Los hermosos sonidos del México Colonial (VIDEOS)
MXCity
Al comenzar los años de la conquista española no solo se combinó la sangre; también se mezclaron sonidos y una gran variedad de instrumentos.

La música de la época colonial.

 

La llegada de los españoles a la gran Tenochtitlan, la caída y progresiva conquista de los mexicas trajo consigo cambios radicales, nuevos artefactos y un mestizaje que a la fecha sigue presente en México. Los españoles trajeron caballos, enfermedades, armas de fuego, soldados envueltos en armaduras, nuevos ritos, costumbres y con ello nueva música, instrumentos bailes y tradiciones culturales.

Los españoles trajeron consigo, sobre todo, música religiosa; que sustituyó, poco a poco, la música profana y guerrera de los aztecas. Los españoles también trajeron una serie de instrumentos musicales desconocidos en nuestro continente y heredados a su vez de otros pueblos como el judío y/o el árabe. Pero estos nuevos instrumentos también tuvieron un fin: someter al mandato de la corona española. Y para llevar a cabo ese propósito, se tuvo que evangelizar y “civilizar” a los indígenas; pero no se pueden transformar siglos de sabiduría e historia, y lo que fue sucediendo forjó una nueva manera de ser: el mestizaje.

Como para los españoles era vital transformar a la multitud de tribus en cristianos, la evangelización fue arrasadora en los años coloniales. Se construyeron muchas iglesias, capillas, conventos y monasterios en todo el territorio, y junto con eso se enseñaba la doctrina cristiana, se bautizaba con nombres decentes a los indios y se enseñaba a cantar, tocar instrumentos y hacer misas como dios manda.

Quizá las primeras melodías que escucharon los indígenas durante la colonia, fueron los cánticos cristianos de la misa, las piezas que musicalizaban las representaciones del Nacimiento de Jesús, de los Reyes Magos, e inclusive de Santiago apóstol. También las piezas que formaban parte de las fiestas patronales que surgieron al dar nombre cristiano a los poblados.

Durante el periodo colonial (1521-1821) la música floreció en torno al ámbito eclesiástico; ya en el primer cuarto del siglo XVI comenzó a penetrar en México la música culta europea, en forma de cantos litúrgicos. Las misas se acompañaban de cantos corales en latín, obras a la manera Europea y diversos instrumentos musicales: flautas de madera, cornetos de marfil y/o madera, trompetas, chirimías (oboe antiguo), corno francés, sacabuches (trombón), bajones (ancestro del fagot), un gran número de percusiones, y por supuesto los instrumentos de cuerda: guitarras barrocas, violines, violas, raveles, arpas, salterios, y el majestuoso órgano que florecería dando bellísimos ejemplares en el continente.

Juan de Zumárraga (1468-1548), aconsejaba a los misioneros que emplearan la enseñanza de la música como una vía de acercar a los indígenas a la verdadera fe y lograr su conversión. Fray Pedro de Gante (1480-1572) fundó la primera escuela de música, en Texcoco; tres años más tarde, la institución trasladaría su sede a la Ciudad de México. En esta escuela, los indios eran instruidos en los secretos del canto llano y de la instrumentación, y los primeros alumnos difundieron sus enseñanzas a través de toda la colonia.

Veinte años después de la conquista, los indios ya componían en el idioma europeo, copiaban manuscritos y fabricaban sus propios instrumentos, a excepción de los órganos. La primera obra india que se conoce es una misa compuesta en Tlaxcala, en 1540. Además, se fundó una biblioteca de música religiosa a partir de copias de material procedente de Europa. Durante estos siglos llegaron a México compositores y músicos europeos que contribuyeron de manera decisiva a la difusión de estilos y formas musicales del Viejo Continente.

Ya en 1539 existió una imprenta en México que imprimió trece libros litúrgicos con música. En 1556 se publicó el Ordiunarium de la misa, la primera edición musical mexicana y, al parecer, de toda América. Los restantes aparecieron entre 1560 y 1589 además de las coplas, villancicos y piezas teatrales musicadas, ambientadas en la Pasión y las celebraciones de Navidad.

Muchas obras de maestros españoles de la polifonía (Cristóbal Morales, Francisco Guerrero o Tomás Luis de Victoria), se enviaban al Nuevo Mundo poco después de su publicación en la metrópolis; los archivos catedralicios de Sevilla o Toledo hacían llegar estas composiciones a las catedrales de Puebla y Ciudad de México.

Así fue que rápidamente, cientos de jóvenes indígenas darían de que hablar al mundo. Con los años, México exportaba a Europa violines y guitarras y los músicos mexicanos comenzaron a aprender también las materias propias de la usanza Española, contrapunto, armonía, solfeo, polifonía y orquestación.

En el siglo XVII, la ciudad de Puebla experimentó un extraordinario desarrollo musical, que alcanzó su punto culminante durante el obispado de Juan de Palafox y Mendoza (1639-1653), una etapa de notable prosperidad. Gutiérrez de Padilla está considerado como el más relevante de los compositores mexicanos de la centuria. Su música para doble coro incluye misas, motetes, himnos y lamentaciones. Junto a Gutiérrez de Padilla están los nombres de Francisco López Capillas o Miguel Mateo Dallo y Lana, que realizó versiones polifónicas de los villancicos de sor Juana Inés de la Cruz.

Con los años, el sincretismo musical y las diferencias y desigualdades marcas por los españoles entre blancos e indígenas, criollos y mestizos, entre la mezcla de las sangres, se derivó en algo nuevo. Aunque no se permitía tocar con huéhuetls o teponaztlis en la iglesia, fuera de éstas, las cosas se iban mezclando de manera muy singular y según la región donde se estuviera, el fenómeno sucedía distinto; hasta dar con un vihuela de mariachi y una jarana huasteca o una guitarra chamula, que si bien su origen es el mismo (la guitarra barroca) son muy distintas en cuanto a los materiales, afinación y géneros que la acompañan.

Lo mismo sucedería con arpas, violines, violas, flautas, chirimías, percusiones y demás instrumentos; y lo mismo en las zonas donde hubo más negros, la música tiene una clarísima influencia, como es el caso de Veracruz o la costa chica de Guerrero y Oaxaca, donde llegaron instrumentos como la marimba, el marimbol y nuevas percusio

Nano Mutek, presenta al genial músico experimental Yves Tumor
MXCity
Mutek 2018, encenderá la CDMX con uno de los artistas más propositivos de la música electrónica experimental, Yves Tumor.

Yves Tumor es un músico deslumbrante.

 

Mutek es una plataforma punta de lanza en las nuevas experiencias de creatividad digital, creando diversos puntos de encuentro para presentarlas en un formato íntimo y con una selección compacta e intensa, que mezcla talento nacional e internacional en una sola sesión.

Los Nano Mutek son bosquejos de esto, es un skecht auditivo de lo que está por venir en el festival; es una declaración de principios de parte de los curadores de Mutek.mx para que veas lo que se vendrá más adelante. Los Nano Mutek se destacan por tener un nivel de experimentación que ningún otro evento de música electrónica en nuestro país tiene, alejándose de convencionalismos y fórmulas cómodas.

 

 

Una prueba de esto, un Nano de Mutek, es Rahel Ali, Sean Bowie, Shan o como prefieran decir en la web, pero mejor conocido como Yves Tumor. La música de estudio de Yves es un ascenso hacia nuestras zonas más vulnerables a través del ambient, avant-pop y sound-collage del más fino, mientras que su live performance nos empuja a la liberación invocando nuestros sentidos más primitivos con cyberpunk, industrial y techno sin freno.

 

 

Yves Tumor está comprometido con su mística, experimenta con las emociones y la indagación existencial creando música profunda, brutalmente honesta e innovadora donde lo dulce y doloroso se entrelazan y confunden.

Tumor ha sido perfilado como uno de los grandes lanzamientos del año, tiene hipnotizadas a las mejores revistas del ámbito musical, lo mismo a Pitchfork y The Wire que a Resident Advisor y Fader, y su show en vivo ha conquistado a todas las audiencias masivas de festivales como Primavera Sound y Sónar, manteniéndose fiel a su médula salvaje y experimental.

 

 

Yves Tumor nos hará replantearnos la experiencia colectiva a través de estallidos de electrónica llenos de audacia y vitalidad, siendo artista estelar de Nano Mutek. Mx 2018; marcando un arranque épico para la celebración de los XV Años de Mutek en su edición mexicana, en el Galera – CDMX en la colonia doctores.

 

 

 

Nano Mutek.Mx 2018 presenta a Yves Tumor

Dónde: Galera: Calle Dr. Carmona y Valle 147, Doctores, 06720, CDMX .

Cuándo: Viernes 19 de octubre, 21 h.

Cuánto: $550 MXN más cargos 

Día del evento: $600 MXN más cargos

Tickets

Facebook //Twitter  // Instagram 

La increíble fábula de las bodas de Figaro de Mozart llega a Bellas Artes
MXCity
La Compañía Nacional de Ópera se prepara para presentar Las bodas de Fígaro de Mozart en Bellas Artes, una de las óperas favoritas de los amantes de Mozart está por presentarse en la ciudad.

La inolvidable ópera de las bodas de Figaro que Mozart presentó 5 años antes de su muerte.

 

Representada por primera vez en Viena el 1 de mayo de 1786, esta ópera cómica en cuatro actos que supuso el máximo triunfo de Mozart conserva todavía intacta su vitalidad. Con suma habilidad, Lorenzo Da Ponte (1749-1838) extrajo de la comedia de Pierre Beaumarchais un libreto rico y complicado, despojándolo en parte de su intención satírica y social y acogiendo sin restricciones el aura rica de difusa sensualidad, que en la comedia francesa estaba compensada por la sana franqueza del popular Fígaro.

 

 

Con Las bodas de Fígaro, Mozart superó ampliamente las convenciones del género bufo. En la obra, Fígaro y Susana preparan su boda, pero su señor, el conde de Almaviva, no está dispuesto a renunciar al tradicional derecho de pernada. El conde se ha encaprichado de Susana, camarera de la condesa; la condesa está dolida y decepcionada por las escapadas del incorregible marido.

Los dolidos celos de la condesa y las imprudentes artimañas de Fígaro y Susana para esquivar los anhelos del conde dan lugar a una serie complicadísima de intrigas, durante las cuales Fígaro se descubre hijo del decrépito don Bartolo y de la no menos vieja Marcelina, y la condesa se ve cada vez más envuelta en una peligrosa desviación, delicadamente insinuada, debida a la simulada pasión de Fígaro y al ardor amoroso del precoz paje Cherubino, doncel ansioso de amor, siempre inocente y siempre destinado a dejarse sorprender por los maridos celosos en las situaciones más comprometedoras.

 

 

Todo se arregla, naturalmente, y la ópera termina con abundantes matrimonios y reconciliaciones. Este clima blando y afeminado, dominado por una ingenua y casi pueril voluntad de alegría y placer, encuentra su expresión musical en los gozosos gorjeos, ya lánguidamente tiernos (la condesa, Cherubino), ya realzados por una malicia petulante (Susana, Fígaro), que se revela en la saltarina viveza del ritmo.

 

 

Hay, en Mozart, la inclinación irresistible y natural hacia un placer incluso demasiado fácil y al alcance de la mano, en el que convergen todos los circundantes, entretejido incluso en la más íntima trama de placer y alegría, y en el cual las realidades más diversas (como la dura vida militar) pueden convertirse en increíble fábula, capaz de una paródica y grotesca fantasía, como sucede en la canción de Fígaro que predice al pobre Cherubino, nombrado “oficial”, las marchas en el fango, con el sable al costado, y el concierto de los cañones.

Como los suaves conciertos de voces femeninas son la materia más apta para convertir en sonidos dicho mundo, incluso visualmente, la ópera es rica en escenas galantes que parecen solicitar el pincel de un Watteau: por encima de todas, el disfraz de Cherubino con ropajes femeninos por obra de Susana y de la condesa (en que se aprovecha hábilmente la ambigua sugestión del personaje masculino interpretado por una actriz). En la primera escena, Susana, ante el espejo, se prueba complacida el hermoso sombrerito; y en la melodía acariciadora y ligeramente burlona se encuentra casi un eco de la infantil actitud del mismo Mozart, siempre solícito en preguntar a sus familiares en sus cartas si “están contentos”: estar contento, tal es la ley suprema de dicho mundo. Y cuando Fígaro y Susana, en la penúltima escena, entonan su melodía casi soñadora y sentenciosa, tienen verdaderamente el aire de extraer la moraleja de la historia.

 

 

Entre los veintiocho números que componen la ópera, sólo catorce son arias: la mitad está hecha de dúos, tercetos y escenas de conjunto. En ello reside el secreto de su viveza. La eliminación de lo estático del aria confiere al conjunto un dinamismo sorprendente; además, algunas arias (como la de Fígaro “Non più andrai…” y la de Susana “Venite, inginocchiatevi…”) no están circunscritas al personaje que canta, sino que tratan y completan la personalidad de Cherubino; así se obtiene, en la música, un extenderse, un derramarse y un reciproco reaccionar general en una intriga que es verdadera imagen de la vida.

 

 

Las bodas de Fígaro en Bellas Artes no es el primer acercamiento de la Compañía Nacional de Ópera a esta historia, ya que en años anteriores la compañía interpretó los otros dos títulos que conforman esta trilogía bajo la guía de Mauricio García Lozano.

En esta ocasión, Las bodas de Fígaro en Bellas Artes será dirigida por el director serbio Srba Dinic. Si nunca has asistido a una función de ópera, te recomendamos atreverte a disfrutar de esta, ya que por su divertida y sus grandes melodías es perfecta para introducirte en el mundo de la ópera.

 

 

Las bodas de Fígaro en Bellas Artes

Dónde: Palacio de Bellas Artes, Juárez s/n, Centro Histórico

Cuándo: 15, 18, 20 y 25 de noviembre

Costo: $90 a $650

Boletos

De cómo los globos aerostáticos llegarán a los cielos de Teotihuacán
MXCity
Un festival con música, máquinas voladoras y un amanecer arqueológico maravilloso.
globos

Este fin de semana podremos sentirnos parte de una novela de Julio Verne…

 

Desde el inicio de los tiempos el hombre ha soñado con surcar los cielos como las aves. En honor a esto, desde la antigüedad la imaginación humana inventó toda clase de dispositivos para ver las nubes de cerca. Los árabes, por ejemplo, escribieron de tapetes tenían la posibilidad despegar de la tierra, y el mismo Leonardo Da Vinci diseñó una serie máquinas voladoras que intentaban emular la técnica de las águilas.

 

globos

 

Sin embargo, no fue hasta el siglo XVIII cuando se inventaron una serie de máquinas más ligeras que el aire, que le permitieron a la humanidad cumplir su sueño. El primer paso en esta dirección lo dio en 1709, un sacerdote brasileño llamado Bartolomé Lorenzo de Guzmán que diseñó y construyó la primera nave que usaba aire caliente para elevarse, la llamó Passarola.

Años más tarde, unos fabricantes de papel observaron cómo las bolsas invertidas sobre una llama, ascendían en el aire. Diseñaron, entonces, con seda y lino, el primer globo aerostático, la mongolfera una máquina que se elevó más de 250 metros del suelo en el año de 1782 y dejó a muchos con la boca abierta.

 

globos

 

Luego, tras muchos experimentos con animales dos intrépidos marqueses, se aventuraron a realizar el primer vuelo tripulado, con poco éxito debido a que no sabían cómo controlar y hacer perdurar el airé caliente. Para remediar esto un inventor inglés diseñó un globo de hidrógeno que fue el paso definitivo para poder viajar en este singular vehículo.

El transporte en globo se popularizó en los años siguientes, tanto que Julio Verne le dedicó dos novelas. Tanto, que actualmente el hombre se sigue maravillando con él, y todavía busca subirse a uno para contemplar el horizonte desde esa magnífica canasta que desde hace muchos años guarda celosamente a sus viajeros.

 

 

globos

 

Por todo lo anterior, es una buena noticia anunciar que el 10 de noviembre se llevará a cabo en el emblemático espacio arqueológico de Teotihuacán, el Festival del Globo Aerostático 2018. Un evento perfecto para rescatar esa ancestral añoranza de volar y para darle al alma el alivio de pasar un día contemplando el cielo.

 

globos

 

Cabe destacar que las actividades de este maravilloso festival empezarán a partir del amanecer. A las 6 de la mañana los asistentes podrán ser testigos del encendido y despegue de decenas de globos aerostáticos.

 

Si asistes al Festival de Globos aerostáticos de Teotihuacán 2018 podrás disfrutar de conciertos, zona de camping, juegos para niños, atracciones extremas, espectáculo de globos aerostáticos, foodtrucks, night glow, actividades dentro de Reino Animal, Dj party y un súper concierto de clausura con JNS.

 

globos

 

La jornada finalizará con una serie de espectáculos nocturnos de luces, música en vivo y por supuesto más globos aerostáticos conquistando el horizonte con su inconmensurable belleza.

 

El boleto general para el camping tiene un costo de $396 y te da acceso al evento desde las 6:00 para que veas el cielo de colores con los globos surcando las alturas. También podrás presenciar los conciertos, ir a la zona de juegos y comer en los foodtrucks. Por si fuera poco, podrás asistir al safari para conocer más de Reino Animal, admirar el espectáculo nocturno de globos iluminados night glow y el concierto estelar del cierre a cargo del grupo de música pop Jeans. Si lo prefieres puedes tener acceso preferente a las mismas actividades por $594. Ya que estás por allá no olvides darte un rol por las pirámides de Teotihuacán.

 

globos

 

 

Festival Nacional del Globo Aerostático 2018

¿Cuándo? 10 de noviembre

¿Dónde? Teotihuacán, Reino Animal (Camino a Belen Santa Maria S/N, Oxtotipac, Otumba)/p>

Dirección: Carretera México-Teotihuacán, kilómetro 46

Para información de boletos y rutas para llegar consulta aquí.

Boleto general: $396; boleto preferente $594; camping general en zona safari $495; camping familiar en zona parque $850

Sobre el novedoso Tren Interurbano que irá de la CDMX a Toluca
MXCity
La novedosa vía férrea atravesará un tramo de 58 kilómetros, mismos que conectarán la ciudad de Toluca con la Ciudad de México.

Desde el 7 de julio del año pasado, la construcción del Tren Interurbano que irá de Santa Fe a Toluca ha estado en obras, con la premisa esencial de que en algún momento los más de 70 mil trabajadores que se desplazan a esta zona tengan un transporte público más eficiente. 

 

 

Muchos afirman que se trata de la nueva era de los ferrocarriles en la Ciudad de México, que además ayudará con el flujo y concentración de autos que genera día con día la Ciudad de México. 

Según se sabe, la novedosa vía férrea atravesará un tramo de 58 kilómetros, mismos que conectarán la ciudad de Toluca, desde la estación de Zinacantepec, con la Ciudad de México, en la estación Observatorio. Los seis puntos en los que será divido, constarán de las terminales ya mencionado, además de las estaciones intermedias de Pino Suárez, Tecnológico, Lerma y Santa Fe.

Mientras se tiene previsto su terminación en 2018, hace no mucho, la Secretaria de Obras y Servicio de la Ciudad de México dio a conocer la tarifa oficial del interurbano: 

“La tarifa estimada por la SCT en el trazo urbano de la Ciudad, de la terminal Observatorio a la estación Santa Fe, es de un precio aproximado a los 12 pesos. El recorrido será de 5 minutos a lo largo de 9 kilómetros, disminuyendo en casi 40 minutos los recorridos locales que se realizan actualmente en esta zona con alta afluencia vehicular.”

 

 

Quienes deseen viajar de Toluca a la Ciudad de México en este transporte tendrán que desembolsar aproximadamente $80, estimó la depedencia local, quien está a cargo del tramo que irá de Santa Fe a Observatorio.

En el último Análisis Costo-Beneficio del proyecto, disponible en la Secretaría de Hacienda, se establece que la tarifa sería de 65 y, en noviembre de 2013, la proyectista refirió en su análisis que sería de 40 pesos. Cabe aclarar que desde el comienzo del proyecto se mencionó que el costo del pasaje sería rentable y que la tarifa que se cobrará a los usuarios tendría ajustes.

 

Un boleto de autobús de la Ciudad de México a Toluca tiene un costo aproximado de 95 pesos en un viaje con una línea de primera clase, de acuerdo con Reforma.

tren-interurbano

Infórmate más sobre el Tren Interurbano aquí