7 arquitectos modernistas mexicanos contemporáneos a Barragán
MXCity
La arquitectura del movimiento moderno hace una apuesta por las vanguardias artísticas de finales del siglo XIX y principios del XX, donde el arte de construir se transforma en una revolución nunca antes vista en el país.

Arquitectos que transformaron la estética de nuestra ciudad.

. . .

La arquitectura del siglo XX dio un giro radical, cuando comenzó a romper lazos con diseños arquitectónicos anteriores reafirmando la idea de comenzar de cero las intervenciones del espacio arquitectónico, con un increíble creatividad. Además, se hizo evidente el énfasis en una interpretación política y social, que se alejara de los vínculos arquitectónicos de tradiciones anteriores.

La situación creada por la revolución industrial, generó multiplicidad de nuevos temas edilicios. En el siglo XIX, la iglesia y el palacio perdieron su importancia como temas principales y fueron reemplazados, por el monumento, el museo, la vivienda, el teatro, el palacio de exposiciones, y el edificio para oficinas. Estos temas indican el surgimiento de una nueva forma de vida basada en nuevos significados existenciales.

Las edificaciones modernistas representaron los valores económicos de la nueva sociedad capitalista, y la fuerza de producción era evidente en sus edificios destinados a ser fábricas, oficinas y viviendas. De hecho, la arquitectura se comenzó a diseñar para ser rentable y eficiente, con lo que se disminuyeron los patios optimizando lo económico.

Así, pues, la Arquitectura Moderna se refirió a los diseños que comienzan desde el Art Nouveau y las propuestas hasta la década de los años 60 del siglo XX. Todo el Movimiento Moderno hace una apuesta a favor de determinadas corrientes y tendencias en gran medida relacionadas con las vanguardias artísticas. Los materiales tradicionales, piedra, los ladrillos, la madera, se trabajaron de modo rentable distribuyéndolos de forma más práctica añadiendo nuevos materiales, como hierro colado, el vidrio y cemento.

En México, el arquitecto Luis Barragán introdujo un estilo que no estaba allí, combinando el patrimonio visual mexicano con formas abstractas modernas. La casa de Luis Barragán, que ahora es museo privado y patrimonio de la humanidad, es un ejemplo del modernismo lleno de intrincados detalles de diseño, obras de arte y sorprendentes espacios al aire libre. Su presencia se siente en cada rincón, desde las botas de cuero almacenadas prolijamente en su armario hasta las extrañas bolas de cristal en el desván de su sala de estar.

Los contemporáneos de Barragán también participaron en los desarrollos modernos de México, y en MXCity traemos un revisión del sorprendente trabajo de 7 arquitectos mexicanos.

Felix Candela

Este arquitecto nació y se crió en España, obtuvo la nacionalidad mexicana mucho tiempo después de graduarse de la escuela de arquitectura en Madrid en 1935. Candela participó en la Guerra civil española, fue encarcelado igual que miles de soldados que lucharon contra Franco; y al ser liberado se le permitió salir del país con un boleto de ida hacía la Ciudad de México. Candela introdujo técnicas geométricas que se convirtieron en componentes fundamentales del modernismo en todo el mundo.

Pedro Ramírez Vázquez

Pedro Ramírez tiene un estilo modernista tardío, y es mejor conocido por su mezcla única de modernismo con motivos precolombinos, visible en su extraordinario proyecto del Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México, de la Basílica de Guadalupe y el Centro Cultural de Tijuana. Ramírez fue el encargado de diseñar los pabellones de México para las Ferias Mundiales de 1958, 1962 y 1964. Más tarde, se desempeñó como presidente del comité organizador de los Juegos Olímpicos de 1968 en México, un evento visualmente magnífico con un gran impacto arquitectónico.

Juan O’ Gorman

Aunque no es una figura muy conocida fuera de México, Juan O’Gorman re diseñó el modernismo a mediados de siglo. El estilo funcionalista de O’ Gorman lo hizo un artista radical. La mezcla de la cultura mural con el racionalismo lo hizo un artista que se atrevió a hablar de la historia no deseada en México, a través de la narración entre arte y arquitectura. La Biblioteca Central de Ciudad Universitaria, sigue siendo un ícono de la modernista Ciudad de México.

Mario Pani

Mario Pani es el heredero de una familia de políticos importantes, desarrolladores y otros funcionarios de alto rango, y este arquitecto fue una figura importante en muchos de los proyectos modernos de arquitectura y desarrollo urbano de México. Se le atribuye la planificación del primer condominio del país, el primer edificio de un hotel internacional e incluso el primer satélite de la ciudad de México.

Enrique del Moral

Del Moral es un gran planificador de edificios públicos y proyectos privados; es uno de los arquitectos más activos de mediados de siglo con más de 100 proyectos construidos. Probablemente mejor conocido por su contribución dominante al gran plan de la UNAM, Del Moral también participó en el diseño de muchos de los edificios modernos de Acapulco, un área de resorts en la ciudad occidental que era un retiro exclusivo de Hollywood.

 

Agustín Hernández

Este escultor-arquitecto es bastante conocido por sus piezas de hormigón, es uno de los únicos participantes que aún viven en la modernidad arquitectónica de México. Hernández podría ser categorizado como un brutalista debido a su gran énfasis en la forma y la geometría a través del concreto. El edificio de su propia oficina en la Ciudad de México todavía es influyente hoy. Sus creaciones fueron más positivamente consideradas en su juventud.

Ricardo Legorreta

Legorreta es un seguidor directo del legado de Luis Barragán. Fue colorista y maestro de la forma y la composición. Activo en México y en el sur de los Estados Unidos, recibió premios como la medalla de oro AIA y el japonés Premium Imperiale. Después de trabajar con José Villagrán García, Legoretta estableció su propia firma en 1963. Uno de sus proyectos más conocidos y aún más glamurosos es el Hotel Camino Real, un mashup de formas modernistas con colores postmodernos, decoraciones y un acabado de lujo.

México es el país con más especies de serpientes venenosas en el mundo
MXCity
México es el país con más especies de serpientes venenosas en el mundo y con una gran diversidad de especies.  

Foto destacada: Pixabay

Las serpientes son animales fascinantes con muchos simbolísmos que forman parte integral del ecosistema.

 

. . .

 

En Colombia, Indonesia y la India habitan muchas especies de serpientes venenosas y el caso de la India, con la víbora de Russell la que causa la mayoría de las mordeduras humanas.

Australia es el hogar de la serpiente terrestre más venenosa del mundo, el taipán y tiene más de 60 especies de serpientes venenosas. Los australianos se encuentran con serpientes cuando caminan por la calle, con más frecuencia que la mayoría de los países del mundo. Brasil tiene una isla que las personas tienen prohibido visitar debido a la enorme cantidad de serpientes en la isla.

 

 

¿Eres tú, Quetzalcóatl?

 

 

Pero México es la nación con más serpientes venenosas del mundo. Hay más de 80 especies de serpientes de cascabel, víboras y serpientes de coral. Además de las serpientes, nuestro país también tiene arañas, ciempiés y lagartos venenosos.

México alberga más de 400 especies de serpientes, de las cuales 216 son endémicas, lo que representa un número importante considerando que 3 mil 921 son las especies que se conocen en todo el mundo.

 

 

Esta cifra coloca a México como el primer país en riqueza de serpientes venenosas, 73 son especies viperidaes, 46 de cascabel y 17 de elapidaes. México también es el primer lugar a nivel mundial en especies de serpientes, lo que representa una gran responsabilidad en cuanto a su conservación, porque cumplen con funciones en el ecosistema como  depredadores  y controladores de plaga de roedores, además de ser alimento para otros organismos.

A pesar de que hay tantas serpientes, en México no se lleva un registro claro sobre las mordeduras de las serpientes, aunque sí se ha calculado que los humanos sacrifican miles de serpientes al año para diferentes propósitos.

 

¿Cuál es la serpientes más venenosa de México?

 

 

La serpiente más venenosa de México es la Pelamis Platura, conocida popularmente como serpiente marina. Aunque es una de las menos conocidas por la mayoría de la población, su veneno contiene una gran cantidad de toxinas de alto impacto por lo que es eurotóxica, miotóxica y hemolítica.

Habitan en los litorales del Océano Pacífico Mexicano, aunque son abundantes, estos ejemplares no son agresivos y el índice de mordeduras suele ser muy bajo y con poca probabilidad de mordedura. Las serpientes marinas suelen tener colores oscuros con claros, anillos o formas circulares en la piel y tienen una longitud de 120 a 150 centímetros.

 

 

Del mismo modo, de las cerca de 360 especies existentes en nuestro país se pueden localizar más de 70 tipos. Los mexicanos tenemos una gran responsabilidad para la protección y preservación, pues una amplia variedad de serpientes venenosas son únicas de nuestro territorio.

La necesidad de ampliar las investigaciones sobre serpientes en México han permitido el desarrollo de estas especies, y de lo que debe priorizarse para su protección.

 

 

Las impresiones negativas de las serpientes han provocado que los humanos busquen erradicarlas cuando perciben su presencia, pero esto es innecesario en la mayoría de las ocasiones. Basta con alejarse del animal para reducir los riesgos del avistamiento, porque al ver disminuida la amenaza la serpiente no tendría motivos para realizar un ataque.

En caso de encontrarse con alguna serpiente, lo mejor es comunicarse a Protección Civil, ya que el personal cuenta con la capacitación para extraer a la serpiente viva, sin riesgos y reintegrarla al área natural, o bien hacerla llegar a las áreas científicas pertinentes.

5 de los lugares favoritos para comer chilaquiles en la CDMX
MXCity
Los chilaquiles ofrecen una experiencia gastronómica sencilla y deliciosa, ideal para el goce de todo chilango.

Foto destacada: Guerrero tortillas

Los chilaquiles son tan populares entre los chilangos que bien podrían tener su propio monumento en Reforma.

 

. . .

 

Los chilaquiles, en realidad, son un platillo sin complejidad pero de gran sabor; básicamente son tortillas remojadas en la salsa que se elija, una proteína o no, crema, queso y cebolla o no.

La palabra Chilaquila proviene del náhuatl chilaquilli, que significa ?metido en salsa de chile?, eso dice la Real Academia Española, aunque en realidad se debería citar un diccionario náhuatl. Como sea, no se sabe el origen exacto de este platillo, pero sí sabemos que hoy en día es un básico para combatir la resaca y seguir padeciendo la vida.

Aquí te dejamos con los 5 lugares favoritos para comer chilaquiles en CDMX.

 

 

Los Panchos

 

Muchos años de historia son los que han respaldado a Los Panchos reinventarse ?nombre homenaje al trío musical- pero son sus chilaquiles de carnitas lo que ha hecho a este sitio glorioso. Bañados de salsa verde o roja, con carne surtida o maciza, los chilaquiles de Los Panchos se han convertido en uno de los favoritos de la Ciudad de México. El auténtico levantamuertos.

Dónde: Tolstoi 9, colonia Anzures, en la Miguel Hidalgo.

Cuando: lunes a domingo de 09:00 a 22:00

Consumo promedio: $300

 

 

La Esquina del Chilaquil

 

La Esquina del Chilaquil es uno de los atractivos populares de la Condesa. Pero bien refleja el gusto de los chilangos, es un puesto callejero en una de las zonas más prestigiosas de la ciudad. Es un establecimiento en plena banqueta que ha logrado enamorar el paladar de todos, que esperan en la fila a veces hasta 1 hora solo par comer chilaquiles. Puedes acudir y pedir tu torta verde o roja, con milanesa o cochinita y va acompañada de frijoles, crema y queso.

Dónde: Esquina de Alfonso Reyes y Tamaulipas, Condesa.

Cuando: lunes a domingo de 8:00am a 2:00pm

Cuánto: $100

 

 

Los Chilakos

 

Los Chilakos es la franquicia de chilaquiles en la CDMX. Hicieron de este platillo algo peculiar, y ofrecen la promesa de entregar chilaquiles preparados al momento y con la más alta calidad. Tiene paquetes para 1 hasta 10 personas, puedes prepararlos completamente a tu gusto; es decir, pedirlas sin proteína, con huevo, pollo, milanesa o carne. Además cuenta con 5 tipos diferentes de totopos, 3 tipos de quesos, 10 diferentes verduras y 9 salsas diferentes. Además, los Chilakos cuentan con dos sabores de chilaquiles dulces, y pueden ser de Nutella o cajeta.

Dónde: 5 sucursales. Chamizal, Interlomas, Santa Fe, Roma y Arcos Bosques.

Cuando: lunes a viernes de 08:00 a 22:00 y sábado y domingo 24 horas al día

Consumo promedio: $150

 

 

Chilakillers

 

Los chilakillers se destacan porque le pusieron punch al platillo, no solo ofrecen pollo sino que se sirven con arrachera, cecina, cochinita pibil, huevo estrellado y hasta nopales para acompañar tus chilaquiles. Además, cuenta con una extensa variedad de salsas, desde las originales verde y roja, hasta una deliciosa salsa de aguacate por si te animas a experimentar.

Dónde: Revolución 23, colonia Tacubaya.

Cuando: lunes a domingo de 9:00am a 5:00pm

Consumo promedio: $180

 

 

Peltre Lonchería

 

En peltre ofrecen cosas bonitas y deliciosas, pero los chilaquiles son la especialidad: mucha crema, queso y si quieres, carne o huevo a elegir. Es una porción que se ganó el corazón de los capitalinos por el precio, y lo bonito del lugar. Aquí los sirven crujientes y calientitos con 2×1 los viernes a través de su aplicación.

Dónde: Av. Francisco I. Madero 86, Roma Norte, Cuauhtémoc

Cuando: lunes a domingo de 08:00 a 23:00

Consumo promedio: $190

x