Nostalgia Urbana: recuerdos de los dos Mundiales organizados en México
Viviana Cohen
Una colección de postales que nos cuentan cómo la Ciudad de México convirtió en leyenda a Pelé y a Maradona.
mundial

Mundiales para celebrar la unidad y el juego limpio…

 

Hace unas horas un anuncio irrumpió en la mañana del miércoles; por tercera vez en su historia nuestro país albergará el torneo de fútbol más importante del planeta. Este Mundial se realizará en el año 2026 y en esta oportunidad México compartirá la gloria con Estados Unidos y Canadá.

Además de ser la primera vez en la historia que tres naciones diferentes comparten la sede, será también la primera ocasión en la que participarán 48 países distintos. Hay que destacar que la noticia llegó en un momento en el que las amenazas de muros y los aranceles cimbran las buenas relaciones políticas de Norteamérica.

mundial

Pero además, esta noticia nos recuerda esos dos memorables instantes del siglo XX en los que la Ciudad de México fue la casa de un Mundial. Ambos eventos internacionales quedaron escritos en la historia del balompié internacional y a un día de la inauguración de Rusia,  vale la pena hablar por separado de cada uno.  

La historia que junta esta urbe y a las Copas del Mundo empezó a escribirse en 1970. En aquella época la candidatura de nuestro país para albergar la fiesta deportiva fue aceptada por dos razones: por la estabilidad política que había en el momento, y por toda la infraestructura que ya había en México a propósito de la celebración de los Juegos Olímpicos que se habían organizado en 1968.   

En el Mundial de 1970 el gran ganador fue  Brasil. El épico equipo integrado por: Rivelino, Tostao, Gerson y por el grandioso Pelé, le ganó a Italia la final por tres goles y se llevó por tercera ocasión la presea más importante del concurso. Por otro lado, en lo que a México respecta, nuestra selección inauguró la fiesta con un juego contra la Unión Soviética que terminó en empate. 

La segunda vez que la Ciudad de México recibió a los mejores futbolistas del mundo fue en 1986. Esto aconteció porque Colombia (que había sido la ganadora inicial ) renunció a la organización por la enorme cantidad de exigencias que le había pedido la Federación Internacional de Futbol.

Aunque el Comité Ejecutivo de la FIFA tenía dudas por el terremoto que había sacudido a la nación en 1985; un año después esta metrópoli hospedó a las 24 selecciones más asombrosas de la Tierra. El primer partido se realizó en el Estadio Azteca y enfrentó a México con de Bélgica. Aunque para muchos está fue la mejor selección que hemos tenido, Alemania nos eliminó dramáticamente en cuartos de final.

Por otro lado, el campeonato pasó la historia por la reñida final entre Argentina y Inglaterra y porque en aquel juego ocurrió uno de los instantes mas icónicos de la historia:  la épica "mano de dios"; un gol dudoso que Maradona metió con la mano y que definió el partido.  Muchos años después el famoso Diego confesó: "fue como robarle la billetera a los ingleses".

Dicho todo lo anterior y más allá de todas las historias que se pueden contar al respecto, hay que acordar que una imagen vale más de mil palabras. En honor esta máxima, aquí les dejamos una nostálgica galería que incluye las mejores postales que se tomaron durante los dos mundiales mexicanos.

 

México 1970

mundial

mundial

 

México 1986

mundial

mundial

mundial

mundial mundial mundial mundial
Arqueólogos descubren reliquias de mujer noble maya en Palenque
MXCity
Se cree que este hallazgo de una mujer de la élite maya en la Zona Arqueológica de Palenque, posiblemente tiene relación con la Reina Roja.

Foto destacada: INAH

Arqueólogos descubren restos de mujer noble maya durante la excavación para la construcción de baños.

 

. . .

 

El Instituto Nacional de Antropología e Historia de México en Chiapas, reportó el hallazgo notable en la Zona Arqueológica de Palenque, en lo que alguna vez fue territorio maya. Durante los trabajos de rescate que se estaban realizando, en lo que sería la nueva área de baños de la zona, los arqueólogos descubrieron una tumba a una profundidad de 1,80 metros que contenía los restos óseos de una mujer que fue enterrada allí en algún momento de la era prehispánica.

Palenque, antiguamente conocido como Lakamha en lengua maya, fue el centro del Imperio Maya, por lo que los arqueólogos tienen certeza de que los restos pertenecieron a una mujer maya que vivió antes de finales del siglo VIII d.C., ya que todas las ruinas y reliquias encontradas en Palenque datan del siglo III a.C. hasta esa época.

 

 

También se habló de esa certeza, debido a que fue enterrada en una tumba con ofrendas funerarias hechas de piedra y obsidiana, propias de una élite gobernante. El arqueólogo Arnoldo González Cruz, quien ha estado involucrado en excavaciones en el sitio desde la década de 1990, descubrieron los artefactos en el lugar, perdidos hace mucho tiempo.

El entierro descubierto es una tumba conocida como cista, que es un recipiente resistente hecho de bloques de piedra cuidadosamente tallados. El estilo arquitectónico de la tumba era común en los entierros de élite.

 

 

Se trata de una mujer de la élite, debido a que el esqueleto estaba recostado, una de las posiciones más comunes para los muertos en Palenque, así como la orientación del cráneo hacia el norte. La calidad y naturaleza del ajuar funerario, la presencia de incrustaciones de piedra de jade en algunos de los dientes de la mujer, solo se habría puesto a disposición de personas de alto estatus con los medios para pagar servicios médicos y dentales superiores.

Los arqueólogos también encontraron, alrededor de la tumba, piezas de cerámica y herramientas de piedra de varios tipos. Pero todavía no están seguros de la conexión entre los artículos y la tumba. Esta es la segunda vez que un equipo arqueológico que trabaja bajo la supervisión de Arnoldo González Cruz descubre la tumba de una mujer noble maya en Palenque.

 

La Reina Roja

 

 

En 1994, González Cruz y sus asociados abrieron una tumba sellada que se había encontrado dos décadas antes dentro de un santuario de pirámide escalonada maya conocido como Templo XIII. Dentro de la cámara amurallada encontraron un sarcófago de piedra que contenía los restos óseos de una mujer rica que estaba cubierta de joyas como jade, perlas, conchas y agujas de hueso esparcidos por todo su cuerpo.

El esqueleto de la mujer y todo lo que se enterró con él estaba todo cubierto de un polvo rojo de cinabrio, y por esta razón fue etiquetada como la Reina Roja. Los procedimientos de datación mostraron que la mujer había vivido entre los años 600 y 700 d.C. Si bien su cámara funeraria no contenía ninguna inscripción con su nombre, Gonzales Cruz finalmente concluyó que era Tz’ak-bu Ajaw, la esposa del legendario rey maya Pakal. Coincidentemente, la tumba de Pakal se construyó justo al lado del Templo XIII, donde la Reina Roja fue enterrada durante el mismo período de tiempo.

 

 

El entierro recién descubierto no fue tan extravagante como el de la Reina Roja. Pero está claro que las dos mujeres pertenecían a la misma clase dominante, y cada una recibió un entierro de élite en reconocimiento de su importancia dentro de la sociedad maya en su conjunto.

Palenque no es uno de los sitios mayas más grandes, pero es uno de los más atractivos. Contiene algunas de las arquitecturas, esculturas y bajorrelieves más agradables que se encuentran en cualquier lugar del territorio maya. Los arqueólogos conocen a Palenque como un sitio donde se han revelado múltiples secretos mayas, y la búsqueda de nuevas revelaciones es lo que hace que los mismos equipos arqueológicos regresen año tras año.

 

 

Palenque

Dónde: Carretera a Palenque- Zona Arqueológica Km. 8, Palenque, Chis.

Cuando: lunes a domingo de 08:00 a 16:30

Cuánto: $80

Corazón de Mazatlán: la nostalgia y el amor con una preciosa vista al mar
MXCity
Corazón de Mazatlán, es uno de los miradores más nostálgicos de la Ciudad lleno de historias, leyendas y romance.

Foto destacada: Regency Mazatlán

El corazón de Mazatlán es el mirador más romántico, mágico y lleno de leyendas.

 

. . .

 

Recorrer el Corazón de Mazatlán es recorrer la nostalgia de Sinaloa, el paraíso de uno de los puertos más peculiares del país. El Corazón de Mazatlán, es uno de los miradores del puerto que da la impresión de ser un sitio austero pero está lleno de historias, leyendas y romances.

Es una sencilla estructura de cemento sobre una roca donde se concentra la visita de los habitantes, pero también de los turistas que gustan disfrutar de una puesta de Sol en este espacio de la ciudad costera.  

 

 

Asimismo, desde este balcón se pueden admirar las rocas gemelas, mejor conocidas como Las Piedras Blancas, un santuario de aves que también colinda con la Piedra de los Lobos Marinos. Así que la vista puede contemplar una diversidad natural, que es propia de Mazatlán.

 

Mitos, leyendas del Corazón de Mazatlán

 

 

El Mirador Corazón de Mazatlán tiene gran variedad de significados y leyendas que forman parte de este destino de playa. Su construcción está conformada por tres niveles con vista al Océano Pacífico. Uno de los sitios preferidos para pasar una tarde o velada bajo las estrellas, mientras la brisa del mar refresca a los espectadores.

Una de las leyendas preferidas, es que unos monjes budistas, no se sabe de qué linaje ni en qué época ni con qué intención, le dieron la bendición al lugar ya que emana mucha paz y una fuerte energía.

 

 

Hacia la izquierda del Corazón de Mazatlán, sobresale imponente el coloso rocoso el Cerro del Crestón, donde se ubica enclavado en su parte más alta el famoso Faro del puerto, considerado como el más alto del mundo, y que bien vale la pena visitar.

El mirador ofrece increíbles panorámicas y es protagonista de diversas leyendas, que se han construido a su alrededor a través de los años. Una de ellas asegura que aquellos que se den un beso en este lugar durante el atardecer, conservarán por siempre su amor.

 

 

La misma creencia se aplica con los amigos, aunque no es necesario el beso, solo su presencia, para que su amistad dure para siempre.  La estructura del sitio y el mar, ha hecho que el concreto comience a desgastarse y a sobresalir del suelo, dándole esa apariencia de viejo, como las historias.

A lo lejos, todavía se pueden ver ?rocas gemelas? o Piedras Blancas, las cuales hacen las veces de santuario para aves marinas; a la izquierda se erige el faro natural para una bella postal del impresionante del Océano Pacífico, además de ser el punto de reunión preferido entre amigos y parejas ya que existe una leyenda que ilustra las frecuentes visitas.

 

 

 

 

La glorieta de los enamorados, invita a besarse con el sonido de las olas al atardecer. Y si besas a tu pareja en este lugar, lo más probable es que vuelvas a visitar Mazatlán en el futuro. Mejor hay que prevenir y besarse con  hijos, esposas (novias) amigos, nietos y si lo deseas hasta con la suegra.

 

 

Corazón de Mazatlán

Dónde: Paseo del Centenario S/N

Cuando: lunes a domingo a cualquier hora

Acceso libre

x