El evento cultural que celebra los 25 años de la hermandad CDMX – Berlín
MXCity
México y Berlín son ciudades hermanas, tienen muchas similitudes en cuento a diseño y comparten tantas iniciativas, que era necesario celebrar esta unión construyendo una ciudad ficticia.

CDMX o nuevo Berlín.

 

En unas charlas que se llevaron a cabo en el Material Art Fair de la Ciudad de México en 2014, la principal feria de arte independiente de la ciudad, se estudió una pregunta que en aquel entonces hizo reír a varios presentes: "¿Es la Ciudad de México el nuevo Berlín?" Esa preguntó se baso en la idea de que la CDMX comparte características con Berlín al momento de despuntar como un gran nodo urbano en Europa desde finales de los años noventa.

Cuando se conocen las dos ciudades, no se pueden pasar por alto las peculiaridades y semejanzas que comparten estéticamente, pero sobre todo, esto se refirió a las características históricas, sociológicas y antropológicas que comparten ambos sitios. Ambos se recuperan de una gran crisis. Así como Berlín superó la separación de la Segunda Guerra Mundial y el violento cambio que siguió a la caída del muro; la Ciudad de México se recuperó del terremoto de 1985, que devastó los edificios y la moral de los locales, e incluso del 19S.

Durante mucho tiempo, un lado de Berlín quedó desolado y las rentas bajaron significativamente. Esto atrajo a ciertos sectores de la población, como artistas y estudiantes, que inyectaron vida a los barrios. Lo mismo que pasó en la Ciudad de México, donde los barrios del centro fueron abandonados y re-inventados por una nueva clase de residentes.

Otro fenómeno es la inmigración, que en la CDMX sucede desde mediados del siglo XX, donde la capital es el centro de la economía, y llamar a la CDMX "el nuevo Berlín" es que, al igual que la capital alemana, la ciudad ha recibido una cantidad significativa de inmigrantes de diferentes partes de la región y el mundo. Gracias a esto, ambas ciudades son diversas y con una creciente relevancia cultural en cuanto a los movimientos de arte callejero, música, galerías, bibliotecas y foros dedicados a la cultura.

Más allá de las semejanzas, entre Berlín y la CDMX hay una alianza cumple 25 años el 1 de septiembre de 2018, por lo que se creó el proyecto cdmXberlin, con el propósito de destacar y festejar este suceso con una exposición en conjunto entre la CDMX y Berlín, que conjugue los lugares más vibrantes, interesantes y bonitos en las dos ciudades.

Esta iniciativa turística-cultural sin fines de lucro, se desarrollará en tres fases. La primera es la recolección de los lugares favoritos de ciudadanos de la CDMX y berlineses, mediante una breve encuesta que estará abierta hasta agosto. Este convenio fomenta el contacto cultural, la organización de intercambios educativos, deportivos, sociales, científicos y asistenciales, que han existido en ambas ciudades desde hace tiempo.

Enseguida, diversos artistas se inspirarán en las respuestas dadas en línea por los entrevistados, para crear una tercera ciudad ficticia que celebre las similitudes y los contrastes de las mismas. Por último, las obras se presentarán en una expo de la CDMX y Berlín en el Pabellón del Diseño, durante el mes de noviembre.

La urbanista alemana Laura von Puttkamer, es la persona detrás de esta iniciativa para construir una "nueva ciudad" que se enamoró de Berlín mientras cursaba la licenciatura, y de la Ciudad de México, a principios de este año. La primera gran semejanza que impactó e inspiró a la urbanista fue la que hay entre el Ángel de la Independencia en la CDMX y la Columna de la Victoria de Berlín.

Ambas ciudades, además, cuentan con un pulmón verde: Chapultepec, en México, y Tiergarten, en Berlín; Barrios hip, como La Roma y Kreuzberg llenos de startups; cafés y tiendas para la promoción de espacios verdes y públicos; un gran fomento al turismo nacional e internacional y la protección del arte urbano, entre muchas similitudes más.

Evento CDMX Berlín

¿Cuándo? noviembre 2018

¿Dónde? Pabellón del Diseño (Av. de los Compositores 4, Bosque de Chapultepec II Sección)

Entrada libre

Web // Facebook // Instagram

Corazón de Mazatlán: la nostalgia y el amor con una preciosa vista al mar
MXCity
Corazón de Mazatlán, es uno de los miradores más nostálgicos de la Ciudad lleno de historias, leyendas y romance.

Foto destacada: Regency Mazatlán

El corazón de Mazatlán es el mirador más romántico, mágico y lleno de leyendas.

 

. . .

 

Recorrer el Corazón de Mazatlán es recorrer la nostalgia de Sinaloa, el paraíso de uno de los puertos más peculiares del país. El Corazón de Mazatlán, es uno de los miradores del puerto que da la impresión de ser un sitio austero pero está lleno de historias, leyendas y romances.

Es una sencilla estructura de cemento sobre una roca donde se concentra la visita de los habitantes, pero también de los turistas que gustan disfrutar de una puesta de Sol en este espacio de la ciudad costera.  

 

 

Asimismo, desde este balcón se pueden admirar las rocas gemelas, mejor conocidas como Las Piedras Blancas, un santuario de aves que también colinda con la Piedra de los Lobos Marinos. Así que la vista puede contemplar una diversidad natural, que es propia de Mazatlán.

 

Mitos, leyendas del Corazón de Mazatlán

 

 

El Mirador Corazón de Mazatlán tiene gran variedad de significados y leyendas que forman parte de este destino de playa. Su construcción está conformada por tres niveles con vista al Océano Pacífico. Uno de los sitios preferidos para pasar una tarde o velada bajo las estrellas, mientras la brisa del mar refresca a los espectadores.

Una de las leyendas preferidas, es que unos monjes budistas, no se sabe de qué linaje ni en qué época ni con qué intención, le dieron la bendición al lugar ya que emana mucha paz y una fuerte energía.

 

 

Hacia la izquierda del Corazón de Mazatlán, sobresale imponente el coloso rocoso el Cerro del Crestón, donde se ubica enclavado en su parte más alta el famoso Faro del puerto, considerado como el más alto del mundo, y que bien vale la pena visitar.

El mirador ofrece increíbles panorámicas y es protagonista de diversas leyendas, que se han construido a su alrededor a través de los años. Una de ellas asegura que aquellos que se den un beso en este lugar durante el atardecer, conservarán por siempre su amor.

 

 

La misma creencia se aplica con los amigos, aunque no es necesario el beso, solo su presencia, para que su amistad dure para siempre.  La estructura del sitio y el mar, ha hecho que el concreto comience a desgastarse y a sobresalir del suelo, dándole esa apariencia de viejo, como las historias.

A lo lejos, todavía se pueden ver ?rocas gemelas? o Piedras Blancas, las cuales hacen las veces de santuario para aves marinas; a la izquierda se erige el faro natural para una bella postal del impresionante del Océano Pacífico, además de ser el punto de reunión preferido entre amigos y parejas ya que existe una leyenda que ilustra las frecuentes visitas.

 

 

 

 

La glorieta de los enamorados, invita a besarse con el sonido de las olas al atardecer. Y si besas a tu pareja en este lugar, lo más probable es que vuelvas a visitar Mazatlán en el futuro. Mejor hay que prevenir y besarse con  hijos, esposas (novias) amigos, nietos y si lo deseas hasta con la suegra.

 

 

Corazón de Mazatlán

Dónde: Paseo del Centenario S/N

Cuando: lunes a domingo a cualquier hora

Acceso libre

Calle de la Joya, la leyenda de amor de una conocida calle del Centro Histórico
MXCity
La época de la Colonia tiene muchas leyendas, algunas impresionantes y otras como la del amorío de la Calle de la Joya.

Foto destacada: INAH

La Calle Joya todavía resguarda la leyenda de un amorío sobre lo que hoy es la calle 5 de febrero.

 

. . .

 

El Centro Histórico es un lugar que se tiene que conocer a pie, muy a pesar del bullicio y otros pretextos que uno se da cuando va a la vieja Gran Tenochtitlan. El centro histórico evoca folclore, cultura e identidad, incluso muchas calles muestran la historia de nuestro gran legado.

Uno de ellos es la calle de la Joya, a través de la 5 de Febrero, y aquí te dejamos la historia.

 

 

A un costado del Palacio del Ayuntamiento, hoy en día las oficinas del gobierno de la CDMX, está la calle 5 de Febrero. Esa fecha, de 1917, vio la luz nuestra Carta Magna de la Constitución del mismo año y que con algunos cambios rige hasta hoy en día.

La calle de 5 de febrero está conformada por 5 calles: la primera llamada Primera Calle de 5 de Febrero, en donde se encuentran las tiendas departamentales (y tienda departamental más antigua de México: el Palacio de Hierro, creado en 1891 e inaugurado por Porfirio Díaz).

La Segunda calle de 5 de febrero se encuentra un edificio elaborado por el ingeniero Miguel Ángel de Quevedo. En la Tercera calle de 5 de Febrero hay farmacias (muy cerca del antiguo Hospital de Jesús de Nazareno, el primer hospital de toda América)

 

 

La Cuarta calle de 5 de Febrero; en su entronque con la calle Mesones, nos encontramos con una edificación muy al estilo colonial, la cual porta una placa que ostenta y nos cuenta que ese tramo antiguamente fue conocido como la calle de la Joya.

Según el vox populi del siglo XX, que a esta calle se le denominara de dicha manera, es debido a un amor de tres.

 

¿Un amor de tres?

 

En esta calle, un mercader acaudalado de la Nueva España llamado Alonso Fernández de Bobadilla, esposo de la bella doña Isabel, recibió una carta anónima, con el escrito (chismecito, ¿o no?) de que su esposa le estaba siendo infiel y que tenía amoríos fuera del matrimonio.

En lugar de confrontar a su mujer, ese mismo día le comentó a su esposa que tiene que ir con el virrey para tratar unos asuntos. Al salir, se disfraza con una capa y un sombrero, y espera afuera de su vivienda, ansioso por ver quien se aparecía en su casa. Al poco tiempo se presenta a la casa, el fiscal del ayuntamiento, Raúl de Lara, con un brazalete y varias joyas.

 

 

Don Alonso, enloquecido de celos y viendo la escena del cortejo se lanza sobre estos amorosos, tomó el puñal, se dirigió hacia la calle y en la puerta de su casa, justamente en el portón, le clavó el puñal a uno y sosteniendo la joya, para demostrar cómo defender la honra, a la otra.

Esta historia la escribió Vicente Riva Palacio en 1882 en el diario La República y hoy lo podemos encontrar en un libro de nombre "Tradiciones y Leyendas Mexicanas" de Riva Palacio y Juan de Dios Peza.

 

 

Pero José María Marroquí, en su libro La Ciudad de México (tomo III), nos cuenta que el tras investigar en varios documentos de cabildos, de donde se originaba el nombre de esa calle, no obtuvo información la cual justificara este nombre, cuando lee en el diario de La Republica el texto de Riva palacio, va a visitarlo inmediatamente para preguntarle cómo fue que obtuvo esos datos, que él había estado tocando de casa en casa para recabar información de quienes vivían en esa calle y nadie supo darle un porque, a lo que Riva Palacios le contesta estas precisas palabras "No crea usted, todo es imaginación".

 

x