Hotel Geneve, la opulencia de un lugar que preserva nuestro refinado pasado
Cristopher Garnica
111 años de una hermosa arquitectura y decoración que evocan el estilo clásico europeo. Los visitantes descubren a su paso antigüedades y obras de arte que han sido parte de la historia de este inigualable Hotel Museo.

Un lugar con encanto clásico con el lujo de la modernidad.

 

El Hotel Geneve tiene una historia hermosa. Se encuentra en la Zona Rosa a unos pasos de Paseo de la Reforma. Este hotel resalta tanto su encanto que parece el corazón de los centros de negocios y comerciales, los restaurantes, bares, centros nocturnos, museos, teatros y del Centro Histórico de la Ciudad de México.

El arquitecto Thomas Sinclair Gore, descendiente de irlandeses que habían emigrado a Canadá, aunque continuamente viajaba a New york para ver la ópera, donde conoció a Pauline Yngrid Johnson, con quien se casó y vino a México el último decenio del siglo XIX. Al poco tiempo adquirieron un terreno en la colonia Americana, rebautizada en 1906 como colonia Juárez. Allí construyeron los Gore Court Apartments, en un estilo que difería al de las mansiones afrancesadas que estaban de moda en las nuevas colonias como la San Rafael, la Roma y la propia Juárez.

Diseñaron un edificio que ofrecía departamentos amueblados para estancias cortas, idea novedosa en la cosmopolita ciudad, que ya contaba con buenos hoteles, especialmente en el Centro, donde se creía que el país podía alcanzar una situación semejante a la de Francia, Inglaterra y Alemania. Esto animó al matrimonio Gore a remodelar los apartamentos y convertirlo en el hotel Geneve, que comenzó a ser construido del 1897.

Para esa fecha, el inmueble ya era considerado un icono, y a principios del siglo XX se convirtió en el primero hotel con el deseo de implementar los estándares de confort que poseen los grandes hospedajes. Fue hasta 1907 que el hotel abrió durante el régimen de Porfirio Díaz. Las primeras fotografías del Geneve las realizó Guillermo Kahlo, el padre de la afamada pintora mexicana Frida Kahlo. Fue el primer hotel en recibir a mujeres que viajaban solas, y el primero en ofrecer servicio de taxis, operadora, tintorería, agencia de viajes, elevador, cancha de tenis y peluquería; además de teléfono y baño en cada habitación, servicios inusitados en ese tiempo. Era el hotel más moderno y elegante que ofrecía un estilo de hotelería novedoso con un estilo europeo.

En 1910 el Geneve sirvió el primer sándwich en México, aprovechando que la panadería Ideal comenzaba a ofrecer pan de caja. Su cocina fue tan reconocida que el día que inició la Revolución, 20 de noviembre de 1910, el presidente Porfirio Díaz decidió comer ahí con su familia. Durante la Revolución Mexicana fue declarado zona neutral, hospedando a embajadores y a sus familias, además de algunos revolucionarios.

Durante años se han hospedado grandes personalidades, como el premio Nobel de literatura Sir Winston Churchill; Charles Lindbergh, el primer hombre que cruzó solo el Atlántico; los actores Marlon Brando, Jack Palance, Sophi Loren, o los artistas Luis Barragán, Julio Cortázar, García Marquez y Franz Mayer; así como cientos de presidentes de todo el mundo.

 

Fue en el gobierno de Álvaro Obregón, en 1921, que se iniciaron los primeros planes de convertir a México en un centro de atracción turística, por lo que se censaron los mejores cuartos de hotel disponibles en toda la república, la cifra alcanzó 1,000 habitaciones, de las cuales 400 correspondían a la capital del país, y 200 de esas pertenecieron al Geneve. Para 1922 el Hotel Geneve fue fundador de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles.

Para finales de los años treinta el profesionalismo del Hotel Geneve alcanzó tal prestigio internacional, que un diario estadounidense publicó: “Una reservación confirmada en el Hotel Geneve es como tener una fianza de mil dólares.” El Hotel Geneve fue el principal promotor del turismo extranjero en México, entre 1909 y 1953 recibió a personas procedentes de los cinco continentes, llegó a tener visitantes de más de 50 países, difícilmente en México se podía encontrar un lugar más cosmopolita.

 

 

Los años sesenta traen un aire libertario al Hotel Geneve, centro de reunión de la generación de intelectuales y artistas de esa época. Punto de referencia obligado alrededor del cual comenzaron los establecimientos que configuraron lo que hoy se conoce como la Zona Rosa.

En el centenario del hotel, en 2007 se emprendió un proyecto de investigación que concluyó con la remodelación del Hotel Geneve, el hotel más legendario del país. El lobby esta abierto al público para el disfrute de su pequeña exposición. Además del restaurante La Terraza y el Phone Bar que entre sus reliquias tiene decenas de teléfonos antiguos y un piano que perteneciera a Agustín Lara. En el Phone Bar, hay una serie de teléfonos antiguos donde se puede escuchar la voz de Porfirio Díaz, quien el 15 de agosto de 1909 grabó en un cilindro de cera un mensaje de agradecimiento para Thomas Alva Edison.

 

 

Hotel-Museo Geneve

¿Dónde? Londres 130, Zona Rosa, Colonia Juárez

¿Cuándo? Hotel abierto 24 x 7

Para una visita guiada sábados de 10:00 a 14:00 hrs.

¿Cuánto? Haz una cita para recibir precios.

Web // Facebook // Twitter // Instagram

Tel: 5080-0800.

El muy necesario Ajolotario en Parque Tezozomoc
MXCity
Estas criaturas endémicas de Xochimilco, ya tienen Ajolotario en Parque Tezozomoc.

Los también llamados pulmones de la ciudad juegan un importante papel en una metrópoli como la Ciudad de México. Los parques son espacios llenos de vida verde, lugares que se pueden visitar cualquier día de la semana para pasar un rato agradable, ya sea a solas o al lado de una bonita compañía.

Los parques le dan vida a una ciudad, es aquí donde el tiempo se detiene y las preocupaciones se olvidan.

 

 

Hoy por hoy, el Parque Tezozómoc constituye un punto de regeneración urbana y mejora en la calidad de vida no sólo para los vecinos de la zona, sino para todos los capitalinos que deseen visitarlo. Teatro, juegos infantiles, pista para correr, canchas deportivas, senderos y plazuelas son sólo algunas de las cosas que podrás encontrar en el Parque Tezozómoc. Estaciones de la ciclo pista narran la historia del México prehispánico, razón que inspiró este magnífico parque.

 

 

 

 

En este Ajolotario en Parque Tezozomoc viven cerca de 300 especies, las mismas que luchan contra la extinción desde hace años, pues además de los problemas que enfrentan sobre la devastación de su hábitat —o consumo humano— el reto mayor es su reproducción en las condiciones ideales.

El recinto cuenta con los permisos correspondientes para la instalación y el manejo de vida silvestre, así como su formación de Centro para la conservación e Investigación de la Vida Silvestre.

 

 

 

El ajolote, axolotl, es una especia en peligro de extinción, personaje de poemas y relatos, de mitos y leyendas. Desde 2016, la Delegación Azcapotzalco lleva a cabo un programa de rescate de esta especie con el fin de que la ciudadanía lo conozca y contribuya con su protección.

Para llevar a cabo acciones de limpieza, en 2012 se retiró toda el agua del lago, por lo que los ajolotes fueron extraídos y entregados a la FES Iztacala. Cuatro años más tarde, la iniciativa delegacional comenzó a ser una realidad con la donación de 30 ajolotes por parte del Grupo Selome y pescadores de Xochimilco, con los que se dio inicio a la reproducción. El ajolotario del Parque Tezozomoc cuenta ahora con más de 650 ejemplares de siete especies.

 

 

Este proyecto en defensa del ajolote cuenta con los registros necesarios, ante Semarnat como Predio o Instalación con Majeo de Vida Silvestre y como Centro para la conservación e Investigación de la Vida Silvestre. Se tomaron todas las medidas de precaución para que los ajolotes que habitarán ahora el lago estén protegidos de otras especies y de cualquier peligro.

Los ajolotes introducidos este día son de la especie Ambystoma granulosum, y son descendientes directos de los que habitaban el lago y que quedaron a resguardo de la FES Iztacala.

La repoblación de ajolotes en el lago es parte del proyecto de rehabilitación integral del Parque Tezozomoc, que para este tema contempló la colocación de 4 aereadores de agua que funcionan en forma sincronizada las 24 horas del día, manejo de la flora y fauna del lago.

La siguiente acción que llevará a cabo la delegación es el acondicionamiento y apertura de un ajolotario para que todas las personas puedan conocer la historia y características de esta maravillosa especie.

 

 

Dónde: Parque Tezozomoc (Manuel Salazar S/N, Hacienda del Rosario)

Cuándo: martes a domingo de 6:00 a 18:00

Cuánto: entrada libre

Una nueva especie de dinosaurio es descubierta en México
MXCity
Los paleontólogos del Mude esperan que en un futuro cercano se puedan exhibir los nuevos descubrimientos en el Museo del Desierto, pues actualmente los fósiles se encuentran en la Colección Paleontológica de Coahuila.

Paleontólogos mexicanos del Museo del Desierto (Mude) han descubierto una nueva especie de dinosaurio, el Acantholipan gonzalezi, perteneciente al género nodosaurio, según ha informado el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Un equipo conformado Héctor Rivera Sylva y Rubén Guzmán Gutiérrez, con apoyo del Museo del Desierto, halló los restos de una especie hasta ahora desconocida de dinosaurio en Coahuila. El “nuevo” dinosaurio ya tiene género y especie: Acantholipan gonzalezi (nombre en honor al director del museo, Arturo H. González González).

 

 

Los restos fósiles encontrados indican que es completamente diferente a cualquier otra especie registrada y que vivió durante 84 millones de años en las costas ubicadas al noroeste del estado de Coahuila durante el periodo Cretácico.

Gracias a las características en sus huesos, nos dimos cuenta de que se trataba de un nodosaurio. Sin embargo, tenía una espina cónica que nos permitió pensar que el dinosaurio era nuevo, ya que una espina como esa no estaba presente en otros dinosaurios de la misma familia y periodo. Sin embargo tuvimos que comparar la ulna (uno de los huesos del antebrazo) con las de otros nodosaurios, para poder sustentar que poseía características únicas”, comentó Rivera Sylva.

 

 

El hallazgo de una nueva especie es importante porque revela un alto grado de especiación en la región:

La presencia de un nuevo género y especie de dinosaurio nodosáurido en Coahuila brinda evidencia adicional de la existencia de un endemismo en lo que hoy es el noreste de México.

El hallazgo llega tras ocho años de investigación en el estado de Coahuila y, según los especialistas, constata que México es un país de dinosaurios.

 

 

“No es necesario que pensemos en regiones como el sur de África o desiertos de Argentina. Aquí tenemos una riqueza paleontológica muy importante. Y vale mucho la pena que la población, los niños y jóvenes se involucren en conocerlo, ya que es de todos los mexicanos”, ha aseverado Guzmán.

El hallazgo forma parte del proyecto Dinosaurios de la Región Desierto de Coahuila, y a pesar de que no se cuenta con gran parte del esqueleto, los científicos cuentan con el material fósil clave, conocido como holotipo, para determinar que representa un nuevo género y especie de dinosaurio.

Secretos de la Academia de San Carlos, la primera escuela de Arte en América
MXCity
Ahí, sobre la calle de moneda, un poco olvidada se encuentra la primer academia de arte en América, destinada especialmente a la pintura y escultura.

Si pasas por la calle de Moneda, encontrarás un edificio de estilo renacimiento italiano, el cual alberga hoy al Museo de San Carlos y la Escuela Nacional de Artes Plásticas para estudiantes de posgrado de la UNAM, el cual a lo largo de su historia ha acogido a grandes artistas mexicanos de la talla de José María Velasco, Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo, entre otros. Sin embargo, esta escuela de Arte tiene mucha historia, incluso las replicas escultórica que se hayan en su patio la tienen.

Inspirada en la  Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, la Academia de San Carlos fue la primera escuela de arte en todo América. 

 

 

 

La Real Academia de San Carlos de las Nobles Artes de la Nueva España era su nombre completo, una escuela creada en 1781 por el entonces Rey de España, Carlos III, para difundir en México artes como la pintura, arquitectura y escultura, pero prominentemente el arte del grabado, que ya de por sí destacaba talento en México. Cada año, el rey otorgaba una donativo generoso, así como el patrocinio de profesores doctos en la materia y material artístico. Entre esos amables regalos que recibía el instituto, se encontraron unas 200 piezas, replicas de esculturas griegas y romanas.

Hubo una vez en que el rey encargó al entonces celebre escultor Manuel Tolsá que hiciera un viaje por Europa para observar las piezas escultórica clásicas más relevantes para hacer réplicas y ponerlas en el nuevo instituto. El fin no solo era estético sino que estas piezas servirían a los estudiantes como modelo en clase.

 

 

 

Finalmente cuando se crearon en yeso, fueron envueltas en papel y empacadas cuidadosamente en cajas para transportarlas a la Nueva España. Pero no hubo navío que aceptara el reto de transportar tantas toneladas. Manuel Tolsá hizo de todo para hacer llegar las piezas a México y cuando finalmente logró transportarlas hasta Cuba (ni el mismo navío que había aceptado el reto completó el viaje debido a las terribles tormentas), tuvo que esperar seis meses para confabular el viaje hasta Veracruz, donde serían llevadas a “lomo de mula” hasta la Ciudad de México. 

Lamentablemente en este trayecto las piezas se rompieron y el escultor pasó dos años de su vida intentando arreglarlas. Muchas de ellas hoy se encuentran en el patio del edificio.

 

archivo mxcity academia de san carlos esculturas

 

archivo mxcity academia de san carlos esculturas-2

 

archivo mxcity academia de san carlos esculturas-1

 

archivo mxcity academia de san carlos esculturas-4

Un segundo encargo se realizó años más adelante, esta vez fueron piezas italianas traídas del Capitolino y el Vaticano. La ronda de primeras piezas, aunque replicas de clásicos, aguardan una historia poco usual, una perturbadora travesía que, en la ambición de recrear una academia en México como ninguna otra, cursaron un exhaustivo viaje de cataclismos y obstáculos, lo que las convierte en monumentos emblemáticos de este colegio todavía más fascinantes. 

 

 

 

museo Academia de San Carlos

 

Fuente: JIMÉNEZ Castro Elena, “Los pequeños secretos del Centro Histórico”, CONACULTA, México, 2014.

Dimorfismo Urbano: una exposición sobre los diversos aspectos de nuestra ciudad
MXCity
Dimorfismo se utiliza en el campo de la biología para nombrar a la condición de aquellas especies de animales o de plantas que exhiben dos aspectos anatómicos o dos formas diferentes.

Una exposición en el metro de la ciudad.

 

El dimorfismo está presente de diversas formas en la vida de los seres vivos. Es una noción que se utiliza en el campo de la biología para nombrar a los seres vivos que muestran dos aspectos anatómicos diferentes a pesar de ser de la misma especie. Esto se caracteriza por las variaciones en la fisonomía entre machos y hembras, y esto suele estar presente en la mayor parte de las especies en grados distintos.

En el caso de los reptiles, los insectos y las arañas, por ejemplo, las hembras suelen ser más grandes que los machos. Lo contrario ocurre con los mamíferos, un grupo donde los machos pueden alcanzar un tamaño mucho mayor al exhibido por las hembras. En los leones el macho sobresale por su melena y en el caso del ser humano, el dimorfismo sexual es evidente, ya que los órganos sexuales de los hombres se manifiestan externamente, mientras que las mujeres tienen marcadas las glándulas mamarias.

Existen otras formas de dimorfismo, que se refieren a las alteraciones de acuerdo a la relación con el ambiente o los hábitos. Estos son otros tipos de dimorfismos advertidos por la biología: dimorfismo ecológico, sexual cerebral, el dimorfismo en hongos.

Existe otro tipo de dimorfismo, que presenta el fotógrafo mexicano Arturo Morales, uno que se refiere a nuestra cotidianeidad pero que nadie toma en cuenta, precisamente porque es parte de nuestra costumbre; el dimorfismo citadino, el de las diferencias biológicas que nos pasan y atraviesan todos los días, pero que no notamos porque lo maravilloso del paisaje ya nos resulta común.

La exposición fotográfica titulada Dimorfismo Urbano conmemora el 49 aniversario del Metro de la Ciudad de México y muestra la diversidad cultural y arquitectónica de esta gran y hermosa ciudad.

Aquí te dejamos una muestra fotográfica del trabajo de Arturo Morales.

 

 

 

 

 

 

 

Exposición Dimorfismo Urbano

¿Dónde? Vitrinas del metro Copilco

¿Cuándo? Hasta el domingo 28 de Octubre

Entrada Libre