que no compaginaba con la fe católica, agregó Las Palmas al nombre con el que se conoce actualmente a este destino turístico de alto nivel.

La Hacienda de San Gabriel Las Palmas, se ha convertido en una experiencia de relajación y lujo en un hotel, restaurante y spa que utiliza sus 24 hectáreas de naturaleza, plantíos de palmeras, bambúes, bosque comestible, huerto y hortaliza orgánicos, para el disfrute de sus visitantes.

 

 

 

 

Como un homenaje a su historia, sus instalaciones resguardan más de 600 piezas de arte y mobiliario antiguo, que decoran todos los espacios. Su arquitectura ha sido celosamente conservada hasta lo posible para que cada habitación sea un viaje en el tiempo.

La hacienda cuenta con un bar situado donde fuera el cuartel Emiliano Zapata durante la Revolución, una Cava original del siglo XVI con una extensa variedad de etiquetas nacionales e internacionales, y varias actividades en sus espacios más recientes, dos albercas comunes, cancha de tenis y padel tenis, paseos a caballo por los ríos, ojos de agua y cañaverales, ruinas históricas para explorar, entre otras muchas actividades.

 

 

 

Al encontrarse en un punto estratégico, puedes visitar muchísimos lugares fuera de la hacienda, la Mezcalería NAYAÁ, el Club de Golf Santa Fe, el Lago de Tequesquitengo, Grutas de Cacahuamilpa, las pirámides de Xochicalco, Taxco "la capital mundial de la plata" y hasta descender en balsa el Río Amacuzac.

 

 

 

 

Hacienda San Gabriel

Dónde: Carr Fed, Cuernavaca – Chilpancingo KM 41.8, 62642 Amacuzac, Mor.

Cuando: 365 días al año

Web

Información Hacienda San Gabriel

Foto destacada Hacienda San Gabriel

La Gran Ceiba, el árbol sagrado es representado en este majestuoso tanque de agua
MXCity
Este obra monumental es la creación del maestro Eleazar Hernández Arias,de la zona indígena yokot’an de la Ceiba, en Villahermosa.

Este mural elevado es visible desde varios puntos de la ciudad.

 

. . .

 

Tabasco cuenta con gran diversidad de atractivos culturales y turísticos, que demuestran a la majestuosidad de las diversas culturas que se han desarrollado en esta región, así como la arquitectura civil e histórica de Estado.

Villahermosa es la capital de Tabasco, distinguida por su actividad petrolera, su gastronomía y cultura, y sobre todo por "La Gran Ceiba": el tanque elevado de la colonia Tabasco 2000, que se ha convertido en un ícono de la ciudad.

 

 

Este sitio ha tenido el reconocimiento de artistas plásticos de la Universidad de Phoenix, Arizona, que valoran la creación pictórica del maestro Eleazar Hernández Arias, oriundo de la zona indígena yokot?an de la ranchería La Ceiba de villa Tamulté de las Sabanas, quien durante varios días se dedicaron se dedicó a retocar¸ con jóvenes emprendedores universitarios, este mural.

 

 

Con aportaciones de la iniciativa privada y el respaldo operativo del alcalde Evaristo Hernández Cruz, esta obra emblemática de la ciudad desde 2007, es de nuevo pintada a mano por el artista chontal y también impulsor de casas de galerías a la que acuden artistas nacionales e internacionales que aportan el talento y resplandor que los distingue.

 

 

El artista plástico Eleazar Hernández Arias, ha sido el encargado de cuidar “La Gran Ceiba” que se encuentra plasmada en el tanque elevado de Paseo Usumacinta, en Centro.

El pintor tabasqueño hizo la obra en el año de 2007, y desde esa fecha se ha dedicado a hacer la gestión de regresarle el color y la vida a su creación.

 

 

La pintura del retoque de la obra fue pedida a Monterrey, Nuevo León, pues se trata de un material especial y de larga durabilidad. Obras como esta, engalanan a Villahermosa, capital de Tabasco; pues de las manos de artistas tabasqueños.

Aquí te dejamos las fotos de este hermoso lugar.

 

 

 

 

 

 

 

Tanque Elevado “La Gan Ceiba”

Dónde: Av Paseo Usumacinta, Atasta de Serra, Villahermosa, 86100

Cuando: siempre en exposición

Entrada libre

Foto destacada El edén mx

x