El evento cultural que celebra los 25 años de la hermandad CDMX – Berlín
MXCity
México y Berlín son ciudades hermanas, tienen muchas similitudes en cuento a diseño y comparten tantas iniciativas, que era necesario celebrar esta unión construyendo una ciudad ficticia.

CDMX o nuevo Berlín.

 

En unas charlas que se llevaron a cabo en el Material Art Fair de la Ciudad de México en 2014, la principal feria de arte independiente de la ciudad, se estudió una pregunta que en aquel entonces hizo reír a varios presentes: "¿Es la Ciudad de México el nuevo Berlín?" Esa preguntó se baso en la idea de que la CDMX comparte características con Berlín al momento de despuntar como un gran nodo urbano en Europa desde finales de los años noventa.

Cuando se conocen las dos ciudades, no se pueden pasar por alto las peculiaridades y semejanzas que comparten estéticamente, pero sobre todo, esto se refirió a las características históricas, sociológicas y antropológicas que comparten ambos sitios. Ambos se recuperan de una gran crisis. Así como Berlín superó la separación de la Segunda Guerra Mundial y el violento cambio que siguió a la caída del muro; la Ciudad de México se recuperó del terremoto de 1985, que devastó los edificios y la moral de los locales, e incluso del 19S.

Durante mucho tiempo, un lado de Berlín quedó desolado y las rentas bajaron significativamente. Esto atrajo a ciertos sectores de la población, como artistas y estudiantes, que inyectaron vida a los barrios. Lo mismo que pasó en la Ciudad de México, donde los barrios del centro fueron abandonados y re-inventados por una nueva clase de residentes.

Otro fenómeno es la inmigración, que en la CDMX sucede desde mediados del siglo XX, donde la capital es el centro de la economía, y llamar a la CDMX "el nuevo Berlín" es que, al igual que la capital alemana, la ciudad ha recibido una cantidad significativa de inmigrantes de diferentes partes de la región y el mundo. Gracias a esto, ambas ciudades son diversas y con una creciente relevancia cultural en cuanto a los movimientos de arte callejero, música, galerías, bibliotecas y foros dedicados a la cultura.

Más allá de las semejanzas, entre Berlín y la CDMX hay una alianza cumple 25 años el 1 de septiembre de 2018, por lo que se creó el proyecto cdmXberlin, con el propósito de destacar y festejar este suceso con una exposición en conjunto entre la CDMX y Berlín, que conjugue los lugares más vibrantes, interesantes y bonitos en las dos ciudades.

Esta iniciativa turística-cultural sin fines de lucro, se desarrollará en tres fases. La primera es la recolección de los lugares favoritos de ciudadanos de la CDMX y berlineses, mediante una breve encuesta que estará abierta hasta agosto. Este convenio fomenta el contacto cultural, la organización de intercambios educativos, deportivos, sociales, científicos y asistenciales, que han existido en ambas ciudades desde hace tiempo.

Enseguida, diversos artistas se inspirarán en las respuestas dadas en línea por los entrevistados, para crear una tercera ciudad ficticia que celebre las similitudes y los contrastes de las mismas. Por último, las obras se presentarán en una expo de la CDMX y Berlín en el Pabellón del Diseño, durante el mes de noviembre.

La urbanista alemana Laura von Puttkamer, es la persona detrás de esta iniciativa para construir una "nueva ciudad" que se enamoró de Berlín mientras cursaba la licenciatura, y de la Ciudad de México, a principios de este año. La primera gran semejanza que impactó e inspiró a la urbanista fue la que hay entre el Ángel de la Independencia en la CDMX y la Columna de la Victoria de Berlín.

Ambas ciudades, además, cuentan con un pulmón verde: Chapultepec, en México, y Tiergarten, en Berlín; Barrios hip, como La Roma y Kreuzberg llenos de startups; cafés y tiendas para la promoción de espacios verdes y públicos; un gran fomento al turismo nacional e internacional y la protección del arte urbano, entre muchas similitudes más.

Evento CDMX Berlín

¿Cuándo? noviembre 2018

¿Dónde? Pabellón del Diseño (Av. de los Compositores 4, Bosque de Chapultepec II Sección)

Entrada libre

Web // Facebook // Instagram

6 mitos que rondan la preparación de la comida mexicana
MXCity
La comida mexicana fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO pero hay muchos mitos que deben ser eliminados.

Foto destacada: CN Traveler

¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando piensas en comida mexicana?

 

. . .

 

La comida mexicana está en su punto máximo de reconocimiento y difícilmente se le bajará de ahí. Pero lo que la gente piensa sobre las preparaciones mexicanas, y lo que ha llegado a definir lo mexicano, fuera de México, por supuesto, parece que ha es algo bastante peculiar, digamos.

Sin duda la comida mexicana es una cocina de fusión; una mezcla de ingredientes y técnicas indígenas y europeas que varía de una región a otra tanto, tanto que un plato similar podría llamarse diferentes en dos partes de México. Y como la comida tradicional tiene una fuerte conexión con el pasado indígena, también se han agregado algunos conceptos curiosos sobre qué es lo tradicional. Como sea, aquí te dejamos algunos mitos de la comida mexicana.

 

Toda la comida mexicana pica

 

 

Aunque es cierto que el chile, el frijol y el maíz son la base de la cocina mexicana y se encuentran en la mayoría de los platos mexicanos, no todos los platillos son picantes, a pesar de llevar chiles, como el caso del mole dulce. Además, no todos los chiles son picantes y no todos los platos mexicanos contienen chiles. Además, el chile se usa como condimento y no por el picor, nuestra costumbre ha hecho que el paladar ya no sufra. Si hablamos de salsas, bueno esa es otra historia.

 

Comida mexicana es igual a tacos

 

La diversidad culinaria de México es enorme pero no todo es tacos. La cocina maya tiene su sopa de lima, las tortas ahogadas de Guadalajara, la gran variedad de tamales que hay en todo el país, los chiles en nogada, además de los moles, el pozole, las garnachas, y hasta las quesadillas.

 

La salsa mexicana es el Guacamole

 

 

Claro, pero no lo es todo. Existen muchos tipos de chiles, combinaciones, técnicas y secretos. Reducir la gran variedad de salsas a al guacamole es una falacia. De hecho, el mole es un término genérico para describir un tipo de salsa que lleva chocolate, semillas, cebolla, más semillas y la mitad del catálogo de chiles mexicanos y barrocos. Además hay mole amarillo, pipián, coloradito, chilmole o mole de olla que es más bien un caldo.

 

Evitar puestos callejeros

 

 

Existe un truco para saber cuál es un buen puesto callejero: si hay mucha gente encontraste el sitio indicado. Si algo pasa en tu estómago, un pepto bismol tiene la solución. Esto porque México tiene una de las mejores y más variadas comidas callejeras de todo el planeta; si bien es cierto que no puedes confiar ciegamente en el primer puesto que encuentre siendo novato, tampoco puedes rechazarlos a todo por un prejuicio.

 

Insectos

 

 

Probar insectos es más bien una comida de chefs mexicanos e internacionales que se han aventurado en estas direcciones que los sabores tradicionales y caseros de México. De hecho, la alta cocina mexicana y sus elementos de fusión han integrado más los insectos, una opción excelentes para experimentar, que las casas, puestos callejeros o sitios de barrio; y en realidad es caro.

 

Toda la comida mexicana es grasosa

 

¡Para nada! Si bien es cierto que buena parte de la comida mexicana es rica en grasas y poco saludable, también hay comida que es bastante sencillo sustituir por productos sin grasa, sin gluten y sin carne. Es bastante simple adaptar los platillos y hacerlos más saludables, optando por muchas verduras y no consumiendo queso y crema agria. Además, la cocina mexicana tiene muchos platillos muy saludables, como sopas, ensaladas, platillos a base de pescado al vapor, y más.

La Tovara es el santuario natural de mayor biodiversidad en el país
MXCity
La Tovara es el hogar de miles de aves y peces y sin duda un sitio fantástico para ver cocodrilos en su hábitat natural.

Foto destacada: gdltours

La Tovara tiene un ecosistema fabuloso e increíble en todo sentido.

 

. . .

 

Densos arbustos, agua, miles de tonos verdes y una cueva natural son la entrada al manglar La Tovara: uno de los ecosistemas del Pacífico mexicano con mayor población de vida silvestre.

Los árboles son tan densos que los rayos del sol y con largas ramas que llegan hasta tocar el suelo no dejan que el sol atraviese, esta masa selvática proporciona un hábitat para más de 700 especies de flora y fauna, por lo que ganó el Premio Ramsar de Conservación de Humedales en 2008.

 

 

Hay muchos barcos de pescadores con turistas que navegan alrededor de los 18 kilómetros de La Tovara en el estado de Nayarit. Este santuario para diseñado especialmente para los amantes de la naturaleza, además de ser el hogar de 199 especies de aves, 90 mamíferos diferentes, 22 reptiles, nueve anfibios, 160 insectos, 31 peces, tres moluscos y tres crustáceos.

Hay muchos cocodrilos y una población estimada en 110 especímenes. La Tovara, significa “agua nacida entre la piedra caliza”, es la reserva de cocodrilos Kiekari, donde los cocodrilos de río y pantano comparten su hábitat con 16 especies diferentes, incluyendo el venado cola blanca, el jaguar, el verde guacamayos y varios coatíes.

 

 

 

Asimismo, en estos canales cuelgan lianas, helechos y orquídeas, y dentro de la masa boscosa hay un estanque natural de agua blanda potable. Los visitantes, protegidos por redes de alambre que mantienen a raya a los cocodrilos, se sumergen rápidamente en las cristalinas aguas.

Así que andar en bote por el parque son tres horas especiales, y toda la región es de suma importancia para la conservación debido a su alta concentración de aves acuáticas y aves semiacuáticas, tanto especies nativas residentes como las que migran desde Estados Unidos y Canadá.

 

 

El San Blas es puerta de entrada a La Tovara, fue fundado en el siglo XVII durante la época colonial española y se convirtió, según historiadores locales, en el astillero más importante del Pacífico mexicano durante el Virreinato de la Nueva España.

La Tovara es un ecosistema único en el mundo y se puede visitar, en el entorno de la bahía de Matachén, en la Reserva de la Biosfera de Marismas Nacionales y se trata de un complicado conjunto de manglares que representa uno de los ecosistemas más ricos de México e incluso del mundo.

 

 

Además puedes nadar en un estanque natural de agua dulce que hay en el interior de La Tovara, e incluso encontrarte a un cocodrilo. Aunque puedes optar por mirar al aire en lugar de al agua y deleitarte con el avistamiento de aves como la garza canela, pájaros carpintero, halcones, loros y mucho más.

 

 

La Tovara

Dónde:  San Blas-Tepic 46, 63776 Matanchén, Nayarit.

Cuando: lunes a viernes de 09:00 a 16:00

Cuánto: $150

Lluvia en los ojos, un corto animado mexicano entre lo real e imaginario
MXCity
Lluvia en los Ojos es un bello corto animado mexicano prueba de las sutilezas que nos hacen ser humanos.

“Lluvia en los ojos” es una historia llena de fantasía que oculta un momento desgarrador en la vida de Sofía.

 

. . .

 

Esta animación surge de México de la mano de la artista Rita Basulto (“Eclosión” o “El octavo día de la creación”), que utiliza en este trabajo la técnica de stop motion para asimilar los temores y anhelos de su niña protagonista.

Rita Basulto encontró la fascinación por el arte desde muy joven. La música clásica, los libros ilustrados, la animación, el cine y la televisión fueron sus primeros maestros, hasta que a los 15 años comenzó su carrera en la Escuela de Artes Plásticas en la Universidad de Guadalajara, en donde durante cinco años adquirió conocimientos en historia del arte y técnicas esenciales para la animación.

 

 

Ahora, con una amplia trayectoria que le ha hecho ser acreedora a múltiples premios y logros internacionales, se encuentra a la espera de los resultados de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas por la nominación al Ariel con su cortometraje Eclosión. En estos momentos se encuentra colaborando con Guillermo del Toro dentro del proyecto Pinocho.

 

 

En esta animación de color y mezcla de mundos, con clara referencia a la pintura de Andrew Wyeth y sus áridos paisajes americanos, en esta historia metafórica que viaja hasta el momento de nuestro vida en que descubrimos que la gente se va para siempre.

Nos presenta esta pequeña historia con la siguiente sinopsis: “Sofía, una niña de siete años, recuerda el día en que se fracturó el brazo en una persecución por el bosque. Es una historia llena de fantasías que oculta un momento desgarrador en su vida”

Simbolismo en una delicada animación, entre lo real e imaginario y con una estética animada que dibuja con nitidez un mundo propio.

 

 

Toda la historia de Lluvia en los ojos acontece en el complejo engranaje de la memoria del personaje principal, Sofía. Una niña que, mientras se recupera de una fisura del brazo, recuerda a su abuelo y el vacío que dejó su muerte. Esa parte de ella misma que se fue con él y es irreplicable. Y ese mirar al pasado, la deja con un nuevo presente. 

Ver este corto animado mexicano exquisitamente curado, desde el guión hasta el stop motion, garantiza una experiencia estética similar a la de estar inmerso en medio de un mar de neblina (donde no se ve nada, pero afloran las pulsiones más profundas). Tanto así que Lluvia en los ojos, de Rita Basulto, recibió en el 2013 el Premio Ariel por el mejor cortometraje de animación. 

 

 

La dirección, fotografía y guión estuvo a cargo de Rita Busalto. La producción ejecutiva estuvo en manos de Juan José Median y la animación de la directora, León Fernandez y Luis Téllez.

El inusual hilo conductor de este relato es la relación que Sofía, de 7 años, desarrolla con un pequeño rinoceronte. Juntos, crean una atmósfera particular que borra las fronteras entre la realidad y la fantasía para revelar que, al final de cuentas, lo único que tenemos en cada instante es el sentido que le damos.

 

Lluvia en los ojos – Rain in the eyes from OUTIK ANIMATION on Vimeo.

 

Curiosidades de algunos nombres de las calles de la CDMX
MXCity
Las calles son venas que le dan vida a la Ciudad de México, y por ellas transita el tiempo y curiosidades como sus nombres.

Foto destacada: Uno TV

Si tuvieras la posibilidad de nombrar una colonia ¿qué nombres le pondrías a las calles?

 

. . .

 

Revisar los nombres de las aproximadamente 25 mil calles de la CDMX es un paseo curioso por la historia nacional; nuestras 1,695 colonias guardan calles con nombres de flores, frutos, fechas históricas, animales, planetas, personajes ilustres y objetos de todo tipo. Estas son algunas de las muchas curiosidades que las han nombrado.

Las calles empezaron a tomar su nombre con el crecimiento de la ciudad y por referencia popular, entre 1869 y 1928 empezaron a tomar su nomenclatura calles como Pila Seca, el Callejón de las Golosas o aquel de los Gachupines y la cerrada de la Amargura. Más adelante los edificios importantes como hospitales, templos y escuelas, también empezaron a nombrarlas.

 

 

Algunos de los nombres originales de la maravillosa Tenochtitlán se conservaron, Mixcalco, Tecpan, Tetzontlate, Tlaxcaltonco, Tlaxpana, Tlatilco, Itztapalapan y Tacuba, calles memorables por nombrar pueblos antiguos y que guardan momentos como el 8 de noviembre de 1519, cuando Hernán Cortés y los tlaxcaltecas entraron a la ciudad.

 

 

Las calles que hacen referencia al largo periodo en el que llegaron los misioneros siguen vigentes con las calles Santo Domingo, San Juan de Dios y la De la Concepción en el Centro histórico nombrada así por las primeras religiosas que fundaron el primer convento en México.

 

 

Cuando la ciudad estaba en pleno apogeo de su crecimiento, existían calles llenas de locales donde se ofrecían servicios por medio de nobles oficios y artesanos, Plateros, Tlapaleros, Talabarteros, Chiquihuiteras, Cedaceros y Cordobanes, algunas de estas calles ya no existen porque aquellos oficios dejaron de practicarse o cambiaron de nombre, como el último, los cordobanes (hoy Donceles) eran una especie de tapiceros y zapateros que trabajaban con piel de cabra.

 

 

En las calles de la CDMX vivieron grandes personajes de la historia, por ejemplo, en Donceles (una de las calles más antiguas de la CDMX) se ubicó la casa de Antón de Alaminos; en la antigua calle de San Agustín (hoy República de El Salvador) vivió Humboldt y en Amor de Dios (hoy Academia) escribió sus obras Siguenza y Góngora.

 

 

Acequia, San Juan de Letrán, Santa Isabel y la Puerta Falsa de Santo Domingo, eran la Calle del Agua por ser las vías donde antes había canales; ésta y otras tantas calles cambiaron su nombre en 1899 por nombres de Sur y Norte o avenidas Oriente y Poniente en un afán muy porfiriano de modernizar la ciudad, no obstante, después de la revolución volvieron a cambiar su nombre en alusión a fechas y personajes emblemáticos.

 

 

Y hablando de personajes emblemáticos, hay algunos más usados no sólo en la CDMX sino es todo el país, como Miguel Hidalgo que bautiza a más de 14 mil calles, lo mismo con Emiliano Zapata de la que existen 10 mil calles, 7 mil se han nombrado Independencia, 6 mil 16 de septiembre y 9,759 se hicieron nombrar Benito Juárez, el más utilizado en Oaxaca y Quintana Roo.

 

x