Vida Capital
10 razones por las que México celebra la muerte
MXCity
“Nuestro culto a la muerte es un culto a la vida” dijo nuestro reconocido poeta y ensayista mexicano Octavio Paz.

Festejos únicos de los mexicanos para el mundo.

 

Ya es un clásico la respuesta del cineasta Guillermo del Toro, cuando se llevó dos Golden Globes, incluyendo el premio a mejor director, gracias a su película La forma del ; donde del Toro ofreció una conferencia con la prensa, donde una reportera de la agencia china de noticias Xinhua le preguntó: “Usted tiene una habilidad extraordinaria para ver el lado oscuro de la naturaleza humana, la fantasía y el terror, pero a la vez es una persona realmente alegre y amorosa. ¿Cómo logra ese balance?”

Del Toro contestó de inmediato: “Porque soy mexicano”, entre las risas y aplausos del público presente. El 2 de noviembre se celebra el Día de Muertos en México, el día en que todos afirmamos, igual que Del Toro, “porque somos mexicanos”. Y la fiesta del día de Muertos es una de las más importantes en el país. la punta del iceberg de una cultura donde la muerte es algo mucho más familiar, con la que se puede bromear y a la que se rinde culto.

De ahí que te dejemos las 10 razones por las que México ama la muerte y tiene una relación especial con la cultura de la muerte que fascina al resto del mundo.

 

Culto a la Muerte

 

 

El culto a la muerte es una práctica prehispánica, es ancestral. De hecho, en el calendario mexica se puede observar que entre los 18 meses que forman este calendario, había por lo menos seis festejos dedicados a los muertos. Hay registro de celebraciones a la muerte en los toltecas, mexicas, mayas, purépechas y totonacas. Entre los pueblos prehispánicos era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte.

 

Día de muertos

 

 

El día de muertos es un símbolo nacional y parte de nuestra cultura. Celebramos a nuestros muertos acudiendo a los panteones, llenando con flores y en nuestras casas pondremos altares, para que las almas queridas lleguen del más allá… Es el día donde los muertes y vivos comen, beben y las familias acuden al cementerio para cantar a las tumbas para animar el ambiente.

 

La Catrina

 

El artista mexicano José Guadalupe Posada (1852-1913), célebre por sus grabados, hizo de la muerte uno de sus temas recurrentes y la representó como un esqueleto vestido de manera elegante. Así nació La Catrina Garbancera, una figura emblemática del Día de Muertos mexicano.

 

Día de todos los santos

 

 

La celebración de los santos está relacionada con el arraigo de la religión de millones de mexicanos, el orgullo y pertenencia a un país con rituales únicos y distintos a todos los rituales del país. Para los mexicanos es un orgullo tener un festejo propio y diferente al Halloween que se lleva a cabo en Estados unidos, sobre todo y en el mundo en general. Aunque la costumbre del Halloween se ha extendido por todo el mundo, nuestros ritos permanecen con sus leyes y asociaciones culturales propias.

 

Comida fúnebre

 

 

Los niños están familiarizados con el tema de la muerte, ha dibujos que explican el Día de Muertos, y casi todos reciben la clásica “calaverita“. Hay cientos de dulces con motivos fúnebres. El pan de muerto es un pan tradicional horneado con figuras de huesos y calaveritas de azúcar en forma de pequeños cráneos hechos de chocolate

 

Los muertos se exponen en un museo

 

 

Existen numerosos términos para referirse a la muerte: La Huesuda, la Calaca, la Catrina, la Parca, la Dama de Negro, la Santa Muerte, la Novia Fiel y muchos más. Pero además, hay museos dedicados a la muerte, por ejemplo, el museo de Guanajuato, donde se exponen los restos de las personas que fueron enterradas ahí, y debido a los materiales del subsuelo se momificaran. Los cuerpos, exhumados entre 1865 y 1989, se pueden observar en el Museo de las Momias de la ciudad, que ahora es una de sus principales atracciones turísticas.

 

Calaveritas

 

 

En los colegios se escriben versos dedicados a la muerte, las calaveritas literarias son pequeños poemas jocosos y satíricios que se dedican a un vivo, muchos de ellos a los políticos, que tratan de su inevitable encuentro con la muerte.

 

Rituales de recuerdo de la muerte

 

 

En todo el país, existen miles de rituales para recordar a los difuntos, desde los más sencillas como colocar un altar con cempasúchil y fotos del fallecido, hasta rituales un poco más inusuales, por ejemplo el que se lleva a cabo en el cementerio de Pomuch, en la región maya del sur del país, donde se exhuman y limpian los huesos de los difuntos cada 2 de noviembre, con el fin de rendir tributo a los muertos.

 

El culto a la Santa Muerte

 

 

El culto a la Santa Muerte se ha convertido en un religión grande en el país. De hecho el Vaticano está intentando plantar cara a la fe que le profesan miles de personas, especialmente en muchos barrios bravos, de la CDMX, y se dice que muchos de sus seguidores no se dedican a las obras de caridad propiamente. La Santa Muerte es un esqueleto con una túnica como si fuera una virgen, a la que se le reza, se le ponen velas, se le canta y se le ponen ofrendas todo el año, incluso asociada con ritos y magia de todo tipo.

 

Mercancía de la muerte

 

 

Existe una gran cantidad de mercancía sobre la muerte, de todo tipo: llaveros, aretes, playeras, mochilas, hasta zapatos, donde la muerte, no sólo la figura de la santa muerte, sino la de la catrina y las calaveras en sus diversas facetas, desde las lindas hasta las más grotescas, se ven por todos lados.

Los 13 ejes del Plan de Movilidad 2019 de la Ciudad de México
MXCity
Un plan de movilidad que apuesta por la optimización y la sustentabilidad de los recursos de la CDMX.

Más estaciones de metro, ampliación del Metrobús, Cablebús y bicicleta son parte de la estrategia del nuevo gobierno de la CDMX para mejorar el transporte.

 

La jefa de Gobierno electa, Claudia Sheinbaum, presentó el Plan de Movilidad 2019 en el que contempla integrar los sistemas de transporte, mejorar la infraestructura y servicios y brindar protección a los usuarios.

De acuerdo con un primer análisis encontraron que uno de los problemas de los sistemas de transporte en la CDMX es su fragmentación y desigualdad que se refleja en la falta de cobertura en ciertas zonas, no hay una perspectiva metropolitana ni relación entre la movilidad y las políticas de ocupación territorial, la gestión del tráfico no genera fluidez y no hay una estrategia para el transporte de carga.

El próximo Secretario de Movilidad, Andrés Lajous, detalló que en el caso del Metro hay 101 trenes fuera de operación y en 2017 se registraron 22 mil 195 fallas. Mientras que el Sistema de Transportes Eléctricos tiene 300 trolebuses con más de 20 años y un tercio de los trenes ligeros están fuera de uso.

Al respecto del Sistema M1 —antes RTP— el 27% de la flota está fuera de operación; mientras que en el Metrobús el 7% de los autobuses está en mantenimiento.

 

 

El objetivo principal, explicó Lajous, será la redistribución de modos de transporte, del espacio vial y de los recursos económicos.

“Se va a favorecer la caminata, el uso de la bicicleta y el transporte público, que en conjunto suman el 77% de los viajes en la ciudad y por cada peso invertido en infraestructura vial, se invertirán 6 pesos en mantenimiento e infraestructura de transporte público, ciclista y peatonal”.

 

 

Las 13 propuestas del Plan de Movilidad 2019 para la Ciudad de México son:

 

1- Integración de sistemas de transporte público. Será una integración física para conectar alternativas de transporte, de modo de pago con una tarjeta única y de imagen.

 

2- Expansión de cobertura de transporte masivo. El objetivo es beneficiar a las periferias y las zonas de alta y muy alta marginalidad. Para ello se creará el Cablebús en las alcaldías de Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Álvaro Obregón y Tlalpan.

Se contempla una extensión del Metro de Constitución de 1917 a Santa Martha con apoyo del gobierno federal y la conclusión de la ampliación de la Línea 12. Y se construirán dos líneas de Metrobús además de finalizar la Línea 5.

 

3- Reforma integral del transporte concesionado. El Plan de Movilidad 2019 buscará hacer más eficiente el servicio a través de la renovación de la flota, profesionalización y dignificación de las condiciones laborales de los trabajadores.

 

4- Promoción de la caminata y uso de la bicicleta. Habrá un fortalecimiento de la red de infraestructura ciclista, construcción de bici estacionamientos, integrarán Ecobici a Semovi y habilitarán pasos peatonales en estaciones de Metro.

 

5- Rescate y mejora de sistemas de transporte público. Renovar y ampliar la flota para disminuir tiempos de viaje que actualmente alcanzan las dos horas y media para quienes van de la periferia al centro de la ciudad. También mejorará la comodidad y los niveles de confianza al instalar sistemas GPS para documentar el funcionamiento.

 

6- Gestión de tránsito y estacionamientos. Mejorar la fluidez en las calles de la CDMX y buscar alternativas de aparcamiento además de los parquímetros y transparentar los recursos.

 

7- Regulación y mejora de los sistemas privados de movilidad. El Plan de Movilidad 2019 trabajará en una regulación de los taxis tradicionales y los vía app, además de las bicicletas sin anclaje y patines eléctricos.

 

8- Política integral de transporte de carga. Se trata del primer plan para estos vehículos en la CDMX que consistirá en optimizar sus rutas, horarios, cadenas de distribución y tecnologías limpias.

 

9- Impulso a la innovación y mejora tecnológica. Para mejorar las interconexiones, la operación de infraestructura y de los medios de transporte de pasajeros y mercancía; a transparentar programas y proyectos y a disminuir emisiones contaminantes.

 

10- Atención ciudadana. El Plan de Movilidad 2019 contempla una mejora en los centros de servicios para atender trámites de licencias de conducir y de control vehicular. Además de habilitar canales de comunicación y denuncia ciudadana.

 

11- Política de seguridad vial orientada al cambio de conductas. Reducción de víctimas de siniestros de tránsito a través de la creación de una cultura de seguridad vial basada en educación, infraestructura y sensibilización de los usuarios de la vía.

 

12- Movilidad con perspectiva de género. Contempla el diseño de un protocolo de intervención en casos de violencia de género en el transporte público y poner a funcionar servicios que consideren los destinos y horas de viaje de las mujeres.

 

13- Calles seguras. Con un diseño de infraestructura urbana para proteger a los usuarios más vulnerables.

 

Claudia Sheinbaum Pardo anunció que para ejecutar los ejes del Plan de Movilidad 2019 se destinarán 10 mil 200 millones de pesos.

 

Guiseppe “Peppino” Garibaldi: libertador, revolucionario y luchador social
MXCity
Peppino Garibaldi, nieto de libertadores, combatiente en Venezuela, General en la Revolución Mexicana y luchador contra el fascismo de Mussolini.

Guiseppe Garibaldi fue un enorme luchador social.

 

En todo México hay calles, plazas y parque llamados “Garibaldi”. Inclusive en el extranjero existen restaurantes de comida Mexicana y bares con el mismo nombre. En la CMDX la plaza Garibaldi recibe a sus visitantes con un museo del tequila, restaurantes típicos, grupos de mariachis y conjuntos norteños.

La palabra Garibaldi porta consigo cierto grado de mexicanidad, pero muy pocos nos hemos detenido a pensar quien fue Garibaldi, y como es que un apellido Italiano termino siendo un nombre tan sonado en nuestro país. En Milán, Italia, se encuentra un monumento a Garibaldi, destacado político y estratega militar Italiano y uno de los héroes de la unificación de Italia. Garibaldi es uno de los padres de la patria y uno de los personajes más conmemorados en la historia de Italia. Pero las calles, plazas, y escuelas llamadas Garibaldi en México no fueron nombradas así en honor al héroe de la liberación Italiana, el Garibaldi que tanto mencionamos en México es Giuseppe “Peppino”Garibaldi II, nieto del libertador de Italia, y general de la revolución Mexicana.

 

 

Giuseppe Garibaldi fue un General en el Ejército Maderista. Nació en Melbourne, Australia, siendo hijo de Ricciotti Garibaldi y la inglesa Constance Hopcraft. Era nieto del famoso héroe italiano Giuseppe Garibaldi, por lo que fue bautizado con el mismo nombre, pero cuando llegó a México le llamaban “José”, y más tarde sería mejor conocido en todo el mundo con el nombre de Peppino Garibaldi.

Garibaldi combatió en Grecia junto a su padre durante la Guerra Greco-Turca (1897) también en la Primera Guerra de los Balcanes. Tras estas aventuras se estableció en Buenos Aires, viajando eventualmente a Estados Unidos. En 1903 ofreció sus servicios en Sudáfrica en las Guerras de los Bóer como voluntario del Ejército Británico y luego combatió en Venezuela contra Cipriano Castro durante la Revolución Libertadora.

 

 

Giuseppe Garibaldi II, luchó por diferentes causas sociales en Sudáfrica, Venezuela y Guyana, hasta que se muda a Chihuahua para probar suerte en las minas de oro de la sierra. No tuvo fortuna y trabajó en los talleres ferroviarios el mismo año que estalló la revolución y uniéndose en El  Paso, Texas en las tropas maderistas. A la buena usanza mexicana, a Giuseppe Garibaldi II se le dio el apodo de José “El Gringo” Garibaldi.

Gracias a su experiencia militar, y la fama su familia, Giuseppe Garibaldi II se convirtió en uno de los hombres de confianza de Madero. Participó en varios combates del estado de Chihuahua por lo que Francisco I. Madero lo hizo coronel antes de la Batalla de Casas Grandes donde alcanzó el grado de General. Madero nombró a Peppino jefe de la “Legión extranjera”, un cuerpo que llegó a contar alrededor de cuarenta individuos y en el cual sentaban plaza voluntarios de distintas nacionalidades.

 

 

Su designación no agradó a todos y Madero hubo de recordales que Wáshington no desdeñó el auxilio de Lafayette; que el general venezolano Miranda comandó una sección del ejército francés en Jenmapes, y que Mina, uno de los héroes de la independencia, era natural de España, lo que no le impidió ciertamente inmolarse en aras de la libertad de México. Estas razones parecieron satisfacer a los descontentos.

Garibaldi fue acogido fraternalmente en las filas del ejército rebelde, participando en la batalla de Casas Grandes junto a Eduardo Madero, el hermano del caudillo. Después combatió en la batalla de Ciudad Juárez, en compañía de Raúl Madero, otro hermano de Francisco, en donde utilizó los dos cañones que había construido mientras duró el armisticio.

 

 

Cuando Madero hizo su entrada triunfal en la ciudad de México, el 7 de junio de 1911, su hermano Raúl y Peppino Garibaldi se subieron con el jefe de la revolución a un auto para encabezar el desfile de la victoria. Las crónicas de la época señalan que al recibimiento acudieron más de cien mil personas.

Al triunfo de la revolución maderista, Garibaldi decidió marcharse de México. Se dirigió a Grecia en 1912 para luchar en la Primera Guerra de los Balcanes contra Turquía, permaneciendo allí hasta 1913 y estableciéndose luego en Estados Unidos.

 

 

Garibaldi formó la Legione Garibaldina, formada por inmigrantes italianos en Francia que se adhirieron a la Legión Extranjera Francesa en agosto de 1914 cuando empezó la Primera Guerra Mundial, siendo admitido allí con el grado de comandante. En 1915 Garibaldi combatió con distinción, recibiendo el grado de General Brigadier en junio de 1918 y decidiéndose retirar de las armas en 1919, a los 40 años de edad.

Peppino Garibaldi se estableció como negociante en Gran Bretaña y Estados Unidos pero sin mayor éxito. Volvió a Italia en 1922 y allí se opuso al advenimiento del fascismo mussoliniano junto con el movimiento político Italia Libera, pero fracasó en este empeño. Tras este episodio volvió a Estados Unidos, donde se estableció lejos de la vista del público hasta 1940. En ese año volvió a Italia para visitar a su madre establecida en Roma, pero en 1943 fue arrestado por orden de la Wehrmacht alemana y detenido hasta 1945. Tras su liberación permanece en Roma, dedicado a la vida privada, donde muere el 19 de mayo de 1950.

 

 

Gracias a este libertador y aliado de los pobres y la tiranía, en México existen calles y plazas llamadas Garibaldi. Gracias a Giuseppe Garibaldi II, la plaza del Barrio de la Lagunilla, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, conocida como Plaza Garibaldi, lleva ese nombre en honor a este destacado personaje, nieto de Giuseppe Garibaldi, el padre de la patria italiana.

 

Urbanistas intervienen espacios públicos de la Ciudad de México
MXCity
Especialistas en urbanismo participativo intervinieron una serie de áreas públicas de la CDMX con el propósito de generar un cambio social.

Placemaking es un extraordinario encuentro internacional.

 

Los encuentros internacionales de Placemaking comenzaron en Detroit en 2013. El movimiento latinoamericano inició en 2016 con el propósito de reunir experiencias de profesionales en urbanismo participativo en Latinoamérica y el primer encuentro de profesionales se realizó en Valparaíso, Chile en 2017. El segundo encuentro se llevó a cabo a principios de noviembre, y tuvo diversas actividades paralelas en Guadalajara, Monterrey y Querétaro.

 

 

 

Placemaking es una idea dinámica que inspira a la gente a reinventar sus espacios colectivamente y a transformarlos en lugares de destino, encuentro y socialización. Es un instrumento para transformar y revitalizar la vida pública, a partir de lugares clave. Es un proceso de empoderamiento social que ayuda a construir democracia local y cotidiana desde el espacio público. Este paradigma busca que diferentes actores asuman responsabilidades compartidas en la conformación y desarrollo de la ciudad.

 

 

Como parte de las actividades del Placemaking Latinoamérica, se presentaron libros, programas de urbanismo táctico e innovación en el espacio público, así como entrevistas a representantes de organizaciones latinoamericanas dedicadas a la mejora de espacio público, y charlas públicas para la reflexión sobre la activación del espacio público y la innovación urbana en Latinoamérica.

 

 

En este festivo marco, ocho espacios públicos de la CDMX, de las alcaldías Cuauhtémoc, Iztacalco y Miguel Hidalgo, fueron intervenidos por especialistas mexicanos y latinoamericanos en urbanismo participativo como o fueron la Plaza de las Vizcaínas, el Corredor Deportivo Churubusco, la Glorieta Masaryk, la calle Cerrada Rufina en Tacubaya, se colocó mobiliario de manera efímera. En Jardín Pushkin, Parque Cholula y la Avenida 20 de Noviembre colocaron mobiliario que se quedará ahí permanentemente.

 

 

El espacio público es estratégico para regenerar un barrio, una colonia y una comunidad de vecinos. Con la densificación de las ciudades mexicanas, este espacio público crece en importancia porque es el sitio de convivencia y también por temas de seguridad, un espacio público bien activado puede ser un elemento fundamental para la prevención del delito.

 

 

El objetivo de las intervenciones es reflexionar sobre la metodología de Placemaking a escala latinoamericana, fomentando la colaboración entre organizaciones de diferentes países para mejorar el espacio público. En el encuentro participaron 58 organizaciones y más de 200 personas especializadas en urbanismo participativo en 45 actividades entre paneles temáticos, presentaciones de proyectos, talleres, recorridos por la ciudad y acciones para rescatar el espacio público.

 

 

En el Centro Histórico, se repararon objetos presumiblemente descompuestos, que fueron arreglados por el Club de Reparadores, una increíble propuesta para repensar la vida útil de los objetos. Se llevó a cabo el plan de Urbanismo Vivo, Barriopolis, ATEA y Articulo 41, así como un al canicódromo con Área Común Mx así como plantar flores para abejas con Huerto Roma Verde.

 

 

 

 

 

 

 

Placemaking Latinoamérica 2018

Web // Facebook // Twitter // Instagram

Nostalgia urbana: gloriosas fotografías de la avenida 20 de noviembre
MXCity
La Avenida del 20 de Noviembre es una vialidad del majestuoso centro histórico de la CDMX trazada en la primera mitad del siglo XX.

La interesante historia de la avenida 20 de noviembre.

 

La avenida 20 de noviembre conecta Calzada de Tlalpan, a la altura de la Plaza de Tlaxcoaque, y en dirección Sur a Norte se encuentra con la Plaza de la Constitución. Al recorrer la avenida llegas a la plaza y se puede ver el principal edificio que se ubica al Norte: La Catedral Metropolitana de la Ciudad de México. Asimismo, sirve como puerta de entrada de la zona Sur de la ciudad al denominado centro histórico.

Pero la idea de crear esta avenida se llevó a cabo hacia el año de 1936, para la conmemoración del vigésimo sexto aniversario de la Revolución mexicana de 1910.​ Para poder llevar a cabo esta avenida se demolieron algunos edificios de valor histórico que databan del periodo colonial, mientras que otros fueron reducidos en dimensión, como lo fue el palacio de los Condes de la Cortina o el Templo de San Bernardo, y otros de reciente factura fueron levantados en el estilo denominado “neocolonial”.

 

 

En el caso del Templo de San Bernardo, el edificio fue movido piedra a piedra para formar la esquina de 20 de noviembre con la actual calle de Venustiano Carranza. A lo largo de la calzada es posible apreciar algunos estilos arquitectónicos entre los que destaca el Funcional, el Neocolonial y algunas construcciones del periodo Virreinal que se mantienen en pie y/o han sido restauradas, como lo fue el Templo de Templo de San Miguel Arcángel.

Esta avenida también es muy conocida por ser zona comercial importante, ya que se encuentran tiendas y comercios dedicados a la venta de ropa, sobre todo en el cruce con la Avenida José María Izazaga San Pablo. Cercano a la Plaza de la Constitución, se ubican los primeros grandes almacenes de tiendas departamentales que se instalaron en la ciudad.

 

 

Del lado oriente de la avenida, entre República de El Salvador y Mesones, se ubica el antiguo Hospital de Jesús; el primero hospital del continente fundado por el conquistador Hernán Cortés y en cuya iglesia, ubicada al norte del edificio, se ubican depositados sus restos mortales.​

El 14 de diciembre de 1933 se emitió un decreto que declaró de utilidad pública del alineamiento de las calles de la Diputación y Ocampo y su continuación hasta la calzada de Chimalpopoca para formar la avenida 20 de Noviembre. En la actualidad, la avenida 20 de Noviembre se mantiene como una de las más importantes y representativas vías de comunicación de nuestra capital, que merece ser recorrida una y otra vez.

 

 

En nombre de la modernización y el ordenamiento urbano, desaparecieron el Portal de las Flores y el antiguo callejón de San Bernardo.  Y al principio la avenida tenía un ancho de 37 metros de paño a paño en su primer tramo, o sea el comprendido entre la Plaza de la Constitución y las calles de Venustiano Carranza y de 27 metros hacía Venustiano Carranza. En un ambicioso proyecto se planteaba la necesidad de regular el crecimiento urbano y facilitar la circulación vehicular, aunque poco se ha logrado desde el inicio.

Lo que más causo furor en su época fue que algunos edificios de carácter histórico fueron destruidos por quedar en el trazo de la avenida, como es el caso de la casa No. 88 de la calle de San Jerónimo, en la que según se dice nació y vivió el protomártir mexicano San Felipe de Jesús, martirizado en el Japón. Pero lo planes originales tenían pensado que la Diagonal 20 de Noviembre, entroncara con la Calzada del Niño Perdido [hoy Eje Central Lázaro Cárdenas] y la Calzada de la Piedad [avenida Cuauhtémoc] que lleva los nombres del Doctor Terrés en un tramo y del Doctor Pasteur en otro.

Después de innumerables problemas, el trazo de la Avenida 20 de Noviembre fue la consecuencia de un proyecto inmenso de modernización de la capital del país gracias al cual se desarrollaron hitos urbanos que hoy son sello indeleble de su estampa. Aquí te dejamos una galería que de seguro nos provocará nostalgia, al ver la transformación de una avenida tan importante para todos nosotros, como lo es 20 de noviembre.

Aquí te dejamos con esta nostálgica galería de fotos de la avenida 20 de noviembre.