Arte y Cultura
Tonacatépetl y el delirante mito del robo del maíz
MXCity
Quetzalcóatl convertido en hormiga entregó el maíz a los humanos, para brindar la base de la alimentación prehispánica y actual de los mexicanos.

Lee una parte original del texto prehispánico.

. . .

El Codex Chimalpopoca fue hecho por escribas indígenas en Náhuatl en el año de 1558. Dicho Codex narra la historia de los aztecas antes de la llegada de los españoles; donde una sección muy importante y especial es la llamada Leyenda de los Soles. La Leyenda en sí es hermosa. Cuenta la historia de cuatro mundos destruidos que los aztecas creían que existían antes de la creación de este mundo y este tiempo (el Quinto Sol).

Cada uno de los episodios están más lleno de emoción que el otro. Los dioses creadores Tezcatlipoca y Quetzalcóatl tienen la tarea de hacer el Quinto Sol y de habitarlo con diferentes seres. Al desgarrar al monstruo de la tierra, Tlaltecuhtli, en dos, la tierra y el cielo celestial se materializan. La tarea de hacer humanos se asigna a Quetzalcóatl y él viaja al inframundo para pedirle al Señor de la Muerte, Mictlantecuhtli, los preciosos huesos que guarda.

Dentro de la Leyenda de los Soles, se encuentra la leyenda del robo del maíz y el momento en que Quetzalcóatl busca alimento que habrá de sustentar a los hombres. Para ello acude al Tonacatépetl o cerro de las mieses, donde los tlaloques, ayudantes del dios de la lluvia, Tláloc, lo guardaban celosamente. Quetzalcóatl acude a su astucia para robar los granos preciosos y darlos como alimento al género humano. Aquí está el relato, que escribe Matos Moctezuma, Eduardo, en el texto "Festividades practicadas del lado de Tláloc", que viene en la revista Arqueología Mexicana, en su número 81.

"Han nacido los vasallos de los dioses". Por cuanto hicieron penitencia sobre nosotros. Otra vez dijeron: "¿Qué comerán, oh dioses? Ya todos buscan el alimento". Luego fue la hormiga a coger el maíz desgranado dentro del Tonacatépetl (cerro de las mieses). Encontró Quetzalcóhuatl a la hormiga y le dijo: "Dime adónde fuiste a cogerlo". Muchas veces le pregunta; pero no quiere decirlo. Luego le dice que allá (señalando el lugar); y la acompañó. Quetzalcóhuatl se volvió hormiga negra, la acompañó, y entraron y lo acarrearon ambos: esto es, Quetzalcóhuatl acompañó a la hormiga colorada hasta el depósito, arregló el maíz y en seguida lo llevó a Tamoanchan. Lo mascaron los dioses y lo pusieron en nuestra boca para robustecernos.

Después dijeron: "Qué haremos del Tonacatépetl?". Fue solo Quetzalcóhuatl, lo ató con cordeles y lo quiso llevar a cuestas, pero no lo alzó. A continuación Oxomoco echó suertes con maíz; también agoró Cipactónal, la mujer de Oxomoco. Porque Cipactónal es mujer. Luego dijeron Oxomoco y Cipactónal que solamente Nanáhuatl (el buboso) desgranaría a palos el Tonacatépetl, porque lo habían adivinado. Se apercibió a los tlaloque (dioses de la lluvia), los tlaloque azules, los tlaloque blancos, los tlaloque amarillos y los tlaloque rojos; y Nanáhuatl desgranó el maíz a palos. Luego es arrebatado por los tlaloque el alimento: el blanco, el negro, el amarillo, el maíz colorado, el frijol, los bledos, la chía, el michihuauhtli (especie de bledos); todo el alimento fue arrebatado (Leyenda de los Soles).

Este mito describe los eventos que pasaron para dar nutrición a los humanos, así como para detallar el descubrimiento de la existencia del maíz. Aunque existen muchas versiones del descubrimiento del maíz han surgido a lo largo de Mesoamérica, especialmente en la región maya; las historias son similares y se centran en la búsqueda de los dioses del alimento ideal para dar a la humanidad.

El filósofo e historiador Alfredo López Austin, explica que este mismo mito se puede encontrar en un área geográfica tan grande porque es parte de una tradición mesoamericana, no únicamente azteca ni maya, que tenía fuertes rasgos culturales desde el norte hasta los estados modernos de Baja California. California y Chihuahua hasta El Salvador y Honduras. El inmenso territorio que formó Mesoamérica fue un lugar de interacción constante entre las culturas y los pueblos. Se convirtió en el asiento de una tradición nativa fuerte y amplia.

López Austin dice en su libro Tamoanchan, Tlalocan, que la historia presentada sobre el robo del maíz, sirve para ilustrar un cierto tipo especial de mito de creación, uno en el que un elemento vital está oculto a los dioses y se les asigna la tarea. de revelarlo. El origen del maíz, una vez revelado, prepara el escenario para el comienzo de la era humana …

Todo el grano del Tonacatépetl, hizo posible dar sustento a los humanos. El maíz es importante para comer tortillas y tamales, un alimento muy querido en Mesoamérica, que se llevaba a cabo antes de hacer la masa de maíz o harina. Para esto es necesario hervir con cal (óxido de calcio) para liberar al mazi de toxinas y aumentar el calcio, en un proceso denominado nixtamalización; la base de la alimentación y hoy en día, de la gastronomía mexicana.

Las monjas de Puebla que llegaron al precioso convento de Guatemala
MXCity
Las ruinas del ex Convento de Santa Clara son una gran preciosura, y las luces y sombras del lugar son mágicas.

Foto destacada: Henrry Figueroa

Las monjas de Puebla llegaron haste el ex Convento de Santa Clara en Guatemala.

 

. . .

 

Puebla de los Ángeles fue la segunda importancia cultural, política y social en la época del virreinato. Se trazó siguiendo un pensamiento religioso, con gran influencia de obispos en la política y la economía local, por encima de las autoridades civiles, que terminó por delinear la identidad de la ciudad y de más allá.

Entre 1600 hasta 1800, varias figuras religiosas ocuparon altos mandos, desde las parroquias seculares, hasta la fundación de conventos de las nuevas órdenes religiosas, pasando por la edificación de monasterios y el apoyo económico a las obras de caridad y la construcción del acueducto.

 

 

La comunidad religiosa en Puebla era tan grande, que incluso se dieron el lujo de exportar personal religioso con todas las ganas de evangelizar, hacia lugares alejados del centro, ya que llegar a Guatemala en el año 1700 no era tarea fácil, ni segura. Pero las religiosas capuchinas de la orden del Seráfico Padre San Francisco, se dispusieron a llegar allá.

En 1699 se hizo la solicitud de enviar monjas clarisas del convento establecido en Puebla de los Ángeles, entonces localidad del virreinato de la Nueva España, hoy México. Hubo muchas voluntarias, y se eligieron seis  siendo prelada la madre Micaela de la Concepción.

 

 

De México salieron el 19 de octubre de 1699 y llegaron a Guatemala en diciembre del mismo año. Seguido, se realizó una procesión el 14 de enero de 1700, que se se dice, fue "majestuosa" la entrada de la ciudad hacia la Catedral y después al convento.

Las religiosas de la Orden de las Clarisas habitaron este increíble convento desde el 14 de enero de 1700, siendo esta la fecha de su fundación oficial. Al principio, comenzó con cinco religiosas y una novicia, pero poco a poco llegaron más mujeres ordenadas.

 

 

El ex Convento de Santa Clara es una joya de Guatemala.

 

El convento reconstruido fue reinaugurado y consagrado el 11 de agosto de 1734, pero hubo otros dos terremotos más, uno en 1773 y otro en 1874, donde el convento quedó totalmente en ruinas, desde esas fechas es posible verlo así en la actualidad.

Este convento tenía un techado de teja que desplomó luego de un terremoto en 1717. Hubo muchos daños y que las religiosas abandonaron el lugar durante las reparaciones. Tardaron 26 años para remodelar el sitio, pero anularon todos los rastros de la construcción original.

 

 

Como sea, las ruinas del convento tienen un encanto especial, un elegante jardín rodeado de corredores, y es el único de La Antigua Guatemala que posee la fachada de su iglesia dentro del complejo, es decir oculta de la vista exterior.

Las ruinas del Convento de Santa Clara son tan lindas, que es bastante frecuente que se utilice para festividades sociales, sobre todo bodas.

 

 

Los arcos del Convento son una preciosura, y parece que cada elemento los hace destacar aún más. Las ruinas, la fuente la variedad de colores, luces y sombras que hay en el lugar, lo hacen espectacular para tomar fotografías.

Todavía es posible observar figuras de ángeles y santos, y algo de la antigua magia y misticismo todavía sigue vivo aquí.

 

 

Ex Convento Santa Clara

Dónde: 2a. avenida norte frente al Tanque la Unión, Guatemala

Cuando: todo el año

Entrada libre

Los tenangos, el precioso arte textil que rescató a una comunidad
MXCity
El bordado mexicano con más réplicas en el mundo proviene de Hidalgo, de una comunidad que su unió para sobrevivir.

Foto destacada: Elvira Clemente Gómez / John & Lisa Merrill

Conoce la peculiar historia de los famosos tenangos de Hidalgo.

 

. . .

 

Los tenangos son el arte textil mexicano más famoso del mundo, replicado hasta por las casas de moda de mayor prestigio, asunto que generó grandes controversias referentes a la apropiación cultural ¿pero de dónde provienen? ¿quién los hace?

 

¿Qué son los tenangos?

 

El tenango es una pieza textil bordada cuyo estilo se originó en la Sierra Otomí-Tepehua del estado de Hidalgo. La tela que se utiliza puede ser manta o algodón blanco, pero tanto ésta como su color pueden variar.

 

 

Los bordados se realizan con hilos de algodón de muchos colores, el diseño de los patrones que suelen cubrir todo el lienzo, están a cargo de dibujantes que, a mano alzada, imprimen su propia personalidad y estilo, lo cual los hace únicos.

El diseño de cada tenango narra los aconteceres de las comunidades que los realizan, fiestas religiosas, sucesos importantes o el Día Muertos; también describen su entorno natural bordando motivos vegetales, flores y animales de la región.

 

 

¿De dónde provienen los tenangos?

 

Su procedencia queda revelada por su nombre, los tenangos fueron creados en Tenango de Doria, Hidalgo, donde durante la década de los sesenta una terrible sequía azotó los campos dejando sin trabajo y sin sustento a la comunidad.

Josefina José Tavera era una de muchas personas que, buscando alternativas para sobrevivir a esos duros días, encontró en el mercado un pedazo de manta que llevó a casa. Dibujando en él venados, conejos, peces, zorros y flores, se dispuso a bordarlos.

 

 

Una vez que terminó el bordado, su madre, Guadalupe Talavera Cristóbal, llevó la pieza a Pahuatlán donde un señor quedó tan encantado con el bordado tan fino que lo llevó a vender a la CDMX, a su regresó encargó tantos que Josefina y Guadalupe tuvieron que pedir ayuda.

Las mujeres de la comunidad aprendieron la técnica de bordado y acordaron entre todas llamar tenango a cada una de sus obras. Muy pronto empezaron a aplicar el bordado a varios productos, manteles, almohadas, vestidos y en toda posibilidad que se fuera presentada.

 

 

Tenangos, Patrimonio Cultural de México

 

Hasta hoy, la elaboración de los tenangos sigue apoyando la economía local y siguen bordándose a mano y como piezas únicas, razón por la que duplicarlos (incluso a manera de homenaje) es tomar la obra de estos artistas del bordado sin su consentimiento.

Para protegerlos fueron nombrados Patrimonio Cultural de México, se decretó que el 8 de abril sería el Día del Tenango y después del gran esfuerzo de la comunidad de Tenango y sus artistas, el Congreso de Hidalgo aprobó la Ley de Salvaguardia y Fomento Artesanal para el Estado.

 

 

Tenangos

¿Dónde? Tenango de Doria, desde la CDMX es un viaje de casi 3 horas.

¿Cuándo? Todo el año

¿Cuánto? El precio de los tenangos varía por artículo y complejidad del bordado. Un vestido puede llegar a costar alrededor de $1,700 pesos.

La historia de sillas confidentes, el diseño romántico de los parques yucatecos
MXCity
La historia de la silla para amantes en las que puedes comer marquesitas y sacar la tradicional selfie en tu visita a Mérida.

Foto destacada: Rodolfo Anzaldua

Solo en Mérida podrás sentarte en las sillas confidentes, "tú y yo".

 

. . .

 

Visitar Mérida es una delicia por su clima, su comida, sus postres y también por su preciosa arquitectura que con los años ha ido creando sus propios clásicos, como las famosas "sillas confidentes" o "tú y yo" que se ven en varios puntos de La Ciudad Blanca.

Las sillas "tú y yo" forman parte de la identidad yucateca desde que fueron instaladas en 1915 durante la remodelación de la Plaza de la Independencia o Plaza Grande en Mérida, punto desde el cual invadieron rápidamente los parques y rincitos verdes de todo Yucatán.

 

 

¿Cómo son las "sillas confidentes"?

 

Como la ciudad que las vio nacer, las también "sillas confidentes" suelen ser blancas, pero su estructura es lo que las hace tan peculiares. Son dos sillas con brazos colocadas una frente a otra de manera casi paralela y unidas por uno de sus brazos. Vistas desde arriba parecen una s.

El diseño de la base y los brazos puede llegar a variar, lo que sería raro que cambiara es su respaldo redondeado que las hace muy cómodas, perfectas para intercambiar confidencias, secretos y una que otra palabra de amor, dicen que para eso fueron hechas.

 

 

La leyenda de las sillas "tú y yo"

 

Claro, las "tú y yo" (que son toda una personalidad) tienen su leyenda que explica la razón de su peculiar diseño. Cuentan los yucatecos que un hombre tenía una hermosa hija que adoraba no con exclusividad, pues un joven empezaba a pretenderla.

Como muchos otros padres el asunto no le agradaba del todo, pero tampoco quería impedir que se vieran, el dilema aumentó cuando un día los vio muy juntitos en la banca que estaba fuera de su casa. Definitivamente algo debía hacerse, una silla, por ejemplo.

 

 

El diseño de la "silla confidente"

 

Dicen que fue así como el diseño de la silla confidente nació, porque permite platicar de frente sin que los interlocutores tengan que estar tan cerca ni tocarse tanto. Aunque es una linda leyenda urbana, el diseño proviene desde Francia.

Se sabe que su nombre original es tête-à-tête, frente a frente, fueron creadas a finales del siglo XIX, pero se desconoce el nombre de su diseñador original. En Europa tomaron mucha fama sobre todo por la vida victoriana que buscaba toda oportunidad para el buen comportamiento.

 

 

Como bien se sabe, en aquellos días en México estaba muy de moda importar diseños franceses, estas sillas no fueron la excepción, lo curioso es que su uso solo tuvo una fuerte trascendencia en Mérida y no en la CDMX donde más se observaban esfuerzos del afrancesamiento.

Variantes de las sillas tête-à-tête se siguen creando, incluso Salvador Dalí también hizo su versión, pero ninguna como las yucatecas que acompañadas de una deliciosa marquesita arman la tarde perfecta. Si vas a Mérida no olvides la selfie.

 

4 programas de terror mexicanos que nos llenan de inquietante nostalgia
MXCity
Terror con manufactura nacional, suspenso y nostalgia que nos dejaron estos cuatro grandes de la televisión y la radio.

Foto destacada: Kalot

 

 

Como si se tratara de la mismísima prehistoria, recordar los pocos programas mexicanos de terror es como un ejercicio arqueológico moderno que pasa por la nostalgia para terminar recordando que en México se hacían series y podcast originales.

Antes de los grandes titanes del streaming, la televisión y la radio se encargaban de hacer su propio material, la poca variedad en el mercado del entretenimiento obligaba a ofrecer distintos productos, como los muy escasos de terror.

Estos son los 4 programas de terror mexicano, que fueron grandes en su época.

 

 

La Hora Marcada

 

  

Allá cuando la tele era de bulbos, Televisa transmitió en 1986 una serie que mezclaba ciencia ficción y terror, La Hora Marcada, producida por Carmen Armendáris, con fotografía de Emmanuel Lubeski, ganador del Oscar.

La que se volvería serie de culo narraba una historia diferente cada capítulo siendo su única constante "la dama de negro", la muerte. Su formato permitió que varios jóvenes directores incursionaran por primera vez y que luego representarían a México internacionalmente.

 

 

Alejandro González Iñarritu, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro participaron en esta serie haciendo de todo no sólo dirigiendo; por ejemplo, Del Toro escribió 5 episodios, dirigió 6 y hasta hizo maquillaje (lo cual no extraña a nadie).

Por La Hora Marcada desfilaron los más grandes artistas como Patricio Castillo y Yoshio, pero también los que buscaban un lugar frente a la pantalla como la pequeña Anahí, ¡hasta los grandes youtubers de nuestros tiempos! Como Pedro Sola, aquí te dejamos el capítulo donde sale.

 

 

 

La Telaraña

 

 

Casi al mismo tiempo, entre 1986 y 1993 fue transmitida La Telaraña, que a diferencia del programa anterior mostraba historias que iban del terror al suspenso y que terminaban con alguna muy forzada moraleja.

La Telaraña utilizó temas originales para su entrada y para su música incidental, compuestos y ejecutados por Eduardo Bermúdez Motta. Los jóvenes Eugenio Derbez, “Radames” de Guerra de chistes y El “Repor” de Matutino Express, actuaron en algunos de los capítulos.

 

 

Apague la luz y escuche

 

 

Pero antes de que aquellos programas fueran famosos ya existía la radio, que todavía en la década de los 70 reunía a más público y que hoy ha alcanzado formatos como el podcast. Algunos de aquellos programas inolvidables fueron Apague la luz y escuche.

La inconfundible voz de la leyenda de la radio, Arturo de Cordóva, fue la pesadilla de los niños que usaron mezclillas acampanadas que aún recuerdan la frase "Nadie sabe, nadie supo, nadie sabrá? jajajajajaja?". Aquí puedes escucharlo otra vez.

 

 

La Mano Peluda

 

 

Por último, pero no menos importante el programa mexicano de terror que más ha durado al aire y que goza con más popularidad entre jóvenes y adultos, La Mano Peluda, el programaba que inventó el término "radio terror".

Por medio de Radio Formula y con su primer conductor Rubén García Castillo, La Mano Peluda salió al aire el 13 de agosto de 1995, para recibir las llamadas de los "peludomaniácos" que desean compartir sus horríficas historias.

x