Vida Capital
La simbólica fotografía del águila devorando a la serpiente en el nuevo aeropuerto
MXCity
La relevancia de la súbita aparición de uno de los símbolos más importantes de nuestra nación en el nuevo aeropuerto de la CDMX.

Cuenta la leyenda que, tras años de errar desde Aztlán –cuya ubicación exacta aún ahora se desconoce–, el pueblo mexica llegó a un islote cercano a la ribera occidental del lago de Texcoco, donde la reencarnación del dios Huitzilopochtli se encontraba sobre un nopal mientras devoraba a una serpiente. Fue así que, en 1325, la gran ciudad de Tenochtitlán se fundó y con ella, uno de los pueblos más poderosos de su época tanto en Mesoamérica como en el mundo entero.

 

 

 

La mezcla entre la leyenda y la fundación de Tenochtitlán impacta en la premisa misma de su existencia. Se trata de una serie de fantasías místicas, creencias trascendentales y estrategias de guerra. Pero ¿qué tanto el mito encandila a la realidad de este pueblo?

 

 

 

Ha circulado en internet una fotografía capturada por personal de la construcción del polémico Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y enviada a la redacción del diario 24 horas. Según el testimonio que recogió este diario, el águila se posó en estos terrenos con una serpiente en el pico, luego se la puso en las patas y finalmente la devoró. Por cierto, llama la atención que el ave haya permitido que una persona se acercara tanto a ella, como se muestra en la fotografía.

 

 

 

Curiosamente esta misma escena se registró otra vez en las inmediaciones del lago de Texcoco –que de acuerdo a grupos ambientalistas se encuentra hoy amenazado por la magna obra que se ha destinado a esta zona–. ¿Cuál será el mensaje de esto que replica lo que se describe en el mito fundacional de nuestro país? Y mientras cada quien cultiva su propia hipótesis, lo que por ahora queda claro es que, además de ser una preciosa coincidencia, se trata también de un recordatorio de ese instante crucial en nuestra historia como mexicanos.

 

Image result for aguila devorando serpiente aeropuerto
Este es el más asombroso timelapse de la Ciudad de México (VIDEO)
MXCity
Un timelapse que en 4 minutos muestra el impecable paso del tiempo en la caótica y maravillosa CDMX.

Sin duda, los time-lapse están desafiando la manera en la que las mujer y hombres del siglo XXI entienden el tiempo. Son videos (más cercanos de la poesía que de las proezas tecnológicas) que muestran la fugacidad de la existencia y resaltan la importancia de no sólo sobrevivir, sino de vivir.

El colectivo de realizadores especializados en tomas aéreas realizadas con drones, Potandfly, acaba de publicar su video Hyperia, un impresionante timelapse realizado con estos dispositivos que revolucionaron las tomas elevadas.

El resultado es impresionante y podemos apreciar una vista única de la capital del país en varios horarios del día, desde la agitada mañana, hasta la iluminada noche que la distingue en un mar de luces que ahora ocupa El Valle de México.

En el video aparecen varios referentes de la Ciudad de México como el Zócalo capitalino, los rascacielos de Avenida Reforma, el Estadio Olímpico Universitario, la chimenea-escultura de Gabriel Macotela, el Monumento a la Revolución en la Plaza renovada Plaza de la República, la Glorieta de Insurgentes, y muchos más que es mejor que descubran.

Sin duda un trabajo espectacular que hay que ver y nos deja claro que la tecnología es arte y hace arte.

 

Breve paseo por la historia de la fascinante Plaza de San Juan
MXCity
La historia del barrio de San Juan es de las más geniales debido a su ubicación en el centro histórico y a su contacto con tantos personajes de la vida política mexicana.

La Plaza San Juan está rodeada de varios lugares para visitar.

 

Sin duda, el barrio de San Juan es histórico. Su ubicación lo hace un lugar privilegiado, se encuentra al Suroeste del Centro Histórico abarcando parte de un ex barrio prehispánico, el barrio Chino y cuatro mercados construidos a finales de la década de 1950; asimismo, alberga la mayor cantidad de edificios considerados monumentos artísticos en el Centro Histórico.

El barrio de San Juan tiene su origen en el barrio prehispánico de Moyotlan, también conocido como el “lugar de mosquitos” en náhuatl, donde en años recientes se han descubierto testimonios de dos importantes construcciones que durante la época colonial y buena parte del siglo XIX, dieron identidad a lo que fue el barrio de indios de San Juan Moyotlan: el Convento de San Juan de la Penitencia y el Hospital Real de San José de los Naturales.

  

 

 

Moyotlan fue uno de los cuatro barrios en los que estaba dividido México-Tenochtitlán, y el más poblado e importante de ellos en su época. Después de la conquista española, la ciudad se dividió políticamente en tres partes, en la parte central del barrio se delimitó una plaza donde se estableció el tianguis para abasto de los indígenas y una capilla, en este caso bajo la advocación de Juan el Bautista.

En 1591 los representantes del barrio le ofrecieron al Virrey Luis de Velasco II el edificio de la hospedería para establecer un convento de monjas y la recaudación de suficientes limosnas para mantenerlo, pidiendo como condiciones el que fueran monjas franciscanas, y el derecho de dar sepultura en la iglesia a todos los vecinos del barrio. El virrey aceptó y los indígenas habilitaron la hospedería para poder albergar al convento, al cual llegaron las monjas clarisas el 18 de junio de 1598 y recibió el nombre de San Juan de la Penitencia.

 

 

El barrio de San Juan fue la parte más afectada de la ciudad por la gran inundación de 1629, y las posteriores epidemias y su población fue severamente diezmada. La parte oriente del barrio la componían pantanos y terrenos cenagosos, por lo que no tuvo desarrollo sino hasta finales del siglo XVIII, y el vecino barrio de la Candelaria Atlampa se fue despoblando hasta que casi desapareció.

 

 

 

Después de muchas reconstrucciones y cambios de dueño, fue hasta 1849 que se realizó el proyecto para la construcción de un mercado en la plaza de San Juan, el cual fue diseñado y construido por el arquitecto francés Enrique Griffon y fue concluido en 1850 y llamado Mercado de Iturbide.

El mercado fue diseñado con un concepto estrictamente utilitario y carente de ornamentos, que reflejaba la situación económica inestable del país, aunque el arquitecto Griffon introdujo en el edificio del mercado varias innovaciones para la época, como fue el uso de una armadura de hierro que permitió techar el patio central y al mismo tiempo le proporcionaba iluminación y ventilación, así como pisos de cemento y para los cajones exteriores se colocaron celosías de madera para ventilación así como protección para la lluvia.

 

 

 

A finales del siglo XIX se pretendió mejorar el estado que tenían algunos mercados de manera que fueran más higiénicos. El primero en modificarse fue el de San Juan en el año de 1879, en su construcción se utilizaron materiales como el hierro y el cemento y fue diseñado por el arquitecto Antonio Torres Torija.

En 1890 el empresario de origen francés Ernesto Pugibet y su esposa Guadalupe Portilla compran los terrenos y en 1884, Pugibet había fundado una fábrica de cigarros a la que le dio el nombre del Buen Tono, la cual había crecido rápidamente gracias a la rápida aceptación de sus productos y después de seis años se encontraba en plena expansión y fue necesaria la construcción de instalaciones adecuadas para la producción.

 

 

 

El convento fue demolido para construir la nueva fábrica, dejando sólo el templo en pie. La construcción del complejo fue encargada al ingeniero Miguel Ángel de Quevedo, quien se convirtió en el arquitecto favorito de Pugibet. La nueva fábrica marcó el desarrollo y auge del barrio hasta su cierre a mediados del siglo XX.

En 1912 Ernesto Pugibet manda demoler el templo de San Juan de la Penitencia y le encomienda al ingeniero Miguel Ángel de Quevedo la construcción de un templo para los servicios religiosos de los trabajadores y directivos de la fábrica.​ El templo fue dedicado a la Virgen de Guadalupe en honor a Guadalupe Portilla, esposa de Pugibet. La reja del coro alto del templo de San Juan de la Penitencia fue trasladada a la entrada del Castillo de Chapultepec que en ese entonces fungía como residencia presidencial.

 

 

A mediados de los años 50, el Departamento del Distrito Federal reorganiza los mercados de la Ciudad de México, construyendo mercados modernos, y trasladando los viejos mercados a nuevas ubicaciones. De esta reorganización formaron parte el Mercado de Jamaica, el Mercado de la Merced y los cuatro mercados de la Lagunilla, así como los cuatro mercados del barrio de San Juan.

En 1955 los comerciantes fueron reubicados a una bodega que la Fábrica del Cigarros del Buen Tono cedió para este fin, en la calle que hoy se conoce como Ernesto Pugibet, dando origen al mercado San Juan Ernesto Pugibet. Los comerciantes del exterior del mercado fueron enviados al nuevo mercado San Juan Arcos de Belén, construido en 1956 y ubicado en la esquina de las calles de López y Arcos de Belén.

 

 

Los comerciantes reubicados en un mercado inaugurado en 1970 junto a la Plaza de San Juan, el cual es el mercado San Juan de Curiosidades. Y hoy en día, La festividad de San Juan se lleva a cabo el 24 de junio y se lleva a cabo principalmente en los 4 mercados donde los locatarios organizan verbenas. La más tradicional es la celebración del mercado Arcos de Belén, donde es costumbre hacer obsequios a los vecinos y clientes que visitan el mercado ese día. Conoce la hermosa plaza de San Juan.

 

 

 

Dónde: Ayuntamiento s/n, esquina con Dolores, Col. Centro (Área 1), C.P. 6000, México, Ciudad de México

El Centro Histórico en el futuro, un paraíso para los peatones
MXCity
El Centro Histórico es visitado diariamente por entre 1.5 y 2 millones de personas, de las cuales el 65 por ciento llega en transporte público.

Sobre la prometedora peatonalización del Centro Histórico

 

La construcción un nuevo corredor peatonal en el Centro Histórico que tendrá una inversión de 301 millones de pesos, que se obtuvieron del Fondo para la Modernización del Patrimonio Cultural Federal, es tan sólo el principio de lo que augura el futuro del centro de la capital.

Además de la habilitación del nuevo corredor peatonal en el Centro Histórico, las obras prevén el remozamiento de 10 inmuebles emblemáticos de la zona, entre las que destacan:

-Iluminar el Sagrario y conservar la reja atrial de la Catedral Metropolitana

-Iluminación arquitectónica para el Palacio del Marqués del Apartado

-Instalación de elevadores e iluminación en el Templo Mayor

-La recuperación de la fachada y mantenimiento interno a la Casa de la Primera Imprenta

-Un proyecto de arbolado para la calle de Moneda.

 

 

La titular de la Autoridad del Centro Histórico (ACH), Dunia Ludlow, dio a conocer que en esta zona avanza hacia la peatonalización. Para ello, iniciarán en breve con el cierre vehicular de algunas calles; por ejemplo, las cercanas a la iglesia Santa María la Redonda y la calle Pensador Mexicano atrás del Museo Franz Mayer.

 

 

Dijo que dichas vialidades “no te llevan a ningún lado” por lo que son consideradas para darles un uso recreativo; sobre todo los fines de semana, cuando jóvenes pueden “apropiarse del espacio y realizar diversas actividades”. La medida es necesaria para incidir en la disminución de los autos y por lo tanto reducir los niveles de contaminación.

Esto ha llevado a que en los dos perímetros (A y B) que conforman el Centro Histórico; la temperatura sea tres grados centígrados superior al resto de la capital del país. También explicó que el Centro se encuentra muy bien comunicado con tres líneas del Metro y tres de Metrobús; lo que propicia que la gente camine para realizar visitas turísticas, recorridos o ir de compras.

 

 

Una de las prioridades de las autoridades es propiciar la seguridad de los peatones a quienes calificó como los más vulnerables, razón por la cual la peatonalización también pretende que el centro deje de ser utilizado como “atajo” para llegar a otros destinos.

 

 

El 75% de los coches que pasan por el Centro Histórico lo hacen para llegar a otro lado y no al centro. En la medida que abatamos eso vamos a evitar poner en riesgo a las personas.

Incluso los funcionarios que visitan las oficinas del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y de la nueva jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum; tienen que trasladarse a pie o en alguno de los sistemas de transporte público, bicicleta o bien, dejar sus autos en algún estacionamiento y caminar el resto del traslado tal como lo hace 80% de las personas que visitan el Zócalo y las zonas cercanas.

 

 

El Centro Histórico se conforma por varias comunidades de diferentes niveles sociales y culturales; pero todas tienen muy buenas intenciones y ganas de sumarse al proyecto de rehabilitación. Al respecto y para conocer sus inquietudes, desde el pasado 11 de diciembre y hasta el 31 de enero se realiza una consulta que tiene como objetivo conocer las fallas en los servicios burocráticos; así como establecimientos que afectan la tranquilidad de los vecinos para lograr una mejor convivencia.

 

Con info de Notimex

 

Ruinas modernas: algunos de los edificios abandonados más famosos de la CDMX
MXCity
Mira la poesía de las ruinas modernas y explora con nosotros algunos de los edificios abandonados de los últimos años.

Explora las cicatrices de la Ciudad de México.

 

El abandono tiene algo de poético. Sobre todo en cuando es tratado en las obras ascéticas y de la mística, como un primer paso para acercarse a dios mediante la contemplación. El abandono implica cierta purificación pasiva donde se aceptan las pruebas y sufrimientos, una etapa de renuncia de uno mismo para obtener un bien mayor.

Cuando se trata de arquitectura el abandono también tiene algo de poético. Un lugar que fue diseñado para ocupar un espacio, y dar un nivel de gratificación visual, que ha caído en desuso consumido por el paso del tiempo, dejando atrás sus virtudes arquitectónicas y esa una especie de consuelo artificial que da la arquitectura, para dar paso a un lugar sin esperanza ni luz, en medio de la desolación, la sombra y el peligro.

 

 

Los poetas, diseñadores, arquitectos y el público en general tenemos cierta fascinación con la arquitectura abandonada. Sobre todo cuando están en medio de una ciudad e inundadas con hierba, como si estuviéramos presenciando las reuinas de la modernidad. Esta fascinación nos ha llevado explorar los misterios de algunos de los recintos abandonados más famosos de la CDMX.

 

Cine Ópera

Serapio Rendón 9, Colonia San Rafael.

 

 

En 1947 este cine era inmenso, elegante y un proyecto arquitectónico bajo la supervisión de Félix Nuncio y Manuel Fontanal. Este inmueble debía retomar las características más sobresalientes del Art Decó como parte del apogeo del cine de oro mexicano, así que optaron por resaltar esta corriente con escaleras, balcones, marcos, puertas, lámparas, sillones, etc. Ahora está en ruinas en la San Rafael.

 

Condominio Insurgentes 300

Av., de los Insurgentes Sur 300, Cuauhtémoc.

 

 

El Condominio Insurgentes, como se le conocía en sus inicios, comenzó a construirse en 1956 y en mayo de 1958 abrió al público. Contaba con 420 despachos los cuales se vendieron rápidamente. Durante los primeros años posteriores a su inauguración, los espacios fueron ocupados por prestigiosos abogados, médicos, estrellas de cine y algunas familias que decidieron habitar ahí. Su decadencia comenzó debido al sismo de 1985, cuando varios despachos fueron desocupados, desde entonces, incendios, asesinatos, más sismos y actividades ilícitas mancharon aún más la historia del edificio provocando la situación actual del inmueble, que se encuentra parcialmente ocupada.

 

Cine Orfeón

Luis Moya #40,

 

 

Este cine fue inaugurado en 1938, pero en 1947 cerró sus puertas para ser remodelado al estilo Art Decó por los arquitectos estadounidenses John y Drew Eberson; siendo reinaugurado el 12 de febrero de 1948. Inicialmente contaba con 4628 asientos, aunque después de la remodelación este número se redujo a 3165. Para lograr la intervención, se adquirió el predio que quedaba justo detrás de la pantalla de cine y se unió al edificio existente, construyendo el escenario, el foso de orquesta, e instalando la mecánica teatral y demás requerimientos para convertirlo en un teatro con los últimos adelantos tecnológicos.

 

Iglesia Anglicana Santa Juliana de Norghist, Museo Británico Americano

Artículo 123 134, Centro.

 

 

Siempre en constante cambio, la Antigua Christ Church se puede ver ladeada, a la espera de una intervención mayor que le devuelva el esplendor que tuvo en los siglos XIX y XX. Esa bulliciosa calle, no tiene nada que ver con lo que fue en el siglo XIX, cuando la comunidad británica asentada en esa zona del Centro Histórico decidió edificar la Christ Church, como parte de la iglesia anglicana en México.

 

Hotel Posada del Sol

Av. Niños Heroes 139, Doctores.

 

 

Su estructura puede verse desde lejos ya que su tamaño ocupa más de media manzana y se eleva más de seis pisos sobre el nivel de la calle. Más de 600 habitaciones fueron construidas por el ingeniero Fernando Saldaña Galván quien pensó en construir un hotel y centro artístico único en la Ciudad. Seis edificios ocupan casi una manzana rodeando jardines, patios, fuentes, terrazas y miradores elevados. Incluye además un casino, un teatro, una sala de cine, una capilla, galerías, salones de té, un ajedrez de tamaño humano así como salones de baile y música.