Turismo del terror: 10 lugares macabros de la Ciudad de México
MXCity
Casas embrujadas, lugares abandonados, leyendas y casos siniestros rondan en estos sitios que te harán vivir experiencias de terror auténtico.

El terror está presente en la ciudad.

 

Las manifestaciones paranormales, los fantasmas, la maldad y el terror también están presentes en esta hermosa ciudad. Más de cinco siglos de historia donde han ocurrido hechos inexplicables que escapan a toda lógica, y que más allá de ser leyendas son hechos que nos ponen la piel de gallina. Muchos de estos sitios fueron escenario de sucesos siniestros y encantados.

Te damos la recomendación de 10 lugares de la Ciudad de México, donde puedes sufrir de un terror indescriptible.

 

El Palacio de Lecumberri

 

 

Este palacio fue una cárcel que tuvo que ser cerrada porque se salió de control por sobrepoblación, violencia, hambre y caos. Un charro negro se aparece por las noches, pero todas estas personas que murieron en Lecumberri, son almas en pena que siguen vagando por el lugar.

 

Callejón del aguacate

 

 

Existe muchas historias macabras sobre este callejón. La más popular y antigua cuenta que Lázaro Cárdenas se reunía a jugar la ouija y a hacer rituales de magia negra. Pero en una ocasión la tabla les dijo a los asistentes que uno de ellos iba a traicionarlos, entonces otro se adelantó y decidió matarlo. A esta historia se suman varias sobre niños que fueron brutalmente asesinados, jóvenes que desaparecieron en este callejón.

 

Hospital Juárez del Centro

 

 

La leyenda “La Planchada” salió de aquí. Eulalia fue una enfermera de este hospital que siempre tenía el uniforme muy limpio y planchado, que además y era muy atenta con los pacientes. La historia cuenta se enamoró de un compañero médico y se iban a casar, pero él la abandonó antes de hacerlo. Se supone que la depresión la llevó a la muerte, pero ahora ella vaga por los pasillos con su impecable uniforme, atendiendo a nuevas generaciones de enfermos.

 

Hotel La Posada del Sol

 

 

Todo este hotel es un misterio. Por fuera luce como una construcción cualquiera, pero por dentro tiene jardines, fuentes, un auditorio y habitaciones como la de la foto; donde se cree que hay gente que practica brujería. Otros rumores sobre este hermoso hotel dicen que el dueño, al no poder ver concluido su proyecto, se colgó en el patio y nunca pudo inaugurarse el inmueble. Otras versiones dicen que, en realidad, el dueño murió tranquilamente en su casa en la CDMX.

 

La isla de las muñecas

 

 

Según la leyenda, una jovencita murió ahogada en esta isla y Don Julián, el propietario, empezó a experimentar sucesos paranormales desde ese momento. Decidió protegerse llenando su isla con muñecas de todo tipo… pero, como sea, varios años después murió ahogado en el mismo lugar. Actualmente, la isla es un destino turístico, pero hay gente que asegura que el fantasma de la joven sigue apareciendo.

 

Casa “La Moira”

 

 

A principio de los sesenta, un niño de ocho años llamado Marco entró en esta casa abandonada, pero se llevó el espanto más grande de su vida al ver a un niño de su edad colgado. Se fue y trató de olvidar el suceso, pero no pudo, así que varios años después volvió, pero esta vez no logró salir y también murió colgado.

 

Casa Cañitas

 

 

Esta es la casa embrujada más famosa de México. Los supuestos hechos paranormales ocurrieron en los años ochenta y surgieron de una noche cualquiera en la que Carlos Trejo, con su familia, jugaban la ouija. Ese día desató apariciones y descubrimientos muy escabrosos sobre la casa.

 

El callejón del diablo

 

 

Los vecinos de este callejón cuentan que Satanás se aparece en este lugar. Además, se dice que se realizan rituales satánicos en los que le ofrendan cosas que desaparecen al otro día… bueno, algunos piensan que las ofrendas se las llevan, más bien, los vivos.

 

 

Casa de Don Juan Manuel

 

 

En esta casa del Centro Histórico, vivió Don Manuel, un hombre que vendió su alma al diablo para que le dijera con quién lo engañaba su esposa. Satanás le dijo que se saliera a las 11 PM y matara al primer hombre que viera, pues él era el culpable. Don Manuel lo hizo, pero se equivocó de víctima y se supone que todas las noches se aparece a la misma hora en el mismo lugar.

 

La casa de las brujas

 

 

Este edificio de la Roma, además de tener una arquitectura increíble, tiene varias historias supuestamente paranormales. Se cree que el nombre lo obtuvo por Pachita, una bruja famosa que vivió ahí y le dio servicio a celebridades y políticos famosos. Otros creen que no hay fantasmas, pero por su excéntrico diseño, la gente empezó a inventar estos relatos.

Tres artistas urbanos crean murales en la CDMX con pintura que purifica el aire
MXCity
Esta propuesta eco-artística creó murales con una pintura cuya tecnología acúta como 2 mil metros de árboles plantados para eliminar la contaminación.

Esta pintura actúa purificando el aire del mismo modo que lo haría un árbol.

 

Ahora es posible purificar el aire a través del street art. Una marca de vodka está detrás de este ambicioso proyecto, que se propuso crear murales de una extensión equivalente a 2 mil metros cuadrados de árboles plantados, con lo cual busca eliminar la contaminación de 60 mil coches cada año.

Este se llevó a cabo a través de la campaña Absolut Street Trees, donde el colectivo Boa Mistura, de España, y los mexicanos Revost y Seher One crearon tres murales que conjugan temas como la unión entre seres humanos, la igualdad de género y la libertad de expresión, respectivamente.

 

 

La campaña pretende plantar árboles a través de la creatividad conjugando el arte y Airlite, una pintura que al reaccionar con la luz purifica el aire. Esta pintura es totalmente ecológica, y tiene una acción fotocatalítica de última generación, que proporciona un efecto purificador del aire actuando exactamente igual a como lo hacen las hojas de los árboles de un bosque frondoso. Este sistema combate la polución urbana de un modo igual de eficaz que los árboles.

Esta pintura utiliza una tecnología anti-contaminación que limpia el aire de sustancias nocivas, elimina virus, bacterias, esporas y moho. Además combate de forma permanente los malos olores que se desprenden de los alimentos o cigarrillos, y evita que la suciedad se deposite en las paredes, haciendo el ambiente más higiénico y confortable.

 

 

De acuerdo a las estadísticas realizadas por el grupo de Airlite, la empresa hizo un comparativo con la pintura y encontró que treinta metros de esta sustancia funcionan exactamente igual que un árbol de 12 metros de diámetro. Esta tecnología empezó como una idea en el año 2000, pero fue hasta 2007 cuando se empezó a usar el producto beta en Roma, Italia, de donde es originaria la empresa.

Se dice que la garantía de la pintura es de 10 años, pero el efecto catalítico es potencialmente infinito en el sentido de que la energía en proceso la ponen el Sol, el oxígeno y la humedad; hasta que esas tres cosas sean recibidas por la pintura, ésta sigue funcionando.

 

 

 

Esta no es la primera vez que se utiliza esta tecnología en México. Más de 16 hospitales del Issste han sido recubiertos con esta pintura, además de un mural de 300 metros ubicado en Eje Central y Rafael Delgado, inspirado en la fuerza de los ciudadanos después del 19-S.

Con esta tecnología e iniciativa social, el artista Revost creó un mural de serpientes y águilas, ubicada en avenida Álvaro Obregón 151, en la colonia Roma. Boa Mistura, con su colorido árbol de la vida, se puede apreciar en la glorieta de la Diana sobre Reforma esquina Río Misisipi. El mural de Seher trata sobre la libertad de expresión; es el último por realizarse y estará ubicado en Insurgentes esquina con Reforma.

 

 

El área de los murales equivaldría, entonces, a 2,000 metros cuadrados arbóreos. Después de un año, dichas paredes habrán eliminado la contaminación provocada por 60,000 vehículos. Esta acción forma parte de la creación de una comunidad de colaboradores que tengan diferentes acciones para transformar el futuro.

Estas propuestas de acción social y de sustentabilidad, en conjunto con la inspiración de artistas, ayuda a que los grandes cambios se den a partir de las pequeñas acciones que hagamos entre todos.

 

 

Dónde: Álvaro Obregón 151, en la colonia Roma. Glorieta de la Diana sobre Reforma esquina Río Misisipi. Y por terminar en  Insurgentes esquina con Reforma.

 

Foto de portada Marriott Traveler

El chapulín, la hormiga y el ciempiés formaban parte del arte-ritual mesoamericano
MXCity
En la antigüedad prehispánica los chapulines, arañas, hormigas y otros insectos fueron parte de algunas metáforas del universo.

Insectos que formaron parte importante del arte prehispánico.

 

Los insectos ocupan un lugar muy importante en las tradiciones, comida, religión símbolos y hasta en la salud de las antiguas culturas de nuestro país. Si recorres la Ciudad de México encontrarás lugares con nombres de origen náhuatl relacionados con insectos como cerro del Chapulín (Chapultepec) o Azcapotzalco (hormiguero).

En la vida prehispánica hay muchas representaciones pictóricas o escultóricas de insectos. Los teotihuacanos consideraban a las libélulas como símbolo de la pureza del agua. Los mexicas las relacionaban con entes malignos o demonios habitantes del aire; los mayas prehispánicos de México y Guatemala cultivaron abejas sin aguijón para aprovechar sus mieles y ceras y las asociaban con la fertilidad.

 

 

Para los mexicas la hormiga era un animal de mal agüero y en la tradición popular la hormiga es la responsable de los eclipses de luna y sol. Como sea, las personas recolectan hormigas para comer o vender, y lo mismo con los escamoles y las hormigas chicantanas que se tuestan para molerlas con chile de árbol y preparar una rica salsa.

Aquí te dejamos algunas de las representaciones de los insectos en el arte prehispánico.

 

Mariposa

 

 

La mariposa es quizás uno de los insectos más difundidos en el arte de nuestro país, ya que fue el adorno más común de los incensarios de barro de Teotihuacán. Representaba a la flama y con frecuencia se colocaba al lado de Huehuetéotl, dios viejo del fuego. En Tula y en Chiché Itzá, la mariposa era usada en los sellos para imprimir diseños en vasijas de barro y como distintivo de los dirigentes. Los antiguos mexicanos conocían muy bien su ciclo de vida y sus hábitos: a los huevecillos les llamaban “ahuauhpapalotl”, a las orugas “ocuilpapalotl” y a las crisálidas “cochipilotl”. En la cultura maya las mariposas eran consideradas las almas de guerreros muertos en batallas o sacrificios.

 

Chapulin

 

 

El chapulín tenía un alto valor sagrado y representaba el poder sobrenatural para los mexicas. Chapulín es el nombre genérico en náhuatl del “saltamontes” o “langosta de la tierra”. La escultura de un chapulín rojo tallado en piedra roja que se encuentra desde el siglo pasado en el Museo Nacional de Antropología, es una hermosa pieza que proviene de la ciudad de México. En los códices, como el Boturini o Mendoza se usó al chapulín encima de un cerro para indicar el topónimo de Chapultepec. El chapulín también se utilizaba y aún se usa como alimento. Una ración de 100 gramos de estos insectos puede contener hasta 80 gramos de proteínas y solo cuatro de grasas no saturadas, además de varios minerales. Hay 54 especies de chapulines comestibles registradas en México, pero son las pertenecientes al género Sphenarium las más buscadas y comercializadas.

 

La hormiga

 

 

El Códice Florentino informa que para los mexicas la hormiga era un animal de mal agüero. Su presencia en una casa era signo de que algún enemigo malévolo y envidioso la había mandado para causar enfermedad, muerte, pobreza y ansiedad a sus habitantes.

 

El ciempiés

 

 

El término petlacoatl se usó para designar al ciempiés, aunque se dic que el término original es petlacolcoatl o centzommaye. El primero, hoy transformado en petasolcoate, viene de petlatl “petate”, zoltic o zolli, “cosa vieja” y coatl, “culebra”, es decir, se refiere al bicho, que por su forma de serpiente, su color amarillento y por el fleco que forman sus numerosas patas –400 según los mexicas– se parece al borde de un petate viejo. En los códices de los mexicas es frecuente la representación de ciempiés. Se creía que el ciempiés, la serpiente y Tlazoltéotl simbolizan la lujuria. Se creía que esta diosa podía provocar el pecado sexual y también perdonarlo después, siempre y cuando el responsable confesara.

Chichén Itzá, el equinoccio de primavera y el descenso de Kukulcán
Bernardina de la Garza Arregui
Cada año este impresionante fenómeno reúne a más de 25 mil personas en la majestuosa Chichén Itzá.

Ya empezó la primavera, y los dioses lo saben.

 

Chichén Itzá, fundada en el año 525 d.n.e., fue la capital más sobresaliente del área maya a finales del periodo Clásico e inicios del Postclásico. Se encuentra localizada en el estado de Yucatán, a 121 kilómetros de la ciudad de Mérida y dentro de su conjunto arquitectónico se ubica el Castillo o pirámide de Kukulcán, dios que en la cultura maya representa a la Serpiente emplumada, como Quetzalcóatl para los aztecas.

Este 20 de marzo inicia la primavera en el hemisferio norte -con el equinoccio vernal- y el otoño en el sur. La hora exacta de este evento astronómico será a las 3:58pm (hora de la Ciudad de México). Este año tendremos en la misma jornada una luna llena, para redondear una fecha altamente cargada de energía y simbolismo.

 

Chichén Itzá

 

Los mayas eran grandes observadores de la bóveda celeste y con gran atención contemplaron los fenómenos de luz y sombra generados durante cada día del año. Construyeron así, la pirámide de Kukulcán tomando en cuenta todas las variables que arduamente habían estudiado, y así consiguieron un maravilloso efecto.

Durante los equinoccios de primavera y otoño, es decir, cuando la duración del día es igual a la de la noche en toda la tierra, los rayos del sol chocan con las alfardas de la escalera principal, y un juego de luz y sombra produce un espectáculo deslumbrante.

 

Chichén Itzá

 

Se forman siete triángulos isósceles de luz invertidos como resultado de la sombra que proyectan las nueve plataformas de ese edificio durante el ocaso, lo que resulta en la formación de una imagen que asemeja a una serpiente formada por los triángulos de luz.

Conforme el sol va siguiendo su trayectoria, la sombra de triángulos se desliza por el muro, recorriéndolo hacia abajo hasta finalmente llegar a la cabeza de una de las serpientes que se encuentran al inicio de la escalera e iluminarla.

 

Chichen Itza

 

Investigadores concuerdan que este fenómeno significa el descenso del dios Kukulcán a la tierra para así, comenzar el ciclo agrícola. Se produce durante los meses de marzo y septiembre y puede observarse en un periodo de cinco días en las fechas más próximas a los equinoccios, específicamente tres horas antes del ocaso.

 

Chichen Itza

 

El fenómeno del descenso de Kukulcán reúne cada año a más de 25 mil personas que deseosas esperan este maravillo evento en la explanada de este hermoso lugar, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1988 por la Unesco; Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

 

 

Astrológicamente, el equinoccio marca también el ingreso al signo de Aries, el año nuevo en la astrología occidental, el signo de fuego regido por Marte en el cual el Sol tiene su exaltación, y en el cual se celebra la renovación y revitalización de la naturaleza a través del incremento de la luz que insemina la tierra. Tradicionalmente la fecha está vinculada a la siembra y al nacimiento de la naturaleza. Es la época donde las tierra empieza a reverdecer, los pájaros cantan, brotan flores, el aire es más caliente, los animales se aparean y en general hay más energía en el ambiente. Por ello, la medicina china recomienda en esta temporada salir a dar caminatas en la naturaleza para respirar el chi o energía vital. Y según los viejos manuales de alquimia, el rocío que era utilizado en la preparación de elixires debía recogerse en la primavera.

Hanami, un encantador festival de sake, cerezos y tradiciones japonesas
MXCity
El festival Hanami tendrá una degustación de sake en una ambientación con flores de cerezo.

El Sake es la bebida tradicional japonesa conocida en todo el mundo.

 

El Sake es la bebida con alcohol más popular del Japón. Lo que sabemos en occidente, es que el sake es un infusión a base de arroz que atraviesa diversos procesos para su producción. Pero en la antigüedad, los primeros japoneses masticaban arroz, castañas, mijo y bellotas, que se mezclaban con la saliva en un barril, que convertía el almidón de arroz en azúcar. Más tarde la mezcla de hierbas arroz y saliva, se fermentaba naturalmente con arroz recién cocido, hasta que salía un sake bajo en alcohol que se comía como papilla.

 

 

Muchos siglos después el proceso de mascar y fermentar arroz fue desplazado por el descubrimiento de las enzimas de un moho que convertían el almidón del arroz en azúcar, al que se le agregaba una masa de levadura para convertir el azúcar en alcohol. A partir de este proceso se desarrollaron mejores técnicas para producir un sake de calidad.

 

 

 

Hoy en día el sake es popular por todo el mundo, y de hecho existen instituciones que hacen la bebida en el Palacio Imperial de la capital de Japón, Kioto, y como cualquier otra bebida comercializada, se hace con varias técnicas de producción para su consumo.

 

 

Para conocer más sobre esta misteriosa bebida, Expo Japón Mx invita al Hanami Kampai Festival, donde podrás conocer y probar diferentes tipos de sake, así como comida japonesa, y postres tradicionales inspirados en sakura, cerezos.

 

 

La palabra japonesa Hanami hace alusión a la contemplación de flores de cerezo en Japón, donde los japoneses acuden a parques y jardines para contemplar las preciosas flores. Y como en ésta época del año florecen cerezos por todo Japón, la idea del festival, es compartir un poco del mundo nipón en la ciudad de México, y brindar juntos por las fechas tan especiales.

Lo más importante que debemos recordar es para ir al festival, es que que “Kampai!”, es la palabra japonesa para “¡Salud!” 

 

 

Hanami Festival

Dónde: Doméstico (Av. Nuevo León 80, Condesa)

Cuándo: 6 y 7 de abril

Costo: $80

Facebook

Boletos