Arte y Cultura
5 sitios del Centro Histórico que te harán sentir en Tenochtitlán
Mariana Gaxiola
Además del Museo del Templo Mayor, hay en el centro otros sitios que podrán recordarnos a la cultura mexica.

Como muchos podrán saber, el Centro Histórico es el espacio original del que se empezó a desarrollar lo que hoy es la Ciudad de México.

Su nombre se debe al hecho de que en el centro de la zona de los cinco lagos (Lago de Texcoco, Lago de Chalco, Lago de Xochimilco, Lago de Zumpango y Lago de Xaltocan) se encontraba una isla donde se llevaban a cabo las ceremonias de carácter religioso y político de Tenochtitlán.

Tras la conquista española, esta ciudad se convirtió en el punto principal de la Nueva España. Esto trajo consigo muchos cambios. Y a pesar de que hoy en día el Centro Histórico es la zona con más descubrimientos arqueológicos de toda la ciudad, existen varios sitios que han cambiado completamente de aspecto y se han vuelto calles o edificios.

Además del Museo del Templo Mayor, hay en el centro otros sitios que podrán recordarnos a la cultura mexica. Decenas de hallazgos suceden año con año en nuestra ciudad, recordemos que ésta fue fundada "encima" del territorio azteca. Por eso, hoy queremos presentarte un recorrido de cinco lugares del Centro Histórico que te harán sentir en Tenochtitlán.

Cabeza de Serpiente


centro historico

En una de las esquinas del Museo de la Ciudad, justo en el punto donde se encuentran las calles que hoy son Pino Suárez y República del Salvador, está una increíble escultura mexica de una cabeza de serpiente. No había excusa para no dejar esta bella pieza arqueológica, incluso durante el periodo colonial se mantuvo como decoración para el Palacio de los Condes de Calimaya. Sin duda esta obra es recordatorio de que ninguna época podrá borrar el pasado prehispánico que nos caracteriza.

Placa de los restos de Hernán Cortés

Ya que estamos por el rumbo, es importante destacar la placa que se encuentra en contra esquina del Museo de la Ciudad. Aquí se encontraba la iglesia y Hospital de Jesús, uno de los primero lugares mandados a construir por Hernán Cortés. Al lado del presbiterio, está una placa que dice que por un buen periodo de tiempo, los restos del español descansaron en ese lugar. Y aunque España los reclamó desde hace años, la placa sigue mostrándose como recuerdo de la conquista en México.

 

Escalones del Templo de Tezcatlipoca


Lo que antes era el Palacio del Arzobispado y lo que hoy es el museo de arte religioso y colonial, cuenta con una escalinata original de los mexicas. Se trata de un lugar en el patio donde se conservan los restos de lo que solían ser escalones que llevaban al Templo de Tezcatlipoca, uno de los sitios más relevantes para el panteón prehispánico.

Monolito de Ehécatl Quetzalcóatl 

Uno de los pasillos de la estación del metro de Pino Suárez lleva a una construcción sorprendente que estaba dedicada a Ehécatl Quetzalcóatl, quien era el dios del viento. La estructura fue hallada por un grupo de arqueólogos mientras la construcción de la Línea 2 del Metro era llevada a cabo. Hoy, este "templo" es una de las piezas más importantes del corazón del Centro Histórico.

Tzompantli principal


Se entiende por "tzompantli" a aquel altar que construían las culturas precolombinas de México. Se adornaban con cráneos y estacas, donde se ensartaban las cabezas de los sacrificados. El principal tzompantli de Tenochtitlán, "Huey Tzompantli", fue descubierto el año pasado en Guatemala 24 a dos metros de profundidad y muy cerca del Zócalo capitalino.

¿Conoces otros?

Sonya Fichte, la poesía visual del arte en fotografía blanco y negro
MXCity
Sonya Fichte es una fotógrafa de arte autodidacta contemporánea nacida en Eslovaquia, pero radicada en la Ciudad de México.

Para Sonya Fichte "el verdadero talento proviene del ojo, no de Photoshop."

 

 

Sonya Fichte es una artística de Eslovaquia, cuyo trabajo en el mundo de la moda, del arte y la dirección, la llevaron a tomar la cámara y desarrollar un instinto fotográfico propio.

En sus instantáneas, el blanco y negro destaca ese movimiento fantasmal que se consigue con velocidades bajas; donde la feminidad, los símbolos y la tensión sexual, convergen con un dejo de hiper realismo mágico, plasmado, además, con elegante maestría y una técnica fotográfica abrumadora.

El arte de Fichte es un diluvio en blanco y negro.

Ensayos breves del cuerpo desnudo.

Esbozos surrealistas contemporáneos.

Guiños hacia la animalidad, hacia la atemporalidad de la fotografía de moda y hacía la narrativa breve, precisa y permanente del alto contraste.

En un mundo donde la soberanía del Photoshop lo rige todo, donde el cuerpo artificial y virtual son una constante; Fichte propone liberarnos de la angustia existencial mostrando cuerpos espontáneos en una metafísica de la fotografía de moda que se trasmuta en arte, en concepto, en una problemática de la existencia per se.

Más bien, es un retorno a la problemática del mundo como representación, de un mundo sobrio, a veces, pero siempre en blanco y negro.

La práctica fotográfica de Fichte es un lugar de deseo en constate transformación. Y esta gran artista, nos concedió una entrevista.

 

 

 

Hola, Sonya, ¿Podrías describir tu viaje como artista y fotógrafa?

Siempre sentí que soy un artista por dentro, pero no sabía cómo ni dónde expresarme. Comencé a trabajar en la industria de la moda como estilista de moda. Organice sesiones de fotos para diseñadores de moda, para algunas revistas de la Ciudad de México.

Esa vez comencé a sentir que quería decir algo a través de las tomas. Una escena de narración de historias, para hacer algo más, algo que no solo mostrara una nueva colección de diseñadores, sino que muestre más de mí, de mis pensamientos o del mundo en el que vivimos.

Como estuve todo el tiempo detrás de las escenas de las tomas, fue muy fácil para mí ver a los fotógrafos trabajando. Un amigo me prestó la cámara y me enamoré por completo. Encontré la verdadera pasión. No me considero una fotógrafa profesional, solo hago lo que siento con la cámara y sigo mi instinto. Así que comencé a capturar mis propias escenas con mis propios lentes, con mi propio estilo.

 

 

 

¿Cómo te involucraste en el arte y la fotografía?

Honestamente, siempre me fascinó el mundo del arte. Traté de estar rodeado de gente de la industria del arte, asistiendo a ferias de arte, visitas a galerías, investigando el mundo del arte. Me enamoré totalmente. En primer lugar, traté de encontrar mi forma de involucrarme de alguna manera en la escena artística. Comerciante de arte, curador de arte o simplemente sentarme en la galería y vender el arte, solo quería ser parte de alguna manera. Mientras tanto, decidí comenzar a publicar mis fotografías en mi perfil de Instagram y obtener más conocimientos sobre fotografía. Como ya estaba trabajando en producción, fue muy fácil para adquirir más conocimientos, más práctica y decidí trasladar mi fotografía al arte. Algunas personas dirían: "estas son fotografías editoriales, esto no es así o así" Para mí, es solo Sonya Fichte detrás de las lentes y lo que sea que salga lo considero mi arte.

 

¿Qué te hizo quedarte en México? ¿Qué te inspira de México?

El clima (risas) México es un país tan grande, que incluso después de casi 5 años de vivir aquí siempre me sorprende la naturaleza hermosa e intacta. Siempre hay lugares para explorar. Realmente nunca me aburro aquí, lo cual es una gran ventaja, ya que me aburro muy fácilmente. Otra cosa: ¡El arte está en las calles! Solo caminar y ver todo este arte en las paredes, ¿Quién no se inspiraría? Me encanta caminar y desde el primer día caminé mucho, el arte callejero de la Ciudad de México me inspiró y motivó para convertirme en artista.

 

 

 

¿Cómo pudiste encontrar tu propia expresión a través de la cámara?

Solo hago lo que siento. Sigo mi instinto sin pensar en agradar a los demás. Tuve que aprender eso, aunque, estaba avergonzado de mostrar lo que me gusta, lo que siento, y ver todo este arte hermoso a mi alrededor me hizo sentir que nunca seré tan bueno, tan profesional y decidí hacerlo por mí misma, no por los demás. Solo quiero seguir mi corazón y mi pasión.

 

 

¿Qué te gustaría decirles a las personas que se inspiran en tu trabajo?

No avergonzarse de expresarse de todas las formas posibles. Que no se avergüencen de sus cuerpos, de sus talentos ocultos, de sus opiniones y solo que escuchen sus corazones. Porque el corazón es el conductor de nuestros coches. Creo que las personas se inspiran y motivan para hacer las cosas que realmente aman y no para pensar en el dinero en primer lugar. Al hacer lo que amas, desde lo más profundo del corazón te provoca satisfacción, y lo demás: el dinero, éxito, familia, todo lo que deseamos llega. Ni siquiera nos damos cuenta.

 

 

¿Llegará el momento en que esté tan devastada que la fotografía pierda su valor de certeza e historia? Si eso sucede, ¿qué nos quedará?

La fotografía se ha vuelto problemática, o más bien, nos hemos dado cuenta de lo problemática que es como representación del mundo. A esto se suma que en la vida cotidiana son muchas las prácticas de la fotografía con distintas funciones: está el aficionado, la fotografía científica, el fotógrafo que trabaja para una revista, el artista.

 

 

Muchos artistas han cuestionado esta relación directa entre fotografía y realidad, ¿Crees que esa es una razón para desconfiar de la objetividad?

Es muy buena pregunta. Personalmente creo que el motivo de la desconfianza en la relación entre fotografía y realidad es Photoshop. Capturan lo que es real y después de pasar horas y horas reparando, retocando, haciendo las cosas más pequeñas o más grandes y cambiando totalmente el escenario. Entiendo que algunos artistas lo hacen como una forma de arte, forma de expresión, eso lo respeto totalmente.  

Si la fotografía pierde valor en este mundo, lamentablemente viviremos en la ilusión. Pero creo que el en mundo de la fotografía, el verdadero talento proviene de tu ojo, no de Photoshop.

 

 

 

Para ti, ¿hay una trinchera privilegiada desde la cual se puede hacer una evaluación y una contribución crítica al medio ambiente?

Considero mi contribución más como una forma de arte, eso es seguro. Veo mis fotografías como un cortometraje y me siento como un director de cine de ellas. Quiero que mis imágenes cuenten una historia y mantengan la mente de la gente preguntándose “¿qué está pasando allí?" Creo que la fotografía artística tiene un lugar muy importante en la escena artística. La Ciudad de México está más enfocada en pinturas y esculturas, pero intentaré llevar la fotografía al mismo nivel.

 

Tradicionalmente, la función del fotógrafo ha sido hacer anotaciones del mundo: documentar o dotar de materia prima a la historia, supuestamente, de forma objetiva.

Interesante. Yo diría, terapeutas o hablantes. Como fotógrafos capturamos la belleza del ser humano o la naturaleza. Todo lo que nos rodea, trayendo cosas simples, que la gente a veces apenas nota. Como terapeutas, podríamos ayudar a otros con la autoestima y el amor propio. Como oradores, podríamos hablar sobre toda la belleza que nos rodea, enseñar a las personas cómo apreciar todas las pequeñas cosas simples que nos rodean.

 

 

¿Un hecho sin imagen ya no pertenece a la historia?

Creo que sería peor estar sin libros: el verdadero oro de la educación. La imagen es una gran ventaja, tengo que decirlo. Verlo y sentirlo. Si no se toman fotografías de algo importante, simplemente la gente diría poco, pero que no tengan pereza de sentarse y leer.

 

¿Qué sigue en tu carrera?

Siempre habrá algo a continuación. Nunca dejaré de desarrollar mi arte, a mí misma y a mi carrera. En el arte no hay límite? Lo principal es la fotografía, pero eventualmente quiero transformar mis imágenes en diferentes elementos.

 

 

El trabajo de Sonya se exhibirá por primera vez este año en la Ciudad de México. Sigue sus redes sociales en:

Sonya Fichte //  Instagram

Fotografías: Sonya Fichte.

La leyenda de la gitana en el billete mexicano, un escándalo de 5 pesos
MXCity
La historia de la gitana en el billete mexicano tiene fuertes rumores entre una bailarina y un funcionario.

Se trata de un billete que "nadie notó", pero que generó un escándalo.

 

. . .

 

Entre 1925 a 1934 el Banco de México mandaba imprimir los billetes en la American Bank Note Company de Nueva York, entre los cuales alguna vez uno de ellos ¡no tomó una figura histórica nacional!

Esto fue lo que pasó:

 

 

Era 1925 cuando en el billete de 5 pesos se imprimió a una hermosa mujer argelina, una gitana que nadie conocía, aparentemente porque de inmediato se corrió el rumor de que se trataba de Gloria Faure, una bailarina de teatro de revista.

Gloria, se decía, era amiga y amante (según afirmaban algunos) del entonces secretario de Hacienda, Alberto J. Pani, quien en 1925 viajó a Nueva York para trabajar con los banqueros de Wall Street, la señorita Faure iba con él.

 

 

Estando en la gran manzana, la policía entró en el cuarto de hotel de Pani para arrestarlo por trata de personas, se asegura que en la habitación estaba la bailarina. En venganza por el arresto, Pani entregó la foto de Gloria al American Bank Note Company.

Este hecho hizo que Pani presentara su renuncia, misma que el presidente en turno, Plutarco Elías Calles no aceptó aún cuando le preocupara la presencia de la gitana en los billetes de un país conservador.

 

 

Pero toda esta historia no fue más que un gran ardid entre políticos, verdades y mentiras se mezclaron para crear toda una leyenda de la cual hoy sabemos la verdad. Aquella gitana era un grabado hecho por Robert Savage.

El artista norteamericano fue uno de los grabadores más importantes del siglo XX y creo su obra titulada "Cabeza ideal de una joven argelina" en 1910 cuando Gloria Faure era una niña. La identidad de la mujer aún es un misterio.

 

 

En aquellos días la American Bank Note Company proponía los diseños de los billetes, el de la gitana fue una propuesta que, al parecer, nadie rechazó a tiempo, incluso aún con el escándalo se siguió imprimiendo.

México contó con su propia casa de moneda hasta 1969 pero fue hasta 1978 que cambió el diseño del billete el cual, por cierto, del otro lado mostraba al famoso Ángel de la Independencia.

 

 

¡Hoy ese billete puede costar hasta más de 4 mil pesos!

Foto destacada Nnumismática Mexicana

Museo del Calendario, un sitio para los amantes de la nostalgia
MXCity
El curioso Museo del Calendario se encuentra en la ciudad de Querétaro y te dejará asombrado con su colección.

El Museo del Calendario preserva el tiempo en sus manifestaciones calendarizadas.

 

. . . 

 

El Museo del Calendario es un sitio para la nostalgia de todo corazón, ya que si lo visitas podrás ver una colección de miles de calendarios que datan desde principios del siglo XIX.

El museo exhibe la primera réplica del Calendario Azteca tallado en madera y la galería más grande jamás mostrada de Jesús de la Helguera, entre otros objetos de valor histórico y gráfico incalculable.

 

 

Es un museo único en el mundo, y ya cumplió dos años de ofrecer al público la historia de los almanaques a partir del acervo de obras que tiene la compañía queretana Landin; quienes en mayo de 2015 abrieron al público el Museo del Calendario (Mucal).

Un proyecto auspiciado por la empresa, donde se exponen tres mil 700 piezas. En las salas se presenta la historia del calendario en México, que incluye la reproducción del calendario azteca, la Piedra del Sol, algunos almanaques y una colección de calendarios que van desde 1903 hasta nuestros días.

 

 

En el lugar se pueden apreciar obras de pintores destacados en el tema, como Santiago Sadurní, Ángel Martín y Raúl Vieyra Flores. La primera sala, Cromos con historia se destaca la importancia del calendario, dado que éste apareció prácticamente con la civilización, desde que el hombre comenzó a contar el tiempo a partir de los astros y los fenómenos naturales.

De hecho, los calendarios nos hablan de épocas, imágenes, momentos históricos, fechas memorables, fiestas religiosas, costumbres. Aunque la industria del calendario impreso resiste la modernidad estos artículos han dejado atrás su fase artística y obedecen en gran medida a fines comerciales, de tal forma que han perdido esa emotividad, el reflejo de una época.

 

 

Al recorrer el lugar, uno evoca los tiempos de infancia con calendarios ilustrados con anuncios de la emulsión de Scott, encuentra imágenes del edificio “La Nacional” -el primer rascacielos de principios del siglo XX en México-; así como las ilustraciones históricas de la leyenda de los volcanes Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, la obra La Patria, La fundación de México-Tenochtitlán, entre otras.

 

 

La casona que alberga el museo data del siglo XVI, y durante la restauración y montaje se encontraron vestigios de construcciones de los siglos XVII y XVIII, que también se pueden apreciar durante la visita. En el recinto hubo un taller donde se entintaban telas y un criadero de peces, ambos utilizados seguramente con una finalidad comercial.

 

 

Se encontró un pozo artesiano, cuya existencia no se conocía previamente, y un pozo de acceso que sería una red de túneles que conectaban diversas propiedades, como casas con iglesias, edificios públicos u otros recintos.

Alberga más de mil calendarios de varios países, y aunque entrar a esta casona del siglo XVII ya es un lujo, la riqueza al interior es imperdible para los amantes de la historia.

 

 

Museo del Calendario MUCAL

Dónde: Calle Francisco I. Madero 91, Centro, Santiago de Querétaro.

Cuando: martes a domingo de 10:00 a 18:00

Cuánto: $40

Foto destacada MUCAL

La Breve historia de la preciosísima Catedral Basílica de Zacatecas
MXCity
La Catedral Basílica de Zacatecas es un lugar que cuenta con una historia y tradición que vale la pena desentrañar.

La Catedral Basílica de Zacatecas tiene un estilo arquitectónico churrigueresco.

 

. . .

 

Se cree que en Zacatecas hubo asentamientos humanos desde hace 10.000 años, siendo un paraíso natural inagotable. Entre las tribus más importantes se destacaron los zacatecas y de allí el nombre de este estado. El vocablo significa "habitantes de la tierra donde abunda la hierba" en lengua náhuatl.

Ya con la llegada de los españoles, y debido a la riqueza de su suelo, la ciudad se convirtió en la segunda más importante de la Nueva España, después de Ciudad de México.

 

 

Zacatecas fue un importante polo comercial, minero y religioso. Varias órdenes religiosas se instalaron a mediados del año 1500, siendo la franciscana las más destacadas. Estas órdenes comenzaron a crear verdaderas gemas arquitectónicas labradas con la misma plata y minerales extraídos de sus entrañas.

 

Historia de la Catedral Basílica de Zacatecas

 

 

Los mineros de Zacatecas decidieron que este nuevo templo sustituyera a uno que había sido edificado en 1625, a su vez reemplazó al construido en 1568. Los dos fueron demolidos. La primera piedra del actual templo la colocó don José de Izarraguirre, vicario episcopal.

Sus creadores buscaron que fuera una iglesia impactante, y parece que adivinaron que al paso de los años se convertiría en la Catedral de la Diócesis de Zacatecas.

 

 

La Iglesía fue creada el 26 de enero de 1863 por el Papa Pío IX, quien dio al templo el rango de iglesia Catedral. El estilo de la catedral es churrigueresco, fue realizada con cantera rosa, y consta de tres naves, tres portadas -ornato arquitectónico en las puertas-, y en la fachada principal tiene un remate en forma de cruz.

Las columnas son salomónicas -en espiral- y están formadas por conchas, hojas de acanto y de vid.

 

 

El primer nivel de la fachada de la catedral de Zacatecas tiene tres columnas corintias a cada lado de la puerta, y en ambos lados están las esculturas de Santiago, san Pedro, san Pablo y san Andrés.

En el segundo nivel está la ventana del coro, y a su alrededor las imágenes de cuatro doctores de la Iglesia: Gregorio Magno, Jerónimo, San Agustín y San Ambrosio. Y a los costados están san Juan Apóstol, san Bartolomé y san Mateo.

 

 

El templo carece de atrio, por lo que es imposible apreciarla completa de manera frontal, ya que sólo se ve desde la banqueta de enfrente. La Catedral tiene dos torres, y en una de ellas está una campana famosa porque ?canta? al amanecer y al anochecer; se forjó con joyas y monedas de los zacatecanos y tiene un sonido particular.

El interior es austero y destacan sus grandes columnas de estilo dórico, y sobre sus bóvedas hay símbolos marianos, figuras de algunos santos y objetos de la Pasión de Cristo.

 

 

Los altares laterales son de estilo neoclásico y sobresalen el de la Virgen de Guadalupe y el del Sagrado Corazón de Jesús. Desde hace nueve años, en su interior destaca el retablo mayor, de estilo contemporáneo y bañado en oro. Su creador fue Javier Marín, escultor michoacano, junto con los arquitectos Claudio y Christian Gantous.

Ramón López Velarde en su poema La Bizarra Capital de mi Estado, habló de este templo:

 

 

"Y una catedral, y una campana  mayor, que cuando suena, simultánea con el primer clarín del primer gallo, en las Avemarías, me da lástima que no la escuche el Papa".

Velarde no lo sabía, pero un Papa sí la escucharía. Fue san Juan Pablo II, el 12 de mayo de 1990.

 

 

Una de las historias que más fascina a los locales es el Papamóvil se detuvo al pasar cerca de este templo, para que el Papa Juan Pablo II escuchara la campana.

Posteriormente el Papa entró y se arrodilló ante Nuestra Señora de los Zacatecas, patrona de la ciudad.

 

 

Catedral Basílica de Zacatecas

Dónde: Av. Hidalgo 617, Zacatecas Centro, Zacatecas.

Cuando: lunes a sábado 07:00?13:00, 17:00?21:00 Domingo 24 horas

Entrada libre

Foto destacada Conexión Migrante

x