Arte y Cultura
Jardines de la muerte: los cementerios como espacios museísticos y de reflexión en la ciudad
Jaen Madrid
Los cementerios son un notable ejemplo de los innumerables sitios sagrados que se conjugan en nuestra ciudad, al mismo tiempo que metafóricamente se transforman en museos.

Cuando la ciudad aún era el Valle de México existía un equilibrio significativo entre la vida y la muerte; ambas, de alguna manera se entendían como realidades que funcionaban sólo si una podía ser capaz de entender a la otra. Los aztecas solían venerar la muerte natural con rituales funerarios que involucraban la incineración del difunto y con él sus pertenencias más preciadas. Dichas cenizas se enterraban en algún espacio del hogar del fallecido junto a una preciosa ofrenda compuesta de regalos (como hoy en día seguimos haciéndolo cada 1 y 2 de noviembre).

La creencia antiquísima de que el espíritu de un muerto podría regresar a la vida sólo si el cadáver era conservado adecuadamente es parte de una de tantas ceremonias sagradas que surgieron de esa importante mezcla cultural entre Europa y América.

Los sitios destinados al descanso eterno fueron con el tiempo convirtiéndose en increíbles jardines rodeados de arquitectura de todas las épocas; "necropolis" que en epitafios, nos cuentan ciertamente la historia de una cultura sostenida de recuerdos, o quizás sostenida de una memoria colectiva creada a través de millones de personas del pasado que ahora sintonizan un sólo pensamiento dentro de un cementerio.

Quizás, el haber perdido esa conexión que antiguamente teníamos con la muerte, sea la razón por la que hemos dejado de mirar los cementerios como jardines hermosos para ejercer la reflexión de ésta. O incluso como recintos museísticos, de los que se puede aprender tanto de la historia del Arte en nuestra capital como de leyendas y memorias humanas que, paradójicamente, no han muerto, se mantienen como una especie de alma: el alma de una ciudad. Dice el Libro del Samurai (Hagakure) que, si se acostumbra, día a día, a la idea de la muerte, entonces seríamos capaces de morir con toda tranquilidad cuando llegue el momento.

Difícilmente se piensa deliberadamente en qué haremos en el momento de nuestra muerte –o si es que se va a algún lugar-, aisladamente a nuestros pensamientos vitales cotidianos. Tal vez la forma más idónea de recordar la muerte como un proceso de transmigración natural (dirían en épocas prehispánicas, al inframundo), sea visitando estos santuarios ilusorios. La ciudad de México aguarda algunos de los más preciados del país, tanto por las personalidades ilustres que en ellos descansan como por la diversidad de diseños artísticos extraordinarios. Algunos de ellos:

Panteón Civil de Dolores

panteon-civil-de-dolores

Este espacio fúnebre es un monolito cultural, ya que alberga los restos de personajes ilustres mexicanos y con ello una variedad de diseños arquitectónicos de muchas épocas; construcciones de granito, de mármol y algunas edificaciones de acero modernas  y esculturas conjugan ornamentos estilo neoclásico, neogótico, ecléctico, art déco y por supuesto prehispánico.

Es el panteón más grande de la ciudad y también de Latinoamérica. Su fundación data a 1874, creado por una empresa funeraria que más tarde vendería el terreno al ayuntamiento de la localidad, logrando en este punto absorber varios de los cementerios aledaños y con ello, abrirse al público en general en 1882.

La Rotonda de las Personas Ilustres, es como se hace llamar la fracción del terreno donde encontramos las tumbas de David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera, Jaime Nunó, Francisco González Bocanegra, Agustin Lara, Juan O?Gorman, Francisco Montes de Oca entre otras personalidades artísticas, políticas y hasta científicas. Es probablemente el más bello ejemplo de Arte funerario mexicano (física y metafísicamente) y un santuario que ha enterrado las mentes más invaluables de la historia de México.

Dirección: Bosque de Chapultepec II, 11100, Ciudad de México

Museo Panteón de San Fernando 

Debido a la gran epidemia de cólera en la ciudad que apareció en 1833, y al incalculable número de cadáveres -especialmente niños-, que no contaban con un espacio mortuorio, este cementerio dejo de ser un lugar exclusivo para frailes fernandinos y comenzó sus servicios como panteón público. Poco tiempo pasó para que familias acomodadas comenzarán a elegir al San Fernando como el sitio ideal para su sepultura, ya que era el único que contaba con grandes pilares que construían templos para las tumbas con un estilo romántico, entonces bastante innovador; un sitio perfecto pues ademas de lucir pequeño y discreto se trataba de un cementerio que "sepultaba" algunos muertos en las paredes, como tradicionalmente se hacia en los muros y suelos de las iglesias.

Este alucinante lugar cerró sus puertas como cementerio en 1871, y hoy en día funge como museo histórico ya que aquí se encuentran los cadáveres de Melchor Ocampo, Miguel Lerdo de Tejada, Ignacio Comonfort, Ignacio Zaragoza y quizás, la tumba más emblemática, que posee una preciosa escultura de mármol dentro de un templo de pilares estilo romano: la cripta de Benito Juárez.

Dirección: Plaza de San Fernando 17, Cuauhtémoc, col. Guerrero, Ciudad de México, Cd. de México.

Panteón Jardín 

panteon jardin

Este bello mausoleo aguarda el origen cinematográfico de la ciudad, pues a lo largo de sus pasillos laberínticos encontramos las criptas de personalidades de la época de oro del cine mexicano.

Fue fundado en 1941 y cinco años más tarde se destinó el primer "lote de actores", que sería el espacio para los cuerpos de la Asociación Nacional de Actores. Un par de años más tarde sería insuficiente y se abriría el segundo, éste ornamentado con una gran cruz de mármol y bardeado para la protección de sus hermosas lápidas.

En el cementerio descansan actores y cantantes mexicanos (que en aquellas épocas eran prácticamente lo mismo), algunos de los más notables: Jorge Negrete, Pedro Infante, Pedro Armendáriz, Germán Valdez alias Tin-Tan y Fernando Soto alias Mantequilla. Su ubicación en el Desierto de los Leones -una de las zonas ecológicas más místicas de la ciudad-, lo convierte realmente en un hermoso jardín de la muerte, pues se encuentra ensimismado en su flora endémica que reluce con especial brillo; quizás, un resplandor de distinguida vanidad y estética.

Dirección: Desierto de Los Leones, Km 14.5, San Ángel Inn, Cd. de México

Panteón francés de la piedad

Heureux qui mort dans le seigneur (dichoso aquel que muere en el Señor), es la elegante frase que nos invita a cruzar su paraje sombrío principal. Este lugar era el destino mortuorio de extranjeros, en su mayoría franceses desde sus inicios, en 1859, y no fue sino hasta 1873 que se permitió la exhumación de mexicanos al recinto (en su mayoría de clases acomodadas pertenecientes a la época del porfiriato). También es un cementerio célebre y cuenta con la presencia de los cuerpos de personajes ilustres destacando notoriamente la figura de políticos.

A pesar de que no se considera como tal un museo, el panteón francés cuenta con extraordinarios obras arquitectónicas que entremezclan los estilos más prominentes de todos los tiempos: romántico, neoclásico, art noveau y el neogótico, que destaca exclusivamente en su capilla católica y algunas hermosas criptas que se encuentran dentro de pequeños santuarios lúgubres que nos dejan entrever fugazmente un umbral hacía la Francia medieval.

Dirección: Eje 1 Pte. Av. Cuauhtémoc, Cuauhtemoc, col. Buenos Aires, Cd. de México.

Panteón Español 

panteon-espanol-panoramio

De la mano al Panteón Frances, El Panteón Español es también un laberinto museístico de arquitectura gótica. Inaugurado por la esposa de Porfirio Diaz, Carmen Romero Rubio, en este lugar se pueden admirar desde esculturas celestes en finísimas piezas de mármol hasta santuarios de cúpulas preciosas, arcos ojival o lobulado y grandes alzados de hasta cuatro metros de largo. Las imágenes de apóstoles, arcángeles, vírgenes y demás concepciones teológicas inmortalizadas en esculturas de gran tamaño, se pueden encontrar tanto en las tumbas como a la mitad de los caminos, adornando las pequeñas jardineras que transforman a este cementerio en un hermoso jardín ideal inclusive para la reflexión.

Dirección: Nueva Argentina (Argentina Poniente), Miguel Hidalgo, Cd. de México

¿Qué son las urnas funerarias zapotecas?
MXCity
Las urnas zapotecas son los emblemas de la arqueología de Oaxaca y forman parte de los rituales funerarios.

Foto destacada: un profesor

Las urnas funerarias están asociadas a diversos rituales pero también a lujosas artesanías.

 

. . .

 

Las urnas funerarias suelen elaborarse de cerámica, piedra, bronce, mármol, alabastro e incluso de vidrio, en el que los parientes de un difunto recogen sus cenizas después la cremación. Las urnas han sido usadas durante siglos para guardar las cenizas.

Las urnas zapotecas tienen el mismo sentido simbólico, pero? expresan formas de vida, ideología religiosa y parte del pensamiento de la sociedad zapoteca. Las urnas se han hallado en diversos sitios arqueológicos pero hay una que es la más cotizada por su estado.

 

Wikipedia

 

La urna funeraria zapoteca del Museo Británico es una urna de cerámica elaborada entre los años 200 a. C..-800 d. C., durante el Período Preclásico mesoamericano, por la cultura zapoteca que dio origen al actual estado de Oaxaca. Se conserva en el Museo Británico de Londres desde el año 1849.

Dicha urna fue hallada en el yacimiento arqueológico del Monte Albán, a 10 km de la ciudad de Oaxaca de Juárez, antigua ciudad zapoteca de Dani Baá. Se cree que tenía algún significado ritual y en el pecho de la figura ancestral se halla un glifo que refleja uno de los 260 días del calendario ritual zapoteca.

 

Scoopnest

 

Los artesanos de Monte Albán y del valle de Oaxaca se destacaron por su habilidad alfarera, plasmada en lo que hoy llamamos vasijas efigie, las cuales están formadas por un recipiente con una figura humana o animal, glifos y expresiones de estilo zapoteca. Aunque se conocen como urnas funerarias, no todas las urnas zapotecas suelen contener restos humanos incinerados, ni son exclusivamente objetos fúnebres.

En 2007, se llevó a cabo el Proyecto Arqueológico del Conjunto Monumental de Atzompa, dirigido por la Dra. Nelly Robles; en este sitio se recuperaron alrededor de 37 vasijas efigie, todas bajo un meticuloso control arqueológico.

 

 

 

Estas urnas se hallaban asociados con la vida ritual de los diferentes grupos sociales que habitaron el sitio. La diversidad de urnas en Atzompa abarca desde piezas sencillas de 10 cm de altura hasta las más ornamentadas y detalladas que alcanzan los 80 cm de alto.

Algunas urnas son figuras de aves, jaguares o monos; otras representan a mujeres y hombres de la elite, con su nombre calendárico; en otras se combinan rasgos de animales como aves, felinos y reptiles; ciertas vasijas representan individuos o antepasados con atributos de deidades calendáricas, y otras plasman únicamente dioses zapotecas.

 

Cultura 10

 

En algunos casos almacenaron objetos rituales, como navajas de obsidiana utilizadas para extraer sangre, o funcionaron como braseros. Algunas urnas se encontraron vacías aunque es posible que contuvieran materiales perecederos como agua, sangre, papel o semillas.

Se cree que las urnas de grandes dimensiones fueron fabricadas con partes separadas pero debió trabajarse en un periodo corto para evitar que el barro perdiera humedad, la cual da mayor adherencia. Se cree que hubo talleres prehispánicos los artesanos participaban en la elaboración de vasijas efigie.

 

@abelneo

 

Se han encontrado, asimismo, vasijas de barro gris con figuras modeladas y asas verticales, características de la primera fase cerámica de Monte Albán. Se utiliza un barro gris bien colado y cocido y se elaboran las figuras mediante la técnica combinada del modelado a mano con pastillaje y la decoración de líneas incisas aplicadas, por lo general, antes de la cocción.

En esta fase cerámica aún no aparecen las vasijas efigie características del arte zapoteco conocidas como "urnas funerarias zapotecas", ni tampoco están presentes la mayoría de las deidades del panteón zapoteco.

 

Mna.inah

 

En algunas urnas encontradas por Alfonso Caso e Ignacio Bernal, se asociaron dioses y glifos a una serie de los relieves conocidos como las lápidas genealógicas zapotecas. Se cree que en dichas escenas, los personajes representan a los ancestros muertos.

Entre los mixtecos se cita que la ceremonia luctuosa se llevaba a cabo a media noche, sí se trataba de un noble, se sacrificaba a un esclavo como acompañante, también se inmolaban palomas y codornices.

El Conjunto Conventual de la Asunción en Tlaxcala es Patrimonio Mundial
MXCity
Este conjunto conventual en Tlaxcala es un monumento histórico que destaca por sus ornamentos arquitectónicos únicos.

Foto destacada: El Financiero

La torre exenta y el alfarje de estilo mudéjar son algunas de las características del convento.

 

. . .

 

Este precioso convento franciscano fue creado en el siglo XVI y representa la unión del arte renacentista con elementos prehispánicos de tal modo que ha sido reconocido por su valor histórico y porque ayudó a la consolidación de la arquitectura de la Nueva España.

El Conjunto Conventual de Nuestra Señora de la Asunción, en Tlaxcala, es un monumento histórico que desataca por sus ornamentos arquitectónicos únicos, como su torre exenta o su alfarje de estilo mudéjar.

 

@ex_convento_san_francisco

 

Este conjunto conventual recién ha sido declarado Patrimonio Mundial, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) con a la declaratoria de los Primeros monasterios del siglo XVI en las laderas del Popocatépetl. La decisión del Comité fue anexar este sitio de Tlaxcala a los 14 ubicados en las faldas del Popocatépetl (en Puebla y Morelos) que en 1994 incluyó en la Lista para asegurar su adecuada conservación.

El impacto de esta decisión internacional ayudará a difundir la riqueza de Tlaxcala, parte de su atractivo turístico y le da importancia a la conservación del patrimonio cultural del estado.

 

@ex_convento_san_francisco

 

Estos monumentos son representativos del modelo arquitectónico adoptado por los primeros misioneros ?franciscanos, dominicos y agustinos? que evangelizaron a las poblaciones indígenas en el siglo XVI. Pero hay varios criterios por los que se reconoció al Conjunto franciscano de Tlaxcala como Patrimonio Mundial.

Los trabajos decorativos del templo, claustro, estancias y su amplio programa pictórico, ponen de relieve la alta calidad de los maestros indígenas que participaron en su construcción y en sus soluciones estéticas y decorativas. Mismos que necesitan protección, conservación y divulgación a corto, mediano y largo plazo.

 

@ex_convento_san_francisco

 

@ex_convento_san_francisco

 

Este monasterio franciscano fue el primero en ser construido en el valle tlaxcalteca – poblano, y es una evidencia del papel que los tlaxcaltecas del siglo XVI para la reconfiguración de los pueblos y las culturas que habitaban Mesoamérica durante la época del choque cultural.

Además, este conjunto arquitectónico es un convento raro en muchos sentidos. Este edificio fue construido sobre una colina y es por ello que las huertas de los monjes quedaban en un plano más elevado que el atrio principal. Un atrio abierto, sin muros, que conforma un espacio donde se mezclaba la vida pública y la religiosa que acercaban los nuevos ritos religiosos a las tradiciones originarias.

 

@ex_convento_san_francisco

 

La iglesia se encuentra situada sobre una plataforma con dos escalinatas por las que se accede al templo y que recuerdan al basamento de los antiguos templos mexicas. Aunque el convento no fue construido sobre ningún centro ceremonial o sagrado, sí está situado cerca de un manantial sagrado para los antiguos tlaxcaltecas.

En la fachada y los muros pueden verse piedras esculpidas por artesanos indígenas que fueron recicladas después de varios derrumbes de algunas partes del convento. Otro elemento extraordinario del conjunto es una torre exenta, es decir, construida en el siglo XVI de manera independiente al resto del edificio y de la que solo existen en México 31 campanarios similares.

 

@ex_convento_san_francisco

 

 

El alfarje es único ya que resguarda la techumbre del templo. Un mudéjar con motivos de lacerías en madera de cedro blanco, considerado de los más importante de Latinoamérica y que data del siglo XVII, aproximadamente.

Tlaxcala fue la primera ciudad reticular de la Nueva España, trazada sobre un plano de cuadrícula, es un ejemplo de modelo arquitectónico que dio solución al nuevo contexto social y cultural de la época. Este convento extendió su influencia en el desarrollo urbanístico de los monasterios hasta el siglo XVIII, centros de la vida religiosa, social y cultural.

 

@ex_convento_san_francisco

 

Conjunto Franciscano y Catedralicio de Nuestra Señora de la Asunción

Dónde: San Francisco, Centro, Tlaxcala de Xicohténcatl, Tlax.

Cuando: miércoles a lunes de 10:00 a 18:00

Entrada libre

¿Qué pasará con el patrimonio cultural de Citibanamex?
MXCity
Con la venta del impresionante fondo cultural de Banamex, el futuro de buena parte del patrimonio mexicano es incierto.

Foto destacada: El reportero

Todavía no se sabe en manos de quién quedará el patrimonio cultural mexicano.

 

. . .

 

La empresa de servicios financieros Citigroup, anunció que se retira de los negocios de banca de consumo y empresarial en México, ya que la corporación desea dedicarse únicamente a sus clientes institucionales; pero todo esto ha despertado la sospecha de ¿qué pasará con el desarrollo cultural del grupo?

Desde la creación del Fomento Cultural Banamex se ha llevado a cabo la promoción de la cultura de México con liderazgo, a través de diversas acciones como la compra de inmuebles históricos en varias ciudades del país como el Palacio de Iturbide, el Foro Valparaíso, en el Centro Histórico de la Ciudad de México; las casas de Cultura del Mayorazgo de La Canal, en San Miguel de Allende; el palacio del Conde del Valle de  Súchil, en Durango; el Museo Casa Montejo, en Yucatán.

 

@fomentoculturalcitibanamex

 

Sobre todo, porque Citibanamex guarda una de las colecciones de arte mexicano más notables e importantes del mundo, ya que cuenta con obras de artistas como Diego Rivera, María Izquierdo, José María Velasco; algunos de estos artistas tienen declaratoria de Monumento Artístico.

El Foro Valparaíso en el Centro Histórico, exhibe parte de esa colección, una exposición permanente conformada por 117 pinturas de artistas como David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera, Remedios Varo, José María Velasco, Leonora Carrington, Julio Ruelas, Frida Kahlo y José Clemente Orozco, entre otros

 

@fomentoculturalcitibanamex

 

Esta colección de pintura representa a la más importante de una institución privada sobre temas mexicanos. De hecho, también participa de otras actividades y programas como el programa Grandes Maestros del Arte Popular de México e Iberoamérica, creado desde 1996. Tiene un programa editorial, de Restauración y Conservación del Patrimonio Cultural? y de acuerdo con las noticias todo está a la venta.

El director corporativo de desarrollo institucional, estudios económicos y comunicación de Citibanamex, Alberto Gomez Alcalá, precisó que se pondrá a la venta todo el patrimonio cultural propiedad de Banamex, incluido los recintos, el acervo cultural, entre otros.

 

@fomentoculturalcitibanamex

 

La venta del grupo podría tardar más de lo esperado, ya que algunos especialistas valuaron en unos 15 mil millones de dólares el total de los activos de la empresa, pero la cifra podría quedar corta por todas las situaciones que envuelven al banco y aumentaría hasta más de 20 mil mdd.

 

¿Cuánto valdría el patrimonio cultural de Citibanamex?

 

 

Según diversas estimaciones, se calcula que el patrimonio cultural que tiene Citibanamex podría estar valuado hasta en 100 millones de dólares, pero no se sabe el valor real de uno de los mayores patrocinadores de arte en todo el país. Tan solo en 2004 invirtieron 40 millones de pesos para crear el Palacio de Cultura Banamex, un recinto museístico donde se organizan de cuatro a seis muestras al año con sus valiosas colecciones todas ellas completas y bien cuidadas.

El banco también resguarda un archivo documental y hemerográfico de los siglos XIX al XX, con selectos materiales que datan incluso de los años previos a su fundación, abierto al público desde marzo de 1991.

 

@fomentoculturalcitibanamex

 

 

En su informe de Ciudadanía Corporativa 2020, se dice que invirtieron en cultura 47.7 millones de pesos, con lo que se benefició a 2 millones 930 mil 961 personas. Esa cifra se desglosa en 22 millones de pesos asignados a donativos (a veces entregados a museos federales, como sucedió en 2013 y 2014, cuando dio 2 millones de pesos anuales al Museo Nacional de Arte); 8.7 millones para realizar exposiciones nacionales, 8.1 millones para casas de cultura, así como apoyos a seis proyectos de restauración y 25 talleres artesanales.

Durante 2020 también dieron seguimiento a los proyectos de restauración que auspician en el Ex Oratorio de San Felipe Neri (Orizaba, Veracruz), el Museo de Arte Popular de Yucatán, el sitio arqueológico de Tamtoc (San Luis Potosí), el Convento de San Miguel Arcángel (Maní, Yucatán), el Museo de Guadalupe (Zacatecas), y el Centro de Textiles del Mundo Maya, este último para "revalorizar la calidad estética, contenido cultural e importancia milenaria de los textiles mayas".

 

@fomentoculturalcitibanamex

 

Así que algunos políticos mexicanos han considerado que el patrimonio cultural del banco pase a ser propiedad de México. "Esto podría ser una retribución al enorme e injusto apoyo que hemos dado los contribuyentes con los cuantiosos pagos anuales para cubrir los pagarés IPAB, mejor conocidos por FOBAPROA", dijo en su cuenta de Twitter el Secretario de Relaciones Internacionales Marcelo Ebrard.

Aunque todavía no se dan a conocer las ofertas formales por todo el paquete de Citibanamex, se espera que en los próximos meses haya algunas empresas interesadas en conquistar la banca mexicana a través de esta marca.

¿Quién será el comprador de un banco, y con ello de la responsabilidad de proteger su patrimonio artístico en México?

Está por verse.

Yohualichan, la bellísima zona arqueológica que precedió al Tajín
MXCity
Yohualichan fue una zona habitada por totonacas que abandonaron el sitio para construir la ciudad de El Tajín.

Foto destacada: Veni Esquer

Esta antigua ciudad tiene mucha influencia arquitectónica de El Tajín.

 

. . .

 

Yohualichan es una de las zonas arqueológicas de gran interés para comprender la cultura totonaca, ya que en este lugar se comprueba la presencia de grupos de la costa en la región de la sierra nororiental de Puebla.

La importancia del sitio está que fue el primer asentamiento totonaco del el cual tuvo un periodo de apogeo y gran desarrollo alrededor del año 600 de nuestra era, hasta el abandono del sitio para emigrar a lo que hoy se conoce como el Tajín.

 

@eriivillamil

 

De hecho, el Tajín es el segundo centro ceremonial de los totonacos y a su vez la migración posterior a Cempoala hasta el encuentro con los españoles en el siglo XVI. En Yohualichan se pueden presenciar los inicios de una corriente arquitectónica en los edificios ceremoniales como son la inclusión de los tradicionales nichos que han sido característicos de la cultura totonaca.

Yohualichan ha sido interpretado como  "La casa de la noche". Esta designación de origen nahua quizá esté asociada a las cavernas en la región, las cuales pudieron ser el modelo de los nichos que caracterizan a las estructuras en el sitio. Este asentamiento se posa sobre las elevaciones de la Sierra Madre rumbo a la costa veracruzana y se encuentra ?aproximadamente? a 700 metros sobre el nivel del mar

 

@eriivillamil

 

 

Ruinas de Yohualichan

 

@eriivillamil

 

Una plaza rectangular alrededor de cinco montículos o pirámides con distinto números de basamentos y vestigios de templos en sus cimas, es lo que más destacada del sitio. Aunque no todos los montículos se han excavado, se aprecia con claridad una unidad de estilo primordialmente dada por los nichos que horadan los basamentos piramidales.

En la construcción de los edificios se utilizaron materiales que abundan en la región, como rocas que se obtienen con mucha facilidad de las canteras y que permiten obtener bloques que requieren de trabajo para tallarse. En el juego de pelota hay bloques de más de tres metros de largo, para los laterales y para las cornisas de las estructuras.

 

@veniesquer

 

Todas las estructuras estuvieron revestidas de una gruesa capa de estuco, a la fecha, quedan evidencias de que en los tableros hay restos de pintura así como elementos en forma de greca realizados sobre la argamasa en los taludes. La parte posterior del templo llamado "La Greca" se encuentra a un nivel superior al de la plaza está el Juego de Pelota, siendo este uno de los más grandes que se conocen en Mesoamérica, pues la cancha mide casi 90 metros de largo.

El Juego de Pelota era uno de sus principales ritos, ya que al golpear la pelota, los participantes intentaban reproducir el viaje de los astros por el cielo. Se creeq eu aquí se jugaba el Tlachtli con una pelota de hule macizo que podía ser golpeada con los brazos, piernas y caderas, pero no con las manos ni los pies; la habilidad de los contendientes se demostraba en no dejar morir el bote de la pelota y poder mandarla al área contraria.

 

@veniesquer

 

Estas ruinas recuerdan a la ciudad prehispánica de El Tajín, en Veracruz, la cual se encuentra a tan sólo 60 kilómetros. Las palmas y los yugos de piedra, la cerámica y la arquitectura son testimonios de que formaba parte primordial del antiguo Totonacapan, cuyas cabeceras principales fueron ciudades como el Tajín, Cempoala y Misantla.

En el Kampa Yohualichan, como también suele llamarse dicha festividad, en la Zona arqueológica de Yohualichan retumban los sonidos de los tambores, las flautas, las guitarras y los violines de los diferentes danzantes que se concentran en el festejo, además, se realiza el baile del Xochipitzahua. Un evento que no puedes perderte en agosto.

 

@daizjudith

 

Zona arqueológica de Yohualichan

Dónde: poblado de Yohualichan, Puebla, a 165 km., de la capital del Estado

Cuando: martes a domingo de 09:00 a 17:00

Cuánto: $60