Arte y Cultura
Recordando la Filosofía Nahuatl de Miguel León Portilla
Cristopher Garnica
“En el centro de la palma de su mano nos tiene colocados, (los dioses) nos están moviendo a su antojo, como canicas estamos dando vueltas, sin rumbo nos remece.” En La Filosofía Náhuatl.

Filosofía Nahuatl.

 

La filosofía náhuatl: estudiada en sus fuentes es un texto escrito por el doctor honoris causa Miguel León Portilla (1956). Es un vasto estudio del pensamiento de los tlamatinime, los sabios prehispánicos, en el período inmediatamente anterior a la Conquista.  La premisa de este texto es tratar de deducir algunos pensamientos filosóficos de épocas remotas épocas, haciendo uso de más de 90 fuentes primarias que toma como testimonio de la mente antigua. 

Las fuentes a las que recurre Portilla, incluyen testimonios de informantes de Sahagún, el libro de los coloquios de los doce sabios nahuas (1524) en el que defienden opiniones y creencias nahuas ante la impugnación de los frailes españoles, una colección antigua de cantares (filosóficos), los discursos de los Huehuetlatolli, pláticas de los viejos aprendidos de memoria en el Calmécac, así como varios códices, obras de arte y otros textos y documentos.   

La filosofía náhuatl es un texto importante porque pone sobre la mesa una que poco se había declarado; empero, que en la antigüedad en México había un grupo de gente dedicada al saber, que se reunía a hablar y abordar problemas fundamentales acerca de la existencia, la verdad, la moral, la belleza y el lenguaje.

Al referir la existencia de pensadores que se distinguían de los sacerdotes, de misticismo y la religión poniendo énfasis en la poesía para manifestar algunas ideas y conceptos sobre su realidad, también coloca a la experiencia y vivencias diarias como parte del quehacer filosófico. En otras palabras, que los nahuas compartían, al menos, algunos rasgos con los filósofos atenienses de la antigüedad. La filosofía nahuatl es una de las obras literarias más destacadas del Dr. Miguel León-Portilla, y es también una de las más aceptadas y bien recibidas por los estudiosos y amantes del México antiguo, específicamente de la cultural nahuatl.

Este texto se editó por primera vez en 1956, ha sido traducido a diversos idiomas, incluido el ruso, el checo y el alemán, y lleva diez ediciones en su haber. En su momento causó polémica y discusión considerable ya que proponía la existencia de un tipo de pensamiento filosófico entre los antiguos mexicanos. 60 años de esta tesis, la incredulidad de hace menos visible y las nuevas generaciones, lejos de aquellos prejuicios de erudición, reconocen en este texto una forma de reflexión y comprensión del mundo de los antiguos mexicanos, es decir, además de que el texto permite el acceso a su pensamiento filosófico originario.

Esta propuesta permitió, también, revalorar la concepción de la cultura nahuatl, la idea de nuestro pasado indígena que reclamaba una mejor posición y reconocimiento en la historia de México. Entre los muchos aportes de este estudio filosófico sobre filosofía náhuatl.

Otra gran aportación que tuvo este excepcional texto, es la realización de varias traducciones de documentos originales escritos en nahuatl del siglo XVI, una labor impresionante y sin comparación en su tiempo y en el actual. Y en la traducción, por supuesto, la mención de "un verdadero dios", in nelli teotl, donde se encuentran las afirmaciones implícitas y explícitas, de un principio cósmico en el que se genera y concibe cuanto existe en el universo.

Precisamente, es en el primer capítulo de La Filosofía? donde Portilla se centra en la figura del tlamatinimeh o tlamatinime,  que en náhuatl quiere decir los conocedores de cosas; representan al sabio antiguo que basaba en la observación, los cálculos y la reflexión.  Los tlamanime se encargaban de la transmisión de la sabiduría, eran grandes lectores y tenían el poder la tinta negra y roja (la sabiduría) donde ayudaban a su comunidad y daban el camino. Los sabios tenían la función social de promover la reflexión interna en el hombre para que éste se llegue a dominar.

Más tarde, Portilla aborda la discusión del universo náhuatl; en particular dos conceptos sobresalientes, a saber, la dualidad y la noción "estar en pie".  La dualidad se representa en el Dios Ometéotl, quién revela los dos aspectos de la realidad. Mientras que "estar en pie" se refiere a la preocupación de no tener un cimiento o un raíz respecto a las cosas del mundo. 

Estos antiguos sabios se dedican a comprender el mundo que les rodeaba y su universo, de modo similar a los filósofos griegos, a través de interrogantes sobre el hombre, las divinidades, la vida, la muerte, el mundo y todo aquello que observaban y contemplaban. Estos el franciscano fray Bernardino de Sahagún llamó, precisamente, philosophos, a estos pensadores, y los colocó "al menos al nivel de los presocráticos (no menos que el de un Heráclito o un Parménides)".

Flor y canto es el tercer capítulo dedicado a la poesía, para mi uno de los más interesantes en cuanto a la forma en que Portilla distingue verdad de la ilusión.  "¿Sobre la tierra se puede ir en pos de algo?"  Es decir, ¿Se puede contar con algo estable que no sea transitorio?  La naturaleza doble del universo se podía llegar a discernir a través del conocimiento que implica "flor y el canto".

Pero más allá de describir los capítulos donde Portilla explica la filosofía náhuatl, o relación del hombre como juguete de Dios dentro del cosmos nahua; me parece dable indicar la manera en que los tlamatini son artistas en un sentido más amplio de lo que se entiende por el concepto eurocéntrico de "artista";  más bien representan una sabiduría verdadera y simbólica, son capaces de interpretar los códices y representar el pasado a través de sus actos como lo hicieron los antiguos griegos.

Este hermoso texto, también aborda la figura del más grande gobernante y señor de Tetzcoco: Nezahualcoyotl, a quien se le atribuye haber descubierto la idea de un dios único, creador de todas las cosas. Fue precisamente Nezahualcoyotl quien más utilizó las expresiones Tloque in Nahuaque e Ipalnemohuani para referirse al Principio Supremo Dual: Ometeotl, según lo refiere el maestro León-Portilla.

"¿Acaso de verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra:

Sólo un poco aquí.

Aunque sea jade se quiebra,

Aunque sea oro se desgasta,

Aunque sea plumaje de quetzal se desgarra."

El estudio de la filosofía antigua nos permite abrir nuevos horizontes para el mexicano contemporáneo, para la idea de identidad y, ayuda a comprender mejor nuestro entorno; por supuesto a abordar la idea de qué es filosofía en  mundo globalizado, y específicamente, qué es filosofía en México; donde hoy más que nunca, parece que los antiguo coexiste con distintas concepciones de la vida.

Museos y actividades culturales para recorrer en el AIFA
MXCity
En el AIFA hay tres museos únicos en el país, así como algunas actividades culturales que se diseñaron con el Aeropuerto.

Foto destacada: Cuarto Oscuro

El Museo Internacional Felipe Ángeles creó museos y actividades para que la espera sea cultural.

 

. . .

 

Desde que se inauguró el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) el 21 de marzo, la controversia no se ha hecho esperar, aunque ya desde hace mucho este sitio ha sido controversial. Pero más allá de los detractores y defensores de la construcción del AIFA, este lugar se pensé para tener acceso gratuito a algunas actividades culturales.

Así es, además de ser una terminal aérea, cuenta con tres museos al interior de sus instalaciones: el Museo de Ferrocarriles Mexicanos y el Tren Histórico Cultural, además del Museo del Mamut y del Museo de Aviación Militar; Aunque muchos han dicho que la gran joya es el Museo del Mamut ya que exhibe más de 400 mil huesos, entre los que destacan dos cuerpos de mamut casi completos; huesos de 100 camellos, 40 caballos americanos y otras especies.

Pero aquí te decimos qué museos y actividades culturales puedes conocer en el AIFA.

 

 

Museo Paleontológico de Santa Lucía Quinamétzin

(Museo del Mamut)

Este museo, también centro de investigación, es el centro neurálgico del estudio de la paleontología en México a nivel nacional e internacional.  Es el resultado de la colaboración entre la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Cultura, y el INAH, y cuenta con seis salas de exposición permanente, una sala para muestras temporales, un jardín temático, salas de interacción digital y de proyecciones en 4K, áreas para talleres infantiles y servicios como cafetería, juegos infantiles y tienda de recuerdos.

Asimismo, el museo es un relato de la historia geológica de la Cuenca de México, con ejemplares de una de las especies pleistocénicas con mayor presencia en el territorio que hoy ocupa México: el mamut colombino. El recinto exhibe los trabajos de salvamento realizados en el AIFA, los cuales suman 40 mil huesos de mamut, camello y caballo, ubicados entre el año 30 mil y 11 mil 700 a.C.

Es uno  de los lugares más peculiares del AIFA, ya que surgió gracias a los hallazgos paleontológicos durante la construcción del aeropuerto. El museo mide cerca de 7 mil 328 metros cuadrados, de los cuales sólo 4 mil 166 son de construcción. Se tiene planeado que resguarde más de 9 mil huesos pertenecientes a más de 200 ejemplares de mamut y de otras especies.

 

 

Museo de Aviación Militar

Este recinto albergará 50 aviones de la Fuerza Aérea Mexicana y se encuentra construido en un hangar. Cuenta con 12 salas de exhibición permanente, cuatro salas itinerantes, una torre de control didáctica y 24 galerías.  Aquí podrás ver el primer avión presidencial, el cual perteneció al presidente Venustiano Carranza; el primer avión que voló con Aeroméxico y una aeronave utilizada en la Segunda Guerra Mundial.

También se encuentra una librería del Fondo de Cultura Económica y Educal, que en una extensión de 95 metros cuadrados tendrá capacidad para 16 mil ejemplares. Además, cuenta con espacio para revistas y otros productos culturales.

 

 

Museo de vagones históricos de Ferrocarriles Mexicanos y el Tren Histórico Cultural

El tercer museo en el AIFA está dedicado a los trenes y ferrocalis. En sus instalaciones se tiene planeado un espacio con sala de juntas, una cafetería y un centro de lectura en tres vagones en los que antiguamente se trasladaban las tropas mexicanas.  Aquí podrás ver el Vagón Francisco I. Madero, Vagón Jalisco y Vagón Adolfo Ruiz Cortines.

 

 

 

Museos del AIFA

Dónde: Carr. Federal Pachuca – Mexico 42, 5km, 55640 Zumpango de Ocampo, Méx.

Cuando: martes a domingo (sin horario establecido aún)

Entrada libre

Arqueólogos descubren reliquias de mujer noble maya en Palenque
MXCity
Se cree que este hallazgo de una mujer de la élite maya en la Zona Arqueológica de Palenque, posiblemente tiene relación con la Reina Roja.

Foto destacada: INAH

Arqueólogos descubren restos de mujer noble maya durante la excavación para la construcción de baños.

 

. . .

 

El Instituto Nacional de Antropología e Historia de México en Chiapas, reportó el hallazgo notable en la Zona Arqueológica de Palenque, en lo que alguna vez fue territorio maya. Durante los trabajos de rescate que se estaban realizando, en lo que sería la nueva área de baños de la zona, los arqueólogos descubrieron una tumba a una profundidad de 1,80 metros que contenía los restos óseos de una mujer que fue enterrada allí en algún momento de la era prehispánica.

Palenque, antiguamente conocido como Lakamha en lengua maya, fue el centro del Imperio Maya, por lo que los arqueólogos tienen certeza de que los restos pertenecieron a una mujer maya que vivió antes de finales del siglo VIII d.C., ya que todas las ruinas y reliquias encontradas en Palenque datan del siglo III a.C. hasta esa época.

 

 

También se habló de esa certeza, debido a que fue enterrada en una tumba con ofrendas funerarias hechas de piedra y obsidiana, propias de una élite gobernante. El arqueólogo Arnoldo González Cruz, quien ha estado involucrado en excavaciones en el sitio desde la década de 1990, descubrieron los artefactos en el lugar, perdidos hace mucho tiempo.

El entierro descubierto es una tumba conocida como cista, que es un recipiente resistente hecho de bloques de piedra cuidadosamente tallados. El estilo arquitectónico de la tumba era común en los entierros de élite.

 

 

Se trata de una mujer de la élite, debido a que el esqueleto estaba recostado, una de las posiciones más comunes para los muertos en Palenque, así como la orientación del cráneo hacia el norte. La calidad y naturaleza del ajuar funerario, la presencia de incrustaciones de piedra de jade en algunos de los dientes de la mujer, solo se habría puesto a disposición de personas de alto estatus con los medios para pagar servicios médicos y dentales superiores.

Los arqueólogos también encontraron, alrededor de la tumba, piezas de cerámica y herramientas de piedra de varios tipos. Pero todavía no están seguros de la conexión entre los artículos y la tumba. Esta es la segunda vez que un equipo arqueológico que trabaja bajo la supervisión de Arnoldo González Cruz descubre la tumba de una mujer noble maya en Palenque.

 

La Reina Roja

 

 

En 1994, González Cruz y sus asociados abrieron una tumba sellada que se había encontrado dos décadas antes dentro de un santuario de pirámide escalonada maya conocido como Templo XIII. Dentro de la cámara amurallada encontraron un sarcófago de piedra que contenía los restos óseos de una mujer rica que estaba cubierta de joyas como jade, perlas, conchas y agujas de hueso esparcidos por todo su cuerpo.

El esqueleto de la mujer y todo lo que se enterró con él estaba todo cubierto de un polvo rojo de cinabrio, y por esta razón fue etiquetada como la Reina Roja. Los procedimientos de datación mostraron que la mujer había vivido entre los años 600 y 700 d.C. Si bien su cámara funeraria no contenía ninguna inscripción con su nombre, Gonzales Cruz finalmente concluyó que era Tz’ak-bu Ajaw, la esposa del legendario rey maya Pakal. Coincidentemente, la tumba de Pakal se construyó justo al lado del Templo XIII, donde la Reina Roja fue enterrada durante el mismo período de tiempo.

 

 

El entierro recién descubierto no fue tan extravagante como el de la Reina Roja. Pero está claro que las dos mujeres pertenecían a la misma clase dominante, y cada una recibió un entierro de élite en reconocimiento de su importancia dentro de la sociedad maya en su conjunto.

Palenque no es uno de los sitios mayas más grandes, pero es uno de los más atractivos. Contiene algunas de las arquitecturas, esculturas y bajorrelieves más agradables que se encuentran en cualquier lugar del territorio maya. Los arqueólogos conocen a Palenque como un sitio donde se han revelado múltiples secretos mayas, y la búsqueda de nuevas revelaciones es lo que hace que los mismos equipos arqueológicos regresen año tras año.

 

 

Palenque

Dónde: Carretera a Palenque- Zona Arqueológica Km. 8, Palenque, Chis.

Cuando: lunes a domingo de 08:00 a 16:30

Cuánto: $80

x