El Valle de Tehuacán-Cuicatlán, Patrimonio de la Humanidad
Cristopher Garnica
El Valle de Tehuacán-Cuicatlán: tiene 145 mil hectáreas de bosques de cactáceas, alberga el 70% de la flora conocida en el mundo y su arqueología revela una ocupación humana que data de hace 14 mil años, lo que le da su nombre en náhuatl: “Lugar de Dioses”.

Tehuacán- Cuicatlán: un paraíso de todos.

 

Con la designación del Valle de Tehuacán-Cuicatlán como Área Natural Protegida (ANP) Hábitat Originario de Mesoamérica, se inscribe en la Lista del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como sitio mixto, al reconocer plenamente su Valor Universal Excepcional durante la 42° Reunión del Comité del Patrimonio Mundial, celebrado en Manama, Bahrain.

De esta manera, México reafirma su posición como el primer país en el continente americano y el séptimo a nivel mundial con el mayor número de Bienes inscritos en dicha Lista. México cuenta con 35 sitios inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial. De estos títulos, 6 son Bienes naturales, 27 Bienes culturales y 2 sitios mixtos. En los últimos años se han logrado inscribir a cuatro sitios como patrimonio UNESCO: El Pinacate y Gran Desierto de Altar, Calakmul, Revillagigedo y ahora Tehuacán-Cuicatlán.

La candidatura mexicana participó en la categoría sitios mixtos junto con propuestas Pimachiowin Aki, “La tierra que da la vida” en Canadá, y el Parque Nacional de Chiribiquete “La maloca del jaguar”, en Colombia. Se hizo posible, gracias la investigación de más de cuatro años en la que participaron más de 40 expertos estableciendo los criterios para nominación mixta. Era la segunda vez que este sitio probaba suerte ante la Unesco, después de un primer intento fallido en 2016.

Dentro de este Valle converge riqueza biológica, geológica, cultural e histórica. Se encuentra en el centro sur de México, entre los estados de Oaxaca y Puebla dentro de un Área Natural Protegida y tiene una superficie de más de 145 mil hectáreas, con una zona de amortiguamiento de más de 344 mil hectáreas. Ubicado en la zona árida o semiárida con mayor biodiversidad en el continente americano, alberga ecosistemas y especies únicas en el mundo, que incluye el 70% de las familias de flora a nivel mundial y más de 3,000 especies de plantas vasculares, de las cuales el 10% son endémicas.

Este valle es la evidencia de la adaptación del ser humano al medio ambiente, a lo largo de un periodo de más de 14 mil años, ya que alberga vestigios que se remontan al origen de la agricultura y la transición de las sociedades de cazadores-recolectores a las sociedades neolíticas sedentarias, así como pinturas rupestres, cementerios, montículos, construcciones y ciudadelas.

Asimismo, es posible ver la existencia de sistemas de irrigación, domesticación de plantas, sistemas agrícolas y prácticas complementarias con el uso de cactáceas y la producción de sal, asentamientos residenciales y diversos sistemas políticos, religiosos y lingüísticos. También es testigo del surgimiento de las lenguas proto-otomangues que dieron lugar a la familia lingüística más antigua y diversificada del continente americano.

El ecosistema del Valle de Tehuacán-Cuicatlán es conocido por su fascinante diversidad de chiles y agaves, de los que se obtienen productos para el mezcal, así como otros alimentos que siguen vigentes hasta hoy. Protege alrededor de 141 especies de aves. Además, ha permitido la conservación de especies como el Águila Real o las Guacamayas Verdes y en este sitio se encuentran cinco de las seis especies de felinos que se distribuyen en México, como el jaguar y el puma.

Llorar, una galería de arte que celebra el llanto como expresión estética
Cristopher Garnica
Llorar, es un espacio que tiene como objetivo acoger manifestaciones estéticas marginadas en el umbral de los términos “gestión” y “cultura”.

_llorar CDMX, galería de arte.

 

Se agradece que en pleno siglo XXI, en la era de la felicidad llevada al hartazgo por todos los medios posibles, una galería adopte el llanto como una manifestación estética.

 

En efecto, la idea de tirar lágrimas como reacción emocional, es un fenómeno cultural asociado de manera estereotípica a la depresión y/o la tristeza, a la confrontación directa con nuestras emociones que nos colocan en un estado de vulnerabilidad, que paradójicamente, nos hace “sentir mejor después de llorar”.

_Llorar CDMX, también es un espacio de arte en la colonia San Rafael. Lo que antiguamente era un salón de baile barroco, ahora es un espacio que recibe y colabora con propuestas frescas sobre el quehacer artístico, no necesariamente artístico al estilo de Bellas Artes. Este un espacio se dedica a la gestión y producción cultural de manifestaciones únicas, donde uno puede ir, por qué no, solo a desparramar unas lágrimas para afirmarse en el mundo.

 

El objetivo de este peculiar recinto es trabajar con la ambigüedad de los términos “gestión” y “cultura”, donde sean rescatadas, renovadas y puestas en marcha, diferentes manifestaciones estéticas que tiendan a ser dejadas de lado por los espacios expositivos como consecuencia de las categorías que lleva consigo la noción de “obra de arte”.

_llorar está integrado por Amado Cabrales, Nicolás Zavala, Camila Gómez y Daniel Suástegui, quienes además se encargan de curar las propuestas, que busca captar el flujo de proyectos emergentes en la ciudad y ser un experimento curatorial que expropie lo público y lo privado.

 

 

Como el acto propio de tirar lágrimas, trabaja con aquellos materiales, sustancias, objetos, cosas, que han sido eliminadas del sistema porque ya no ostentan utilidad, como las lágrimas. Así que en su salón de baile de estilo barroco y pisos de pasta, con muros garigoleados y detalles dorados, se exhibe: Poesía y performance. Ritual y perreo. Cine, baile y show, además de exposiciones de artistas que trabajan con iconografía popular.

Su programa es el resultado de una convocatoria permanente, abierta a todos los interesados en realizar colaboraciones, eventos, exhibiciones y toda actividad cultural que sea afín a _llorar. Que tengan ganas de desmantelar la división que existe entre la alta cultura y la cultura popular abriendo espacios de posibilidades a otras sensibilidades.

_llorar CDMX Galería de Arte

¿Dónde? Miguel E. Schultz 26, San Rafael.

¿Cuándo? Lunes a sábado de 10:00 a 18:00

Consulta eventos especiales.

Entrada Libre

Facebook

llorar.cdmx@gmail.com

T. 01 55 3074 2484

En agosto 2018, Roberto Bolaño volvió a recorrer la Ciudad de México
Cristopher Garnica
La ciudad de México es la cuna de la carrera literaria de Roberto Bolaño, y en este recorrido puedes recorrer ese trayecto literario.

Los detectives salvajes, crónicas de la ciudad.

 

Los detectives salvajes es considerada la obra maestra de Roberto Bolaño. Con este texto que se lee exquisito, se celebran los viajes, la carretera y la contracultura de un México en forma de crónica biográfica novelada. Los Detectives.. son tres jóvenes poetas que toman a la Ciudad de México de pretexto, para, más que hablar, ser eso, salvajes.

La novela es un texto de bifurcaciones, de múltiples personajes amando, viajando en un terreno de muertes, asesinatos en manicomios y universidades, desapariciones y apariciones. Aunque sus escenarios son diversos (Estados Unidos, Francia, España, África) México, este portento de ciudad donde se encuentran toreros, prostitutas, editores perseguidos por pistoleros, es la médula para comprender las tres piezas que conforman la antología de los detectives.

En Los Detectives salvajes puedes recorrer la ciudad como si lo hicieras en carne viva, por la calle de Donceles, Bellas Artes, Álvaro Obregón en la Roma, el parque España. Este libro del escritor y poeta chileno, ha sido traducida a numerosos idiomas, entre ellos inglés, francés, alemán, italiano​ y neerlandés, y este autor goza de excelentes críticas tanto de escritores como de críticos literarios contemporáneos, se le considera uno de los grandes autores hispanoamericanos del siglo XX, de la talla de Jorge Luis Borges y Julio Cortázar, con quien suele ser comparado.

El 12 de agosto del 2018, el cronista Leonardo Tarifeño llevó a cabo un recorrido para conocer las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México desde la visión del escritor chileno Roberto Bolaño. A través del paseo literario Distrito Bolaño, los asistentes podrán recrear el ambiente mexicano que lo formó en sus textos.

 

Esto se hizo para conmemorar los 15 años de la muerte del fantástico escritor, y a 20 de la publicación de Los detectives salvajes, donde una treintena de personas dedicaron su mañana dominical a recordar a Roberto Bolaño. El cronista y editor Leonardo Tarifeño fue el guía por las calles del centro de la Ciudad de México, la que fuera el escenario de sus novelas y donde se la pasaba.

Desde las 10:00 horas, en lo que ahora es la sede de una librería de viejo en República de Argentina y Donceles, inició el recorrido. Los convocados estaban curiosos por entrar a ver cuál había sido el departamento en el que Bolaño pasaba el rato de adolescente con sus amigos. Este recorrido se hizo a través de los ambientes específicos con quienes Bolaño tenía una historia personal. “Para Bolaño, la Ciudad de México no era una escenografía; se trataba, más bien, de un organismo vivo que nutría su imaginación y lo invitaba a transformarse en uno de sus grandes narradores”, explicó Tarifeño.

 

Bolaño nació en Chile, pasó su adolescencia y juventud en la Ciudad de México y su vida adulta en España. Murió, en 2003, a los 50 años. Su muerte prematura, apenas unos años después de la publicación de su afamada novela, lo convirtió en autor de culto para muchos. Prueba de ella fue ese grupo de curiosos en conocer los lugares en donde compraba, pasaba el tiempo, escribía y discutía.

Bolaño es un escritor sin biblioteca, sin abolengo literario“, dijo Tarifeño mientras dirigía al grupo a las pocas librerías de viejo que quedan en Donceles. Aún sobrevive Inframundo, una de las que frecuentaba. Sus difíciles condiciones económicas desde niño lo llevó a dedicarse a todo, no terminó la secundaria. Fue repartidor refrescos y gas, en Chile, México y España.

Tarifeño habló sobre los infrarrealistas, a los que pertenece Bolaño, siguieron en las sombras, siendo marginados, porque el escritor criticaba y se enfrentaba continuamente a Octavio Paz. El recorrido continuó por la calle Madero, luego en otra librería frente a la Alameda, y hasta el cine Bucareli, recién cerrado. Tras dos horas y media de caminata, los lectores no parecían fastidiados. Tarifeño despidió al grupo leyendo un fragmento del discurso de aceptación del Premio Rómulo Gallegos, que ganó por Los detectives salvajes:

“Mi libro es una carta de amor y de despedida a mi generación.

Fuimos estúpidos y generosos, como son los jóvenes,

que todo lo entregan y no piden nada a cambio.”

La encantadora danza del Ballet Mexicano de la Discapacidad (VIDEOS)
MXCity
El Ballet Mexicano de la Discapacidad promueve la inclusión en la danza, y permite el desarrollo de habilidades de las personas con capacidades diferentes.

Ballet Mexicano de la Discapacidad.

 

La danza es una expresión de la bondad innata del cuerpo. Por esa razón, el movimiento del Ballet Mexicano de la Discapacidad se ha alejado de las terapias convencionales para darle paso a sus propios métodos, mecanismos y exploraciones corporales ad hoc a sus posibilidad expresivas.

Es por que en el proceso creativo del Ballet Mexicano de la Discapacidad (BMD) los participantes logran una gran evolución personal, sin necesidad de las técnicas rigurosas del ballet clásico, de modo que una persona con discapacidad pueda convertirse en un bailarín profesional.

El BMD se fundó en 2009 de manera independiente y la vía pública de una zona del Oriente de la Ciudad de México, donde trabaja con regularidad y se presenta de manera esporádica. Este hermoso Ballet ofrece educación superior en el campo del arte y la danza a personas con discapacidad, además de brindar una atención personalizada a nivel cultural y artístico.

Esta propuesta fue obra del genio David Serna, quien ha logrado posicionar al Ballet en México, como un espacio donde la discapacidad y el arte tienen voz. David se basa en las habilidades y capacidades de cada integrante, ofreciendo un tipo de danza honesta y auténtica emanada del proceso creativo y de las emociones de cada individuo.

Serna se acerca a la discapacidad de manera empírica con cada integrante del ballet, además de estudiar diversas danzas alrededor del mundo. Es así como encontró en los mudras en la danza clásica de la India gestos con las manos, incluyendo posiciones específicas con los dedos, muñeca y palmas-, una idea para desarrollar danzas artesanales para quienes se ven muy limitados en sus movimientos corporales.

Serna es miembro del Consejo Internacional de la Danza ante la Unesco. Cuenta con una academia de arte, ha creado el Coro Manos Amorosas, mujeres que “cantan” en lenguaje de señas y que son sólo las abuelas y las madres de muchos bailarines, a quienes acompañan en cada ensayo, en cada función y que están detrás de ellos.

La compañía BMD lleva más de nueve años de trabajo ininterrumpido, y es una de las pocas en el mundo en donde los bailarines son sólo personas con discapacidad, que se ha presentado en diversos recintos universitarios, tales como el MUAC, la Universidad de Chapingo y la Sala de Conciertos Elisa Carrillo. Además se ha representado a México en el Festival Internacional de Discapacidad en Colombia.

El trabajo del BMD ha influido en la inclusión social de las personas con capacidades diferentes, ya que cualquier persona que vea al Ballet consigue cambiar su concepción de la discapacidad. Aquí te dejamos otro increíble trabajo para que puedas apreciar más del arte del BMD.

El túmin, la moneda alternativa indígena, ahora en la CDMX
Cristopher Garnica
Túmin significa dinero entre los indígenas de la etnia Totonaca, además es una moneda comunitaria que sirve para comprar comida, ropa o para pagar servicios.

Breve historia del túmin.

 

El túmin es una moneda alternativa de cambio. Nace en la zona indígena del norte del estado de Veracruz y cuenta con gran aceptación en la región y diversos municipios de estados circunvecinos. El túmin, a diferencia de los billetes tradicionales que se valoran por el poder económico o las reservas de oro del país que los emite, está respaldado por las personas que los utilizan.

El túmin surge como proyecto de investigación en la Universidad Veracruzana Intercontinental (UVI), para ayudar a los habitantes de Espinal, un municipio pobre con 25.000 habitantes de los cuales la mitad son indígenas totonacas, cuyo salario mínimo no les alcanzaba para sobrevivir. Ante la falta de dinero, los vecinos intercambian sus productos para sobrevivir, como ocurre en otras comunidades rurales del país.

 

Los investigadores de la UVI diseñaron el túmin para facilitar el trueque, vales intercambiables por mercancía o servicios. La moneda comunitaria se puso en circulación a finales de 2010, en pleno festejó del bicentenario de independencia. Con el túmin, un panadero vende su mercancía en pesos y túmines, y ambas monedas le sirven para comprar productos y/o intercambiarla por servicios, como una revisión dental o la reparación de una puerta. En este sistema solidario de trueque, lo que vale no son los billetes o monedas metálicas, sino lo que las personas dan o hacen a cambio, donde el dinero no es para acumularse, sino para usarse y ayudar a la gente.

La moneda comunitaria se comenzó a utilizar entre 115 miembros iniciales de una red de intercambio, quienes recibieron vales por el equivalente a 500 túmines que se deben conservar en circulación. Así, cada uno de los socios da voluntariamente el valor que desea a la moneda y todos, a su vez, se comprometen a sacrificar las ganancias en pesos para recuperarlas en servicios o productos.  Si un kilo de carne cuesta unos 70 pesos en el mercado tradicional, por ejemplo, dentro de la red se cotiza en 50 pesos y 20 túmines. El carnicero utiliza los vales de túmin para comprar otra mercancía, como pan, y el panadero a su vez los intercambia por algo más, como harina, azúcar o huevos.

 

Esto ha hecho que alimentos, bebidas, animales y hasta servicios de cibercafé, formen parte de los negocios que exhiben afuera de sus locales los letreros que dicen “Aquí Aceptamos Túmin”. Esto ha dado buenos resultados, al grado que los comerciantes y profesionistas vendan más productos, y que los consumidores compren más barato.

Este piloto de túmin en Veracruz  no le gustó nada al Banco de México (Banxico),que llevo a demanda y juicios a los creadores del túmin, pero se ha resignado a ver las bondades del túmin como una amenaza latente. Gracias a este ha cambiado progresivo de la forma de comerciar de la gente, se han provocado varias réplicas en diversas comunidades indígenas de todo el país, como Chiapas y Tabasco, Morelos, Campeche y ahora la CDMX, que se ha acercado a los diseñadores del sistema para pedir su asesoría en el establecimiento de monedas propias; emulando casos exitosos de comunidades europeas de España, Portugal e Italia, que ya han comenzado a adoptar monedas propias debido a la crisis económica mundial.

 

El uso del túmin se ha extendido a 16 estados del país, incluyendo el sur de la Ciudad de México, en la delegación Xochimilco, donde los comerciantes y habitantes han comenzado a usar el túmin; lo cual representa su entrada a la Ciudad de México, el epicentro de los negocios del país, que tan solo en el segundo trimestre del año reportó ventas por 179,000 millones de pesos (casi 10,000 millones de dólares), de acuerdo con la Cámara de Comercio Servicio y Turismo local.

La entrada del túmin hace frente a las grandes corporaciones, pues el sistema está creado para incentivar el consumo local, sumado a que revaloriza el trabajo artesanal. En Xochimilco, si un cliente compra un frasco de miel de 20 pesos (casi un dólar), puede pagar con 18 pesos mexicanos e intercambiar dos túmines.

 

Los comerciantes interesados en el túmin se inscriben en un padrón, se acuerdan las reglas, la más importante es aceptar 10% del valor de un producto en túmines, de forma gratuita se les entregan los túmines, cantidad equivalente a su producción anual, y los comerciantes distribuyen la moneda entre ellos y sus clientes al pagar o dar cambio. Así es como se crea la red solidaria, donde los vales están en constante movimiento, intercambiando el trabajo de los productores. El túmin ha provocado que los comercios se expandan por medio de redes e incluso con comerciantes de otros estados del país. El túmin es una red solidaria que está ayudando a las personas de Xochimilco.

Web Túmin